Reseña Moe Kare (Go Ikeyamada)

De nuevo hago una reseña de un manga shoujo con la sensación de que me repito más que el ajo. Y, sinceramente, estoy cansada de lo mismo. Siempre veo los mismos, o casi los mismos defectos en este tipo de manga: romantización de situaciones odiosas. En esta ocasión en especial se produce una romantización del acoso, la agresión sexual, los celos, la posesión de la pareja y la idea de que el sueño de cualquier chica es tener novio. Lo más grave del asunto es que estos mangas van dirigidos, de nuevo, a gente adolescente. Menudas enseñanzas.

Antes que nada, aviso que es una reseña llena de SPOILERS y mala leche. Si eres fan de esta mangaka o quieres leer el manga dale ahora a esa X roja tan mona del lado superior derecho de tu pantalla o luego no te quejes.

1

Voy con el argumento. Una chica llamada Hikaru Wakamiya tiene un sueño: encontrar a un chico como los galanes de los mangas shoujo que tanto lee y tanto le gustan. Sueña con un chico que cuide de ella y la proteja, porque parece que es tan inútil que eso no lo puede hacer por sí misma.

La primera “gracieta” llegará pronto cuando un chico, Arata Ichikawa, la defiende de unos matones que intentaban abusar de ella y él toma la recompensa por su cuenta: darle un morreo (con lengua, babas y todo) a la chica sin su consentimiento. La escena está planteada de manera que parece una situación divertidísima.

Luego aparece otro chico, Takara Honda, que es clavadito a Arata (y que luego se descubre que es su hermano) pero que en principio tiene una personalidad diferente: éste se asemeja más al típico chico perfecto de un manga shoujo y, claro, nuestra protagonista cae profundamente enamorada.

La historia es ese triángulo amoroso entre estos tres imbéciles y nos deja el típico: uyyy, qué emocionante. ¿Con quién se quedará? ¡Ay, no puedo ni dormir nada más que de pensarlo!

Voy a hacer algún repaso del comportamiento de estos dos caballeros andantes para que os hagáis una idea de su atractivo, ilustrándolo con escenas concretas DIVERTIDÍSIMAS:

Arata Ichikawa, cuando comentaba antes que besa a la chica sin su consentimiento, dice algo para que la escena quede aún más graciosa: “Quería liarme contigo pero no tienes un buen culo ni tetas grandes” JAJAJAJAJAJA qué gracioso, me parto. Y entonces es cuando Hikaru se “indigna” y lo llama “el príncipe pervertido” JAJAJAJA. A partir de ahí, el chico la besa sin su consentimiento continuamente, la estampa contra el suelo, se la lleva a rastras donde quiere, levanta la falda a todas las chicas… JAJAJAJAJA Ay, qué pillín JAJAJAJA. Qué gracia, qué chispa JAJAJAJA. Pues eso, que esta joyita de muchacho, prepotente y violento, trata a las tías como si fueran una mierda. Pero, oye, que eso queda sumamente adorable JAJAJAJA.

2

¡Khe gRasiOSosos y RomÀnticHoZ sHOn el HacohSo y lAs haGresioNes SepsuaLEs! XDDD ¡MhE paRtHo!

La cosa no se queda ahí. Una de las escenas que más nauseas me dio fue cuando, en una de las ocasiones que besa a Hikaru, se la lleva a la fuerza diciéndole que no dejará que se vaya y que no permitirá que le hable a otros chicos (y qué graciosa queda la viñeta con la chica gritando como una histérica porque se la lleva a rastras de la camiseta JAJAJAJAJA) Ayyy, qué mono, todo celosillo JAJAJAJA.

Y es que en esa ocasión el chaval estaba aprovechando que ella está borracha para llevársela a su casa con la intención de violarla. Dice, literalmente: “no dejaré que Takara se quede contigo y me da igual si te hiero haciendo esto”. TELA ROMÁNTICO. Cuando la tiene desnuda en la cama y se cansa de manosearla piensa: “¿Qué me pasa? ¿Por qué que no puedo seguir?”, para y la deja por fin tranquila. Ohhhhhhhh. QUÉ DETALLAZO. QUÉ TÍO MÁS MAJO. Por la mañana Hikaru se sorprende y se siente feliz porque LA HA CUIDADO CUANDO ESTABA BORRACHA y le está muy agradecida.

Por otra parte, a Hikaru le da miedo contarle a Arata que está saliendo con Takara. Cuando se entera, el chico se cabrea y le dice que debería haberla violado aquella noche. O en sus dulces palabras: “si lo hubiera sabido, habría tenido sexo contigo aquella noche aunque no quisieras y hubieras gritado”, dice mientras la tiene estampada contra el suelo y le da un morreo forzándola. Pero la escena queda preciosa cuando el chico le dice que lo ha hecho porque la quiere. OHHHHHHHHH, POR FAVOR, QUÉ TIERNO TODO.

