Parejas erróneamente idolatradas y/o malinterpretadas

Ya que es el Día de les Enamorades tenía ganas de hacer este especial aprovechando que hoy voy a estar libre excepto por la tarta. Como el título indica, voy a hablar de algunas parejas que la cultura popular ha idealizado al máximo, hasta el punto de que no dejan de ponerse como ejemplos de amor verdadero y reproducirse sistemáticamente, pero que en realidad son tóxicas y están haciendo más daño que otra cosa con el mensaje que transmiten.

cupido
Por cierto, para hablar de estar parejas tengo que rebelar detalles importantes de las obras a las que pertenecen. Son clásicos y bastante conocidos, pero igual aviso por si alguien no quiere comerse DESTRIPES.

Romeo y Julieta

Empiezo fuerte. ¿Quién no ha oído hablar de esta pareja? Es algo así como el paradigma del amor verdadero, tiene literalmente miles de reinterpretaciones (hasta existe la versión con necrofilia, sí ha eso hemos llegado) y otras historias que la toman como referencia para construir su romance. Es la reina y diosa de las parejas. La representante del amor verdadero, puro e incondicional. La capitana de la ñoñería. Y… Shakespeare debe estar retorciéndose en su tumba, dado que todo es una malinterpretación: el libro original NO es una historia de amor.

Cuando os recuperéis de la impresión podéis seguir leyendo.

Lo que Shakespeare quería transmitir, entre otros temas que toca el libro, es una crítica a la impulsividad de la juventud y la falta de raciocinio en pro de los sentimientos. Romeo y Julieta no están enamorades porque se han visto un par de veces, lo que son es dos adolescentes idiotas (Julieta tiene 13 años y Romeo creo que 16, aunque ahí dudo) y mimades que sienten una atracción mutua basada únicamente en lo que les entra por los ojos. Y, como sus familias están enfrentadas, eso hace que se obcequen aún más y se monten el drama de que el suyo es un «amor prohibido» y una forma de rebelarse contra el mundo. En el fondo son una parodia de les típiques adolescentes victimistas que se ponen en plan «nadie me comprende y el mundo está en mi contra porque soy muy especial», pero llevado hasta las últimas consecuencias; y así les va: no sólo estiran la pata por idiotas, sino que de paso causan otras varias muertes y la desgracia de sus familias. Y sí, eso es justo lo que quería transmitir Shakespeare: no te dejes llevar por tus sentimientos, especialmente en la juventud cuando aún no sabes de la vida, que mira lo que pasa, mejor usa la cabeza. Algo que se nota bastante a lo largo de la obra no sólo por el enfoque que se le da, sino también directamente por boca de personajes que critican a la pareja diciendo cosas como (esto no sin citas, pero es la idea):

«¿Pero cómo va a ser lo vuestro amor si os conocéis de días?»

«Tú, Romeo, ¿no decías hace nada que estabas enamorado de otra y ya ves lo que te ha durado (sí, resulta que Romeo al inicio de la obra estaba “enamorado” de otra chica, y en realidad era lo mismo: una mezcla de atracción física y sexual)?»

«Aún sois muy jóvenes. No os dejéis llevar por la irracionalidad que son los sentimientos y pasiones, que son sólo es una percepción pasajera de la juventud y de las hormonas revolucionadas».

Bzq8ncIIcAAnMta

Lo que significa que, irónicamente, todos esos libros, sobre todo juveniles pero no son los únicos, que la toman como referencia para construir su romance en realidad son, inconscientemente, una parodia de una parodia del amor. Quieren presentar amor verdadero y sólo presentan a niñates que hacen idioteces por poner un supuesto amor verdadero, que en realidad es poco más que tensión sexual, como la meta sin la cual no se puede ser feliz. Claro cambiando el final porque los finales felices venden más, lo que hace que a su vez destruyan el verdadero mensaje. Y que la obra que sale sea muy tóxica por la noción de amor que vende. Así que dejad de idolatrar a esta pareja y ponerla como paradigma del amor. No, el amor no es cosa de segundos porque sea el destino ni demás chorradas. Y no merece la pena dejarlo todo por él ni hacer sacrificios titánicos porque al final valdrá la pena. STOP idealizar el amor, especialmente ese falso amor que en realidad es atracción porque nace en segundos o no tiene sentido por no haber construcción de relación. Esto sólo crea malos ejemplos que perpetúan el mito tóxico de que todo vale por amor ya que no se puede ser feliz sin él. En la vida real el resultado es parecido al de la obra original aunque no llegue a muertes: un drama.

Bella y Bestia

OK. Realmente esta pareja no es tóxica. En realidad es muy sana si se reinterpreta bien y acorde a la historia original de Villeneuve… ¡el problema es que nadie lo hace!

Me explico, el cuento original NO es una historia sobre que el amor lo puede todo, al contrario. Deja claro que el amor no es lo más importante en una relación: estas funcionan si hay igualdad, comunicación y las circunstancias son propicias; faltando estas condiciones el amor es inútil y mejor superarlo porque no te merecerá la pena. Sin embargo, por desgracia esta pareja se ha convertido en la representante de uno de los mensajes más tóxicos que hay, en buena parte por culpa del enfoque que le dio Beaumont en su plagio (aunque en justicia es un tropo que ya existía, ella simplemente destruyo el verdadero mensaje de la obra de Villeneuve haciendo a esta pareja la exponente del mismo): que una mujer puede convertir a un monstruo en un príncipe con amor. Ese es uno de los peores mitos románticos. Si es que se inventó, literalmente, para que las mujeres tragaran con el maltrato y justificar a los maltratadores porque «los hombres es que son así, no te quejes y aguanta lo que te echen, si eres lo bastante virtuosa y mártir tu amor lo cambiará». Eso no pasa. Personalmente creo que los maltratadores pueden cambiar, pero para ello deben darse cuenta de que lo hacen mal, arrepentirse y deconstruirse activamente; es decir, que tienen que querer cambiar por ellos mismos, no lo hacen por otra persona. Un maltratador no cambia por mucho que lo quieras, más bien tenderá a usar sobre su pareja las tácticas de control y maltrato que tan bien le funcionan porque no verá nada malo en ellas, está acostumbrado a llevar así sus relaciones. Tienes que huir si no quieres acabar muerta o en el hospital en los peores casos, o con la autoestima rota y la personalidad anulada en los «mejores».

