Reseña Hetalia (Hidekaz Himaruya)

O la diferencia entre hacer las cosas bien y buscar vender

Esta reseña va dedicada a Emil, Olivier y ПАУЛА.TW, aunque igual me odian y bloquean cuando la lean, pero ahí queda el detalle (¿?).

Me describieron este anime como una mezcla entre revisionismo y fanservice yaoi (combinación extraña donde las haya), por lo que esperaba lo peor, sin embargo, no me ha parecido ni de lejos para tanto. De hecho me ha resultado entretenido (a ratos). No obstante, no será para tirarlo a un tanque de pirañas radiactivas, pero sí hay bastante que criticar.

No tiene argumento como tal, se supone (nótese la cursiva, es intencionada) que son historietas político-históricas centradas en el Eje y los Aliados durante la IIGM (aunque luego el autor va poniendo todo lo que se le ocurre), plasmadas a partir de representaciones antropomórficas de los países. Con esa base, si eres una genialidad que sabe un montón de historia, política y cultura puedes hacer una obra maestra con capas y capas de significado. Si conoces de dichos temas lo mismo que yo de astronomía puedes hacer… Hetalia.

Kodama: ¿Y qué sabes tú de astronomía?

Selenita: Que las estrellas no son los grandes reyes del pasado sino bolas de fuego que vemos sólo por la noche porque están muuuy lejos. También se que hay algo llamado constelaciones, más que nada porque lo oí en Saint Seiya; y que la Estrella Polar y la Cruz del Sur sirven para orientarse en los hemisferios, aunque no se dónde están ni cómo hacer eso.

Entiendo que estando la obra basada en la IIGM puede percibirse como irrespetuoso hacer cachondeo barato y cliché de una de las grandes tragedias de la humanidad, pero para que pudiera ser revisionista debería adjudicársele valor cultural e histórico y eso sería sobrevalorarla MUCHO. Ni el anime es histórica y culturalmente correcto ni creo que lo pretenda (espero sinceramente que no, porque si Himaruya lo pretendía y eso es lo mejor que ha sabido hacer…). De vez en cuando tiene momentos brillantes, pero son tan esporádicos y poco aprovechados que me hacen plantearme si ha sido intencionado o al creador le ha «sonado la flauta» de chiripa. Como soy mala persona apuesto por la segunda opción. Por lo que como alguien me diga que Hetalia le ha enseñado historia y/o política, y lo he oído más de una vez y de dos, me río en su cara y le aporreo la cabeza con uno de los libros de mi carrera. Y tengo varios de tapa dura y MUY gordos. Es una amenaza.

23954_58b35c9468150Gráfica que plasma perfectamente el valor político, cultural e histórico de Hetalia.

Las situaciones están pensadas para hacer chistes facilones y las representaciones de los países son estereotipos con patas al servicio de la comedia… y de las descaradas insinuaciones yaoi. El autor se daría cuenta de que el filón estaba en insinuar y forrarse vendiendo doujinshi porque VAYA si explota el tema (cuando es la primera sugerencia que da el buscador entiendes por dónde van los tiros). En general me parece un anime simplón para matar el rato y hacerte cosplays. Diría que sus mayores defectos son: primero, que cuando le da por un chiste se repite como el ajo hasta lograr que ruegues que no siga con él. Pfff, no hay forma más efectiva de estropear una chanza. Y eso suponiendo que fuera graciosa, porque como desde el principio no tuviera gracia apaga y vámonos. Lo que me lleva al segundo defecto: varias bufonadas no resultan divertidas porque hacen referencia a algo tan sacado de contexto o específico que hace falta una nota explicativa para entender a qué se refiere el autor. Pista: si necesitas explicar un chiste es un mal chiste. Ejemplo: Ucrania en el siglo XI haciendo una gracieta sobre enseñar las tetas en televisión (¡¿?!).

Eso sí, necesito rajar del machismo. El anime tiene insinuaciones yaoi porque los protas y prácticamente todo el elenco son (cis)hombres. Esto me toca las narices por la mentalidad que tiene detrás. Vamos a ver, son representaciones antropomórficas de países, no tiene sentido que tengan género ni sexo. El género y el sexo son una realidad aplicable a personas. Deberían ser de género neutro o fluido y/o sin sexo. Ponerlos como hombres cis manda y refuerza el típico mensaje machista de que son estos los que representan a la humanidad y lo demás es subsidiario. No obstante, lo peor es que cuando aparecen las pocas (cis)mujeres que hay desearías que no lo hubieran hecho. Me explico, pese a las inexactitudes, prejuicios, invenciones y que sigo preguntándome de dónde ha salido la representación de algunos países (cofcofPoloniacofcof), al menos con los hombres se ha intentado que hagan referencia al país que encarnan. Las mujeres no hacen alusión de ninguna manera a sus países, son puros estereotipos de género:

– Bielorrusia: muy guapa, pero en realidad es una yandere aterradora que quiere a toda costa follarse a casarse con su hermano Rusia porque le da morbo el incesto.

– Ucrania: voluptuosa torpe con senos tamaño melones que botan cual súper Mario en cuanto se mueve medio milímetro. Para más inri, cuando eso pasa suena «boing».

– Liechtenstein: cría moe que va todo el rato detrás de su hermano Suiza diciendo «onii-sama» y busca su aprobación.

– Hungría: marimacha violenta a la que no le gustan demasiado las «cosas de chicas» como vestidos y está más a gusto haciendo actividades «de hombres» como pelear.

– Bélgica: mujer dulce y tranquila a la que le gustan cosas «femeninas» como cocinar postres, rollo esposa ideal.

– Seychelles: chica inocente y despreocupada que muchas veces no pilla qué está pasando y tiende a ser hiperactiva.

– Principado de Wy: niña pequeña que quiere ir de madura y con carácter, pero se nota a leguas que es bastante infantil.

También quiero mencionar el tufo a racismo. En las primeras temporadas el blanqueamiento es cosa de la animación, pero Himaruya hace cosas que te ponen la mosca tras la oreja:

– Hablar de la URSS y sólo molestarse en diseñar a los países blancos y europeos: Rusia, los bálticos y los europeos orientales; ignorando a los del Cáucaso y Asia (Moldavia no sale en el anime, pero existe en el manga, el resto no).