Cuando Arata se declara a Hikaru, ésta lo rechaza y él le dice que “me da igual que me hayas rechazado, dame un mes y voy a hacer que te enamores de mí”. Traducción machirulo acosador-español: “Me paso por la punta del cipote tu voluntad y sentimientos. He decidido unilateralmente que quiero que seas mía y voy a seguir acosándote hasta que te consiga.”

El pobre chaval está confuso porque no entiende cómo le puede gustar una chica “estúpida y plana”. Y le da igual que esté saliendo con el otro chico, él va a seguir molestándoles porque está “enamorado”.

tumblr_mn9ntqvXFt1spi4duo1_500

Dios, dame un arma y dinero para la fianza que esto con paciencia no se arregla.

Vamos con el otro chico, Takara Honda, que es también un imbécil pero al lado de Arata parece un ángel celestial.

Como decía al principio, Hikaru se enamora de este apuesto muchacho, el típico “chico shoujo” perfecto. Tanto es así que la chica se esfuerza por entrar en el mismo instituto que él y gracias a que él le ayuda lo consigue. Aquí vemos otro estereotipo machista que se repite: él es muy inteligente y ella es una lerda. Ahora bien, cuando empieza a salir con Hikaru demuestra que es celoso y posesivo (como Arata pero sin llegar al acoso sexual, lo que es un DETALLAZO y eso por lo visto le hace ser un nice guy).

Protagoniza escenas y situaciones llenas de sinsentidos patéticos que te sacan de quicio. Por ejemplo, Takara y Hikaru quedan para pasar la noche de navidad juntos, pero en ese mismo día Ami, una chica que está enamorada de Takara y cuya función en la serie es echar mierdas sobre la pareja, es atropellada por un coche al salvarlo y sale muy mal herida. ¿Qué se hace esta mente privilegiada en esta situación? Romper con Hikaru para estar con la otra muchacha porque se siente culpable. Claro que sí, chaval. Seguro que al estar con Ami por pena la hará sentir mucho mejor. Y deja a la pobre Hikaru hecha polvo. Supongo que la autora quería hacer que rompieran pero sin estropear la “perfección” del chico, y le ha quedado una situación bastante ridícula y absurda.

giphy

Pasa el tiempo, Ami se recupera, y Takara quiere volver con Hikaru a pesar de que fue él el que la dejó de mala manera. Pues mira, porque sí, porque lo importante son sus sentimientos. Le da igual que Hikaru ya lo esté superando. Y para ello nada mejor que aprovechar que está dormida en la enfermería para besarla sin su consentimiento. Sí, otro igual. Después de conseguir que ella vuelva a su lado, deja a la otra chica.

Como vemos, es un enfrentamiento entre estos dos machotes, que se podría resumir en uno diciendo “Te la voy a quitar”, y el otro: “No te permitiré que me la quites” (frases que dicen en innumerables ocasiones durante todo el manga). Como quien le quita la cartera a alguien. Ella parece que no tiene nada que decir. Al final acuerdan que quien gane un combate de karate se la queda. Dos machos luchando por su trofeo: la chica. Ella, la muy idiota, encantadísima y feliz.

En conclusión, y yendo exclusivamente a lo más grave, las violaciones y acoso sexual se banalizan. Y no sólo eso, sino que todo está planteado de manera que esas escenas pretenden hacer gracia. Es decir, no trata de un drama en el que la chica sufre por todos estos atropellos. No, no. Ella responde a esos abusos de manera “graciosa” y el mensaje que se da es que el chico lo hace porque la quiere.

5

Al final me quedé pensando, ¿con cuál de estos dos merluzos es mejor que se quede? Y la respuesta es que no hay escapatoria, el único final posible feliz sería que los mandara a los dos a la mierda. Pero, desgraciadamente, sí se queda con uno. Con el peor. Toma ya.

Reseña y Crítica Feminista a Vida y Muerte: Crepúsculo Reimaginado (Stephenie Meyer)

Demostración de como sí se podía empeorar Crepúsculo

Esta reseña va dedicada a las dos personas que la han hecho posible: Beatriz L. M., gracias a la cual me he leído el libro; y Mery RodVar, que ha sido la inspiradora de la misma.

Considero este libro… ¡Chan, chan, chaaan! ¡Un bodrio machista! Supongo que os lo esperábais porque lo he puesto verde en twitter y tal. Fingid sorpresa y preguntad por qué. O no lo hagáis, total, yo siempre justifico mis opiniones, y pienso hacerlo de la forma que todos estáis esperando (no lo neguéis pequeños sádicos). Sangre.

Meyer, miembra honorífica del club de los «escribidores»

El libro está objetivamente escrito con el culete y si hasta yo, que no soy una experta en literatura, me doy cuenta es que la cosa es grave. No sólo es que se componga exclusivamente de frases simples, es que bastantes están mal construidas. Ejemplos: «Ahora la voz sonó más cerca, y parecía virulenta.» el término «virulenta» sólo se aplica a enfermedades, me parece que intentas decir «violenta». «[V]i entrar a chorros […] una límpida luz» no sólo es que la palabra «chorro» sea para líquidos y gases, además crea una imagen mental bastante rara. ¿Qué problema había con decir que la luz entraba por la ventana? Mejor escribir simple que dárselas de poeta y cagarla.

