Reseña Cuerpos y Almas (Maxence Van Der Meersch)

Cuestiona las verdades absolutas… excepto la mía, esa sí es la buena

Dicen que este libro fue revolucionario en el momento de su publicación, pero que ahora ha caído bastante en el olvido… ¡y menos mal! ¿¡Cómo es posible que haya quien considera el libro una obra psicológica que hace reflexionar sobre cuestiones éticas dentro del mundo de la medicina?! No sé que libro habrá leído esa gente, pero para definir este sólo hay una palabra: MAGUFADA. Si el autor viviera en la actualidad sería de esa gente que se dedica a colgar en las redes fotos de animales cuquis diciendo que eso son antidepresivos y no las pastillas. Se dedica a cargar sistemáticamente contra la medicina moderna diciendo que no vale para nada porque sólo trata de disfrazar los síntomas, pero no cura y es contraproducente. Y defiende abiertamente consejos tan ideales como:

– No tomarse la medicación ni someterse a la mayoría de operaciones, que es malo y a largo plazo sólo hace que te pongas peor.

– Que no se vacune a la infancia porque las vacunas son peligrosas y mejor arriesgarse a que pasen las enfermedades.

– No ir a hospitales porque la gente ingresada está ahí para experimentación y no se preocupan por ella, mejor curarse en casa.

Según esta mente iluminada lo mejor es pasar de los tratamientos «químicos» porque lo único que funciona es comer sano y hacer deporte. ¡Claro que sí, campeón!

Gripe-EspanolaLa gripe española no fue una tragedia porque no existieran medicamentos para combatirla, lo que pasaba es que no querían comer sano. ¡Victimistas! ¡Os moristeis porque no quisisteis hacer dieta!

Personalmente defiendo a capa y espada la importancia de comer sano, ¡pero debe ser algo complementario a la medicina, jamás excluyente! ¡Si tienes sífilis o tuberculosis tómate la medicación, por lo que más quieras! ¡NO te vas a curar comiendo verduras hervidas! Y cierto que la medicina a veces defiende ideas equivocadas y emplea tratamientos deshumanizantes, no obstante, yo esperaba una reflexión ética sobre hasta dónde se debe llegar, no una condena rotunda. Si hemos progresado es a base de ensayo y error. ¿Con víctimas y sufrimiento? Sí. Pero si nos negáramos a experimentar no habríamos descubierto, por ejemplo, las transfusiones, los trasplantes ni la anestesia. ¿En serio pretenden venderme que es más ético simplemente sentarte a esperar que la gente muera si su sistema inmune y las infusiones de hierbas no bastan? Pues no compro, yo me arriesgo con los tratamientos experimentales.

Además, el autor también peca de «consejos vendo, pero para mi no tengo». Genial que denuncie casos de corrupción y mala praxis y promueva el escepticismo, pero eso no sirve de nada si lo que pretende no es mejorar y que la gente se informe bien sino implantar su propia verdad impepinable y tachar de ignorante a quien lo cuestione. Por ejemplo, pone a parir la sobrealimentación, pero luego defiende de forma irrevocable que las grasas son malas. Hoy empezamos a saber que esta afirmación está basada en prejuicios y malos estudios y hace más daño que bien. O sea, exactamente lo mismo que pasó en su tiempo con la sobrealimentación. Eres lo que tanto denuncias y criticas, Van Der Meersch.

A lo anterior sumadme que el autor es un machista que se dedica a escupir misoginia a lo largo de todo el libro. Según él la mujer no debe trabajar y/o dedicarse a vivir su vida como quiera porque los hombres sufren mucho si al llegar a casa después de currar no tienen la comida caliente, la casa limpia y una mujercita que los mime. Y lo mismo pasa con el cuidado de les niñes, es que sin la mujer nadie les educará y cuidará bien. ¡Malditas mujeres que no quieren ser sirvientas dependientes ni dedicarse a la crianza! ¿Es que no pueden pensar en los pobretes hombres a los que dejan desatendidos? ¿Ni en les niñes?

3

Tampoco desaprovecha el autor ninguna oportunidad de demonizar el aborto. ¿Reflexionar sobre un tema tan polémico y sus muchas implicaciones morales? Nope, mejor decir sin paliativos que cualquiera que practique un aborto comete asesinato y las mujeres que abortan no tienen escrúpulos. ¿Qué vamos a hacer si no, considerar la opinión y situación de las mujeres y permitir que elijan sobre su propio cuerpo en lugar de tratarlas como a incubadoras? ¿Y qué más? ¿Les damos también el voto e ilegalizamos la violación marital? ¡Cuánto hembrismo!

Supongo que con semejante pensamiento rancio no sorprende que el autor sea un ferviente católico que culpa al ateísmo de todos los males, ya que según él ser una persona atea es igual a no tener moral y por ende ser malvada y/o egoísta en todo caso. Sin religión (cristiana, por supuesto, las demás son tonterías de salvajes) la vida no tiene sentido y te vuelves un monstruo. ¿Guerras? Porque ahora la gente es atea y ya no le importa matar (yo le recomendaría que estudiara las Cruzadas). ¿Sífilis? Porque ahora la gente es atea y fornica fuera del matrimonio y se da al vicio (antes claramente no existía la infidelidad ni el sexo extramatrimonial). ¿Explotación en las fábricas? Porque ahora le gente es atea y por eso no le importa nada con tal de prosperar (es bien sabido que todas las sociedades esclavistas han sido ateas, ¿verdad?). No le echa la culpa del cambio climático al ateísmo porque en su época aún no se daba, si no fijo que hubiera dicho que tenemos la temperatura más alta y calentamos el planeta.

Y por si todo lo anterior no fuera suficiente el libro en sí es SOPORÍFERO. Así, con mayúscula. La máxima de la escritura es «no cuentes, muestra». El autor simplemente no sabe hacer eso. Todos los capítulos son: personaje aparece como excusa para que te metan decenas de páginas de, bien inmensas disertaciones en las que el autor pretende decirnos qué debemos pensar, bien explicaciones sobre cómo era la medicina en ese tiempo. Si tienes suerte habrá alguna escena o diálogo perdido en medio de semejante rollazo. No había leído algo tan aséptico desde mis libros de historia de Bachillerato. Implicación cero patatero.

Sin título

No ayuda que las pocas, poquísimas, escenas que medio se construyen sean irrelevantes; por ejemplo, un médico preparando jeringas o desayunando. Ni que el volumen de relleno sea tan monstruoso que a partir de antes de la mitad no hagan sino repetirte las mismas ideas una, y otra y oootraaa vez. Zzz.

Lo peor es que la novela está muy bien documentada y tenía un gran potencial por los temas controvertidos que aborda. Si hubiera sido una crónica de la medicina de su tiempo en lugar de una novela y hubiera tenido la mitad de la mitad de su tamaño habría sido muy interesante. Pero la oportunidad de crear un buen libro que incitara a la reflexión se tira a la basura desde el momento en que el autor sólo quiere adoctrinar en sus ideas.

Sentencia

Lo único que le reconozco al libro es que tiene un trabajazo de investigación detrás, pero como novela es para quemarla.