Así que ¡basta de usar reinterpretaciones o historias inspiradas en esta como excusa para justificar a maltratadores y decir a las víctimas que aguanten todo «por amor»! No sólo es una falta de respeto a la obra original, es que hace mucho daño. Normaliza el maltrato y la masculinidad tóxica. Luego bien que se culpa a las mujeres que aguantan en una relación de maltrato y se las pone en duda porque «si fuera verdad, ¿cómo es que no lo dejó a la primera?», pues por culpa de este tópico, entre otras cosas. Nadie tiene la obligación de redimir a su pareja y por amor no se debe aguantar nada. Al revés, aunque haya amor, si te hace sufrir hasta nunca. Aunque duela es lo mejor a largo plazo.

img_2538
Miss Bennet y mister Darcy

Esta es algo así como una mezcla de la primera y la segunda, al menos en lo que respecta a la parte que la hace problemática. No es tóxica per se, pero tiene miles de reinterpretaciones y generalmente estas no captan bien el mensaje que quería transmitir la obra. Me explico. En la obra de Austen hay amor, pero este no se entiende para nada como el actual. Austen lo que quería transmitir es que eligieras bien a tu pareja de forma que fuera alguien con quien compartieras afinidad y respeto, porque ibais a tener que aguantar toda la vida juntes y eso es muy duro con alguien con quien no congenias. El problema es que la gente no se suele quedar con dicho mensaje, ni tampoco con la parte de que el amor (entendido como acabo de mencionar) sólo se da cuando les personajes superan sus iniciales prejuicios y conocen mejor a la otra persona, que podría servir para construir una buena historia de amor sano. Por desgracia, la gente ha convertido esta pareja en la representante del tópico del chico que si trata mal a una chica es porque esta en realidad le gusta y no sabe expresarlo de otra manera (lo cual es falso porque el problema de Darcy es que es socialmente torpe y por eso hace comentarios desafortunados, no que pretenda ofender ni tratar mal); unido al de que hacer cosas buenas por una persona compensa las malas que hayas hecho, como si las relaciones fueran un juego de suma cero.

O sea, una representación del tópico «quienes se pelean se desean». Idea muy tóxica porque sirve para justificar relaciones basadas en el maltrato y excusar a quien lo ejercer porque «es que no sabe expresarse de otra forma, es su manera de demostrar que le importas»; además de para perdonar malos comportamientos si luego la persona tiene detalles bonitos. Algo que por desgracia se ve mucho en el tipo de libros que emulan a esta pareja y la comparan con la suya. Las típicas de chico malote que insulta a la chica para llamar su atención, pero luego tiene una escena en que, por ejemplo, la salva de un problema, y eso se usa para hacer ver que tiene un lado bueno. Este tropo es peligrosísimo porque los maltratadores se suelen comportar así: no son malos todo el tiempo sino que te hacen algo malo y luego tratan de compensar y pueden ser un encanto. Pues no, si quieres a una persona la tratas bien siempre y si no sabes comportarte aprendes. Punto. Dejad de comparar parejas que se la pasan tirándose los platos a la cabeza y seguramente reconciliándose con sexo con esta.

giphy

Por cierto, que Austen defendía los matrimonios bien y siempre dentro de tu clase social, así que cuando reinterpretan esta pareja como el típico noble/rico antipático que se enamora de la chica pobre pero orgullosa y se dedican a lanzarse pullas no se si reír o llorar. Seguramente Austen haría lo segundo.

El fantasma de la ópera (Eric) y Christine Daaé

Esta es una pareja que realmente nunca se da en la obra original, sin embargo, tiene una ingente cantidad de personas que la shippea y reinterpreta la obra para que queden juntes, siendo mucho más querida que la verdadera de la obra, que era Christine con Raoul (que tampoco era muy buena, pero eso es otra historia). Algo que me toca mucho las narices porque la relación que tienen es horrible. En la obra original Christine es casi una niña y muy inocente. Al principio es engañada por el fantasma y, posteriormente, chantajeada y amenazada por él y le tiene genuino miedo. Por lo que respecta a Eric, el fantasma, es digno de lástima, pero ello no justifica ni redime sus malas obras. Sí, es un genio que por estar desfigurado de nacimiento ha sufrido que el mundo lo rechace, pero no se puede olvidar que es un asesino, chantajista y manipulador. Su relación con Christine se basa en encapricharse de ella porque cree que tiene derecho a ser feliz y para ello se merece una mujer que lo quiera (sí, como si las mujeres fueran un premio o un objeto que estuvieran ahí para él), para lo que no le importa hacer a Christine infeliz con tal de tenerla a su lado. Por eso, al final, si se redime es justamente porque comprende que debe a dejar ir a Christine y que lo que ha hecho está mal. Y eso es genial porque se puede interpretar la historia como un maltratador arrepentido.

