Reivindicación de la versión original de La Bella y la Bestia

¿Conoces el cuento de La Bella y la Bestia? Pues lo cierto es que la respuesta es que seguramente no, al menos por lo que respecta a la verdadera historia. Sé lo que estás pensando: «¡¿Qué me estás containeeer?! ¡Pero si habré visto como 3.892 veces la película de Disney y me he leído casi todas las re-interpretaciones que han salido!» Sí, pero resulta que tanto la película de Disney como todas las re-interpretaciones posteriores parten de la historia de Jeanne-Marie le Prince de Beaumont, sin embargo, la versión original es la de Gabrielle-Suzanne Barbot de Villeneuve. Beaumont se apropió de la historia y la adulteró. Y ya que Disney ha sacado una nueva versión que se jacta de ser más feminista, inclusiva y tal, ¿qué mejor momento para reivindicar la obra original? Porque, damos y caballeras: resulta que el cuento original es una crítica social al clasismo y al sistema matrimonial de su época; además, tiene unos mensajes que, con alguna actualización, pueden ser muy sanos y hasta feministas.

A continuación procederé a comparar las versiones de Villeneuve y Beaumont, reivindicando los detalles de la primera que fueron vilmente modificados o eliminados para que se vea cómo cambia la historia. Obviamente, desde aquí va a haber SPOILER.

1

La Bella (apodo por el que la conocen, su nombre real nunca se menciona) es la gran perjudicada por los cambios de Beaumont. En la obra de Villeneuve es hermosa y virtuosa porque así señalaban los estándares de la época que debían ser las mujeres, no obstante, no es una mártir abnegada y unidimensional que soporta todo, y se puede apreciar su sensatez, orgullo, fortaleza y, sobre todo, practicidad.

Al principio, cuando su familia es rica, la Bella de Beaumont se muestra humilde y no quiere casarse por no dejar solo a su padre; la de Villeneuve no se queda al margen mientras sus hermanas disfrutan y es la primera que se dedica a ir a fiestas, darse aires de grandeza y valorar a posibles maridos. Cuando pierden su fortuna la Bella de Beaumont se resigna fácilmente a ser pobre y ser la esclava de sus hermanas; la de Villeneuve se entristece y lamenta, pero hace de tripas corazón para sobreponerse porque no sirve de nada amargarse por algo que no se puede cambiar, y ni de broma acepta currar para sus hermanas, que también trabajan. Si la Bella de Villeneuve pide una rosa no es por humildad frente a la avaricia de sus hermanas, sino por sensatez y realismo: no quiere ilusionarse antes de tiempo con que van a recuperar su fortuna y prefiere hacer un pedido fácil en lugar de uno que no pueda cumplirse. Mientras que la Bella de Beaumont se entrega a la Bestia como una mártir, la de Villeneuve queda muy afectada y si decide entregarse es por considerar que lo ocurrido es culpa suya, y para callarles la boca a sus hermanas. Una vez tomada la decisión trata de animarse y animar a su familia. Y, cuando se da cuenta de que la Bestia no va a matarla, se pone a disfrutar del lujo sin reparos.

Este tipo de detalles me encantan y demuestran que la Bella es muy fuerte. Al contrario de lo que quieren vendernos ahora, ser una mujer fuerte no significa necesariamente ser una borde enfadada con el mundo y saber pelear. Se requiere mucha fortaleza para mantener la cabeza fría y, pese a estar afectada, tener la entereza para sobreponerse a los reveses. Lo único que falla en la obra de Villeneuve es la sororidad, ya que las hermanas de la Bella le tienen tirria sólo por ser más guapa y virtuosa y, por tanto, ser competencia a la hora de gustar a los hombres.

542662_10200865604669356_1796614231_nLas relaciones entre mujeres deberían presentarse así y no con arpías malvadas que odian a la santa de la protagonista por existir.

El detalle de querer volver a casa porque su padre está enfermo y tiene que cuidarlo para demostrar lo buenísima que es también es un inveto. En la obra de Villeneuve la Bella quiere visitar su casa simplemente porque echa de menos a su familia y porque, pese a los lujos, la soledad del castillo la agobia. Porque sí, la Bella se pasa todo el día sola, lo que me lleva al punto clave para entender el cambio en el mensaje (y por qué este queda tan absurdo en el caso de la historia de Beaumont): la interacción de la Bella y la Bestia. Resulta que la Bestia sólo aparece durante la cena, momento en que tienen una breve conversación basada en que la Bestia le haga a la Bella un par de cumplidos torpes y luego le pregunte si se quiere acostar con él. Sí, acostar en el sentido que estáis pensado. En la versión de Beaumont sucede lo mismo, pero la petición sexual se cambia por una petición de matrimonio porque la obra es mucho más mojigata. Cuando la Bella responde que no la Bestia se despide hasta el día siguiente. Obviamente, no es que pueda salir una gran relación de ahí.

Por otro lado, en la obra de Villeneuve la Bella sueña todas las noches con un chico muy guapo que dice ser prisionero de la Bestia y le gusta más conforme lo va conociendo, así que está cada vez más enamorada del desconocido y disgustada con la Bestia. Sin embargo, cuando él le propone asesinar a la Bestia la Bella se opone frontalmente porque, aunque ame al chico, la Bestia ha sido muy buena y le demuestra cariño a su tosca manera, por lo que se niega a pagar su bondad y sentimientos de forma tan cruel.

Cuando la Bella vuelve a casa su padre le recomienda que se case con la Bestia para tener el futuro asegurado, ya que ha resultado no ser mala. Pero la Bella se resiste y las razones son de los puntos más geniales del libro. Aunque está su enamoramiento con el misterioso desconocido, lo que de verdad la echa para atrás es, primero, que la Bestia es estúpida y la idea de pasar la vida con alguien incapaz de darle conversación la deprime; y segundo, el sexo. Sí, habéis leído bien. Pese a esa fantasía masculina que dice que las mujeres no saben nada de su sexualidad hasta que un machote se la descubre, las mujeres saben y sabían de sexo. Villeneuve muestra que eran perfectamente conscientes de que una de las cosas que se esperaba de ellas era que consumaran el matrimonio, y a la Bella no le mola el bestialismo (ba dum tss).

Una vez que la Bella vuelve al castillo y encuentra a la Bestia muriéndose, en la obra de Beaumont descubre que se ha enamorado porque patatas, lo que rompe la maldición por ser ella tan buena como para amar a un monstruo. En la obra de Villeneuve la Bella se da cuenta de que le tiene cariño a la Bestia y prefiere vivir ahí antes que con su familia. Sólo consiente a la propuesta de la Bestia de acostarse con ella (que no cunda el pánico, sólo duermen en la misma cama), a cambio de una promesa de matrimonio y fidelidad por parte de la Bestia, cuando su desconocido le dice que es la única forma de liberarlo. Y si acepta no es por amor romántico ni ilusionada sino porque, dado que ha decidido quedarse ahí y no hay manera de desposar al hombre que le gusta, lo racional es no obcecarse y tomar la mejor decisión para su futuro. Es a la mañana siguiente cuando la Bestia se ha transformado en el enamorado de la Bella. La necesidad de este acercamiento es un detalle imperdible porque ejemplifica que cuando una mujer descubría si su esposo era un «príncipe» o una «bestia» era en la intimidad, algo que por desgracia aún es de rabiosa actualidad: de cara a la galería todos los maltratadores y/o violadores suelen ser encantadores.

Por cierto, punto para Disney por darle a la Bestia una excusa creíble para palmarla. Eso de «me muero porque soy un rey del drama y no puedo vivir si no estás» jamás me convencerá.