Anuncios

Reivindicación de la versión original de La Bella y la Bestia

¿Conoces el cuento de La Bella y la Bestia? Pues lo cierto es que la respuesta es que seguramente no, al menos por lo que respecta a la verdadera historia. Sé lo que estás pensando: «¡¿Qué me estás containeeer?! ¡Pero si habré visto como 3.892 veces la película de Disney y me he leído casi todas las re-interpretaciones que han salido!» Sí, pero resulta que tanto la película de Disney como todas las re-interpretaciones posteriores parten de la historia de Jeanne-Marie le Prince de Beaumont, sin embargo, la versión original es la de Gabrielle-Suzanne Barbot de Villeneuve. Beaumont se apropió de la historia y la adulteró. Y ya que Disney ha sacado una nueva versión que se jacta de ser más feminista, inclusiva y tal, ¿qué mejor momento para reivindicar la obra original? Porque, damos y caballeras: resulta que el cuento original es una crítica social al clasismo y al sistema matrimonial de su época; además, tiene unos mensajes que, con alguna actualización, pueden ser muy sanos y hasta feministas.

A continuación procederé a comparar las versiones de Villeneuve y Beaumont, reivindicando los detalles de la primera que fueron vilmente modificados o eliminados para que se vea cómo cambia la historia. Obviamente, desde aquí va a haber SPOILER.

1

La Bella (apodo por el que la conocen, su nombre real nunca se menciona) es la gran perjudicada por los cambios de Beaumont. En la obra de Villeneuve es hermosa y virtuosa porque así señalaban los estándares de la época que debían ser las mujeres, no obstante, no es una mártir abnegada y unidimensional que soporta todo, y se puede apreciar su sensatez, orgullo, fortaleza y, sobre todo, practicidad.

Al principio, cuando su familia es rica, la Bella de Beaumont se muestra humilde y no quiere casarse por no dejar solo a su padre; la de Villeneuve no se queda al margen mientras sus hermanas disfrutan y es la primera que se dedica a ir a fiestas, darse aires de grandeza y valorar a posibles maridos. Cuando pierden su fortuna la Bella de Beaumont se resigna fácilmente a ser pobre y ser la esclava de sus hermanas; la de Villeneuve se entristece y lamenta, pero hace de tripas corazón para sobreponerse porque no sirve de nada amargarse por algo que no se puede cambiar, y ni de broma acepta currar para sus hermanas, que también trabajan. Si la Bella de Villeneuve pide una rosa no es por humildad frente a la avaricia de sus hermanas, sino por sensatez y realismo: no quiere ilusionarse antes de tiempo con que van a recuperar su fortuna y prefiere hacer un pedido fácil en lugar de uno que no pueda cumplirse. Mientras que la Bella de Beaumont se entrega a la Bestia como una mártir, la de Villeneuve queda muy afectada y si decide entregarse es por considerar que lo ocurrido es culpa suya, y para callarles la boca a sus hermanas. Una vez tomada la decisión trata de animarse y animar a su familia. Y, cuando se da cuenta de que la Bestia no va a matarla, se pone a disfrutar del lujo sin reparos.

Este tipo de detalles me encantan y demuestran que la Bella es muy fuerte. Al contrario de lo que quieren vendernos ahora, ser una mujer fuerte no significa necesariamente ser una borde enfadada con el mundo y saber pelear. Se requiere mucha fortaleza para mantener la cabeza fría y, pese a estar afectada, tener la entereza para sobreponerse a los reveses. Lo único que falla en la obra de Villeneuve es la sororidad, ya que las hermanas de la Bella le tienen tirria sólo por ser más guapa y virtuosa y, por tanto, ser competencia a la hora de gustar a los hombres.

542662_10200865604669356_1796614231_nLas relaciones entre mujeres deberían presentarse así y no con arpías malvadas que odian a la santa de la protagonista por existir.

El detalle de querer volver a casa porque su padre está enfermo y tiene que cuidarlo para demostrar lo buenísima que es también es un inveto. En la obra de Villeneuve la Bella quiere visitar su casa simplemente porque echa de menos a su familia y porque, pese a los lujos, la soledad del castillo la agobia. Porque sí, la Bella se pasa todo el día sola, lo que me lleva al punto clave para entender el cambio en el mensaje (y por qué este queda tan absurdo en el caso de la historia de Beaumont): la interacción de la Bella y la Bestia. Resulta que la Bestia sólo aparece durante la cena, momento en que tienen una breve conversación basada en que la Bestia le haga a la Bella un par de cumplidos torpes y luego le pregunte si se quiere acostar con él. Sí, acostar en el sentido que estáis pensado. En la versión de Beaumont sucede lo mismo, pero la petición sexual se cambia por una petición de matrimonio porque la obra es mucho más mojigata. Cuando la Bella responde que no la Bestia se despide hasta el día siguiente. Obviamente, no es que pueda salir una gran relación de ahí.

Por otro lado, en la obra de Villeneuve la Bella sueña todas las noches con un chico muy guapo que dice ser prisionero de la Bestia y le gusta más conforme lo va conociendo, así que está cada vez más enamorada del desconocido y disgustada con la Bestia. Sin embargo, cuando él le propone asesinar a la Bestia la Bella se opone frontalmente porque, aunque ame al chico, la Bestia ha sido muy buena y le demuestra cariño a su tosca manera, por lo que se niega a pagar su bondad y sentimientos de forma tan cruel.

Cuando la Bella vuelve a casa su padre le recomienda que se case con la Bestia para tener el futuro asegurado, ya que ha resultado no ser mala. Pero la Bella se resiste y las razones son de los puntos más geniales del libro. Aunque está su enamoramiento con el misterioso desconocido, lo que de verdad la echa para atrás es, primero, que la Bestia es estúpida y la idea de pasar la vida con alguien incapaz de darle conversación la deprime; y segundo, el sexo. Sí, habéis leído bien. Pese a esa fantasía masculina que dice que las mujeres no saben nada de su sexualidad hasta que un machote se la descubre, las mujeres saben y sabían de sexo. Villeneuve muestra que eran perfectamente conscientes de que una de las cosas que se esperaba de ellas era que consumaran el matrimonio, y a la Bella no le mola el bestialismo (ba dum tss).

Una vez que la Bella vuelve al castillo y encuentra a la Bestia muriéndose, en la obra de Beaumont descubre que se ha enamorado porque patatas, lo que rompe la maldición por ser ella tan buena como para amar a un monstruo. En la obra de Villeneuve la Bella se da cuenta de que le tiene cariño a la Bestia y prefiere vivir ahí antes que con su familia. Sólo consiente a la propuesta de la Bestia de acostarse con ella (que no cunda el pánico, sólo duermen en la misma cama), a cambio de una promesa de matrimonio y fidelidad por parte de la Bestia, cuando su desconocido le dice que es la única forma de liberarlo. Y si acepta no es por amor romántico ni ilusionada sino porque, dado que ha decidido quedarse ahí y no hay manera de desposar al hombre que le gusta, lo racional es no obcecarse y tomar la mejor decisión para su futuro. Es a la mañana siguiente cuando la Bestia se ha transformado en el enamorado de la Bella. La necesidad de este acercamiento es un detalle imperdible porque ejemplifica que cuando una mujer descubría si su esposo era un «príncipe» o una «bestia» era en la intimidad, algo que por desgracia aún es de rabiosa actualidad: de cara a la galería todos los maltratadores y/o violadores suelen ser encantadores.

Por cierto, punto para Disney por darle a la Bestia una excusa creíble para palmarla. Eso de «me muero porque soy un rey del drama y no puedo vivir si no estás» jamás me convencerá.