OK. Haré como que me creo que eso es culpa exclusiva del traductor (dudo que hubiera podido inventarse tantas cosas sin un buen material previo pero bueno). Aún así el vocabulario es paupérrimo. Los mismos términos y expresiones se repiten como si Meyer no conociera más palabras (ni la existencia de los diccionarios de sinónimos). Si me hubieran dado un euro cada vez que leía «hoyuelos», «belleza sobrecogedora», «piel fría» o «segundo eterno» habría escrito esto en un yate en las Fiyi.

Atención al siguiente párrafo: «Eran blancos como la cal […]. Todos tenían ojos muy oscuros […] y ojeras malvas, como si fueran moratones. […] [E]ran de una belleza inhumana y devastadora. [R]ostros como nunca esperas ver, excepto tal vez en las páginas retocadas de una revista de moda o en una valla publicitaria. O en un museo, pintadas por un artista antiguo, como el semblante de un ángel.» ¿Notáis algo raro? Sí, es Meyer pasándose por el forro una de las reglas de oro de los escritores: no digas, muestra. El trabajo de una escritora es escribir para que los lectores puedan crearse impresiones y una imagen de lo que describes, no puedes decirles lo que tienen que pensar y quedarte tan pancha. Y menos sin ser convincente siquiera, porque a mí me hablan de un grupo de gente pálida y ojerosa y lo que pienso es que son yonkis, no tengo que creerme que sean guapísimos sólo porque tu lo dices. Yo puedo decir que soy la Emperatriz de Europa y próxima Zarina de Rusia y no por eso va a ser cierto.

Sin contar que tampoco parece haberse informado para tener una mínima idea sobre lo que está diciendo. Los cánones de belleza han cambiado mucho y es imposible que los Cullen sean como pinturas antiguas o actores publicitarios a la vez porque ambos se parecen tanto como una castaña y un tornillo. Quien quiera dedicarse a escribir tiene que documentarse, que no duele.

Sin título¿Como dioses griegos o ángeles de pinturas antiguas, pero con ojeras? Segurísimo que los vampiros son los sex simbol del instituto, sí, sí.

La historia inempeorable

Hace tiempo que no leía una historia tan mal hecha.

Para empezar, es predecible y típica a muerte. Chico pardillo que por alguna razón tiene a toda la población femenina detrás y se liga a la más deseada, pese a que tiene el carisma de una ameba y la conversación de un plátano. Claro que es mongolo y aún así sigue pensando que es más feo que Cuasimodo. Todo el primer tercio de la novela recuerda a un harem malo.

Para seguir, ¿credibilidad? ¿Qué es eso, se come? NADA se sostiene ni tiene el más mínimo sentido. La historia va de un humano y una vampiresa que se enamoran porque él es un superficial arribista al que le gusta que ella sea guapa y rica, y a ella le pone que él huela bien. Es la única explicación, ya que antes de decir que se gustan han hablado cuatro veces y tres ha sido para insultarse y/o tratarse mal. Meyer es incapaz de construir una relación creíble. Además, el pueblo de Forks donde se desarrolla todo también es increíble en el sentido literal de la palabra. Los vampiros dejan de ir a clase siempre que hay sol, nunca comen, tienen la piel fría y pálida, ojeras y ojos que les cambian de color de manera muy notoria, sin contar que llaman la atención por su belleza y dinero y que en el poblado indio se cuentan historias ancestrales sobre ellos. Nadie se cosca siquiera de que pasa algo raro con ellos. OK.

Para terminar, la historia avanza a base de deus ex machina, incongruencias y clichés. Como por ejemplo poderes que dejan de funcionar justo (mira tú que casualidad) cuando la autora necesita que pase algo que dichos poderes evitarían. DESTRIPE Como que el poder de adivinar el futuro en cuanto alguien toma la decisión que llevará a un acontecimiento se desconecte cuando Beau decide entregarse a la vampiresa que tiene a su madre. FIN DESTRIPE También está la mala que dice «te voy a matar, pero antes te meteré un rollo sobre mis motivos, mi vida, la lista entera de los reyes godos y lo que he desayunado esta mañana para que veas lo mala que soy. ¡Muajajaja!» Todo para dar información que no se ha sabido dar de otra forma y hacer tiempo para que el prota se pueda salvar. DESTRIPE O que los vampiros neófitos sean incontrolables, pero luego en el caso de Beau da la casualidad de que eso no se aplica porque él es especialmente retrasado. FIN DESTRIPE

Sin títuloMi cara durante toda la lectura.

Matadlos, matadlos a todos

Los personajes parecen hechos expresamente para justificar el homicidio fungicidio. ¡¿Cómo pueden ser TAN horribles?!