France-Gifs-hetalia-france-31546515-400-226Drama king mode on.

¡Sorpresa! El cuento original NO termina con la conversión de la Bestia en príncipe. En la historia de Villeneuve a la mañana siguiente él le cuenta a la Bella cómo acabó preso de la maldición. Resulta que el padre del príncipe murió antes de que él naciera y su madre es una reina guerrera que, como pasaba años de campañas militares, dejó al príncipe a cargo de un hada para que lo cuidara. No obstante, cuando el príncipe crece el hada se enamora de él y comienza a acosarlo. Esto es muy interesante por ser de los pocos casos en que he visto que se represente el acoso de una mujer hacia un hombre sin fantasías masculinas que idealicen la situación de por medio (ya sabéis, el típico chaval de los harem al que se le tiran encima tías buenorras y no sabe a cuál escoger). El pobre príncipe está confundido y horrorizado ante el comportamiento del hada, que se aprovecha de que es su cuidadora para estar cerca de él, por lo que también estamos ante un abuso de poder. La maldición le cae como venganza cuando la rechaza, pese a que lo hace con tacto porque nunca ha sido altivo. En la versión de Beaumont no se aclara por qué acabó maldito el príncipe, pero bien pudo ser como castigo ya que, mientras que la Bestia de Villeneuve todo lo que hace está planeado cuidadosamente para romper la maldición y jamás actúa con maldad, con la de Beaumont no está tan claro. La Bestia de Villeneuve da comida y refugio al mercader padre de la Bella porque quiere ayudar, y cuando dice que va a matarlo por coger la rosa se está marcando un farol para que este le lleve a una de sus hijas. E incide mucho en que la hija tiene que saber cómo es él y que deberá quedarse en el castillo, nada de llevarla engañada. Además, ofrece riquezas a la familia de la Bella para ayudarla a salir de su mala situación y porque se siente culpable por el mal rato que les ha dado. Por otro lado, la Bestia de Beaumont dice que quien vaya a su castillo será para morir, así que perfectamente podría ser que en principio pensara matar el mercader o la hija y cambiara de opinión más tarde al ver la oportunidad de librarse de su hechizo.

Además, Villeneuve también hace mucho énfasis en que la Bestia siempre es respetuosa cuando trata con la Bella ya que, pese a que quiere librarse de la maldición, sabe que presionar y/o acosar a las personas no está bien y no quiere incomodarla ni hacerla sentir mal. Muy triste que dos siglos después todavía existan hombres que no entiendan esto. El problema que tenía el príncipe en la historia original no era un mal carácter, sino la imposibilidad de comunicarse con la Bella porque la maldición le afectaba tanto física como intelectualmente. (Bête en francés significa tanto «bestia» como «estúpido», lo que me hace preguntarme si no me estaré perdiendo bastantes dobles sentidos que enriquecerían la obra por no leerla en el idioma original.) Por cierto, como curiosidad diré que la bestia original tenía trompa de elefante y escamas. La versión leonada se popularizó tras la película de Cocteau y se consolidó definitivamente con la de Disney.

Sin título

Y otro detalle que Beaumont excluyó por completo fue el verdadero pasado de la Bella. Resulta que la madre del príncipe no aprueba que este haya prometido su mano a la Bella porque, pese a que haya roto la maldición y demostrado ser muy virtuosa, no es más que la hija de un comerciante. Aunque el príncipe suplica, la Bella hace gala una vez más de su realismo y fortaleza diciendo que no le importa quitarse de en medio. Y lo hace porque, pese a que quiere al príncipe, es consciente de que el amor no lo puede todo y nunca será aceptada en el mundo de él siendo una plebeya. Aquí entra en escena un hada bondadosa que ha estado ayudando al príncipe a romper la maldición y rebela que la Bella es su propia sobrina y una princesa. La madre de la Bella era un hada que se casó con un rey humano, pero esto está prohibido por las leyes del mundo feérico, por lo que su madre fue castigada y la Bella maldecida y debió ser ocultada por su tía como la hija de un mercader para evitar que la asesinaran. Concretamente, la maldición que pesaba sobre la Bella era que si vivía sería para casarse con un monstruo. Así que el encuentro de la Bella y la Bestia no fue ninguna casualidad, estaba todo orquestado por el hada buena para que tanto el príncipe como su sobrina se beneficiaran si su plan salía bien. Es ante esta circunstancia cuando la madre del príncipe se disculpa y cede de buena gana al matrimonio.

Implicaciones del auténtico mensaje de la obra

Cómo cambia la historia, ¿verdad? Y es que la original NO va de amor ni el supuesto poder redentor de este. Se recalca mucho que la Bella no ama románticamente a la Bestia porque lo que quería denunciar Villeneuve era el injusto sistema matrimonial de la época, donde las familias concertaban las uniones y entregaban a mujeres como mercancía, siendo que estas no sabían nada de su futuro marido la mayoría de las veces y lo percibían con temor. Sin embargo, Villeneuve también quiere dejar muy claro que no hay que dejarse llevar por los sentimientos y son preferibles el deber y el agradecimiento al amor. Es un aviso contra la pasión desmesurada porque el amor no lo puede todo. Por lo tanto, aunque a lo largo de la obra la autora deja caer varias veces que lo ideal sería poder escoger con quién casarse y que no hay ningún mérito en haber tenido la suerte de nacer en una buena familia, Villeneuve era tan realista como su protagonista y sabía que el matrimonio era la única salida que tenían las mujeres y que los prejuicios sociales son una carga muy pesada contra la que se tienen todas las de perder. Si al final la relación de la Bella y el príncipe funciona e involucra amor no es gracias al poder chupiguay del amor. Es porque se han conocido profundamente y sus carácteres y edades son compatibles; y también porque están en pie de igualdad, de ahí la importancia de que fueran de la misma clase social y que ella también tuviera una maldición. En cierto modo la historia da una de cal y otra de arena. Critica lo que había, pero a la vez mantiene los pies en la Tierra.

Personalmente, conocer la obra original no sólo me ha reconciliado con ella sino que considero el mensaje muchísimo más coherente que el supuesto «la belleza está en el interior», que siempre me ha parecido forzadísimo ya que luego tanto ella como él podrían ser portada en Vogue. Y es genial porque rompe definitivamente la idea tóxica que dio Beaumont de que una mujer puede transformar a un monstruo en un príncipe con amor. La Bella no tenía que redimir a nadie porque el príncipe siempre había sido encantador. Tenía que romper la maldición, y esta no se rompía con amor sino conociendo a una persona que, pese a la fachada poco halagüeña, en realidad nunca ha demostrado ser mala. Como persona introvertida me ha encantado ese mensaje porque lo noto muy real y empatizo totalmente, tanto con ella como con él.

hqdefaultComo percibo a una persona a priori versus cómo la percibo tras lograr conectar con ella y desarrollar confianza.

Y demás está el curioso y fantabuloso detalle de que las mujeres del libro son, de forma sutil y cada una a su manera, mucho más fuertes y racionales que los hombres. El comerciante padre adoptivo de la Bella es bastante pusilánime, el príncipe se deprime ante lo que le ha pasado o se deja llevar por sus sentimientos, y el verdadero padre de la Bella muestra algunos problemas para llevar su reino; por otro lado, la Bella mantiene la cabeza fría y se sobrepone en los malos momentos, la reina madre del príncipe es una guerrera capaz de proteger su reino de enemigos más poderosos que ella, y las hadas madre y tía de la Bella no se rinden y emplean todos los medios a su alcance para luchar por lo que quieren.

