The Princess and the Goblin, el clásico injustamente olvidado

Quien siga el blog sabe, y si no lo digo ahora mismo, que está centrado en reseñas negativas. No obstante, también tengo mi lado fangirl y hoy vengo a demostrarlo. Voy a hablaros de uno de mis libros favoritos. Un cuento que seguramente no conocéis ¡y quiero solucionarlo porque me parece una gran injusticia! ¿Por qué? Empecemos por algo de historia.

¡Eh, no huyáis ni empecéis a bostezar que os veo!

Ejem. Aunque os cueste imaginarlo, hasta hace relativamente poco no existía la literatura infantil como tal. Claro que se escribían historias, pero estas apostaban por el didactismo; es decir, las historias no eran tanto para entretener como para educar. ¿Resultado? Novelas y cuentos con moralejas sobre mantener la castidad y decencia, hacer caso a la gente mayor, lavarse las manos después de ir a baño y demás. Un peñazo, si me preguntáis. Y la infancia debía pensar lo mismo, porque el género no era demasiado popular ni importante. Pero entonces, en la pérfida Albión Reino Unido decidieron hacer algo bueno entre tanto colonialismo y tazas de té. Así que en 1865 se publicó un libro que seguro que os suena: Alicia en el País de las Maravillas de Lewis Carroll. Una historia con una niña de protagonista y que se pasaba por el forro de la levita inglesa todo eso de las enseñanzas para dar rienda suelta a la imaginación. Fue un exitazo. La infancia estaba harta de enseñanzas y clamó que ¡por fin! alguien la había escuchado para darle lo que de verdad quería leer: aventuras con las que sentirse protagonistas y a las que poder jugar luego. Lo de que Carroll escuchara tan bien a la infancia porque posiblemente tenía tendencias pedófilas lo dejamos para otro día. Lo importante es que el libro creo tendencia e inauguró la llamada Primera Edad de Oro de la literatura infantil, que duró hasta la I Guerra Mundial y consolidó el género. Durante ese tiempo aparecen, entre muchas otras, una serie de obras inglesas que seguro que os van a sonar también por la influencia que han tenido: La isla del tesoro (1883) de Robert Louis Stevenson, El libro de la selva (1894) de Rudyard Kipling y Peter Pan y Wendy (1904) de J. M. Barrie.

Sin título

Bueno, pues es en ese momento cuando se publica, en 1872, The Princess and the Goblin por George MacDonald. Y sigo preguntándome por qué, mientras que las anteriormente mencionadas se han convertido en obras de culto con un reconocimiento prácticamente mundial, esta no es ni ¼ de conocida (sobre todo fuera de los países de habla inglesa). Total, lo único que hizo fue introducir a una generación entera a la fantasía (cuentan que los cuentos de MacDonald gustaban tanto que la infancia de las cercanías iba a su casa para ver al que escribía unas historias tan chulas) y ejercer una influencia definitiva en los inklings. OK, lo último no fue sólo este libro sino todas sus obras. Pero este libro es la inspiración directa de, entre otras, Las crónicas de Narnia (a las que patea el culo), El hobbit y, junto con los libros de Edith Nesbit, también de Harry Potter; así como uno de los pilares de la fantasía infantil contemporánea.

descarga

¿Por qué entonces esa falta de reconocimiento fuera de círculos concretos de frikis de la fantasía? ¿Por qué casi nadie conoce a este autor ni le suena esta obra, al contrario que con todas las demás mencionadas? Y eso no son preguntas retóricas. Así que en esta entrada me he propuesto solucionarlo aunque sólo sea un poquito. Ojo que voy a DESTRIPAR detalles de la trama, aunque siendo un cuento es bastante predecible. Y no es que sea necesario leer el libro sin saber nada de él para no estropear X giro de tuerca, más bien diría que justamente es uno de esos libros que se disfruta más si ya sabes sus mensajes, porque así puedes comprender y analizar el subtexto.

descarga

¿De qué va la historia? En un reino viven la princesa Irene, de 8-9 años, que reside en una gran casa de campo junto con gente que la cuida y educa mientras su padre el rey viaja atendiendo cuestiones de estado; y Curdie, un niño minero de unos 12 años. Porque sí, en esa época lamentablemente el trabajo infantil estaba permitido e Inditex no tenía que irse a Bangladesh para enriquecerse explotando a la infancia. Trabajo infantil de lado, el lugar es bastante idílico menos por el pueblo goblin. Este está compuesto por gente que en el pasado fue humana, pero mucho tiempo atrás abandonó el reino para vivir bajo tierra en las cuevas de las montañas y, tras generaciones en la oscuridad, se han trasformado en otra especie, igual que sus animales. Sí, a MacDonald le gustaba el lamarckismo. El caso es que les goblins odian a la que llaman “gente del Sol” y están planeando conquistar el reino, que es precisamente lo que Irene y Curdie impedirán, con la inestimable ayuda de la abuela de Irene.

Como he dicho, es un cuentecito infantil sin sorpresas y con un argumento simple. No obstante, lo interesante de este libro no es tanto lo que cuenta sino cómo lo cuenta.

Para empezar, debo advertir que el libro es una alegoría cristiana. No por nada MacDonald era un ministro cristiano. Esto es importante tenerlo en cuenta porque hay algunas partes en que la enseñanza moral se adueña de la narración y a MacDonald le da por soltar consejos y comentarios o ponerse explicativo. Sí, aunque se estaba abandonando ese estilo didáctico estos no mueren de un día para otro, los estilos son como las infecciones y nunca pasan rápido. Además, no por nada el libro es la inspiración directa de Las crónicas de Narnia; no obstante, también he dicho que les patea el culo ya que aquí, y pese a que el libro es anterior, los mensajes son más sanos como en seguida pasaré a demostrar.

La escritura es agradable. Seguramente porque es para la infancia, pero resulta evocadora sin ponerse farragosa ni pedante El estilo es sencillo y el autor se dirige directamente a la gente que lee la mayor parte del tiempo. Esto no es un defecto ni una virtud, depende de si te agrada o no. A mi personalmente me producía sensación de complicidad, era como si me estuvieran contando directamente la historia, algo que de pequeña me gustaba bastante. Y, algo que de pequeña también me gustaba mucho y ahora me sigue encantando es que MacDonald se las arregla para magnificar lo cotidiano: algo tan simple y normal como una excursión a la montaña, hacer una exploración de su propia casa o ir a hacer recados por parte de Irene o Curdie se muestra como algo especial. En este sentido creo que se capta muy bien el espíritu infantil. En la infancia no necesitas ir a un mundo fantástico para vivir aventuras mágicas, es que el mundo cotidiano es fantástico y mágico y así lo vives. O, por lo menos, así lo vivía yo y por eso me identificaba mucho con la historia. La fantasía y lo común están entrelazados y no hay una separación, al contrario que en muchos los libros infantiles o no tan infantiles, que contraponen el mundo fantástico con el corriente, siguiendo el esquema del viaje tras el que tienes que volver a casa.

kids-playing-on-tiles-in-supermarket-comic

Pero lo anterior es más bien personal. Pasemos a lo realmente interesante: la forma de contar esa historia, porque ya digo que la gracia son los mensajes que se pueden sacar de esta más que la historia en sí.

Irene y Curdie

Son el dúo protagonista y, en parte, cumplen los tópicos que se esperaba de la época sobre cómo debían ser una chica y un chico. En este sentido creo que Curdie sale perdiendo, porque eso obliga a que su personaje sea demasiado valiente y maduro para su edad, quedando idealizado en demasía. En cambio, Irene me parece genial y es una de mis protagonistas femeninas favoritas. Tiene momentos en los que llora y tiene miedo, algo totalmente lógico, pero se ve que es una niña valiente y fuerte justamente porque el valor no es no llorar ni poder permitirse ser nunca débil, sino ser consciente de lo anterior y sobreponerse. Así, Irene a veces se derrumba por el miedo o la desesperación y tiene una llantina, pero no se queda ahí pasiva sino que cuando se calma se seca las lágrimas y piensa en cómo solucionar la situación (y lo consigue). De pequeña me identificaba mucho con ella y muy poco con Curdie precisamente por esto, me veía reflejada y no sólo porque fuera una niña (hay falta de referentes femeninos buenos, pero siempre me ha parecido una tontería eso de que sólo te puedas identificar con tu género), sino porque era como yo (lógico en la infancia, pero es que además yo era bastante llorona) y me enseñaba que eso no era malo y lo importante era sobreponerse. Que aunque llorara eso no significaba que no pudiera ser una heroína. Porque esa es otra. Irene a veces necesita que la salven, pero luego es ella también la rescatadora. Lo cual es otro detalle que me encanta, por cierto: ella y Curdie se salvan mutuamente. Al principio Irene y su niñera Lottie sufren en las montañas un asalto por parte de goblins porque se les hace de noche en una excursión y Curdie las salva, y después es Irene la que libera a Curdie cuando este está prisionero en el palacio goblin. Lo anterior se presenta como lo normal, diciendo que todo el mundo, hombres y mujeres, necesita ayuda alguna vez y eso no hace débil. Nada del tópico de que el protagonista masculino salve a la femenina y lo haga todo. Incluso hay un momento genial en que todo el mundo, Curdie incluido, cree que Irene ha sido secuestrada por una horda goblin y necesita ser salvada. El tópico se subvierte cuando Curdie descubre que Irene se ha salvado ella solita y tiene la situación bajo control, resultando en una escena más o menos así:

Irene: Gracias por preocuparte, Curdie, pero no tenías que haberte estresado ni venir corriendo a buscarme, estoy perfectamente.

Curdie: ¿Y no estás histérica? Por lo de que acabas de escapar de un asalto a tu casa y ahora estamos en medio de una inundación y tal.

Irene: ¡Qué va! Como puedes ver lo tengo todo bajo control. Me he asegurado de ponerme a salvo en un lugar en el que no entre el agua y estaba por hacerme un té. ¿No habrás traído pastas, verdad? ¿No? Una pena. ¿Te apetece una taza para relajarte mientras esperamos a que pase la riada?

Es más, Irene a lo largo de la historia va madurando y pasa de la sobreprocteción de su niñera a empezar a asumir responsabilidades junto a su padre, preparándose así para ser una buena reina en el futuro. Sí, es cierto que para la actualidad resulta una maduración demasiado precipitada, pero hay que tener en cuenta que en esos tiempos ya sobre los 9-10 podían ponerte a trabajar. La verdad es que Irene apunta a que va a ser una mujer madura, racional y fuerte en el futuro. Y eso siendo compasiva y dulce porque para ser fuerte no se necesita ser como el estereotipo de hombre tóxico, violento y sin sentimientos; se puede ser fuerte sin levantar un arma porque sobreponerse a los problemas y temores y asumir responsabilidades también requiere mucha fortaleza. Ojalá más ejemplos de que ser fuerte no es sólo dar tortas y de que los atributos típicamente considerados femeninos como ser compasiva no son inferiores ni incapacitan para ser buena personaje (y eso vale también para personajes masculinos). Irene necesita más reivindicación.

051b00ec64e0955373010ef152cc1fe3421192-wmEste será el futuro de Irene unos años después de la historia del libro. No podéis cambiar mi mente.

El tratamiento de lo femenino

El punto anterior me lleva a querer destacar este. Para ser un libro antiguo está bastante bien en lo que a tratamiento de mujeres se refiere. Por desgracia sigue habiendo tópicos machistas, como una escena en que se insinúa que las mujeres son más cotillas o el detalle de que la madre de Irene está muerta. Y varios momentos de machismo benevolente, pero machismo a fin de cuentas, como decir que no se debe pegar a las mujeres porque son mujeres, cuando debería ser que no se debe pegar a nadie porque la violencia está mal. Pero por suerte son detalles minoritarios y se compensan porque:

1. Como acabo de decir en el punto anterior, Irene se prepara para ser reina. Así sin más. Nadie insinua siquiera que una mujer no pueda tomar el poder ni gobernar bien. Lo que importa en el reino es ser una persona justa y compasiva que escuche a su pueblo y se preocupe por él, no hay diferencias entre hombres y mujeres a la hora de subir al trono. Esto todo el mundo lo tiene asumido y expresan sus deseos de que Irene sea tan buena reina como su padre. Olé. Estoy harta de que en historias donde hay magia y criaturas fantásticas luego se vomite machismo porque todo lo anterior se puede asumir, pero justo la igualdad no iba a ser creíble. Ojalá más cuentos así porque las mujeres también queremos (y necesitamos) fantasías de poder en las que ser princesas implique llegar a ser poderosas e importantes, no que nos digan que nuestra única fantasía tiene que ser la aspiración de pescar un hombre.

2. Se reconoce el trabajo doméstico como una labor dura, equiparable a la que hacen los hombres fuera de casa y sin la cual la familia no podría vivir; y se dice explícitamente que hay que agradecer esto a las mujeres y alabar y respetar dicho trabajo, porque si los hombres pueden dedicarse al trabajo fuera de casa es gracias a que tienen mujeres detrás encargándose de llevar el hogar. Razón por la que la madre de Curdie es igual de respetada y bien considerada que su padre. Lo malo es que tiene el punto machista de hacer división de trabajo, insinuando que cada quien tiene ciertas tareas en función de si es hombre o mujer. Pero el hecho anterior ya es maravilloso porque es algo que se reivindica demasiado poco.