Edythe Cullen es una acosadora enfermiza y una maltratadora de manual. Celosa y controladora, emplea el silencio hostil y la manipulación para salirse con la suya (besa a Beau o se pone triste para convencerlo de que haga cosas). También se dedica a acechar a Beau metiéndose en su habitación para espiarlo o siguiéndolo por la calle; sin contar que no lo deja hacer cosas (no conduzcas que lo haces mal, mejor te llevo yo a todas partes) y lo aísla de sus amistades, especialmente las femeninas (porque se pone celosa, que la amistad entre hombres y mujeres no existe y toda mujer que le habla se lo quiere ligar). Todo ello con la excusa de que es por su bien y lo hace porque lo quiere.

Beau debería llamar a «Blade, Van Helsing & Cia, Exterminadores profesionales de vampiros» y al psicólogo, pero realmente el elemento vampírico está de adorno. Por mucho que Edythe repita que es peligrosa porque se lo quiere comer y no por lo anterior ese es justo el único peligro que NO se percibe en ningún momento. Como lectores sabemos que a Beau no le pasará nada porque la historia está contada en primera persona y porque es una historia ñoña de que el amor lo puede todo, así que también logrará que la vampiresa no se lo meriende.

Ahora, Beau (Beaufort) Swan es otro que qué tal baila. Es tan insufrible que te hace desear que Edythe sí se lo cargue para no tener que aguantarlo. El típico adolescente llorica que se la pasa quejándose de todos y todo hasta extremos ridículos: ñiñiñí esta nublado y todo es demasiado verde, bububú una chica que ni conozco me ignora y no ha venido a clase, buabua, soy un incompredido, ñoñoñó la gente respira a mi alrededor. ¡Arg! No es más que un criajo repelente con complejo de mártir al que le mola regodearse en su propio sufrimiento. Va de víctima incomprendida, pero en el fondo se sabe y siente diferente y desprecia a todos para sus adentros (esa es fea y tiene el pelo graso, ese es un borde, esa una cotilla y una pelma). Incluso critica a su padre, al que no considera como tal y anima a que lo deje solo porque le molesta… para así poder ponerlo verde por ser un mal padre que no se queda con él.

Cuando empieza a salir con Edythe se le pasa todo, está encantadísimo de mandar a sus supuestas amistades a tomar por saco y se dedica exclusivamente a fanboyear con ella. Quiere que estén juntos y si para eso tiene que ponerse en peligro a sí mismo, mentir y destrozar su vida y la de su familia lo hace: «Nunca me habría imaginado una vida como aquella. Había que pagar un precio muy alto, pero habría elegido hacerlo aunque hubiera tenido todo el tiempo del mundo para pensármelo.» DESTRIPE Eso lo dice en su propio funeral, que contempla ya siendo vampiro y en el que acaba de ver a sus padres tan destrozados por su supuesta muerte que su madre no podía ni tenerse en pie. Pero aún así está encantado de la vida planeando casarse con Edythe, para que os hagáis una idea de lo despreciable y egoísta que puede llegar a ser. Bella al menos le dijo a su familia que estaba bien. FIN DESTRIPE Y yo que creía que peor personaje que Bella no podía haber.

Sin título

Con menos se puede montar una fábrica de almohadas

En el libro hay tal nivel de relleno que se podría decir que se ha colado un poco de historia en medio de este. Para lo que cuenta con la mitad de la mitad de las páginas sobraba.

El primer tercio de la novela es una inmensa rajada de Beau quejándose por todo y todos que llega hasta que este descubre que Edythe es vampiresa… lo que supone que NO sirve para nada porque eso ya se sabía desde el principio. En el resto menos las últimas cien páginas Edythe y Beau ya son pareja y están dedicadas casi íntegramente a que Beau siga rajando, solo que esta vez en lugar lloriquear se dedica a repetir incansable lo guapa que es, lo bonitos que tiene los ojos, lo buena que está y lo bien que le huele el aliento a Edythe (de verdad, ¿cómo pudo pensar Meyer que eso quedaba romántico?).

4-1Esto resume muy bien 3/4 partes del libro.

Ya al final aparece la mala y todo termina deprisa y corriendo con un resumen exprés. O sea, más de la mitad del libro no aporta. ¿Sabes cuantos árboles han tenido que morir para que no cuentes nada Meyer? ¡Debería darte vergüenza maltratar así al Amazonas!

Mensajes horriasquerosos

Teniendo en cuenta que en España te detienen si pones un pancarta con la palabra ETA en una obra de teatro no entiendo cómo dejan que se venda esto, que sí es una apología, concretamente de unos valores vomitivos y perjudiciales para cualquier adolescente lo suficientemente influenciable para tomarlos de ejemplo. Presenta como preciosa una relación tóxica basada en la codependencia y el aislamiento, además de que con la excusa de que el chico es torpe pinta como bonito que la novia lo controle y le dirija la vida, supuestamente para protegerlo. En nuestra cultura una situación de dependencia y sumisión romantizada no tiene el mismo impacto y significado social si lo sufre un hombre que si lo sufre una mujer, ya que el segundo caso está más normalizado y el maltrato hacia la mujer es una la lacra; pero está muy mal en todos los casos y NO es aceptable bajo ningún concepto que se le diga a la juventud que es algo deseable.