France-Gifs-hetalia-france-31546515-400-226Drama king mode on.

¡Sorpresa! El cuento original NO termina con la conversión de la Bestia en príncipe. En la historia de Villeneuve a la mañana siguiente él le cuenta a la Bella cómo acabó preso de la maldición. Resulta que el padre del príncipe murió antes de que él naciera y su madre es una reina guerrera que, como pasaba años de campañas militares, dejó al príncipe a cargo de un hada para que lo cuidara. No obstante, cuando el príncipe crece el hada se enamora de él y comienza a acosarlo. Esto es muy interesante por ser de los pocos casos en que he visto que se represente el acoso de una mujer hacia un hombre sin fantasías masculinas que idealicen la situación de por medio (ya sabéis, el típico chaval de los harem al que se le tiran encima tías buenorras y no sabe a cuál escoger). El pobre príncipe está confundido y horrorizado ante el comportamiento del hada, que se aprovecha de que es su cuidadora para estar cerca de él, por lo que también estamos ante un abuso de poder. La maldición le cae como venganza cuando la rechaza, pese a que lo hace con tacto porque nunca ha sido altivo. En la versión de Beaumont no se aclara por qué acabó maldito el príncipe, pero bien pudo ser como castigo ya que, mientras que la Bestia de Villeneuve todo lo que hace está planeado cuidadosamente para romper la maldición y jamás actúa con maldad, con la de Beaumont no está tan claro. La Bestia de Villeneuve da comida y refugio al mercader padre de la Bella porque quiere ayudar, y cuando dice que va a matarlo por coger la rosa se está marcando un farol para que este le lleve a una de sus hijas. E incide mucho en que la hija tiene que saber cómo es él y que deberá quedarse en el castillo, nada de llevarla engañada. Además, ofrece riquezas a la familia de la Bella para ayudarla a salir de su mala situación y porque se siente culpable por el mal rato que les ha dado. Por otro lado, la Bestia de Beaumont dice que quien vaya a su castillo será para morir, así que perfectamente podría ser que en principio pensara matar el mercader o la hija y cambiara de opinión más tarde al ver la oportunidad de librarse de su hechizo.

Además, Villeneuve también hace mucho énfasis en que la Bestia siempre es respetuosa cuando trata con la Bella ya que, pese a que quiere librarse de la maldición, sabe que presionar y/o acosar a las personas no está bien y no quiere incomodarla ni hacerla sentir mal. Muy triste que dos siglos después todavía existan hombres que no entiendan esto. El problema que tenía el príncipe en la historia original no era un mal carácter, sino la imposibilidad de comunicarse con la Bella porque la maldición le afectaba tanto física como intelectualmente. (Bête en francés significa tanto «bestia» como «estúpido», lo que me hace preguntarme si no me estaré perdiendo bastantes dobles sentidos que enriquecerían la obra por no leerla en el idioma original.) Por cierto, como curiosidad diré que la bestia original tenía trompa de elefante y escamas. La versión leonada se popularizó tras la película de Cocteau y se consolidó definitivamente con la de Disney.

Sin título

Y otro detalle que Beaumont excluyó por completo fue el verdadero pasado de la Bella. Resulta que la madre del príncipe no aprueba que este haya prometido su mano a la Bella porque, pese a que haya roto la maldición y demostrado ser muy virtuosa, no es más que la hija de un comerciante. Aunque el príncipe suplica, la Bella hace gala una vez más de su realismo y fortaleza diciendo que no le importa quitarse de en medio. Y lo hace porque, pese a que quiere al príncipe, es consciente de que el amor no lo puede todo y nunca será aceptada en el mundo de él siendo una plebeya. Aquí entra en escena un hada bondadosa que ha estado ayudando al príncipe a romper la maldición y rebela que la Bella es su propia sobrina y una princesa. La madre de la Bella era un hada que se casó con un rey humano, pero esto está prohibido por las leyes del mundo feérico, por lo que su madre fue castigada y la Bella maldecida y debió ser ocultada por su tía como la hija de un mercader para evitar que la asesinaran. Concretamente, la maldición que pesaba sobre la Bella era que si vivía sería para casarse con un monstruo. Así que el encuentro de la Bella y la Bestia no fue ninguna casualidad, estaba todo orquestado por el hada buena para que tanto el príncipe como su sobrina se beneficiaran si su plan salía bien. Es ante esta circunstancia cuando la madre del príncipe se disculpa y cede de buena gana al matrimonio.

Implicaciones del auténtico mensaje de la obra

Cómo cambia la historia, ¿verdad? Y es que la original NO va de amor ni el supuesto poder redentor de este. Se recalca mucho que la Bella no ama románticamente a la Bestia porque lo que quería denunciar Villeneuve era el injusto sistema matrimonial de la época, donde las familias concertaban las uniones y entregaban a mujeres como mercancía, siendo que estas no sabían nada de su futuro marido la mayoría de las veces y lo percibían con temor. Sin embargo, Villeneuve también quiere dejar muy claro que no hay que dejarse llevar por los sentimientos y son preferibles el deber y el agradecimiento al amor. Es un aviso contra la pasión desmesurada porque el amor no lo puede todo. Por lo tanto, aunque a lo largo de la obra la autora deja caer varias veces que lo ideal sería poder escoger con quién casarse y que no hay ningún mérito en haber tenido la suerte de nacer en una buena familia, Villeneuve era tan realista como su protagonista y sabía que el matrimonio era la única salida que tenían las mujeres y que los prejuicios sociales son una carga muy pesada contra la que se tienen todas las de perder. Si al final la relación de la Bella y el príncipe funciona e involucra amor no es gracias al poder chupiguay del amor. Es porque se han conocido profundamente y sus carácteres y edades son compatibles; y también porque están en pie de igualdad, de ahí la importancia de que fueran de la misma clase social y que ella también tuviera una maldición. En cierto modo la historia da una de cal y otra de arena. Critica lo que había, pero a la vez mantiene los pies en la Tierra.

Personalmente, conocer la obra original no sólo me ha reconciliado con ella sino que considero el mensaje muchísimo más coherente que el supuesto «la belleza está en el interior», que siempre me ha parecido forzadísimo ya que luego tanto ella como él podrían ser portada en Vogue. Y es genial porque rompe definitivamente la idea tóxica que dio Beaumont de que una mujer puede transformar a un monstruo en un príncipe con amor. La Bella no tenía que redimir a nadie porque el príncipe siempre había sido encantador. Tenía que romper la maldición, y esta no se rompía con amor sino conociendo a una persona que, pese a la fachada poco halagüeña, en realidad nunca ha demostrado ser mala. Como persona introvertida me ha encantado ese mensaje porque lo noto muy real y empatizo totalmente, tanto con ella como con él.

hqdefaultComo percibo a una persona a priori versus cómo la percibo tras lograr conectar con ella y desarrollar confianza.

Y demás está el curioso y fantabuloso detalle de que las mujeres del libro son, de forma sutil y cada una a su manera, mucho más fuertes y racionales que los hombres. El comerciante padre adoptivo de la Bella es bastante pusilánime, el príncipe se deprime ante lo que le ha pasado o se deja llevar por sus sentimientos, y el verdadero padre de la Bella muestra algunos problemas para llevar su reino; por otro lado, la Bella mantiene la cabeza fría y se sobrepone en los malos momentos, la reina madre del príncipe es una guerrera capaz de proteger su reino de enemigos más poderosos que ella, y las hadas madre y tía de la Bella no se rinden y emplean todos los medios a su alcance para luchar por lo que quieren.