3. ¿Recordáis que he dicho que el libro es una alegoría religiosa? Pues sale una representación de Dios… y es una mujer. Para MacDonald la naturaleza de Dios es femenina. Y además es una deidad que se dedica a ayudar a otras mujeres y hacer cosas como salvarlas del acoso y la violencia (¿y posible intento de violación? No se dice expresamente como tal, pero una mujer cuenta que le rajan la ropa y no sabe qué habría sido de ella de no ser por la intervención divida).

La forma de abordar el mensaje religioso

De nuevo encadenando puntos, quiero hablar sobre cómo se trata el tema religioso en el libro. Aunque el núcleo de la historia es sobre creer y la fe, el tratamiento es muchísimo mejor que el de Lewis y me hace respetarlo aunque no esté de acuerdo.

En esta historia hay una representación de Dios en forma de la tatara-tatara-tatarabuela de Irene (aunque se la llama abuela por abreviar), que es una anciana bondadosa que habita en la torre de la casa de Irene, en una habitación mágica que no siempre parece estar ahí y cambia cada vez que entras. Esta deidad es una figura de poder, pero benigna, cercana y que no necesita adoración ni reconocimiento por sus milagros, ya que si actúa es porque se preocupa por Irene y todas las personas del reino. Lo cual es muy interesante porque es otra forma de valorizar las cualidades típicamente femeninas. Para MacDonald esas características como el cuidado, la piedad y la comprensión son justamente las mejores y las que tendría que tener una deidad, para MacDonald una deidad ha de ser como una buena madre, que no padre.

descarga

Además, aquí la abuela pide a Irene confianza ciega, pero la manera de hacer esto es: ahora no puedo explicarte mis motivos/no los vas a comprender, pero sabes que te quiero, siempre me he preocupado por ti y todos mis consejos hasta ahora han resultado ser para bien, por lo que te pido que confíes en mi, te prometo que más adelante lo verás. Esto hace que no quede un mensaje sobre que los designios divinos son buenos y correctos por ser divinos con interdependencia de lo que impliquen; sino que los designios que deben seguirse son los correctos, algo que sabes porque suponen hacer el bien, y que por eso son divinos. Parece un trabalenguas, pero hay una gran diferencia.

Incluso hay un mensaje de respeto y tolerancia y la abuela misma dice que no pasa nada por no creer, que la gente que cree debe respetar a la que no. A sus pies, señora. Si toda la gente creyente siguiera esa consigna el mundo sería un lugar mucho mejor. Personalmente soy atea, pero si tuviera que haber una deidad ojalá fuera esta: una que de verdad es bondadosa y respetuosa y te cuida igual creas o no, porque lo importante es ser buena persona y no las creencias, que ella misma admite que no te hacen automáticamente mejor. Lo que te hace mejor es actuar bien. Aplauso. Esta señora es mejor que todas las deidades de que he tenido conocimiento hasta la fecha.

Y eso, querido público, es la diferencia entre ser una persona creyente, pero con criterio y capacidad de discernir, que usa sus creencias para dar sentido a su vida y ser mejor persona; y ser una persona fanática sin cerebro que cree que todo, incluso pasarse los derechos humanos por el forro, está justificado por tus creencias porque tienes razón y punto. Y, a nivel de mensaje y narrativa, también es la diferencia entre escribir una buena obra que incluya los valores que crees correctos y los justifique, y escribir un panfleto que busque decir a la gente qué pensar.

El pueblo goblin

Por último, quiero mencionar al bando antagonista porque es muy interesante la razón por la que se muestra que es malo:

1. Como he dicho, odian a la “gente del Sol” y por eso disfrutan atacar a las personas a las que se les hace de noche en las montañas. Sip, su maldad es porque hacen cosas malas a otra gente por placer. Parece una tontería, pero hay demasiados libros que nos venden que el bando bueno lo es porque así lo dice quien escribe y el malo es malo porque se le opone, aunque luego hagan más o menos lo mismo.

2. Desprecian otras culturas sin conocerlas. Lo suyo es lo único bueno y a quien cuestiona se le acusa de ser poco patriota, aunque haya dicho algo muy lógico y a todas luces cierto. Incluso cuando les vienen obvios problemas de su atraso les da igual y se parapetan en la tradición; odian el cambio, lo diferente y la diversidad.

3. Ven bien maltratar mujeres. El príncipe goblin dice expresamente que va a ser divertido hacer llorar a Irene y que piensa mutilarle los pies para que sean como los del resto. Concretamente arrancarle la piel de entre los dedos de los pies y uníselos. Pero ojo que él también tiene dedos, pero se niega a que se la haga lo mismo porque él es hombre y goblin. Por cierto, ¿recordáis lo dicho arriba de la mujer que es atacada y acosada y le rajan la ropa? Sí, es por goblins.

4. También ven bien la colonización, el robo y el genocidio. De hecho, el plan para conquistar el reino del padre de Irene es a base de secuestrar a Irene para que se case con el príncipe goblin, siendo la esclava de este. Y que cuando el padre de Irene se rinda acabar con la mayor parte de la “gente del Sol” excepto una poca que dejen como esclava, quedándose con todos sus recursos. Incluso trabajan para inventar métodos de matar a mucha gente de forma rápida y efectiva.

5. Les goblins van a matar cuando luchan, mientras que otra gente piensa que eso no está bien y trata de dar golpes no mortales; por ejemplo, atacando con el mango de un pico en lugar del pico para dar un golpe que aturda en lugar de una herida.  Y tampoco ven mal emplear tácticas rastreras como atacar a traición o contra gente civil desarmada, al contrario, consideran que eso es muy inteligente y hacen uso activo de dichas tácticas. El pueblo goblin no cree en la piedad ni el respeto a los derechos humanos o las leyes de guerra. Aunque no me extraña viendo lo anterior.

6. No quieren pagar impuestos. No, eso último no es una broma, les goblins no quieren pagar impuestos porque no les da la gana compartir con el resto de la sociedad. Son neo liberales. Incluso se insinúa que la razón por la que se exiliaron en primer lugar es porque no querían pagar impuestos ni adaptarse al resto de la sociedad, pero luego una de las principales razones de su odio es que se quejan de que no tienen lo mismo cuando si no lo tienen es porque se han auto aislado.

La comparación que se puede sacar es tan evidente que no la voy a hacer, la verdad. Pero sí, el pueblo goblin es nazi.

Por cierto, su debilidad son las rimas y las canciones. Sí, es una debilidad bastante tontorrona, pero me parece muy apropiada para un cuento infantil y de pequeña me gustaba mucho porque implicaba que si tenías miedo de criaturas que aparecían en la oscuridad para hacerte daño podías hacerlas huir de un modo sencillo y creativo que estaba a tu alcance. Eso en la niñez ayuda mucho como una especia de conjuro contra los miedos infantiles.

Sentencia

No es un libro perfecto, pero si un cuentecito muy evocador que no ha envejecido mal y además es precursor de muchos otros. Merece más reconocimiento.

PS: La genial Belldandy me chiva en los comentarios que existe una película de este libro. Aquí la dejo por si a alguien le interesa. Para mí ha sido todo un descubrimiento. No tiene nada que envidiarle a películas Disney, canciones incluidas. Pero parece que le ha pasado como al libro y es una joya ignorada.

Y aquí la versión doblada en español europeo (me ha sorprendido que exista, creía que era de esas películas que no había salido del país; desgraciadamente parece que no tuvo mucho éxito y no entiendo por qué), titulada La princesa y los duendes, porque no todo el mundo tiene que saber inglés.

¡Disfrutad!

Alborneus

Esto es una versión gender-bender del cuento de Blancanieves, basado en una de las múltiples versiones de los hermanos Grimm.

Como no me gustaba como quedaba «Blanconieves» he jugado con el significado para crear mi propia variante del nombre. Es una mezcla entre «Albor», que viene del latín «albus» y significa «primera luz del día» o «blanco», y la palabra catalana para nieve: «neus». De ahí el título.

~*~

Érase una vez en pleno Invierno, cuando los copos de nieve caían del cielo como plumas, que un rey estaba sentado cosiendo junto a una ventana con un marco de ébano. Y como estando así cosiendo levantara la vista hacia la nieve, se pinchó con la aguja en el dedo y tres gotas de sangre cayeron en ella. Y como el rojo se veía tan bello sobre la blanca nieve pensó: «Si tuviese un niño tan blanco como la nieve, tan rojo como la sangre y tan negro como la madera de este marco sería el más hermoso del mundo». Al poco tiempo tuvo un hijo que era tan blanco como la nieve, con los labios tan rojos como la sangre y que tenía los cabellos tan negros como el ébano, y por eso lo llamaron Alborneus. Y nada más nacer el niño murió el rey.

Pasado un año la reina tomó otro esposo. Era un hombre hermoso, pero orgulloso y arrogante, y no podía soportar que alguien lo superase en belleza. Tenía un espejo mágico y, cuando se situaba frente a él y se miraba, decía:

—Espejito, espejito de la pared, el más hermoso de todo el reino, ¿quién es?

A lo que el espejo respondía:

—Mi rey y señor, en todo el reino, el más hermoso sois vos.

Entonces se quedaba satisfecho, pues sabía que el espejo decía la verdad.

Con el tiempo la reina murió y Alborneus quedó huérfano y al cuidado de su padrastro. Al principio este no le prestó atención, pero Alborneus fue creciendo y fue haciéndose cada vez más bello, y cuando hubo cumplido siete años era ya tan lindo como la luz del día y más hermoso que el propio rey.

En una ocasión en que este preguntó a su espejo:

—Espejito, espejito de la pared, el más hermoso de todo el reino, ¿quién es?

El espejo respondió:

—Mi rey y señor, aquí, el más hermoso sois vos, pero Alborneus es mil veces más precioso.

Entonces el rey se asustó y se puso amarillo y verde de envidia. Desde ese momento, cada vez que veía a Alborneus el corazón se le revolvía en el cuerpo, tal era el odio que sentía por el muchacho. Y la envidia y la arrogancia fueron creciendo más y más en su corazón, como la mala hierba, hasta que no llegó a tener un minuto de paz, ni de día ni de noche. Así que llamó a una cazadora y le dijo:

—Llévate al niño al bosque, no quiero volver a verlo más. Lo matarás y me traerás como prueba el pulmón y el hígado.

La cazadora obedeció y se lo llevó, y cuando ya había sacado el cuchillo de monte y se disponía a atravesar el inocente corazón de Alborneus, este se echó a llorar diciendo:

—¡Ay, querida cazadora, déjame vivir, me adentraré en el bosque y no regresaré jamás!

Y como era tan hermoso, la cazadora se compadeció de él y dijo:

—Entonces echa a correr, pobre criatura.

«Las fieras salvajes pronto te comerán», pensó y, con todo, sintió como si un gran peso se le hubiera quitado de encima al no tener que matarlo. Y como justo en ese momento pasara por allí una jabata, le clavó el cuchillo, le sacó el pulmón y el hígado y se los llevó al rey como prueba. La cocinera tuvo que cocerlos con sal y el pérfido hombre se los comió creyendo que se había comido el pulmón y el hígado de Alborneus.

~*~

El pobre niño estaba solo y desamparado en el inmenso bosque, y tenía tanto miedo que miraba las hojas de los árboles y no sabía qué hacer. Entonces empezó a andar, y anduvo sobre las afiladas piedras y por entre los espinos, y las fieras pasaban a su lado sin hacerle nada.

Siguió andando todo lo que los pies pudieron sostenerlo, hasta que empezó a hacerse de noche; entonces vio una pequeña casita y entró en ella para descansar. En la casita todo era diminuto, pero tan delicado y tan limpio que no había nada que replicar. Había una mesita puesta con un mantel blanco y siete pequeños platos, cada platito con su cucharita, y además siete cuchillitos y tenedorcitos y siete vasitos. Junto a la pared había siete camitas colocadas una al lado de la otra y cubiertas con sábanas blancas como la nieve. Alborneus, como tenía tanta hambre y tanta sed, comió de cada platito un poco de verdura y de pan, y de cada vasito se bebió un sorbito de vino, pues no quería quitárselo todo a una. Después, como estaba cansado, se tumbó en una camita, pero ninguna le iba bien: la una era muy larga, la otra demasiado corta, hasta que al final la séptima resultó adecuada, y en ella se quedó, se encomendó a Diosa y se durmió.

~*~

Cuando ya era completamente de noche llegaron las dueñas de la casa: eran las siete enanas que picaban y excavaban las montañas buscando minerales. Encendieron sus siete lamparitas y, al iluminarse la casita, vieron que alguien había estado allí, pues no todo estaba tan ordenado como lo habían dejado. La primera dijo:

—¿Quién se ha sentado en mi sillita?

La segunda:

—¿Quién ha comido de mi platito?

La tercera:

—¿Quién ha cogido un pedazo de mi panecito?

La cuarta:

—¿Quién ha comido de mi verdurita?

La quinta:

—¿Quién ha pinchado con mi tenedorcito?

La sexta:

—¿Quién ha cortado con mi cuchillito?

La séptima:

—¿Quién ha bebido de mi vasito?

Entonces la primera miró a su alrededor y vio que su cama estaba un poco aplastada, así que dijo:

—¿Quién se ha echado en mi camita?