No obstante, mucha gente reinterpreta esa relación como el tópico del hombre torturado que por ello merece amor. Pobre, ha sufrido mucho, toma de premio la justificación a tus acciones y una mujer, que te lo has ganado. Pues no. Ni las mujeres son una recompensa ni el haber sufrido te da carta blanca para ser mala persona. Si la vida te ha tratado mal o has sufrido lo siento mucho, pero la vida es injusta y eso no da derecho a una compensación ni licencia para ser un capullo y que se te tenga que perdonar. Y, obviamente, no te mereces amor romántico; nadie se lo merece porque el amor romántico implica a otra persona y estas no son objetos que se puedan ganar ni merecer. STOP historias donde el hombre es una persona horrible, pero como tiene un oscuro pasado y lo ha pasado mal la mujer tiene que entenderlo en lugar de juzgarlo y al final quedarse con él. Quedaos con el mensaje original: quien tenga demonios internos que se deconstruya, asuma sus culpas y trate de redimirse.

Catherine Earnshaw y Heathcliff

La suya es una historia tóxica que está hecha a propósito para ser tóxica y mostrar que el tipo de relaciones como la que se da entre la pareja protagonista sólo lleva a la infelicidad y al desastre. Sí, tienen amor, pero este es enfermizo y obsesivo porque se basa en hacerse daño cuando interaccionan y no ser capaces de dejarse ir. Son la representación del famoso dicho «El perro del hortelano ni come ni deja comer». Lo que está perfecto porque sirve para mandar el mensaje de que si el amor te hace más daño que otra cosa debes superarlo en lugar de dejarte llevar por los sentimientos, que si no mira a lo que lleva: al sufrimiento y al lado oscuro. Pero, de nuevo, ese no es el enfoque que se da a la relación por la gente (y me refiero a MUCHA gente) que suspira por la pareja y la entiende como la anterior: hombre atormentado que, pobrete, sólo necesita amor. Y que sigue cual mantra la falacia de que el amor es lo mejor del mundo, justifiquemos en su nombre las malas acciones y el sufrimiento y sigamos luchando por una relación que sólo hace daño, porque el amor lo puede todo. Así que hacen parejas que actúan parecido, aunque cambian el final triste y melancólico por uno en el que, pese al amor insano de dos personas cuya relación se basa en herirse mutuamente cuando se juntan y boicotearse cuando están con otras personas, al final todo se perdona y terminan felices juntes.

giphy.gifYo cada vea que veo parejas así que se comparan con o están inspiradas en la de Cumbres Borrascosas.

No quiero repetirme, pero dejemos palmarias las siguientes ideas (y quien vea bonita la pareja anterior y crea que debe acabar en final feliz que las escriba mil veces):

El amor no siempre merece la pena.

El amor no lo justifica ni redime todo.

Aunque haya amor, si te hace daño lo mejor es superarlo.

Don Juan Tenorio y doña Inés

En este caso no es malinterpretación, sino que Zorrilla tiene la culpa. La figura de Juan Tenorio ya existía y la interpretación que se le daba era perfecta… pero tuvo que venir él a cargársela con un nuevo enfoque romántico. Me explico. Juan Tenorio es un violador, manipulador y asesino sin escrúpulos que disfruta arruinando vidas por diversión. Le gusta engañar a mujeres para tener sexo con ellas (y sí, eso es violación porque no se puede consentir si crees que es a una cosa y en realidad es a otra a la que no consentirías, y la otra persona lo sabe y por eso te miente para lograr lo que quiere de ti) y no tiene problemas para matar sin más a quien se interpone en su camino. Es decir, que es un tipo repugnante y, en todas las obras antes de la de Zorrilla, se le muestra como tal y trata en consecuencia, de tal manera que recibe su castigo. Y entonces llegó Zorrilla y tuvo que redimirlo a través de doña Inés.

Lo siento Zorrilla, como poeta eras bueno, pero las relaciones las construías como el culo. Porque resulta que en la versión de Zorrilla don Juan se enamora de verdad de doña Inés al ver lo buena y pura que es (y a pesar de que todo empezó como una apuesta sobre que podía seducirla) y al final gracias a ella merece el perdón en lugar de la condenación pese a todas las mujeres a las que ha violado y la gente a la que ha asesinado (y ojo cuidao que ni siquiera se arrepiente, pero como doña Inés se sacrifica y reza mucho por él pues va al Cielo en lugar de al Infierno como en las demás versiones).

giphy (1)

Como ya he hablado de sobra del tópico de la mujer que redime voy a centrarme en la otra idea tóxica que encarna esta pareja: el hombre que se folla a muchas porque es un machote, pero conoce el amor verdadero y sienta la cabeza sólo con una, porque ella es especial y no como las demás (seguramente porque es casta y pura en contraposición con las otras que son furcias). O sea, misoginia a muerte: al parecer las mujeres dan asco por defecto y sólo alguna honrosa excepción se salva… si demuestra ser lo bastante virtuosa, y todo el mundo sabe que la virtud de una mujer se mide en función de su vida sexual, ¿no?

A parte de la idea de que la pareja es el fin último y la única forma de ser feliz. No, el único final feliz no es encontrar el amor romántico ni este es lo más importante. La gente arromántica o que simplemente no da importancia a las relaciones de pareja existe, ¡basta ya esta idealización extrema del amor y las relaciones! No son lo mejor que pueden pasarte, ni tu felicidad depende de ellas, ni todo lo que hagas antes de tener pareja debe ser un preludio hasta que la tengas porque ese momento mágico cambiará tu vida y forma de ser. Y, obviamente, un hombre al que lo que le guste es vivir la vida acostándose con cuantas pueda sin preocuparse de dar cuidados no va a volverse una pareja fiel e ideal por conocer a una mujer en concreto, más bien tiene todas las papeletas para seguir igual. La creencia en ese cambio es lo que lleva a muchas mujeres a acabar en pseudorelaciones en la que deben ellas cargar con todos los cuidados mientras las utilizan sólo para el sexo.

En definitiva, que si quieres reinterpretar la idea de Juan Tenorio asegúrate de quedarte mejor con la versión de Tirso de Molina: plantea a Juan como la escoria violadora que es y al final dale un castigo si quieres hacer una historia con moraleja.