Si es que hace dos siglos Villeneuve escribió un libro que, siendo un cuento de hadas, está lleno de verdaderas mujeres fuertes y contiene mensajes sanos sobre cómo debe construirse una relación de pareja (con igualdad, respeto y comunicación; sin estos elementos el amor por sí solo no vale nada). Repito, DOS SIGLOS e hizo algo mucho mejor y más realista que bastantes ñoñerías tóxicas que venden ahora sobre que el amor lo puede todo o cómo tienen que ser las mujeres fuertes. Así que, ya que están tan de moda las re-interpretaciones y adaptaciones de cuentos, a ver si reivindicamos la verdadera historia de La Bella y la Bestia y rescatamos sus geniales y aún plenamente vigentes mensajes. Hora de darle a Villeneuve el crédito que se merece y dejar de lado el estropicio de Beaumont.

read-the-book

Reseña Abrázame Fuerte (Lof Yu)

Ni chicha ni limoná ni ná de ná

Juro que iba a escribir una reseña, pero entonces recordé la maravilla que adjunto a continuación. Yo podría explicar con más palabras, pero no mejor, por qué este libro es un pestiño insustancial. Y como tampoco merece que pierda más tiempo de mi vida con él es la solución perfecta. Aquí tenéis: Juvenil, fantástica o la que se tercie blog.

Ahora si me disculpáis voy ha dedicarme a actividades más interesantes que esta obra, como por ejemplo mirar una pared.

daniela-uhligO mejor: observar moscas. ¿Habéis visto la de cabriolas que hacen al volar y cómo se atusan las patas? Fascinantes.

PS: Lo siento si la entrada os ha sabido a poco. Aquí os dejo este video para que matéis el rato si os sobra tiempo. No va de calcetines porque nunca podré ser tan interesante como la blogstar de esta novela, pero así es la vida.

Reseña y Crítica Feminista a Grey (E. L. James)

La masculinidad tóxica y la romantización del maltrato en toda su gloria

La verdad es que no sabía muy bien cómo reseñar este libro. Como ya han corrido ríos de tinta diciendo todo lo que se podía decir de él, bien podría afirmar que es una porquería que sólo te calentará si lo usas para encender la chimenea, remitirme a lo que he dicho en twitter y quedarme tan pancha. Pero siento en mi cogote el aliento de todas esas profesoras que me amargan la carrera con el dichoso «justifica tu respuesta». Así que sí, el ¡arg! libro (si es que duele llamarlo así) es más malo que mascar piedras pero ¿cómo hace eso exactamente? Atención, que puede servir para quien quiera mejorar su escritura porque esta cosa es una maravillosa ejemplificación de…

Cómo NO escribir una novela

184795_no-soy-un-completo-inutil

1. ¿Trama inexistente que se basa en una sucesión de situaciones absurdas y/o cliché en función de lo que le apetezca poner a la autora? ✓

Parece que se hubieran cogido las escenas más típicas de las películas de sobremesa y los libros de porno barato de 1€ (¿que cómo se lo que sale en el porno barato? Me lo ha dicho una amiga. *Sele silba inocentemente.*), se hubieran tirado al aire y unido sobre la marcha en el orden de caída. Tenemos la escena de desvirgamiento es la que ella mágicamente tiene la tira de orgasmos, los múltiples encuentros «casuales» para forzar la pareja, el momento en que ella se tropieza y él tiene que sujetarla como excusa para que se abracen, etcétera. Todo para llegar a un final absurdo e inverosímil que sólo existe para mantener la intriga (¡ja!) y así sacar más libros.

2. ¿Personajes encarnación de tópicos, sin atisbo de construcción y que cambian según le convenga a la autora? ✓

Christian es el cliché de malote celoso y controlador y Anastasia el de ratón de biblioteca inocente con poca autoestima. No tienen ninguna personalidad más allá y sus actuaciones y reacciones son erráticas e incoherentes, ya que no obedecen a una forma de ser sino a lo que la autora quiere que pase. Ejemplo: Cristian jamás ha mezclado a una sumisa con su familia, pero de pronto decide hacerlo porque, duh, a James le apetecía escribir esa escena.

Sin contar que tanto ella como él parecen autómatas que sólo saben repetir unas pocas acciones ad nauseam. Christian debería estar ya calvo de la cantidad de veces que se pasa las manos por el pelo, y Ana tendría que tener los labios destrozados de las veces que se los muerde.

3. ¿Nula documentación? ✓

James no tiene ni idea de lo que está hablando. Punto. Pero es que ni se ha molestado en saberlo. Se guía por tópicos o directamente se inventa las cosas esperando que nadie se cosque. Y eso vale tanto para el BDSM como para, bueno, TODO. Ejemplo: resulta que para comerciar en un país extranjero no necesitas pedir permisos ni de . Coges la mercancía y personal, los tiras en paracaídas al sitio y ¡voilá! ¡A abrir el chiringuito! ¡Ni aduanas ni leches! Oh, ¿he mencionado que eso Christian decide hacerlo, diciendo que es lo más seguro y fácil, después de que el país le ponga trabas para entrar? Mmm, sí, nada puede salir mal.

Sin título

4. ¿Ni un triste atisbo de literatura? ✓

El vocabulario que se maneja es paupérrimo como si James sufriera alergia a los diccionarios de sinónimos. Y el texto está escrito íntegramente a base de oraciones simples o diálogos de besugos, sin ánimo de ofender a los besugos, seguro que ellos son capaces de diálogos mucho más interesantes y coherentes.

Sin contar que la autora NO sabe expresarse. Es incapaz de transmitir literariamente lo que está pasando o cómo son sus personajes, así que va a lo bruto. ¿Construir escenas? ¿Pa qué pudiendo deletrear lo que pasa? ¿Caracterizar personajes con sus acciones y pensamientos? Naaa, mejor decimos tal cual cómo son. Es decir, cómo la autora quiere que sean percibidos porque, para dejar aún más claro su incompetencia, luego esto no tiene por qué coincidir con lo que se aprecia al leer. Por ejemplo, no deja de repetirse que Christian es un hombre de negocios frío y calculador, pero luego cuando piensa y actúa yo sólo veo a un niñato impulsivo con problemas para controlar su genio.

No obstante, lo peor de lejos son las continuas repeticiones. James esta obsesionada con dar la misma información una y otra y otra y oootraaa vez. No vaya a ser que quede alguna pobre alma despistada que aún no se haya enterado de lo que he dicho ya 3892 veces, lo volveré a repetir por si acaso. Pfff, ni una lechuga en los cuatro estómagos de una cabra quedaría más mascada y remascada. Personalmente esto me resulta molestísimo, siento que James toma a su público por un atajo de imbéciles incapaces de la mínima comprensión. Perdona pero yo no soy tonta, que dirían en Media Markt, y no es agradable que una novela te insulte a la cara.

sin-tituloPara muestra de lo que acabo de decir una captura al azar. Da igual por dónde abras que todo el libro es así.