Si es que hace dos siglos Villeneuve escribió un libro que, siendo un cuento de hadas, está lleno de verdaderas mujeres fuertes y contiene mensajes sanos sobre cómo debe construirse una relación de pareja (con igualdad, respeto y comunicación; sin estos elementos el amor por sí solo no vale nada). Repito, DOS SIGLOS e hizo algo mucho mejor y más realista que bastantes ñoñerías tóxicas que venden ahora sobre que el amor lo puede todo o cómo tienen que ser las mujeres fuertes. Así que, ya que están tan de moda las re-interpretaciones y adaptaciones de cuentos, a ver si reivindicamos la verdadera historia de La Bella y la Bestia y rescatamos sus geniales y aún plenamente vigentes mensajes. Hora de darle a Villeneuve el crédito que se merece y dejar de lado el estropicio de Beaumont.

read-the-book

Anuncios

Reseña y Crítica Feminista a Grey (E. L. James)

La masculinidad tóxica y la romantización del maltrato en toda su gloria

La verdad es que no sabía muy bien cómo reseñar este libro. Como ya han corrido ríos de tinta diciendo todo lo que se podía decir de él, bien podría afirmar que es una porquería que sólo te calentará si lo usas para encender la chimenea, remitirme a lo que he dicho en twitter y quedarme tan pancha. Pero siento en mi cogote el aliento de todas esas profesoras que me amargan la carrera con el dichoso «justifica tu respuesta». Así que sí, el ¡arg! libro (si es que duele llamarlo así) es más malo que mascar piedras pero ¿cómo hace eso exactamente? Atención, que puede servir para quien quiera mejorar su escritura porque esta cosa es una maravillosa ejemplificación de…

Cómo NO escribir una novela

184795_no-soy-un-completo-inutil

1. ¿Trama inexistente que se basa en una sucesión de situaciones absurdas y/o cliché en función de lo que le apetezca poner a la autora? ✓

Parece que se hubieran cogido las escenas más típicas de las películas de sobremesa y los libros de porno barato de 1€ (¿que cómo se lo que sale en el porno barato? Me lo ha dicho una amiga. *Sele silba inocentemente.*), se hubieran tirado al aire y unido sobre la marcha en el orden de caída. Tenemos la escena de desvirgamiento es la que ella mágicamente tiene la tira de orgasmos, los múltiples encuentros «casuales» para forzar la pareja, el momento en que ella se tropieza y él tiene que sujetarla como excusa para que se abracen, etcétera. Todo para llegar a un final absurdo e inverosímil que sólo existe para mantener la intriga (¡ja!) y así sacar más libros.

2. ¿Personajes encarnación de tópicos, sin atisbo de construcción y que cambian según le convenga a la autora? ✓

Christian es el cliché de malote celoso y controlador y Anastasia el de ratón de biblioteca inocente con poca autoestima. No tienen ninguna personalidad más allá y sus actuaciones y reacciones son erráticas e incoherentes, ya que no obedecen a una forma de ser sino a lo que la autora quiere que pase. Ejemplo: Cristian jamás ha mezclado a una sumisa con su familia, pero de pronto decide hacerlo porque, duh, a James le apetecía escribir esa escena.

Sin contar que tanto ella como él parecen autómatas que sólo saben repetir unas pocas acciones ad nauseam. Christian debería estar ya calvo de la cantidad de veces que se pasa las manos por el pelo, y Ana tendría que tener los labios destrozados de las veces que se los muerde.

3. ¿Nula documentación? ✓

James no tiene ni idea de lo que está hablando. Punto. Pero es que ni se ha molestado en saberlo. Se guía por tópicos o directamente se inventa las cosas esperando que nadie se cosque. Y eso vale tanto para el BDSM como para, bueno, TODO. Ejemplo: resulta que para comerciar en un país extranjero no necesitas pedir permisos ni de . Coges la mercancía y personal, los tiras en paracaídas al sitio y ¡voilá! ¡A abrir el chiringuito! ¡Ni aduanas ni leches! Oh, ¿he mencionado que eso Christian decide hacerlo, diciendo que es lo más seguro y fácil, después de que el país le ponga trabas para entrar? Mmm, sí, nada puede salir mal.

Sin título

4. ¿Ni un triste atisbo de literatura? ✓

El vocabulario que se maneja es paupérrimo como si James sufriera alergia a los diccionarios de sinónimos. Y el texto está escrito íntegramente a base de oraciones simples o diálogos de besugos, sin ánimo de ofender a los besugos, seguro que ellos son capaces de diálogos mucho más interesantes y coherentes.

Sin contar que la autora NO sabe expresarse. Es incapaz de transmitir literariamente lo que está pasando o cómo son sus personajes, así que va a lo bruto. ¿Construir escenas? ¿Pa qué pudiendo deletrear lo que pasa? ¿Caracterizar personajes con sus acciones y pensamientos? Naaa, mejor decimos tal cual cómo son. Es decir, cómo la autora quiere que sean percibidos porque, para dejar aún más claro su incompetencia, luego esto no tiene por qué coincidir con lo que se aprecia al leer. Por ejemplo, no deja de repetirse que Christian es un hombre de negocios frío y calculador, pero luego cuando piensa y actúa yo sólo veo a un niñato impulsivo con problemas para controlar su genio.

No obstante, lo peor de lejos son las continuas repeticiones. James esta obsesionada con dar la misma información una y otra y otra y oootraaa vez. No vaya a ser que quede alguna pobre alma despistada que aún no se haya enterado de lo que he dicho ya 3892 veces, lo volveré a repetir por si acaso. Pfff, ni una lechuga en los cuatro estómagos de una cabra quedaría más mascada y remascada. Personalmente esto me resulta molestísimo, siento que James toma a su público por un atajo de imbéciles incapaces de la mínima comprensión. Perdona pero yo no soy tonta, que dirían en Media Markt, y no es agradable que una novela te insulte a la cara.

sin-tituloPara muestra de lo que acabo de decir una captura al azar. Da igual por dónde abras que todo el libro es así.

5. ¿Relleno a casco porro? ✓

Obviamente. Entre la continua reiteración que acabo de mencionar y que la ¿historia? (porque es muy discutible su existencia) no va a ninguna parte, el resultado son cientos de páginas para contar NADA. Chico conoce chica, se suceden escenas tópicas de esas que ves en las pelis estadounidenses de serie B y, de vez en cuando, hay monótonas escenas de sexo por aquí y por allá (no es por sonar cruel, pero la única manera de que esto se parezca sexo fuerte y sin cortapisas es sea la primera novela con sexo que pillas). Terminas de leer y, excepto por la pérdida neuronal, te has quedado igual que al abrir el libro.

Debería estar penado malgastar papel de esta manera. La de lecturas interesantes y con muchísima más calidad que se podrían haber imprimido, como por ejemplo prospectos de medicamentos o etiquetas de champú.

Por qué el mensaje da más asco que el «Club de un baño al año y sólo si es bisiesto»

Podría haber pasado por alto los defectos si no fuera por esto. No en el sentido de que hubiera sido un buen libro, pero al menos me podría haber reído de él por ser tan malo y eso hubiera supuesto que la lectura fuera amena por el cachondeo.

⚠️ ⚠️ ⚠️

Atención, a partir de aquí viene una crítica de feminista talibana, que diría el pacífico y caballeroso Reverte. Si crees que no vas a poder soportarlo sin que tu cerebro entre en combustión y se te llene la boca de insultos y #NotAllMen pasa directamente a la sentencia, por favor y gracias. 😘

(Ala, para que luego digáis que las feministas no pedimos las cosas con educación.)