Tess, Angel y Alec

La historia de este trío es muy buena como tal: critica las injusticias y doble moral que sufrían las mujeres a través de Tess, que es violada y este hecho le destroza la vida porque se la juzga a ella. Sí, triste que aún no hemos avanzado mucho en esto (véase el caso de La Manada). ¿El problema? Que mucha gente interpreta la relación entre les tres como el típico triángulo en el que una chica debe elegir entre el chico malote apasionado que la tienta (Alec) y el bueno y dulce que le convendría (Angel), especialmente desde que cierta autora de cuyo nombre no quiero acordarme pero que se llama E. L. James hizo esa comparación en su infame obra. Y, obviamente, a mi esto me da ganas de gritar y arrancar cabezas. Las cosas claras y el chocolate espeso: Tess es una pobre chiquilla, casi una niña ya que tiene 15-16 años al principio de la obra, que se ve obligada a trabajar para una familia de la nobleza rural para que así sus hermanas no se queden sin sustento. Estando en esa casa el hijo de dicha familia, Alec, la acosa sexualmente de forma continua hasta que al final la viola. Para que no la culpen a ella se va de su pueblo y trata de rehacer si vida. Se enamora de Angel y quieren casarse, pero ella se culpa por no ser virgen, sabiendo que Angel espera que lo sea y aunque no es culpa suya. Cuando Angel se entera de los sucedido la abandona y la pobre tiene que seguir luchando por abrirse paso en la vida con el nuevo estigma de que la hayan repudiado. Y, como Alec sigue obsesionado con ella, se ve obligada a hacerse su amante para que su familia no se muera de hambre al faltar su padre. Finalmente, Tess no lo puede soportar más y asesina a Alec por arruinarle la vida.

¿Me puede decir alguien dónde ve aquí el romanticismo o que Tess «ceda a la tentación» como, por desgracia, he oído varias veces? Alec es hez humana: un acosador, violador  y manipulador que se aprovecha de la necesidad de una mujer. Y Angel es algo mejor, pero igual condena a Tess por algo que no es su culpa, ya que la quiere por la idea de pureza que tiene de la misma. ¡No idealicéis las relaciones de este trío! Quien quiera basarse en esta historia que hable de que los violadores y maltratadores destruyen vidas, o que mantenga el final donde se los cargan. Lo cierto es que Cincuenta Sombras de Grey y similares mejorarían mucho con ese enfoque y el mundo literario sería un lugar mejor.

maltrato-vuela copia.jpg

Lolita y Humbert

Otro caso de novela que está muy bien, pero ha sido malinterpretada hasta el punto de destruir por completo su mensaje. Humbert es un pedófilo que está obsesionado con las niñas prepúberes y viola repetidamente a su hijastra, considerando que ella lo provoca por existir. Y así se muestra en la novela, que presenta a Humbert como el depravado psicópata que es: no le importa manipular (se casa con la madre de Lolita para acercarse a esta última), ni drogar a Lolita para meterle mano sin permiso; ni, por supuesto, siente ningún remordimiento por aprovecharse de una niña de 12-14 años de la que es padrastro y a la que sabe que está destrozando la vida. Lamentablemente, la cultura popular ha dado la razón a Humbert y suele presentar la historia como una de amor en la que una menor seduce a un hombre maduro (la película de 1962 tiene buena parte de culpa). Incluso se ha popularizado el término «lolita» como sinónimo de menores de edad seductoras (y en japonés el género lolicon, contracción de la expresión «lolita complex», sirve para referirse al que muestra sexo con, o atracción por, mujeres menores de edad).

Sip. Os dejo un minuto para que vomitéis.

tumblr_lfndzp5tYS1qbbig9

Cultura de la pedofilia en toooda su extensión. Y encima hay gente que tiene la poca vergüenza de decir que Lolita lo deseaba o consiente porque no se resiste (entendido como luchar con todas sus fuerzas), porque claro, una niña de 12-14 años sabe perfectamente lo que está haciendo en materia sexual, tiene muchas opciones ante un hombre de 40 que, para colmo, es una figura de autoridad de la que depende (su padrastro) y seguro no está entre confundida y aterrada. Si conocéis a alguien que justifique y/o victimice a Humbert o defienda que Lolita es una novela romántica no dejéis que se acerque a nadie menor de edad y empezad a tomar distancias, porque yo no me fiaría ni medio pelo. Así de claro.

Las princesas y príncipes de los cuentos

Esto no es una pareja como tal, pero igual quería criticar el modelo de relaciones que establecen los cuentos. No por nada siguen ahí y aún se cuentan en la más tierna infancia como parte de la socialización.

Si bien la mujer paciente y fiel que ha de esperar al hombre a toda costa cada vez se destierra más, la representación de la mujer casera, buena y abnegada que depende del hombre y vive para él se resiste a morir. Por mucho que ahora se la reinterprete como más fuerte e independiente, la idea de que esto es una fase previa hasta que encuentre pareja persiste y se sigue viendo en muchas obras, donde el protagonismo e independencia de las mujeres llega hasta que alcanzan un final con un hombre y se dedican a tener descendencia. En el fondo es el mismo destino que las princesas de los cuentos, por mucho que el camino para llegar hasta dicho destino haya incluido tener más protagonismo. La idea es la misma: al final necesitas un hombre para estar completa y tu misión es dedicarte a ser madre.

Estaría bien que cada vez que se quieren hacer personajes femeninas se rompiera de verdad esta dinámica y se dejara de incluir siempre el romance como si fuera obligatorio en la vida de las mujeres. ¿Por qué no puede una mujer acabar sin pareja sin que esto sea una tragedia y se de a entender que le falta algo? Y sí, se que también pasa con los hombres, pero con ellos no es un imperativo que su historia tenga que contener romance y pueden ser triunfadores que se centren en su éxito sin que se les eche en cara que no son padres.