5. ¿Relleno a casco porro? ✓

Obviamente. Entre la continua reiteración que acabo de mencionar y que la ¿historia? (porque es muy discutible su existencia) no va a ninguna parte, el resultado son cientos de páginas para contar NADA. Chico conoce chica, se suceden escenas tópicas de esas que ves en las pelis estadounidenses de serie B y, de vez en cuando, hay monótonas escenas de sexo por aquí y por allá (no es por sonar cruel, pero la única manera de que esto se parezca sexo fuerte y sin cortapisas es sea la primera novela con sexo que pillas). Terminas de leer y, excepto por la pérdida neuronal, te has quedado igual que al abrir el libro.

Debería estar penado malgastar papel de esta manera. La de lecturas interesantes y con muchísima más calidad que se podrían haber imprimido, como por ejemplo prospectos de medicamentos o etiquetas de champú.

Por qué el mensaje da más asco que el «Club de un baño al año y sólo si es bisiesto»

Podría haber pasado por alto los defectos si no fuera por esto. No en el sentido de que hubiera sido un buen libro, pero al menos me podría haber reído de él por ser tan malo y eso hubiera supuesto que la lectura fuera amena por el cachondeo.

⚠️ ⚠️ ⚠️

Atención, a partir de aquí viene una crítica de feminista talibana, que diría el pacífico y caballeroso Reverte. Si crees que no vas a poder soportarlo sin que tu cerebro entre en combustión y se te llene la boca de insultos y #NotAllMen pasa directamente a la sentencia, por favor y gracias. 😘

(Ala, para que luego digáis que las feministas no pedimos las cosas con educación.)

El libro se marca un combo de mensajes y tópicos machistas, misóginos y tóxicos. Parece que James se hubiera propuesto meterlos todos. A continuación paso a mencionarlos y explicar por qué dan tanto asco.

1. Masculinidad tóxica

Christian Grey es el epítome de la masculinidad tóxica. Con esto me refiero a que su construcción como hombre está hecha a base de tópicos nocivos que buscan auto justificarse con la excusa «es que los hombres son así».

¿Que trata a las mujeres como trozos de carne a los que follarse? Pues no es porque sea un capullo misógino sino porque, duh, es hombre, los hombres es que están salidos. Para que os hagáis una idea del nivel, se presenta como si fuera natural que una mujer le empiece a hablar y él en lugar de escucharla se dedique a repasarla con la mirada y pensar que lo mejor que podría hacer con la boca es hacerle una felación. Hay que agradecerle de rodillas a los hombres que no violen porque, pobretes, la testosterona los domina y no se controlan. Es responsabilidad de las mujeres no provocar con su ropa o comportamiento o existiendo porque de lo contrario si las quieren follar es culpa de ellas.

A esto nos referimos exactamente las feministas cuando hablamos de que los hombres son violadores en potencia. A que hay toda una cultura de la violación, de la que este libro forma parte, que exculpa a los hombres y culpabiliza las víctimas. Su socialización como hombres les facilita y hasta anima a violar porque incluye bombardearlos de forma más o menos sutil con mensajes de este estilo: «es que los hombres necesitan sexo» o «cuando se calientan no controlan», que a la vez sirve para justificarlos.

1-b2d6bzdqm24bcfspnaqpza

¿Que es agresivo? Pues no es porque tenga problemas para controlar la ira sino porque, duh, es hombre, los hombres es que son violentos. Christian usa abiertamente la intimidación y la fuerza para logar sus objetivos y esto le parece perfectamente legítimo. Se presenta como el típico comportamiento de un tío, que debe demostrar quién manda e imponerse por las buenas o por las malas. Ten cuidadito de no provocar que entonces igual le dan ganas de hostiarte por tu culpa. Es aterrador la de veces que Christian piensa que se gustaría azotar a Ana, muchas veces mientras la viola (ver el punto anterior), cada vez que esta hace o dice algo que no le gusta. Y encima te tratan de vender que es encantador por dignarse a no hacerlo. Claro, claro, que buena gente es por comportarse medianamente como un ser humano civilizado. Hacedme la ola, que yo soy tan buena que no atizo a mi vecino cada vez que me despierta con canciones de Carmen de Mairena a las siete de la mañana, y creo que eso sería una razón de mucho más peso que el hecho de que Ana no tenga hambre cuando él decide unilateralmente que es hora de comer.

¿Que es controlador y celoso? Pues no es porque tenga problemas de autoestima y nulo respeto por sus parejas sino porque, duh, es hombre, los hombres es que son territoriales. Eso significa que les importas y tratan de protegerte frente a otros hombres. Porque como Christian es hombre se justifica en que sabe que todos los demás piensan como él, así que cada hombre que aparece quiere follar a Ana y él debe proteger su propiedad.

¿Que es homófobo? Pues no es porque sea un repugnate fascista lleno de prejuicios sino porque, duh, es hombre, los hombres es que tienen que ser muy machotes en el sentido tradicional y estar demostrando su virilidad todo el rato. Lo gay es sinónimo de femenino, no son «hombres de verdad» porque, ¡horror!, ¡les gustan otros hombres! ¡¡¡Como a las mujeres!!! Entonces seguro que son medio tías y eso es repugnante. No hay peor insulto para un hombre que parecerse o ser comparado con uno de esos inferiores seres que son las mujeres.

evitar-la-desigualdad-sexual

Digo yo, ¿dónde están las protestas de las asociaciones de derechos de hombres? El mensaje de este libro es que los hombres cis son violentos maltratadores y violadores en potencia que, mujer que ven, mujer que quieren hostiar, o violar, u hostiar mientras violan. Y perpetúa esos tópicos sobre cómo ha de ser un hombre que hace que se quejen de estar también muuuy discriminados por no poder llorar para no parecer débiles. ¿Dónde están los varonistas/masculinistas haciendo manifestaciones y criticando masivamente este libro con reseñas, artículos, videos, etcétera, para dejar claro que Grey no es un modelo de hombre? ¿Como esto no cuestiona sus privilegios ya no dicen nada? Baia, baia; que casualidad.

2. Romantización del maltrato

Ya se ha incidido mucho en este punto, así que me detendré poco.

Con la excusa del BDSM se justifica y normaliza el maltrato y se establece como ideal una relación desigual consistente en que la mujer se someta al hombre. Él es experimentado y manda, ella ignorante y se limita a obedecer y callar. Esto se plantea no sólo como el orden natural de las cosas, sino también como terriblemente romántico, lo que tiene dos consecuencias muy graves.

La primera es que deja a la mujer como un mero complemento del hombre. Él es una persona completa por sí mismo, pero ella necesita una figura masculina para realizarse como ser humano. Lo que justifica que el hombre sea el centro de la existencia de la mujer. Ni amistades, ni familia, ni trabajo. Todo lo que Ana hace está condicionado a Christian porque depende de su aprobación para validarse como persona, así que acepta lo que sea con tal de lograr la atención del macho alfalfa. ¿Que no me gusta el BDSM? Bueno, se esforzaré porque es el único sexo que él quiere. ¿Que me gusta hacer algo? Venga, lo dejaré porque a él le molesta. Y así. Pese a que intentan vender que hay consenso y negociación es ella la que cede en todo. Él si acaso se digna a concederle algo de vez en cuando como si hiciera un esfuerzo titánico al dejarla vestir como a ella le da la gana, por ejemplo. Ana no consiente porque el consentimiento debe ser libre de coacciones y Christian no acepta un «no» por respuesta, la presiona o manipula continuamente para que actué en función de lo que a él le gusta. Eso no es consentir, es resignarse a regañadientes porque no puedes aspirar a otra cosa y hay que hacer lo que sea para intentar arreglar al hombre.

