Reseña El Niño con el Pijama de Rayas (John Boyne)

El niño más tonto del mundo

Llego muy tarde, lo sé. En su momento este libro no me llamó la atención, pensé que era «otro libro más sobre el Holocausto» que mostraba los horrores de la Segunda Guerra Mundial desde los ojos de un niño. Estaba muy equivocada. No es otro libro más, es un insulto a la inteligencia; y tampoco es una visión infantil, es una visión con un retraso mental profundo que raya la estupidez. Parece ser que el autor escribió esta novela en una semana ¡y vaya si se nota!

Estamos ante un libro que explota un tema facilón con el expreso propósito de vender. La gente se enternece con la visión inocente de los niños y está prácticamente programada para echarse a llorar en cuento escucha las palabras «campo de concentración», así que el autor pensó que esa era la suya y que si metía ambos en un libro vendería como rosquillas.

sin-titulo

No lo juzgo por eso, ojo. Es muy legítimo querer ganar pasta con el mínimo esfuerzo, todo el mundo sueña con jubilarse antes de tiempo. Lo que sí voy a juzgar es la porquería de libro que ha escrito, porque tela.

Everything is wrong with this book:

1. Otra obra más que se basa en decir que los nazis eran muy malos sin profundizar más en el asunto. ¡Qué original! ¡Como sólo habrá un billón más que han explotado este tema!

2. El prota es Bruno, un niño de 9 años que vive en la Alemania nazi y es hijo de un general nazi… pero NO sabe qué es el nazismo, ni el símbolo nazi, ni entiende el saludo nazi. De hecho, ni siquiera sabe en qué trabaja el padre porque es incapaz de reconocer un uniforme militar. ¿Pero quién es el padre, Josef Fritzl?

3. Por si alguien lo dudaba, tampoco sabe lo que es un campo de concentración ni un judío. Vive al lado de Auschwitz (y pronuncia el nombre mal porque ni hasta ahí llega), del que su padre es el responsable, y se la pasa preguntándose dónde está y quién es esa gente tan rara que «viste pijamas de rayas».

4. ¡Ni siquiera sabe quién es Hitler! ¡No sabe ni pronunciar (ni lo que significa, por descontado) el título führer y llama a Hitler «el Furias»! ¡Por todas las valquirias del Vingólf! Si no fuera porque Boyne es irlandés creería que se ha basado en este chiste (esta novela sí que es un chiste):

Está Franco visitando una fábrica y se para a charlar con un tornero para que lo saquen los del NO-DO.

-¿Está usted contento con su trabajo? -le pregunta.

-Sí, don Claudio -responde el hombre.

-Y con su salario, ¿está usted contento?

-Sí, don Claudio.

-¿Tiene usted vivienda propia?.

-No, don Claudio -responde el tornero.

Se vuelve Franco al Ministro de la Vivienda y le dice:

-Apúntame a este hombre para las próximas casas baratas que se hagan. Que le den una.

-¡Gracias, don Claudio, que Dios lo bendiga!

-Oiga -le pregunta Franco- ¿Y por qué me llama usted don Claudio?

-Hombre, es que, como todavía no tenemos confianza, me da corte llamarlo Claudillo.

5. Tampoco es capaz de darse cuenta de NADA de lo que ocurre a su alrededor. Ve a los nazis maltratar a los judíos (y estoy hablando de cosas como partirles la cara, hacerlos llorar e incluso llegar a dispararles) y piensa que es bromichi y están jugando o ensayando una obra de teatro.

really_snl_aigflv¿De verdad eres tan tonto o es que te estás esforzando?

Ni inocencia infantil ni leches, que los niños se dan perfecta cuenta de lo que pasa a su alrededor aunque no puedan comprender bien su significado. Esta historia lo que está es contada desde el punto de vista de alguien que ha sido lobotomizado en 5 minutos con una cuchara sucia.

6. ¿He mencionado que, para más inri, todos los demás personajes sí saben perfectamente lo que pasa, como obviamente haría cualquier persona en su sano juicio? Confirmado: el crío esta lobotomizado.

7. ¡Ja! ¡Os he mentido! Sí que hay otro lobotomizado en la historia. Resulta que Bruno se hace amigo de un niño judío que, toma geroma pastillas de goma, ¡tampoco sabe qué es el nazimo ni qué de demonios está pasando! Como que ni siquiera se da cuenta de que la gente, su propia familia incluida, está siendo exterminada a su alrededor.

