Reivindicación de la versión original de La Bella y la Bestia

¿Conoces el cuento de La Bella y la Bestia? Pues lo cierto es que la respuesta es que seguramente no, al menos por lo que respecta a la verdadera historia. Sé lo que estás pensando: «¡¿Qué me estás containeeer?! ¡Pero si habré visto como 3.892 veces la película de Disney y me he leído casi todas las re-interpretaciones que han salido!» Sí, pero resulta que tanto la película de Disney como todas las re-interpretaciones posteriores parten de la historia de Jeanne-Marie le Prince de Beaumont, sin embargo, la versión original es la de Gabrielle-Suzanne Barbot de Villeneuve. Beaumont se apropió de la historia y la adulteró. Y ya que Disney ha sacado una nueva versión que se jacta de ser más feminista, inclusiva y tal, ¿qué mejor momento para reivindicar la obra original? Porque, damos y caballeras: resulta que el cuento original es una crítica social al clasismo y al sistema matrimonial de su época; además, tiene unos mensajes que, con alguna una actualización, pueden ser muy sanos y hasta feministas.

A continuación procederé a comparar las versiones de Villeneuve y Beaumont, reivindicando los detalles de la primera que fueron vilmente modificados o eliminados para que se vea cómo cambia la historia. Obviamente, desde aquí va a haber SPOILER.

1

La Bella (apodo por el que la conocen, su nombre real nunca se menciona) es la gran perjudicada por los cambios de Beaumont. En la obra de Villeneuve es hermosa y virtuosa porque así señalaban los estándares de la época que debían ser las mujeres, no obstante, no es una mártir abnegada y unidimensional que soporta todo, y se puede apreciar su sensatez, orgullo, fortaleza y, sobre todo, practicidad.

Al principio, cuando su familia es rica, la Bella de Beaumont se muestra humilde y no quiere casarse por no dejar solo a su padre; la de Villeneuve no se queda al margen mientras sus hermanas disfrutan y es la primera que se dedica a ir a fiestas, darse aires de grandeza y valorar a posibles maridos. Cuando pierden su fortuna la Bella de Beaumont se resigna fácilmente a ser pobre y ser la esclava de sus hermanas; la de Villeneuve se entristece y lamenta, pero hace de tripas corazón para sobreponerse porque no sirve de nada amargarse por algo que no se puede cambiar, y ni de broma acepta currar para sus hermanas, que también trabajan. Si la Bella de Villeneuve pide una rosa no es por humildad frente a la avaricia de sus hermanas, sino por sensatez y realismo: no quiere ilusionarse antes de tiempo con que van a recuperar su fortuna y prefiere hacer un pedido fácil en lugar de uno que no pueda cumplirse. Mientras que la Bella de Beaumont se entrega a la Bestia como una mártir, la de Villeneuve queda muy afectada y si decide entregarse es por considerar que lo ocurrido es culpa suya, y para callarles la boca a sus hermanas. Una vez que tomada la decisión trata de animarse y animar a su familia. Y, cuando se da cuenta de que la Bestia no va a matarla, se pone a disfrutar del lujo sin reparos.

Este tipo de detalles me encantan y demuestran que la Bella es muy fuerte. Al contrario de lo que quieren vendernos ahora, ser una mujer fuerte no significa necesariamente ser una borde enfadada con el mundo y saber pelear. Se requiere mucha fortaleza para mantener la cabeza fría y, pese a estar afectada, tener la entereza para sobreponerse a los reveses. Lo único que falla en la obra de obra de Villeneuve es la sororidad. Las hermanas de la Bella le tienen tirria sólo por ser más guapa y virtuosa y, por tanto, ser competencia a la hora de gustar a los hombres.

542662_10200865604669356_1796614231_nLas relaciones entre mujeres deberían presentarse así y no con arpías malvadas que odian a la santa de la protagonista por existir.

Curiosamente, el detalle de querer volver a casa porque su padre está enfermo y tiene que cuidarlo para demostrar lo buenísima que es se lo inventó Jean Cocteau en su película, que fue a su vez la inspiración de Disney. Tanto en la obra de Villeneuve como en la de Beaumont la Bella quiere visitar su casa simplemente porque echa de menos a su familia.