Este tópico de la mujer mártir que puede arreglar a un hombre con su amor merece un párrafo aclaratorio a parte. Se supone que Christian es un capullo por taras emocionales, pero eso ni justifica su comportamiento ni hace que su pareja sea la responsable de aguantarlo. La mentira de que se puede cambiar a una persona amándola sólo sirve para justificar el maltrato. Personalmente creo que se puede dejar de ser maltratador, pero para eso hace falta darse cuenta, querer solucionarlo y pasar años deconstruyéndose. En la realidad por mucho que quieras a un capullo maltratador y manipulador lo va a seguir siendo, es más, harto probable que usará esto contra ti porque hasta ahora le ha ido bien haciendo eso.

img_2538

La segunda es que al romantizar y normalizar conductas abusivas se perpetúa el maltrato. La literatura forma parte de la cultura popular y si esta muestra que algo es aceptable y común la gente tiende a asumirlo. Es como cuando en el tiempo de nuestras abuelas se decía «mi marido me pega lo normal». Realmente lo veían como algo normal y necesitaban deconstrucción para darse cuenta de que no es aceptable ninguna violencia en absoluto, porque culturalmente estaba asumido y era usual que tu marido te pudiera soltar un guantazo. Aquí lo mismo. Si se enseña que los celos y controlar a tu novia, entre otros muchos mensajes tóxicos que perpetúa el libro, es bonito y aceptable los chicos lo reproducirán y a las chicas les parecerá bien.

Lo anterior que tiene la terrible consecuencia de desactivar las señales de alarma de las víctimas ante el maltrato. ¿No os habéis hartado de oír «si la maltrataba, ¿cómo no lo dejó?» o «¿y no se dio cuenta antes de que era peligroso?» cuando sale a la luz un caso de maltrato? Pues aquí tenéis la respuesta a por qué pasa. Porque la sociedad normaliza el maltrato en sus señales más leves y sólo se escandaliza ante los últimos estadios del mismo, lo que hace que la víctima muchas veces no sea consciente o justifique todo lo que sucede hasta que sea demasiado tarde.

galicia

3. Misoginia y machismo interiorizados

Resulta que la excusa de Grey para ser misógino es que su madre no lo cuidó bien y eso le da carta blanca para despreciar a TODAS las mujeres. ¿Os habéis fijado que en el imaginario colectivo esto nunca pasa al revés? Si es una mujer la maltratada por un hombre y a raíz de ello se vuelve misándrica la acusan de rencorosa, malfollada y mil cosas más. Ahí sí es culpa de ella y no una razón para su forma de actuar y que merece que los hombres sean los responsables de sacrificarse para probarle que pueden ser buenos. Porque generalizar está muy mal, pero sólo cuando se generaliza con los hombres, según parece.

Mujer: Un hombre me ha hecho X y ahora siento rencor hacia los hombres.

Sociedad: #NotAllMen

Hombre: Una mujer me ha hecho X y ahora siento rencor hacia las mujeres.

Sociedad: T_d_s p_t_s

Además, ojo al dato: Christian odia a su madre biológica y se refiere a ella como «la puta adicta al crack» de forma muy despectiva. No niego que no era buena madre porque era prostituta contra su voluntad, se drogaba para soportarlo y a veces se desahogaba con Christian. PERO resulta que quien la obligaba a prostituirse y maltrataba sistemáticamente tanto a ella como a Christian era el padre, ella siempre trataba de cuidarlo cuando no estaba en sus peores momentos. Pues casualmente contra el padre no hay ese odio exacerbado ni Christian lo culpa de todos sus problemas, todo el rencor se dirige hacia su madre. Con un par, James.

Por último, quiero mencionar el detalle de que Christian se cree victima de maltrato por parte de Ana. ¿Cómo es esto posible? Por su tremendo machismo interiorizado. Seguro que habéis oído alguna vez eso de que los hombres maltratan físicamente, pero más mujeres psicológicamente y por eso no las pillan. Bueno, es mentira porque, primero, la mayoría de los maltratadores nunca te ponen la mano encima y, segundo, el maltrato físico requiere previamente del psicológico como condición sine qua non. Para más información investigar sobre el Síndrome de la rana hervida. Sin embargo, esta mentira a calado tanto porque existen hombres a los que les pasa lo que a Christian. A saber, tiene su machismo tan interiorizado que considera natural que Ana se someta a él en todo y si no lo hace siente que lo está maltratando, porque considera que esa sumisión es un derecho legítimo que tiene. Si, por ejemplo, ella no le coge el teléfono inmediatamente porque está ocupada trabajando considera que lo está haciendo adrede para ponerlo nervioso. O si se viste con ropa que él no aprueba o habla con otros hombres considera que lo está humillando. Y lo cree genuínamente y se victimiza por ello.

011

Y ese tipo de machismo interiorizado es bastante más habitual de lo que podría parecer. Si no fijaos de ahora en adelante. ¿Cuántas veces habéis visto u oído, por ejemplo, cosas del estilo «si tu novia se fija en otros o se viste sensual para salir es una guarra»? La mentalidad que subyace es la misma: creo inconscientemente que mi novia me pertenece y todo lo que hace tiene o debe tener relación conmigo, por lo tanto ¡¿cómo se atreve a siquiera a mirar a otros o enseñarles lo que es MÍO (su cuerpo)?! ¡Me está faltando el respeto! Pobre yo, lo que tengo que aguantar por su parte. Buaaa.

Sentencia

Sí que provoca oscuras fantasías, concretamente homicidas.

Queja Heptalogía Las Crónicas de Narnia (C. S. Lewis)

O cómo adoctrinar a la infancia en el cristianismo, el machismo y el racismo

Sí, sí, ya se que estos libros fueron escritos hace bastante tiempo y son hijos de su época. Y también se que todos los libros reflejan la ideología de quien los ha escrito. Pero es que esta heptalogía está hecha para adoctrinar. Me explico: no es que sean libros cuyas historias contengan machismo, racismo y una apología cristiana por el momento en que fueron escritos, es que han sido escritos específicamente para transmitir esos mensajes. Puede parecerse, pero hay una gran diferencia. Y a mi hacer libros para la infancia, que es especialmente manipulable, con el expreso propósito de adoctrinar subrepticiamente me resulta repugnante.

1467301869-tumblr-inline-nnb0o5fcpm1t7oi6g-500

Y lo peor es que estos libros se consideran clásicos de la literatura infantil y siguen leyéndose y/o recomendándose a la infancia. No digo que haya que prohibirlos, ojo, pero es necesario tener en cuenta que no son un entretenimiento inocente y tomarse el tiempo de explicarle a los peques que no todo lo que sale es bueno y deben cuestionárselo.

Apología descarada del cristianismo

Los libros están hechos para ser alegorías cristianas y enseñar a creer. Aslan es claramente una representación de Cristo y las historias, o son reinterpretaciones de partes de la Biblia (El león, la bruja y el armario es la pasión y resurrección de Jesús y La última batalla es el apocalipsis y el juicio final), o están destinadas a decir que hay que tener fe y no cuestionar los designios de Dios Aslan (El príncipe Caspian y La silla de plata).