Desde luego, si algo tiene esta novela es que siempre supera tus expectativas. Cada vez que crees que ya es imposible que se ponga más inverosímil te vuelve a sorprender.

8. Bruno tiene el encefalograma TAN plano que NO nota diferencias entre su situación y la de su amigo judío y hasta se queja porque él está peor (¡¿?!). ¡Maldito capullo retrasado e insensible!

9. Obviamente, para alguien del exterior relacionarse con un prisionero durante MESES sin que nadie se entere es facilísimo. Ni que estuvieran controlados y hubiera vigilancia constante.

10. Pero eso no es todo, resulta que ¡colarse en o salir de un campo de concentración también está chupado! Ya sabéis, no es que fueran prisiones con altísimas alambradas muy bien aseguradas, inmensos muros, vallas electrificadas y en las que se hacían guardias constantes. No, si al final va a resultar que si los prisioneros no escapaban es porque no le ponían ganas.

11. ¿Podría no ser tan evidente que el libro trata de venderte sensiblería barata para que así pases por alto lo malo que es? Si es que es una orgía de letreros de neón que señalan escenas traumáticas que demuestren que los nazis son muuu malos.

12. ¿Podría no ser tan evidente que la única documentación de este libro es, si acaso, haber visto La vida es bella?

13. ¿A qué publico se supone que se dirige este libro? Si es infantil mal, porque no tendrán los conocimientos para pillar muchas cosas; si es adulto mal, porque es demasiado simploide y remascado como para no sentir que te están llamando imbécil a la cara.

14. El final es lo más predecible del universo. DESTRIPE Por favor, con el estilo lacrimógeno que se gasta era obvio que iban a palmarla. ¿Qué otra cosa iba a pasarles en un puñetero campo de concentración? Además, si es que en este caso era también cuestión de selección natural pura y dura. La evolución no podía dejar tanta estupidez en la piscina genética. FIN DESTRIPE

Sentencia

Esto es prostitución sentimentaloide con el expreso objetivo de ser comercial. Quien quiera un buen libro sobre el nazismo desde el punto de vista de un niño que se lea Cuando Hitler me robó el conejo rosa y no semejante bodrio.

Anuncios

Reseña Los Pilares de la Tierra (Ken Follett)

Los cimientos para un culebrón

¿Qué novela histórica sobre la construcción de una catedral ni qué niño muerto? Esto es un culebrón de esos que dan en la sobremesa. Lo tiene todo: amores imposibles, embarazos e hijos secretos, conspiraciones, matrimonios concertados, infidelidades, etcétera. La única diferencia es que en vez de ocurrir en Latinoamérica y tener personajes que dicen «ay Lupita» ocurre en la Edad Media y dicen «Pater nostrum». Diría que la novela va de que hay una ciudad llamada Kingsbridge donde se construye una catedral, pero sería mentira cochina. A nadie le importa un comino la catedral, lo que interesa es si los buenos podrán acabar juntos y triunfará la justicia y los unicornios vomita arcoíris dominarán la Tierra.

1¿Podrá Santiago Amador Jack quedarse con Mariola Esperanza Aliena? Descúbrelo en 1300 capítulos páginas.

Toda la trama se puede resumir en que los buenos buenosos están felices y contentos en su mundo de dulces de sésamo medievales (las piruletas no existían). Pero cada vez que las cosas van bien… ¡oh, no, un malo maloso con ganas de tocar las narices/una desgracia salvaje apareció! Así que a los pobres buenos se les complica la vida. Pero ¡que no cunda el pánico!, estos tienen una capacidad de recuperación y una suerte sobrehumanas después de las miserias. Tras sufrir violaciones, robos, engaños, maltratos y humillaciones el escritor karma piensa que ya hay suficiente truculencia para mantener la atención de los lectores y recompensa a los buenos, que encuentran casualmente dinero, gente que les ayuda sin pedir nada a cambio, su trabajo ideal y se enriquecen. Y así se alarga el libro hasta el infinito y más allá. Algunas complicaciones es TAN evidente que son diabolus ex machina que estoy convencida de que a Follet le pagaban el libro al peso. Como por ejemplo el monje que quiere juzgar a Philip para hundirle la vida… porque este le riñó por no atender en misa… hace treinta y cinco años. ¡Una mísera regañina hace treinta y cinco puñeteros años! Y luego la gente se ríe de mi rencor contra aquella compañera de clase que me robó la goma en primaria. ¡Tiembla ratera! ¡¡Bailaré sobre tu tumba!! Muajajaja.