Las otras acudieron presurosas y exclamaron:

—También se ha echado alguien en la mía.

Pero la séptima, al mirar su cama, divisó a Alborneus, que dormía en ella.

Entonces llamó a las otras, que llegaron corriendo y, gritando de pura admiración, cogieron sus siete lamparitas y alumbraron a Alborneus.

—¡Ay, Diosa mía! ¡Ay, Diosa mía! —exclamaban—. ¡Qué niño tan hermoso! —y estaban tan contentas que no lo despertaron, sino que lo dejaron seguir durmiendo en la camita.
Y la séptima enana durmió con sus compañeras, una hora con cada una, y así transcurrió la noche.

Al hacerse de día, Alborneus se despertó y, al ver a las siete enanas, se asustó. Pero fueron muy amables y le preguntaron:

—¿Cómo te llamas?

—Me llamo Alborneus —respondió él.

—¿Cómo has llegado a nuestra casa? —continuaron preguntando las enanas.

Entonces él les contó que su padrastro había ordenado que lo mataran, pero que la cazadora le había regalado la vida y que había estado caminando todo el día hasta que por fin había encontrado su casita. Las enanas dijeron:

—Si quieres cuidar de nuestra casa, cocinar, hacer las camas, lavar, coser y remendar la ropa, y si estás dispuesto a mantenerlo todo en orden y limpio, entonces puedes quedarte con nosotras y no te faltará de nada.

—Sí —dijo Alborneus—, de todo corazón —y se quedó con ellas.

Y él siempre mantenía su casa en orden: por la mañana las enanas se iban a las montañas en busca de minerales y oro, por la noche regresaban y entonces su cena tenía que estar preparada. Durante el día, el niño se quedaba solo, por eso las buenas enanitas le advirtieron:

—Cuídate de tu padrastro, pronto sabrá que estás aquí; no dejes entrar a nadie.

~*~

El rey, como creía haberse comido el pulmón y el hígado de Alborneus, no pensaba en otra cosa más que en que era de nuevo el primero y el más hermoso. Pero un día se colocó de nuevo ante el espejo y dijo:

—Espejito, espejito de la pared, el más hermoso de todo el reino, ¿quién es?

A lo que el espejo respondió:

—Mi rey y señor, aquí, el más hermoso sois vos; pero más allá del bosque umbroso, Alborneus con las siete enanas es mil veces más precioso.

Entonces se asustó porque sabía que el espejo nunca mentía, y comprendió que la cazadora lo había engañado y que Alborneus aún seguía con vida. Así que empezó de nuevo a pensar y pensar en cómo matarlo, pues en tanto él no fuera el más hermoso del reino, la envidia no le dejaría un solo instante de calma. Y cuando finalmente se le hubo ocurrido algo, se pintó la cara y se vistió como un viejo chamarilero hasta el punto de que era imposible reconocerlo. Así vestido atravesó el bosque en dirección a la casa de las siete enanas, llamó a la puerta y gritó:

—¡Vendo buena mercancía! ¡Buena mercancía!

Alborneus se asomó a la ventana y exclamó:

—Buenos días, buen hombre, ¿qué es lo que vendéis?

—Buena mercancía, preciosa mercancía —respondió—, cintas de todos los colores —y sacó una tejida con seda de colores.

«A este honrado hombre puedo dejarlo entrar», pensó Alborneus, abrió la puerta y se compró la hermosa cinta.

—Niño —dijo el anciano—, ¡qué hermoso eres! Ven, voy a atártela bien.

Alborneus no temía nada malo, así que se situó ante él y dejó que le atara al cuello la nueva cinta, pero el viejo la ató tan deprisa y tan fuerte que a Alborneus se le cortó la respiración y cayó al suelo como muerto.

—Ahora has dejado de ser el más hermoso —dijo el rey, y se marchó de allí a toda prisa.

No había pasado mucho rato, a la hora de la cena, cuando llegaron a casa las siete enanas. Se asustaron al ver a su querido Alborneus en el suelo, sin moverse ni agitarse, como si estuviera muerto. Lo levantaron y, al ver que el nudo estaba muy fuerte, cortaron la cinta en dos: entonces empezó a respirar y fue reanimándose poco a poco. Cuando las enanas oyeron lo que había ocurrido, dijeron:

—El viejo chamarilero no era otro que el impío rey: ten cuidado y no dejes entrar a nadie cuando no estemos contigo.

~*~

Nada más llegar a casa, el mal hombre se puso frente al espejo y preguntó:

—Espejito, espejito de la pared, el más hermoso de todo el reino, ¿quién es?

A lo que este respondió de nuevo:

—Mi rey y señor, aquí, el más hermoso sois vos; pero más allá del bosque umbroso, Alborneus con las siete enanas es mil veces más precioso.

Al escuchar esto, el rey se asustó tanto que le dio un vuelco el corazón, pues comprendió que Alborneus había vuelto a la vida.

—Pues ahora —dijo— voy a idear algo que te aniquilará por completo —y con las artes de brujería que conocía preparó un peine envenenado.

Luego se disfrazó y adoptó la forma de otro anciano. Así vestido atravesó el bosque en dirección a la casa de las siete enanas, llamó a la puerta y gritó:

—¡Vendo buena mercancía!

Alborneus se asomó a la ventana y dijo:

—Sigue tu camino, no debo abrirle la puerta a nadie.

—Pero mirar sí que podrás —dijo el anciano y, sacando el peine envenenado, lo sostuvo en alto.

Al niño le gustó tanto que se dejó seducir y abrió la puerta. Una vez acordada la venta, el anciano dijo:

—Ahora voy a peinarte como es debido.
El pobre Alborneus no sospechaba nada y dejó hacer al anciano, pero apenas hubo metido este el peine en sus cabellos el veneno empezó a actuar y el niño cayó al suelo sin sentido.

—¡Tú, dechado de belleza! —dijo el pérfido hombre—. Ahora sí que estás muerto —y se marchó del lugar.

Por suerte pronto se hizo de noche y las siete enanitas regresaron a casa. Al ver a Alborneus en el suelo como muerto, sospecharon inmediatamente del padrastro, se pusieron a buscar y encontraron el peine envenenado, y, nada más sacarlo, Alborneus volvió en sí y les contó lo que había sucedido. Entonces volvieron a advertirle que tuviera cuidado y no abriera la puerta a nadie.

~*~

En casa el rey se colocó frente al espejo y dijo:

—Espejito, espejito de la pared, el más hermoso de todo el reino, ¿quién es?

A lo que este respondió igual que antes:
—Mi rey y señor, aquí, el más hermoso sois vos; pero más allá del bosque umbroso, Alborneus con las siete enanas es mil veces más precioso.

Al oír al espejo decir esto, se estremeció y tembló de rabia.

—Alborneus morirá —gritó—, aunque me cueste la vida.

A continuación se dirigió a un aposento solitario y oculto en el que no entraba nadie y preparó una manzana envenenada. Por fuera tenía un aspecto bellísimo, blanca y sonrosada, de manera que a cualquiera que la viera le entrarían ganas de morderla, pero quien comiera tan solo un pedacito, moriría.

Cuando hubo terminado de preparar la manzana, se pintó la cara y se disfrazó de campesino, y así vestido atravesó el bosque en dirección a la casa de las siete enanas.

Llamó a la puerta; Alborneus se asomó a la ventana y dijo:

—No puedo dejar entrar a nadie, las siete enanas me lo han prohibido.

—No me importa —respondió el falso campesino—, ya venderé mis manzanas en otro sitio. Toma, te regalo una.

—No —dijo Alborneus—, no puedo aceptar nada.

—¿Temes que esté envenenada? —dijo el anciano—. Mira, voy a cortar la manzana en dos partes; tú te comes la parte roja y yo la blanca.

Pero la manzana estaba preparada tan artificiosamente que la mitad roja era la única que estaba envenenada. Alborneus observó de buena gana la hermosa manzana y, al ver que el campesino la mordía, no pudo resistirse por más tiempo, sacó la mano por la ventana y cogió la mitad envenenada. Y apenas se hubo metido un pedazo en la boca, cayó muerto al suelo. El rey lo observó entonces con pérfida mirada y, riéndose a carcajadas, dijo:

—¡Blanco como la nieve, rojo como la sangre, negro como el ébano! Esta vez no podrán despertarte las enanas.

Y cuando llegó a casa preguntó al espejo:

—Espejito, espejito de la pared, el más hermoso de todo el reino, ¿quién es?

Este respondió por fin:

—Mi rey y señor, en todo el reino, el más hermoso sois vos.

Entonces su corazón envidioso se calmó en la medida en que puede encontrar calma un corazón envidioso.

~*~

Al llegar a casa por la noche las enanitas encontraron a Alborneus en el suelo: de su boca no salía aire alguno y estaba muerto. Lo levantaron, buscaron a ver si encontraban algo venenoso, le desabrocharon el cinturón, le peinaron los cabellos, lo lavaron con agua y vino, pero nada de eso sirvió: el querido niño estaba muerto y muerto siguió estando.

Lo colocaron en un féretro, las siete se sentaron a su lado y lo lloraron durante tres días. Quisieron entonces enterrarlo, pero tenía el mismo aspecto lozano que una persona viva y conservaba aún sonrosadas sus hermosas mejillas, por lo que dijeron:

—No podemos enterrarlo así en la negra tierra —y construyeron un ataúd de transparente cristal para que se lo pudiera ver por todos los lados, lo metieron dentro y grabaron en él su nombre con letras de oro, y una de ellas se quedaba siempre a su lado haciendo guardia. Y también vinieron animales a llorar a Alborneus, primero una búho, luego una cuerva, finalmente una palomita.

~*~

Alborneus yació así en el ataúd durante mucho, mucho tiempo, sin descomponerse; parecía tan solo como si estuviera durmiendo, pues seguía siendo tan blanco como la nieve, tan rojo como la sangre y sus cabellos tan negros como el ébano. Aconteció, no obstante, que la hija de una reina se adentró en el bosque y llegó hasta la morada de las enanas para pasar allí la noche. En la cima de la montaña vio el féretro y al hermoso Alborneus en su interior, y leyó lo que estaba escrito con letras de oro. Entonces dijo a las enanas:

—Dejadme el ataúd, os daré por él lo que queráis.

Pero las enanas respondieron:

—No lo daremos ni por todo el oro del mundo.

Entonces ella dijo:

—Pues regaládmelo, porque no podré vivir sin ver a Alborneus; lo honraré y lo respetaré como al ser que más quiero.

Al oírle hablar así, las buenas enanitas se compadecieron de ella y le dieron el ataúd.

La princesa hizo que sus lacayas lo llevaran a hombros. Entonces aconteció que tropezaron con un arbusto y, con la sacudida, el trocito de manzana envenenada que Alborneus había mordido se le salió de la garganta. Y al poco rato abrió los ojos, levantó la tapa del ataúd, se incorporó y volvió a la vida.

—¡Ay, Diosa mía!, ¿dónde estoy? —exclamó.

La princesa dijo llena de alegría:

—Estás conmigo —y le contó lo que había sucedido y dijo: —Te quiero más que a nada en el mundo; ven conmigo al palacio de mi madre, serás mi esposo.

A Alborneus le gustó y se marchó con ella, y la boda se preparó con gran pompa y lujo. Pero a la fiesta fue invitado también el malvado padrastro. Como este se había engalanado con hermosos vestidos, se colocó frente al espejo y dijo:

—Espejito, espejito de la pared, el más hermoso de todo el reino, ¿quién es?

El espejo respondió:

—Mi rey y señor, aquí, el más hermoso sois vos; pero en el reino vecino, el joven rey es mil veces más lindo.

Entonces el pérfido hombre lanzó una maldición y le entró tanto, tanto miedo que no sabía qué hacer. Primero no quería ir a la boda; pero una idea no lo dejaba en paz: tenía que ir y ver al joven rey. Y nada más entrar reconoció a Alborneus, y de puro miedo y espanto se quedó allí plantado sin poder moverse. Pero en el fuego estaban preparadas ya unas zapatillas de hierro; las cogieron con unas tenazas y las colocaron delante de él. Entonces tuvo que ponerse los zapatos, que estaban al rojo vivo, y bailar con ellos hasta que cayó muerto al suelo.