El problema de esto, en el ámbito de la calidad literaria, es que transmitir valores pesa más que construir un buen argumento, por lo que las tramas suelen solucionarse con deus-ex-machina como porta-aviones que se resumen en que Aslan aparece y lo resuelve todo a base de agitar su melena Pantene. Pero lo más grave es que el mensaje de los libros es horriespantoso: tienes que creer en Aslan y hacer todo lo que te diga sin cuestionar nada. ¿Que Aslan desaparece durante largos periodos en los que deja a los narnianos siendo esclavizados o aniquilados? Él sabrá y sus motivos tendrá, los caminos del señor son misteriosos no es un león domesticado, igual tienes que creer en él y su infinita bondad. ¿Que Aslan da órdenes cuestionables y cero explicaciones? Pues a obedecer y punto, que lo dice Aslan y no se le puede llevar la contraria por mucho que no te parezca una buena decisión, el razonamiento propio está sobrevalorado. ¿Que Aslan mata, deja morir u ordena matar? Pues OK. Seguro que las personas afectadas son mala gente y está justificado porque Aslan siempre es el bueno. Siempre. Aunque a veces haga casi lo mismo que la gente a la que se enfrenta o haya permitido que se creara el problema en primer lugar. O sea, nada de animar a la infancia para que piense por sí misma, reflexione sobre sus acciones y las consecuencias de estas o desarrolle un sistema de valores. Obediencia y fe ciegas sin cuestionar nada ni permitirse siquiera dudas o atisbos de pensamientos y opiniones propias. ¡Qué buen mensaje!… Para lograr una sociedad fácilmente manipulable, aborregada y llena de fanatismo.

Sin título

Machismo

Los libros están saturados de machismo rancio. La mayor parte de los habitantes de Narnia son animales parlantes y ¡aún así las hembras son amas de casa que cocinan y hacen las labores domésticas mientras los machos sí hacen las cosas que es lógico que hagan como animales! Ejemplo: una castora no puede construir diques, por el hecho de ser hembra su papel tiene que ser cocinar y limpiar para el macho mientras él ya sí construye diques. Además, en las muy escasas ocasiones en que salen animales hembras queda claro que estas son pasivas en contraposición con los machos, que sí mandan y toman la iniciativa. Véase el caso de el caballo Bree y la yegua Hwin.

En el caso de humanas no es mejor. Tienen tres papeles:

– Floreros y premios para los hombres sin más importancia que dar descendencia. Por ejemplo, la esposa de Caspian, que está ahí para que el chaval saque una recompensa de su viaje en La travesía del Viajero del Alba, darle un hijo y luego cascarla para que empiece la trama de La silla de plata. Jamás se la vuelve a mencionar.

– Brujas malas que quieren esclavizar Narnia. Lo triste es que son las únicas mujeres realmente empoderadas porque claro: mujer poderosa = maldad. ¿¡Cómo van las mujeres a gobernar en lugar de estar subordinadas a los hombres!? ¡Vade retro satanas! ¡¡¡El poder es masculino!!!

– Apoyo a protas masculinos y ejemplo de «cómo ha de ser la mujer ideal». Sí, hay mujeres con papeles protagónicos importantes (Lucy y Jill) pero se establece una clara dicotomía: mientras los hombres son valientes, decididos y guerreros ellas deben ser protegidas y son dulces, compasivas y encargadas de tareas como la curación de los heridos. Aún en el caso de que alguna peleé se quedan en la retaguardia o se ponen a llorar por el horror de la batalla, no como los machotes, que se dan tortas con decisión en primera línea. El papel de las mujeres es, ante todo, ser señoritas y dejar la esfera pública a los hombres.

Además, mucho ojo con dejar de ser modestas y virtuosas. Una mujer que se sepa guapa y piense en divertirse es lo peor. Sólo hay que ver lo duramente que se juzga a Susan por el imperdonable pecado de aprovechar su hermosura y dedicarse a vivir su vida como le daba la gana en lugar de permanecer casta y pura hasta la sepultura fiel a Narnia, aunque fuera Aslan el que le dijera que ya no podía volver nunca.

Racismo

Mientras que los narnianos son de raza blanca y cultura occidental Calormen, el reino vecino, está habitado por personas que claramente son una alegoría de la raza y cultura árabes. Por supuesto, los calormenos son salvajes, crueles, nada honorables y adoran a Tash, un dios sanguinario que es el anti-Aslan, en una clara referencia al anti-Cristo.

Sí, hay dos personajes de Calormen que son buenos: Aramis y Emeth, pero, a parte de que el segundo no llega ni a terciario, sólo son buenos porque dan la espalda a su cultura para abrazar la narniana y hacerse adoradores de Aslan. El mensaje no puede estar más claro: la raza y cultura blancas son superiores y las demás lo peor, pero si aceptas que tenemos la razón y asumes nuestro modo de pensar haremos una excepción contigo y sí merecerás respeto, no como el resto de quienes son como tú. ¿A que somos buena gente? Pista: NO.

r

Sentencia

Si quieres darles estos libros a peques recuerda enseñarles también a cuestionarlos, no son un entretenimiento inocente.

Reseña Yuri!!! on Ice (Sayo Yamamoto)

Tampoco tiremos cohetes

Yuri!!! On Ice ha sido uno de los animes más comentados de la temporada de otoño.  Se trata de un anime de patinaje artístico sobre hielo en el que, según leía en comentarios a través de Twitter, se ponía en el centro del hilo argumental una relación romántica bastante clara entre dos chicos que surgía, además, de una manera espontánea. Como no podría ser de otra manera, me picó la curiosidad y me puse a verlo para comprobar si era cierto.

sin-titulo

Empecemos por el argumento. Yuri Katsuki es un joven patinador sobre hielo que, tras una competición en la que queda en último lugar, decide volver a su ciudad natal. Un buen día, y de buenas a primeras, se encuentra allí mismo con Viktor Nikiforov, una leyenda del patinaje artístico y al cual Yuri siempre había admirado, dispuesto a convertirse en su entrenador después de haber visto un video de Yuri patinando (sí, el argumento comienza siendo poco creíble). A partir de ahí, Yuri, junto con su entrenador Viktor, vuelve a competir mientras la relación entre ambos chicos se va estrechando.

Aunque, siendo realista, está lejos de ser una obra de arte, en general el anime se me ha hecho ameno. Tengo que confesar que a mí, personalmente, me aburren los animes de deportes (a pesar de que en la vida real me encanta el deporte 😜) porque los veo muy repetitivos y predecibles, pero con éste no me aburrí ni se me hizo pesado, y eso se agradece.

Los personajes están bien individualizados y cada uno de ellos compite atendiendo a sus propias motivaciones, unas más normales y sanas, y otras no tanto (ejem). Cuando está en la pista, cada personaje va soltando un rollo a veces infumable sobre lo que va sintiendo, reflejándolo a su vez en cada movimiento de su actuación, lo que provoca una conexión que puede llegar a ser hasta bonita, pero otras veces se da una especie de sentimentalismo exagerado que no produce un buen efecto y roza la parodia. Supongo que se intenta reflejar la pasión de los personajes por lo que hacen en la pista pero no siempre funciona.

yurionice2

Después de estas consideraciones generales, vamos a quid de la cuestión y centrémonos ya en la relación de Yuri y Viktor. Después de verlo, creo que este optimismo y estas buenas críticas de las que hablaba están justificadas en parte pero, desde mi punto de vista, sigue teniendo pegas.