051b00ec64e0955373010ef152cc1fe3421192-wm

Anuncios

Reivindicación de la versión original de La Bella y la Bestia

¿Conoces el cuento de La Bella y la Bestia? Pues lo cierto es que la respuesta es que seguramente no, al menos por lo que respecta a la verdadera historia. Sé lo que estás pensando: «¡¿Qué me estás containeeer?! ¡Pero si habré visto como 3.892 veces la película de Disney y me he leído casi todas las re-interpretaciones que han salido!» Sí, pero resulta que tanto la película de Disney como todas las re-interpretaciones posteriores parten de la historia de Jeanne-Marie le Prince de Beaumont, sin embargo, la versión original es la de Gabrielle-Suzanne Barbot de Villeneuve. Beaumont se apropió de la historia y la adulteró. Y ya que Disney ha sacado una nueva versión que se jacta de ser más feminista, inclusiva y tal, ¿qué mejor momento para reivindicar la obra original? Porque, damos y caballeras: resulta que el cuento original es una crítica social al clasismo y al sistema matrimonial de su época; además, tiene unos mensajes que, con alguna actualización, pueden ser muy sanos y hasta feministas.

A continuación procederé a comparar las versiones de Villeneuve y Beaumont, reivindicando los detalles de la primera que fueron vilmente modificados o eliminados para que se vea cómo cambia la historia. Obviamente, desde aquí va a haber SPOILER.

1

La Bella (apodo por el que la conocen, su nombre real nunca se menciona) es la gran perjudicada por los cambios de Beaumont. En la obra de Villeneuve es hermosa y virtuosa porque así señalaban los estándares de la época que debían ser las mujeres, no obstante, no es una mártir abnegada y unidimensional que soporta todo, y se puede apreciar su sensatez, orgullo, fortaleza y, sobre todo, practicidad.

Al principio, cuando su familia es rica, la Bella de Beaumont se muestra humilde y no quiere casarse por no dejar solo a su padre; la de Villeneuve no se queda al margen mientras sus hermanas disfrutan y es la primera que se dedica a ir a fiestas, darse aires de grandeza y valorar a posibles maridos. Cuando pierden su fortuna la Bella de Beaumont se resigna fácilmente a ser pobre y ser la esclava de sus hermanas; la de Villeneuve se entristece y lamenta, pero hace de tripas corazón para sobreponerse porque no sirve de nada amargarse por algo que no se puede cambiar, y ni de broma acepta currar para sus hermanas, que también trabajan. Si la Bella de Villeneuve pide una rosa no es por humildad frente a la avaricia de sus hermanas, sino por sensatez y realismo: no quiere ilusionarse antes de tiempo con que van a recuperar su fortuna y prefiere hacer un pedido fácil en lugar de uno que no pueda cumplirse. Mientras que la Bella de Beaumont se entrega a la Bestia como una mártir, la de Villeneuve queda muy afectada y si decide entregarse es por considerar que lo ocurrido es culpa suya, y para callarles la boca a sus hermanas. Una vez tomada la decisión trata de animarse y animar a su familia. Y, cuando se da cuenta de que la Bestia no va a matarla, se pone a disfrutar del lujo sin reparos.

Este tipo de detalles me encantan y demuestran que la Bella es muy fuerte. Al contrario de lo que quieren vendernos ahora, ser una mujer fuerte no significa necesariamente ser una borde enfadada con el mundo y saber pelear. Se requiere mucha fortaleza para mantener la cabeza fría y, pese a estar afectada, tener la entereza para sobreponerse a los reveses. Lo único que falla en la obra de Villeneuve es la sororidad, ya que las hermanas de la Bella le tienen tirria sólo por ser más guapa y virtuosa y, por tanto, ser competencia a la hora de gustar a los hombres.

542662_10200865604669356_1796614231_nLas relaciones entre mujeres deberían presentarse así y no con arpías malvadas que odian a la santa de la protagonista por existir.

El detalle de querer volver a casa porque su padre está enfermo y tiene que cuidarlo para demostrar lo buenísima que es también es un inveto. En la obra de Villeneuve la Bella quiere visitar su casa simplemente porque echa de menos a su familia y porque, pese a los lujos, la soledad del castillo la agobia. Porque sí, la Bella se pasa todo el día sola, lo que me lleva al punto clave para entender el cambio en el mensaje (y por qué este queda tan absurdo en el caso de la historia de Beaumont): la interacción de la Bella y la Bestia. Resulta que la Bestia sólo aparece durante la cena, momento en que tienen una breve conversación basada en que la Bestia le haga a la Bella un par de cumplidos torpes y luego le pregunte si se quiere acostar con él. Sí, acostar en el sentido que estáis pensado. En la versión de Beaumont sucede lo mismo, pero la petición sexual se cambia por una petición de matrimonio porque la obra es mucho más mojigata. Cuando la Bella responde que no la Bestia se despide hasta el día siguiente. Obviamente, no es que pueda salir una gran relación de ahí.

Por otro lado, en la obra de Villeneuve la Bella sueña todas las noches con un chico muy guapo que dice ser prisionero de la Bestia y le gusta más conforme lo va conociendo, así que está cada vez más enamorada del desconocido y disgustada con la Bestia. Sin embargo, cuando él le propone asesinar a la Bestia la Bella se opone frontalmente porque, aunque ame al chico, la Bestia ha sido muy buena y le demuestra cariño a su tosca manera, por lo que se niega a pagar su bondad y sentimientos de forma tan cruel.