Sin embargo, eso es sólo la punta del iceberg. Es el mensaje más evidente, pero no el único que aguarda agazapado entre las páginas de esta cosa. También tenemos el hecho de que Beau se siente especial e incomprendido (típico pensamiento adolescente), pero en lugar de tratar esto de un modo sano Meyer ha decidido echar gasolina al fuego. Es un adolescente de 17 años que quiere tomar sin pensar una decisión trascendental que le dicen que puede destrozar su vida (convertirse en vampiro) ¡y el libro te dice que eso está chachi pistachi! ¡Claro que sí! ¿No teníais siempre razón a esa edad? ¿No os alegráis de haber tomado en ese tiempo decisiones irreversibles? ¡Digámosles a los adolescentes que si se sienten diferentes e incomprendidos es que lo son y lo mejor es que sigan sus corazonadas, aunque estas tengan consecuencias y supongan grandes cambios! ¿Qué puede salir mal?

Eso sin contar que Beau y Edythe son unos egoístas a los que no les importa lo que tengan que hacer para estar juntos. Beau deja de lado a sus amistades, miente, abandona a sus padres y les destroza la vida, todo para estar con una chica que es peligrosa para él ¡y también eso está perfecto! El libro tiene la jeta de venderte que lo suyo son amor y felicidad verdaderas, por lo que merece la pena todo lo que hacen. ¿Cómo no iba a estar bien dejarlo todo por un enamoramiento de meses a los 17 años? ¿Cuándo ha pasado que el amor a esa edad no sea maduro y para toda la vida? Bueno, quizá en este caso sí sería para toda la vida, porque otro preciosísimo mensaje es que no se puede ser feliz sin pareja y que si esta te deja o le pasa algo lo mejor es suicidarte. Tienes un único amor predestinado y por eso no sólo tienes que aguantárselo todo sino que sin él no se puede vivir.

71191-arya-stark-burn-in-hell-gif-nuIz¿Necesitáis más pruebas de que lo mejor que se puede hacer con este libro es una barbacoa?

Machismo, machismo por doquier

Sí, además de todo lo anterior el libro es asquerosamente machista porque la autora lo es y no ha podido deshacerse de sus ideas machistas al escribir. Para demostrarlo voy a analizar los cambios que ha hecho Meyer respecto al original.

— Pero Sele, claro que el género cambiaría el modo de ser de los personajes y algunas situaciones. Habrían recibido otra educación y la sociedad los trataría de distinta manera. No sería realista si todo fuera exactamente igual.

Eso es cierto… o lo sería si el libro estuviera bien hecho y pretendiera presentar una historia creíble dentro de la ficción, pero en este caso tengo dos objeciones importantes. Primero, este libro es un experimento que pretendía ver si se podía hacer como con los juegos de Pokémon y vender lo mismo cambiando los nombres subvertir roles y demostrar que la historia original no era sexista sino que iba de «un ser humano normal rodeado por […] superhéroes y supervillanos», por lo que «no hubiera habido ninguna diferencia si el humano hubiera sido un chico y el vampiro una chica: la historia sigue siendo la misma.» Ergo, si luego cambia cosas autodestruye su teoría: resulta que el género sí determinaba a sus personajes y si se daban ciertas situaciones era por ser Bella mujer. Segundo, Meyer se pasa por el arco del triunfo la credibilidad y la congruencia cada vez que le conviene, así no compro la excusa de que justo cuando se trataba de cuestionar un dogma machista había que hacer un cambio porque «uy, no, que eso no iba a quedar creíble ni realista».

A partir de este punto voy a revelar muchas partes de la trama, así que si alguien quiere leer el libro manteniendo la sorpresa (ajajajaja, mmm, perdón, se me ha escapado) que se marche ahora. Aviso por… pues no sé por qué, ya que si no conoces estos libros probablemente vives debajo de una piedra que está en una cueva en lo alto de una montaña. Pero te diré algo: no la cambies por nada, es una piedra bajo la que merece la pena vivir.

Sin título

1. Ya en el preámbulo me encuentro con que Charlie sigue siendo un hombre y Renée una mujer con la excusa de que en esa época no era realista que le dieran la custodia a un hombre desempleado y no ligado a un sitio a menos que la mujer fuera una inepta. Sin repetir lo que acabo de decir… ¡Claaarooo! Eso explica que le dieran la custodia a Renée, que era la que no tenía trabajo, la que se largó de la casa y es tan inútil que tiene que ser el hijo el que cuida de ella. ¡Todo es taaan realista! No. Mi sentido arácnido me avisa de que esto puede tener más que ver con que Meyer no es capaz de ver que un padre soltero y amo de casa cuide a su hijo, ni que una mujer sea policía y se la pase bebiendo cerveza y viendo la tele. Subvertir así los roles de género debía producirle urticaria.

