Reseña y Crítica Feminista a la Trilogía Corazón Salvaje (Caridad Bravo Adams)

Mucho talento, horrible argumento.

Esta reseña va dedicada a Nea Poulain y participa en su reto Tour Latinoamericano, consistente en leer libros escritos por autoras y autores de cualquier lugar de latinoamérica y compartir las lecturas por el blog; idea que me parece interesantísima porque, echando cuentas, a menos que se busquen a propósito otras obras al final casi todo lo que se lee es de Europa (especialmente del oeste), Canadá o EEUU.

(El reto lo propuso el 1 de Enero de 2018, sólo me ha tomado un año empezar. Todo correcto. Menos mal que Andrea es sabia y concedió tiempo infinito para cumplir).

Concretamente esta es la reseña de México 🇲🇽, país de Nea. He escogido esta trilogía porque Caridad Bravo Adams es muy famosa por escribir historias dramáticas (básicamente culebrones) que han sido en su mayoría llevados a la gran pantalla con mucho éxito; por lo que es importante en la cultura popular no sólo mexicana, sino de toda latinoamérica y hasta España. A eso sumandle que, irónicamente, pese a lo anterior es minusvalorada como escritora, siendo relegada a «escritora de segunda» por no hacer «literatura auténtica» sino de mero entretenimiento; hasta el punto que ella misma pensaba que no tenía derecho a llamarse escritora, llegando a decir en una entrevista: «Me niegan el pan y la sal porque escribo para la radio y televisión… En realidad yo no escribo para que me den el Premio Nobel –pobre de mí– escribo para llegar al pueblo, a la gran masa humana, a tanta gente que necesita una hora de distracción …». Pese al hecho de que literalmente toda su vida la dedicó a escribir libros, poemas, artículos y hasta teatro (sí, se que tiene un par de premios, pero nunca se la menciona ni reivindica entre las literatas mexicanas).

Visto todo lo anterior obviamente tenía que leer algo de ella, sonaba demasiado a una de estas autoras prolíficas que si hubiera sido un hombre habría sido un grande de las letras, pero por ser mujer se la minusvalora. ¿Era correcta mi impresión y es una buena autora? Sí, sin duda. ¿Me ha gustado y la recomendaría?

tenor

Empecemos por lo bueno. (づ ᴖ ɜ ᴖ)づ

La historia sucede en Martinica, un departamento de ultramar francés, y narra los líos amorosos y desencuentros entre 2 hermanas (Mónica y Aimé Molnar, señoritas bien de una familia colona francesa, pero empobrecidas) y 2 hermanos (Renato D’Autremont, terrateniente colono heredero de una gran fortuna, y Juan del Diablo, ilegítimo resultado de una aventura del padre del anterior y que por eso se ve abocado a la pobreza y ni siquiera tiene apellido). Y sí, es un culebrón con todas las letras, no obstante, Bravo Adams escribe bien y, pese a que se muestran emociones muy intensas y desbordadas, su presentación se maneja con maestría y logra que no quede como una burda parodia exagerada (bueno, la mayor parte del tiempo), algo que muy poca gente consigue. Y lo anterior se ve apoyado porque estas son lo que se llama novelas de paisaje, es decir, que el entorno juega un papel muy importante en la obra. Se hacen muchas comparaciones entre estar en una isla volcánica surgida del océano fruto de la fuerza incontrolable de la tierra con las pasiones incontrolables de les personajes, que también se desbordan como una erupción sin que lo puedan evitar. De algún modo no resultaba ridículo que les personajes sintieran de un modo tan intenso y cedieran todo el tiempo a sus impulsos en lugar de usar la razón, porque parecían un reflejo de la tierra que habitaban, que también se presentaba regida por fuerzas naturales incontrolables.

Además, Chéjov estaría orgulloso. Todas las escenas están construidas. Nada de que te den explicaciones y resúmenes exprés sobre que X e Y están teniendo una conversación, de verdad se escribe como X e Y tienen la conversación. Y si alguna escena se cuenta en lugar de mostrarse es porque lo hace alguien que estuvo allí y relata lo que ha sucedido, también a través de una escena bien construida. La única parte en que sí se pone Bravo Adams explicativa es para contar los sentimientos, pese a que se sobrentienden bien la mayoría de las veces; eso sí se lo critico, ya que siento que me toma por idiota creyendo que no voy a ser capaz de entender lo que expresa y por eso me lo tiene que deletrear qué está sintiendo cada personaje en todo momento. Pero en general, ¡por fin alguien que ha comprendido lo de mostrar y no contar!

gif-emocion-10.gifYa se que este no es Chéjov, pero no he encontrado un gif de él.

Para seguir, les personajes, sobre todo les principales, tienen una construcción sorprendentemente buena dentro de ser puros estereotipos. Sus voces son reconocibles y hacen metáforas y comparaciones que tienen que ver con su personalidad y sus vivencias: Juan, que es marino, se explica hablando de tormentas, islas y demás; Mónica, que es muy religiosa y ha vivido sobreprotegida, hace alusión a la Biblia, se compara con mártires y muestra desconocimiento sobre lo que pasa en el mundo; etcétera. Incluso a quienes tienen un rol secundario se les dan leves pinceladas de caracterización, tales como la criada mestiza que cree en la magia y los ritos africanos. Son detalles muy de agradecer porque te crees que les personajes sean quienes dicen ser. Nada de aberraciones tales como iletrados obreros rusos que luego por alguna razón hablan, además de ruso, inglés, alemán, polaco, ucraniano y finés nivel nativo y chapurrean galés y neerlándes (¿eh, Follett?). La única parte que sí queda forzada es que a veces a les personajes les da por marcarse monólogos que ya quisiera Calderón de la Barca. Esos momentos sí que resultan muy artificiales, ya que no suenan para nada como algo que de verdad se diría en voz alta; y especialmente suenan falsos porque siempre usan un registro tirando a culto, incluso cuando la persona en cuestión no ha recibido una educación.

Para terminar, el ambiente está bien construido. Se nota que hay documentación y/o la autora sabe de qué esta hablando. Aunque es algo que está de fondo y lo importante en la historia son los amoríos, se refleja y critica con crudeza la situación de explotación de la metrópoli, siendo que la población esclava (negra sobre todo y también indígena y mestiza) no tenía derechos y trabajaba hasta morir para enriquecer a hacendados y mandar productos a Francia, cuyos gobernadores hacían la vista gorda incluso ante prácticas prohibidas con tal de que la producción siguiera. Y se aprecia el choque cultural entre las fiestas de tradición africana de la mayoría de la población esclava y la cultura europea de las clases altas que venían de la metrópoli. En suma, que te crees que estás donde te dicen que estás. No como novelas rosas cuya ambientación en Escocia, por ejemplo, se basa en que la gente vista kilts. La ambientación en las novelas rosas suele ser paupérrima alegando que la novela no es histórica y se centra en el romance, Bravo Adams es la prueba de que eso es una excusa para no documentarse.