Reseña Hiddensee (Gregory Maguire)

O cuando crees que ser maduro y profundo es meter referencias, sexo y truculencia

Empezaré con una confesión: El cascanueces y el rey de los ratones es de mis libros favoritos y suelo echarle un ojo cada Navidad como una suerte de ritual personal. Así que al enterarme de que alguien había escrito una precuela sobre Drosselmeier me lancé a por ella, ya que el libro original deja partes muy interesantes en el aire que justamente atañen a ese personaje y pensaba que aquí se iban a tratar. A fin de cuentas los fanfic pueden ser obras de arte y este hombre es conocido precisamente porque sus fanfic mejoran y dan profundidad a obras existentes. Bueno, pues no se cómo serán los libros de Maguire sobre Oz, pero por lo que a mi respecta este ha sido un desastre. Lo he terminado de puro coraje únicamente para poder reseñarlo a lo bestia y desahogarme. Así que allá voy, jojojo.

descarga 1

Primero y muy importante, ¿quién es el protagonista? El Drosselmeier del cuento original tiene un puesto de judicatura importante (entre otras cosas) y es eminente aunque no noble (que se sepa), dándose a entender que se ha codeado con la nobleza e incluso con la realeza de modo habitual. Además, es un hombre coqueto y artístico hasta rozar lo extravagante, yendo siempre con ropas de buena calidad y de colores llamativos que lo hacen sobresalir y usando una peluca de diseño porque no quiere mostrar que es calvo. También es un hombre culto y docto hasta el punto de que a veces la gente no es capaz de seguir las referencias que emplea. Se insinúa claramente que es un mago, siempre da la impresión de saber más que el resto y, en general, está envuelto en misterio (cosa que le gusta y cultiva a propósito). Por último, se muestra que es muy meticuloso. Aquí tenemos (desde el principio hasta el final, porque si fuera sólo de niño y adolescente habría resultado interesante ver la evolución del personaje hasta convertirse en quien es en la historia original) a Dirk: un campesino inculto, descuidado y don nadie que se la pasa diciendo que no sabe la palabra para describir algo o expresar lo que siente, que se dedica toda su vida a trabajos de bajo rango, al que se la pela ampliamente su aspecto, que va de un lado para otro sin saber qué hacer con su vida y que no tiene ningún poder especial.

Ya se que es un fanfic y, por lo tanto, es de esperar que haya cambios porque muchas veces esa es la gracia: que personajes tengan un trasfondo o desarrollo diferente al canon y que nos hubiera agradado más. ¡Pero dentro del límite de que sean reconocibles! Si de no ser porque comparten nombre no podríamos saber quiénes son eso se llama Out of Character y suele ser un signo de que se está ante un pésimo fanfic. Lo que ha hecho Maguire en Hiddensee es el equivalente a que alguien escriba un fanfic sobre Voldemort diciendo que va a cubrir los años desde que entró en Hogwarts hasta que pasó a ser uno de los magos más poderosos y temidos… y la historia vaya sobre un chaval proveniente de una amorosa familia, torpe con la magia y que se dedica a luchar contra el racismo y a favor de la integración; siendo el único parecido que se llama Tom Riddle.

descarga (1)

¡Si es que Max Planck (académico eminente y calvo) o Johannes Kepler (especialista en astronomía) tienen más en común con Drosselmeier que esta versión de Drosselmeier! ¡¡Angela Merkel tiene más en común (con una posición de poder y viste bien)!! ¡¡¡Hasta el personaje de Hetalia (patriótico y con ego subido) se parece más al Drosselmeier original que el personaje presentado por Maguire!!! Y normal porque teniendo en cuenta que el Drosselmeier original y esta versión únicamente coinciden en que tienen un parche en el ojo y son prusianos/germanos no es que el estándar esté muy alto.

Y con el resto de personajes que sí pertenecen al cuento original en lugar de ser puro invento pasa bastante lo mismo, aunque no es tan evidente porque salen muy poco y únicamente al final (luego hablaré de esto).

Segundo y también muy importante, ¿Maguire se ha leído siquiera el libro del que se supone que ha escrito la precuela? Es una duda muy razonable porque ya no es sólo que el protagonista no tenga nada que ver, ¡es que la historia tampoco! A parte de que se mencionen muy, muy de pasada elementos comunes emblemáticos (nueces, ratones y un cascanueces) cualquier parecido es pura coincidencia. No hay nada de la búsqueda de Drosselmeier de la nuez Krakatuk y el fantástico viaje que hizo para ello, sobre el reino de la princesa Pirlipat, o sobre cómo llego a ser mago (porque aquí directamente no lo es). Lo que significa que, siguiendo con el ejemplo anterior, el Tom Riddle presentado ya es que no sería mago siquiera; el mundo mágico no existiría y simplemente se introducirían un par de nombres como Slytherin o mortífago.

Confused-ron

Para hacer algo que no tiene NADA que ver se escribe una obra original con guiños y punto. Encuentro una estrategia muy rastrera que Maguire se aproveche de la fama de un libro ya existente para VENDER el suyo, y más si luego en realidad NO pensaba escribir sobre esa historia, eso es un timo. Es engañar a la gente que busca más sobre una historia que le gusta para encasquetar un producto que seguramente no tendría ninguna salida por si mismo.

¿De qué va entonces este libro si tiene poco y nada que ver con la historia de El cascanueces y el rey de los ratones? De nada, así de simple. Tenemos páginas y páginas de aburrimiento con Dirk (me niego a llamarlo Drosselmeier) yendo de un lado para otro sin objetivo ni destino. No exagero si digo que 2/3 del libro no aportan y podrían eliminarse sin que se notara. Sólo el principio es interesante, ya que es la única parte que mantiene un poco el espíritu del libro original. Me explico: el cuento original está caracterizado por un realismo fantástico y una magia sutil, de forma que no terminaba de quedar claro qué parte era real y qué parte de la imaginación infantil de la protagonista y su hermano. Aquí hay realismo fantástico al inicio, momento en que Dirk sufre un accidente y se juega (con un muy buen uso, eso se lo reconozco, de la voz narradora en primera persona, que ya se sabe que la gracia que tiene es que no es fiable) con la idea de si está distorsionando la realidad por la experiencia traumática cercana a la muerte o que de verdad ha pasado algo mágico. DESTRIPE Talando en el bosque le cae un árbol encima, momento en que pierde el ojo, y muere; pero en ese tiempo que pasa muerto va a otro mundo y habla con criaturas fantásticas (un gnomo/fauno y una ninfa/dríade), y al cabo de horas se despierta. ¿De verdad ha resucitado o la gente de su alrededor (inculta y que no lo comprobó bien y simplemente lo dio por muerto) estaba equivocada y ha sido todo una alucinación de Dirk? Más tarde vuelve a oír en su cabeza las voces de esas criaturas mágicas y nadie más las puede escuchar, pero es cierto que hay una navaja y un bastón que había logrado en ese mundo y luego están en la realidad, aunque también es cierto que no se aclara tampoco que no estuvieran ahí de antes. FIN DESTRIPE Yo creía que ese sería su primer contacto con lo sobrenatural y el inicio de la historia de cómo llega a ser mago ¡y luego no se vuelve a saber nada! ¡Y eso que era lo único interesante! De hecho, diría que el único aliciente del libro es descubrir que carajos es lo que realmente pasa al principio con Dirk y qué relación tiene con la historia del cascanueces. Pero literalmente no hay resolución bien desarrollada. Te terminas el libro y te das cuenta de que no sólo no te han dado lo que esperabas (al menos en mi caso), sino que incluso si lo tuviera que considerar como una historia independiente ha sido una pérdida de tiempo.

descarga (4)

Para más inri cuando finalmente se introduce, como por las últimas 30 páginas, algo que tiene que ver con el cuento original es únicamente para destrozarlo sin razón y de mala manera. ¿Era necesario decir que Klara está enferma y tiene alucinaciones, que todo el cuento es mentira y lo que vive es un mero delirio, despojando de toda su magia al cuento en aras de melodrama? Está claro que Maguire quería crear un trasfondo más oscuro para la historia, pero falla estrepitosamente porque poner un montón de referencias metidas a presión sobre cuentos clásicos y escenas sangrientas, dramáticas o de sexo no hacen que un libro sea automáticamente más maduro y profundo, en especial si se hace sin ningún propósito dado que la historia no lo tiene. Poner drama y sordidez porque sí está al nivel de un crío que dice «caca, culo, pedo» y se siente muy adulto y malote porque ha dicho tacos. Y eso es lo que pasa aquí: la historia de Dirk se compone de drama y escenas tristes o desagradables gratuitas (intercaladas con referencias y guiños a cuentos y leyendas clásicas que se sienten muy forzadas, pero el autor se encarga de señalar para intentar convencer a quien lee de lo trascendente que es su obra, como esa gente que comparte en Facebook frases célebres sin contexto y ya se cree que está filosofando) hasta que finalmente se llega a una conclusión consistente en escupir en la cara de quien lee que el bonito cuento que le gustaba era mentira y el mundo es horrible. Porque sí, por el placer da fastidiar. En otras palabras: Maguire no ha escrito una precuela ni ha reinterpretado la historia, ha cogido la historia infantil original, la ha vaciado de todo lo que la caracterizaba y hacía encantadora (el canto a la inocencia y la infancia y la representación de la Navidad) y a cambio ha aportado NADA; o sea, se ha cargado el cuento por el placer de hacerlo, cual abusón amargado que quiere destrozar las ilusiones del resto porque no soporta la alegría ajena.

descarga (3)

Por cierto, Maguire se pasa todo el libro diciendo que no entiende qué es la infancia ni cómo se piensa en ese periodo. Hoffmann en menos de 1/3 de páginas lo plasma perfectamente.

Y, por último, necesito mencionar que aunque me gusta que se muestre homosexualidad, esta está puesta de un modo muy incómodo (la verdad es que aquí el sexo y las alusiones sexuales están puestas de forma burda y resultan incómodas en general, menos mal que es algo que sale poco), siendo uno el que prácticamente acosa. Y al final igualmente todo queda sin resolución ninguna, siendo parte del drama gratuito.

Sentencia

Si te gusta la historia del cascanueces ni te acerques a este libro. Y aunque no te guste también porque hay muchos libros y fanfic mejores que sí saben lo que es un argumento para gastar tu tiempo con este.

PS: Por cierto, odio los libros que introducen el título de forma muy forzada al final cuando no tiene nada que ver con la historia. Sí, eso es lo que pasa aquí.

Reseña Elantris (Brandon Sanderson)

Buen comienzo, pero se nota MUCHO que estamos ante un novato

Esta reseña va dedicada a Álvaro of the Abyss, al que le hacía ilusión leer una reseña mía sobre una obra de Sanderson. No se si voy a cumplir sus expectativas, pero aquí voy.

Lo cierto es que desde hace tiempo me apetecía leer algo se Sanderson y la petición resultó una excusa perfecta. Sobre todo porque Sanderson es un autor tremendamente valorado en los círculos de fantasía adulta, así que Frikis™ empezaban a mirarme como a una apestada y quitarme el carnet por no haber leído nada suyo. Ya sabéis que no es que necesiten una excusa para eso cuando eres chica, así mejor no dársela. Al lío. Elantris es la primera obra de Sanderson, así que parecía ideal empezar por ella. ¿Es un libro que merece la pena leer? Sí, si te gusta ese tipo de fantasía y quieres matar el rato. ¿Es, como suelen proclamar las reseñas, una obra de arte que revoluciona la fantasía?

descarga

De echo, esa insistencia en ensalzar la obra elevándola a la categoría anteriormente mencionada me obliga a catalogarla como sobrevalorada. Ya digo que no es mala, pero tiene de revolucionaria lo que yo de esquimal. Obras fantásticas con trasfondo político ha habido desde el inicio de los tiempos y esta no es especialmente original ni hábil al tratar la temática. Además, tiene una serie de fallos típicos de un autor novato que por si mismos son pequeños, pero al juntarse acaban por boicotear el libro.

Necesito empezar quejándome de la escritura. No del estilo literario como tal, que me parece sencillo y correcto, sino de la forma en que está escrito y estructurado el libro. Es, de lejos, lo peor de la novela y me ha desesperado muchísimo. Si dijera que he llorado de frustración exageraría, pero no exagero si digo que el libro se me ha caído de las manos de puro hastío varias veces y he tenido que intercalarlo con otras 2 lecturas para poder terminarlo. Eso es exactamente lo que ha pasado. ¿Por qué?:

+ A ratos, el libro parecía un resumen de si mismo hasta tal punto que me hacía dudar de si en lugar de la novela no me estaría leyendo el resumen de la Wikipedia por error. Y, para más inri, es que muchas veces esos resúmenes de escenas no construidas ¡no tenían ninguna importancia! Eran tal que “personaje cenó croquetas con su familia y hablaron del tiempo”. A lo largo de mi vida he visto demasiadas veces tanto que se cuenten escenas en lugar de construirlas como relleno innecesario, pero contar relleno innecesario es llevar las cosas a otro nivel.

+ El libro es muy, MUY explicativo. Como ⅓ son puras explicaciones metidas a presión. A Sanderson lo aqueja el mismo mal que a Cotrina: necesita dar explicaciones de todo, incluso de lo que se sobreentendía perfectamente. Y sí, como consecuencia Sanderson también corta párrafos e interrumpe constantemente la narración para disparar explicaciones; además de recurrir a diálogos internos todo el rato con el único objetivo de, sí, dar más explicaciones, algo que nunca debería hacerse a menos que sea para caracterizar a alguien con un trastorno mental que oye voces en su cabeza o tiene múltiples personalidades a las que debe rendir cuentas.

abraham-isaac

Me vais a decir que esto es una herejía, pero el libro me recordaba a Grey, de E. L. James en la manera en que estaba escrito. Y sí, antes de que saltéis a mi yugular: Sanderson escribe mejor y con una trama más interesante, PERO esa mala manía de ser reiterativo y explicativo hasta la nausea, como si no confiara en que la gente que lee fuera a entender lo que está intentando transmitir, es la misma. Sanderson no es que de las cosas masticadas, es que las mastica, traga y luego te las regurgita. De nada por esa preciosa imagen.

Está claro que en este momento Sanderson aún tenía que pulir mucho su escritura y repasar mil veces y luego tatuarse en la frente asumir la Regla de Oro de la escritura de mostrar en lugar de contar.

