¡Inocentes!

Sin título

Guardad el champán que no nos vamos a ningún sitio. Seguiremos dando la murga en este humilde blog hasta que nos hartemos o prohíban la libertad de expresión, una de dos. Vamos, que nos queda para rato.

Me encanta este día, ¿no es ideal para destruir ilusiones? Muajajaja. Pero, ¿alguien sabe el origen de esta fiesta? A los que digan que es en honor a los niños que asesino el malvadísimo rey Herodes tratando de encontrar Jesús, y que por eso a los pobres niños los han considerado mártires y todo eso les respondo… ¡inocentes!

Resulta que dicha matanza nunca ocurrió. Mateo, el evangelista, nos la ha colado y hemos caído de cabeza y con to’o la boca por delante. ¿No es curioso? Resulta que el día oficial de las inocentadas tiene su origen en una inocentada.

Herodes I el Grande es cierto que era un tipo que, digámoslo así, no desentonaría en Juego de Tronos. No sólo hizo asesinar a toda una familia rival para asegurarse de que no trataran de quitarle el poder, también se cargó a su suegro, sus dos cuñados, una de sus esposas y tres de sus hijos, por si acaso.

Sin título

Así que conociendo su historial no sería tan inverosímil que le diera por cepillarse a todos los niños menores de dos años, ¿verdad?. Sin embargo, pese a que un episodio tal como el asesinato en masa de infantes sería algo muy grave y notorio, no hay la más mínima referencia histórica a él. Algo doblemente extraño porque la vida y obra de Herodes está bastante bien documentada. Si realmente ocurrió, ¿cómo es posible que nadie se diera cuenta? ¿Los progenitores encontraron estupendo que se cargaran a sus hijos y no sólo no hicieron nada al respecto sino que se callaron como &$%&? ¿Todos los historiadores estaban de vacaciones justo en ese momento? Ni siquiera Flavio Josefo que, en su obra Las antigüedades de los judíos, relató detallamente la vida de Herodes dice ni mu. Sólo ese inmenso silencio ya es así como que muy sospechoso.

La única referencia es este suceso está en unos escuetos versículos del evangelio de san Mateo (2, 13-23):

«13 Y cuando hubieron partido, he aquí un ángel del Señor se le apareció en sueños a José, diciendo: Levántate, y toma al niño y a su madre, y huye a Egipto, y quédate allá hasta que yo te lo diga, porque acontecerá que Herodes buscará al niño para matarlo. (¡Qué precisos eran en ese tiempo los mensajes de Dios! Ya podía aplicarse más ahora, que parece que la única manifestación actual es salir en tostadas.)

14 Y él, despertando, tomó de noche el niño y a su madre, y se fue a Egipto; (Parece que, sabiendo la matanza que se acercaba, José y María no se molestaron en avisar a nadie para que también pudiera salvar a sus hijos. Que majos, ¿no?)

15 y estuvo allá hasta la muerte de Herodes, para que se cumpliese lo que el Señor declaró por medio del profeta, cuando dijo: De Egipto llamé a mi Hijo.

16 Herodes entonces, cuando se vio burlado por los magos, se enojó mucho, y mandó matar a todos los niños menores de dos años que había en Belén y en todos sus alrededores, conforme al tiempo que había averiguado de los magos.

17 Entonces se cumplió lo dicho por medio del profeta Jeremías, cuando dijo:

18 Voz fue oída en Ramá, grande lamentación, lloro y gemido; Raquel (¿y esta aparición estelar?) que llora por sus hijos, y no quiso ser consolada, porque perecieron.

19 Pero cuando hubo muerto Herodes, he aquí, un ángel del Señor se le apareció en sueños a José en Egipto,

20 diciendo: Levántate, y toma al niño y a su madre, y vete a la tierra de Israel, que ya han muerto los que procuraban la muerte del niño.

21 Entonces él se levantó, y tomó al niño y a su madre, y se fue a la tierra de Israel.

22 Pero cuando oyó que Arquelao reinaba en Judea en lugar de Herodes, su padre, temió ir allá; y advertido por revelación, en sueños, se fue a la región de Galilea. (Entonces, ¿la primera revelación era una broma de Dios, o es que el ángel estaba disconforme con su trabajo y no pasó bien en primer mensaje? Parece que ni del servicio de mensajería celestial te puedes fiar.)