Pero ahora llega lo malo y quiero decir MALO. ლ(ಠ益ಠლ)

Todo el talento demostrado por la autora está al servicio de un argumento horriasqueroso. La historia es tan pero tan machista que dan ganas de vomitar. Tanto Juan como Renato son basura machista a un nivel que harían parecer a Christian Grey un buen tipo:

– Juan es un salvaje con las mujeres, dedicándose a insultarlas, arrastrarlas de un lado para otro y exigir. Él dice cuándo y dónde quedar y si no cumples amenaza con violencia física, pero a él no se le puede en ningún momento pedir nada. Y también deja claro que tiene a una mujer en cada puerto y se puede acostar con quien le da la gana, pero si decide que una mujer es suya esta tiene que darle fidelidad absoluta y hacer todo lo que diga o se cree con derecho a insultarla, humillarla y hasta violarla y matarla. Encima se justifica en que las mujeres en general dan asco y no merecen otro trato, que si quieren que las respete mínimamente primero que demuestren ser unas mártires, porque el de partida las va a tratar mal y luego ya si eso se disculpará al ver que se ha equivocado en un caso concreto. Lo único que se le puede conceder es que no es racista, no como el siguiente, que es esclavista y disfruta maltratando a  la gente no blanca en su poder para demostrar su superioridad.

– Renato al principio parece mejor, pero luego te das cuenta de que es la misma escoria y hasta peor. Es un psicópata que se «enamora» (léase obsesiona de modo enfermizo) con mujeres según la visión idealizada unilateral que se hace de ellas. Una vez «enamorado», por mucho que ella le diga claramente que la deje tranquila, en su paranoia sigue empeñado en que en realidad lo ama y se está haciendo la difícil. Incluso llega a amenazarla y chantajearla para que le diga lo que quiere oír o trata de matar al esposo para casarse con ella porque, aunque lo hayan mandado a pastar repetidamente, según él lo dice para darle celos con el esposo, pero en realidad seguro que quiere verse libre para casarse con él. Para colmo, cuando la mujer demuestra no ser como la imagen que se había creado en su cabeza, se cree legitimado para humillarla, maltratarla y hasta matarla por «engañarlo».

Ojalá se hubieran matado como varias veces intentan y el rey de Dinamarca gobernador de Francia hubiera aparecido para quedárselo todo. Eso sí sería un final feliz. Se supone que esto es un culebrón y el interés radica en averiguar cómo quedarán las parejas, pero cualquier final con uno de los 2 es como elegir entre la silla eléctrica y la cámara de gas. Te deja con miedo de que por cualquier ofensa real o imaginaria la pobre mujer en cuestión acabe cualquier día en el hospital por una paliza o directamente muerta, máxime teniendo en cuenta que ambos justifican maltratar y matar mujeres y tratan de patadas a las protagonistas más de una vez, maltratándolas, amenazándolas y hasta intentando matarlas. DESTRIPE De hecho, Aimé acaba muerta por culpa de Renato. Y no me vale la excusa de que fue un accidente y se lo merecía tal como dice el libro, porque él había intentado matarla y la había estado tratando muy mal; y en el momento actúa de un modo muy peligroso persiguiéndola, pese a que sabe y le dicen que es peor, haciendo que su caballo se dirija a un desfiladero. Sabía que la podía matar y le da igual. Eso se llama homicidio indirecto. FIN DESTRIPE

original

Las dos hermanas son muy diferentes y hubiera sido maravilloso que la historia tratara de cómo aceptaban sus diferencias y se querían pese a todo. Pero no, porque son los tropos machistas de la santa y la prostituta. Se presenta a Aimée como el epítome del mal, cuando los hombres son mil veces peores. Ellos también son egoístas y buscan su propio beneficio. La diferencia es que encima son violentos y van amenazando de muerte. Pero se les da redención y a ella se le niega. Ellos merecen todo el perdón, igual que por dejarse llevar por sus pasiones, pero si es una mujer ya es el origen del mal y no merece nada. Al final Aimée me daba pena y merecía su oportunidad. ¿Por qué los hombres pueden ser egoístas, mentirosos, manipuladores y rencorosos (por cierto, hay una denuncia falsa en el libro… y la pone un hombre por despecho) y luego arrepentirse y aquí no ha pasado nada, pero ella ya era un súcubo del infierno por lo mismo (sin contar que ellos, como he dicho, son bastante peores)? Además, yo también mentiría diciendo a un tío lo que quiere oír si este me ha agarrado del cuello y me amenaza con estrangularme y si sufriera constantes amenazas. Y también estaría enfadada si me trataran a patadas e insultos y no me dejaran hacer nada. Igual es que yo soy muy malvada. ¿Está muy feo lo que hace? Sí, pero básicamente a Aimé se la odia y vilipendia por atreverse a salirse del camino y ser como los hombres siendo mujer.

También se presenta a Mónica como la mártir encarnación de la virtud, obviamente asociada con pureza sexual, que cambia a los hombres por ser capaz de aguantar todos sus maltratos. Ojalá se hubiera explorado su personalidad porque, al igual que Aimé daba señales de no ser mala sino más bien tener aspiraciones de libertad e ideales que podrían haberse explorado para hacer de ella una personaje gris interesantísima, Mónica tiene oscuros que también daban para mucho: es muy clasista, moralista y metomentodo. Aunque no lo diga, demuestra que tiene interiorizado ser superior a otra gente de estratos más bajos y sin educación, además de tener una idea de qué es el bien y qué el mal y cómo comportarse, creyendo que tiene el derecho a meterse en la vida de todo el mundo para decirles cómo deben ser, mirando por encima del hombro y tratando mal a quien no cumpla.

Pero no, se las presenta en un plano de blanco y negro y se las hace odiarse y competir entre ellas. O sea, tópicos machistas, enseñanza de que las mujeres deben soportar el maltrato y nula sororidad.

4

Horror. Por esto, aunque la obra esté bien escrita, dudo que sea recomendable a menos que la leas como ejemplo de lo que NO deben ser hombres ni mujeres y como NO llevar relaciones.

También mencionar que hay demasiado relleno. Los 3 libros podrían haber sido 1, ya que sobran la mitad de las páginas. Esto de debe a que la historia se alarga hasta la nausea de forma artificial: que si les personajes se niegan a decir lo que sienten, que si justo cuando todo va bien alguien decide estropearlo aunque su actuación no tenga ningún sentido, que si coincidencias muy convenientes, que si malentendidos… Resultaba muy, muy cansino. Y había momentos que eran tan obviamente diabolus ex machina que se perdía toda credibilidad.

