Lo que no me gusta o me choca de Japón

Japón es un país maravilloso. Gente muy amable, comida riquísima, sitios preciosos y una cultura enormemente interesante.

Dicho todo esto, parece que es el país ideal para venirse a vivir y pasar aquí el resto de la vida, pero bajemos de la nube. Tiene inconvenientes. Cosas que chocan: pueden ser desde divertidas o curiosas hasta realmente molestas.

Un pequeño aviso antes de empezar: se trata de mi experiencia personal, de lo que he visto, sentido o vivido en estos casi 6 meses que llevo en Tokio. Por lo tanto, no se trata de una verdad universal e inmutable. Otra persona ha podido tener una experiencia diferente o haber visto las cosas de otro modo. Las opiniones pueden diferir, y mucho.

Precios altos

Por lo general, en Tokio los precios son elevados.

En cuanto a la comida, se me dispara el precio de la compra: aquí gasto casi el doble de lo que gastaba en España. No es que las cosas estén el doble de caras. Para nada. La mayoría de los precios son normales, pero otros no. Por ejemplo, la fruta y la verdura son muy caras por lo general. Los productos extranjeros también lo son. Además, las proporciones son pequeñas (por ejemplo, una caja de galletas con cuatro galletas, un envase de mortadela o jamón con cuatro lonchas o una bolsa de tomates con dos tomates, literal), por lo que tengo que ir a comprar más veces.

7Yo pagando la fruta

Los alquileres también son caros. Yo vivo en una residencia de estudiantes, en una habitación individual pequeña y con servicios comunes como cocina y ducha, y me sale por unos 650 euros al mes (tengo que decir sin embargo que la luz es infinitamente más barata que en España). Bien es cierto que estoy en el centro, pero aun así lo veo caro. Y no es de los alojamientos más caros. Calculo que está en la media.

El transporte igualmente es muy caro. Yo me siento una privilegiada por vivir al lado de la universidad y por tanto no lo tengo que coger diariamente. Sólo lo utilizo los fines de semana cuando quiero o tengo que ir a algún sitio, y aun así tengo que estar recargando las tarjetas de tren y metro frecuentemente. Así que me imagino que la gente que lo tiene que usar todos los días se deja una buena pasta.

 Si eres chica…

Es lo que más me molesta y lo que me hace tener impulsos de coger la maleta e irme para siempre. Luego me doy cuenta de que en España y en todos los países del mundo suele pasar también, en mayor o menor medida, y se me pasa. Es decir, esto no es una especificidad de Japón, pero creo que aquí se acentúa.

Me explico. Si eres chica y vas con un amigo de turismo (da igual que sea extranjero como tú o japonés) como es muchas veces mi caso, olvídate de que la gente se dirija a ti. Siempre se van a dirigir a él. Guías turísticos, camareros, conductores, vendedores de tickets, etc, siempre van a hablar con él. Vas a un restaurante y la cuenta se la dan a él. Incluso si eres tú la que pagas toda la cuenta, la vuelta se la siguen dando a él. Si eres chica y vas con un chico, tú no existes.

5

Otro tema es que a mí me ven como a un bicho raro por tener más de 25 años y seguir estudiando (y no haberme casado). Se creen que soy rica y por eso me lo puedo permitir (normal, aquí las tasas de la universidad están por las nubes). La edad “crítica” de las chicas para casarse es 25 años, a partir de ahí, en esta mentalidad, vas “para abajo”.

 ¿Hay alguien que sepa inglés?

Aquí en Japón muy poca gente sabe inglés. Ahora bien, quien lo habla lo habla muy bien. Al principio, cuando tenía que entablar conversación y preguntarle algo a alguien siempre preguntaba primero si hablaba inglés. Si te dicen “un poco”, olvidaos: es que no saben. Lo digo porque yo me lo tomaba al pie de la letra y hablaba el inglés más simple que podía para que me entendieran y no comprendían nada. Supongo que es otra de las cosas de este país: no te hablan claro. Creo que lo hacen porque les da reparo decirte que no tajantemente y porque quizás les da vergüenza no poder ayudarte.

Como decía, hay gente que sí lo habla. En la universidad, en los centros turísticos, en los aeropuertos… En esos sitios, al menos yo, no he tenido ningún problema.

