Reseña Love Hina (Ken Akamatsu)

¿Qué love ni qué niño muerto? Fanservice Hina

Sí, voy a meterme con esta obra que tantos adoran y consideran el rey de los harem. Y sí, me ha parecido estúpida, aburrida, repetitiva y un largo etcétera; pero, como dijo Jack el Destripador, vayamos por partes y ensañémo…, quiero decir, reseñemos objetivamente.

El argumento puede resumirse en que un chaval quiere entrar en la Universidad de Tokyo porque de pequeño le prometió a una niña que estudiarían juntos ahí y luego se casarían. Al ser la única que lo ha mirado en su vida, se aferra a eso aunque no pueda recordar su cara ni su nombre (lo que hace la desesperación). Como es un inútil no consigue entrar, así que sus padres se hartan, le dan la patada y se tiene que ir a la posada Hinata, que se ha transformado en una residencia femenina. O sea, típica historia de un perdedor que, por razones más ilógicas que un talibán suicida con casco, termina rodeado de mujeres hermosas que se acabarán enamorando de él.

Sin título

 —peRRo EhZ Ke kUAhndO ZaLiò sHì HerA oRRiJinAL
— No, es de los primeros de esta temática que se han dado a conocer fuera de Japón, pero los harem existían desde muuucho antes.

Siempre digo que no es lo que se cuenta sino cómo se cuenta, aquí el problema es ese cómo. Alguien debería revisar el diccionario de Akamatsu por si han cambiado la definición de «gracioso» por «situaciones tópicas contadas de la manera más estúpida posible», y la de «interesante» por «repetitivo hasta la nausea», eso explicaría muchas cosas. Hay una delgada linea que separa el humor absurdo de lo absurdo a secas; Love Hina la supera por treinta pueblos hasta el punto de ser una sucesión de momentos ridículos, o comprometidos, o ridículamente comprometidos. ¿Ejemplos? el protagonista está paseando y, como que no quiere la cosa, le cae una furgoneta encima; o está hablando con una chica se tropieza y, casualmente, le baja las bragas. Cada vez que la historia amenazaba con ponerse mínimamente seria o emocionante el autor contraatacaba, y aunque algunas de las situaciones son divertidas las primeras cinco o seis veces, a las veinte o treinta como que habían perdido interés, ya a la cuatrocientos mejor me callo lo que pensé porque este blog es para todos los públicos.

El aliciente se supone es averiguar con quién se queda el protagonista, y digo se supone porque es tan predecible que hasta Sandro Rey lo adivinaría en el primer tomo. Y no, no después de leerlo, después de ver la portada.

Pasemos a fustiga… ejem, analizar a los personajes. Hoy tengo un montón de lapsus.

Keitarou Urashima, el mentado protagonista. Inútil para los deportes, más tonto que Abundio, con el atractivo de una nevera por detrás, tan torpe que parece que entrena y fracasado en todo lo que intenta. Nobita de Doraemon con diez años más para haceros una idea. Ve a las chicas desnudas o les mete mano constantemente. Pero ojo, no es que sea un pervertido sino que tiene la peor suerte del universo y, sin querer, acaba en situaciones eróticas. ¡Que desgraciado! Aunque tampoco es de extrañar que no quiera, la mayoría de dichas chicas son tan bestias que Rocky Balboa les duraba medio asalto. ¿Por suerte? Keitarou es inmortal. Da igual que le peguen, lo lancen por los aires o le ataquen con todas las armas existentes, siempre sobrevive y tenemos que seguir aguantándolo.

Sí, este manga parte de que es graciosísimo ver a chicas maltratando a chicos, asunto que se toma a cachondeo porque, ya sabéis, las mujeres son débiles. ¡Ni que estuvieran al mismo nivel que los hombres y también pudiera considerarse una agresión seria y despreciable!

Sin título

Naru Narusegawa. DESTRIPE La que acabará llevándose a Keitarou. Lo he puesto como destripe, pero si no os lo oléis desde el principio… espero que vuestro sueño no fuera ser detectives. FIN DESTRIPE Ostenta el título de «Hostiadora Principal» y su papel se resume en: pegar a Keitarou, pegar a Keitarou por hacer algo pervertido, pegar a Keitarou porque no lo quiere, pegar a Keitarou por mirar a otra chica en lugar de a ella, pegar a Keitarou sin ninguna razón y… ¿he mencionado pegar a Keitarou? Lo anterior me ha hecho desarrollar la teoría de que este en realidad es masoquista, la que más le gusta es la que más lo maltrata.

Sin título¡Oh, síii! ¡¡¡Dame más fuerte Naru!!!

Motoko Aoyama, la practicante de kendo calmada y seria (¡ja!). Como buena tsundere, se dedica a darle espadazos a Keitarou hasta en el carnet de conducir. Al principio porque lo odia o, en defecto de la anterior, por hacer algo pervertido. Luego, al percatarse de que le gusta ¡le da aún más espadazos para disimularlo!