2. También en el preámbulo intentan colar que Beau no tiene el mismo complejo de inferioridad que Bella ni pensamientos tan «poéticos», además de ser menos iracundo. A parte de que es mentira y sí está más acomplejado que el patito feo, ¿es que Meyer creé que los problemas de autoestima, lo poético y perder los nervios con facilidad son cosa de chicas? Supongo que considera que lo relacionado con las emociones y la poesía es muy femenino y no resulta propio de hombres, mejor dejarlo para frágiles damiselas.

Y eso ha sido sin empezar la historia siquiera; la cosa pinta fatal.Sin título

3. Al ver su nueva furgoneta a Bella le gusta sin más, Beau tiene que especificar que no es un chico típico porque no sabe de coches. Si es que claro, como los gustos están determinados por el cromosoma Y o X que a un hombre no le molen las cosas consideradas típicamente masculinas como los coches es una rareza.

4. Bella menciona simplemente que la casa tiene un solo baño. Beau especifica que le va a costar menos compartir baño con su padre que con su madre porque esta tenía muchas más cosas que él. ¡Toma topicazo de que las mujeres tenemos por obligación un montón de potingues mientras que los hombres no porque lo de arreglarse es cosa nuestra!

5. Bella llora por tener que quedarse en Forks, Beau no. Meyer debe creer que llorar es cosa de nenas y los hombres de verdad no lo hacen.

6. Beau, de nuevo para demostrar lo especial que es, dice que no sabe nada de videojuegos, coches ni béisbol. Es decir, que Meyer considera que eso son cosas de hombres y es rarísimo que no le puedan interesar. Seguro que para ella las chicas gamer son un mito.

anigif_enhanced-buzz-6045-1371237592-14¡Qué es hombre y no le gustan los deportes, los videojuegos ni los coches! ¡¡¡Qué es hombre y no le gustan los deportes, los videojuegos ni los coches!!!

7. Dicho de Royal, la versión masculina de Rosalie: «Llevaba el cabello […] recogido en un moño en la nuca, pero el peinado no tenía nada de femenino.» Tiene que especificarlo porque que un hombre sea mínimamente femenino es un gran insulto.

8. Dice Beau: «[N]oté cómo me subía la sangre a la cara, sin duda formando poco atractivas manchas en mis mejillas y mi cuello.», «Balbuceé, se me llenó la cara de manchas rojas y tropecé con mis propias botas […].», «Notaba las manchas rojas empezando a florecer en mi rostro.» Bella se sonrojaba, pero parece que incluso ese simple verbo era demasiado femenino para que lo usara un machote, así que Beau no se sonroja sino que le salen manchas rojas en la cara y el cuello. Repetid conmigo: riddikulus.

9. El día siguiente a que Edward y Edythe traten a Bella y Beau como si apestaran ambos quieren explicaciones, pero no se atreven a pedirlas. Sin embargo, en al caso de Bella es porque es una cobarde, mientras que en el de Beau es porque Edythe es demasiado guapa para cuestionarla. ¿Mande? ¡Combo de tópicos! No bastaba dejar claro que las chicas son más cobardes, también había que decir que los tíos no pueden nada contra una mujer hermosa. Si es que la belleza es una mega arma femenina mejor que la imperius, con ella puedes hacer lo que te de la gana con los hombres. Claro, claro.

10. Cuando Beau se levanta una mañana y ve que ha helado piensa que eso puede ser peligroso porque él es muy patoso. Bella piensa lo mismo, pero además se asusta hasta el punto de gemir de pavor. Sin contar que se victimiza mucho más pensando que el día va a ser un infierno. Pfff. Que sí Meyer, que ya has dejado claro que las mujeres son más miedicas y quejicas que los machotes, no hace falta que lo repitas cada tres páginas.

por-que-no-te-callas-1Que cada vez que haces una aclaración te cubres de gloria.

11. Cuando Edward salva a Bella de la furgoneta él le dice que estaba a su lado y ella lo niega, enfadándose cuando él pone en duda su palabra. Beau se queda idiotizado ante la belleza de Edythe y no sólo es incapaz de enfadarse sino que empieza a dudar de sí mismo. Meyer no se cansa de repetir el tópico que en las mujeres la belleza es una especie de arma de control masivo que hace que los hombres coman de tu mano. ¡Qué pesada!

images_1770Fijo que Meyer repite esto todas las mañanas antes de desayunar.

12. Bella se enfada porque Edward se chive de que se ha dado un golpe y por eso le pongan un collarín y lleven en camilla mientras él entra y sale del hospital andando, pero Beau se siente humillado por la situación. Se ve que para los hombres estar heridos y parecer débiles es una humillación tremenda, sobre todo si quedan como más débiles que una mujer.