Pasemos a la trama. Si tuviera que definirla en una frase sería la que dijo Ceruti Andrés en su comentario en esta entrada: no basta una buena idea, tienes que saber ejecutarla. Es indudable que Sanderson tiene grandes ideas, pero estas no llegan a cuajar en un gran libro.

El argumento es que hasta hace diez años se conocía a Elantris, capital del reino de Arelon, como la Ciudad de los Dioses. Era un lugar de prodigios habitada por las que en su día fueran personas normales, pero que una mañana se levantaron para descubrir que tenían la piel brillante y el pelo plateado, envejecían muy lentamente y podían hacer magia. La transformación era aleatoria. La gente de ese país y alrededores simplemente se despertaba una mañana y se había convertido, con lo que pasaba a ser automáticamente de la clase privilegiada. Siendo que con la magia se puede lograr prácticamente cualquier cosa, Arelon gozaba de gran prosperidad. No necesitas matarte a trabajar si puedes (o te gobierna gente que puede) conseguir comida, agua, salud y protección literalmente agitando los dedos. Casi toda la población se la pasaba adorando a la gente elantrina, deseando que la transformación les alcanzara y creyendo que el hecho de que las transformaciones se dieran sólo ahí era una prueba de que su tierra era sagrada y su gente el pueblo elegido.

Con ese planteamiento había para construir una historia muy interesante. Me habría encantado que se reflexionara sobre cómo se configuraría esa sociedad hipotética en la que, ya que el trabajo ha dejado de ser necesario al estar las necesidades cubiertas automáticamente, la población puede dedicarse a lo que quiera. Amén de que ser parte de la élite dominante y privilegiada es una mera cuestión de azar, nada de méritos o derechos de nacimiento.

descarga (1)

Pero la historia NO va de eso (¡ops!). Notad que he dicho hace diez años. Y es que el libro arranca justamente una década después de que todo eso se fuera al traste. De repente un día la magia dejó de funcionar y la gente elantrina se transformó en poco más que cadáveres vivientes: criaturas calvas y con la piel machada cuyas heridas nunca sanan, no sangran ni les late el corazón y no mueren aunque las cortes a pedazos ¡pero sí que sienten dolor y hambre! Así que la bendición se transforma en maldición: la gente a la que alcanza la transformación es confinada en Elantris, ahora una ciudad fantasma, acumulando más y más dolores y hambre hasta que no lo soporta más y se vuelve loca.

Eso plantea otra premisa muy interesante: ¿qué pasa cuando las deidades existen y son la base de un sistema político y social, pero repentinamente pierden su poder? Pero la historia TAMPOCO va de eso (¡ops!). Para ser justa creo Sanderson sí quería tratar esto. El problema es que no lo sabe hacer bien porque comete el error de meter infinidad de temas más. Y ya sabéis lo que dice el dicho sobre quien mucho abarca, ¿verdad?

Sanderson plantea que hubo una revuelta y, tras la matanza masiva de la gente elantrina, un gremio de mercaderes tomó el poder y se auto proclamó la nueva nobleza. Ahora hay un gobierno inestable y Arelon se enfrenta a la amenaza de una invasión por parte del imperio religioso Fjorden, que quiere subyugar todo el continente. Así que el nuevo príncipe de Arelon, Raoden, se casa con Sarene, la princesa de un país vecino, para formar una alianza contra el imperio. No obstante, Raoden es alcanzado por la Shaod (la transformación), declarado muerto y desterrado a Elantris. Y tenemos a un tercer personaje, Hrathen, un monje enviado por el imperio para intentar tomar el país mediante la fe, convirtiendo a la realeza y haciendo que juren lealtad al imperio, en lugar de con una guerra. La historia va rotando sus puntos de vista y la historia trata sobre las luchas de poderes y los tejemanejes políticos en Arelon.

En teoría suena genial, así que ¿qué salió mal? Que, como he dicho, Sanderson trata de meter un montón de temas y al final no trabaja bien ninguno. Las tres tramas entrelazadas no quedan como un conjunto que cuadra perfectamente pata componer una obra magistral sino que:

+ Los capítulos de Raoden son un peñazo y están petados de contradicciones. La más cantosa que se la pasan insistiendo en que la gente de Elantris no puede morir porque ya está muerta, que la única manera es quemar a la persona hasta reducirla a cenizas, con el dolor que eso comporta; por lo que si alguien tiene heridas horribles y está padeciendo ya un gran dolor y rogando por la muerte no se puede hacer nada, dejan a esa gente apartada para que no moleste mucho y ya. Pero luego aparentemente es mentira porque si le cortas la cabeza mueren en el acto. Y lo sabían porque uno de los jefes de las bandas de Elantris ejecutaba de esa manera. Pero lo peor es que no llevan a nada más que a rellenar páginas mostrar lo guay y carismático que es Raoden. He visto reseñas que se quejan de Sarene diciendo que es una insoportable Mary Sue, me extraña que nadie diga eso de Raoden porque la definición le pega muchísimo más:

– ¿Es especial y tiene una afinidad diferente con la magia? √

– ¿Todo el mundo lo adora y acaba apoyando y confiando en él? DESTRIPE Por eso logra unir a la gente de Elantris y que luchen por él cuando antes eran bandas de salvajes y, después, logra que la gente de Arelon lo acepte como rey a pesar de ser elantrino, cuando hasta ese momento odiaban a la gente elantrina y la trataban como apestada. FIN DESTRIPE

– ¿Resuelve el misterio de lo que ha sucedido y arregla todo cuando nadie en 10 años había sido capaz? √

– ¿Siempre tiene buenos planes para cualquier situación y acaba salvando a todo el mundo? √

– ¿Las mujeres que lo conocen terminan locas por él? √

– ¿Es un líder nato y al resto no les importa morir por él y su causa aunque ni siquiera se la explique? √

DESTRIPE ¿Acaba siendo un elantrino restaurado y, por tanto, mazo guapo y poderoso y casi inmortal al final y, además, lo coronan rey de la restaurada Elantris? FIN DESTRIPE

Vamos, que el tío es bueno en todo y muy noble y… por eso es unidimensional a más no poder y resulta un puñetero rollo leer sobre él. Lo único que merece la pena de sus capítulos es la información sobre la magia y la dan con cuenta gotas.

descarga

+ Los capítulos de Sarene habrían molado si de verdad se hubieran empleado en describir los entresijos políticos de Arelon. Pero al final no se trata casi nada la caída en sí del sistema de Elantris y todo lo que supuso porque te lo cuentan de pasada. Bravo, Sanderson, esa era tu mejor baza para una novela sobre política y la despachas en un párrafo. Claro, ¿a quien le interesa explorar el desmoronamiento de un sistema político y una revolución brutal? Nope, nada interesante en absoluto.

Sin título

Y tampoco es que se traten demasiado los problemas actuales de Arelon. Mucho repetir que la situación es desesperada y que hay pobreza y puede que estalle una revuelta y hay lucha por el poder ¡y nunca se ve casi nada de eso! Por un lado dicen un par de veces que la esclavitud está fea y se ve a un par de personas pobres por la parte de explicar la situación, por el otro las intrigas por el poder se basan en reunirse a cenar y hacer fiestas en las que se cotillea sobre quién subirá al trono. Los planes de Sarene y el resto de conspiradores quedan en agua de borrajas y promesas vacías para quien lee.

Pero lo peor es el machismo de esos capítulos. Sarene es la típica pitufina que es gauy porque “es como un hombre”, o sea, que desprecia lo “femenino” como coser y prefiriere habilidades “masculinas” como luchar. Por esa razón los hombres la respetan y la tratan como una igual y a ella también le gusta más la compañía de hombres antes de que otras mujeres, porque claro, es que ella es especial, no como el resto de mujeres que son unas lerdas que sólo saben coser y coquetear y nunca dicen nada interesante. Oh, pero la pobre Sarene sufre mucho porque, a pesar de tener el honor de “no ser como las demás mujeres”, esa también es la razón de que los hombres no la miren como deseable y eso es terrible porque ¿qué mujer puede ser feliz y sentirse completa sin un hombre? Ser una reina poderosa y que la respeten mola, pero si nadie la babosea no se puede validar como mujer ni tener buena auto estima. Y, como no podía ser de otra manera, mucho ser una guerrera pero al final la tienen que salvar repetidamente los hombres.

Vamos, machismo rancio de toda la vida. Menos mal que Sanderson iba de rompedor. A ver si algún día esa significa hacer un mundo fantástico sin machismo, pero se ve que eso no se le ocurre a ningún “reinventador” de la fantasía. Oh, y los chiste de violación no son graciosos, Sanderson.

+ Los capítulos de Hrathen son los únicos interesantes, probablemente porque es el antagonista y único personaje que tiene matices y eso ayuda mucho. Al contrario que el dúo anterior, Hrathen no va de encarnación de la bondad y nobleza ni actúa únicamente en nombre de la justicia, sino que es consciente de que ha hecho y está haciendo cosas malas y eso lo marca y hace reflexionar, hasta el punto de que tiene una crisis de fe y se pregunta si está haciendo lo correcto. Además, sus capítulos son los únicos en los que se ven intrigas políticas bien llevadas: Hrathen sí conspira, espía, hace planes y alianzas, busca contactos y emplea artimañas. Lástima que destrocen su trama y personaje de mala manera al final. DESTRIPE Sí, me estoy refiriendo a que al final todo lo que hace sea por nada, ya que resulta que su emperador planeaba destruir y masacrar Arelon desde el principio. Se ve que eso de enviarlo allí era para matar el rato. Supongo que un emperador no tendrá otra cosa que hacer que mandar a sus agentes a misiones falsas, incluso proporcionándoles importantes recursos para dichas misiones, únicamente para reírse de ellos a sus espaldas. Y sobre el hecho de que se enamore de Sarene y por eso la salve. ¿Ein? No entiendo a qué viene eso ni tiene sentido. Podría haber decidido cambiar de bando tras hacer introspección y decidir que es lo correcto, especialmente tras ver que su emperador lo ha traicionado y sus creencias se han derrumbado. Eso habría sido una buena evolución. Tal como lo hace el libro queda como que al final se le ha ido la pinza y quiere que la chica guapa le haga caso. FIN DESTRIPE Pfff, me parece a mi que el peor enemigo de Sanderson es él mismo. Esta manera de sabotear su propio trabajo no es normal.

giphy (1)

No ayuda a todo lo anterior que la obra esté argumentalmente descompensada. Los primeros ⅔ del libro son demasiaaadooo leeentos y el último ⅓, para compensar, se pone vertiginoso y los eventos y revelaciones se suceden imparables, buscando el mayor impacto posible. No me convence esta táctica de guardarse todos los cartuchos para el final. Creo que es preferible una distribución mucho más equitativa para mantener el interés, porque durante más de la mitad del libro he tenido que obligarme a seguir y, si no fuera porque estaba decidida a terminarlo para reseñarlo, habría abandonado.

Además, algunas revelaciones están bien logradas, pero otras no tienen sentido, se sienten forzadas y están únicamente para crear impacto. Sorprender está bien, pero no porque algo sea una sorpresa significa que esté bien hecho. Es mejor algo predecible, pero coherente con la obra y lo presentado hasta el momento que algo inesperado que sea una sacada de manga. Varias veces me quedé pensando que pos vale, pero que no me importaba lo que me acababan de decir. DESTRIPE Como por ejemplo cuando de pronto sueltan en un par de líneas que el tío de la protagonista es en realidad un famoso pirata y adoptó esa identidad para hostigar al padre de la protagonista, que le arrebató el trono. Información que aporta nada porque el hecho de que el tío de la protagonista esté exiliado y se lleve mal con su hermano sólo se menciona de pasada. FIN DESTRIPE

descarga

Y la solución final no me convence nada. Lo pillo, a veces las soluciones más imples son las correctas. Pero eso es demasiado absurdo que todo lo que se necesitara fuera pintar una ralla en el suelo. Es algo que se me ocurrió en cuanto se explica el funcionamiento de la magia y lo descarté por ser demasiado bobo y resulta que me quieren colar, como si fuera un gran descubrimiento y una revelación, que era así. Algo va mal si quien lee averigua en el acto la solución a un problema mientras que el elenco, que me quieren hacer creer que es inteligente, no se da cuenta en años. Y, para colmo, tras un montón de páginas desperdiciadas, Sanderson tiene el descaro de dejar cabos sueltos muy importantes, como lo que va a pasar con la amenaza del imperio Fjorden.

Seguramente leeré más obras de Sanderson, porque me chivan que en las siguientes mejora cada vez más y, si eso es cierto, creo que efectivamente puede ser el buen autor con fama justificada que se suele defender que es. Aquí apunta maneras y voy a pensar bien. Pero desde luego este libro necesitaría un replanteamiento y un buen pulido de estilo.

Sentencia

Un libro para entretenerse, pero ni es una obra de arte ni supone una revolución para la fantasía; es un típico libro de evasión y ya.

Queja Aprende Inglés en 7 Días (Ramón Campayo Martínez)

Típica promesa vacía de teletienda

AVISOS:

1) En esta entrada voy a usar transcripciones fonéticas. Estas aparecerán entre barras // y serán según el Alfabeto Fonético Internacional (AFI), que se parece mucho pero NO coincide exactamente con el sistema de transcripción fonética del inglés que usan los diccionarios.