No obstante, uno de los puntos clave para entender el cambio en el mensaje (y por qué este queda tan absurdo en el caso de la historia de Beaumont) es la interacción de la Bella y la Bestia. Resulta que la Bella pasa el día sola en el castillo y la Bestia sólo aparece durante la cena, momento en que tienen una breve conversación basada en que la Bestia le haga a la Bella un par de cumplidos torpes y luego le pregunte si se quiere acostar con él. Sí, acostar en el sentido que estáis pensado. En la versión de Beaumont sucede lo mismo, pero la pregunta se cambió por casar porque la obra es mucho más mojigata. Cuando la Bella responde que no la Bestia se despide hasta el día siguiente. Obviamente, no es que pueda salir una gran relación de ahí.

Por otro lado, en la obra de Villeneuve la Bella sueña todas las noches con un chico muy guapo que dice ser prisionero de la Bestia y le gusta más conforme lo va conociendo, así que está cada vez más enamorada del desconocido y disgustada con la Bestia. Sin embargo, cuando él le propone asesinar a la Bestia la Bella se opone frontalmente porque aunque ame al chico la Bestia es muy buena y le demuestra cariño a su tosca manera, por lo que se niega a pagar su bondad y sentimientos de forma tan cruel.

Cuando la Bella vuelve a casa su padre le recomienda que se case con la Bestia para tener el futuro asegurado, ya que ha resultado no ser mala. Pero la Bella se resiste y las razones son de los puntos más geniales del libro. Aunque está su enamoramiento con el misterioso desconocido, lo que de verdad la echa para atrás es, primero, que la Bestia es estúpida y la idea de pasar la vida con alguien incapaz de darle conversación la deprime; y segundo, el sexo. Sí, habéis leído bien. Pese a esa fantasía masculina que dice que las mujeres no saben nada de su sexualidad hasta que un machote se la descubre, las mujeres saben y sabían de sexo. Villeneuve muestra que eran perfectamente conscientes de que una de las cosas que se esperaba de ellas era que consumaran el matrimonio, y a la Bella no le mola el bestialismo (ba dum tss).

Una vez que la Bella vuelve al castillo y encuentra a la Bestia muriéndose, en la obra de Beaumont descubre que se ha enamorado porque patatas, lo que rompe la maldición por ser ella tan buena como para amar a un monstruo. En la obra de Villeneuve la Bella se da cuenta de que le tiene cariño a la Bestia y prefiere vivir ahí antes que con su familia. Sólo consiente a la propuesta de la Bestia de acostarse con ella (que no cunda el pánico, sólo duermen en la misma cama), a cambio de una promesa de matrimonio, cuando su desconocido le dice que es la única forma de liberarlo. Y si acepta no es por amor romántico ni ilusionada sino porque, dado que va a quedarse ahí y no hay manera de desposar al hombre que le gusta, lo racional es no obcecarse y tomar la mejor decisión para su futuro. Es a la mañana siguiente cuando la Bestia se ha transformado en el enamorado de la Bella. La necesidad de este acercamiento es un detalle imperdible porque ejemplifica que cuando una mujer descubría si su esposo era un «príncipe» o una «bestia» era en la intimidad, algo que por desgracia aún es de rabiosa actualidad: de cara a la galería todos los maltratadores y/o violadores suelen ser encantadores.

Por cierto, punto para Disney por darle a la Bestia una excusa creíble para palmarla. Eso de «me muero porque soy un rey del drama y no puedo vivir si no estás» jamás me convencerá.

France-Gifs-hetalia-france-31546515-400-226Drama king mode on.

¡Sorpresa! El cuento original NO termina con la conversión de la Bestia en príncipe. En la historia de Villeneuve a la mañana siguiente él le cuenta a la Bella cómo acabó preso de la maldición.

