Reseña y Crítica Feminista a Grey (E. L. James)

La masculinidad tóxica y la romantización del maltrato en toda su gloria

La verdad es que no sabía muy bien cómo reseñar este libro. Como ya han corrido ríos de tinta diciendo todo lo que se podía decir de él, bien podría afirmar que es una porquería que sólo te calentará si lo usas para encender la chimenea, remitirme a lo que he dicho en twitter y quedarme tan pancha. Pero siento en mi cogote el aliento de todas esas profesoras que me amargan la carrera con el dichoso «justifica tu respuesta». Así que sí, el ¡arg! libro (si es que duele llamarlo así) es más malo que mascar piedras pero ¿cómo hace eso exactamente? Atención, que puede servir para quien quiera mejorar su escritura porque esta cosa es una maravillosa ejemplificación de…

Cómo NO escribir una novela

184795_no-soy-un-completo-inutil

1. ¿Trama inexistente que se basa en una sucesión de situaciones absurdas y/o cliché en función de lo que le apetezca poner a la autora? ✓

Parece que se hubieran cogido las escenas más típicas de las películas de sobremesa y los libros de porno barato de 1€ (¿que cómo se lo que sale en el porno barato? Me lo ha dicho una amiga. *Sele silba inocentemente.*), se hubieran tirado al aire y unido sobre la marcha en el orden de caída. Tenemos la escena de desvirgamiento es la que ella mágicamente tiene la tira de orgasmos, los múltiples encuentros «casuales» para forzar la pareja, el momento en que ella se tropieza y él tiene que sujetarla como excusa para que se abracen, etcétera. Todo para llegar a un final absurdo e inverosímil que sólo existe para mantener la intriga (¡ja!) y así sacar más libros.

2. ¿Personajes encarnación de tópicos, sin atisbo de construcción y que cambian según le convenga a la autora? ✓

Christian es el cliché de malote celoso y controlador y Anastasia el de ratón de biblioteca inocente con poca autoestima. No tienen ninguna personalidad más allá y sus actuaciones y reacciones son erráticas e incoherentes, ya que no obedecen a una forma de ser sino a lo que la autora quiere que pase. Ejemplo: Cristian jamás ha mezclado a una sumisa con su familia, pero de pronto decide hacerlo porque, duh, a James le apetecía escribir esa escena.

Sin contar que tanto ella como él parecen autómatas que sólo saben repetir unas pocas acciones ad nauseam. Christian debería estar ya calvo de la cantidad de veces que se pasa las manos por el pelo, y Ana tendría que tener los labios destrozados de las veces que se los muerde.

3. ¿Nula documentación? ✓

James no tiene ni idea de lo que está hablando. Punto. Pero es que ni se ha molestado en saberlo. Se guía por tópicos o directamente se inventa las cosas esperando que nadie se cosque. Y eso vale tanto para el BDSM como para, bueno, TODO. Ejemplo: resulta que para comerciar en un país extranjero no necesitas pedir permisos ni de . Coges la mercancía y personal, los tiras en paracaídas al sitio y ¡voilá! ¡A abrir el chiringuito! ¡Ni aduanas ni leches! Oh, ¿he mencionado que eso Christian decide hacerlo, diciendo que es lo más seguro y fácil, después de que el país le ponga trabas para entrar? Mmm, sí, nada puede salir mal.

Sin título

4. ¿Ni un triste atisbo de literatura? ✓

El vocabulario que se maneja es paupérrimo como si James sufriera alergia a los diccionarios de sinónimos. Y el texto está escrito íntegramente a base de oraciones simples o diálogos de besugos, sin ánimo de ofender a los besugos, seguro que ellos son capaces de diálogos mucho más interesantes y coherentes.

Sin contar que la autora NO sabe expresarse. Es incapaz de transmitir literariamente lo que está pasando o cómo son sus personajes, así que va a lo bruto. ¿Construir escenas? ¿Pa qué pudiendo deletrear lo que pasa? ¿Caracterizar personajes con sus acciones y pensamientos? Naaa, mejor decimos tal cual cómo son. Es decir, cómo la autora quiere que sean percibidos porque, para dejar aún más claro su incompetencia, luego esto no tiene por qué coincidir con lo que se aprecia al leer. Por ejemplo, no deja de repetirse que Christian es un hombre de negocios frío y calculador, pero luego cuando piensa y actúa yo sólo veo a un niñato impulsivo con problemas para controlar su genio.