Cuando la Bella vuelve a casa su padre le recomienda que se case con la Bestia para tener el futuro asegurado, ya que ha resultado no ser mala. Pero la Bella se resiste y las razones son de los puntos más geniales del libro. Aunque está su enamoramiento con el misterioso desconocido, lo que de verdad la echa para atrás es, primero, que la Bestia es estúpida y la idea de pasar la vida con alguien incapaz de darle conversación la deprime; y segundo, el sexo. Sí, habéis leído bien. Pese a esa fantasía masculina que dice que las mujeres no saben nada de su sexualidad hasta que un machote se la descubre, las mujeres saben y sabían de sexo. Villeneuve muestra que eran perfectamente conscientes de que una de las cosas que se esperaba de ellas era que consumaran el matrimonio, y a la Bella no le mola el bestialismo (ba dum tss).

Una vez que la Bella vuelve al castillo y encuentra a la Bestia muriéndose, en la obra de Beaumont descubre que se ha enamorado porque patatas, lo que rompe la maldición por ser ella tan buena como para amar a un monstruo. En la obra de Villeneuve la Bella se da cuenta de que le tiene cariño a la Bestia y prefiere vivir ahí antes que con su familia. Sólo consiente a la propuesta de la Bestia de acostarse con ella (que no cunda el pánico, sólo duermen en la misma cama), a cambio de una promesa de matrimonio y fidelidad por parte de la Bestia, cuando su desconocido le dice que es la única forma de liberarlo. Y si acepta no es por amor romántico ni ilusionada sino porque, dado que ha decidido quedarse ahí y no hay manera de desposar al hombre que le gusta, lo racional es no obcecarse y tomar la mejor decisión para su futuro. Es a la mañana siguiente cuando la Bestia se ha transformado en el enamorado de la Bella. La necesidad de este acercamiento es un detalle imperdible porque ejemplifica que cuando una mujer descubría si su esposo era un «príncipe» o una «bestia» era en la intimidad, algo que por desgracia aún es de rabiosa actualidad: de cara a la galería todos los maltratadores y/o violadores suelen ser encantadores.

Por cierto, punto para Disney por darle a la Bestia una excusa creíble para palmarla. Eso de «me muero porque soy un rey del drama y no puedo vivir si no estás» jamás me convencerá.

France-Gifs-hetalia-france-31546515-400-226Drama king mode on.

¡Sorpresa! El cuento original NO termina con la conversión de la Bestia en príncipe. En la historia de Villeneuve a la mañana siguiente él le cuenta a la Bella cómo acabó preso de la maldición. Resulta que el padre del príncipe murió antes de que él naciera y su madre es una reina guerrera que, como pasaba años de campañas militares, dejó al príncipe a cargo de un hada para que lo cuidara. No obstante, cuando el príncipe crece el hada se enamora de él y comienza a acosarlo. Esto es muy interesante por ser de los pocos casos en que he visto que se represente el acoso de una mujer hacia un hombre sin fantasías masculinas que idealicen la situación de por medio (ya sabéis, el típico chaval de los harem al que se le tiran encima tías buenorras y no sabe a cuál escoger). El pobre príncipe está confundido y horrorizado ante el comportamiento del hada, que se aprovecha de que es su cuidadora para estar cerca de él, por lo que también estamos ante un abuso de poder. La maldición le cae como venganza cuando la rechaza, pese a que lo hace con tacto porque nunca ha sido altivo. En la versión de Beaumont no se aclara por qué acabó maldito el príncipe, pero bien pudo ser como castigo ya que, mientras que la Bestia de Villeneuve todo lo que hace está planeado cuidadosamente para romper la maldición y jamás actúa con maldad, con la de Beaumont no está tan claro. La Bestia de Villeneuve da comida y refugio al mercader padre de la Bella porque quiere ayudar, y cuando dice que va a matarlo por coger la rosa se está marcando un farol para que este le lleve a una de sus hijas. E incide mucho en que la hija tiene que saber cómo es él y que deberá quedarse en el castillo, nada de llevarla engañada. Además, ofrece riquezas a la familia de la Bella para ayudarla a salir de su mala situación y porque se siente culpable por el mal rato que les ha dado. Por otro lado, la Bestia de Beaumont dice que quien vaya a su castillo será para morir, así que perfectamente podría ser que en principio pensara matar el mercader o la hija y cambiara de opinión más tarde al ver la oportunidad de librarse de su hechizo.

Además, Villeneuve también hace mucho énfasis en que la Bestia siempre es respetuosa cuando trata con la Bella ya que, pese a que quiere librarse de la maldición, sabe que presionar y/o acosar a las personas no está bien y no quiere incomodarla ni hacerla sentir mal. Muy triste que dos siglos después todavía existan hombres que no entiendan esto. El problema que tenía el príncipe en la historia original no era un mal carácter, sino la imposibilidad de comunicarse con la Bella porque la maldición le afectaba tanto física como intelectualmente (bête en francés significa tanto «bestia» como «estúpido», lo que me hace preguntarme si no me estaré perdiendo bastantes dobles sentidos que enriquecerían la obra por no leerla en el idioma original). Por cierto, como curiosidad diré que la bestia original tenía trompa de elefante y escamas. La versión leonada se popularizó tras la película de Cocteau y se consolidó definitivamente con la de Disney.