El libro se marca un combo de mensajes y tópicos machistas, misóginos y tóxicos. Parece que James se hubiera propuesto meterlos todos. A continuación paso a mencionarlos y explicar por qué dan tanto asco.

1. Masculinidad tóxica

Christian Grey es el epítome de la masculinidad tóxica. Con esto me refiero a que su construcción como hombre está hecha a base de tópicos nocivos que buscan auto justificarse con la excusa «es que los hombres son así».

¿Que trata a las mujeres como trozos de carne a los que follarse? Pues no es porque sea un capullo misógino sino porque, duh, es hombre, los hombres es que están salidos. Para que os hagáis una idea del nivel, se presenta como si fuera natural que una mujer le empiece a hablar y él en lugar de escucharla se dedique a repasarla con la mirada y pensar que lo mejor que podría hacer con la boca es hacerle una felación. Hay que agradecerle de rodillas a los hombres que no violen porque, pobretes, la testosterona los domina y no se controlan. Es responsabilidad de las mujeres no provocar con su ropa o comportamiento o existiendo porque de lo contrario si las quieren follar es culpa de ellas.

A esto nos referimos exactamente las feministas cuando hablamos de que los hombres son violadores en potencia. A que hay toda una cultura de la violación, de la que este libro forma parte, que exculpa a los hombres y culpabiliza las víctimas. Su socialización como hombres les facilita y hasta anima a violar porque incluye bombardearlos de forma más o menos sutil con mensajes de este estilo: «es que los hombres necesitan sexo» o «cuando se calientan no controlan», que a la vez sirve para justificarlos.

1-b2d6bzdqm24bcfspnaqpza

¿Que es agresivo? Pues no es porque tenga problemas para controlar la ira sino porque, duh, es hombre, los hombres es que son violentos. Christian usa abiertamente la intimidación y la fuerza para logar sus objetivos y esto le parece perfectamente legítimo. Se presenta como el típico comportamiento de un tío, que debe demostrar quién manda e imponerse por las buenas o por las malas. Ten cuidadito de no provocar que entonces igual le dan ganas de hostiarte por tu culpa. Es aterrador la de veces que Christian piensa que se gustaría azotar a Ana, muchas veces mientras la viola (ver el punto anterior), cada vez que esta hace o dice algo que no le gusta. Y encima te tratan de vender que es encantador por dignarse a no hacerlo. Claro, claro, que buena gente es por comportarse medianamente como un ser humano civilizado. Hacedme la ola, que yo soy tan buena que no atizo a mi vecino cada vez que me despierta con canciones de Carmen de Mairena a las siete de la mañana, y creo que eso sería una razón de mucho más peso que el hecho de que Ana no tenga hambre cuando él decide unilateralmente que es hora de comer.

¿Que es controlador y celoso? Pues no es porque tenga problemas de autoestima y nulo respeto por sus parejas sino porque, duh, es hombre, los hombres es que son territoriales. Eso significa que les importas y tratan de protegerte frente a otros hombres. Porque como Christian es hombre se justifica en que sabe que todos los demás piensan como él, así que cada hombre que aparece quiere follar a Ana y él debe proteger su propiedad.

¿Que es homófobo? Pues no es porque sea un repugnate fascista lleno de prejuicios sino porque, duh, es hombre, los hombres es que tienen que ser muy machotes en el sentido tradicional y estar demostrando su virilidad todo el rato. Lo gay es sinónimo de femenino, no son «hombres de verdad» porque, ¡horror!, ¡les gustan otros hombres! ¡¡¡Como a las mujeres!!! Entonces seguro que son medio tías y eso es repugnante. No hay peor insulto para un hombre que parecerse o ser comparado con uno de esos inferiores seres que son las mujeres.

evitar-la-desigualdad-sexual

Digo yo, ¿dónde están las protestas de las asociaciones de derechos de hombres? El mensaje de este libro es que los hombres cis son violentos maltratadores y violadores en potencia que, mujer que ven, mujer que quieren hostiar, o violar, u hostiar mientras violan. Y perpetúa esos tópicos sobre cómo ha de ser un hombre que hace que se quejen de estar también muuuy discriminados por no poder llorar para no parecer débiles. ¿Dónde están los varonistas/masculinistas haciendo manifestaciones y criticando masivamente este libro con reseñas, artículos, videos, etcétera, para dejar claro que Grey no es un modelo de hombre? ¿Como esto no cuestiona sus privilegios ya no dicen nada? Baia, baia; que casualidad.

2. Romantización del maltrato

Ya se ha incidido mucho en este punto, así que me detendré poco.

Con la excusa del BDSM se justifica y normaliza el maltrato y se establece como ideal una relación desigual consistente en que la mujer se someta al hombre. Él es experimentado y manda, ella ignorante y se limita a obedecer y callar. Esto se plantea no sólo como el orden natural de las cosas, sino también como terriblemente romántico, lo que tiene dos consecuencias muy graves.

La primera es que deja a la mujer como un mero complemento del hombre. Él es una persona completa por sí mismo, pero ella necesita una figura masculina para realizarse como ser humano. Lo que justifica que el hombre sea el centro de la existencia de la mujer. Ni amistades, ni familia, ni trabajo. Todo lo que Ana hace está condicionado a Christian porque depende de su aprobación para validarse como persona, así que acepta lo que sea con tal de lograr la atención del macho alfalfa. ¿Que no me gusta el BDSM? Bueno, se esforzaré porque es el único sexo que él quiere. ¿Que me gusta hacer algo? Venga, lo dejaré porque a él le molesta. Y así. Pese a que intentan vender que hay consenso y negociación es ella la que cede en todo. Él si acaso se digna a concederle algo de vez en cuando como si hiciera un esfuerzo titánico al dejarla vestir como a ella le da la gana, por ejemplo. Ana no consiente porque el consentimiento debe ser libre de coacciones y Christian no acepta un «no» por respuesta, la presiona o manipula continuamente para que actué en función de lo que a él le gusta. Eso no es consentir, es resignarse a regañadientes porque no puedes aspirar a otra cosa y hay que hacer lo que sea para intentar arreglar al hombre.

Este tópico de la mujer mártir que puede arreglar a un hombre con su amor merece un párrafo aclaratorio a parte. Se supone que Christian es un capullo por taras emocionales, pero eso ni justifica su comportamiento ni hace que su pareja sea la responsable de aguantarlo. La mentira de que se puede cambiar a una persona amándola sólo sirve para justificar el maltrato. Personalmente creo que se puede dejar de ser maltratador, pero para eso hace falta darse cuenta, querer solucionarlo y pasar años deconstruyéndose. En la realidad por mucho que quieras a un capullo maltratador y manipulador lo va a seguir siendo, es más, harto probable que usará esto contra ti porque hasta ahora le ha ido bien haciendo eso.

img_2538

La segunda es que al romantizar y normalizar conductas abusivas se perpetúa el maltrato. La literatura forma parte de la cultura popular y si esta muestra que algo es aceptable y común la gente tiende a asumirlo. Es como cuando en el tiempo de nuestras abuelas se decía «mi marido me pega lo normal». Realmente lo veían como algo normal y necesitaban deconstrucción para darse cuenta de que no es aceptable ninguna violencia en absoluto, porque culturalmente estaba asumido y era usual que tu marido te pudiera soltar un guantazo. Aquí lo mismo. Si se enseña que los celos y controlar a tu novia, entre otros muchos mensajes tóxicos que perpetúa el libro, es bonito y aceptable los chicos lo reproducirán y a las chicas les parecerá bien.

