Queja Coraline (Neil Gaiman)

Cuando la adaptación es mejor que el original es que algo has hecho mal

La película Los mundos de Coraline me gustó mucho, así que al saber que estaba basada en una novela del mismo autor que me había fascinado en The Sandman los ojos me hicieron chiribitas. ¡Un cuento de hadas, pero siniestro y visceral, como los de antes! ¡¡Si la adaptación ya es genialosa el libro ha de ser una maravilla!! ¡¡¡Tiene que ser míooo!!!

Así que lo pillé y, y… no. La película me ha parecido mejor que el libro. Anonadada me hallo.

Para poder explicar esto tengo que soltar más SPOILER que la sinopsis de Salamandra; y esta está hecha con tanta mala leche que revienta 110 de las 150 páginas que tiene el libro, además de dar la pista para que se sepa lo que pasa en las restantes. Sin exagerar. Así que si no queréis que os destripe el libro abandonad la queja aquí y ahora. Quien avisa no traiciona.

Sin título

El libro va de una niña que no está contenta con su vida porque siente que les adultes en general y sus adres en particular no le hacen caso. Pero un día descubre una puerta misteriosa que lleva a otro mundo parecido al suyo, salvo por el hecho de que todos tienen botones en vez de ojos y que es todo lo que ella querría: sus otres adres y les adultes están siempre pendientes de ella, le dejan hacer todo lo que quiere, la comida está más rica, los juguetes son fantásticos y todo es fascinante. O sea, un sueño hecho realidad. Pero, como todas las cosas demasiado buenas para ser ciertas, resulta no ser cierto. Es una trampa de la otra madre, que pretende que se quede con ella para siempre. Así que ese mundo idílico se descubre como una pesadilla de la que Coraline tratará de escapar a toda costa.

No me diréis que no suena bien. Es ideal para leérselo a vuestres sobrines y que así tengan pesadillas una semana para que no les vuelvan a dejar a vuestro cargo. Algo que a mí nunca se me ocurriría hacer, por supuesto. Se le ocurrió a una amiga… El caso es que la premisa es interesante y, además, el libro tiene moraleja. El mensaje que intenta (nótese la cursiva, es intencional) dar es que se debe apreciar lo que se tiene en lugar de amargase por no tener todo lo que se quiere, porque eso de que se te cumplan todos los deseos no es tan maravilloso ni merece la pena pagar cualquier precio para lograrlo. Lo malo es que fracasa estrepitosamente y se queda en un «no es buena idea entrar por puertas mágicas selladas que se desbloquean misteriosamente».

La película puede parecer lenta al inicio, pero queda reflejado a la perfección como Coraline al principio adora ese otro mundo de ensueño, mientras que les espectadores perciben que hay algo malo soterrado, hasta que se revela finalmente como la otra madre es un ser diabólico tejiendo una tela de araña para capturar niñes. ¿¡Por qué en el libro no veo reflejado nada de eso?! En la novela no parece en ningún momento que Coraline se sienta a gusto ni fascinada en ese otro mundo. Más bien parece que esté apavada. Si el mundo le da grima desde el principio, ¿por qué no se pira en lugar de quedarse con cara de palo y en plan «que mal rollo me da todo, pero no voy a pensar siquiera en irme»? Así no da la sensación de sueño quebrado. Es más, ¡no da la sensación de nada porque Coraline parece un maniquí en toda esa parte! Sin insultar a los maniquís, ellos pueden trasmitir mucho más.

«—¿Quién eres? —quiso saber Coraline.

—Tu otra madre —contestó la mujer—. Ve a decirle a tu otro padre que la comida está lista. —Abrió la puerta del horno y Coraline sintió un hambre voraz: olía deliciosamente—. Venga, avísalo.

Coraline cruzó el vestíbulo, se dirigió al despacho de su padre y abrió la puerta.» Sólo acabo de encontrar a un ser como mi madre, pero con ojos de botones. No me voy a sorprender por esa nimiedad.

«En la habitación había […] cosas extraordinarias […]: ángeles que revoloteaban […] cuando se les daba cuerda, libros con dibujos que se retorcían, se arrastraban y relucían, y calaveras de pequeños dinosaurios que castañeteaban los dientes a su paso. Una gran caja llena de juguetes maravillosos.

“Esto es muchísimo mejor”, pensó Coraline, y se asomó a la ventana.» Chiquilla, ¡contrólate! Tanta efusividad no es normal.

«Los perros agitaron la cola y ladraron con entusiasmo. Coraline aplaudió cortésmente.

Entonces las dos ancianas se desabrocharon los abultados abrigos y los abrieron, aunque no del todo. Sus caras también se abrieron como si fuesen dos conchas vacías, […] salieron dos mujeres jóvenes: eran esbeltas, pálidas y bastante guapas, y tenían botones negros en lugar de ojos.

Coraline se repantigó en su butaca.» Pfff, bueno, venga, aplaudiré por educación. Pero que conste que esas cosas asombrosas que están sucediendo ante mis ojos no me afectan lo más mínimo.

«—¿Lo has pasado bien? —le preguntó la otra madre.

—Ha resultado interesante —comentó Coraline.» Un poco más sorprendente que observar el vuelo de las moscas, pero no demasiado, no te creas.

¡Por la pilila de san Jorge! ¡Esta niña tiene más sangre fría que Stannis Baratheon! Yo encuentro un mundo paralelo con gente con botones en vez de ojos y me cago pata abajo, sinceramente.

Sin título.pngUn histérico blandengue al lado de Coraline.

Luego ya sí consigue transmitir más, pero sigue siendo sosa. E insisto, es que si Coraline no se siente fascinada y, al principio, tentada a quedarse en el otro mundo hasta que descubre el precio a pagar ¡nos cargamos el mensaje de la obra!

Visto lo anterior creo que el problema es que Gaiman es un guionista fantabuloso con ideas muy buenas, pero, al menos en esta novela, no las sabe desarrollar. Al leer el libro tenía la impresión de estar ante un guión que necesitaba ser trabajado para mostrar su potencial, no ante una obra acabada. Todo era muy frío y superficial. Muchas veces parecía que Gaiman se limitaba a soltar lo que tenía que transmitir una escena en lugar de transmitirlo efectivamente. En cambio, la película está más desarrollada y sí te hace llegar esas emociones y reflexiones. Tiene más alma. Y sé que eso ha sonado terriblemente cursi.

Sentencia

Cinco palabras: ved la película, es mejor.

Anuncios

3 respuestas a “Queja Coraline (Neil Gaiman)

  1. Hola, Selenita
    Justamente hace poco vi Coraline porque estuvo en toda la bloggosfera durante Octubre y Noviembre. La película me gusto pero sentí que hubiera sido mejor si hubieran estado más tiempo mostrando lo “genial” que era el otro mundo y no se hacer a la villana menos villana quizás hubiera fortalecido el mensaje. Por lo que cuentas es muchísimo peor en el libro así que me alegro a ver visto solo la película.

    Me gusta

    • ¡Feliz año Mery! 😘

      Bueno, esa es mi opinión, hay gente que ama el libro, pero yo en este caso, por lo dicho, tenía la sensación de que el libro era el guión y no el trabajo final; sentía que era la base, pero le faltaba desarrollo para plasmar las buenas ideas que tenía, porque tal como estaba no las transmitía bien. La mala es igual en ambos casos, aunque en la película tiene más motivos, o sea, dan a entender que necesita hacer eso para sobrevivir mientras que en el libro no hay razón a aparente más allá de su propio egoísmo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s