23 Y vino y habitó en la ciudad que se llama Nazaret, para que se cumpliese lo que fue dicho por medio de los profetas, que había de ser llamado nazareno.» (Espera un momento, ¡¿Dios permitió que sucediera todo esto, porque bien que podría haberlo evitado si se supone que es omnipotente, sólo para que se cumplieran profecías!? Pues menos mal que Dios es amor y tal porque si no…)

¡Ya’ta! ¡Ese texto es la única fuente! Pero por si alguien sigue dudando, porque, claro, ante datos tan realistas y convincentes es difícil no dudar, resulta que ¡esos versículos se contradicen con lo que dicen los demás evangelistas! O más bien con lo que no dicen, ya que ninguno de los otros tres hace ni la más somera alusión a un hecho tan importante. ¿No deberían haberlo recogido? Digo yo que una masacre anunciada por ángeles y que probaba que Jesús era el elegido que cumplía antiguas profecía sería algo importante, ¿no?

Pero, ¿por qué iba Mateo a escribir los versículos anteriores entonces? Pues porque me temo que Mateo era el E. L. James del Nuevo Testamento: le iba eso de coger textos ajenos, cambiar los nombres y cuatro detalles y hacerlos pasar por propios. En concreto, la matanza de los inocentes se encuadra en el relato del nacimiento de Jesús y la visita de los reyes magos, que es sospechosamente parecida a la del dios indio Krishna (entre otros): este nació de una virgen, su nacimiento fue anunciado por una estrella, unos sabios fueron a ofrecerle valiosos presentes y escapó de la matanza que organizó un rey para eliminarlo y que no amenazara su trono.

Y esa no es la única vez que hace algo similar, los versículos de Mateo son conocidos por ser muy fantasiosos y forzar la historia de Jesús con tal de hacerla encajar en múltiples profecías que probaran que este era el Elegido.

Sin títuloDonde dice Krishna pongo Jesús, cambio un par de detallitos por aquí y por allá y… ¡Voila! Nadie se dará cuenta.

Así que como podéis ver, algunas lo hacen por amor al porno y otros por cumplir profecías, pero esto de plagiar obras ajenas es más viejo que la tos. Visto lo bien que funciona estoy pensando en pillarme yo también un libro famoso y tunearlo un poco. Seré rica. ¡Asquerosamente rica! Muajajaja.

Mmm, estoy divagando.

El caso es que cada vez que llegue el Día de los Inocentes y tengáis una broma en mente tratad de hacerlo tan bien como Mateo, que se la coló a tanta gente que consiguió que crearan una fiesta.

Anuncios

Despedida

El título lo dice todo: esto es el fin. Cerramos el blog. Finito. Kaput.

¿Por qué? Estamos cansadas de los insultos, amenazas, acosos y malos rollos que hemos recibido sobre todo por twitter y privados; también por comentarios, aunque reconocemos que en estos también tenemos a fieles seguidores, a los que estamos muy agradecidas. No es que esperáramos ser famosas con el enfoque que le hemos dado al blog, pero está claro que esto no es lo nuestro y si sólo vamos a despertar odio es mejor abandonar.

Dejaremos el blog abierto durante un mes más por si alguien quisiera algo de nosotras y luego lo borraremos para siempre y desapareceremos en la oscuridad.

Hasta siempre.

Sin título

No he elegido la imagen más adecuada, pero bueno, ponedle música triste y ya veréis como queda tope dramática.

La violencia y el género

El pasado 25 de noviembre tuvo lugar el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Un día en el que debería cundir la unanimidad en la condena y rechazo a esta lacra social.

1(Extraído de la página de Naciones Unidas )

Sin embargo, hay demasiados detractores y detractoras que, sin tener ni idea de qué va el tema, te preguntan a la defensiva y exageradamente ofendidos, al considerarse objeto de una injusticia: ¿y la violencia contra los hombres qué? ¿Eh?