– Poner que EEUU y Canadá (los latinos, menos Cuba, ni existen) aparecieron espontáneamente en un territorio donde no había nadie. Por poca idea que tengas de historia tienes que saber que América se CONQUISTÓ. Hay cosas que están muy feas e ignorar deliberadamente uno de los mayores genocidios de la historia es una.

serhumano2

Sentencia

Un anime para matar el rato que va a lo que va, no hay más. Conocerlo te servirá para saber que esa gente con banderas en los salones del manga no son manifestantes.

PS: Acabaré leyendo fanfic porque me han dicho que es ahí donde está la chicha y porque, lo confieso, me dan curiosidad varias parejas y todo lo no heteronormativo es bien.

Anuncios

Reseña Love Hina (Ken Akamatsu)

¿Qué love ni qué niño muerto? Fanservice Hina

Sí, voy a meterme con esta obra que tantos adoran y consideran el rey de los harem. Y sí, me ha parecido estúpida, aburrida, repetitiva y un largo etcétera; pero, como dijo Jack el Destripador, vayamos por partes y ensañémo…, quiero decir, reseñemos objetivamente.

El argumento puede resumirse en que un chaval quiere entrar en la Universidad de Tokyo porque de pequeño le prometió a una niña que estudiarían juntos ahí y luego se casarían. Al ser la única que lo ha mirado en su vida, se aferra a eso aunque no pueda recordar su cara ni su nombre (lo que hace la desesperación). Como es un inútil no consigue entrar, así que sus padres se hartan, le dan la patada y se tiene que ir a la posada Hinata, que se ha transformado en una residencia femenina. O sea, típica historia de un perdedor que, por razones más ilógicas que un talibán suicida con casco, termina rodeado de mujeres hermosas que se acabarán enamorando de él.

Sin título

 —peRRo EhZ Ke kUAhndO ZaLiò sHì HerA oRRiJinAL
— No, es de los primeros de esta temática que se han dado a conocer fuera de Japón, pero los harem existían desde muuucho antes.

Siempre digo que no es lo que se cuenta sino cómo se cuenta, aquí el problema es ese cómo. Alguien debería revisar el diccionario de Akamatsu por si han cambiado la definición de «gracioso» por «situaciones tópicas contadas de la manera más estúpida posible», y la de «interesante» por «repetitivo hasta la nausea», eso explicaría muchas cosas. Hay una delgada linea que separa el humor absurdo de lo absurdo a secas; Love Hina la supera por treinta pueblos hasta el punto de ser una sucesión de momentos ridículos, o comprometidos, o ridículamente comprometidos. ¿Ejemplos? el protagonista está paseando y, como que no quiere la cosa, le cae una furgoneta encima; o está hablando con una chica se tropieza y, casualmente, le baja las bragas. Cada vez que la historia amenazaba con ponerse mínimamente seria o emocionante el autor contraatacaba, y aunque algunas de las situaciones son divertidas las primeras cinco o seis veces, a las veinte o treinta como que habían perdido interés, ya a la cuatrocientos mejor me callo lo que pensé porque este blog es para todos los públicos.

El aliciente se supone es averiguar con quién se queda el protagonista, y digo se supone porque es tan predecible que hasta Sandro Rey lo adivinaría en el primer tomo. Y no, no después de leerlo, después de ver la portada.

Pasemos a fustiga… ejem, analizar a los personajes. Hoy tengo un montón de lapsus.

Keitarou Urashima, el mentado protagonista. Inútil para los deportes, más tonto que Abundio, con el atractivo de una nevera por detrás, tan torpe que parece que entrena y fracasado en todo lo que intenta. Nobita de Doraemon con diez años más para haceros una idea. Ve a las chicas desnudas o les mete mano constantemente. Pero ojo, no es que sea un pervertido sino que tiene la peor suerte del universo y, sin querer, acaba en situaciones eróticas. ¡Que desgraciado! Aunque tampoco es de extrañar que no quiera, la mayoría de dichas chicas son tan bestias que Rocky Balboa les duraba medio asalto. ¿Por suerte? Keitarou es inmortal. Da igual que le peguen, lo lancen por los aires o le ataquen con todas las armas existentes, siempre sobrevive y tenemos que seguir aguantándolo.

Sí, este manga parte de que es graciosísimo ver a chicas maltratando a chicos, asunto que se toma a cachondeo porque, ya sabéis, las mujeres son débiles. ¡Ni que estuvieran al mismo nivel que los hombres y también pudiera considerarse una agresión seria y despreciable!

Sin título

Naru Narusegawa. DESTRIPE La que acabará llevándose a Keitarou. Lo he puesto como destripe, pero si no os lo oléis desde el principio… espero que vuestro sueño no fuera ser detectives. FIN DESTRIPE Ostenta el título de «Hostiadora Principal» y su papel se resume en: pegar a Keitarou, pegar a Keitarou por hacer algo pervertido, pegar a Keitarou porque no lo quiere, pegar a Keitarou por mirar a otra chica en lugar de a ella, pegar a Keitarou sin ninguna razón y… ¿he mencionado pegar a Keitarou? Lo anterior me ha hecho desarrollar la teoría de que este en realidad es masoquista, la que más le gusta es la que más lo maltrata.

Sin título¡Oh, síii! ¡¡¡Dame más fuerte Naru!!!

Motoko Aoyama, la practicante de kendo calmada y seria (¡ja!). Como buena tsundere, se dedica a darle espadazos a Keitarou hasta en el carnet de conducir. Al principio porque lo odia o, en defecto de la anterior, por hacer algo pervertido. Luego, al percatarse de que le gusta ¡le da aún más espadazos para disimularlo!

Shinobu Maehara, la lolita llorona, tímida e inocente hasta lo exagerado. Es de las primeras en enamorarse de Keitarou, pero no es capaz de decírselo y se conforma con mirarlo y hacerse ilusiones mientras suena la música de una mala película adolescente. Se la pasa gimoteando por todo u escandalizándose cuando la gente habla de algo tan subido de tono como los besos. Debería meterse a monja de clausura de todas formas no notaríamos su ausencia.