Otra cosa que suele pasar es que, para ellos, tú eres siempre la extranjera y como tal dan por hecho que no tienes ni idea de japonés y que sabes inglés. Evidentemente me resulta infinitamente más fácil hablar en inglés, y en cierto modo se agradece que hagan el intento de hablarte en inglés pero… ¡quiero que me hablen en japonés para practicar!

2

Frialdad

Son un encanto, sí. Pero son muy fríos. Y esto no lo veo como algo malo. Simplemente me choca.

Olvidaos de los dos besos cuando te encuentras o presentan a alguien (cosa que me parece GENIAL, ¿por qué voy a tener que darle dos besos a un desconocido?), pero es que a los japoneses incluso les da vergüenza dar la mano a modo de saludo. Recuerdo una vez que me presentaron a alguien y extendí la mano y la chica me dio la mano, pero riéndose, y todos los que estaban alrededor también (esta guiri dando la mano… ¡qué ocurrencias tiene!). Otras veces la he dado y no ha pasado, pero es evidente que no es lo más normal darla. Lo más normal es una pequeña inclinación de cabeza o una reverencia y punto.

Evitan el contacto físico a toda costa (excepto en el metro a hora punta, ahí tienes todo el contacto físico que quieras). Ni una palmadita en señal de amistad ni nada. Percibo que si lo hacen es porque realmente te consideran tu amiga. Recuerdo que una de mis amigas me puso la mano en el hombro durante unos segundos y yo estaba como: AHHHHHHHH, CONTACTO HUMANO. Me emocioné y todo, oye. Y eso que yo soy muy fría también para estas cosas, pero creo que no llego a este punto.

Tampoco verás a much@s chicas y chicos comiéndose los morros por la calle. No, no. Después de llevar unos meses en Japón, vi a un chico y una chica simplemente abrazándose y yo pensé: ¡qué porno, recemos 100 padrenuestros!

Por ejemplo, me chocaba mucho que mi amiga japonesa no le dijera absolutamente nada a su novio cuando se encontraban. No digo que se metan un morreo, pero no sé, un abrazo, un “hola, cómo estás”, una palmadita en la espalda, no sé, ALGO. Además, se trataban de “-san” (un sufijo honorífico de respeto, que marca distancia). De hecho, yo llegué a pensar que quizás me había confundido y que no era ese chico su novio. Pero sí que lo es, según me han contado ella y él por separado, si no no me entero.

Nadie protesta… ¿Tienen sangre en las venas?

En general, son gente muy ¿conformista?, ¿alienada? , ¿”anestesiada”? Que no digo que en España no haya gente así. Por supuesto que la hay. Demasiada. Pero en Japón parece que el número es muchísimo mayor, lo que es terrible. Por ejemplo, aquí no hay grandes manifestaciones como las que conocemos en Occidente. Una manifestación que en España se consideraría un fracaso por el bajo número de manifestantes, aquí se consideraría un éxito con el mismo número de personas. No hay tanto activismo como el que podemos encontrar en Europa.

Sin embargo, tuve la grandísima suerte de dar con un pequeño grupo de chicas y chicos idealistas que hacían actividades contra la discriminación en general y me uní a ellos. Es genial estar con gente de mentalidad mucho más avanzada que el resto de sus compatriotas y puedo asegurar que es una de las experiencias más bonitas que he tenido hasta el momento: que unos chicos y chicas de la otra punta del planeta tengan las mismas inquietudes que tú. Y digo que tuve esa suerte porque aquí en Japón no es muy común ese tipo de cosas.

¡Las calles no tienen nombre!

Esto hace que sea facilísimo perderse y te eches unas risas. En las zonas más turísticas hay mapas por las aceras, pero en las que no lo son la podemos liar parda en cuestión de segundos.

¿Que cómo se localizan aquí las cosas? Bueno, se supone que por el nombre del barrio y por el número de edificio. Cada edificio tiene asignado una serie de números, en los que indica el número de barrio, la manzana, etc, pero aseguro que saber eso no sirve de mucho. Hay que recurrir a San Google para que nos indique dónde demonios está un sitio.