Como su nombre indica (y me vais a perdonar la redundancia, pero aunque sea tan básico parece que se olvida), violencia de género es un tipo de violencia cuya motivación es el género. El género es una construcción sociocultural, en ningún caso natural, que otorga un rol a los hombres y otro rol a las mujeres. Es decir, se espera una actitud por parte de los hombres y otra actitud por parte de las mujeres. La estructura social patriarcal en la que nuestras sociedades están insertas favorece, en base a estos roles, a los hombres en detrimento de las mujeres. Su plasmación más directa es la legitimización y normalización de la relación hombre-mujer basada en la desigualdad, en la que ellos son los privilegiados y ellas las oprimidas.

Es éste el germen de la violencia de género. Una situación en la que el hombre se cree con el derecho de hacer X cosa por el hecho de serlo. Por tanto, la violencia de género es la que ejerce el hombre hacia la mujer, en la que aprovecha esa situación de ventaja y respaldo que le otorga la estructura social patriarcal.

Si hay casos de violencia de la mujer hacia el hombre, evidentemente, no quedan impunes. Ahora bien, de lo dicho se deduce que no sería violencia de género porque ni responde a las mismas causas ni existe un sistema social hembrista que privilegie a la mujer y tenga a los hombres oprimidos, facilitando y a veces hasta justificando esa agresión. Es decir, parte de un comportamiento individual pero no forma parte de ningún sistema.

Por hacer una analogía, afirmar que existe el hembrismo es tan ridículo como decir que existe la heterofobia. No hay ni ha habido un sistema social que potencie la discriminación contra los heterosexuales. Por lo que hablar de un problema de heterofobia sería ridículo.

2El sistema hembrista es tan real como este simpático unicornio

“No a la violencia machista, no; mejor no a todas las violencias”. Claro que estamos en contra de todas las violencias. Pero la clave está en que cada violencia tiene una causa.

La violencia contra las mujeres tiene causas muy específicas que hay que combatir de manera específica. Por ejemplo, no responde a las mismas causas que la violencia xenófoba, hacia los niños o hacia los animales. Por lo tanto, no hay soluciones generales para todas las violencias, sino que hay que atajarlas de manera pormenorizada, analizando las causas y buscando soluciones específicas.

No he visto nunca a nadie acusando a alguien que lucha contra el maltrato animal de no querer luchar contra la xenofobia, por ejemplo. Ni tampoco he visto que cuando se hacen manifestaciones específicamente contra el conflicto sirio salga gente intentando boicotearlas o quitarles importancia con el argumento: “¿Y todas las demás guerras del mundo? ¡No puedes centrarte solo en esa o significa que estás minusvalorando las demás!” ¿Por qué en el caso de la violencia machista sí sucede? ¿Por qué se sienten tan ofendidos y tan nerviosos?

3

Es como quien va al médico porque está enfermo. Con toda lógica, espera que ese médico le haga un diagnóstico y le recete la medicina adecuada para paliar la enfermedad, no que le dé un tratamiento general, pues las consecuencias serían obvias: probablemente llegaríamos al resultado desastroso de que no se recupere de su enfermedad por ser el médico un inepto incapaz de proporcionarle el tratamiento adecuado.

Pero es que hay más. Si metemos todas las violencias en el mismo saco no solamente no sería posible combatirla de manera adecuada sino que se produce un efecto de invisibilización, la violencia de género se perdería en un mar de violencias y no saldrían a la luz las causas reales del comportamiento. Es decir, pasaríamos por alto el problema gravísimo de machismo existente, no solamente en los casos más extremos de asesinatos y maltrato, sino del día a día.

Negar que exista violencia de género o afirmar que los hombres también la sufren, además de demostrar una ignorancia vergonzosa, significa negar que exista el machismo, negar que existan relaciones de desigualdad, negar que exista discriminación contra la mujer. Con este tipo de pensamiento, jamás se podría analizar la raíz del problema y poner en marcha los medios adecuados para acabar con ello.