DESTRIPE Kanako Urashima, la hermanastra de Keitarou e hija secreta de Mortadelo, tiene una habilidad para disfrazarse que ya quisiera Johnny Depp. Esta enamoradísima de Keitarou desde siempre, pero jamás se plantea decírselo cuando este está más solo que la una, sólo se declara cuando ya tiene a otra que le gusta para estar segura de que no la corresponda. FIN DESTRIPE

Kaolla Su, la extranjera del grupo y tan hiperactiva que parece que se inyecta cafeína en vena. Por supuesto, lo anterior es una excusa para que haga cosas indecentes «sin querer». Es que claro, ¿cómo va a saber la pobre muchacha que ponerle a alguien las bragas en la cara (sin quitárselas, por si os lo preguntabais) se puede malinterpretar? Si eso se hace en todas partes. ¡La culpa es de los japoneses por ser tan puritanos!

Mitsune Konno, apodada «Kitsune», que significa zorra (en el sentido de que es muy astuta y no en el que todos habéis pensado, ¡cochinos!). Es la tetona liberal, interesada y despreocupada a la que sólo le importa emborracharse y sacar tajada de cualquier situación. Lo mejor que se puede decir de ella es que tontea con Keitarou a propósito y no trata de hacerse la inocente y pudorosa, al contrario que las otras, que son una panda de falsas.

Mutsumi Otohime, torpe y tan enfermiza que no deberían dejarla salir de la UVI, por su bien y el de los que están a su alrededor. Es más gafe que Conan Edogawa y allá donde va provoca accidentes, naufragios y, lo que es peor, fanservice a mansalva. Keitarou pasa de ella aunque también sea de las pocas con las que no tiene que preocuparse por que le partan la cara cada treinta segundos. No obstante, casi que mejor, tanta incompetencia junta podría implosionar el universo.

Sentencia

Patético intento de comedia picante para menores con un anti héroe gafe e imbécil de protagonista.

Reseña Highschool of the Dead (Daisuke y Shouji Sato)

La basura hecha anime

Dead es como deseas estar después de haber visto esta bazofia. Si decides verla y eres normal, te recomiendo tener a mano varias bolsas para vomitar por lo que pudiera pasar.

highschool No puedo hacer un análisis del argumento de este anime (no lo quiero ni llamar anime, así que a partir de ahora lo llamaré por un nombre que se ajuste más a la realidad: mierda), salvo que es lo más simple y poco original del mundo (apocalipsis zombi y adolescentes que van de listos, guao, ¡no me lo esperaba!). Comento la razón: todo queda eclipsado por un ecchi exagerado y nauseabundo que provoca que no te tomes en serio nada de lo que estás viendo. Es el típico “ponemos la trama como excusa para poner tetas”.

Describiría esta mierda como una colección de insultos hacia el buen gusto en general y hacia las mujeres en particular. Un homenaje más a la misoginia. Las chicas no son tratadas como seres humanos. Son tetas de formas imposibles, culos y poco más. Cosas. Objetos pensados para pajilleros de esos que no tocarías ni con un palo.

Les enfocan las tetas, el culo y las bragas en los momentos más inverosímiles: cuando están luchando contra los zombis, cuando están siendo devoradas por los zombis, cuando huyen por los pasillos… Por no decir que hasta durmiendo parece que están teniendo orgasmos.

Psicológicamente, las chicas de esta mierda son unas inútiles con inteligencia casi nula y con dependencia emocional total de los tíos.

hsotdEl público objetivo al que va dirigido esta mierda

Cuando ves el tipo de personaje femenino que ha creado Daisuke Sato, el autor, te das cuenta de que es un machista de mierda que lo ha hecho a medida de machistas de mierda. Las chicas sirven como objeto sexual para que se les alegre la polla y a la vez las pueden llamar zorras a gusto. Dos pájaros de un tiro. La hipocresía de siempre.

Personajes masculinos

  • Takashi. El guay. El macho dominante. Maltratador y celoso. Por supuesto, se convierte en el líder del grupo. ¿Cómo no iba a estar un pene al mando? Además, como en todo harem que pretenda cubrir las fantasías de su público pajillero, te lo pintan como a un nice guy poseedor del “efecto Axe” y todas las chicas del grupo están enamoradísimas y todo el día en celo a su alrededor.
  • Hirano. Un friki pringao, que parece ser que la intención era que fuera gracioso. Y sí, me parto, ¿no me véis? Tiene por la cara la capacidad de disparar cualquier arma mejor que los profesionales del ejército, para que os hagáis una idea del nivel de coherencia y realismo de esta mierda.
  • Shido-sensei. Clásico personaje manipulador y cabrón al que se nota que lo han hecho muy asqueroso a propósito, supongo que para que nos olvidemos de lo asquerosos que son los demás personajes, sin conseguirlo porque están a la par. Es malo porque sí y no tiene ningún tipo de motivación ni parece que quiera lograr nada con ello.
  • Zeke. Un perro que sólo está para poner una mascota mona en el grupo. Aunque para mí es el mejor personaje porque no habla y es el mejor construido del grupo en comparación.

Estereotipos sexuales Personajes femeninos

  • Rei. La niña mona y “perfecta” destinada a ser la novia del prota, nada más que decir.
  • Takagi. La típica tsundere. Se supone que es una genio, pero en realidad hace poco más que decir estupideces con cara de estreñida e intentar llamar la atención de Takashi.
  • Shizuka-sensei. La profesora cachonda y voluptuosa hasta la deformidad (tiene más tetas que cabeza). Directamente es gilipollas, inútil y tonta del culo. Sólo sirve para añadir el estereotipo de rubia tonta buenorra y para pasearse en bolas creando fanservice.
  • Saeko. La samurái. Parecía un personaje interesante porque no es tan dependiente como las otras tres inútiles. Aunque no nos flipemos: cuando la ponen a luchar con un atuendo consistente en un delantal y un tanga, comprendes que en realidad la función del personaje es la de las otras tres. En el fondo es el clásico estereotipo de chica peligrosa con tintes de dominatrix que te imaginas con su fusta katana diciendo “chico malo”.
  • Alice. La loli. Cuando creías que no se podía ser más repulsivo, y que al menos aquí iban a tener un poco de decencia y dignidad, te das cuenta de que no se olvidan de su público pedófilo. Por cierto, no parece afectada por el hecho de que su padre haya sido asesinado cruelmente delante de sus narices. Ella es una loli, debe dar felicidad a su público.