Lo anterior que tiene la terrible consecuencia de desactivar las señales de alarma de las víctimas ante el maltrato. ¿No os habéis hartado de oír «si la maltrataba, ¿cómo no lo dejó?» o «¿y no se dio cuenta antes de que era peligroso?» cuando sale a la luz un caso de maltrato? Pues aquí tenéis la respuesta a por qué pasa. Porque la sociedad normaliza el maltrato en sus señales más leves y sólo se escandaliza ante los últimos estadios del mismo, lo que hace que la víctima muchas veces no sea consciente o justifique todo lo que sucede hasta que sea demasiado tarde.

galicia

3. Misoginia y machismo interiorizados

Resulta que la excusa de Grey para ser misógino es que su madre no lo cuidó bien y eso le da carta blanca para despreciar a TODAS las mujeres. ¿Os habéis fijado que en el imaginario colectivo esto nunca pasa al revés? Si es una mujer la maltratada por un hombre y a raíz de ello se vuelve misándrica la acusan de rencorosa, malfollada y mil cosas más. Ahí sí es culpa de ella y no una razón para su forma de actuar y que merece que los hombres sean los responsables de sacrificarse para probarle que pueden ser buenos. Porque generalizar está muy mal, pero sólo cuando se generaliza con los hombres, según parece.

Mujer: Un hombre me ha hecho X y ahora siento rencor hacia los hombres.

Sociedad: #NotAllMen

Hombre: Una mujer me ha hecho X y ahora siento rencor hacia las mujeres.

Sociedad: T_d_s p_t_s

Además, ojo al dato: Christian odia a su madre biológica y se refiere a ella como «la puta adicta al crack» de forma muy despectiva. No niego que no era buena madre porque era prostituta contra su voluntad, se drogaba para soportarlo y a veces se desahogaba con Christian. PERO resulta que quien la obligaba a prostituirse y maltrataba sistemáticamente tanto a ella como a Christian era el padre, ella siempre trataba de cuidarlo cuando no estaba en sus peores momentos. Pues casualmente contra el padre no hay ese odio exacerbado ni Christian lo culpa de todos sus problemas, todo el rencor se dirige hacia su madre. Con un par, James.

Por último, quiero mencionar el detalle de que Christian se cree victima de maltrato por parte de Ana. ¿Cómo es esto posible? Por su tremendo machismo interiorizado. Seguro que habéis oído alguna vez eso de que los hombres maltratan físicamente, pero más mujeres psicológicamente y por eso no las pillan. Bueno, es mentira porque, primero, la mayoría de los maltratadores nunca te ponen la mano encima y, segundo, el maltrato físico requiere previamente del psicológico como condición sine qua non. Para más información investigar sobre el Síndrome de la rana hervida. Sin embargo, esta mentira a calado tanto porque existen hombres a los que les pasa lo que a Christian. A saber, tiene su machismo tan interiorizado que considera natural que Ana se someta a él en todo y si no lo hace siente que lo está maltratando, porque considera que esa sumisión es un derecho legítimo que tiene. Si, por ejemplo, ella no le coge el teléfono inmediatamente porque está ocupada trabajando considera que lo está haciendo adrede para ponerlo nervioso. O si se viste con ropa que él no aprueba o habla con otros hombres considera que lo está humillando. Y lo cree genuínamente y se victimiza por ello.

011

Y ese tipo de machismo interiorizado es bastante más habitual de lo que podría parecer. Si no fijaos de ahora en adelante. ¿Cuántas veces habéis visto u oído, por ejemplo, cosas del estilo «si tu novia se fija en otros o se viste sensual para salir es una guarra»? La mentalidad que subyace es la misma: creo inconscientemente que mi novia me pertenece y todo lo que hace tiene o debe tener relación conmigo, por lo tanto ¡¿cómo se atreve a siquiera a mirar a otros o enseñarles lo que es MÍO (su cuerpo)?! ¡Me está faltando el respeto! Pobre yo, lo que tengo que aguantar por su parte. Buaaa.

Sentencia

Sí que provoca oscuras fantasías, concretamente homicidas.

Crónica de mi cena navideña

Tal como me propuse, esta cena de Navidad en familia no me he callado y he saltado cuando han dicho una machistada/LGTBfobada/racistada. Por si a alguien le preocupa aclaro que no he recibido ninguna agresión física, pero psíquicas sí. Se han ensañado conmigo a base de bien. A continuación el relato de los hechos.

La cena empezó como siempre son estas cenas de Navidad en mi caso: toda la familia sentada a la mesa mientras las mujeres cis sirven y los hombres cis se quedan en la mesa esperando y, si acaso, se dignan a poner alguna servilleta. Claro que no es nada que no esperara, para quien no lo sepa aclaro que la mayoría de mi familia es tirando a bastante facha.

Cuando se terminó de servir se comenzó a hablar de todo un poco. Aunque ya dije algo ante comentarios islamófobos sobre que no deberían permitir que los moros construyeran mezquitas, el «espectáculo» de verdad empezó cuando salté ante un «chiste» que contó un primo que va de graciosete. Atención al «graciosísimo chistecito», para que os hagáis una idea de lo que tengo que aguantar: «las mejores mujeres son como el mejor vino: de 12 años y encerradas en un sótano». Podéis tomaros un minuto para recuperaros antes de seguir leyendo, que se que ahora os debéis de estar mondando. Jojojo, ¿qué hay más gracioso que las violaciones y la pedofília? Jajaja.

2

Obviamente ante esto salté diciendo que era de muy mal gusto y si le hacía gracia era un pedófilo y un violador. Ahí empezó el ataque. Al principio era lo típico de llamarme exagerada y amargada porque «sólo era humor». Pero cuando dije que era feminista y traté de explicar lo horrible que era semejante «chiste» empezó a ser algo casi organizado y sistemático, con lo que me refiero a siete personas (seis hombres cis y una mujer cis) atacándome verbalmente hasta el punto de no dejarme hablar. Ninguneo y falta de respeto total hacia mi persona. Los comentarios iban desde los típicos que me desacreditaban y pretendían explicarme el feminismo porque sabían tanto que decían que el hembrismo existía y los hombres deberían dirigir el feminismo para que no los margináramos; pasando por quienes se cachondeaban de que muy feminista, pero luego seguro que le dejaba a los hombres el trabajo pesado; hasta llegar a quienes decían que lo que necesitaba era un novio que me echara un polvo y se me quitaban las tonterías.

19.gif

Lo peor es que dos de los hombres que se unieron con entusiasmo al machaque y burla eran mis propios hermanos. Porque una cosa es la familia lejana a la que veo de higos a brevas y por la que, en la mayoría de los casos, tengo escaso si no nulo cariño, y otra muy distinta que tu propia familia cercana se te ponga en contra. Eso me dolió como una traición.

Cuando explotó todo de forma definitiva fue al salir del armario. Ante los comentarios de que necesitaba un hombre respondía que eso nunca iba a pasar porque era asexual arromántica y no me gustaban los hombres ni las mujeres. El ninguneo y cachondeo a mi costa fue total. Me convertí en la estrella de la cena; la estrella de mar, que es lo que, entre otras cosas, me preguntaron con chanza si era. Casi hubiera preferido que me miraran mal porque eso al menos hubiera significado que reconocían mi existencia. Me negaron por completo, tanto mi sexualidad como mis sentimientos y experiencias. Y entre los «comentarios jocosos» hubo un primo lejano (el mismo del primer chiste) que hasta me AMENAZÓ con una violación. Sí, como suena, me soltó: «Si no fueras familia te llevaba a un callejón a quitarte las tonterías». Entre carcajadas, porque todo era muy gracioso. Jajaja.