2) El inglés que usaré es el Received English, inglés de la reina, de Oxford o como queráis llamarlo.

Tened ambas circunstancias en cuenta por si veis alguna palabra que aparece transcrita de modo diferente en vuestro diccionario o la pronunciáis diferente porque habláis con otro acento.

Nada más ver el título saltaron mis alarmas. ¿Aprender inglés en 7 días? Sólo se me ocurrían dos tipos de personas que pudieran afirmar algo así: 1) una muy valiente pero muy ignorante, como dirían en las películas; 2) una que quisiera vender la moto, como esos anuncios de teletienda que prometen que adelgazarás sin moverte del sofá y comiendo donuts. Hay que tener narices para afirmar que una semana es suficiente para aprender inglés (y cualquier idioma) y ser capaz de defenderte desde el día 1 (afirmación de la contraportada) cuando hay gente que pasa incluso años estudiando antes de poder mantener conversaciones fluidas, que es lo que entiendo yo por defenderte de forma eficaz (si Campayo entiende que es chapurrear algunas palabras e indicar lo que quieres con signos eso sí puedes lograrlo en una semana, pero obviamente no es aprender un idioma). Aunque quise darle un voto de confianza y leerlo para juzgar. A fin de cuentas Campayo es un campeón mundial de la memoria y quizá pueda enseñar métodos interesantes aplicables al aprendizaje de idiomas.

¿Resultado? No lo recomiendo para nada, es incluso contraproducente. Es más, me atrevería a decir que quien lo ha escrito NO sabe inglés. Paso a justificar mis afirmaciones.

giphy (1).gif

Al César lo que es del César: lo bueno

1. Critica el sistema actual de enseñanza en colegios y academias y tiene mucha razón al destacar los 3 grandes problemas al respecto.

– El aprendizaje de idiomas debe ser diario, no a intervalos entre los cuales no te vuelves a acordar hasta la próxima sesión. Eso provoca que haya tanta gente lamentándose de haber estudiado inglés durante años y no saber casi nada. Vale más estudiar 15 minutos diarios que 1 hora 3 veces por semana.

– El repaso es fundamental porque los conocimientos se asientan con el uso. No vas a retener la información a la primera. Para aprender vocabulario y automatizar expresiones y construcciones oracionales debes repetirlas cada día, no mirar una lección una vez y pasar a la siguiente.

– Hay que empezar a hablar y escuchar desde el principio. Da igual que pronuncies como el culete y no entiendas ni la mitad, eso SIEMPRE pasa al inicio y la única forma de superarlo es seguir entrenando la pronunciación y el oído. De nada sirve saber mucha gramática si cuando vas a comunicarte nadie te entiende y/o no te enteras de casi nada.

Amén. Esos consejos se los aplaudo y le doy toda la razón.

2. El sistema de aprendizaje que propone me parece simple y efectivo.

– Las asociaciones inverosímiles son útiles para recordar información con facilidad y no sólo en el caso de idiomas (conozco a una amiga que las usa en medicina).

1.pngEn realidad ese es el plural, «hombre» es «man», pero ¿a que con tonterías así te quedas con las palabras?

– Crear tablas con vocabulario y al lado su significado y pronunciación es muy recomendable, porque en inglés no siempre se puede deducir la pronunciación a partir de la escritura y hay bastantes excepciones. Haciendo esto puedes repasar con facilidad.

3. Propone como ejercicio traducir frases y es cierto que es una buena manera de practicar. Así vas memorizando la gramática y las construcciones oracionales, a la vez que aprendes cómo se escriben las palabras, que muchas veces se dan por conocidas y luego al ir a escribirlas dudas.

Por desgracia aquí termina no bueno y los defectos hacen que lo anterior no sirva por estar mal aplicado.

A los leones el resto: lo malo

1. Prácticamente TODA la pronunciación está mal.

– Dice que las vocales son las mismas y la única diferencia es que algunas veces es como si intentaras decir 2 al mismo tiempo. ¡No es cierto! En español hay 5 sonidos vocálicos, en inglés 12 y no suelen coincidir los españoles. Ejemplo: de los 3 sonidos «A» ingleses /æ, ʌ, ɑ:/ ninguno tiene el mismo sonido que en español /a, ä/ alófonos; que en realidad sí se usa en inglés, pero sólo en diptongos.

– Afirma que las letras «J», «Ñ», «R», «S» y «Z», así como la combinación de letras «Ll», se pueden pronunciar igual que en español. ¡¿Comoooor?!

descarga (1)

Sonido de la «J» en español /x/, sonido en inglés /ʤ/. Sonidos de la «R» en español /r, ɾ/, en inglés /ɹ/; además, Brahma sabrá por qué ya que juro que yo no, le da por distinguir entre un sonido fuerte y otro débil, cuando en inglés sólo hay un sonido para esa letra y si cambia un poco es un alófono. ¿No se supone que quería simplificar y no dificultar? La «S» en español /s/, en inglés /s, z, ʒ/; ¿le entró hambre durante la explicación y decidió comerse 2 sonidos o qué? La «Z» en español (no seseante) /θ/, en inglés /z/. La «Ñ» no existe en inglés, ni la letra ni el sonido. Y si en inglés ves 2 «L» juntas o es una mera cuestión de ortografía histórica y se pronuncian como una sola o pertenecen a sílabas diferentes, esa combinación no representa ningún sonido diferenciado.

– También dice que la «Y» en inglés suena como la «Ll» argentina (¿¡!?). En inglés el sonido de la «Y» /j/ sólo se parece al de la «Ll» en español si eres de esa poca gente que conserva una pronunciación no yeísta. Justamente en el dialecto rioplatense el sonido es aún más diferente porque las letras «Y» y «Ll» suenan /ʃ, ʒ/ como alófonos.

Si es que me he planteado seriamente si el libro no sería una broma, hasta miré la última página varias veces por si ponía «Muajajaja. ¡Te he mentido todo este tiempo! Espero que ahora aprendas que los reclamos sobre aprender sin esfuerzo son un timo». Hubiera preferido creer que algo tan mal hecho sólo podía ser a propósito.

– ¿Qué tienes contra la transcripción fonética oficial inglesa, Campayo? Aquí usa una transcripción inventada por él alegando que es más fácil. Sin embargo, es un desastre porque transcribir fonéticamente palabras inglesas usando las letras del español no es posible dado que: 1) ni tenemos los mismos sonidos ni suenan igual las letras, y 2) el inglés tiene más sonidos que letras. El resultado es que dice que «there» se pronuncia «der» y se queda tan pancho. Realidad: la combinación «TH» en inglés tiene 2 sonidos: /ð, θ/. El primero no existe oficialmente en español y precisamente hay que aprender a diferenciarlo de la pronunciación de nuestra «D» para hablar bien.

Y a este respecto me gustaría añadir que, si quieres aprender inglés, es muy útil conocer la transcripción que emplean los diccionarios, porque así podrás consultarlos para saber cómo pronunciar las palabras sin escucharlas. Mejor invertir tu tiempo aprendiendo esa antes que la propuesta por este libro, sinceramente.

– Aún con su propio sistema hay palabras que transcribe mal. Por ejemplo: «walk» lo transcribe «wo:lk». Sin meterme en si está enseñando un acento británico o estadounidense (al ponerlo con «O» sería el primero, pero en la mayoría de casos su transcripción concuerda más con el segundo), en ambos esa «L» es muda. No suena NUNCA en ningún dialecto.

¿Entendéis ahora por qué dudo seriamente que quien ha escrito el libro sepa inglés?

2. Fuera del ejercicio de traducir frases los demás que propone no tienen sentido.

– Dice que para aprender pronunciación te graves y luego escuches tu propia voz, porque es más fácil de entender que una voz nativa con matices que no vas a pillar. Ejem. Campayo, esos “matices” ¡son los sonidos del inglés que NO has enseñado y para aprender a hablar se necesita reconocerlos y reproducirlos! Lo suyo es escuchar las palabras pronunciadas con acento nativo e imitarlas. Este ejercicio no sólo es absurdo, es contraproducente porque puede hacerte creer que sabes hablar cuando la realidad es que no y además estás cogiendo vicios de pronunciación que luego tendrás que pulir.

Sin título 1

Además, eso de en lugar de aprender los sonidos del inglés tratar de aproximarlos a los del español que más se le parecen es un error muy común y el culpable de que tras años estudiando no se sepa inglés. El estudio de los sonidos es vital porque el inglés tiene un montón de pares mínimos (palabras que sólo se diferencian en un sonido). El ejemplo clásico son «cortar» (cut → /kʌt/) y «gata» (cat → /kæt/). Se que me estoy poniendo muy pesada con el tema, pero es que como pretendáis saltaros esa parte NUNCA seréis capaces de hablar inglés. Hablaréis un espanglish que sólo entenderán otras personas que también hablen español. Sin contar que cuando alguien os hable en inglés no entenderéis prácticamente nada, pese a que de verlas escritas reconoceríais las palabras que está diciendo. Estoy harta de ver a gente llorando de frustración porque no puede distinguir palabras o mete la pata cada vez que intenta hablar inglés (buena suerte como quieras decir que lo que más te gusta de España es que tiene unas playas muy bonitas sin diferenciar los sonidos «I»).

– No se centra en las palabras que se parecen a las del español porque dice que al ser tan similares te acordarás y/o las reconocerás. MAL. En inglés hay muchas palabras que al verlas escritas adivinas el significado, pero al ser la pronunciación muy diferente no las identificas al oírlas. Ejemplo: ¿a que podéis deducir lo que significa «author»? No obstante, nadie que no se haya molestado en estudiarla la reconoce al escucharla porque la pronunciación es /ɔːθə/.

– Al tener que cumplir el plazo de 7 días, dice que no hay tiempo para refinamientos. Así pues, por ejemplo, dice que en lugar de «How can I get to the station?» puedes decir simplemente «To the station?». ¿No sería mejor aprender bien desde el principio aunque fueras más despacio que avanzar muy rápido y luego tener que volver atrás para pulir? El ejercicio de memorizar frases útiles está bien sólo si las memorizas adecuadamente.

– Y lo anterior es cuando enseña frases útiles, algunas son ridículas: «Una vez vi al perro de Tom correr y entrar en la casa de Rachel. Ella primero saltó, pero después permitió al perro entrar». ¿Para que querría nadie aprender eso? Es infinitamente más útil saber decir: «Hi, what’s up?» o «What’s the matter?»; o saber preguntar «Do you want to go to the (cualquier lugar)?» y responder «Yes, I want to» (comerse el «to» en esas frases es un error súper común).

3. Enseña fatal la gramática afirmando que no es importante y volverás sobre ella “cuando ya hayas aprendido inglés”. Claaaaro, sólo es el conjunto de reglas para poder hablar y escribir correctamente una lengua, ¿quién necesita conocerlas para aprender la lengua en cuestión? E insisto: mejor aprender despacio y bien que rápido y mal.

Lo anterior lo lleva a afirmar que en inglés se habla en infinitivo cual Tarzán (yo querer comer) menos por los verbos «to be» y «to have», que para hacer el pasado basta con poner «-ed» a los verbos, para las acciones en curso «-ing» y para el futuro usar «will». El condicional lo resume en que se hace añadiendo «if» o «would», así, sin explicar la diferencia, y pasa de todo lo demás porque según él “casi no se utiliza de todas formas”.

descarga

Vamos a ver, como dijo Jack el Destripador vayamos por partes:

– Es cierto que en inglés las conjugaciones son más simples que en español, pero eso no quiere decir que no se conjugue. Hay 12 tiempos verbales (sin contar el Going to) en voz activa. Si bien es cierto que algunos son más usados que otros es necesario saber cómo y para qué se utiliza cada uno. El Present simple, que es lo que Campayo llama “hablar como Tarzán”, no se puede usar para todo como te pinta el libro.

– Hay una lista bastante importante de verbos irregulares que no forman el pasado con «-ed», la mayoría de uso cotidiano.

– Todos los tiempos continuos usan «-ing» y se deben diferenciar. Y esta terminación, junto con la mencionada «-ed», también la usan adjetivos.

– Hay 4 tiempos en futuro y todos usan «will», así que como sólo cuentes con eso para distinguirlos te las vas a ver en figurillas. Además que el Future simple también puede usar «shall». Y está el Going to, que es muy usado.

Para poder decir que hablas inglés debes dominar: 1) en presente: el Present simple y el Present continuous, 2) en pasado: el Past simple y Past continuous, y 3) en futuro: el Going to y el Future simple. Y eso es el mínimo imprescindible para comunicarte, para decir que sabes el idioma debes familiarizarte con los demás más las formas en pasivo.

– Hay 4 condicionales “puros” más 1 “mixto”. Todos usan «if» y se forman con diferentes tiempos verbales, por lo que sabiendo estos los puedes diferenciar, pero claro, como Campayo pasa porque no son importantes…

Sentencia

Si quieres saber inglés debes dedícale tiempo y esfuerzo diarios. No hay fórmulas mágicas para aprender rápido y cualquiera que prometa lo contrario se está quedando contigo.