Relación Takashi-Rei

En el primer capítulo tenemos a nuestro caballeresco protagonista Takashi propinándole una buena hostia a la chica que “ama”, Rei, porque le ordena abandonar la clase y ésta se niega. Para colmo, Rei ha tenido la poca vergüenza de creerse libre y rechazar en un principio al galán protagonista, cosa que éste le recrimina constantemente. Él está celosísimo pero a la vez tontea con todas las chicas del grupo. Luego la chica se dará cuenta de lo equivocadísima que estaba y ahora no puede vivir sin él. O más bien sin un macho porque, muy convenientemente, el novio de Rei es el primero y único que muere y en cuanto eso pasa, sin mostrar ningún sentimiento ni reflexión al respecto, Rei se empieza a tirar encima de Takashi.

high school of the deadEl protagonista usando a su novia, y en concreto a las tetas de ella, a modo de barricada para disparar a los zombis, en un desprecio absoluto por su integridad física. Y sí, la chica parece que está teniendo un orgasmo

Otros aspectos

Atuendos. Los chicos, con ropa hasta el cuello. Las chicas, cuando van más recatadas, usan el uniforme escolar consistente en una falda-cinturón y una camisa ajustada para que apreciemos bien la forma de sus pechos. Después varias variantes: en bragas y sujetador (que al parecer no sirve de nada, porque las tetas le botan cada vez que dan un paso), tanga, camisas que con dos gotas se transparentan o directamente en bolas.

hsotd2Chicas listas para luchar y chicos listos para luchar, respectivamente. ¿Machismo y cosificación de la mujer? ¿Dónde?

Tetas. Las tetas de esta mierda tienen el caso más claro de “complejo de súper Mario” que he visto nunca. No sólo se la pasan botando de forma inverosímil, es que además cambian de tamaño en cada fotograma.

Intento de violación. En esta escena cuya víctima es Rei sacan hasta el más mínimo detalle de cómo el violador le toca las tetas y se las estruja en un ejercicio descarado de morbo para que el espectador disfrute.

Escenita en el baño. Se resume, de nuevo, ¡oh, sorpresa!, en tetas y caras como si estuvieran teniendo orgasmos sucesivos y simultáneos (sí, ambas cosas). Escena que combinan con otra de los dos chicos, insisto, tapaditos hasta el cuello, hablando de cosas serias e importantes como la supervivencia y la causa del virus que las chicas no podemos entender, mientras de fondo se oyen los gemidos y las risas de las chicas en el baño (sí, en mitad de un apocalipsis zombi y con sus familias en paradero desconocido parece que no son conscientes de la situación. Al parecer las tías somos gilipollas).

Frases célebres. Esta mierda está plagada de frases célebres, eso sí, de la época medieval: “hazle caso: el hombre ha hablado”, “nosotras cuidaremos de la casa”, “los hombres nos encargaremos de ir para ver si es seguro”, “Protejamos a las mujeres y a los niños”, “Te confío a mi hija para que la protejas”. Uhhh, todo es tan progre que me emociono.

Conclusión

Comprenderéis que después de ver esta mierda, mi salud mental y física (que se lo digan a mi estómago) se ha resentido bastante. Y es que un zombi putrefacto y pestilente es todo un primor en comparación a los repugnantes “valores” que derrocha esta mierda. Que sea tan famoso entre la chavalada me deja perpleja y asustada.

Mi calificación es un 0,1 sobre 10, siendo generosa (el decimal es por los zombis, que me parecen majos). Por lo demás, repito, es una mierda de anime.

Reseña Junjou Romántica (Shungiku Nakamura)

No sé si Shinjuku Nakamura es una ingenua o una genio

Esta reseña va dedicada a Sara, a la que le hacía ilusión que me metiera con esta obra. Espero cumplir sus expectativas.

Si mis conocimientos de japonés no me fallan, el título significa «inocencia romántica». Una de dos: o la mangaka es un alma cándida que de verdad cree estar contando una historia romántica, o es una genio de la manipulación que presenta una historia abominable tratando de que el público se trague que es romántica (y lo aterrador es que ha colado).

Este manga cuenta la vida de tres parejas, cada una con un nombre raro que no tiene nada que ver con su relación, pero se los puede llamar a todos de la misma forma: los acosadores. El mensaje de la historia es claramente que para conseguir que alguien te ame debes acosarlo (sobre todo sexualmente), cuando te empiece a acosar él también a ti sabrás que has logrado tu objetivo y podréis ser felices en vuestra enfermiza relación de celos, inseguridades y falta de comunicación. Y que conste que no lo digo yo, se deja claro a lo largo de la obra hasta tal punto que deberían haberle puesto el cartel de «nunca imitar en la vida real», porque cualquiera de los comportamientos presentados puede tener serias consecuencias legales y doy fe de que levantarse ante un juez y decir «señoría, si amar es delito me declaro culpable» no es una defensa aceptable. Pasemos a hablar de las parejas en cuestión.

Sin títuloAsí se crean y definen las relaciones en este manga.

Junjou romántica (romántica dice, ¡ja!), la pareja protagonista: Takahashi y Usami.

Akihiko Usami es muy rico porque él y su familia saben usar el klapaucius (no hacen nada aparecido a trabajar), atractivo, un genio que se graduó como el primero de su clase y un súper escritor adorado por los lectores y reconocido por la crítica. Además, tiene un pasado trágico porque de niño sus padres pasaban de él (hola, Gary Stu). Estaba enamorado del hermano de Takahashi, pero este siempre pasó de él (¿será porque lo respetaba?). Luego se enamora de Takahashi, con el que saca su faceta de violador y empieza a agredirlo sexualmente, consiguiendo que a los pocos meses este lo corresponda (¿veis lo que os decía?). Como buen acosador, Usami tiene celos patológicos e intenta aislar a Takahashi para que no tenga amigos ni nadie se le acerque (es el novio ideal, ¿eh?).