No se hasta que punto lo anterior es consecuencia de las exigencias para alargar y plegarse a los gustos de la época, pero especialmente el machismo me ha impedido disfrutar de los libros y recomendarlos, reivindicando a la autora. Y es una pena porque había maestría al escribir y capacidad para haber creado una obra compleja con personajes grises de gran humanidad… y al final se desperdicia en favor de tropos machistas y una historia tan alargada que llega a resultar rocambolesca.

Sentencia

La autora escribe bien y resulta interesante conocerla por eso y por su importancia en la cultura popular, pero teniendo en cuenta que sus obras son MUY tóxicas y sus argumentos sólo deben mirarse con ojo crítico.

Anuncios

Reseña La Caída de los Gigantes (Ken Follett)

El escritor de culebrones baratos que se creía escritor de novela histórica

AVISO: la siguiente reseña es especialmente sangrienta (aunque si estáis aquí supongo que será por la sangre, ya que por mi belleza o las galletas no va a ser), pese a que el libro en cuestión no es realmente malísimo como otros aquí reseñados (le he dado 2 estrellas en Goodreads). ¿Por qué el ensañamiento entonces? Porque resulta que aquí Follett comete exactamente los mismos fallos que en Los pilares de la Tierra, su primera novela «histórica» (notense las comillas, son intencionales) y en la que podía asumirse que eran fallos debidos a su inexperiencia; no obstante, esa primera novela la escribió en 1989 (antes de que yo naciera) y está salió por 2010. Si en un tiempo que es literalmente casi tan largo como mi vida NO ha sido capaz de mejorar NADA ya no son fallos de principiante, es que no sabe escribir (o es extremadamente vago y se niega a mejorar, quién sabe, en cualquier caso ninguna de las opciones es buena). Y dado que he tenido que aguantarlo ahora me pienso desahogar. Jojojo, allá voy.

V37UGyz - Imgur

1. A mi no me engañas, tienes de escritor de novela histórica lo que yo de física nuclear.

Las cosas claras y el chocolate espeso: considero que Follett es un escritor súper sobrevalorado que escribe folletines, de historicidad bien poca más allá de estar ambientados en otra época. Si fuera una mujer me apuesto algo a que sería considerado un escritor de novelas rosas de mero entretenimiento y nadie lo vería como a un «autor serio». He dicho.

giphy.gifNo retiro ni una coma del párrafo anterior, pero me voy a justificar.

Eso sí, reconozco que Follet es un genio poniendo títulos. Tu ves cómo se llaman sus obras y te evoca algo profundo, te hace creer que el libro tratará temas serios de forma respetuosa. En este caso, ¿no os hace pensar que el libro va a tratar sobre cómo cayeron los grandes imperios en el periodo de la IGM (el ruso, el otomano, el astro-húngaro)? ¿Queréis saber más sobre el tema? ¿Sí? Pues Follet no y eso no se trata más que de pasada como trasfondo para los líos amorosos de sus personajes. Las situaciones históricas fundamentales que sería tan interesante ver retratadas desde una novelización histórica (ya sabéis, a través de los ojos de una persona ficticia que vivió el periodo para que se pudiera apreciar cómo le afectaron) la mayoría no salen, sólo las mencionan así como de pasada mientras les personajes siguen a lo suyo, tal que:

Minero aleatorio 1: Oye, ¿sabes que un terrorista ha asesinado al archiduque Francisco Fernando? Ya sabes, el heredero del trono Astro-húngaro.

Minero aleatorio 2: Sí, algo he oído, ¿qué loco está el mundo, verdad?

Minero aleatorio 1: Y que lo digas. ¿Más café?

*Siguen desayunando tranquilamente y charlando de otras cosas.*

De lo que realmente va el libro es de que Maud y Walter son una pareja que no puede estar junta por la guerra al ser ella inglesa y él alemán y les victimizan mucho. Esa es la pareja principal, pero luego también tenemos a 2 hermanos rusos (Grigori y Lev) que se montan un triángulo amoroso con una chica llamada Katerina; a Ethel, una doncella galesa que se debate entre el amor y la lujuria que siente por el conde Fitzherbert, que sólo puede hacerla su querida, o tener un buen trabajo que le garantice la vida y casarse; y, por último, hay un estadounidense llamado Gus que siempre se enamora de la mujer equivocada y, al darle calabazas, se desahoga con su amiga/conocida Rosa, que obviamente está colada por él, pero él no se entera.

Reconozco que sí hay momentos de brillantez puntuales en que de verdad se muestra el horror de la guerra o los entramados de las políticas territoriales y los juegos de poder, pero son momentos puntuales perdidos entre un maremágnum de relleno (hablaré de esto en otro punto) dedicado casi enteramente a contar los sentimientos de personajes (y con esto me refiero a los líos amorosos, no a sus sentimientos sobre la guerra o la situación que están viviendo, que sí sería muy interesante). Y luego Follett va y desecha literalmente en una línea el pie de trinchera, que ilustra perfectamente las miserias que supuso la guerra de trincheras, donde se refleja toda la crudeza de la IGM. ¿Pa qué centrarse en el drama humano de que te manden al frente sin saber muy bien por qué sólo porque el zar ha querido meterse en una guerra que el pobre campesino al que mandan no entiende? Mejor contar que al campesino en cuestión le mola una chica y esta ha sido tan mala como para tener voluntad y no querer estar con él pese a que ha sido muy bueno. ¿Pa qué hablar del hambre y la miseria para demostrar la truculencia de la guerra en contraste sobre cómo quedan los planes sobre el papel? Mejor enfocarnos en que la guerra estorba que Maud y Walter puedan follar ser pareja oficialmente y van lloriqueando por las esquinas.

Cuando se dedican más páginas a contar cómo tiene sexo la gente que la guerra de trincheras no tienes dudas de la historicidad de la novela.

giphy1

Que esa es otra: en serio, les personajes parece que sólo se muevan por el sexo. Me resulta molesto. Casi todo el rato están pensando en las ganas que tienen de follar. Cuando me hablan de sus supuestos amores más bien parece que sólo es lujuria (también hablaré de esto en otro punto). Por ejemplo, te relatan que Grigori echan mucho de menos a Katerina en el frente porque la quiere un montón. ¿Cómo se muestra eso? ¿Piensa en su sonrisa, en su personalidad decidida y su valor, en buenos momentos que han compartido, en conversaciones profundas que han tenido? Nope, piensa en lo buenorra que está, en que le encantaría tocarle los muslos y estrujarle las tetazas y en lo mucho que desearía haber tenido sexo con ella antes de ir al frente. Amor profundo, damos y caballeras.