13. Cuando Edward dice que es peligroso Bella comprende de inmediato que es así, pero cuando lo dice Edythe Beau duda, pensando que ella parece muy delicada y que si no hubiera sido porque la vio parar la camioneta le parecería un chiste que insinuara algo así. Parece que en un hombre es más «normal» ser peligroso, así que es fácil creerlo, pero ¿en una mujer? naaa, cómo va a ser eso si las chicas son monas y frágiles por naturaleza, porque ha demostrado que es especial, que si no sería imposible planteárselo siquiera.

14. Cuando Bella se encuentra por primera vez con Jacob coquetea con él para sacarle información sobre los Cullen. Beau no sólo no coquetea con Jules sino que remarca que es Edythe la que puede conseguir lo que quiera de él poniéndole ojitos. Está claro que Meyer cree que la seducción es un arma exclusivamente femenina.

el-poder-de-la-seduccion-de-una-mujer-1-638

15. Cuando Beau se pone a leer para distraerse elige Veinte mil leguas de viaje submarino. En el libro original Bella se pone a leer a Jane Austen. No entiendo este cambio a cuento de nada a menos que Meyer considere que Austen es literatura para chicas y no pueda concebir que a un hombre le puedan gustar los libros «para chicas».

16. Bella va con sus compañeras de clase a Port Angeles a comprar vestidos para el baile. Por lógica, Beau debería ir con sus compañeros a comprar trajes. Sin embargo, se ve que Meyer considera que comprar ropa es muy femenino y ellos van a comprar ramilletes para las chicas. Eso no sólo es un cambio machista, es que no tiene sentido. ¿Acaso van a ir al baile en chándal a lo Barney Stinson en funerales? ¿O desnudos? ¿O son chicos mágicos y se transformarán para arreglarse? Hombres del mundo ¡exijo que me expliquéis cómo conseguís ropa si ir de compras es exclusivo de las mujeres!

¿Ir de compras? ¡No! Nosotros nos arreglamos… ¡Con el poder del Prisma Lunar!

17. Cuando Bella se pierde en Port Angeles la intentan violar unos hombres, por lo que a Beau deberían intentar violarlo unas mujeres. Eso era una buena oportunidad para visibilizar el tema de la violación masculina (sí, los hombres pueden ser violados, y no sólo por otros hombres). Sin embargo, Meyer, como buena machista, piensa que los hombres no pueden ser violados y mucho menos por mujeres, así que cambia la escena porque unos hombres intentan darle una paliza de muerte a Beau. Además, el machismo es doble porque, aunque hay una mujer en el grupo, son hombres los que amenazan a Beau mientras ella se queda atrás. Se ve que Meyer también considera imposible que unas mujeres le puedan dar una paliza a un hombre. Para ella la única manera de que un hombre pueda ser maltratado es por otro hombre, porque claro, ¿cómo iban a poder esos débiles seres con vagina contra un pene?

18. Cuando están cenando y a Bella le da frío Edward le da sin más su chaqueta, pero cuando Edythe le ofrece su bufanda a Beau este la rechaza y Edythe tiene que decirle lo siguiente para que se la ponga: «No es una bufanda de mujer, si es eso lo que te preocupa. Se la he quitado a Archie.» Era muy importante especificarlo porque, ya sabéis, usar una prenda femenina es de las peores cosas que le pueden pasar a un hombre. ¡Qué frágil es la masculinidad, que hasta una bufanda la puede destruir!

vampiresa-emocional1La lógica de Meyer.

19. Cuando terminan de cenar Edward invita y Bella se lo toma como lo más natural del mundo, pero Beau protesta y quiere pagar él. Se ve que lo de que invite una mujer no es normal. Sin embargo, ya veo a Meyer regodeándose pensando: «¿veís? no soy machista. He puesto a la mujer a pagar la cuenta y decir: “intenta no quedarte enganchado en roles de género tan anticuados.”». En realidad, lo ideal es que hubiera invitado ella sin más. Incidir en que una mujer también puede pagar es como reconocer que estamos ante un caso especial. No obstante, podría haberlo dejado pasar si no fuera porque eso produce la siguiente situación machista.

20. Cuando Beau ve que lo ha invitado una mujer siente peligrar su masculinidad y su cerebro entra en combustión, por lo que hace lo siguiente: «Dejé a Edythe atrás […] para abrirle la puerta ignorando lo que había mencionado acerca de los roles de género anticuados. […] Me miró con extrañeza mientras le sostenía la puerta, como si fuera de ese tipo de chicas a las que les conmueve el gesto pero […] les incomoda. Decidí pasar por alto el factor incomodidad y volví a […] hacer lo mismo con la puerta del coche.» A Beau se la suda que ella no lo necesite y encima le haga sentir incómoda. Él es el hombre de la relación y no va a dejar que ninguna mujer cuestione su papel.

Sin título

21. Cuando se describe a Edward se dice que es musculoso, pero cuando se describe a Edythe se hace hincapié en lo delgada y delicada que es. ¡Qué asco ya de tópicos de género!

22. Cuando Bella y Edward van al instituto juntos después de su cita Jessica le pregunta a Bella lo que siente por Edward. En el caso de Beau y Edythe lo que le pregunta Jeremy a Beau es si se ha tirado a Edythe o, al menos, ha logrado liarse con ella. Porque lo importante para las mujeres son los sentimientos, pero para los hombres es el sexo porque ellos están más salidos. ¡Claro que sí!