Ejem, me estoy desviando. El caso es que a nadie le importa la catedral. Si acaso alguien se acuerda de vez en cuando de ella y la menciona así como de pasada. Y a menos que tengas un doctorado en arquitectura no puedes ni visualizarla porque se habla de ella con unos términos tan técnicos que dan ganas de decir: «eso lo serás tú, por si acaso». A Follet se le ha ido un poco la mano con la pedantería erudición en ese punto. Aunque creo que ha hecho un aceptable trabajo de investigación. Si estoy equivocada corregidme, pero me parece que el escenario medieval está decentemente construido. Da el pego, que es más de lo que se puede decir de muchas novelas ambientadas en esa época.

Peeero llegamos a los personajes y es entonces cuando esto se hunde más rápido que una fábrica de jamones en el Estado Islámico. Para empezar, todos son maniquís de corchopán. Llegan a tal nivel de maniqueísmo que habría que crear otro nivel sólo para ellos. Los buenos son inefablemente buenos y sus únicos defectos son cosas del estilo de ser demasiado indulgentes; y los malos son inenarrablemente malvados y se dedican a violar, matar, mentir, torturar y traicionar, muchas veces sólo para dejar claro lo malísimos que son, porque no ganan nada con ello.

2He aquí los complejísimos personajes de este libro.

Los buenos son: Tom Builder, que quiere hacer lo correcto, pero es mongolo y no es capaz de ver que su hijo es un abusón; Ellen, que es una mujer muy independiente a la que le gusta Tom, pero este está casado (culebrón, culebrón); Jack Jackson, un genio de la construcción enamorado de Aliena a primera vista; Aliena de Shiring, emprendedora y un hacha para los negocios que corresponde a Jack, pero no pueden estar juntos por exigencias argumentales (¿cómo se iba a montar si no la intriga amorosa?); y Philip, un monje inflexible, pero bondadoso. Los malos son: Waleran de Bigod, un obispo ambicioso que quiere escalar posiciones como sea (aspiración muy original); William Hamleigh, un sádico violador obsesionado con Aliena; y Alfred, un maltratador que quiere a Alina sólo por quitársela a Jack y alargar el argumento (¿he dicho ya que esto es un culebrón?). Sí, esas frases abarcan toda su personalidad porque son así de simples.

Además, todos tienen de medievales lo que yo de maorí. Si se les pusieran unos vaqueros darían el pego en el siglo XX, y no sólo porque todos hablan de forma moderna (e igual, porque Follet pretende colarme que un campesino, un noble y un religioso se expresan de la misma manera. Ajá). Que si las mujeres son emprendedoras, y no a través de sus maridos o de tapadillo sino con actitud chulesca en plan: «a ver quién me dice a mí que no puedo compatibilizar el matrimonio con un trabajo»; que si los campesinos se plantean que todas las personas son iguales y es injusto que los nobles digan lo contrario, además de dudar indirectamente de la existencia de Dios; que si los monjes dan más importancia a la practicidad que a las leyes divinas. ALUCINA VECINA.

3.png

Por supuestísimo, los más atrasados son los malos y los más adelantados lo buenos, para que así a los primeros les cojamos tirria cuando digan o hagan cosas que contravengan nuestros ideales y con los segundos nos identifiquemos. Típica estrategia facilona para enganchar.

Ya para rematar tenemos el relleno. Este libro es largo, muy largo, demasiado laaargo. Hay bastantes escenas de sexo y violencia que no están más que por amor al morbo, y larguísimas explicaciones innecesarias, como por ejemplo todo el rollo sobre el pasado de Philip, que ni pintan nada ni le importan a nadie, pero igual Follet las ha echao ahí que no nos falte. También hay bastante información descompensada, páginas y páginas para describir situaciones que podían resumirse en un párrafo y luego se despachan momentos con potencial en pocas líneas. Es el caso del viaje de Aliena por España y Francia, podía haber sido interesantísimo y se le dedican quince páginas mal contadas (paso de meterme en la veracidad de que una mujer con un bebé de meses pueda recorrer tranquilamente dos países en plena Baja Edad Media).

Sentencia

Best-seller ambientado en la Edad Media, bastante asequible y telenovelesco. Que nadie espere una novela histórica.