No es una novela histórica, es una historia de una grupo de personas que tiene como fondo la IMG, pero se centra en dichas personas, y a su vez dichas personas se centran en relaciones movidas por el sexo. O sea, lo que viene a ser un folletín en el que no importa realmente el entorno más allá de cómo afecta a si las parejas van a poder quedar juntas o no.

2. Follett el escribidor, que no escritor.

Porfa, Follett, aprende a escribir. Que escribas folletines no es malo mientras dejes la publicidad engañosa diciendo que son libros históricos, los folletines para evadirse son muy respetables… si al menos están bien escritos. ¿No he dicho que se supone que Maud y Walter se aman muchísimo y por eso sufren por no poder casarse? Bueno, pues su amor básicamente nace de hablar un rato en una cena tras años sin verse. Luego de eso me quieren colar que lo suyo es amor verdadero y no podrían vivir sin estar juntes… pero la narración no muestra eso en ningún momento. Nos quieren convencer de que tienen conversaciones muy profundas y se entienden muy bien, no obstante, es algo que nos dicen de pasada y esperan que nos lo creamos. Lo único que se muestra es que cada vez que se ven se lían y, si es por más de 5 minutos, tienen sexo (¿entendéis ahora mis quejas de los párrafos anteriores? Porque si al menos me mostraran amores profundos y bien llevados que se truncan por las circunstancias podría empatizar, pero tal como está contado sólo veo gente que no consigue triscar; a mi eso no me da ninguna pena, más bien me da la impresión de que con unos amigos a pilas se les pasaba todo). Así que Follet es de esos autores que no saben mostrar en lugar de contar, y, para colmo, lo que cuentan se contradice con lo que muestran. ¡No cuentes, muestra! Y mucho menos cuentes mentiras, eso se llama no saber narrar y contradecirte entre lo que quieres transmitir y lo que realmente transmites. Y es un error de gente que NO sabe escribir.

Sin título

Muy lamentablemente, ese no es el único error de escritura de Follett. También resulta que no tiene ni idea de cómo construir escenas. Y antes de que me lo echen en cara: le reconozco que se ha documentado mucho, pero el problema es que no sabe novelizar usando dicha documentación. Las batallas y sus bajas, excepto algunas excepciones muy puntuales, se relatan como quien hace la lista de la compra. Cero implicación y nulos sentimientos generados. Que si los alemanes avanzaron 20 kilómetros en un día y se acercaron a Château-Thierry. Que si un grupo de bolcheviques entró en el Palacio de Invierno y lo tomó sin mucha resistencia con ayuda de refuerzos finlandeses. Que si la ametralladora Hotchkiss disparaba cuatrocientos cincuenta cartuchos por minuto, con un alcance de cuatro mil metros… Yo también se consultar enciclopedias, Follett; de hecho, si quisiera explicaciones asépticas estaría leyendo dicha enciclopedia o un libro de historia en lugar de una novela, que se supone que tiene la gracia de mostrar el componente humano a través de los ojos de personajes que están viviendo el momento.

Aunque cuando Follett, ¡por fin!, logra realmente construir una escena en vez de limitarse a soltar datos el resultado también suele ser tirando a risible (quitando un par de excepciones como el soldado adolescente que es ametrallado en vano minutos antes de que se declara el alto el fuego). Me mondo cuando Follett pretende crear momentos dramáticos matando a personajes que literalmente han aparecido hace una página. Es tal que así:

Protagonista: ¡Hijos de Prusia, mataron a Chuck! ¡Noooo! ¡¡¡Chuuuuuck!!!

*Clama al cielo de rodillas en un intento de momento tope dramático y con gran carga emocional.*

Yo: ¿Ein? ¿Quién es Chuck? ¡Ah, sí! Ese tío que apareció una vez hace 400 páginas y ha dicho 3 frases contadas. Uy, sí, te echaré mucho de menos personaje de relleno número tres (en realidad la muerte de mi tamagochi tuvo mayor impacto emocional).

Y eso cuando las escenas son creíbles, porque hay veces que me hacían alzar la ceja ya no hasta la frente, sino hasta la mitad del cráneo. Como por ejemplo el hecho de que un alemán se acerque tranquilamente a hablar con los soldados rusos y ¡se entiendan! A ver, los rusos (y algunos ucranianos) son pobres campesinos que en su mayoría no saben ni leer ni escribir ni nunca habían salido de su pueblo hasta que los obligan a ir al frente, pero de algún modo aparentemente hablan alemán, polaco e inglés nivel nativo para mantener conversaciones fluidas con el soldado. O eso o es el alemán que se está haciendo pasar por un pobre campesino polaco iletrado habla de pronto ruso y ucraniano nivel nativo y con un registro elevado, situación nada sospechosa que no delataría en absoluto que no es quien dice ser, no señora. Bueno, pues el caso es que se comunican (quizá Doraemon les dio gelatina traductora), e ¡intercambian información reciente sobre acontecimientos que no deberían conocer si son quienes dicen ser y no tienen acceso a comunicaciones con Moscú y Berlín! Tras esta amigable charla y tomarse unos chupitos de vodka cada quien se va por su lado sin la menor sospecha. Todo OK.

Confused-ron.gif

Además, el paso del tiempo es demasiado errático y mal logrado. Dejas a une personaje, vuelves a recibir noticias al cabo de 1 año y sigue exactamente igual. Más que fluir, el discurrir del tiempo en esta novela me recuerda a The Sims 2: al dejar de jugar con una familia esta no avanzaba, aunque con otra hicieras pasar tres generaciones. Aquí igual, parece que hasta que vuelves a ver a alguien todo esta como lo dejaste, aunque se supone que hayan sucedido eventos importantes en todo ese tiempo.

Quizá de verdad les personajes son sims. Así se explicaría que su evolución sea prácticamente nula y los pocos cambios que tengan sea enamorarse (les subió la barrita de relación y usaron la opción de coqueteo y ñiqui, ñiqui). Son las mismas personas, DESTRIPE quizá con la excepción de Ethel pero no se hasta que punto porque su cambio es superar un desengaño amoroso con el conde, FIN DESTRIPE al principio que al final, algo que me parece altamente inverosímil teniendo en cuenta que ¡viven una guerra!. No he estudiado psicología, pero dudo que haga falta un máster para saber que ver morir a una persona con la que compartes camaradería y que sus sesos te salpiquen tiene que marcarte. No puede ser que después de ver algo semejante vuelvas del frente siendo la misma persona y eso te afecte igual que pisar un chicle. Entre eso y que sus voces narrativas son iguales… Que esa es otra, también pretenden que te creas que el pobre niño minero analfabeto habla igual que el noble cultivado treintañero. Obviamente sus voces narrativas son todas la de Follett, que es incapaz de caracterizar personajes más allá de hacer que mencionen detalles sueltos sobre su vida o piensen algo tópico, como por ejemplo que el noble conservador Fitzherbert se queje en un largo monólogo para si mismo del Partido Laborista para intentar demostrar que es conservador.