Obviamente yo lo estaba pasando fatal y no dejaba de lanzar miradas desesperadas a mi madre, que supuestamente aceptaba mi sexualidad. Eso fue lo peor. Mi madre, que siempre me ha apoyado en casi todo y es una persona con la que tengo confianza y esperaba poder contar, se quedó callada mirando al plato. Estaba claramente incómoda e intentó cambiar de tema un par de veces, pero NO me apoyó. En un momento en el que necesitaba desesperadamente apoyo y validación me dejó sola y prefirió no entrar al trapo. Entre eso y lo de mis hermanos, que aquí uno no se cachondeó pero tampoco dijo nada y el otro siguió, sentí que a la hora de la verdad no tenía a nadie. Pocas veces me he sentido más sola.

228543

Al final siento decir que no me ha compensado. Igual es porque no soy una persona capaz de imponer (no tengo gran presencia ni me sale levantar la voz), pero sólo he logrado pasar un mal rato, si bien de forma diferente a otros años. No obstante, aclaro que lo voy a volver a hacer en Año Nuevo y siempre que pueda, hasta que me vuelta molesta aunque sea por puro cansancio. Estoy harta de tener que aguantar machismo, LGTBfobia y racismo. NO es algo inocuo, crea mucho odio y dolor, así que ya anuncio que mi propósito para el próximo año es volverme «la amargada» de las fiestas porque pienso seguir señalando estas cosas y tratando de cortar el rollo. Espero que con la práctica me vuelva más eficaz, pero si no, en cualquier caso, a tenaz no me gana nadie.

Respondiendo Liebster Award

Os contaré una historia. Resulta que la otra vez que Mery RodVar respondió un Liebster Award en su blog dijo que participar era opcional, y a mí no se me ocurrió otra cosa mejor que abrir mi bocota para decir que no pensaba participar a menos que me obligaran nominándome. Si, por eso me ha nominado en esta ocasión y aquí estoy para cumplir, si es que no aprendo que no se pueden dar ideas. Pero bueno, en el fondo me hace hasta ilusión. ¡Allá voy!

Agradecer a quien te ha nominado

Muchísimas gracias a Mery RodVar de Los Leotardos Verdes. Toma, pa ti con todo mi amor:

Reglas

Agradecer y seguir el blog que te nominó. Ya lo hago… o lo haría si pudiera. ¡Maldita sea la incompatibilidad entre wordpress y blogspot! Tendrás que conformarte con que te siga de corazón Mery.

Responder las 11 preguntas que te hagan. Lógico.

Realizar 11 preguntas para los blogs a los que nomines. Eso, eso, ¡qué más gente pase por lo que yo he pasado! ¡¡¡Muajajaja!!!

Nominar a 11 blogs con menos de 200 seguidores. Buen plan: si se lo toman bien eso que has ganado, y si se lo toman mal no son enemigos demasiado poderosos. Cada vez me gusta más la forma de pensar de quien inventó los Liebster Award.

Avisarles sobre la nominación. Vayan a pensarse que la ignorancia les servirá de excusa para escaquearse.

¿Cuál es el libro que ahorita mismo tienes más ganas de comprar?

¿Comprar? ¿Qué es eso? Soy muy tacaña pobre y tiro de bibliotecas, préstamos y libros electrónicos y descargas de Internet. Los libros están muy bien para evadirse, pero los seres humanos no pueden digerir la celulosa y hay cierto nivel de hambre que ni el mejor libro del mundo te hace olvidar.

Bueno, vale, ya en serio aunque lo de antes no era del todo broma. Llevo ya un tiempo buscando The war of the flowers, de Tad Williams. Es un libro sobre un mundo fantástico de hadas, me apetece mucho leerlo por su temática.

*Silencio incómodo*

Sí, estoy confesando que me gustan los libros de hadas, pero antes de reíros de mi y pensar que mi maldad en realidad es postureo haced el favor de ver qué tipo de hadas son, porque os aseguro que Disney ha hecho mucho daño al respecto con sus representaciones edulcoradas de ellas. Disney es a las hadas lo que Crepúsculo a los vampiros, porque esta clarísimo que originariamente las hadas eras seres espantosos que se lo montaban muy bien para quedar como las buenas y salirse siempre con la suya. ¿No me creéis? Atención:

Se dedican a ir de gorra a bodas y nacimientos reales porque como no las invites te lanzan maldiciones. Eso es claramente tener que pagarles a cambio de que te protejan de ellas mismas, básicamente lo mismo que hace la mafia.

 Regalan a sus supuestas protegidas dones inútiles que, normalmente, sólo les crean problemas. ¡Panda de sádicas incluso cuando van de buenas y generosas!

Se pasan el tiempo rascándose la nariz y disfrutando del sufrimiento de sus supuestas protegidas, lo que corrobora el punto anterior. ¿En serio no podían hacer nada cuando a sus ahijadas las maltrataban y hacían dormir llenas de ceniza y con los ratones royéndoles los pies? Nadie puede ser perezosa a inútil hasta ese punto a menos que lo haga a posta.

Cuando por fin aparecen sólo lo hacen una vez, no terminan de resolver el problema y, encima, esperan que estés súper agradecida con ellas por dignarse a mover un dedo por ti después de verte sufrir AÑOS. Si esto no es recochineo no sé que será.

Normalmente esa única aparición estelar basta para que los malos terminen muertos de forma sangrienta, porque ellas no son partidarias del arrepentimiento ni las segundas oportunidades, no señora. Ellas claramente son heraldas de la tragedia y llevan sangre, destrucción y desgracias a donde quiera que van.

Y, pese a que lo anterior demuestra que son seres vagos, gorrones, sanguinarios y sádicos han conseguido convencer a todo el mundo de que son maravillosas y lograr que todo el mundo las adore y quiera poner un hada madrina en su vida. Son genuinos ejemplos de manipulación y maldad camufladas tras trajes brillantes y alas de purpurina.

Pues ahora pensad en un libro que, tal como me lo han vendido, no sólo no oculta lo anterior sino que lo muestra claramente y entenderéis por qué le tengo ganas a The war of the flowers y estoy buscándolo hasta debajo de las piedras, ya que no lo encuentro por ningún lado.

tumblr_inline_np653pgi441rt9rzj_500

¿Cuál es tu cuento de hadas favorito?

Pues voy a decir El joven rey, de Oscar Wilde. Si bien es un poco bastante una apología religiosa no me molesta como no creyente, que es mucho más de lo que normalmente puedo decir de esas obras *cofcofC.S.Lewistemiroaticofcof*. Y en lugar de ser agrio-agrio como la mayoría de los cuentos, y en especial los de Wilde, tiene más bien un tono agridulce: no, ni se acerca al edulcoramiento-para-morir-de-diabetes de Disney, pero dentro de la fatalidad deja de forma justificada un resquicio para la esperanza y el progreso. Además de que invita a reflexionar sobre la responsabilidad que tenemos los privilegiados con los demás, porque si vivimos bien es muchas veces a costa de otros y no debemos ignorar eso. Encima, ¡hace todo lo anterior en menos de 30 páginas y sin que quede forzado ni demasiado cantoso (al menos no insoportablemente cantoso, ¿vale? Es una cantosidad tolerable porque la historia va de eso)! ¡¡¡Aprende Suzanne Collins!!!