Misaki Takahashi es un pelele con la personalidad de un rábano con problemas de timidez. Aparentemente, le mola que lo sometan y violen, porque al principio odia a Usami, pero su aprecio aumenta de forma proporcional a las veces que este se pasa su consentimiento por el forro. De vez en cuando tiene atisbos de reflexiones o arranques de genio que lo diferencian de un felpudo, sin embargo, se limita a quejarse un poco y luego seguir haciéndole de esclavo sexual chacha a Usami y aguantándoselo todo.

—PeRRHo eHn éL Fhondo elh HotrO Lo ehst DezehanDo, hezHo no EZ bIOlaziÒn

—Emm, siii, claaaro *se aleja lentamente y empieza a marcar el 112*

Junjou egoísta: Kamijou y Kusama.

Hiroki Kamijou, un tsundere al que le gustaba Usami, pero este pasa de él. Mientras se lamenta por su corazón roto aparece un tío aleatorio que empieza a colarse en su casa cual psicópata obsesivo y al final le confiesa que es porque se ha enamorado de él a primera vista (nunca entenderé por qué, Kamijou tiene una malafollá que dan ganas de tirarle cajas de All-Bran). Al principio Kamijou lo manda a paseo, pero luego hecha de menos su acoso y empieza a ser él el perseguidor hasta que se hacen novios.

Nowaki Kusama tiene complejo de inferioridad e intenta ponerse al nivel de Kamijou para ser digno de él. Lo malo es que ambos sufren de incomunicación patológica y después de siete años juntos son incapaces e decirse las cosas a la cara, así que cada vez que Kusama oye una frase aleatoria de su novio actúa según lo que interpreta que Kamijou espera de él y crea un estúpido malentendido que Kamijou tampoco es capaz de aclarar. Al final ambos viven en un buche de inseguridad, incomprensión y falta de confianza que haría las delicias de cualquier psiquiatra.

Junjou terrorista: Miyagi y Takatsuki.

Shinobu Takatsuki es un chaval que, por coincidencias ridículas a las que llama destino, se enamora de su hermano político, Miyagi. Cuando se entera de que este se ha divorciado se le declara, a lo que Miyagi le contesta que está de la olla y que ni le gustan los hombres ni piensa relacionarse con un menor hijo de su jefe. Para que Miyagi se replanté su sexualidad y olvide los «insignificantes» problemas que podría traerle tener algo con él, Takatsuki se dedica a perseguirlo y hacerle proposiciones indecentes.

You Miyagi es un recién divorciado al que de pronto su ex cuñado le declara su amor. Pero como es, además de un docente que sabe tratar con adolescentes, un hombre responsable decide encarar el problema con madurez… que nooo. Lo que hace es agredir sexualmente a Takatsuki para que así este lo denuncie se traumatice y lo deje en paz. Sin embargo, su plan hace que se de cuenta de que siente algo por Takatsuki, así que piensa why not? que tampoco es mala idea abrirse a experiencias nuevas y le pide al otro salir.

Por supuesto, se da el traspaso de roles y en las parejas hay uno más afeminado y otro más machote. Y, por supuestísimo, el que sufre violaciones es el afeminado porque los hombres de verdad no pueden ser violados. ¡Larga vida al machismo, la perpetuación de estereotipos y la justificación de la violencia sexual!

Sin títuloSin contar que la trama es absurda hasta el surrealismo y se resume en una espiral infinita en la que las parejas se pelean, ya sea por un malentendido que habrían resuelto hablando un minuto como personas no retrasadas civilizadas, ya porque a un personaje aleatorio le da por malmeter sin ninguna razón; y luego se reconcilian. Así que la historia es infinitamente aburrida predecible.

Por cierto, la reconciliación implica SIEMPRE una sesión de sexo (¿solucionar los problemas hablando seriamente? ¿qué es eso?) que sólo está por amor al porno para añadir páginas. Me imagino a la mangaka pensando: «Mmm, tengo que entregar cuarenta páginas y sólo tengo argumento para treinta y cuatro. ¡Ya sé! Dibujaré seis de sexo, así no sólo llenaré el cupo sino que, además, lograré que los lectores estén tan ocupados babeando que no se den cuenta de que mi argumento se repite como el ajo.» Y también me la imagino dibujando cada página sobre la marcha y que se quede como salga, porque el manga está lleno de deformaciones, a ratos parece desconocer el término proporción y varias viñetas están colocadas de forma aleatoria como si las hubieran puesto de cualquier manera con tal de encajarlas en la hoja.

Sentencia

Si te molan los shoujos yaoi saturados de clichés y las fantasías de violación puede entretenerte un rato, en caso contrario ¡quémalo! ¡Rápido, antes de que esto se siga extendiendo!

PS: Si habéis leído también mi reseña de Sekaiichi hatsukoi pensaréis que he hecho un par de copia-pega. Pues… ¡Bingo! Es exactamente lo que he hecho, y no por pereza que también, sino porque prácticamente todo lo que dije en dicha reseña es aplicable a esta y tampoco merece la obra que me rompa la cabeza.

Reseña Tengen Toppa Gurren-Lagann (Hiroyuki Imaishi)

Esto es tan malo que es genial

Después de ver este anime no sabía si reír o llorar, lo que sí tenía claro es que los creadores deberían dedicarse a los juegos de azar (sin habérmelo pensado me ha salido un pareado); es la primera vez que veo semejante capacidad para invertir la Ley de Murphy. Para realizar esto parece que los guionistas hubieran asistido a un cursillo sobre «cómo destruir el género shounen desde dentro» y escrito sobre la marcha un guión tratando de incluir todos los estereotipos habidos y por haber. ¿Resultado? La mejor parodia involuntaria que he visto.

¿De qué va la cosa? Estamos en un futuro muy lejano en el que los humanos viven refugiados en poblados subterráneos. En uno de esos poblados vive un pringado niño normal y corriente llamado Simón, que es excavador. Un día, mientras hace su trabajo, desentierra por casualidad un robot que resulta ser especial y mejor que todos los demás (jamás lo hubiera adivinado). Entonces aparece otro robot (que aquí se llaman ganmen) que empieza a atacar el pueblo, pero Simón, un amigo suyo y una chica en bikini (no, no es broma) que viene del exterior consiguen derrotarlo. En la superficie se enteran de que unos hombres-bestia controlan los ganmen, deciden enfrentarse a ellos y los vencen gracias a los poderes especiales del suyo (que giro argumental tan inesperado). Luego otros, impresionados por su estupi… ejem, espíritu, por su gran espíritu de lucha, se van uniendo a su cruzada y al final de sus batallas acaba dependiendo el destino del mundo (pero que increíble sorpresa).