Otra amiga japonesa que vivió en España me contaba lo fácil que era localizar alguna ubicación con el nombre de las calles. Pues claro, chiquilla.

3Yo por la calle, sin datos en el móvil

¿Por qué va tanta gente con mascarilla?

Era algo que me llamaba mucho la atención al principio. En la calle, en las tiendas, en clase… mucha gente lleva mascarilla. La razón es consideración hacia el resto de la gente: si están enfermos, no quieren contagiar. Pero también puede ser posible la otra cara de la moneda: no quieren ser contagiados.

Se puede fumar en los restaurantes

Cierto y verdad es que en España llevamos relativamente pocos años con la llamada ley antitabaco, pero al menos yo me he acostumbrado muy pronto a ir a un restaurante y que no me estén echando el humo. Pues bien, esto en Japón puede hacerse. Como no fumadora, me molesta muchísimo. Sin embargo, no puedes ir por la calle fumando. Existen zonas específicas para hacerlo.

 

A modo de conclusión, os diré que muchas veces me han preguntado si me quedaría a vivir en Japón. La verdad es que no. No por los puntos que he puesto en esta entrada, que en realidad la mayoría son nimiedades. Son motivos de más peso como las condiciones laborales y derechos sociales en general, una mentalidad demasiado conservadora que choca con mi manera de pensar y vivir (y viviendo en Europa, por ejemplo, me sentiría más cómoda) y porque aquí, a pesar de la amabilidad de esta gente, siempre me sentiré la extranjera, la extravagante, la exótica.

1El váter no me habla. ¡Qué decepción!

Por último, me gustaría decir que estoy cansada de leer a gente que no ha pisado Japón decir que España es una mierda y que Japón es genial (me imagino que su idea mental de Japón es la que se refleja en el manga y el anime). Y no es cierto. España tiene sus ventajas y sus inconvenientes y Japón tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Pero ningún país es mejor o peor que otro. Hay que tener en cuenta que no es oro todo lo que reluce.

Anuncios

8 thoughts on “Lo que no me gusta o me choca de Japón

  1. A mí me gustaría visitar Japón, e incluso vivir por un período pequeño de tiempo (estuve estudiando japones en 2º carrera para pedirme una beca, pero al final lo tuve que dejar porque no me lo podía permitir), pero para siempre… No. Japón es un país muy machista y suficiente tengo con lo que hay aquí como para mudarme a otro sitio donde lo sean más. Pa’ un rato bien, pero ya está.

    Me gusta

    • Muchísimo te tiene que gustar Japón para quedarte para siempre, y hay gente que lo hace y me parece genial. A mí me gusta mucho pero no llego a tanto. Después de haber tenido esta experiencia, no me veo viviendo aquí. Creo que en Europa estaré mejor.

      Yo recomendaría a la gente que primero vinieran a Japón un tiempo para una primera toma de contacto y luego decidieran, porque a lo mejor tienen la idea preconcebida de que todo aquí es maravilloso y la torta con la realidad puede ser muy grande.

      Me gusta

  2. Tienes que hacer mas entradas de estas, sobre todo para hablar del machismo y la cultura de la violación que hay en Japón, que es algo que se pasa mucho por alto (he oído que incluso las leyes discriminan a la mujer casada que sigue trabajando pagando menos porque se supone que su marido la va a mantener ¿es verdad?). Mucho otaku hay que se cree que Japón es como el anime y que por saber comer con palillos y dejar los zapatos en la puerta se va a adaptar, cuando es una cultura y mentalidad muy diferente.

    Me gusta

    • Es que si España es un país machista (como todos los países del mundo), Japón lo es aun más. En eso concretamente les llevamos años de ventaja o incluso décadas, sobre todo en el plano puramente legislativo.
      Yo también he oído que cuando la mujer se casa le bajan el sueldo, y realmente no sé si será verdad pero no me extrañaría. Investigaré. De lo que sí tengo datos es de la brecha salarial: las mujeres cobran en Japón un 28,7% menos que los hombres (en España un 11,8 % menos). Es escandaloso.

      Hay gente que tiene demasiado idealizado Japón. A mí me parece un país genial, me encanta y volveré de visita seguro, pero tiene unos inconvenientes que hacen que ni me plantee quedarme. Al final no me compensa. Como experiencia es inmejorable pero tengo claro que este no es mi sitio.