3. Este libro lo pagaban al kilo.

Aclaremos una vez más este punto: no, no porque un libro sea muy largo y tenga muches personajes va a ser épico y una obra de arte. Cantidad no es calidad… pero me temo que eso es lo que piensa Follett: que crear epicidad consiste en que su historia abarque a un montón de gente y el libro no baje de las 800 páginas. Lo cierto es que le iría mucho mejor si se sacara esa falacia de la cabeza, porque con menos de 500 páginas este libro habría sido mucho más tragable. Con tantísimo relleno lo único que consigue es que te canses y supone más espacio para errores y defectos. No merece la pena leerse un libro de 1.000 páginas por 70-80 buenas, las otras 930-920 siguen siendo un truño constituido de relleno, explicaciones y folleteos. Al final las pocas partes que realmente merecen la pena son incapaces de remontar la obra porque están enterradas entre la mediocridad.

Además, Follet es tan explicativo y redundante que no es que de la información máscada, es que directamente la da regurgitada. La mitad del libro, y eso siendo generosa, es puro relleno y no aporta nada porque son explicaciones de este estilo: «—La señora Jevons ha sugerido qué otras dependencias deberíamos acondicionar y las he anotado en aquí.

La expresión “en aquí” era un localismo, una forma de hablar que resultaba redundante, pues significaba exactamente lo mismo que “aquí”.»

Gracias por la aclaración, Follet. Obviamente era imposible darse cuenta. No, ahora en serio, como lectora me siento ofendida, es como si estuvieran dudando de mi inteligencia. Me imagino a Follet pensando: ¿podrá la gente que me lee entenderme? Nope, seguro son imbéciles, así que lo explicaré por si acaso.

Otro ejemplo de relleno cansino es cuando el autor intenta crear tensión con les personajes preguntándose qué va a suceder. En una novela pretendidamente histórica eso es del todo absurdo porque ya se sabe. ¿Qué sentido tiene que pase el primer tercio del libro intentando crear tensión sobre su va a estallar o no la IGM? Ya todo el mundo sabe que estallará, deja de perder páginas. Es una tensión falsa e impostada que no lleva a ninguna parte.

Y eso cuando al menos había un mínimo intento de tensión porque la información que te estebaban dando era relevante. La mayoría es relleno estúpido e innecesario como el del ejemplo. He tenido que recurrir en varias partes a la lectura diagonal para poder aguantar, porque ya no soportaba más que Follett rellenara páginas recitándome el menú de la cena que alguien ha organizado en su casa, liándose a explicaciones técnicas sobre cómo se producía en las fábricas en lugar de efectivamente construir escenas sobre cómo era la producción en una fábrica, o relatándome como alguien iba a la letrina y cuántos pelos en los huevos tenía un chico (no, esos 2 últimos ejemplos NO son una exageración, son reales).

4. Follett el feministo.

Follet va de feminista porque le parece bien que las mujeres voten, puedan estudiar y accedan a cargos políticos. Me lo creería si no fuera porque luego hace cosas como negar que las mujeres trabajaran en las minas, perpetuando el mito machista de que eran los hombres los pobrecitos que se partían el espinazo mientras ellas se quedaban en casita aparentemente rascándose la barriga. Porque claro, es que las tareas del hogar se limitan a hacer la comida en media hora y lavar la ropa no más. No es que fueran muy duras o esté demostradísimo el hecho de la doble jornada y que las mujeres, junto con la infancia, eran precisamente las más perjudicadas por los trabajos en fábricas y minas, ya que trabajaban hasta más porque les pagaban menos sólo por mujeres. Y no me creo que Follett no supiera de las mujeres mineras a poco que se haya documentado sobre la época porque las pruebas están literalmente hasta en los museos a la vista de todo el mundo.

O si no fuera porque mucho sufragismo, pero dice que para una mujer es preferible encontrar el amor antes que tener derechos porque eso las hace más felices (entendiendo, por supuesto, que el único amor es aquel en el que se mantienen relaciones sexuales). Ya sabéis, es que entre tener una buena posición social, oportunidades e igualdad y abandonarlo todo y dedicarte a criar descendencia para tu jombre lo preferible es lo segundo, eso es lo realmente importante para nosotras, que sin un jombre no podemos ser felices ni sentirnos plenas.

8059c648e55083c8d210f467c8c5ee4a.jpgEs para tirarle a Follett estas frases escritas en un trozo de carbón que haya extraído una minera.

Además, y esto es una sensación mía: en las relaciones eran los hombres los que siempre acababan consiguiendo lo que querían (si eran pobres, claro, la gente rica es malvada). A los tíos pacientes y Buenos Chicos™ al final se llevaban a las mujeres con las que llevaban años obsesionados porque ellas se acababan dando cuenta de lo tontísimas que habían sido rechazándolos y cambiaban sus sentimientos para quererlos. DESTRIPE Sí, me estoy refiriendo especialmente al caso de Grigori con Katerina y también a Ethel con Bernie. FIN DESTRIPE

5. Ideología a presión y tufo a racismo.

Hay un gran sesgo de clase en la novela que me molesta. Es una falacia presentar que sólo las clases altas querían ir a la guerra y obligaron a la pobre gente del pueblo llano a entrar en combate, que era toda pacifista. Había gente pacifista y belicista en todas las clases sociales. Santificar a la clase pobre sólo por serlo también es manipulación. Que alguien sea pobre no implica que seguro sea buena persona en contraposición a la gente rica. No puedo con las divisiones facilonas que reducen el mundo a blanco y negro, de verdad. Y menos en una novela presuntamente histórica, porque si algo está claro es que en las guerras nunca hay gente completamente buena contra otra malísima. Menos maniqueísmo, especialmente si es para sustentar una ideología.

Y también me irrita mucho el tufo a racismo. Vamos a ver, ¿sabéis qué otro imperio participó en la IGM de parte de Alemania y el Imperio Astro-húngaro y por eso se disolvió, con enormes implicaciones? Exacto: el Imperio Otomano. Y en toda la zona de oriente próximo se realizaron operaciones militares e intervenciones muy importantes (no ocurrió todo en Francia, Alemania y Polonia/frontera de Rusia como parece mostrar el libro), siendo que la desmembración de dicho imperio, y particularmente los Acuerdos Sykes-Picot en los que Francia e Inglaterra se repartieron oriente próximo, determinaron las fronteras actuales de todos los países de la zona, con los consecuentes conflictos que existen ahora tales como la terrible Guerra de Siria, la opresión de la población kurda y la existencia del estado islámico oficial Arabia Saudí, que está violando sistemáticamente derechos humanos. ¿¡Me puede explicar alguien cómo es posible que una novela que dice tratar sobre la IGM NO DEDIQUE NI UNA PALABRA AL IMPERIO OTOMANO?! A la creación de Yugoslavia, que explica en buena medida el conflicto posterior de los Balcanes también le dedica una página, pero es que ni mencionar al Imperio Otomano es un canteo y me da vergüenza ajena porque, repito: fue un actor importante en la IGM y un imperio que cayó, cuando literalmente la novela se llama La caída de los gigantes porque se supone que cuenta el inicio del fin de la época imperial.