Tiene un punto fuerte. Al principio me daba la sensación de que Viktor estaba siendo demasiado invasivo con Yuri, y ya me temía que iba a ocurrir lo de siempre: una relación tóxica en la que uno acosa al otro pero que todo el mundo ve guay porque a ese otro supuestamente le gusta en el fondo, todo mezclado con fanservice a porrillo. Pero no. Conforme avanza la trama te vas dando cuenta de que Yuri siente lo mismo que Viktor y lo va exteriorizando de manera que al final queda una relación bastante equilibrada y muy recíproca. Especialmente me parecieron tiernos esos gestos espontáneos de cariño tanto de Viktor hacia Yuri como de Yuri hacia Viktor (confieso que hay escenas en las que notaba que me derretía de ternura XD). Es decir, huye de la toxicidad extrema a la que nos tiene acostumbradas el yaoi o el shounen-ai (aprovecho para invitaros a echar un vistazo a las reseñas de Sekaiichi Hatsukoi, Junjou Romantica y You’re my Loveprize in Viewfinder hechas por mi compañera Selenita para comprobar dónde estaba el listón y cómo, en comparación, este anime parece genial).

yuri-on-ice3

El punto débil, en mi opinión, sería el siguiente. Aunque me ha parecido una relación romántica de manera inequívoca,  tiene un error que para mí es muy importante: en ningún momento esa relación de amor se hace “oficial” de manera explícita. Es decir, para mí habría tenido muchísima importancia que se hubiera dicho, en voz alta, sin medias tintas, sin ningún margen para la interpretación, que eran pareja. Cuando había alguna escena en la que de alguna manera dijeran que podrían ser pareja, siempre se hace con un matiz humorístico, en ningún caso serio o como si fuera algo sin importancia.

Sin duda, es un paso adelante que se traten estas relaciones con esta espontaneidad pero, lo dicho, necesito que sea más explícito, que “sea dicho”, no mediante suposiciones, gestos, aunque estos sean clarísimos. Necesito que las cosas sean llamadas por su nombre, y es eso precisamente lo que sigo echando en falta, romper ese tabú.

Para concluir, me ha parecido un anime aceptable. En cuanto a argumento no está nada mal (sin pasarse, no obstante). En cuanto al tratamiento de la relación de amor entre los dos chicos, como vengo diciendo, hay igualmente mucho margen de mejora, pero sin duda es mejor que otros que tratan el tema y, por lo tanto, es un pequeño avance.

Crónica de mi cena navideña

Tal como me propuse, esta cena de Navidad en familia no me he callado y he saltado cuando han dicho una machistada/LGTBfobada/racistada. Por si a alguien le preocupa aclaro que no he recibido ninguna agresión física, pero psíquicas sí. Se han ensañado conmigo a base de bien. A continuación el relato de los hechos.

La cena empezó como siempre son estas cenas de Navidad en mi caso: toda la familia sentada a la mesa mientras las mujeres cis sirven y los hombres cis se quedan en la mesa esperando y, si acaso, se dignan a poner alguna servilleta. Claro que no es nada que no esperara, para quien no lo sepa aclaro que la mayoría de mi familia es tirando a bastante facha.

Cuando se terminó de servir se comenzó a hablar de todo un poco. Aunque ya dije algo ante comentarios islamófobos sobre que no deberían permitir que los moros construyeran mezquitas, el «espectáculo» de verdad empezó cuando salté ante un «chiste» que contó un primo que va de graciosete. Atención al «graciosísimo chistecito», para que os hagáis una idea de lo que tengo que aguantar: «las mejores mujeres son como el mejor vino: de 12 años y encerradas en un sótano». Podéis tomaros un minuto para recuperaros antes de seguir leyendo, que se que ahora os debéis de estar mondando. Jojojo, ¿qué hay más gracioso que las violaciones y la pedofília? Jajaja.

2

Obviamente ante esto salté diciendo que era de muy mal gusto y si le hacía gracia era un pedófilo y un violador. Ahí empezó el ataque. Al principio era lo típico de llamarme exagerada y amargada porque «sólo era humor». Pero cuando dije que era feminista y traté de explicar lo horrible que era semejante «chiste» empezó a ser algo casi organizado y sistemático, con lo que me refiero a siete personas (seis hombres cis y una mujer cis) atacándome verbalmente hasta el punto de no dejarme hablar. Ninguneo y falta de respeto total hacia mi persona. Los comentarios iban desde los típicos que me desacreditaban y pretendían explicarme el feminismo porque sabían tanto que decían que el hembrismo existía y los hombres deberían dirigir el feminismo para que no los margináramos; pasando por quienes se cachondeaban de que muy feminista, pero luego seguro que le dejaba a los hombres el trabajo pesado; hasta llegar a quienes decían que lo que necesitaba era un novio que me echara un polvo y se me quitaban las tonterías.

19.gif

Lo peor es que dos de los hombres que se unieron con entusiasmo al machaque y burla eran mis propios hermanos. Porque una cosa es la familia lejana a la que veo de higos a brevas y por la que, en la mayoría de los casos, tengo escaso si no nulo cariño, y otra muy distinta que tu propia familia cercana se te ponga en contra. Eso me dolió como una traición.

Cuando explotó todo de forma definitiva fue al salir del armario. Ante los comentarios de que necesitaba un hombre respondía que eso nunca iba a pasar porque era asexual arromántica y no me gustaban los hombres ni las mujeres. El ninguneo y cachondeo a mi costa fue total. Me convertí en la estrella de la cena; la estrella de mar, que es lo que, entre otras cosas, me preguntaron con chanza si era. Casi hubiera preferido que me miraran mal porque eso al menos hubiera significado que reconocían mi existencia. Me negaron por completo, tanto mi sexualidad como mis sentimientos y experiencias. Y entre los «comentarios jocosos» hubo un primo lejano (el mismo del primer chiste) que hasta me AMENAZÓ con una violación. Sí, como suena, me soltó: «Si no fueras familia te llevaba a un callejón a quitarte las tonterías». Entre carcajadas, porque todo era muy gracioso. Jajaja.

Obviamente yo lo estaba pasando fatal y no dejaba de lanzar miradas desesperadas a mi madre, que supuestamente aceptaba mi sexualidad. Eso fue lo peor. Mi madre, que siempre me ha apoyado en casi todo y es una persona con la que tengo confianza y esperaba poder contar, se quedó callada mirando al plato. Estaba claramente incómoda e intentó cambiar de tema un par de veces, pero NO me apoyó. En un momento en el que necesitaba desesperadamente apoyo y validación me dejó sola y prefirió no entrar al trapo. Entre eso y lo de mis hermanos, que aquí uno no se cachondeó pero tampoco dijo nada y el otro siguió, sentí que a la hora de la verdad no tenía a nadie. Pocas veces me he sentido más sola.

228543

Al final siento decir que no me ha compensado. Igual es porque no soy una persona capaz de imponer (no tengo gran presencia ni me sale levantar la voz), pero sólo he logrado pasar un mal rato, si bien de forma diferente a otros años. No obstante, aclaro que lo voy a volver a hacer en Año Nuevo y siempre que pueda, hasta que me vuelta molesta aunque sea por puro cansancio. Estoy harta de tener que aguantar machismo, LGTBfobia y racismo. NO es algo inocuo, crea mucho odio y dolor, así que ya anuncio que mi propósito para el próximo año es volverme «la amargada» de las fiestas porque pienso seguir señalando estas cosas y tratando de cortar el rollo. Espero que con la práctica me vuelva más eficaz, pero si no, en cualquier caso, a tenaz no me gana nadie.