      Me gusta

  3. ¡Me encantan este tipo de entradas, son super curiosas! Lo de ir con un hombre ya me había fijado en España y es algo que me hizo gracia en el mal sentido cuando me percaté pero en fin, la verdad es que no me sorprende que ocurra lo mismo en Japón. ¡Lo de las calles lo sabía! Seguro que yo me perdería para siempe y jamás encontraría una forma de regresar a mi hotel o mi residencia, qué horror, con lo apañados que son cómo no se les habrá ocurrido un mejor sistema para las calles… También sabía que hablaban mal inglés (aunque teniendo en cuenta que en España tampoco lo hacemos, lo que se dice, bien, no voy a culparlos) pero lo que comentas de que quizás les dé reparo decirte que no es… no sé, ¿encantador? También era consciente de la frialdad pero hasta que no lo has comentado no he pensado en lo mucho que se debe echar en falta un abrazo. Me pregunto qué cara pondrían si vieran cómo nos achuchamos por aquí algunos amigos (?)

    Lo de las protestas no me termina de sorprender. No son el único país en ese estado pero cuando lo comparas con nuestras huelgas pues, la verdad, me parece preocupante D: También me parece curioso el tema de que se pueda fumar en los restaurantes pero no en la calle, ¿cómo es eso?

    De lo de la barrera con los extanjeros me lo había imaginado por el tipo de sociedad que tienen pero reconozco que esperaba que fuera más suave…

    Tengo curiosidad: ¿te preguntan de dónde vienes y se interesan por España? ¿Chirrían mucho tus costumbres con las de ellos? Ah, había escuchado que en el metro todo el mundo va callado, ¿es cierto? Ah, y siempre he tenido curiosidad por algo en particular: el tamaño de las casas. En las series siempre se quejaban de casas pequeñas a pesar de tener jardín y dos pisos (?) No sé cómo estará organizado eso y me imagino que mucha gente vivirá en pisos, pero de verdad que me muero de curiosidad.

    ¡Perdón por la avalancha de preguntas!

    Un saludo y gracias por la entrada~

    Atte. Rika

    Me gusta

    • ¡Me alegro de que te guste!

      Lo del machismo no es específico de Japón, está claro. Pero aquí se siente aún más.

      Ay, las calles. Tengo un pequeño trauma. Me perdí el primer día y lo pasé fatal. A veces lo que he hecho ha sido ir a la primera boca de metro que he visto y desde allí orientarme. Otra opción es preguntarle a la gente, el problema es que tiene que ser en japonés. Y una tercera podría ser coger un taxi, pero ahí te clavan XD

      Lo del inglés… Son muy monos porque siempre intentan ayudarte con las pocas palabras que saben o incluso se molestan en mirar en el móvil para saber cómo decir una palabra. A mí me da mucha cosa.

      En lo que a afectividad se refiere hay un choque cultural muy grande. Si vieran cómo nos saludamos en España o en otros países fliparían. Reconozco que yo no soy especialmente afectuosa ni nada pero echo de menos el calor humano sobre todo si ya tienes una amistad con alguien.

      En las calles hay zonas para fumadores con ceniceros y a veces con algún banco para sentarte, pero no puedes ir andando y fumando por la calle. Ahora, te metes en un restaurante y puedes fumar sin ningún problema. Aunque me han comentado que hay algunos que tienen zonas para fumadores… Pero, bueno, el caso es que se puede fumar.

      La verdad es que sí que se interesan mucho cuando he dicho que soy de España. “¿De España? ¡¡Qué guay!!” ¿Cuántas veces me habrán dicho eso? Te empiezan a preguntar cosas de todo tipo. Te sientes un poco estrella y todo xD.

      Hay cosas concretas que sí chirrían. Por ejemplo, lo que comentaba del tema de la frialdad, pero en general la gente con la que me relaciono diariamente es muy joven y ha viajado, tiene la mente abierta y te das cuenta de que las pequeñas diferencias al final no importan.