¿Qué pasa, Follett, que la gente que no es blanquita y cristiana no merece ni que se la mencione? Parece que este hombre es de esa gente que cuando habla de historia universal en realidad quiere decir de Europa y países relacionados. Y por Europa entiende mayoritariamente Francia, Inglaterra, Alemania y un poco Rusia; y por países relacionados únicamente EEUU. El resto no existe y se le hace el vacío.

12240101_919276718153061_8482587701656995707_n

Sentencia

Si te encantan los folletines puede servir para evadirte unos días, si te encantan las novelas históricas y valoras tu tiempo no lo pierdas con esta novela.

PS: Esta es la última novela de Follett que leo. Ya le he dado muchas oportunidades y está claro que no es para mi. Todo el mundo sabe que los nombres rimbombantes y el adorable acento latino son lo que da vida a los culebrones, así que me quedo con los de sobremesa, que al menos no me engañan diciendo que enseñan historia.

Reseña El Niño con el Pijama de Rayas (John Boyne)

El niño más tonto del mundo

Llego muy tarde, lo sé. En su momento este libro no me llamó la atención, pensé que era «otro libro más sobre el Holocausto» que mostraba los horrores de la Segunda Guerra Mundial desde los ojos de un niño. Estaba muy equivocada. No es otro libro más, es un insulto a la inteligencia; y tampoco es una visión infantil, es una visión con un retraso mental profundo que raya la estupidez. Parece ser que el autor escribió esta novela en una semana ¡y vaya si se nota!

Estamos ante un libro que explota un tema facilón con el expreso propósito de vender. La gente se enternece con la visión inocente de los niños y está prácticamente programada para echarse a llorar en cuento escucha las palabras «campo de concentración», así que el autor pensó que esa era la suya y que si metía ambos en un libro vendería como rosquillas.

sin-titulo

No lo juzgo por eso, ojo. Es muy legítimo querer ganar pasta con el mínimo esfuerzo, todo el mundo sueña con jubilarse antes de tiempo. Lo que sí voy a juzgar es la porquería de libro que ha escrito, porque tela.

Everything is wrong with this book:

1. Otra obra más que se basa en decir que los nazis eran muy malos sin profundizar más en el asunto. ¡Qué original! ¡Como sólo habrá un billón más que han explotado este tema!

2. El prota es Bruno, un niño de 9 años que vive en la Alemania nazi y es hijo de un general nazi… pero NO sabe qué es el nazismo, ni el símbolo nazi, ni entiende el saludo nazi. De hecho, ni siquiera sabe en qué trabaja el padre porque es incapaz de reconocer un uniforme militar. ¿Pero quién es el padre, Josef Fritzl?

3. Por si alguien lo dudaba, tampoco sabe lo que es un campo de concentración ni un judío. Vive al lado de Auschwitz (y pronuncia el nombre mal porque ni hasta ahí llega), del que su padre es el responsable, y se la pasa preguntándose dónde está y quién es esa gente tan rara que «viste pijamas de rayas».

4. ¡Ni siquiera sabe quién es Hitler! ¡No sabe ni pronunciar (ni lo que significa, por descontado) el título führer y llama a Hitler «el Furias»! ¡Por todas las valquirias del Vingólf! Si no fuera porque Boyne es irlandés creería que se ha basado en este chiste (esta novela sí que es un chiste):

Está Franco visitando una fábrica y se para a charlar con un tornero para que lo saquen los del NO-DO.

-¿Está usted contento con su trabajo? -le pregunta.

-Sí, don Claudio -responde el hombre.

-Y con su salario, ¿está usted contento?

-Sí, don Claudio.

-¿Tiene usted vivienda propia?.

-No, don Claudio -responde el tornero.

Se vuelve Franco al Ministro de la Vivienda y le dice:

-Apúntame a este hombre para las próximas casas baratas que se hagan. Que le den una.

-¡Gracias, don Claudio, que Dios lo bendiga!

-Oiga -le pregunta Franco- ¿Y por qué me llama usted don Claudio?

-Hombre, es que, como todavía no tenemos confianza, me da corte llamarlo Claudillo.

5. Tampoco es capaz de darse cuenta de NADA de lo que ocurre a su alrededor. Ve a los nazis maltratar a los judíos (y estoy hablando de cosas como partirles la cara, hacerlos llorar e incluso llegar a dispararles) y piensa que es bromichi y están jugando o ensayando una obra de teatro.

really_snl_aigflv¿De verdad eres tan tonto o es que te estás esforzando?

Ni inocencia infantil ni leches, que los niños se dan perfecta cuenta de lo que pasa a su alrededor aunque no puedan comprender bien su significado. Esta historia lo que está es contada desde el punto de vista de alguien que ha sido lobotomizado en 5 minutos con una cuchara sucia.

6. ¿He mencionado que, para más inri, todos los demás personajes sí saben perfectamente lo que pasa, como obviamente haría cualquier persona en su sano juicio? Confirmado: el crío esta lobotomizado.

7. ¡Ja! ¡Os he mentido! Sí que hay otro lobotomizado en la historia. Resulta que Bruno se hace amigo de un niño judío que, toma geroma pastillas de goma, ¡tampoco sabe qué es el nazimo ni qué de demonios está pasando! Como que ni siquiera se da cuenta de que la gente, su propia familia incluida, está siendo exterminada a su alrededor.

Desde luego, si algo tiene esta novela es que siempre supera tus expectativas. Cada vez que crees que ya es imposible que se ponga más inverosímil te vuelve a sorprender.

8. Bruno tiene el encefalograma TAN plano que NO nota diferencias entre su situación y la de su amigo judío y hasta se queja porque él está peor (¡¿?!). ¡Maldito capullo retrasado e insensible!

9. Obviamente, para alguien del exterior relacionarse con un prisionero durante MESES sin que nadie se entere es facilísimo. Ni que estuvieran controlados y hubiera vigilancia constante.