No obstante, lo peor de lejos son las continuas repeticiones. James esta obsesionada con dar la misma información una y otra y otra y oootraaa vez. No vaya a ser que quede alguna pobre alma despistada que aún no se haya enterado de lo que he dicho ya 3892 veces, lo volveré a repetir por si acaso. Pfff, ni una lechuga en los cuatro estómagos de una cabra quedaría más mascada y remascada. Personalmente esto me resulta molestísimo, siento que James toma a su público por un atajo de imbéciles incapaces de la mínima comprensión. Perdona pero yo no soy tonta, que dirían en Media Markt, y no es agradable que una novela te insulte a la cara.

sin-tituloPara muestra de lo que acabo de decir una captura al azar. Da igual por dónde abras que todo el libro es así.

5. ¿Relleno a casco porro? ✓

Obviamente. Entre la continua reiteración que acabo de mencionar y que la ¿historia? (porque es muy discutible su existencia) no va a ninguna parte, el resultado son cientos de páginas para contar NADA. Chico conoce chica, se suceden escenas tópicas de esas que ves en las pelis estadounidenses de serie B y, de vez en cuando, hay monótonas escenas de sexo por aquí y por allá (no es por sonar cruel, pero la única manera de que esto se parezca sexo fuerte y sin cortapisas es sea la primera novela con sexo que pillas). Terminas de leer y, excepto por la pérdida neuronal, te has quedado igual que al abrir el libro.

Debería estar penado malgastar papel de esta manera. La de lecturas interesantes y con muchísima más calidad que se podrían haber imprimido, como por ejemplo prospectos de medicamentos o etiquetas de champú.

Por qué el mensaje da más asco que el «Club de un baño al año y sólo si es bisiesto»

Podría haber pasado por alto los defectos si no fuera por esto. No en el sentido de que hubiera sido un buen libro, pero al menos me podría haber reído de él por ser tan malo y eso hubiera supuesto que la lectura fuera amena por el cachondeo.

⚠️ ⚠️ ⚠️

Atención, a partir de aquí viene una crítica de feminista talibana, que diría el pacífico y caballeroso Reverte. Si crees que no vas a poder soportarlo sin que tu cerebro entre en combustión y se te llene la boca de insultos y #NotAllMen pasa directamente a la sentencia, por favor y gracias. 😘

(Ala, para que luego digáis que las feministas no pedimos las cosas con educación.)

El libro se marca un combo de mensajes y tópicos machistas, misóginos y tóxicos. Parece que James se hubiera propuesto meterlos todos. A continuación paso a mencionarlos y explicar por qué dan tanto asco.

1. Masculinidad tóxica

Christian Grey es el epítome de la masculinidad tóxica. Con esto me refiero a que su construcción como hombre está hecha a base de tópicos nocivos que buscan auto justificarse con la excusa «es que los hombres son así».

¿Que trata a las mujeres como trozos de carne a los que follarse? Pues no es porque sea un capullo misógino sino porque, duh, es hombre, los hombres es que están salidos. Para que os hagáis una idea del nivel, se presenta como si fuera natural que una mujer le empiece a hablar y él en lugar de escucharla se dedique a repasarla con la mirada y pensar que lo mejor que podría hacer con la boca es hacerle una felación. Hay que agradecerle de rodillas a los hombres que no violen porque, pobretes, la testosterona los domina y no se controlan. Es responsabilidad de las mujeres no provocar con su ropa o comportamiento o existiendo porque de lo contrario si las quieren follar es culpa de ellas.

A esto nos referimos exactamente las feministas cuando hablamos de que los hombres son violadores en potencia. A que hay toda una cultura de la violación, de la que este libro forma parte, que exculpa a los hombres y culpabiliza las víctimas. Su socialización como hombres les facilita y hasta anima a violar porque incluye bombardearlos de forma más o menos sutil con mensajes de este estilo: «es que los hombres necesitan sexo» o «cuando se calientan no controlan», que a la vez sirve para justificarlos.