Sin título

PS: Necesito hablar de eso que menciona Campayo sobre que la mejor forma de aprender lenguas es “como se aprendió la materna”, ya que es una frase que he oído más veces y no significa lo que la mayoría cree. Suele entenderse como una forma de aprender sin esfuerzo (bingo como lo diga alguien que presuma de ver las series y películas en VOS y llame a eso estudiar idiomas), ya que la gente alega que en su propio idioma no ha tenido que estudiarse la gramática ni el vocabulario, sino que habla “de forma natural”. En cuanto reflexionas un poco te das cuenta de que no es cierto. En la infancia tenemos que aprender a vocalizar y repetimos miles de veces hasta que asimilamos los sonidos y las palabras; y las conjugaciones y estructuras oracionales las aprendemos también a fuerza de uso (¿quién no decía cosas como «rompido»?). Todo eso ES estudio práctico de gramática y vocabulario, amén de entrenamiento de oído y pronunciación. Teniendo en cuenta que se empieza a hablar más allá del balbuceo sobre los 2 años y se considera que ya se conversa perfectamente a los 5-6, está claro que el “aprendizaje natural” nos toma tiempo. Nuestra lengua la aprendemos con una inmersión 24/7 durante AÑOS. Sin contar que luego tenemos que aprender a leer y escribir y eso también nos lleva un par de años de escuela.

Decidme, ¿en qué se diferencia eso de practicar gramática y vocabulario cada día; además de entrenar la pronunciación y el oído? A parte de que en otra lengua lo haces todo a la vez en lugar de primero hablar y luego escribir, básicamente es lo mismo; la única diferencia es que con tu lengua materna el aprendizaje ha sido últra intensivo. Si puedes y quieres hacer una inmersión total en la que sólo te dediques a escuchar y practicar una lengua, seguro que en un par de años la dominas perfectamente sea cual sea. Aunque aún no he conocido a nadie con tiempo y/o ganas de hacer eso. Así que si crees que vas aprender inglés (o la lengua que sea) únicamente viendo series y películas en VOS ya puedes olvidarte. No, eso no cuenta como estudiar, eso sirve como ayuda y repaso. Y tampoco cuenta que te pases videojuegos en inglés. El esfuerzo y estudio no te los vas a poder saltar. Cuanto antes lo asumas mejor.

Reseña la Mecánica del Corazón (Mathias Malzieu)

Cuando quieres ser Tim Burton y acabas siendo un pervertido machista

Este libro fue muy famoso hace unos años y hasta le hicieron una película que al parecer dirigió el mismo escritor. Siguiendo con mi costumbre de leer tarde obras famosas porque el excesivo furor me agobia, finalmente me he animado porque tenía buena pinta. Jack es un chico al que se le congela el corazón por nacer en el día más frío del mundo y tienen que ponerle un reloj de cuco en sustitución. Como consecuencia debe seguir 3 reglas para sobrevivir (no toques las agujas, domina tu cólera y no te enamores), pero conoce a Acacia, una bailaora, y… bueno, ya os lo podéis imaginar.

Suena a realismo fantástico con ambientación gótica, porque resulta que su madre es una joven prostituta que lo abandona por no poder cuidarlo, y Madeleine, que lo atiende al nacer y adopta, es una especie de curandera con fama de bruja que se dedica a poner prótesis similares a la de Jack a gente que pierde partes del cuerpo. ¡Además la obra estaba mayoritariamente ambientada en Andalucía (mi tierra y una ambientación poco común), concretamente Granada! ¿Qué más necesitaba para ser una novela que enamorara? Respuesta: muchísimas cosas, entre ellas buena escritura, sentido y que el protagonista no sea un pervertido y un machista.

Un claro ejemplo de que con fama (el autor es un músico conocido en Francia) y publicidad se puede publicar y vender lo que sea. Un caso de presentación muy bonita, eso hay que reconocerlo porque las ilustraciones y la portada son preciosas, para un contenido nefasto. Es como un pastel decorado que en el escaparate luce fantástico, pero al morderlo tienes que escupir porque bajo la capa de crema está todo quemado y caducado.

tenor

El libro está objetivamente mal escrito. No se si es por la traducción, así que voy a ser buena y creer que este defecto (y sólo este) no es culpa del autor, pero el caso es que le falta una buena labor de revisión y corrección. Prácticamente en cada página hay oraciones con fallos de concordancia o que resultan extrañas. Ejemplos:

+ «Sonríe la malicia propia de una ladrona de bombones.»

Debería ser «sonríe CON la malicia de una ladrona de bombones». Tal como está puesto queda muy raro porque no está bien planteado el sujeto de la oración.

+ «Aunque me hubiera encantado hacerle ni que fuera un poquito de miedo, no me disgusto en absoluto que no haya visto a qué se parece mi corazón.»

Esta oración suena como si el autor la hubiera escrito directamente en español… teniendo en cuenta que es francés y no sabe usar con corrección y naturalidad el español.

También he encontrado dispersados por todo el libro otros errores tales como confundir palabras parecidas, fallos de puntuación y ausencia de alguna letra. Es tan recurrente que llega a fastidiar a lectura porque a veces que tienes que pararte a releer oraciones para entenderlas.

538Yo durante tooodo el libro.

Lo anterior es lo referente a la forma, por desgracia el contenido no es mejor y esto sí es culpa del autor (sin habérmelo pensado me ha salido un pareado).

Para empezar Malzieu ha pasado totalmente de documentarse y esforzarse (umm, ¿a quién me recuerda esto?). La historia sucede en el siglo XIX pero Jack, el protagonista, menciona el Tour de Francia, que no sólo es que se creara en 1903 sino que teniendo en cuenta que él es escocés ¿no había algo de la cultura escocesa para mencionar?; habla de Charles Bronson, que debutó en 1950; y hace metáforas sobre viajes en avión, cuando el primer intento de vuelo fue en 1903 y entonces aún era impensable que eso pudiera ser un medio de transporte. En otras palabras, el autor ha pasado de construir bien a su personaje porque eso habría supuesto informarse y esforzarse, poniendo un montón de anacronismos ilógicos. Jack no es quien dice ser. Ni de broma te crees que sea un chaval del siglo XIX. Eso es un ejemplo de pereza y mala escritura. Si tu personaje es alguien de otra época y lugar geográfico tendrás que meterte en su cabeza, no puedes usar los mismos pensamientos y comparaciones que tú usarías.

231

A lo anterior hay que sumarle que sabes dónde están les personajes porque te lo dicen, la acción sucede en una suerte de escenario genérico que siempre es igual. De Edimburgo al principio no se cuenta nada, luego Jack viaja por Europa y por último llega a Granada, en España, pero podría haber estado todo el tiempo en el mismo lugar dada la nula ambientación. Lo único que se dice es que ve la Alhambra de lejos, y ya. El autor no se molesta en mostrar costumbres, vestuario típico, clima o gastronomía; a pesar de que son muy diferentes en los lugares que menciona. Se nota que en lugar de trabajarse el libro ha mirado en Wikipedia 3 nombres de sitios y ya.

Por cierto, el estilo del libro oscila entre lo cursi e infantil y lo erótico, combinación extraña donde las haya y que funciona mal. Personalmente me resulta muy siniestro: «[S]in soltar el segundo engranaje con su mano derecha, vuelve sobre el primero con los dedos de la izquierda. Cuando me aprieta con los labios hasta los dientes, me produce un efecto a lo Hada Azul de Pinocho, pero más verdadero. Salvo que no es mi nariz lo que se alarga.»

giphy

Me gustaría poder decir que es una buena historia poco trabajada y pobremente escrita pero sería mentir.

La historia se supone que va sobre Jack y cómo su enamoramiento con Acacia, una bailaora, afecta a su vida, pero es mentira porque no hay amor. Hay obsesión y él es un acosador y un degenerado que deja a Cristian Grey como buena persona. Toda la historia resulta desagradable y enfermiza. Y no lo voy a decir, lo voy a demostrar:

+ Recordemos que vemos la historia desde su punto de vista, bueno, pues esto es lo que piensa el día de su nacimiento: «Madeleine es una mujer de formas redondeadas; […] podría fingir que tengo hambre con tal de poder mordisquearle los pechos.»

Dejando de lado que tiene conciencia cuando acaba de nacer, ¿en serio? ¡¿En serio han puesto a un RECIÉN NACIDO teniendo deseo sexual?! Es desagradable y perturbador. Freud estaría encantado.

+ Se supone que se enamora de Acacia en el momento en que la ve, cuando tanto él como ella tienen 10 años. Pues atención a esa escena: «Su larga y ondulada melena enmarca su rostro. Su nariz, perfectamente delineada, es tan diminuta que me pregunto cómo conseguirá respirar […]. Baila como un pajarillo en equilibrio sobre tacones de aguja, andamios femeninos. […] Alza la cabeza con porte altivo, como una bailaora de flamenco en miniatura. Sus pechos parecen un par de merengues tan bien cocidos que sería pecado no comérselos ahí mismo.»

No sólo es que no sea amor porque nunca llegan a hablar siguiera y que con esa edad no es nada creíble que conozcas al amor de tu vida, es que ¡está sexualizando a una niña de 10 años!

+ Mirad como describe su “amor” cuando ella se vuelve a España: «Algunas noches la pequeña cantante me visita en mis sueños. En la de hoy, mide dos centímetros, entra por el agujero de la cerradura de mi corazón y se sienta a horcajadas sobre la aguja de mis horas. Me mira con los ojos de una cierva elegante. Hasta dormido me impresiona. Luego empieza a lamerme suavemente la aguja de los minutos. Me siento agitado, de repente un mecanismo se pone en marcha, no estoy seguro de que se trate tan solo de mi corazón…»

No necesito decir de qué es esto metáfora, ¿verdad? Está diciendo veladamente que se pone burraco imaginando como, insisto, una niña de 10 años hace una felación.

Una de dos. O el autor está intentado caracterizar a Jack como un obseso sexual o está proyectando en su personaje sus propias fantasías sexuales, que tienen un claro tinte pedófilo. Ninguna alternativa es buena.

Desde que la conoce el resto de historia es sobre su obsesión enfermiza. Jack va a Andalucía a buscarla, conociendo por el camino a Méliès y a partir de ahí lo único que se ve en las pocas escenas construidas es lujuria y celos por parte de él. Si tuvieran comunicación ¿cómo es posible que un año después ella siga creyendo que el reloj del corazón es falso? Vale que lo creyera al principio pero ¿tras un año? Tal como lo cuentan lo único que han hecho es enrollarse o tener sexo. Otro caso de relación basada en el sexo que nos quieren decir que es muy profunda a base de repetirlo aunque nunca se muestre.

Lo que sí se muestra es que tanto Méliès como Jack son un par de capullos manipuladores y machistas:

+ «Intento recordar el curso de brujería rosa de Méliès. “Muéstrate tal como eres […] pero fingiendo que quieres ser su amigo. Interésate por ella, y no solamente por su trasero[…]”. [E]s cierto, pero ahora que lo he visto en movimiento, estoy hipnotizado […].»

Qué bonito dedicarse a engañarla con la típica bajeza de que sólo quiere ser amigo para cercarse, cuando en realidad lo que quiere es sexo.

+ «Tu Miss Acacia no funciona como las cantantes a las que yo he conocido, no es orgullosa. No se da del todo cuenta de su poder de seducción, cosa que forma parte, evidentemente, de su encanto. [N]o olvides que no se cree tan deseable como en realidad es. ¡Sírvete de eso!»

¿Hola par de manipulares rastreros aprovechando la ingenuidad y baja autoestima de una niña de 14 años para meterse en sus bragas? Sí, en ese momento ya tiene 14 y no 10, pero sigue siendo una niña.

+ «—¡Cómo domesticar a una centella, he ahí el manual que necesitaría! —le digo a Méliès.

—Un compendio de alquimia pura, querrás decir. ¡Ja, ja! Pero las centellas no se domestican, muchacho. ¿Te imaginarías a ti mismo tranquilamente apoltronado en tu casa con una centella enjaulada?»

Hablando de una mujer en términos de domesticación y bromeando con meterla en una jaula. Amor del bueno, damos y caballeras. Además, Jack la cosifica continuamente, comparándola con anima les o cosas, nunca la ve como una persona, la considera un premio a conquistar y mantener.

Sin título

Jack también es celoso, como buen acosador tóxico, y se siente mal viendo a Acacia bailar delante de otros hombres aunque sea su trabajo, además de no confiar en ella cuando le dice que lo quiere e él y no a Joe. Además, le miente y oculta cosas, pero luego le pide confianza total en él y se siente herido y ofendido si no la logra. DESTRIPE De hecho, si su relación termina mal es porque Jack tiene un ataque de celos en el que duda de ella, la insulta y se hace daño a sí mismo tocando su corazón para decir que es él quien está sufriendo. Típica táctica de maltratador culpabilizar a su víctima en lugar de asumir lo que ha hecho mal. FIN DESTRIPE

El único personaje con una construcción y desarrollo aceptables es Joe, el villano designado al que te dicen que odies, pero lo cierto es que resulta ser más noble que Jack. Está muy mal que le hiciera bulling a Jack en el colegio, el problema es que no lo ponen de malo por eso sino por ser el rival amoroso. Sin embargo, por lo que sabemos Joe trata a Acacia como a una persona y tienen comunicación: «—[N]ecesitaba consuelo, tras la crisis de celos que acabas de montarle… Y yo […] le hablé de cosas reales […]. Si quería instalarse en los alrededores, qué tipo de casa le gustaría tener, si pensaba tener hijos, todo eso, ¿comprendes?»