10. Pero eso no es todo, resulta que ¡colarse en o salir de un campo de concentración también está chupado! Ya sabéis, no es que fueran prisiones con altísimas alambradas muy bien aseguradas, inmensos muros, vallas electrificadas y en las que se hacían guardias constantes. No, si al final va a resultar que si los prisioneros no escapaban es porque no le ponían ganas.

11. ¿Podría no ser tan evidente que el libro trata de venderte sensiblería barata para que así pases por alto lo malo que es? Si es que es una orgía de letreros de neón que señalan escenas traumáticas que demuestren que los nazis son muuu malos.

12. ¿Podría no ser tan evidente que la única documentación de este libro es, si acaso, haber visto La vida es bella?

13. ¿A qué publico se supone que se dirige este libro? Si es infantil mal, porque no tendrán los conocimientos para pillar muchas cosas; si es adulto mal, porque es demasiado simploide y remascado como para no sentir que te están llamando imbécil a la cara.

14. El final es lo más predecible del universo. DESTRIPE Por favor, con el estilo lacrimógeno que se gasta era obvio que iban a palmarla. ¿Qué otra cosa iba a pasarles en un puñetero campo de concentración? Además, si es que en este caso era también cuestión de selección natural pura y dura. La evolución no podía dejar tanta estupidez en la piscina genética. FIN DESTRIPE

Sentencia

Esto es prostitución sentimentaloide con el expreso objetivo de ser comercial. Quien quiera un buen libro sobre el nazismo desde el punto de vista de un niño que se lea Cuando Hitler me robó el conejo rosa y no semejante bodrio.

Reseña Los Pilares de la Tierra (Ken Follett)

Los cimientos para un culebrón

¿Qué novela histórica sobre la construcción de una catedral ni qué niño muerto? Esto es un culebrón de esos que dan en la sobremesa. Lo tiene todo: amores imposibles, embarazos e hijos secretos, conspiraciones, matrimonios concertados, infidelidades, etcétera. La única diferencia es que en vez de ocurrir en Latinoamérica y tener personajes que dicen «ay Lupita» ocurre en la Edad Media y dicen «Pater nostrum». Diría que la novela va de que hay una ciudad llamada Kingsbridge donde se construye una catedral, pero sería mentira cochina. A nadie le importa un comino la catedral, lo que interesa es si los buenos podrán acabar juntos y triunfará la justicia y los unicornios vomita arcoíris dominarán la Tierra.

1¿Podrá Santiago Amador Jack quedarse con Mariola Esperanza Aliena? Descúbrelo en 1300 capítulos páginas.

Toda la trama se puede resumir en que los buenos buenosos están felices y contentos en su mundo de dulces de sésamo medievales (las piruletas no existían). Pero cada vez que las cosas van bien… ¡oh, no, un malo maloso con ganas de tocar las narices/una desgracia salvaje apareció! Así que a los pobres buenos se les complica la vida. Pero ¡que no cunda el pánico!, estos tienen una capacidad de recuperación y una suerte sobrehumanas después de las miserias. Tras sufrir violaciones, robos, engaños, maltratos y humillaciones el escritor karma piensa que ya hay suficiente truculencia para mantener la atención de los lectores y recompensa a los buenos, que encuentran casualmente dinero, gente que les ayuda sin pedir nada a cambio, su trabajo ideal y se enriquecen. Y así se alarga el libro hasta el infinito y más allá. Algunas complicaciones es TAN evidente que son diabolus ex machina que estoy convencida de que a Follet le pagaban el libro al peso. Como por ejemplo el monje que quiere juzgar a Philip para hundirle la vida… porque este le riñó por no atender en misa… hace treinta y cinco años. ¡Una mísera regañina hace treinta y cinco puñeteros años! Y luego la gente se ríe de mi rencor contra aquella compañera de clase que me robó la goma en primaria. ¡Tiembla ratera! ¡¡Bailaré sobre tu tumba!! Muajajaja.

Ejem, me estoy desviando. El caso es que a nadie le importa la catedral. Si acaso alguien se acuerda de vez en cuando de ella y la menciona así como de pasada. Y a menos que tengas un doctorado en arquitectura no puedes ni visualizarla porque se habla de ella con unos términos tan técnicos que dan ganas de decir: «eso lo serás tú, por si acaso». A Follet se le ha ido un poco la mano con la pedantería erudición en ese punto. Aunque creo que ha hecho un aceptable trabajo de investigación. Si estoy equivocada corregidme, pero me parece que el escenario medieval está decentemente construido. Da el pego, que es más de lo que se puede decir de muchas novelas ambientadas en esa época.

Peeero llegamos a los personajes y es entonces cuando esto se hunde más rápido que una fábrica de jamones en el Estado Islámico. Para empezar, todos son maniquís de corchopán. Llegan a tal nivel de maniqueísmo que habría que crear otro nivel sólo para ellos. Los buenos son inefablemente buenos y sus únicos defectos son cosas del estilo de ser demasiado indulgentes; y los malos son inenarrablemente malvados y se dedican a violar, matar, mentir, torturar y traicionar, muchas veces sólo para dejar claro lo malísimos que son, porque no ganan nada con ello.

2He aquí los complejísimos personajes de este libro.

Los buenos son: Tom Builder, que quiere hacer lo correcto, pero es mongolo y no es capaz de ver que su hijo es un abusón; Ellen, que es una mujer muy independiente a la que le gusta Tom, pero este está casado (culebrón, culebrón); Jack Jackson, un genio de la construcción enamorado de Aliena a primera vista; Aliena de Shiring, emprendedora y un hacha para los negocios que corresponde a Jack, pero no pueden estar juntos por exigencias argumentales (¿cómo se iba a montar si no la intriga amorosa?); y Philip, un monje inflexible, pero bondadoso. Los malos son: Waleran de Bigod, un obispo ambicioso que quiere escalar posiciones como sea (aspiración muy original); William Hamleigh, un sádico violador obsesionado con Aliena; y Alfred, un maltratador que quiere a Alina sólo por quitársela a Jack y alargar el argumento (¿he dicho ya que esto es un culebrón?). Sí, esas frases abarcan toda su personalidad porque son así de simples.

Además, todos tienen de medievales lo que yo de maorí. Si se les pusieran unos vaqueros darían el pego en el siglo XX, y no sólo porque todos hablan de forma moderna (e igual, porque Follet pretende colarme que un campesino, un noble y un religioso se expresan de la misma manera. Ajá). Que si las mujeres son emprendedoras, y no a través de sus maridos o de tapadillo sino con actitud chulesca en plan: «a ver quién me dice a mí que no puedo compatibilizar el matrimonio con un trabajo»; que si los campesinos se plantean que todas las personas son iguales y es injusto que los nobles digan lo contrario, además de dudar indirectamente de la existencia de Dios; que si los monjes dan más importancia a la practicidad que a las leyes divinas. ALUCINA VECINA.