1-b2d6bzdqm24bcfspnaqpza

¿Que es agresivo? Pues no es porque tenga problemas para controlar la ira sino porque, duh, es hombre, los hombres es que son violentos. Christian usa abiertamente la intimidación y la fuerza para logar sus objetivos y esto le parece perfectamente legítimo. Se presenta como el típico comportamiento de un tío, que debe demostrar quién manda e imponerse por las buenas o por las malas. Ten cuidadito de no provocar que entonces igual le dan ganas de hostiarte por tu culpa. Es aterrador la de veces que Christian piensa que se gustaría azotar a Ana, muchas veces mientras la viola (ver el punto anterior), cada vez que esta hace o dice algo que no le gusta. Y encima te tratan de vender que es encantador por dignarse a no hacerlo. Claro, claro, que buena gente es por comportarse medianamente como un ser humano civilizado. Hacedme la ola, que yo soy tan buena que no atizo a mi vecino cada vez que me despierta con canciones de Carmen de Mairena a las siete de la mañana, y creo que eso sería una razón de mucho más peso que el hecho de que Ana no tenga hambre cuando él decide unilateralmente que es hora de comer.

¿Que es controlador y celoso? Pues no es porque tenga problemas de autoestima y nulo respeto por sus parejas sino porque, duh, es hombre, los hombres es que son territoriales. Eso significa que les importas y tratan de protegerte frente a otros hombres. Porque como Christian es hombre se justifica en que sabe que todos los demás piensan como él, así que cada hombre que aparece quiere follar a Ana y él debe proteger su propiedad.

¿Que es homófobo? Pues no es porque sea un repugnate fascista lleno de prejuicios sino porque, duh, es hombre, los hombres es que tienen que ser muy machotes en el sentido tradicional y estar demostrando su virilidad todo el rato. Lo gay es sinónimo de femenino, no son «hombres de verdad» porque, ¡horror!, ¡les gustan otros hombres! ¡¡¡Como a las mujeres!!! Entonces seguro que son medio tías y eso es repugnante. No hay peor insulto para un hombre que parecerse o ser comparado con uno de esos inferiores seres que son las mujeres.

evitar-la-desigualdad-sexual

Digo yo, ¿dónde están las protestas de las asociaciones de derechos de hombres? El mensaje de este libro es que los hombres cis son violentos maltratadores y violadores en potencia que, mujer que ven, mujer que quieren hostiar, o violar, u hostiar mientras violan. Y perpetúa esos tópicos sobre cómo ha de ser un hombre que hace que se quejen de estar también muuuy discriminados por no poder llorar para no parecer débiles. ¿Dónde están los varonistas/masculinistas haciendo manifestaciones y criticando masivamente este libro con reseñas, artículos, videos, etcétera, para dejar claro que Grey no es un modelo de hombre? ¿Como esto no cuestiona sus privilegios ya no dicen nada? Baia, baia; que casualidad.

2. Romantización del maltrato

Ya se ha incidido mucho en este punto, así que me detendré poco.

Con la excusa del BDSM se justifica y normaliza el maltrato y se establece como ideal una relación desigual consistente en que la mujer se someta al hombre. Él es experimentado y manda, ella ignorante y se limita a obedecer y callar. Esto se plantea no sólo como el orden natural de las cosas, sino también como terriblemente romántico, lo que tiene dos consecuencias muy graves.

La primera es que deja a la mujer como un mero complemento del hombre. Él es una persona completa por sí mismo, pero ella necesita una figura masculina para realizarse como ser humano. Lo que justifica que el hombre sea el centro de la existencia de la mujer. Ni amistades, ni familia, ni trabajo. Todo lo que Ana hace está condicionado a Christian porque depende de su aprobación para validarse como persona, así que acepta lo que sea con tal de lograr la atención del macho alfalfa. ¿Que no me gusta el BDSM? Bueno, se esforzaré porque es el único sexo que él quiere. ¿Que me gusta hacer algo? Venga, lo dejaré porque a él le molesta. Y así. Pese a que intentan vender que hay consenso y negociación es ella la que cede en todo. Él si acaso se digna a concederle algo de vez en cuando como si hiciera un esfuerzo titánico al dejarla vestir como a ella le da la gana, por ejemplo. Ana no consiente porque el consentimiento debe ser libre de coacciones y Christian no acepta un «no» por respuesta, la presiona o manipula continuamente para que actué en función de lo que a él le gusta. Eso no es consentir, es resignarse a regañadientes porque no puedes aspirar a otra cosa y hay que hacer lo que sea para intentar arreglar al hombre.