De echo, Joe hasta le pide perdón a Jack y explica sus motivos. Obvio no compensa lo que hizo, pero se muestra más razonable y humano que Jack, que tiene cero remordimientos: «—[…] Me has humillado y maltratado durante años. Un día, la situación terminó de manera sangrienta […]. [E]stamos en paz.

—Reconozco haberte hecho daño […]. Comprendí tu sufrimiento […] cuando me encontré sin un ojo. […] Tomé conciencia día tras día del mal que podía haberte hecho… No he venido para vengarme de ti […]. Si ella no me quiere, me iré. En caso contrario, serás tú quien tendrá que desaparecer. No te guardo ningún rencor, pero sigo enamorado de ella.

—[Y]o sí te guardo rencor.»

No os equivoquéis, no justifico a Joe ni es el bueno, es un personaje con más oscuros que claros. Y por desgracia también tiene momentos de posesividad tóxica con Acacia, pero es un hecho que ni la atosiga con sus celos ni se pasa el rato pidiendo una comprensión y confianza que no está dispuesto a devolver. Además evoluciona y tiene sentimientos contradictorios. Nada de eso se puede decir de Jack.

Y el final es la guinda del pastel de machismo y absurdidad.

⚠️⚠️⚠️

Voy a DESTRIPAR el final del libro, si realmente os importa porque os he dejado con ganas de leerlo (¡¿?!) saltaos estos párrafos.

Resulta que le echan la culpa de todo lo que sufre Jack a su madre adoptiva Madeleine, que termina siendo la mala en la sombra. ¿El corazón mecánico con sus 3 famosas reglas? Todo era mentira. Resulta que Madeleine era estéril y su sueño siempre fue ser madre, así que la hacen el tópico de la madre posesiva y castradora. Decidió dejarle a Jack el reloj en el pecho, cuando en realidad no le hacía falta al cabo de unos meses, porque así Jack dependería siempre de ella; dándole igual engañarlo con unas reglas que echarían por alto su vida, o que el reloj le producía molestias continuas y problemas como el insomnio al hacer ruido y no dejarlo descansar. La novela termina literalmente diciendo esto: que si Jack termina siendo un desgraciado que nunca se recupera de que Acacia lo dejara no es por ser un tóxico que arruinó el mismo su relación, sino porque su vida ha sido una mentira por culpa de Madeleine. Tócate un pié.

Fin de los DESTRIPES, podéis volver a leer tranquilamente.

😌😌😌

Por lo que respecta al realismo fantástico, en realidad no lo vemos por ningún lado. El único elemento es el corazón, el resto es normal, así que queda como un elemento disonante. Y tampoco se explota el ambiente tétrico para el que había tan buena base. A pesar de ser el hijo de una prostituta, que su madre adoptiva fuera considerada una bruja y de haber crecido conociendo a prostitutas y sus miserias, el tema no se toca en profundidad y se usa sólo para dar sordidez impostada mezclando a Jack con los estratos marginales.

Y para ser un libro de tan pocas páginas se hace pesado porque no deja de dar vueltas sobre lo mismo sin avanzar; en su primera parte sobre lo desgraciado que es Jack por ser diferente y las reglas de su corazón, y en su segunda parte en los celos que siente y sus inseguridades y obsesión en su relación con Acacia.

Sentencia

Absurdo, mal escrito y con un contenido horriasqueroso, yo ni me acercaría. Dicen que la película es mejor, pero cualquiera se fía.

Reseña Marked (P.C. y Kristin Cast)

Una de las mejores parodias involuntarias de la literatura juvenil que he visto

Esta novela tiene ya sus años, pero no me animaba a leerla porque es del momento en que sufríamos una saturación de copias de Crepúsculo y no me apetecían nada más historias de temática vampírica que incluyeran adolescentes con las hormonas desbocadas. ¿Me había precipitado en mi veredicto dejándome llevar por prejuicios? Sí y no. Este libro me ha generado sentimientos contrapuestos. La mejor forma que se me ocurre de describirlo es que es un libro-droga: es malo pero engancha. Me explico: es una novela llena de tópicos y desde la primera páginas sabes qué va a pasar. Tenemos a una adolescente normal, Zoey, que es marcada como futura vampiresa y tiene que ir a vivir a the House of Night, la versión vampírica de esos institutos estadounidenses que aparecen en las películas. En ese sitio la gente se vampiriza o literalmente muere en el intento. Pero no hay que preocuparse porque Zoey, obviamente, resulta ser especial y una elegida de la diosa vampírica Nyx, por lo que tiene poderes chulos que nadie más posee. Durante el libro se hace enemiga de la líder rubia de las animadoras The Dark Daughters and Sons, que son el grupo de gente guay del sitio, consigue un grupo de lamebotas amistades que la apoyarán incondicionalmente aunque la conozcan de 2 días, atraerá al chico guapo de turno y, en su tiempo libre, salvará el día al final del libro con sus increíbles poderes.

Impresionante, lo sé, para que luego digan que la originalidad ha muerto.

No obstante, lo interesante del libro es que tiene un tono diferente que hace que sea prácticamente una parodia del género juvenil vampírico. Sólo mirad las siguientes muestras:

Marcada

Ese estilo paródico y desenfadado logra que la historia de siempre tenga gracia y merezca la pena seguir leyendo. Lo malo es que tiene toda la pinta de que a las autoras les ha salido de chiripa, porque el libro no parece que pretenda ser una parodia.

No obstante, quiero destacar los siguientes puntos buenos:

– Lo relativo al vampirismo es original y merecía más atención. Resulta que todo el mundo sabe que son reales, siendo algo así como una comunidad minoritaria con su propia religión y costumbres; y la gente les tiene miedo por ser diferentes, pero a la vez les producen fascinación. Además, la transformación es aleatoria: cuando se llega a la pubertad hay gente que es marcada (les aparece un tatuaje en la frente que se les va extendiendo por el cuerpo según su poder, idea que me gusta, la verdad) y comienza a vampirizarse, proceso que dura unos años durante los cuales se educa e integra a esa gente en la comunidad. Y aunque se sugieren explicaciones mágicas y biológicas no se llega a saber por qué, simplemente se asume que es algo que sucede y ya.

Daba para reflexionas sobre la integración, el racismo y el miedo a lo diferente. Por desgracia no se tocan esos temas. Adiós buena idea desaprovechada, fue un placer saludarte desde lejos.

tenor

– El tono lúdico y tolerante que se muestra con la sexualidad y el deseo sexual. Aquí la gente reconoce abiertamente que tiene deseo sexual como algo normal. Es muy de agradecer, normalmente en las novelas juveniles (a menos que sean Young Adult pornoso que no tengan argumento más allá del porno barato) suele haber un mensaje conservador, especialmente hacia las mujeres, a las que se dice que no deben tener deseo y si tienen ha de ser sólo hacia un único hombre. Un ejemplo es cómo Zoey conoce al vampiro buenorro de turno: se encuentra por casualidad con que le están haciendo una felación y, más allá de escandalizarse, lo que hace es quedarse mirando como una pervertida porque se pone burraca. Esta escena sería impensable en una novela juvenil promedio. Y supongo que también es la única explicación de por qué el chico cae a los pies de Zoey la segunda vez que se ven, la primera es que estaba muy ocupado subiéndose los pantalones.

Oh, y Zoey es bi.

Vaaale. Ojalá. En realidad esto es producto de mala escritura en la que se dice algo sin querer al no tener en cuenta que se está en su cabeza y, por tanto, lo que están diciendo es lo que piensa Zoey. Pero teniendo en cuenta que mujer que ve Zoey, mujer en la que se fija en lo preciosa que es y en lo buenorra que está e insiste varias veces en cómo le gustan sus tetas… pues Zoey bi es mi canon mental y no me convencerán de lo contrario.

Hablemos del elenco. La mejor manera que se me ocurre de describir a Zoey es que es como la Tessa de After… si Tessa tuviera amor propio y una personalidad más allá de Hardin. Sí, es bastante irritante porque es una egoísta frívola e hipócrita que se dedica a criticar mentalmente a todo el mundo: por beber, por cómo viste, por tener deseo, por existir; cuando luego ella es igual. Pero increíblemente (lo triste es que, de nuevo, no creo que sea intencional) no resulta excesivamente odiosa y de alguna manera todo lo anterior le da una personalidad consistente. Una personalidad insoportable, pero que representa muy bien y de forma graciosa a una adolescente imbécil, que es lo que es. Ya os decía que tengo sentimientos contrapuestos con este libro. No me gusta Zoey como persona, pero reconozco que leer de ella es divertido. Sobre todo cuando el propio libro te recalca sin querer lo hipócrita y lerda que es, criticando su modo de ser aunque no fuera la intención.

Oh, y mini punto porque no es blanca, sino que tiene ascendencia cheroqui y se destaca que tiene la piel morena, el pelo liso y negro y rasgos indígenas. Lo malo es que lo pierde cuando se ve que en realidad el elemento indígena se usa como excusa para meter, a través de la abuela, el tópico racista de que las tribus indias están más en contacto con la naturaleza y dicen cosas misteriosas y pseudoprofundas como «el mundo tiene un equilibro y las personas lo arruinan». Idealizar a los pueblos indígenas como la encarnación del cliché de «buen/a salvaje» es una forma de racismo, porque realmente no te molestas en conocer y respetar sus costumbres, sino creas una imagen ficticia que luego se usa a conveniencia para vender entre gente blanca.

Y también se le intenta dar un pasado triste como trasfondo, pero se falla miserablemente porque se enfoca muy mal. Me explico: su problema es que tiene un padrastro ultraconservador y maltratador que ha anulado a su madre, pero esto se critica metiéndose con la gente creyente. MAL. No hay que ridiculizar ni insultar a nadie por sus creencias personales. Lo que hay que criticar de su padrastro es que es un fundamentalista de esos que si fuera musulmán ya le habrían disparado gritando terrorista y lo usarían para esparcir islamofobia poniéndolo como ejemplo de que la gente de esa religión es atrasada y machista, pero como es cristiano pues es un buen ciudadano, de esos que creen que hay que destruir el progreso científico porque es Satanás, que es aceptable atacar a quien no siga sus creencias y que las mujeres deben ser sumisas y sólo valen para servir a su marido. Creer en lo que te de la gana = OK. Imponer tus creencias y usarlas para justificar burradas = NOPE.

2q5u11

Del resto de personajes la verdad es que hay poco que decir. Erik es el típico tío bueno genérico que va de profundo porque le gustan la poesía y la literatura. Y el resto (Stevie, Damien, Shaunne y Erin) son lo que yo llamo «El cuarteto lamebotas». Sé que debería agradecer que la protagonista tenga amistades, pero no se hasta qué punto es esto cierto cuando en realidad la función de esta gente es revolotear alrededor de Zoey recordando lo maravillosa que es. Sus interacción son tal que:

—Cuenta con mi ábaco, Zoey. Eres tan guapa y poderosa. ¡Te admiro un montón!

—¿Te he dicho ya hoy lo genial que eres y lo bien que te queda esa ropa Zoey?

—¡Zoey, hay un charco en tu camino! ¿Quieres que me tire al suelo para que pases sobre mi y no tengas que molestarte en desviarte ni se te ensucien los zapatos?

¿Pero qué hacía esta gente antes de que Zoey apareciera, miraba fijamente una pared?

Mi favorita es Aphodite (la rubia malvada) porque al menos es honesta. Es una borde creída y egoísta, pero al menos es sincera y se demuestra que lo es. No como es resto, que son iguales y van de buena gente y la narración pretende que te caigan bien.

Y necesito rajar de Damien porque es el tópico del mejor amigo gay. Está ahí porque las autoras creen que por poner a un personaje no hétero ya cumplen la cuota y no les pueden decir que son homófobas. El problema es que es el típico chico afeminado y por eso está más cómodo con las chicas. Y ojo cuidao que no hay nada malo en que un chico sea así, todo el mundo puede ser como le de la gana independientemente de su género y orientación sexual; lo malo es decir que es así PORQUE es gay, en contraposición con los hombres hétero que sí son machotes. Eso es homofobia y fomentar la mentira de que los gais es que son afeminados porque son medio tías o algo. La orientación sexual NO determina la personalidad. Además, también es un tópico machista que implica que un hombre hétero no puede tener amigAs y uno homo no puede tener amigOs porque, aparentemente, son bestias en celo y quieren triscarse a todo el mundo del sexo que les atrae. Hombres del mundo, empezad a criticar en serio este tópico que os pinta como acosadores y/o violadores en potencia.

Por lo que respecta al argumento no hay nada que decir. Es un típico libro introductorio en el que pasa bien poco. Sólo hay algo de lo que quiero quejarme. ¿Las autoras son mormonas? Lo pregunto en serio. Es que se gastan una moralina tremenda con el alcohol. Personalmente no me gusta beber y creo que emborracharse es un peligro y no una forma aceptable de divertirse, pero es que aquí se trata a cualquiera que se tome 1 caña como hez humana y se dice que está destrozando su vida y que debería apuntarse a Alcohólicos Anónimos. Exagerado y molesto.

giphy

Sentencia

Una típica novela adolescente con todos los tópicos posibles, pero con un tono diferente e ideas de fondo que la hacen interesante. Si tienes un buen sentido del humor puede ser una lectura de evasión para pasar el rato.