Shinobu Maehara, la lolita llorona, tímida e inocente hasta lo exagerado. Es de las primeras en enamorarse de Keitarou, pero no es capaz de decírselo y se conforma con mirarlo y hacerse ilusiones mientras suena la música de una mala película adolescente. Se la pasa gimoteando por todo u escandalizándose cuando la gente habla de algo tan subido de tono como los besos. Debería meterse a monja de clausura de todas formas no notaríamos su ausencia.

DESTRIPE Kanako Urashima, la hermanastra de Keitarou e hija secreta de Mortadelo, tiene una habilidad para disfrazarse que ya quisiera Johnny Depp. Esta enamoradísima de Keitarou desde siempre, pero jamás se plantea decírselo cuando este está más solo que la una, sólo se declara cuando ya tiene a otra que le gusta para estar segura de que no la corresponda. FIN DESTRIPE

Kaolla Su, la extranjera del grupo y tan hiperactiva que parece que se inyecta cafeína en vena. Por supuesto, lo anterior es una excusa para que haga cosas indecentes «sin querer». Es que claro, ¿cómo va a saber la pobre muchacha que ponerle a alguien las bragas en la cara (sin quitárselas, por si os lo preguntabais) se puede malinterpretar? Si eso se hace en todas partes. ¡La culpa es de los japoneses por ser tan puritanos!

Mitsune Konno, apodada «Kitsune», que significa zorra (en el sentido de que es muy astuta y no en el que todos habéis pensado, ¡cochinos!). Es la tetona liberal, interesada y despreocupada a la que sólo le importa emborracharse y sacar tajada de cualquier situación. Lo mejor que se puede decir de ella es que tontea con Keitarou a propósito y no trata de hacerse la inocente y pudorosa, al contrario que las otras, que son una panda de falsas.

Mutsumi Otohime, torpe y tan enfermiza que no deberían dejarla salir de la UVI, por su bien y el de los que están a su alrededor. Es más gafe que Conan Edogawa y allá donde va provoca accidentes, naufragios y, lo que es peor, fanservice a mansalva. Keitarou pasa de ella aunque también sea de las pocas con las que no tiene que preocuparse por que le partan la cara cada treinta segundos. No obstante, casi que mejor, tanta incompetencia junta podría implosionar el universo.

Sentencia

Patético intento de comedia picante para menores con un anti héroe gafe e imbécil de protagonista.

Reseña Highschool of the Dead (Daisuke y Shouji Sato)

La basura hecha anime

Dead es como deseas estar después de haber visto esta bazofia. Si decides verla y eres normal, te recomiendo tener a mano varias bolsas para vomitar por lo que pudiera pasar.

highschool No puedo hacer un análisis del argumento de este anime (no lo quiero ni llamar anime, así que a partir de ahora lo llamaré por un nombre que se ajuste más a la realidad: mierda), salvo que es lo más simple y poco original del mundo (apocalipsis zombi y adolescentes que van de listos, guao, ¡no me lo esperaba!). Comento la razón: todo queda eclipsado por un ecchi exagerado y nauseabundo que provoca que no te tomes en serio nada de lo que estás viendo. Es el típico “ponemos la trama como excusa para poner tetas”.

Describiría esta mierda como una colección de insultos hacia el buen gusto en general y hacia las mujeres en particular. Un homenaje más a la misoginia. Las chicas no son tratadas como seres humanos. Son tetas de formas imposibles, culos y poco más. Cosas. Objetos pensados para pajilleros de esos que no tocarías ni con un palo.

Les enfocan las tetas, el culo y las bragas en los momentos más inverosímiles: cuando están luchando contra los zombis, cuando están siendo devoradas por los zombis, cuando huyen por los pasillos… Por no decir que hasta durmiendo parece que están teniendo orgasmos.

Psicológicamente, las chicas de esta mierda son unas inútiles con inteligencia casi nula y con dependencia emocional total de los tíos.

hsotdEl público objetivo al que va dirigido esta mierda

Cuando ves el tipo de personaje femenino que ha creado Daisuke Sato, el autor, te das cuenta de que es un machista de mierda que lo ha hecho a medida de machistas de mierda. Las chicas sirven como objeto sexual para que se les alegre la polla y a la vez las pueden llamar zorras a gusto. Dos pájaros de un tiro. La hipocresía de siempre.

Personajes masculinos

  • Takashi. El guay. El macho dominante. Maltratador y celoso. Por supuesto, se convierte en el líder del grupo. ¿Cómo no iba a estar un pene al mando? Además, como en todo harem que pretenda cubrir las fantasías de su público pajillero, te lo pintan como a un nice guy poseedor del “efecto Axe” y todas las chicas del grupo están enamoradísimas y todo el día en celo a su alrededor.
  • Hirano. Un friki pringao, que parece ser que la intención era que fuera gracioso. Y sí, me parto, ¿no me véis? Tiene por la cara la capacidad de disparar cualquier arma mejor que los profesionales del ejército, para que os hagáis una idea del nivel de coherencia y realismo de esta mierda.
  • Shido-sensei. Clásico personaje manipulador y cabrón al que se nota que lo han hecho muy asqueroso a propósito, supongo que para que nos olvidemos de lo asquerosos que son los demás personajes, sin conseguirlo porque están a la par. Es malo porque sí y no tiene ningún tipo de motivación ni parece que quiera lograr nada con ello.
  • Zeke. Un perro que sólo está para poner una mascota mona en el grupo. Aunque para mí es el mejor personaje porque no habla y es el mejor construido del grupo en comparación.