Este tópico de la mujer mártir que puede arreglar a un hombre con su amor merece un párrafo aclaratorio a parte. Se supone que Christian es un capullo por taras emocionales, pero eso ni justifica su comportamiento ni hace que su pareja sea la responsable de aguantarlo. La mentira de que se puede cambiar a una persona amándola sólo sirve para justificar el maltrato. Personalmente creo que se puede dejar de ser maltratador, pero para eso hace falta darse cuenta, querer solucionarlo y pasar años deconstruyéndose. En la realidad por mucho que quieras a un capullo maltratador y manipulador lo va a seguir siendo, es más, harto probable que usará esto contra ti porque hasta ahora le ha ido bien haciendo eso.

img_2538

La segunda es que al romantizar y normalizar conductas abusivas se perpetúa el maltrato. La literatura forma parte de la cultura popular y si esta muestra que algo es aceptable y común la gente tiende a asumirlo. Es como cuando en el tiempo de nuestras abuelas se decía «mi marido me pega lo normal». Realmente lo veían como algo normal y necesitaban deconstrucción para darse cuenta de que no es aceptable ninguna violencia en absoluto, porque culturalmente estaba asumido y era usual que tu marido te pudiera soltar un guantazo. Aquí lo mismo. Si se enseña que los celos y controlar a tu novia, entre otros muchos mensajes tóxicos que perpetúa el libro, es bonito y aceptable los chicos lo reproducirán y a las chicas les parecerá bien.

Lo anterior que tiene la terrible consecuencia de desactivar las señales de alarma de las víctimas ante el maltrato. ¿No os habéis hartado de oír «si la maltrataba, ¿cómo no lo dejó?» o «¿y no se dio cuenta antes de que era peligroso?» cuando sale a la luz un caso de maltrato? Pues aquí tenéis la respuesta a por qué pasa. Porque la sociedad normaliza el maltrato en sus señales más leves y sólo se escandaliza ante los últimos estadios del mismo, lo que hace que la víctima muchas veces no sea consciente o justifique todo lo que sucede hasta que sea demasiado tarde.

galicia

3. Misoginia y machismo interiorizados

Resulta que la excusa de Grey para ser misógino es que su madre no lo cuidó bien y eso le da carta blanca para despreciar a TODAS las mujeres. ¿Os habéis fijado que en el imaginario colectivo esto nunca pasa al revés? Si es una mujer la maltratada por un hombre y a raíz de ello se vuelve misándrica la acusan de rencorosa, malfollada y mil cosas más. Ahí sí es culpa de ella y no una razón para su forma de actuar y que merece que los hombres sean los responsables de sacrificarse para probarle que pueden ser buenos. Porque generalizar está muy mal, pero sólo cuando se generaliza con los hombres, según parece.

Mujer: Un hombre me ha hecho X y ahora siento rencor hacia los hombres.

Sociedad: #NotAllMen

Hombre: Una mujer me ha hecho X y ahora siento rencor hacia las mujeres.

Sociedad: T_d_s p_t_s

Además, ojo al dato: Christian odia a su madre biológica y se refiere a ella como «la puta adicta al crack» de forma muy despectiva. No niego que no era buena madre porque era prostituta contra su voluntad, se drogaba para soportarlo y a veces se desahogaba con Christian. PERO resulta que quien la obligaba a prostituirse y maltrataba sistemáticamente tanto a ella como a Christian era el padre, ella siempre trataba de cuidarlo cuando no estaba en sus peores momentos. Pues casualmente contra el padre no hay ese odio exacerbado ni Christian lo culpa de todos sus problemas, todo el rencor se dirige hacia su madre. Con un par, James.