Resulta que el padre del príncipe murió antes de que él naciera y su madre es una reina guerrera que, como pasaba años de campañas militares, dejó al príncipe a cargo de un hada para que lo cuidara. No obstante, cuando el príncipe crece el hada se enamora del príncipe y comienza a acosarlo. Esto es muy interesante por ser de los pocos casos en que he visto que se represente el acoso de una mujer hacia un hombre sin fantasías masculinas que idealicen la situación de por medio (ya sabéis, el típico chaval de los harem al que se le tiran encima tías buenorras y no sabe a cuál escoger). El pobre príncipe está confundido y horrorizado ante el comportamiento del hada, que se aprovecha de que es su cuidadora para estar cerca de él, por lo que también estamos ante un abuso de poder. La maldición le cae como venganza cuando la rechaza, pese a que lo hace con tacto porque nunca ha sido altivo. En la versión de Beaumont no se aclara por qué acabó maldito el príncipe, pero bien pudo ser como castigo. Mientras que la Bestia de Villeneuve todo lo que hace está planeado cuidadosamente para romper la maldición y jamás actúa con maldad, con la de Beaumont no está tan claro. La Bestia de Villeneuve da comida y refugio al mercader padre de la Bella porque quiere ayudar, y cuando dice que va a matarlo por coger la rosa se está marcando un farol para que este le lleve a una de sus hijas. E incide mucho en que la hija tiene que saber cómo es él y que deberá quedarse en el castillo, nada de llevarla engañada. Además, ofrece riquezas a la familia de la Bella para ayudarla a salir de su mala situación y porque se siente culpable por el mal rato que les ha dado. Por otro lado, la Bestia de Beaumont dice que quien vaya a su castillo será para morir, así que perfectamente podría ser que en principio pensara matar el mercader o la hija y cambiara de opinión más tarde.

Además, Villeneuve también hace mucho énfasis en que la Bestia siempre es respetuosa cuando trata con la Bella ya que, pese a que quiere librarse de la maldición, sabe que presionar y/o acosar a las personas no está bien y no quiere incomodarla ni hacerla sentir mal. Muy triste que dos siglos después todavía existan hombres que no entiendan esto. El problema que tenía el príncipe en la historia original no un mal carácter, sino la imposibilidad de comunicarse con la Bella porque la maldición le afectaba tanto física como intelectualmente. (Bête en francés significa tanto «bestia» como «estúpido», lo que me hace preguntarme si no me estaré perdiendo bastantes dobles sentidos que enriquecerían la obra por no leerla en el idioma original.) Por cierto, como curiosidad diré que la bestia original tenía trompa de elefante y escamas. La versión leonada se popularizó tras la película de Cocteau y se consolidó definitivamente con la de Disney.

Sin título

Y otro detalle que Beaumont excluyó por completo fue el verdadero pasado de la Bella. Resulta que la madre del príncipe no aprueba que este haya prometido su mano a la Bella porque, pese a que haya roto la maldición y demostrado ser muy virtuosa, no es más que la hija de un comerciante. Aunque el príncipe suplica, la Bella hace gala una vez más de su realismo y fortaleza diciendo que no le importa quitarse de en medio. Y lo hace porque, pese a que quiere al príncipe, es consciente de que el amor no lo puede todo y nunca será aceptada en el mundo de él siendo una plebeya. Aquí entra en escena un hada bondadosa que ha estado ayudando al príncipe a romper la maldición y rebela que la Bella es su propia sobrina y una princesa. Resulta que la madre de la Bella era un hada que se casó con un rey humano, pero esto está prohibido por las leyes del mundo feérico, por lo que su madre fue castigada y la Bella maldecida y debió ser ocultada por su tía como la hija de un mercader para evitar que la asesinaran. Concretamente la maldición que pesaba sobre la Bella era que si vivía sería para casarse con un monstruo. Así que el encuentro de la Bella y la Bestia no fue ninguna casualidad, estaba todo orquestado por el hada buena para que tanto el príncipe como su sobrina se beneficiaran si su plan salía bien. Es ante esta circunstancia cuando la madre del príncipe se disculpa y cede de buena gana al matrimonio.

Implicaciones del auténtico mensaje de la obra

Cómo cambia la historia, ¿verdad? Y es que la original NO va de amor ni el supuesto poder redentor de este. Se recalca mucho que la Bella no ama románticamente a la Bestia porque lo que quería denunciar Villeneuve era el injusto matrimonio de la época, donde las familias concertaban las uniones y entregaban a chicas como mercancía, siendo que estas no sabían nada de su futuro marido la mayoría de las veces y lo percibían con temor. Sin embargo, Villeneuve también quiere dejar muy claro que no hay que dejarse llevar por los sentimientos y son preferibles el deber y el agradecimiento que el amor. Es un aviso contra la pasión desmesurada porque el amor no lo puede todo. Por lo tanto, aunque a lo largo de la obra la autora deja caer varias veces que lo ideal sería poder escoger con quién casarse y que no hay ningún mérito en haber tenido la suerte de nacer en una buena familia, Villeneuve era tan realista como su protagonista y sabía que el matrimonio era la única salida que tenían las mujeres y que los prejuicios sociales son una carga muy pesada contra la que se tienen todas las de perder. Si al final la relación de la Bella y el príncipe funciona e involucra amor no es gracias al poder chupiguay del amor. Es porque se han conocido profundamente y sus carácteres y edades son compatibles; y también porque están en pie de igualdad, de ahí la importancia de que fueran de la misma clase social y que ella también tuviera una maldición. En cierto modo la historia da una de cal y otra de arena. Critica lo que había, pero a la vez mantiene los pies en la Tierra.