Podéis tomaros un minuto para recuperaros, soy consciente de que tanta originalidad junta impresiona. Y eso sólo es el argumento, ahora paso a los personajes. Estos acaban siendo tantos que podrían organizar su propio mundial de fútbol, pero como soy una persona muy vaga ocupada me limitaré a los más importantes.

Simón el excavador. El personaje principal que pasa de ser un marginado cobarde a un héroe, por supuesto, en cuestión de meses y sin apenas esfuerzo, entrenamiento y esas cosas sin importancia. Como todo protagonista que se precie, tiene traumas y le suceden un montón de desgracias para que nos de penita; aunque parece que lo lleva bien, tan pero taaan bien que yo propongo canonizarlo. ¿Juan Pablo II? ¡Bah! Este tío sí que tiene una capacidad de recuperarse y perdonar que ni Jesucristo. DESTRIPE ¿Muere mi «hermano»? Me deprimo unas semanas y lo supero. ¿Me abandona mi gente? Entiendo que estaban pasando por un mal momento. ¿Mi mejor amigo me traiciona y manda matar? Un instante de debilidad lo tiene cualquiera. ¿Muere mi mujer el día de la boda? Mala suerte, al menos ha sido una ceremonia preciosa. FIN DESTRIPE Por lo menos evoluciona algo a lo largo de la historia. Eso le da puntos. Hay demasiados como él que tras cuatrocientos capítulos y tres mil batallas siguen siendo los mismos imbéciles que conocimos en su momento.

Kamina, el líder del grupo y alguien cuya personalidad y acciones son tan increíbles, en el sentido literal de la palabra, que siempre deja a los otros con la boca abierta; y dentro de esta serie eso es decir mucho. Es el rey de la tontería, el presidente del club de los pervertidos, el santo patrón de las exageraciones y una de las razones principales de que esto sólo pueda considerarse como una parodia (aunque hay muuuchas más). Si hubiera tomado un chupito cada vez que hace o dice alguna estupidez me habría dado un coma etílico en el primer capítulo. DESTRIME Y cuando murió no sabía si lamentarme por no poder reírme más de él o pensar que lo único raro era que no se lo hubieran cargado antes. FIN DESTRIPE

Yoko, francotiradora de profesión y exhibicionista por devoción. Su ropa para la guerra consiste en la parte superior de un bikini y unos pantalones-bragas, que para más inri lleva desabrochados. Creo que en algún momento se dio cuenta de que iba demasiado ligera de ropa, así que decidió arreglarlo poniéndose ¡una bufanda! Si es que ya se sabe, el cuello es una zona muy erótica y no es cuestión de ir provocando, además, así se protege de resfriados en un clima claramente desértico, todo son ventajas. Al menos no es una damisela en apuros, ni una chica de relleno para dar fanservice y luego forrarse vendiendo figuras y hentais de ella; que también, pero al menos no es sólo eso aunque su «pechugonismo» aumenta conforme avanza la serie.

Sin títuloTodos los que encontraron esta imagen decidieron ver el anime por su gran argumento.

Nia, la antítesis de la anterior: dulce, inocente y no enseña las tetas. Pero sobre todo es inmutable porque. Ella. No. Cambia. Nunca. Da igual que sea abandonada, secuestrada, amenazada, maltratada y viva una guerra, seguirá siendo cariñosa, confiada e inclinada a pensar bien de la gente. Aunque esto quizá se deba a que sufre uno de los casos más graves de atontamiento que he visto nunca. DESTRIPE Si solo fuera así al principio todavía, pero años después sigue estando demasiado en Babia como para entender la propuesta de matrimonio de Simón. Aunque el anillo con su buen pedrusco sí se lo queda, así que tan tonta no es. FIN DESTRIPE Entre su incapacidad para enterarse de lo que pasa a su alrededor, los efectos de sus comidas y los ojos que tiene para mí que le hecha alguna droga a las ollas con la excusa de que es aliño.

Viral, el rival (sin habérmelo pensado me ha salido otro pareado). Es el típico enemigo noble con el que los protagonistas mantienen una relación de odio-competición y que aparece para retarlos de vez en cuando, llevándose siempre su paliza de rigor, lo que sólo le anima a seguir intentándolo. DESTRIPE Al final decide aplicar el dicho «si no puedes con el enemigo únete a él» y se cambia de bando. Y, por supuesto, los otros no sólo confían en él sin reservas sino que le dan un puesto clave en su ejército, pese a que lleva años intentando matarlos. FIN DESTRIPE

El argumento y los personajes mencionados se unen para crear multitud de situaciones a cual más surrealista y/o cliché, como si los creadores compitieran consigo mismos y no pudiesen dormir por la noche de no superarse. Además no hay sorpresas, sabes que los buenos ganarán por ser buenos y los malos perderán por ser malos. Porque sí, esta es una de esas series donde es irrelevante que los protas desconozcan la palabra estrategia y se lancen de frente contra alguien más fuerte y con muchísimos más recursos (aunque tampoco es que los enemigos sean muy listos ni capaces, viéndolos me preguntaba cómo no habían perdido antes, luego volvía a mirar a los buenos y lo entendía); también da igual que los muelan a palos, haciendo todas las burradas que se les ocurran y por desfavorable que sea la situación, con gritar «¿quién coño te crees que soy/somos?» o «aunque sea imposible hay que echarle huevos» surgen los poderes especiales de su ganmen y ganan con un ataque o transformación nueva. Pero hay que admitir que dan ganas de seguir viendo capítulos sólo por descubrir cómo se desarrollarán y exagerarán hasta lo esperpéntico situaciones ya vistas miles de veces.

Lo único que le reconozco al anime es que tiene una gran banda sonora que acompaña perfectamente a lo que pasa y que, muy importante, no tortura al espectador con relleno.

Sentencia

Genial; como sátira. Lo triste es que va en serio. Cuando te das cuenta de eso descubres cuán bajo ha caído el género.