Por último, quiero mencionar el detalle de que Christian se cree victima de maltrato por parte de Ana. ¿Cómo es esto posible? Por su tremendo machismo interiorizado. Seguro que habéis oído alguna vez eso de que los hombres maltratan físicamente, pero más mujeres psicológicamente y por eso no las pillan. Bueno, es mentira porque, primero, la mayoría de los maltratadores nunca te ponen la mano encima y, segundo, el maltrato físico requiere previamente del psicológico como condición sine qua non. Para más información investigar sobre el Síndrome de la rana hervida. Sin embargo, esta mentira a calado tanto porque existen hombres a los que les pasa lo que a Christian. A saber, tiene su machismo tan interiorizado que considera natural que Ana se someta a él en todo y si no lo hace siente que lo está maltratando, porque considera que esa sumisión es un derecho legítimo que tiene. Si, por ejemplo, ella no le coge el teléfono inmediatamente porque está ocupada trabajando considera que lo está haciendo adrede para ponerlo nervioso. O si se viste con ropa que él no aprueba o habla con otros hombres considera que lo está humillando. Y lo cree genuínamente y se victimiza por ello.

011

Y ese tipo de machismo interiorizado es bastante más habitual de lo que podría parecer. Si no fijaos de ahora en adelante. ¿Cuántas veces habéis visto u oído, por ejemplo, cosas del estilo «si tu novia se fija en otros o se viste sensual para salir es una guarra»? La mentalidad que subyace es la misma: creo inconscientemente que mi novia me pertenece y todo lo que hace tiene o debe tener relación conmigo, por lo tanto ¡¿cómo se atreve a siquiera a mirar a otros o enseñarles lo que es MÍO (su cuerpo)?! ¡Me está faltando el respeto! Pobre yo, lo que tengo que aguantar por su parte. Buaaa.

Sentencia

Sí que provoca oscuras fantasías, concretamente homicidas.

Anuncios

Queja Heptalogía Las Crónicas de Narnia (C. S. Lewis)

O cómo adoctrinar a la infancia en el cristianismo, el machismo y el racismo

Sí, sí, ya se que estos libros fueron escritos hace bastante tiempo y son hijos de su época. Y también se que todos los libros reflejan la ideología de quien los ha escrito. Pero es que esta heptalogía está hecha para adoctrinar. Me explico: no es que sean libros cuyas historias contengan machismo, racismo y una apología cristiana por el momento en que fueron escritos, es que han sido escritos específicamente para transmitir esos mensajes. Puede parecerse, pero hay una gran diferencia. Y a mi hacer libros para la infancia, que es especialmente manipulable, con el expreso propósito de adoctrinar subrepticiamente me resulta repugnante.

1467301869-tumblr-inline-nnb0o5fcpm1t7oi6g-500

Y lo peor es que estos libros se consideran clásicos de la literatura infantil y siguen leyéndose y/o recomendándose a la infancia. No digo que haya que prohibirlos, ojo, pero es necesario tener en cuenta que no son un entretenimiento inocente y tomarse el tiempo de explicarle a los peques que no todo lo que sale es bueno y deben cuestionárselo.

Apología descarada del cristianismo

Los libros están hechos para ser alegorías cristianas y enseñar a creer. Aslan es claramente una representación de Cristo y las historias, o son reinterpretaciones de partes de la Biblia (El león, la bruja y el armario es la pasión y resurrección de Jesús y La última batalla es el apocalipsis y el juicio final), o están destinadas a decir que hay que tener fe y no cuestionar los designios de Dios Aslan (El príncipe Caspian y La silla de plata).

El problema de esto, en el ámbito de la calidad literaria, es que transmitir valores pesa más que construir un buen argumento, por lo que las tramas suelen solucionarse con deus-ex-machina como porta-aviones que se resumen en que Aslan aparece y lo resuelve todo a base de agitar su melena Pantene. Pero lo más grave es que el mensaje de los libros es horriespantoso: tienes que creer en Aslan y hacer todo lo que te diga sin cuestionar nada. ¿Que Aslan desaparece durante largos periodos en los que deja a los narnianos siendo esclavizados o aniquilados? Él sabrá y sus motivos tendrá, los caminos del señor son misteriosos no es un león domesticado, igual tienes que creer en él y su infinita bondad. ¿Que Aslan da órdenes cuestionables y cero explicaciones? Pues a obedecer y punto, que lo dice Aslan y no se le puede llevar la contraria por mucho que no te parezca una buena decisión, el razonamiento propio está sobrevalorado. ¿Que Aslan mata, deja morir u ordena matar? Pues OK. Seguro que las personas afectadas son mala gente y está justificado porque Aslan siempre es el bueno. Siempre. Aunque a veces haga casi lo mismo que la gente a la que se enfrenta o haya permitido que se creara el problema en primer lugar. O sea, nada de animar a la infancia para que piense por sí misma, reflexione sobre sus acciones y las consecuencias de estas o desarrolle un sistema de valores. Obediencia y fe ciegas sin cuestionar nada ni permitirse siquiera dudas o atisbos de pensamientos y opiniones propias. ¡Qué buen mensaje!… Para lograr una sociedad fácilmente manipulable, aborregada y llena de fanatismo.

