Reseña Cinder (Marissa Meyer)

Manolete si no sabes qué te metes

Tenía curiosidad por la saga The Lunar Chronicles y no me animaba porque a mi esto de sacar un montón de precuelas y secuelas desde el punto de vista de otra persona secundaria, de la antagonista o del geranio de la ventana me dan mucha pereza. Pero bueno, al final me he animado. ¿Resultado? Las cosas claras y el chocolate espeso y con churros: no es una mala novela, si te gusta la literatura juvenil (y preferiblemente aún no tienes mucho bagaje lector) está bien para pasar el rato; de hecho, creo que me habría gustado mucho si la hubiera leído en mi adolescencia. PERO arrastra dos defectos que estropean MUCHO el resultado final.

El mayor problema, y que me ha irritado muchísimo, es la construcción del mundo (worldbuilding), que demuestra una pereza e ignorancia brutales y raya el racismo. Se supone que estamos en New Beijing, capital de un nuevo súper país que se llama Eastern Commonwealth e incluye a China, Taiwán, Japón, Filipinas, India, Tailandia, las dos coreas e Indonesia. ¿¡QUÉEEE!? ¿Cómo es esto ligeramente posible? Esos países se parecen entre ellos como un huevo a un tornillo. En la UE tenemos un montón de problemas para unirnos pese a tener culturas mucho más similares, dentro de la propia España ya hay problemas de independentismo y regiones muy diferentes. Bueno, pues al lado de China e India la UE es mega homogénea. Sólo estos 2 ya son mega países que agrupan dentro un montón de etnias, lenguas y culturas milenarias (dentro de India hay 22 idiomas oficiales y se hablan más de 1.000, y en China hay 56 grupos étnicos). Además, resulta que China e India tienen visiones culturales y políticas diferentes y, en el mejor de los casos, tienden a considerarse mutuamente competencia; Japón y Corea del Sur (y no hablemos de Corea del Norte) normalmente no se quieren ni ver y si hay una única cosa en la que están de acuerdo es, mirad por donde, llevarse mal con China. Y podría seguir hasta hacer una tesis. ¡Cómo hostias esperan que me crea que todo eso puede unificarse sin más y no dar ninguna explicación! Es más creíble que me digan que los países americanos de habla hispana quieren ser una súper potencia y por eso de mutuo acuerdo se fusionan en un único país llamado Federación Latina, y de paso le quitan a EEUU California, Texas, Nuevo México y Florida en venganza; o que España, Portugal, Andorra, Francia, Italia y Rumanía decidan unirse para crear la Neo República Romana (y de lengua oficial resucitamos el latín, que nadie se queje). Y no sólo es que aquí no se de ninguna explicación de cómo es esta unión remotamente posible, ni se explique qué lengua se supone que hablan de forma oficial (elección delicadísima por lo conflictivo). Si la autora se lo hubiera currado para construir una cultura, diversidad e idiosincrasia que tuvieran sentido (trabajo titánico) magnífico, ¡pero es que ha pasado del tema! El escenario que plantea y la mentalidad de les personajes es TOTALMENTE occidental. Su ambientación se basa en decir que comen con palillos, hay cerezos y bambú, venden bollitos por la calle y la gente tiene aleatoriamente nombres como Chang o Sakura. Si no te fijas en esos detalles puntuales podríamos estar en EEUU en la actualidad.

VERGONZOSO. Esto es que la autora quería ambientar su historia en un sitio exótico porque le parecía más guay y quería que sus personajes fueran de otra etnia. Ambientar una historia en un sitio que no conoces, ninguneando e ignorando la(s) cultura(s) del lugar, sólo para fetichizar lo poco y tópico que sabes es RACISMO y una falta de respeto impresionante.

giphy

Además me transmite que Meyer es una pedazo de vaga que ha pasado de documentarse, limitándose a poner sobre la marcha lo primero que se le ha ocurrido y a otra cosa mariposa. Algo que se confirma cuando trata de darle una ambientación política a su novela: se nota de lejos que no tiene ni idea del tema y lo hace como el culo (ya pasaré a esto).

El otro gran problema de la historia es justamente ser una reinterpretación de un cuento (Cenicienta). Los continuos guiños al cuento original y el hecho de que la historia deba seguir un esquema definido resulta contraproducente. Se encorseta el argumento y buscan excusas para mostrar situaciones que no tienen sentido ni hacen ninguna falta. Por ejemplo, que Cinder vaya al palacio y baile con el príncipe es una estupidez total e innecesaria, pero claro, como eso sale en el cuento había que ponerlo. Así que se inventan mil excusas poco creíbles para justificar un argumento cogido con alfileres.

La concatenación y retroalimentación de los problemas mencionados se ilustra perfectamente en les personajes.

Cinder es una buena protagonista porque tiene carácter sin ser una desagradable enfadada con el mundo, una personalidad acorde con sus circunstancias y se nota que sabe de lo suyo (la mecánica). Además cuenta con un trasfondo muy interesante que daba para reflexiones sobre la discriminación, en qué consiste la humanidad o sobre vivir con una discapacidad, ya que es una cyborg (persona con implantes cibernéticos por haber perdido partes de su cuerpo) y la sociedad la margina por ello. ¿Se trata alguno de estos temas tan chulos? Pues va a ser que no, porque resulta que esto es Cenicienta, lo anterior es una mera excusa para que su madrastra la maltrate. ¡Lo que hay que hacer es buscar excusas para su romance con el príncipe Kaito!