Reseña Yuri Kuma Arashi (Kunihiko Ikuhara)

Sentido, sinsentido y una sobredosis de simbolismo

En la temporada de invierno de este año 2015, comenzó este prometedor anime a cargo de Kunihiko Ikuhara, director también del anime Shoujo Kakumei Utena (obra de culto donde las haya y que recomiendo) y Mawaru Penguindrum.

En Yuri Kuma Arashi se nos plantea un mundo dividido en dos: el de las humanas y el de las osas. Un muro casi infranqueable. Amores y odios entre ambos universos… En medio de todo esto, dos osas, Ginko y Lulu, cruzan la puerta hacia el otro lado haciéndose pasar por humanas, poniendo especial interés en Kureha, nuestra humana protagonista.

Yuri-Kuma-Arashi-protagonistas-701x1000

Al principio la historia me pareció lo más absurdo del mundo, algo que a priori no considero un inconveniente porque personalmente me encantan los argumentos “raros”. Pero en esta ocasión la consideré bastante mala vistos los primeros capítulos. Era una sucesión de situaciones muy estúpidas en las que una se puede reír de pena sin ningún problema (sí, he dicho reír de pena): “terroríficas” osas con aspecto de peluche con intención de comerse a las humanas, una especie de excéntricos juicios cuyo juez se llama “Life Sexy”, frases aparentemente sin sentido que repiten hasta la saciedad…

Yurikuma8

Observemos las caras de idiotas que tienen las osas

Sin embargo, para mi sorpresa, de manera progresiva se fue haciendo “tragable”, ignoré el fanservice (porque como no lo haga, raro es el anime con fanservice que para mí pasaría del 5) y me fui enganchando al mismo ritmo que se iban despejando las incógnitas.

El surrealismo no nos abandonan en toda la trama. Pero este aparente sinsentido va adquiriendo significado, presentándose en forma de metáfora para criticar actitudes muy reales.

Si ahondamos en ella, nos encontramos que el tema principal es la intolerancia hacia un amor calificado de prohibido por las normas arbitrarias de una sociedad. Quebrantar las normas tiene consecuentemente su castigo, como no podría ser de otro modo. En el mundo humano, quien se salga de esta norma, quien no se adapte a ella y rompa con la uniformidad impuesta es “maldad y debe ser aniquilado”.

Por su parte, las osas representan el otro, el enemigo que hay que destruir. Pero el mundo de las osas no es ajeno a las reglas. También se constituye en sociedad con las suyas propias que, curiosamente, tanto en la forma como en el fondo, son iguales que el de las humanas: se repite la idea de aniquilar al enemigo, de no entablar ningún lazo de amistad o amor con ellos, pues de lo contrario estarás traicionando a los tuyos. En definitiva, una especie de fobia y desconfianza al que está al otro lado del muro.

Yurikumaarashi

Pero queda algo de esperanza. Y es que pesar de todo hay, de vez en cuando, valientes que quebrantan las reglas y cruzan ese muro simbólico guiadas por su corazón (toma pastelada que acabo de soltar). Como si por mucho que se impongan reglas injustas va a ser inevitable que haya quien las desafíe y no va a ser posible borrar el amor y esa conexión entre mundos.

Esta rebeldía la encarnan las tres protagonistas que, aunque tienen personalidades diferentes, poseen en común el sentido de lealtad y coraje. Creen por encima de todo en sus honestos sentimientos por encima de las normas impuestas y, por ello, no les importa arriesgar sus vidas.

Es de resaltar también el papel de esos juicios a los que las protagonistas son sometidas. Dejando de lado lo ridículo tanto de los nombres de los jueces (Life Sexy, Life Beauty y Life Cool) como de su manera de comportarse y expresarse (algo que no me molesta porque me parece hasta divertido), en mi opinión actúan a modo de consciencia de las protagonistas: qué desean y a qué renuncian para conseguirlo.

Yurikuma3

En cuanto al final, [SPOILER] fue emotivo y romántico, y por otra parte predecible, pero al no esperarme mucho más me dejó satisfecha. [FIN DEL SPOILER]

Para concluir, me ha parecido una historia llena de simbolismo (algo que me encanta pero que es tanto que es prácticamente imposible que no se te pase algo por alto), extraña, y en ocasiones estúpida. Sin embargo, esto no estorba para comprender el argumento: creo que la trama principal no tiene mucha complejidad y que el mensaje general es más obvio de lo que parece, aunque nos perdamos en las numerosas metáforas que lo rodean. No es el típico yuri, ni siquiera es el típico anime, ni para bien ni para mal. No es una obra maestra, pero para echar el rato está bien. Mi calificación: un 6 sobre 10.

Reseña Sekaiichi Hatsukoi (Shungiku Nakamura)

¿Quieres yaoi ultra tópico? Pues toma ocho tazas

Este manga es tan requetetópico que casi roza la parodia despiadada. Parece hecho por y para regodearse en clichés: tenemos reencuentros, amigos enamorados en secreto, prometida estorbo que sólo está para dar asco/pena, parejas popular-pringado y superior/guay-admirador/subordinado, familia que se opone a la relación de los protagonistas, pasados traumáticos, etcétera, etcétera.

—ZolO Lha kRiticAZ xKe heRez OmHoFovA
—No, porque tengo criterio. Demuestra que sabes leer y mira la reseña antes de hablar.

Esta es la historia de un amargado (no lo digo yo, él mismo lo deja bien claro) que trabaja en la editorial de su familia. Un día oye que sus compañeros lo critican diciendo que es un enchufado y, demostrando gran madurez (y también que eso no es España y no hay problemas para salir del paro), en lugar de ignorarlos coge una rabieta y se va a otra editorial para sacar un gran éxito y restregárselo por la cara. Por desgracia, en su nuevo curro lo no destinan donde él quería, lo explotan y su jefe es un tirano. Pero lo peor es que dicho jefe resulta ser su primer amor, al que dejó por el malentendido más estúpido del universo, que le dice que lo sigue queriendo y lo acosará hasta que vuelvan a salir juntos (¡y él escucha eso y no hace nada al respecto!).

Sin títuloNada preocupante ni aterrador al respecto, no señor.