Personalmente, conocer la obra original no sólo me ha reconciliado con ella sino que considero el mensaje muchísimo más coherente que el supuesto «la belleza está en el interior», que siempre me ha parecido forzadísimo ya que luego tanto ella como él podrían ser portada en Vogue. Y es genial porque rompe definitivamente la idea tóxica que dio Beaumont de que una mujer puede transforma a un monstruo con amor. La Bella no tenía que redimir a nadie porque el príncipe siempre había sido buena persona. Tenía que romper la maldición, y esta no se rompía con amor sino conociendo a una persona que, pese a la fachada poco halagüeña, en realidad nunca ha demostrado ser mala. Como persona introvertida me ha encantado ese mensaje porque lo noto muy real y empatizo totalmente, tanto con ella como con él.

hqdefaultComo percibo a una persona a priori versus cómo la percibo tras lograr conectar con ella y desarrollar confianza.

Y demás está el curioso y fantabuloso detalle de que las mujeres del libro son, de forma sutil y cada una a su manera, mucho más fuertes y racionales que los hombres. El comerciante padre adoptivo de la Bella es bastante pusilánime, el príncipe se deprime ante lo que le ha pasado o se deja llevar por sus sentimientos, y el verdadero padre de la Bella muestra algunos problemas para llevar su reino; mientras que la Bella mantiene la cabeza fría y se sobrepone en los malos momentos, la reina madre del príncipe es una guerrera capaz de proteger su reino de enemigos más poderosos que ella, y las hadas madre y tía de la Bella no se rinden y emplean todos los medios a su alcance para luchar por lo que quieren.

Si es que hace dos siglos Villeneuve escribió un libro que, siendo un cuento de hadas, está lleno de verdaderas mujeres fuertes y contiene mensajes sanos sobre cómo debe construirse una relación de pareja. Repito, DOS SIGLOS e hizo algo mucho mejor y más realista que bastantes ñoñerías tóxicas que venden ahora sobre que el amor lo puede todo o cómo tienen que ser las mujeres fuertes. Así que, ya que están tan de moda las re-interpretaciones y adaptaciones de cuentos, a ver si reivindicamos la verdadera historia de La Bella y la Bestia y rescatamos sus geniales y aún plenamente vigentes mensajes. Hora de darle a Villeneuve el crédito que se merece y dejar de lado el estropicio de Beaumont.

read-the-book

Anuncios

9 thoughts on “Reivindicación de la versión original de La Bella y la Bestia

  1. Joder, no me imaginaba que el libro fuera así, me has dado ganas de comprármelo ( el de Villeneuve), francamente , la película de la Bella y la Bestia no me disgusta en absoluto pero la historia del libro me parece muchísimo mejor, y creo que la historia en general tiene también más sentido.

    Me gusta

    • Hola Talía. Como siempre, gracias por pasarte.

      Para mi la película Disney forma parte de mi infancia y le tengo cierto cariño por eso, tiene el problema de que Bella cambia al carácter de la Bestia y por tanto es tirando a tóxico, pese a que la Bestia Disney sea más bien un niñato que realmente malo el mensaje de que una mujer te haga cambiar ahí está. La historia original me ha encantado y también le encuentro mucho más sentido. Eso de que “la belleza está en el interior” hubiera colado si él se queda tal cual o si Bella fuera fea, que no estaría mal para normalizar que no todas las chicas son preciosas; pero al final ambes son guapísimes, así que el mensaje se queda en realidad en “la belleza está en el interior, pero tanqui que también en el exterior, nada de fealdad física”.

      Me gusta

  2. I’m alive! Sorry. Hace siglos que no comento, he estado liadísima suplicando subvenciones para proyectos de investigación. Leía pero luego no comentaba.