Oh, necesito hablar muy mal de Kaito. Es literalmente la personificación de los problemas de la novela. Los príncipes NO se comportan así. ¿Os suena la Ciudad Prohibida? La gente de esos estratos sociales es educada en ambientes rígidos y preparada para su papel de gobernar, tiene conciencia de no ser igual a la plebe y considera vital preservar su autoridad y aura divina de cara a la galería. Incluso ahora, que se supone que se ha abolido la realeza, la cúspide del Partido Comunista Chino vive en edificios concretos en barrios determinados y no aparece en público más que en contadas ocasiones. Cinder no debería haberse cruzado con Kaito en la vida por no pertenecer a su círculo. Pero claro, como eso no era conveniente han hecho a Kaito alguien que no tiene ni puñetera idea de política, protocolo o costumbres de los países asiáticos que se supone gobierna. Se dedica a soltar borderías a representantes de otros países con los que ya está teniendo problemas para que no estalle una guerra, a tomar decisiones sin ninguna información ni asesoramiento y va por ahí de paseo al mercadillo, comportándose tal que así:

¡Hola! ¿Qué día tan bonito, ¿verdad? No hace falta que te dirijas a mi por el título ni me hagas una reverencia, llámane Kai, quiero que seamos colegas. Toma, repárame esta robot que contiene importantes secretos de estado, prefiero que lo hagas tú a la gente de mis servicios de inteligencia. ¿Por qué? Bueno, leí en un foro sobre tu trabajo y me moló cantidubi. Cualquier cosa me llamas. Hasta luego, besis.

2047662

Juro que cada vez que salía quería tirar el libro por la ventana. Obviamente la autora ha pasado de documentarse en lo más mínimo, sólo quería excusas para liar a Cenicienta Cinder con el príncipe. La subtrama romántica es un pegote puesto por obligación para seguir el cuento, no va a ninguna parte y se basa en el estúpido y aburrido cliché del amor a primera vista.

La reina Levana tiene exactamente los mismos problemas. Se supone que es la reina de la Luna y está en negociaciones políticas con Kaito. Y digo se supone porque ya hemos quedado en que Meyer no tiene ni idea de política, pero quería sacar varios libros y si sólo se hubiera seguido la trama de Cenicienta no daba para mas que uno, ha creado a esta mala malosa porque sí. Se limita a hacer exigencias y amenazar con declarar la guerra a la Eastern Commonwealth. Algo que me flipaba ya no sólo por el desconocimiento más mínimo de diplomacia, sino porque, a ver, ¡qué está amenazando abiertamente a un país que es la unión de casi toda Asia! No es un país pobre y/o dependiente que se tenga que plegar por no tener apenas ejército o recursos tipo Bielorrusia, Gambia o Puerto Rico. Si China sola tiene ahora mismo el tercer ejército del mundo, habiéndose unido a India, otra potencia nuclear y militar, y a los demás países la Eastern Commonwealth debería ser la nueva súper potencia mundial con un ejercito astronómico y un pedazo de arsenal que haría llorar a Trump. Viendo cómo se maneja aquí la política yo creo que a la primera de cambio le habrían tirado unas cuantas cabezas nucleares a la Luna y a tomar por saco. ¿Quién necesita mareas?

Sin títuloMeyer durante toda la novela y especialmente cuando se metía en política.

Y el doctor Erland es otro que qué tal baila. Yo pensaba que la sorpresa final iba a ser que se revelara que era un espía trabajando para Levana todo el tiempo, porque hacer las cosas TAN mal no podía ser casualidad. DESTRIPE Resulta que el mendas lleva años buscando a la desaparecida princesa Selene, heredera del trono de la Luna, y descubre que es Cinder en cuanto obtiene su ADN (pongo esto como spoiler porque se supone que es la sorpresa final, pero como que lo tienes claro antes de la página 50). Sabiendo quién es y que Levana la quiere eliminar a toda costa para que no reclame el trono, ¿finge su muerte para no dejar rastros y/o la saca a toda hostia del país para protegerla y empezar a preparar el plan rebelde? Nope. La deja que siga por ahí sin ninguna vigilancia ni protección mientras se rasca los huevazos y ya si eso, cuando Levana la ha descubierto y encarcelado para matarla, le dice quién es y que, oye, estaría bien que pensara en escapar. FIN DESTRIPE Madre mía la pachorra. Resulta que su actuación es así (como en todos los casos) por necesidades argumentales, aunque no tenga sentido.

giphy (1)

En definitiva, Cinder es una de esas novelas con ideas interesantes que daban para tocar muchos temas dignos de reflexión y construir una buena historia, pero Meyer no ha sabido/querido. Una pena porque tiene momentos realmente emotivos (resulta que la Tierra está sufriendo una pandemia mortal que está sembrando el pánico), las de Asia son culturas riquísimas e interesantes y profundizar en el tema de la discriminación y los totalitarismos hacía mucha falta. Pero ha preferido usar lo anterior como meras excusas para reescribir Cenicienta, centrándose en el romance y en recrear escenas del cuento original. Esto ha provocado que la novela tenga un argumento errático y poco creíble con varias partes que se sienten forzadísimas o absurdas. Ejemplo: después de ver cómo se infecta una persona conocida se estropea todo el dramatismo porque Cinder se pone a fantasear con el príncipe. O, tras quejarse de la discriminación que supone ser cyborg se pasa a hablar de frivolidades como pensar en un vestidito lindo para el baile.

Sentencia

Novela que podría haber dado para mucho, pero se queda en una obra olvidable del montón por culpa de la torpeza y deficiente trabajo de su autora.