A partir de ese momento nos cuentan, incluyendo todos los tópicos habidos y por haber, la relación de esos dos y la de algunos de sus compañeros de trabajo. No diré más, no vaya a ser que me emocione y desvele algo que podríais adivinar vosotros mismos en menos de 10 minutos, porque esta obra no es predecible, es lo siguiente.

Pasemos a los personajes. Su historia se cuenta por parejas. Entre el manga y las novelas cortas hay cuatro. Obviando el vil timo hecho de que te vendan una sola cosa por partes, eso está bien porque no habría podido aguantar siempre a los mismos hace el relato más variado.

Pareja número uno y protagonista: Onodera y Takano.

Ritsu Onodera es el amargado, pero no por gusto, ojo: el trauma por romper con Takano lo hizo desengañarse de la vida, no creer en el amor y volverse frío. Sensible el chaval. Además está tan confuso que no se cómo no se hiere a sí mismo. Le dice a Takano que no lo quiere y luego se deprime en cuanto lo ve hablando con otra persona, o llama su atención para, cinco minutos después, enfadarse porque este le hace caso. Aclárate, que no hay quien te tenga contento.

Masamune Takano tenía problemas familiares y cuando Onodera lo dejó se deprimió y su vida se hundió y drama, draaamaaa. Su afición es acosar sexualmente a Onodera, aunque no importa porque este es la definición andante de decir «No» cuando quiere decir «Sí y bien fuerte» para luego, mientras se abrocha los pantalones, decir que no lo quiere y eso no ha significado nada. En el fondo están hechos el uno para el otro. Que bonito, retorcido y enfermizo es el amor.

Pareja número dos: Kisa y Yukina.

Shouta Kisa es el mayor del grupo, pero parece el menor (y en Japón se denomina shoutacon a la pedoflia masculina el gusto por hombres aniñados, ¿guiño?). Es más negativo que un termómetro en Alaska y siempre está deprimido y/o quejándose por tooodo (no mejora en su trabajo, no confía en sí mismo, el día amanece nublado…). Ha tenido tantos amantes que ya quisiera Mata Hari, pero no puede darle un beso a su novio, le da mucha vergüenza y se ruboriza cual cura de clausura (¿?).

Kou Yukina, la contrapartida del anterior: es optimista y vive en el país multicolor con la abeja Maya, aunque tiene un lado siniestro en plan mister Hyde. Es guapísimo y toooda mujer que lo ve empieza a babear por él. Será por eso que acaba saturado y, por ninguna razón que se molesten en darnos (mi teoría es que tiene shoutacon), acaba con Kisa; ya que con verlo dos veces sabe que es su amor predestinado (¡¿?!). Bueno, aquí nada es muy coherente ni lógico.

Pareja número tres: Yoshino y Hatori.

Chiaki Yoshino, un idiota. Intentaban hacerlo ingenuo, pero es taaan inútil que no sabe ni alimentarse por su cuenta. Además, hay cosas que no se hacen porque están muy feas, caca. Como salir con alguien al que no estás seguro de querer para seguir teniéndolo pendiente de ti, o quejarte de tu novio a un amigo al que le gustas y tontear con él para luego rechazarlo. Nos intentan convencer de que lo hace sin querer para que no pensemos que es rastrero. No cuela.

Yoshiyuki Hatori es más seco que la mojama y sólo sabe hablar de tres cosas: trabajo, trabajo y trabajo. No es capaz de expresar sus sentimientos ni aunque su vida dependa de ello. Se lo calla todo y luego se enfada porque su novio no es capaz de leerle la mente. ¡Claro que sí, campeón, sigue así! Si tuviera que puntuarlo como pareja del uno al diez le daría un… menos siete, y sólo porque soy magnánima y tengo en cuenta lo inaguantable que es Yoshino.

DESTRIPE Pareja número cuatro: Yokozawa y Kirishima.

Takafumi Yokozawa es un amigo de Takano que está enamorado de él, para así poner a la relación de este con Onodera una pseudodificultad más falsa que una moneda de corcho. Evidentemente, lo rechazan y luego le buscan a alguien para así alargar la historia. Tiene un aspecto intimidante y parece un gruñón, pero en realidad es un típico tsundere al que los animales y los niños adoran.

Zen Kirishima es un editor de mucho éxito, pero incapaz de hacer absolutamente nada más, por lo que es su hija quien tiene que cuidarlo y llevar la casa. Se ve que en Japón son más permisivos con lo que consideran explotación infantil. ¡Ah! Y no acosa a su interés romántico para ganárselo, lo chantajea. Pfff, aún no se que pareja es más ejemplar aquí. FIN DESTRIPE

El desarrollo de la historia es circular y sigue el siguiente esquema en todos los casos: ambos están felices, tienen un problema y/o malentendido, se pelean y/o dudan de si mismos y/o del otro, se reconcilian. Y así hasta el infinito y más allá. Es muy cansino porque en lugar de avanzar con la trama nos relatan lo mismo de distinta manera una y otra y oootraaa vez. Entre eso y que la reconciliación implica una sesión de sexo detallada, sin importar dónde o qué estuvieran haciendo los personajes, al final parece que toda la historia es en realidad una excusa para ver pornografía.

Sin títuloTodos sabemos a lo que venimos cuando nos ponemos a leer este manga.

Sin contar que aquí se da el famoso y homófobo traspaso de roles. Porque claaaro, como lo único natural son las relaciones hombre-mujer, para que exista una pareja de dos hombres uno tiene que ser afeminado y otro machote, lo que, por supuestísimo, está directamente relacionado con la posición que ocupan en la cama. ¡Viva la perpetuación de estereotipos!

—aH my Mhe gUZta, OzEa ke Hez vUeNa
—¿Otra vez tú? *le dispara con una escopeta*

Y un último apunte. No se si la parte del trabajo de las editoriales está basada en hechos reales, pero me imagino perfectamente a la mangaka dibujando cada página en diez minutos mientras su editor le grita que no llegan a la imprenta. El manga entero está lleno de deformaciones esporádicas, errores en la proporción y viñetas colocadas de forma rara que me hicieron bendecir la piratería por no haber tenido que pagar para leerlo.

Sentencia

Si te gustan los shoujos yaoi muuuy tópicos y las fantasías de violación puedes pasar un rato entretenido, en caso contrario huye como si de la peste se tratara.