Aunque si quiero ser sincera la razón por la que amo este cuento es mucho más personal: me encantan el tacto y los colores que evoca. Los colores son muy vivos, pero en lugar de ser chillones y agresivos tienen un tacto aterciopelado e íntimo. Me encanta.

meregusta-si-lo-ven-diganle-que-lo-amo-c-0-892758.previa

Relaciona un libro con una canción.

Hedwig’s theme con Harry Potter. Lo sé, soy demasiado original para este mundo.

sorpresa

¿Has escrito fanfics de libros? Si la respuestas es sí, ¿de cuáles?

No. Siguiente.

Mmm, esto empieza a ser demasiado fácil. Tendré que esforzarme más, porque intuyo que mis respuestas están siendo una miércola.

Helados-en-serie

¿A qué personajes de diferentes libros shippearias?

A Romeo y Hamlet. Siempre he pensado que pegan mucho: los dos son impulsivos, niñatos y muy melodramáticos. Seguro que se entenderían genial. Me los imagino acaramelados mientras pasean por un cementerio o cualquier otro paisaje típicamente romántico (del romanticismo, no de la novela rosa, ojo), recitándose poesías mutuamente y hablando sobre lo dura que es su vida como ricos herederos. Como personas seguirían pareciéndome insoportables, pero como pareja desde luego que serían épicos.

8702763No son estos, pero me los imagino totalmente así mientras se recitan versos ñoños que pretendan elevar su ego.

Además así habría excusa para hacer también un Ofelia por Julieta, en plan crossover con intercambio de parejas. También creo que ellas pegarían muy bien: son románticas, melodramáticas, demasiado idealistas para su bien y Julieta tiene un punto rebelde que podría ayudar a Ofelia a pensar más en ellas misma. Encima, ninguna de las dos se merece a los lechuguinos que les tocan en suerte, estos les destrozan la vida, literalmente. Fijo que juntas serían una pareja preciosa y les habría ido muchísimo mejor. Se dedicarían a hacer metáforas de flores para aburrir, pero bueno, siempre pueden ganarse la vida con una floristería.

tumblr_m8cu89Kigx1ralllqo1_500Tampoco son estas, pero cualquier oportunidad de shippear parejas no heteronormativas es buena.

¿Pasta dura o pasta blanda?

Creo firmemente que los libros de pasta dura son muchos más útiles que los de pasta blanda:

Imagínate que te intentan robar. Tener un libro te tapa dura a mano en ese momento es mucho más efectivo y puede marcar la diferencia. También puede funcionar uno de tapa blanda si es de los gordos, pero es que siendo de tapa dura puede ser fino y así pesar menos. Además, los duros hacen más daño y se clavan mejor, probad a daros en el cuello con el pico de un libro blando y luego otro duro si queréis saber a qué me refiero.

90B¿Veis como con un libro de tapa blanda no es lo mismo?

Los libros te tapa dura también permiten sacar tu faceta imponente al dar golpes en las mesas mucho más sonoros y efectivos durante las discusiones. Porque todo el mundo sabe que quien da el golpe en la mesa y dice a los demás lo que hacer demostrando carácter es quien tiene razón.

Con los libros de tapa dura se pueden hacer construcciones, con los de tapa blanda es mucho más difícil porque se deforman y se te derrumba todo, lo que hace que si eres un crío aparezca tu padre porque ha oído el estruendo y te eche un rapapolvo por no cuidar los libros. ¡Pero si me dijo los libros eran para desarrollar la imaginación! ¿Y qué estaba haciendo yo a mis inocentes 9 añitos sino desarrollar mi imaginación constructora?

Sin contar que los de tapa dura se estropean menos aun haciendo lo anterior. ¡Si es que son todo ventajas!

¿Alguna vez has tenido un bloqueo lector, cómo lo haces para salir de él?

Me encanta porque esto en realidad es una manera de colar dos preguntas en una, así como que no quiere la cosa. Como cuando en clase hacen una pregunta de «Sí» o «No» para que te animes a contestar pensando que va a ser fácil… hasta que te dicen que justifiques tu respuesta.

Pues sí, suelo tener bloqueos lectores y lo que hago es esperar hasta que se me pasen. Oh, ¿esperabais algún truco o explicación elaborada para superarlos? ¿Qué puedo decir?, me encanta destruir expectativas yo es que soy muy vaga seguidora de la teoría de la Navaja de Ockham. ¿Pará que buscar alguna solución compleja si es más simple y fácil no hacer nada?

Sin títuloHasta he reciclado la imagen de otra entrada en lugar de molestarme en buscar una nueva.

¿De qué libro te gustaría que hicieran una película animada?

¿Sabéis que en realidad todas las películas actuales pueden considerarse animadas? Porque si partimos del concepto básico de que animada es la película que se hace empleando animación no hay ninguna que no lo haga en mayor o menor medida, por mucho que sea de «personas de verdad», que es el criterio que se suele emplear para distinguirlas. ¿Cómo creéis que se hizo Gravity? En la mayor parte de las escenas simplemente pegaron la cara de la actriz dentro del traje, tanto este como el escenario estaban hechos mediante animación. Así que, técnicamente y desde el punto de vista de su manufactura, todas las películas deberían considerarse de animación hoy en día.

Dicho lo anterior, me encantaría que hicieran películas «con personas de verdad» de la pentalogía Las crónicas de Prydaín. Sí, soy una avariciosa que quiere las cinco pelis en lugar de conformarse con una, ¿qué pasa? Son de esos libros a los que tengo mucho cariño porque fueron parte de mi infancia, amaría ver unas buenas adaptaciones a la gran pantalla ahora que hay tecnología para recrear bien a los personajes fantásticos y los escenarios.

Y sí, ya sé que Disney hizo una película hace la tira de años, pero lió un popurrí raro de los dos primeros libros que no me convenció. Sin contar que se las arregló para hacer la historia MUCHO más machista, porque aunque en los libros Eilonwy es un poco «la chica» no está de adorno sólo para ser el interés amoroso y recuerda más a Hermione: alguna vez la tienen que ayudar, pero eso también le pasa a los chicos y de no ser por ella en varias ocasiones se los habrían cargado a todos. Sin ella Taran y Fflewddur no habrían llegado ni a la mitad del primer libro, sin ir más lejos. Disney la damiselizó totalmente y eso no se lo perdono.

theblackcauldronEilonwy en la película de Disney: aterrada mientras es Taran quien se enfrenta al malo y la protege.

Eilonwy's_ArrowEilonwy en los libros: luchando cuando Taran no sabe qué hacer y usando su magia para repeler a un batallón de bárbaros y así salvar a sus amigos.

eilonwy_vs__eilonwy_by_carpediemredhead-d6ybkrm

¿A qué personaje te gustaría interpretar?

¿Interpretar cómo? ¿En una película? ¿En una obra te teatro? ¿Haciendo cosplay? ¿En ¿Es la típica pregunta de que si pudiera ser un personaje de ficción quién sería? ¡Protesto ante esta pregunta tan abierta y ambigua! Pero ya que lo es voy a aprovecharlo para escaquearme siendo igual de ambigua. ¡Muajajaja!

Me gustaría tener el súper poder de meterme en los libros, películas, videojuegos, o lo que fueran poseyendo a el personaje que eligiera para poder vivirlos desde su punto de vista. Eso no sólo fomentaría mucho mis relecturas sino que además me ayudaría a comprender mejor a cada personaje y sus vivencias. Sin contar que si pudiera también cambiar su actuación una vez que estuviera poseyéndoles en lugar de tener que limitarme a seguir la historia ya sería la leche. Podría cambiar las historias y explorar las variaciones que produjeran mis actos y ver a qué llevaría eso. Creo que está quedando bastante claro en la entrada que soy una avariciosa que lo quiere todo, ¿no?