      Aquí en Tokio, en la parte que se puede considerar más céntrica hay un problema de espacio, lo que me imagino que tiene que ver con el precio tan alto de las casas o alquileres. En la zona donde vivo hay sobre todo bloques de pisos. Hay alguna casa, con su pequeño jardín y dos plantas, pero realmente son muy pequeñas, y algunas están muy pegadas a la casa del vecino. No sé si más a las afueras hay casas más grandes pero me imagino que sí, y los precios serán mucho más bajos, eso seguro.

      Nada. Todas las dudas que tengas ya sabes, intentaré aclararlas en base a mi humilde experiencia 😉

      Un saludo, Rika. Y gracias de nuevo por comentar!

      Me gusta

  4. Me ha encantado tu entrada.

    Lo cierto es que a mí, siendo más “joven” (tampoco es que sea una veterana de guerra xD) tenía esa curiosidad por ir a Japón, pero como todo país, hay dos caras y a Occidente por lo general siempre ha llegado solo una; esa Japón colorida, “otaku”, maravillosa, tradicional y todo eso.

    Sé (un poco) de lo que hablo porque yo ahora mismo estoy cruzando el mar del Japón y un poco más pabajo; estoy en China. Ya en su momento viví en Pekín y ahora en el centro, entre pandas y chili. Es curioso que a China le pase algo al contrario que a Japón; cuando a muchos Japón le parece eso, colorida, tradicional a la par que moderna y en general, maravillosa, China parece ofrecer siempre una cara más gris, contaminada, peligrosa y extraña.

    Es curioso porque por ejemplo, lo que dices tú de la comida o el alojamiento: lo que pagas al mes es solo 100 euros más caro de lo que he pagado yo por UN SEMESTRE (Aunque lo tuve que pagar del tirón, pero oye, habitación para mí sola con baño, internet, luz y agua caliente). La comida mucho más barata, el transporte igual de barato, y recuerdo que en comparación con España seguía siendo barato incluso cuando vivía en Pekín (a no ser que fueras a un restaurante caro que como para todos, es menos rentable).

    Tampoco me voy a poner a comparar cada cosa que has comentado en tu post con lo que estoy viviendo/vivo aquí, porque es tu blog y para eso está, no para que venga yo plan abuelo Simpson a contar batallas xD

    Creo que lo que más me ha gustado es que puedas hablar de la experiencia. Es terriblemente fácil decir “Japón tiene X de malo” o “China tiene X de malo” o “Chupilandia tiene X de malo” cuando no se ha visitado y mucho menos vivido allí; puedes usar esos datos de referencia, pero la experiencia sigue siendo la mejor información.

    Un artículo genial, le echaré otro buen ojo al blog 😀

    Alex

    Me gusta

    • Jajaja ¡gracias!

      Interesantísimo lo que cuentas. Eres libre de contar todas las batallas a lo abuelo Simpson que quieras XD. Me encanta aprender y más si es de un país que personalmente me llama muchísimo la atención como China. Ojalá tuviera la oportunidad de vivir un tiempo allí o al menos visitarlo.

      Yo también he percibido que se tiene el concepto de que Japón es lo “guay” y China se lleva la parte negativa. Vamos, que Japón tiene muy buena fama: moderno, avanzado, rico y muchos halagos más, y China parece justo la otra cara de la moneda. Injusticia a base de estereotipos, sin duda.

      Hay gente, incluso japoneses, que me ha preguntado por qué Japón y no China (porque me ofrecían becas también para China). En mi caso, tengo que confesar que prefería Japón porque mi afición desde peque al anime/manga me llevó a interesarme por la cultura del país y por la lengua. Así que con los años me fui empapando de todo y el siguiente paso era, cómo no, vivirlo yo misma. Aunque evidentemente con los años se va siendo consciente de que no es como se pinta en el anime, era como cumplir un sueño que tengo desde niña.

      Como muy bien dices y estoy totalmente de acuerdo, no puedes realmente hablar mal o bien de un país sin haber vivido allí. Yo diría que ni siquiera te sirve el haber estado de turismo, sino que hay que saber lo que es el día a día, sumergirte de pleno en la cultura, relacionarte con gente nativa, adaptarte a sus costumbres y no simplemente yendo todo el día con amigotes viendo cosas bonitas. Es ahí cuando aprendes de verdad lo que es la esencia de un país.

      Un saludo. ¡Muchas gracias por comentar!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s