Estereotipos sexuales Personajes femeninos

  • Rei. La niña mona y “perfecta” destinada a ser la novia del prota, nada más que decir.
  • Takagi. La típica tsundere. Se supone que es una genio, pero en realidad hace poco más que decir estupideces con cara de estreñida e intentar llamar la atención de Takashi.
  • Shizuka-sensei. La profesora cachonda y voluptuosa hasta la deformidad (tiene más tetas que cabeza). Directamente es gilipollas, inútil y tonta del culo. Sólo sirve para añadir el estereotipo de rubia tonta buenorra y para pasearse en bolas creando fanservice.
  • Saeko. La samurái. Parecía un personaje interesante porque no es tan dependiente como las otras tres inútiles. Aunque no nos flipemos: cuando la ponen a luchar con un atuendo consistente en un delantal y un tanga, comprendes que en realidad la función del personaje es la de las otras tres. En el fondo es el clásico estereotipo de chica peligrosa con tintes de dominatrix que te imaginas con su fusta katana diciendo “chico malo”.
  • Alice. La loli. Cuando creías que no se podía ser más repulsivo, y que al menos aquí iban a tener un poco de decencia y dignidad, te das cuenta de que no se olvidan de su público pedófilo. Por cierto, no parece afectada por el hecho de que su padre haya sido asesinado cruelmente delante de sus narices. Ella es una loli, debe dar felicidad a su público.

Relación Takashi-Rei

En el primer capítulo tenemos a nuestro caballeresco protagonista Takashi propinándole una buena hostia a la chica que “ama”, Rei, porque le ordena abandonar la clase y ésta se niega. Para colmo, Rei ha tenido la poca vergüenza de creerse libre y rechazar en un principio al galán protagonista, cosa que éste le recrimina constantemente. Él está celosísimo pero a la vez tontea con todas las chicas del grupo. Luego la chica se dará cuenta de lo equivocadísima que estaba y ahora no puede vivir sin él. O más bien sin un macho porque, muy convenientemente, el novio de Rei es el primero y único que muere y en cuanto eso pasa, sin mostrar ningún sentimiento ni reflexión al respecto, Rei se empieza a tirar encima de Takashi.

high school of the deadEl protagonista usando a su novia, y en concreto a las tetas de ella, a modo de barricada para disparar a los zombis, en un desprecio absoluto por su integridad física. Y sí, la chica parece que está teniendo un orgasmo

Otros aspectos

Atuendos. Los chicos, con ropa hasta el cuello. Las chicas, cuando van más recatadas, usan el uniforme escolar consistente en una falda-cinturón y una camisa ajustada para que apreciemos bien la forma de sus pechos. Después varias variantes: en bragas y sujetador (que al parecer no sirve de nada, porque las tetas le botan cada vez que dan un paso), tanga, camisas que con dos gotas se transparentan o directamente en bolas.

hsotd2Chicas listas para luchar y chicos listos para luchar, respectivamente. ¿Machismo y cosificación de la mujer? ¿Dónde?

Tetas. Las tetas de esta mierda tienen el caso más claro de “complejo de súper Mario” que he visto nunca. No sólo se la pasan botando de forma inverosímil, es que además cambian de tamaño en cada fotograma.

Intento de violación. En esta escena cuya víctima es Rei sacan hasta el más mínimo detalle de cómo el violador le toca las tetas y se las estruja en un ejercicio descarado de morbo para que el espectador disfrute.

Escenita en el baño. Se resume, de nuevo, ¡oh, sorpresa!, en tetas y caras como si estuvieran teniendo orgasmos sucesivos y simultáneos (sí, ambas cosas). Escena que combinan con otra de los dos chicos, insisto, tapaditos hasta el cuello, hablando de cosas serias e importantes como la supervivencia y la causa del virus que las chicas no podemos entender, mientras de fondo se oyen los gemidos y las risas de las chicas en el baño (sí, en mitad de un apocalipsis zombi y con sus familias en paradero desconocido parece que no son conscientes de la situación. Al parecer las tías somos gilipollas).

Frases célebres. Esta mierda está plagada de frases célebres, eso sí, de la época medieval: “hazle caso: el hombre ha hablado”, “nosotras cuidaremos de la casa”, “los hombres nos encargaremos de ir para ver si es seguro”, “Protejamos a las mujeres y a los niños”, “Te confío a mi hija para que la protejas”. Uhhh, todo es tan progre que me emociono.

Conclusión

Comprenderéis que después de ver esta mierda, mi salud mental y física (que se lo digan a mi estómago) se ha resentido bastante. Y es que un zombi putrefacto y pestilente es todo un primor en comparación a los repugnantes “valores” que derrocha esta mierda. Que sea tan famoso entre la chavalada me deja perpleja y asustada.

Mi calificación es un 0,1 sobre 10, siendo generosa (el decimal es por los zombis, que me parecen majos). Por lo demás, repito, es una mierda de anime.