    O.O Así me dejas con el cuento original. Pues creo que yo también me lo voy a leer como dice la chavala del comentario anterior. Igual me reconcilias también con este cuento. Los cuentos en general no me han gustado nunca (luego tengo las canciones disney en el móvil porque era la único que me gustaba). Las princesas me parecian gillipollas. A la bella y la bestia en especial me daba pito asco por la mierda de mensaje de que una mujer puede cambiar a un hombre con amor. Y no se porque creía que la versión original era en realidad la de una peli checa donde el monstruo quería literalmente comersela. Pero el mensaje realista (con lo que me gusta el realismo, mi género literario favorito junto al romanticismo. Del siglo 18 no novela rosa xD) me ha enamoriado. *-* Lo de las mujeres fuertes ya me ha terminado de convercer. Como lo vea me lo compro.

    Me gusta

    • Comenta cuando puedas, lo agradecemos pero no es ninguna obligación. Los proyectos antes que los blog que hay que hacer avanzar el país.

      A mi me gustaban un poco más que a ti las películas, pero con el tiempo me he dado cuenta de que eran bastante machistas. Aunque sí, las canciones Disney suelen ser geniales, no te sientas culpable por escucharlas 😛 . Me alegro de la propaganda que le estoy haciendo a la historia original porque creo que se la merece, no es justo el mensaje tóxico que la han adjudicado a la historia por culpa de Beaumont y las adaptaciones posteriores; más teniendo valores tan positivos para ser un cuento, que estos no se caracterizan por ser muy sanos precisamente.

      Por cierto, he visto esa película checoslovaca que dices, si no me equivoco es Panna a Netvor. También tiene el mensaje súper tóxico, que dicen literalmente, de que la mujer puede cambiar a un monstruo con amor, pero merece la pena porque la ambientación gótica le da un punto oscuro e interesante al cuento que lo hace más parecido a una película de terror. Aunque a mi me dio un déjà vu a “Crepúsculo” justo por lo que dices. ¿Igual Meyer se inspiró de ahí?

      Me gusta

  3. Hola. Lo primero, decir que soy la chica que se ha hecho llamar “Yaoista”. Ahora he decidido comentar usando mi nombre porque… No sé, supongo que porque ya tenemos una edad xD (Soy joven, pero no tengo precisamente quince años).

    La verdad es que sabía muy poco, por no decir nada, acerca de la historia original de Villeneuve. Me has descubierto algo totalmente nuevo. Es muy curioso eso de que la Bestia no insistiera tras el rechazo y que lo aceptara con la máxima dignidad posible, cuando tanto tiempo después se estila tanto “el que la sigue, la consigue”.

    Hay algo que no me ha terminado de convencer, aunque entiendo el porqué de escribir la trama de ese modo. Me refiero al mensaje final de “los ricos con los ricos”. Pero, vamos, como ya he dicho, comprendo que la trama ha seguido ese curso porque era lo que imperaba en la época, ni más ni menos.

    PD: ¿Te vas a animar a hacer la reseña de Hetalia? Yo dejé la serie en la segunda temporada hace ya la tira. No porque no me desagradara (que tampoco es que desquicie) sino por el hecho de que… Supongo que los taaantos capítulos existentes. Duran muy poco, sí, pero eso no cambia que la cantidad es considerable. Algún día la retomaré, seguramente.

    Saludos.

    Me gusta

    • Bienvenida otra vez Marina. Puedes comentar con el nombre que más gracia te haga, eso es lo bueno de Internet.

      No te preocupes si no conocías la historia original, casi nadie la conoce porque Beaumont, y luego Disney, se la han apropiado por completo y llevado toda la fama. Yo tampoco lo conocía hasta hace meses, cuando la descubrí gracias a este análisis en el blog La nave invisible:

      Sí, la historia tiene un contexto y un público determinado: la alta burguesía y nobleza de su país, que eran quienes sabían leer y a quienes se dirige el mensaje, por lo que estaba muy de moda que les protas de las historias fueran siempre de la realeza o similar para que se identificaran (de ahí viene un poco que tantos cuentos involucren princesas y príncipes). Eso hace que el mensaje ahora quede elitista, pero en conjunto creo que la historia no se ha conservado nada mal.

      Y sí, haré la reseña de Hetalia en cuanto pueda. Como muy tarde para Verano cuando tenga tiempo libre para ponerme a tope con reseñas. Es que ahora estoy terminando la carrera y mi compañera Kodama opositando, así que hemos dejado el blog bastante en segundo plano porque los estudios van primero.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s