Sin título

Y otro detalle que Beaumont excluyó por completo fue el verdadero pasado de la Bella. Resulta que la madre del príncipe no aprueba que este haya prometido su mano a la Bella porque, pese a que haya roto la maldición y demostrado ser muy virtuosa, no es más que la hija de un comerciante. Aunque el príncipe suplica, la Bella hace gala una vez más de su realismo y fortaleza diciendo que no le importa quitarse de en medio. Y lo hace porque, pese a que quiere al príncipe, es consciente de que el amor no lo puede todo y nunca será aceptada en el mundo de él siendo una plebeya. Aquí entra en escena un hada bondadosa que ha estado ayudando al príncipe a romper la maldición y rebela que la Bella es su propia sobrina y una princesa. La madre de la Bella era un hada que se casó con un rey humano, pero esto está prohibido por las leyes del mundo feérico, por lo que su madre fue castigada y la Bella maldecida y debió ser ocultada por su tía como la hija de un mercader para evitar que la asesinaran. Concretamente, la maldición que pesaba sobre la Bella era que si vivía sería para casarse con un monstruo. Así que el encuentro de la Bella y la Bestia no fue ninguna casualidad, estaba todo orquestado por el hada buena para que tanto el príncipe como su sobrina se beneficiaran si su plan salía bien. Es ante esta circunstancia cuando la madre del príncipe se disculpa y cede de buena gana al matrimonio.

Implicaciones del auténtico mensaje de la obra

Cómo cambia la historia, ¿verdad? Y es que la original NO va de amor ni el supuesto poder redentor de este. Se recalca mucho que la Bella no ama románticamente a la Bestia porque lo que quería denunciar Villeneuve era el injusto sistema matrimonial de la época, donde las familias concertaban las uniones y entregaban a mujeres como mercancía, siendo que estas no sabían nada de su futuro marido la mayoría de las veces y lo percibían con temor. Sin embargo, Villeneuve también quiere dejar muy claro que no hay que dejarse llevar por los sentimientos y son preferibles el deber y el agradecimiento al amor. Es un aviso contra la pasión desmesurada porque el amor no lo puede todo. Por lo tanto, aunque a lo largo de la obra la autora deja caer varias veces que lo ideal sería poder escoger con quién casarse y que no hay ningún mérito en haber tenido la suerte de nacer en una buena familia, Villeneuve era tan realista como su protagonista y sabía que el matrimonio era la única salida que tenían las mujeres y que los prejuicios sociales son una carga muy pesada contra la que se tienen todas las de perder. Si al final la relación de la Bella y el príncipe funciona e involucra amor no es gracias al poder chupiguay del amor. Es porque se han conocido profundamente y sus carácteres y edades son compatibles; y también porque están en pie de igualdad, de ahí la importancia de que fueran de la misma clase social y que ella también tuviera una maldición. En cierto modo la historia da una de cal y otra de arena. Critica lo que había, pero a la vez mantiene los pies en la Tierra.

Personalmente, conocer la obra original no sólo me ha reconciliado con ella sino que considero el mensaje muchísimo más coherente que el supuesto «la belleza está en el interior», que siempre me ha parecido forzadísimo ya que luego tanto ella como él podrían ser portada en Vogue. Y es genial porque rompe definitivamente la idea tóxica que dio Beaumont de que una mujer puede transformar a un monstruo en un príncipe con amor. La Bella no tenía que redimir a nadie porque el príncipe siempre había sido encantador. Tenía que romper la maldición, y esta no se rompía con amor sino conociendo a una persona que, pese a la fachada poco halagüeña, en realidad nunca ha demostrado ser mala. Como persona introvertida me ha encantado ese mensaje porque lo noto muy real y empatizo totalmente, tanto con ella como con él.

hqdefaultComo percibo a una persona a priori versus cómo la percibo tras lograr conectar con ella y desarrollar confianza.

Y demás está el curioso y fantabuloso detalle de que las mujeres del libro son, de forma sutil y cada una a su manera, mucho más fuertes y racionales que los hombres. El comerciante padre adoptivo de la Bella es bastante pusilánime, el príncipe se deprime ante lo que le ha pasado o se deja llevar por sus sentimientos, y el verdadero padre de la Bella muestra algunos problemas para llevar su reino; por otro lado, la Bella mantiene la cabeza fría y se sobrepone en los malos momentos, la reina madre del príncipe es una guerrera capaz de proteger su reino de enemigos más poderosos que ella, y las hadas madre y tía de la Bella no se rinden y emplean todos los medios a su alcance para luchar por lo que quieren.

Si es que hace dos siglos Villeneuve escribió un libro que, siendo un cuento de hadas, está lleno de verdaderas mujeres fuertes y contiene mensajes sanos sobre cómo debe construirse una relación de pareja (con igualdad, respeto y comunicación; sin estos elementos el amor por sí solo no vale nada). Repito, DOS SIGLOS e hizo algo mucho mejor y más realista que bastantes ñoñerías tóxicas que venden ahora sobre que el amor lo puede todo o cómo tienen que ser las mujeres fuertes. Así que, ya que están tan de moda las re-interpretaciones y adaptaciones de cuentos, a ver si reivindicamos la verdadera historia de La Bella y la Bestia y rescatamos sus geniales y aún plenamente vigentes mensajes. Hora de darle a Villeneuve el crédito que se merece y dejar de lado el estropicio de Beaumont.

read-the-book

¡Inocentes!

Sin título

Guardad el champán que no nos vamos a ningún sitio. Seguiremos dando la murga en este humilde blog hasta que nos hartemos o prohíban la libertad de expresión, una de dos. Vamos, que nos queda para rato.

Me encanta este día, ¿no es ideal para destruir ilusiones? Muajajaja. Pero, ¿alguien sabe el origen de esta fiesta? A los que digan que es en honor a los niños que asesino el malvadísimo rey Herodes tratando de encontrar Jesús, y que por eso a los pobres niños los han considerado mártires y todo eso les respondo… ¡inocentes!

Resulta que dicha matanza nunca ocurrió. Mateo, el evangelista, nos la ha colado y hemos caído de cabeza y con to’o la boca por delante. ¿No es curioso? Resulta que el día oficial de las inocentadas tiene su origen en una inocentada.

Herodes I el Grande es cierto que era un tipo que, digámoslo así, no desentonaría en Juego de Tronos. No sólo hizo asesinar a toda una familia rival para asegurarse de que no trataran de quitarle el poder, también se cargó a su suegro, sus dos cuñados, una de sus esposas y tres de sus hijos, por si acaso.