4

Quien quiera especializarse en estudiar y luchar contra otros tipos de violencia ¡adelante y muchísimo ánimo! Pero para eso no hace falta menospreciar las demás luchas. Volviendo al ejemplo del médico, ningún profesional de la medicina sabe de absolutamente todas las enfermedades, lesiones y dolencias, se especializan en una concreta para combatirla mejor y dejan las otras para otros médicos. Si se les pidiera que supieran de todo probablemente sería imposible, en cambio, si hay varios grupos dedicados a conocer y combatir a fondo cada problema se garantiza que habrá cura para todos. Especializarse en traumatología no significa en ningún caso que no te importe o no quieras que se cure el cáncer. De la misma forma, especializarse en la violencia de género jamás supone que no se dé importancia o no se quiera que se luche contra otros tipos de violencia.

Si sólo buscas desprestigiar la lucha contra la violencia de género con excusas de que hay otras violencias o no es tan importante háztelo mirar, lo tuyo no es preocupación preferente por otros temas sino que tiene un nombre muy específico: misoginia.

Reseña Love Hina (Ken Akamatsu)

¿Qué love ni qué niño muerto? Fanservice Hina

Sí, voy a meterme con esta obra que tantos adoran y consideran el rey de los harem. Y sí, me ha parecido estúpida, aburrida, repetitiva y un largo etcétera; pero, como dijo Jack el Destripador, vayamos por partes y ensañémo…, quiero decir, reseñemos objetivamente.

El argumento puede resumirse en que un chaval quiere entrar en la Universidad de Tokyo porque de pequeño le prometió a una niña que estudiarían juntos ahí y luego se casarían. Al ser la única que lo ha mirado en su vida, se aferra a eso aunque no pueda recordar su cara ni su nombre (lo que hace la desesperación). Como es un inútil no consigue entrar, así que sus padres se hartan, le dan la patada y se tiene que ir a la posada Hinata, que se ha transformado en una residencia femenina. O sea, típica historia de un perdedor que, por razones más ilógicas que un talibán suicida con casco, termina rodeado de mujeres hermosas que se acabarán enamorando de él.

Sin título

 —peRRo EhZ Ke kUAhndO ZaLiò sHì HerA oRRiJinAL
— No, es de los primeros de esta temática que se han dado a conocer fuera de Japón, pero los harem existían desde muuucho antes.

Siempre digo que no es lo que se cuenta sino cómo se cuenta, aquí el problema es ese cómo. Alguien debería revisar el diccionario de Akamatsu por si han cambiado la definición de «gracioso» por «situaciones tópicas contadas de la manera más estúpida posible», y la de «interesante» por «repetitivo hasta la nausea», eso explicaría muchas cosas. Hay una delgada linea que separa el humor absurdo de lo absurdo a secas; Love Hina la supera por treinta pueblos hasta el punto de ser una sucesión de momentos ridículos, o comprometidos, o ridículamente comprometidos. ¿Ejemplos? el protagonista está paseando y, como que no quiere la cosa, le cae una furgoneta encima; o está hablando con una chica se tropieza y, casualmente, le baja las bragas. Cada vez que la historia amenazaba con ponerse mínimamente seria o emocionante el autor contraatacaba, y aunque algunas de las situaciones son divertidas las primeras cinco o seis veces, a las veinte o treinta como que habían perdido interés, ya a la cuatrocientos mejor me callo lo que pensé porque este blog es para todos los públicos.

El aliciente se supone es averiguar con quién se queda el protagonista, y digo se supone porque es tan predecible que hasta Sandro Rey lo adivinaría en el primer tomo. Y no, no después de leerlo, después de ver la portada.

Pasemos a fustiga… ejem, analizar a los personajes. Hoy tengo un montón de lapsus.

Keitarou Urashima, el mentado protagonista. Inútil para los deportes, más tonto que Abundio, con el atractivo de una nevera por detrás, tan torpe que parece que entrena y fracasado en todo lo que intenta. Nobita de Doraemon con diez años más para haceros una idea. Ve a las chicas desnudas o les mete mano constantemente. Pero ojo, no es que sea un pervertido sino que tiene la peor suerte del universo y, sin querer, acaba en situaciones eróticas. ¡Que desgraciado! Aunque tampoco es de extrañar que no quiera, la mayoría de dichas chicas son tan bestias que Rocky Balboa les duraba medio asalto. ¿Por suerte? Keitarou es inmortal. Da igual que le peguen, lo lancen por los aires o le ataquen con todas las armas existentes, siempre sobrevive y tenemos que seguir aguantándolo.

