Resurrección de las Crónicas Niponas

*Selenita desempolva la sección y empieza a quitar las telarañas.*

*Las arañas persiguen a Selenita con carteles anti-desahucio y la obligan a huir.*

*Selenita asoma por un rincón y se asegura de que no hay arañas en la costa antes de salir de su escondite.*

Ejem, ejem, entremos en materia antes de que vuelvan esas irascibles criaturas de ocho patas. Como ya dijimos en su momento, Kodama lleva unos años estudiando japonés y su sueño es irse a vivir a Japón durante un tiempo para conocer el país desde dentro, pero como en ese momento aún no sabíamos nada concreto lo dejamos así y relegamos esta sección al olvido. Sin embargo, me complace informaros de que después de mucho papeleo, entregar tanta información de ella podrían escribir su biografía, papeleo, cumplir plazos infinitesimales, papeleo y otras pruebas titánicas que Kodama sólo ha podido superar haciendo uso de toda su paciencia, inteligencia, carisma y su katana de un metro muy afilada… ¡Ha lo grado su objetivo!

Sin títuloEsta es Kodama ahora mismo.

¡El próximo mes Kodama se irá a Tokio a estudiar durante un año! Cuando eso pase esta sección, que hasta ahora estaba más muerta que las momias del Museo Británico, resucitará cual zombi.

Sin títuloHay que reconocer que en la Biblia pintan las resurrecciones mucho más bonitas que en la actualidad.

Invitamos una vez más a todos los interesados en aprender más sobre Japón (y a los que quieran saber cómo lograr que te den una beca universitaria y no morir en el intento) a que se se pasen por ella, porque Kodama (por si alguien aún no lo había notado) está emocionadísima y promete compartir su experiencia.

Anuncios

Inauguración oficial de las Crónicas Niponas

Si habéis hojeado al blog ya os habréis dado cuenta de que nos gustan el anime y el manga, pero la cosa no queda ahí, también estamos interesadas en Japón por su historia, su cultura, su política, etcétera; sobre todo Kodama, que lleva unos años estudiando japonés para poder viajar a dicho país y conocerlo desde dentro algún día.

¿Que qué os importa a vosotros eso? Pues a que como hablamos de un país que levanta muchas pasiones (sobre todo con la creciente afición que hay al anime y al manga), pero sobre el que no hay mucho conocimiento real (¿has llegado aquí porque te autodenominas otaku?, siento decirte que probablemente lo que sabes es poco tirando a nada, la mayoría de los animes y mangas son al país nipón lo que las películas de instituto a Estados Unidos) hemos pensado que sería útil abrir una sección para responder preguntas frecuentes, dar consejos e informar a los interesados en aprender japonés o viajar a Japón. Más que nada para que sepan dónde se están metiendo y lo que pueden esperar, bueno y malo, ya que hay un montón de flipa’os de la vida que piensan que es un sitio maravilloso cuando en realidad no conocen el idioma ni las costumbres (no, ni saber decir kawaii, itadakimasu y otras tres palabras es conocer el idioma, ni saber que se come con palillos y se dejan los zapatos en la entrada de casa es conocer las costumbres, desengañaos).

Sin títuloLo que tú piensas versus lo que de verdad te puedes encontrar.

Si aún no os habéis ido indignados o desanimados, esperamos que esta sección os sirva o, como mínimo, os resulte interesante para acercaros a otra cultura infinitamente diferente y mucho más desconocida de lo que se cree.

Carta de Presentación

Vivimos tiempos rosas en la blogosfera. El terreno de las críticas y reseñas es como una vasta extensión donde corren ríos de corazones y crecen árboles de algodón de azúcar que vomitan arcoíris. La corrección política lo ha invadido casi todo y la adulación campa a sus anchas.

osos-amorosos_007Definición gráfica del panorama actual.

Parece que imperan una suerte de mandamientos no escritos sobre cómo ser bloguero, a saber:

1. Todo lo popular es bueno y tienes que adorarlo porque ¿cómo podría estar equivocada tanta gente? La única excepción es que haya también un grupo importante que diga que es malo, en ese caso puedes elegir dónde situarte.

2. Tu gusto es sublime y ti criterio impepinable, ergo, si algo te gusta es bueno y si no te gusta malo (bonus si ese gusto y ese criterio, en vez de ser propios, se basan en la opinión de la mayoría). Los que te digan lo contrario no son más que una panda de amargados que buscan molestar y/o llamar la atención.

3. Jamás digas nada malo de ninguna obra, ni aunque sea un hecho objetivo, porque toda opinión que no sea una alabanza hará que el autor se frustre y coja un trauma muy gordo. Además, aquellos a los que les gusta se sentirán personalmente insultados. Tienes que limar los defectos y decir que todo es fantabuloso y maravillupendo.

4. En el caso de que algo no te guste o te parezca malo, sobre todo si es algo popular, tienes que expresar tu opinión con mucho tacto, casi pidiendo perdón y reconociendo que a lo mejor es que no has sabido apreciar sus virtudes. El sentido del humor y la libertad de expresión sólo sirven para decir cosas bonitas.

Y estamos muy cansadas de ese panorama, mucho. Primero, porque es bastante desesperante ver como la gente comparte opiniones con las que estamos en desacuerdo; y segundo, pero no menos importante, porque hemos desperdiciado bastante tiempo y/o dinero en obras que todas las reseñas nos pintaron como fantásticas. Así que hemos decidido aportar nuestra opinión a la blogosfera. ¿Te sientes incomprendido porque crees que algo es malo, pero nadie te da la razón?, ¿harto de no poder decir tu opinión por ir en contra de la mayoría?, ¿estas leyendo esto con voz de teletienda? ¡Este es tu blog! Aquí nos vamos a dedicar expresamente a hacer reseñas negativas de todas las obras que nos parecen malas y/o sobrevaloradas.

A aquellos que hayáis llegado buscando una obra que no os gusta u os parece un bodrio: ¡bienvenidos! Y a los que hayáis entrado por casualidad buscando una obra que os encanta o consideráis una maravilla: ¡bienvenidos también!, porque es muy agradable que te den la razón, pero cuando no te la dan te hacen pensar y te obligan a razonar, y ambas cosas son imprescindibles para desarrollar el criterio. ¡Disfrutad!