Sin título

Así que conociendo su historial no sería tan inverosímil que le diera por cepillarse a todos los niños menores de dos años, ¿verdad?. Sin embargo, pese a que un episodio tal como el asesinato en masa de infantes sería algo muy grave y notorio, no hay la más mínima referencia histórica a él. Algo doblemente extraño porque la vida y obra de Herodes está bastante bien documentada. Si realmente ocurrió, ¿cómo es posible que nadie se diera cuenta? ¿Los progenitores encontraron estupendo que se cargaran a sus hijos y no sólo no hicieron nada al respecto sino que se callaron como &$%&? ¿Todos los historiadores estaban de vacaciones justo en ese momento? Ni siquiera Flavio Josefo que, en su obra Las antigüedades de los judíos, relató detallamente la vida de Herodes dice ni mu. Sólo ese inmenso silencio ya es así como que muy sospechoso.

La única referencia es este suceso está en unos escuetos versículos del evangelio de san Mateo (2, 13-23):

«13 Y cuando hubieron partido, he aquí un ángel del Señor se le apareció en sueños a José, diciendo: Levántate, y toma al niño y a su madre, y huye a Egipto, y quédate allá hasta que yo te lo diga, porque acontecerá que Herodes buscará al niño para matarlo. (¡Qué precisos eran en ese tiempo los mensajes de Dios! Ya podía aplicarse más ahora, que parece que la única manifestación actual es salir en tostadas.)

14 Y él, despertando, tomó de noche el niño y a su madre, y se fue a Egipto; (Parece que, sabiendo la matanza que se acercaba, José y María no se molestaron en avisar a nadie para que también pudiera salvar a sus hijos. Que majos, ¿no?)

15 y estuvo allá hasta la muerte de Herodes, para que se cumpliese lo que el Señor declaró por medio del profeta, cuando dijo: De Egipto llamé a mi Hijo.

16 Herodes entonces, cuando se vio burlado por los magos, se enojó mucho, y mandó matar a todos los niños menores de dos años que había en Belén y en todos sus alrededores, conforme al tiempo que había averiguado de los magos.

17 Entonces se cumplió lo dicho por medio del profeta Jeremías, cuando dijo:

18 Voz fue oída en Ramá, grande lamentación, lloro y gemido; Raquel (¿y esta aparición estelar?) que llora por sus hijos, y no quiso ser consolada, porque perecieron.

19 Pero cuando hubo muerto Herodes, he aquí, un ángel del Señor se le apareció en sueños a José en Egipto,

20 diciendo: Levántate, y toma al niño y a su madre, y vete a la tierra de Israel, que ya han muerto los que procuraban la muerte del niño.

21 Entonces él se levantó, y tomó al niño y a su madre, y se fue a la tierra de Israel.

22 Pero cuando oyó que Arquelao reinaba en Judea en lugar de Herodes, su padre, temió ir allá; y advertido por revelación, en sueños, se fue a la región de Galilea. (Entonces, ¿la primera revelación era una broma de Dios, o es que el ángel estaba disconforme con su trabajo y no pasó bien en primer mensaje? Parece que ni del servicio de mensajería celestial te puedes fiar.)

23 Y vino y habitó en la ciudad que se llama Nazaret, para que se cumpliese lo que fue dicho por medio de los profetas, que había de ser llamado nazareno.» (Espera un momento, ¡¿Dios permitió que sucediera todo esto, porque bien que podría haberlo evitado si se supone que es omnipotente, sólo para que se cumplieran profecías!? Pues menos mal que Dios es amor y tal porque si no…)

¡Ya’ta! ¡Ese texto es la única fuente! Pero por si alguien sigue dudando, porque, claro, ante datos tan realistas y convincentes es difícil no dudar, resulta que ¡esos versículos se contradicen con lo que dicen los demás evangelistas! O más bien con lo que no dicen, ya que ninguno de los otros tres hace ni la más somera alusión a un hecho tan importante. ¿No deberían haberlo recogido? Digo yo que una masacre anunciada por ángeles y que probaba que Jesús era el elegido que cumplía antiguas profecía sería algo importante, ¿no?

Pero, ¿por qué iba Mateo a escribir los versículos anteriores entonces? Pues porque me temo que Mateo era el E. L. James del Nuevo Testamento: le iba eso de coger textos ajenos, cambiar los nombres y cuatro detalles y hacerlos pasar por propios. En concreto, la matanza de los inocentes se encuadra en el relato del nacimiento de Jesús y la visita de los reyes magos, que es sospechosamente parecida a la del dios indio Krishna (entre otros): este nació de una virgen, su nacimiento fue anunciado por una estrella, unos sabios fueron a ofrecerle valiosos presentes y escapó de la matanza que organizó un rey para eliminarlo y que no amenazara su trono.

Y esa no es la única vez que hace algo similar, los versículos de Mateo son conocidos por ser muy fantasiosos y forzar la historia de Jesús con tal de hacerla encajar en múltiples profecías que probaran que este era el Elegido.

Sin títuloDonde dice Krishna pongo Jesús, cambio un par de detallitos por aquí y por allá y… ¡Voila! Nadie se dará cuenta.

Así que como podéis ver, algunas lo hacen por amor al porno y otros por cumplir profecías, pero esto de plagiar obras ajenas es más viejo que la tos. Visto lo bien que funciona estoy pensando en pillarme yo también un libro famoso y tunearlo un poco. Seré rica. ¡Asquerosamente rica! Muajajaja.

Mmm, estoy divagando.

El caso es que cada vez que llegue el Día de los Inocentes y tengáis una broma en mente tratad de hacerlo tan bien como Mateo, que se la coló a tanta gente que consiguió que crearan una fiesta.