3.png

Por supuestísimo, los más atrasados son los malos y los más adelantados lo buenos, para que así a los primeros les cojamos tirria cuando digan o hagan cosas que contravengan nuestros ideales y con los segundos nos identifiquemos. Típica estrategia facilona para enganchar.

Ya para rematar tenemos el relleno. Este libro es largo, muy largo, demasiado laaargo. Hay bastantes escenas de sexo y violencia que no están más que por amor al morbo, y larguísimas explicaciones innecesarias, como por ejemplo todo el rollo sobre el pasado de Philip, que ni pintan nada ni le importan a nadie, pero igual Follet las ha echao ahí que no nos falte. También hay bastante información descompensada, páginas y páginas para describir situaciones que podían resumirse en un párrafo y luego se despachan momentos con potencial en pocas líneas. Es el caso del viaje de Aliena por España y Francia, podía haber sido interesantísimo y se le dedican quince páginas mal contadas (paso de meterme en la veracidad de que una mujer con un bebé de meses pueda recorrer tranquilamente dos países en plena Baja Edad Media).

Sentencia

Best-seller ambientado en la Edad Media, bastante asequible y telenovelesco. Que nadie espere una novela histórica.

Reseña Oniisama e… (Osamu Dezaki)

Hoy os traigo la reseña de este anime de 1991, aunque el manga en el que se basa se remonta a los años setenta.

Está claro que no se lo habrá visto/leído ni dios pero, bueno, me hacía ilusión reseñarlo porque no me ha dejado indiferente por unas cosas o por otras como sí suele hacerlo la mayoría de los animes que veo.

El título fue traducido al castellano como “Escuela de Cenicientas” (¡¿?!), si bien podría haberse llamado “Escuela de Psicópatas” y habría encajado muchísimo mejor. Los personajes conforman una recopilación de enfermedades mentales y a duras penas encuentras a alguien sano.

1Argumento

Nanako Misono es una muchacha que comienza una nueva etapa estudiantil en un colegio de élite para chicas. A través de cartas, le va relatando los problemas a los que se va enfrentando a Henmi Takehiko, su antiguo profesor, al que ella llama onii-sama (hermano mayor). En otras palabras, la muchacha es una pesada que le cuenta sus movidas en su nueva escuela a este chico, que me imagino no le queda otra que leerlas.

Personajes

En general son buenos personajes, complejos, impredecibles, bien hechos. Evolucionan desde el comienzo hasta el final de la serie.

Nanako Misono: la prota. Es buena chiquilla, pero tontilla. La manejan cual títere sin voluntad.

Tomoko Arikura: la mejor amiga de Nanako. Una chica normal, alegre, con más carácter.

Mariko Shinobu: la otra amiga de Nanako. Tiene ciertos desequilibrios mentales. Stalker y con tendencias pirómanas.

Rei Asaka (o su mote, Saint-Just): una especie de emo con traje de caballero burgués y pelo verde y largo al viento. Si pudiera describir a esta chica en un par de palabras serían esperpento y depresión, tanto la que ella tiene como la que te produce a ti.

Kaoru Orihara: diría que es la única cuerda y con sentido común de toda la serie.

Fukiko Ichinomiya: la más loca de todas. Idas de pinza constantes y homicida en potencia. Le encanta acuchillar y romper cosas cuando se cabrea. Tiene muy mala hostia.

Henmi Takehiko: el onii-san de la prota. Es el personaje tostón de la serie. Está ahí, como podría estar un mueble, y tiene vínculos con más de un personaje de la serie aunque realmente, quitando los capítulos finales, aporta poco a la trama.

2Fukiko, muy cabreada. Acojona, ¿eh?

El drama

En principio me parecieron todas unas niñas pijas insoportables. Y no me equivocaba. El caso es que este hecho unido a la locura de los personajes producía una trama muy trágica y exagerada que en mí provocó el efecto contrario: descojone casi continuo. Y no entiendo cómo, porque trata temas espinosos y oscuros. Supongo que tengo cierta tendencia a tomármelo todo a cachondeo.

Hay de todo. Hostias, intentos de homicidio y de asesinato, suicidios, más hostias, pirómanas, bullying, gritos, más hostias, retenciones ilegales, daños en el mobiliario, muertes estúpidas, más hostias. Todo tipo de sentimientos: amor, desamor, amistad, envidias, celos, locuras, depresiones, desesperación.

Escenas habituales en cualquier capítulo:

3¡RAAAAAAAAAAAAAAAAACA!
4¡BIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIMBA!
5¡CATAPLUUUUUUUUUUUUUUUM!
6¡¡AAOOOOOOOOOOOOOOOOOWAAAA!!
7¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡AJUFHGFUHJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJ!!!!!!!!!!

Un aspecto que parece denunciar este anime es el clasismo cuyo reflejo más claro se ve en la existencia en la escuela de un grupo de élite llamado “Sorority” (y lo pongo entre comillas porque poco o nada tiene que ver con lo que yo entiendo por sororidad) en el que sólo las chicas más repipis pueden entrar. Al mando está Fukiko, acompañada siempre de unas cuantas tías muy pelotas que la siguen cual perrito faldero.

Otras cositas

Hay algo a lo que no suelo darle ninguna importancia, pero esta vez no podía dejarlo pasar: el dibujo es horrible. “Pero no seas puta, Kodama, ¡que es de los años 90!” Por supuesto que es excusable, pero este dibujo me ha parecido feo incluso con el matiz de aterrador.

Hay dos diseños básicos en los personajes: primero, las chicas, que parecen muñecas de porcelana de éstas chungas que dan yuyu y, segundo, las chicas con aspecto “masculino” y los chicos, que parecen tener el mismo diseño y son más feos que su padre, con formas toscas y desproporcionadas. No te queda otro remedio que acostumbrarte.

8 Aspecto promedio de las protagonistas
9MATADME, POR FAVOR. YA HE SUFRIDO SUFICIENTE

Mucha gente se preguntará, ¿hay yuri? Y es que en ocasiones he visto este anime clasificado como shoujo-ai y hay mucha fan que shippea a las protagonistas (y confieso que fue la razón por la que me animé a verlo). Hay cierta ambigüedad a veces pero definitivamente, en mi opinión, no lo hay. Cuando parece que va a haberlo, de repente el asunto se olvida, se diluye, o simplemente se centra más en otros elementos de la trama. Por tanto, no, ni las migajas.

Sentencia

A pesar de todo lo dicho, no me ha aburrido en ningún momento. Este estúpido anime me ha tenido enganchada y deseando saber qué pasaba en el siguiente capítulo. Evolución de los personajes y de la trama muy buena y emoción hasta el final. Recomendado queda.