23. Por si no había quedado claro que Meyer en realidad está muy de acuerdo con los roles de género, Beau le lleva la mochila y le abre las puertas a Edythe. En el original era Edward el que hacía esas cosas. Podría haber aceptado que era por ser un vampiro súper fuerte y rápido mientras que Bella era una humana torpe, pero se ve que en realidad lo hacía porque era hombre, ya que ahora es Beau el que se dedica a tratar a Edythe como si fuera manca y más débil para dejar claro que él es el pene, aunque ella pueda levantar su mochila con el meñique mientras que Beau va resoplando cuando la carga.

24. Cuando Edward le dice a Bella de llevarla a caballito por el bosque ella no ve ningún problema, pero en la misma situación Beau duda, incidiendo en lo pequeña y delicada que es Edythe y hasta preocupado por hacerle daño. Parece que por mucho que la haya visto arrancar árboles y levantar camionetas a pulso el tío es incapaz de asumir que la mujer pueda ser la fuerte de una pareja.

Sin título

25. Charlie habla con Beau para decirle que debería intentar ligar más, a Bella lo que le decía es que era muy joven y que mejor esperara a la universidad. Porque claro, en el caso de los chicos ligar es fundamental para reafirmar su virilidad, pero en el de las chicas mejor que liguen poco y no empiecen desde demasiado jóvenes, no vayan a ser consideradas «fáciles».

26. Edythe a Beau: «Beau, no sabes lo…, bueno, lo frágil que eres. No pretendo con ello insultar tu virilidad.» ¡Qué pesadez ya con que Edythe tenga que justificar su fuerza tooodooo el puñetero rato! Edward no lo hacía, pero claro, él era un hombre y se consideraba natural que fuera el más fuerte. Se ve que en el caso de una mujer no es normal y debe disculparse constantemente para que Beau no se sienta insultado porque su novia sea más fuerte que él.

27. Después de que Edythe aclare a Beau que es virgen él piensa lo siguiente: «“Tendemos a formar vínculos muy fuertes, tanto físicos como emocionales”, no había podido evitar preguntarme si hablaría por experiencia. Descubrí que me aliviaba enormemente saber que aquel no era el caso.» Dejando de lado que Beau tiene una mentalidad que ni mi abuelo, en el caso de Edward no se incidía en que fuera virgen. Parece que en el caso de una mujer sí es muy importante dejarlo clarísimo porque, ya sabéis, si un hombre tiene sexo no pasa nada, pero si una mujer hace lo mismo es una furcia.

6822VSegurísimo que Meyer cree esto y le parece muy gracioso el «chiste».

28. Después de que hablen de sexo Bella le pregunta a Edward si la desea y él dice que sí, que es un hombre después de todo. Beau no pregunta y lo que hace Edythe es decirle que lo encuentra guapo. Lo dicho, en el caso de un hombre es natural que piense en sexo, en el caso de una mujer no que sería una guarra.

29. Cuando Bella le dice a Charlie que Edward es su novio y se lo presenta este se pone en plan padre sobreprotector. Sin embargo, cuando Beau le dice a Charlie que Edythe es su novia y se la presenta este se sorprende y queda encantado de que su hijo esté saliendo con una chica tan guapa. Será por eso de que las mujeres son objetos a cargo primero del padre y luego del novio, así que los padres han de velar porque sus hijas pasen a un buen dueño nuevo; pero los hombres miden su virilidad por la cantidad y calidad de las mujeres que obtienen, por lo que es un gran logro ligarse a una muy hermosa y deseada.

30. Bella daba clases de ballet de pequeña, pero si Meyer no puede asumir que un hombre vaya de compras ya que pudiera hacer algo considerado tan femenino como bailar ballet debía parecerle una aberración, así que en el caso de Beau era su madre la que enseñaba ballet y él nunca lo practicó.

tumblr_moclrjwmaL1rf2e74o1_500Lo siento claval, tendrás que resignarte porque el ballet es cosa de nenas. Aspira a algo más realista, como por ejemplo salir con una vampiresa.

31. A Rosalie la vejaron y violaron su prometido y unos amigos, pero el cerebro de Meyer implosionaría antes que aceptar que un hombre pueda ser violado y maltratado por mujeres, así que a Royal le pegó una paliza de muerte el amante de su prometida.

Y esos son sólo los cambios más cantosos. Alguno se me habrá pasado. Con otros he hecho la vista gorda por dos motivos: primero, porque eran detalles más ambiguos y quería creer que no eran diferentes por el cambio de géneros sino porque al reescribir Meyer pensó que así quedaban mejor; segundo, porque llevo ya quince páginas y esto no podía ser infinito.

Sentencia

Un bodrio machista. No lo dejéis al alcance de los niños que contiene valores muy perniciosos no aptos para menores de edad y/o personas influenciables.