Sin título

Machismo

Los libros están saturados de machismo rancio. La mayor parte de los habitantes de Narnia son animales parlantes y ¡aún así las hembras son amas de casa que cocinan y hacen las labores domésticas mientras los machos sí hacen las cosas que es lógico que hagan como animales! Ejemplo: una castora no puede construir diques, por el hecho de ser hembra su papel tiene que ser cocinar y limpiar para el macho mientras él ya sí construye diques. Además, en las muy escasas ocasiones en que salen animales hembras queda claro que estas son pasivas en contraposición con los machos, que sí mandan y toman la iniciativa. Véase el caso de el caballo Bree y la yegua Hwin.

En el caso de humanas no es mejor. Tienen tres papeles:

– Floreros y premios para los hombres sin más importancia que dar descendencia. Por ejemplo, la esposa de Caspian, que está ahí para que el chaval saque una recompensa de su viaje en La travesía del Viajero del Alba, darle un hijo y luego cascarla para que empiece la trama de La silla de plata. Jamás se la vuelve a mencionar.

– Brujas malas que quieren esclavizar Narnia. Lo triste es que son las únicas mujeres realmente empoderadas porque claro: mujer poderosa = maldad. ¿¡Cómo van las mujeres a gobernar en lugar de estar subordinadas a los hombres!? ¡Vade retro satanas! ¡¡¡El poder es masculino!!!

– Apoyo a protas masculinos y ejemplo de «cómo ha de ser la mujer ideal». Sí, hay mujeres con papeles protagónicos importantes (Lucy y Jill) pero se establece una clara dicotomía: mientras los hombres son valientes, decididos y guerreros ellas deben ser protegidas y son dulces, compasivas y encargadas de tareas como la curación de los heridos. Aún en el caso de que alguna peleé se quedan en la retaguardia o se ponen a llorar por el horror de la batalla, no como los machotes, que se dan tortas con decisión en primera línea. El papel de las mujeres es, ante todo, ser señoritas y dejar la esfera pública a los hombres.

Además, mucho ojo con dejar de ser modestas y virtuosas. Una mujer que se sepa guapa y piense en divertirse es lo peor. Sólo hay que ver lo duramente que se juzga a Susan por el imperdonable pecado de aprovechar su hermosura y dedicarse a vivir su vida como le daba la gana en lugar de permanecer casta y pura hasta la sepultura fiel a Narnia, aunque fuera Aslan el que le dijera que ya no podía volver nunca.

Racismo

Mientras que los narnianos son de raza blanca y cultura occidental Calormen, el reino vecino, está habitado por personas que claramente son una alegoría de la raza y cultura árabes. Por supuesto, los calormenos son salvajes, crueles, nada honorables y adoran a Tash, un dios sanguinario que es el anti-Aslan, en una clara referencia al anti-Cristo.

Sí, hay dos personajes de Calormen que son buenos: Aramis y Emeth, pero, a parte de que el segundo no llega ni a terciario, sólo son buenos porque dan la espalda a su cultura para abrazar la narniana y hacerse adoradores de Aslan. El mensaje no puede estar más claro: la raza y cultura blancas son superiores y las demás lo peor, pero si aceptas que tenemos la razón y asumes nuestro modo de pensar haremos una excepción contigo y sí merecerás respeto, no como el resto de quienes son como tú. ¿A que somos buena gente? Pista: NO.

r

Sentencia

Si quieres darles estos libros a peques recuerda enseñarles también a cuestionarlos, no son un entretenimiento inocente.