Sí, este manga parte de que es graciosísimo ver a chicas maltratando a chicos, asunto que se toma a cachondeo porque, ya sabéis, las mujeres son débiles. ¡Ni que estuvieran al mismo nivel que los hombres y también pudiera considerarse una agresión seria y despreciable!

Sin título

Naru Narusegawa. DESTRIPE La que acabará llevándose a Keitarou. Lo he puesto como destripe, pero si no os lo oléis desde el principio… espero que vuestro sueño no fuera ser detectives. FIN DESTRIPE Ostenta el título de «Hostiadora Principal» y su papel se resume en: pegar a Keitarou, pegar a Keitarou por hacer algo pervertido, pegar a Keitarou porque no lo quiere, pegar a Keitarou por mirar a otra chica en lugar de a ella, pegar a Keitarou sin ninguna razón y… ¿he mencionado pegar a Keitarou? Lo anterior me ha hecho desarrollar la teoría de que este en realidad es masoquista, la que más le gusta es la que más lo maltrata.

Sin título¡Oh, síii! ¡¡¡Dame más fuerte Naru!!!

Motoko Aoyama, la practicante de kendo calmada y seria (¡ja!). Como buena tsundere, se dedica a darle espadazos a Keitarou hasta en el carnet de conducir. Al principio porque lo odia o, en defecto de la anterior, por hacer algo pervertido. Luego, al percatarse de que le gusta ¡le da aún más espadazos para disimularlo!

Shinobu Maehara, la lolita llorona, tímida e inocente hasta lo exagerado. Es de las primeras en enamorarse de Keitarou, pero no es capaz de decírselo y se conforma con mirarlo y hacerse ilusiones mientras suena la música de una mala película adolescente. Se la pasa gimoteando por todo u escandalizándose cuando la gente habla de algo tan subido de tono como los besos. Debería meterse a monja de clausura de todas formas no notaríamos su ausencia.

DESTRIPE Kanako Urashima, la hermanastra de Keitarou e hija secreta de Mortadelo, tiene una habilidad para disfrazarse que ya quisiera Johnny Depp. Esta enamoradísima de Keitarou desde siempre, pero jamás se plantea decírselo cuando este está más solo que la una, sólo se declara cuando ya tiene a otra que le gusta para estar segura de que no la corresponda. FIN DESTRIPE

Kaolla Su, la extranjera del grupo y tan hiperactiva que parece que se inyecta cafeína en vena. Por supuesto, lo anterior es una excusa para que haga cosas indecentes «sin querer». Es que claro, ¿cómo va a saber la pobre muchacha que ponerle a alguien las bragas en la cara (sin quitárselas, por si os lo preguntabais) se puede malinterpretar? Si eso se hace en todas partes. ¡La culpa es de los japoneses por ser tan puritanos!

Mitsune Konno, apodada «Kitsune», que significa zorra (en el sentido de que es muy astuta y no en el que todos habéis pensado, ¡cochinos!). Es la tetona liberal, interesada y despreocupada a la que sólo le importa emborracharse y sacar tajada de cualquier situación. Lo mejor que se puede decir de ella es que tontea con Keitarou a propósito y no trata de hacerse la inocente y pudorosa, al contrario que las otras, que son una panda de falsas.

Mutsumi Otohime, torpe y tan enfermiza que no deberían dejarla salir de la UVI, por su bien y el de los que están a su alrededor. Es más gafe que Conan Edogawa y allá donde va provoca accidentes, naufragios y, lo que es peor, fanservice a mansalva. Keitarou pasa de ella aunque también sea de las pocas con las que no tiene que preocuparse por que le partan la cara cada treinta segundos. No obstante, casi que mejor, tanta incompetencia junta podría implosionar el universo.

Sentencia

Patético intento de comedia picante para menores con un anti héroe gafe e imbécil de protagonista.