Así que dicho lo anterior: ¡¿qué está esperando la ciencia que no saca una máquina capaz de hacer esto en lugar de gastar dinero en tantos estudios inútiles?! Así sí que se promocionaría la lectura y no poniendo lecturas obligatorias en el colegio.

08noseloquequiero

¿Crees que la ficción influye en el pensamiento de una persona?

Por supuesto, de hecho me revienta la excusa de «sólo es ficción» como excusa para poner cualquier cosa horrible en una obra y pretender que no se te pueda decir nada. Y sí, sé que esta respuesta va a ser muy cliché, pero bueno. La ficción nace de la realidad, es parte de ella y ayuda a conformarla. Además, está demostrado que lo que se ve se normaliza por acomodación al entorno. Por mucho que se diga que no se está de acuerdo con las violaciones, por ejemplo, si se consumen sin que produzcan rechazo es que inconscientemente las tienes asumidas como algo normal y por eso no te escandalizan ni llaman especialmente la atención.

Otro ejemplo de esto que me llama la atención: en fantasía existen infinidad de mundos machistas y nadie se sorprende ante ellos, como que consideran lo normal que si un mundo es de corte medieval va a ser machista y se sienten cómodos con ello. Sin embargo, aparece un mundo fantástico feminista o hasta hembrista y hay gente que protesta porque no le parece bien. ¿Cuál es la excusa más repetida? Exacto: es que no es realista/no te lo puedes creer. ¿Ah, pero no era que esto es sólo ficción? ¿Por qué los dragones son creíbles sin problema mediante la suspensión de la credibilidad y en cambio hay resistencia a creer que pudiera existir un matriarcado? ¿Por qué se ve normal a un hombre musculoso luche contra una pitón soviética con las manos desnudas y luego se lleve en brazos a la delicada damisela desfallecida, pero no al revés? Fácil: porque te están rompiendo la zona de confort y eso choca. Una cosa la tienes asumida como lo normal, incluso aunque te parezca fatal el comportamiento, y la otra cuesta verla porque ya no es algo que asumas como normal.

Sin contar que es un fenómeno que se retroalimenta porque nadie vive en una burbuja inmunizante. Si se ve algo se asumirá y se tenderá a reproducir sin demasiado cuestionamiento. Por eso es tan importante tener una mente crítica por mucho que se pueda disfrutar de algo, así como crear de modo responsable: aunque sólo sea ficción estás ayudando a producir y/o mantener una visión del mundo.

*Ninguna pitón ha sido dañada durante la creación de esta entrada. Estamos radicalmente en contra del maltrato animal, así como de los prejuicios retrógrados. John C. Wright no puede decir lo mismo.

piton2Mirad que cosita más mona. Y también hay un niño.

¿Algún libro, serie o película que te haya influenciado en algo?

Pues voy a decir que Vida y muerte: Crepúsculo reimaginado me ha ayudado a replantearme algo mi visión del mundo y expectativas para con las obras de ficción. Si alguien se ha herido a sí mismo por la confusión, pero no se ha debilitado y puede seguir leyendo, aquí va la explicación: sí el libro es machista y me parece malo, pero ha sido mi primer contacto serio con el gender bender y me ha hecho darme cuenta de las ganas que tengo de ver obras de ese estilo, pero bien hechas; de lo interesante que es subvertir roles y cómo esto hace reflexionar sobre tu visión del mundo y los sesgos machistas que siguen actuando sin que nos demos cuenta.

supersisters__marianna_outfits_by_jollyrose¿Por qué se sexualiza y hace guapa a la versión femenina de Mario si él claramente no es ninguna de las dos cosas?

PeachEstas serían versiones mucho mejor ajustadas (y aun así han adelgazado a la primera). ¿Por qué no iba a poder haber una fontanera baja y gordita que salvara a su delicado novio guapetón, eh? ¡¿EH?!

Mis preguntas

1) ¿De cuántas obras que conoces se podría hacer un gender bender bien hecho (manteniendo todo menos los sexos, sexualizaciones y forma de describir a cada personaje incluidas) sin que chocaran por ello?

2) ¿Qué opinas de la representación LGBT+ en la ficción? Veamos si puedes contestar a las siguientes cuestiones (sí, estoy metiendo preguntas dentro de preguntas, muajajaja):

¿Puedes citar al menos 3 obras en las que salga algún personaje LGBT+ de forma clara (nada de ambigüedades que requieran interpretación)?

¿Sin estereotipos y/o que hagan alusión a su orientación todo el rato?

¿Y que sea el/la protagonista o, como mínimo, tenga algún arco argumental propio e importante para la trama?

¿Y que no acabe muerto/a o de forma dramática?

¿Y fuera de obras que vayan específicamente sobre LGTB+?

Si después de la criba de preguntas no se te ocurre ni siquiera un título vuelve a leer la primera pregunta sobre la representación LGTB+ y escribe una mini reflexión al respecto.

3) ¿Piensas que existen obras buenas y malas más allá de los gustos? Si es así, ¿con qué criterios las distingues?

4) Confiesa tu placer culpable. ¿Qué obra sabes que es más mala que un dolor de muelas, pero aún así te encanta?

5) ¿¡Qué son estos bichos!?

hqdefault

¿Pero esas cosas son de verdad? Pues ni conozco su nombre ni sabía que existían.

A mí no me tangas, eso está hecho por Internet.

Claramente son la nueva generación de pokémon.

6) ¿Cuántos libros recientes, de esos que presumen de protagonista femenina fuerte e independiente, que pasen el Test Bechdel se te ocurren?

7) ¿Eres capaz de citar al menos 5 obras juveniles en las que no salga un romance? ¿Y siendo la protagonista una chica? Si no puedes, de nuevo, haz una mini reflexión al respecto.

8) Lo mismo que en la preguntas 2, pero aplicado a personajes de una raza que NO sea la blanca.

9) ¿Puedes pensar en 3 palabras terminadas en «-nio» en menos de 20 segundos? Antonio no vale.

10) ¿Crees que el sexo hace que una obra sea automáticamente para adultos o debería educarse más a los niños en ese tema en lugar de ocultárselo?

11) ¿Cómo pronuncias la palabra «pizza»?:

Picsa

Piza

Pisa

Pitsa

Otra forma a especificar.

Los blog condenados nominados

¿Sinceramente? Que conteste cualquier persona que quiera, si a alguien le va el masoquismo tampoco se lo vamos a prohibir.

Acoso callejero

Cuando hablamos de violencia machista se nos vienen a la cabeza los casos cuyo resultado es el asesinato y, si acaso, apurando mucho, las agresiones sexuales. Sin duda, son los reflejos más terribles y visibles de la violencia de género. Sin embargo, existen otras manifestaciones consideradas menos graves pero que sustentan las formas más brutales de la misma.

El acoso callejero es una de las múltiples manifestaciones de la violencia machista, pero está tan sumamente normalizado, es tan parte del paisaje diario que, a pesar de ser visible, no se le suele dar ninguna importancia.

1

Creo que a todas las mujeres nos ha pasado: ir por la calle y que desconocidos nos “piropeen”, nos griten, nos miren de arriba abajo, nos silben, nos hagan gestos o incluso lleguen a tocarnos. Puede ser por la noche, donde el riesgo puede ser mayor, o a plena luz del día. Es algo diario, algo que se espera cuando sales sola o con alguna amiga a la calle.

Sin embargo, está lejos de ser una tontería. Atenta contra la libertad de las mujeres de transitar por la vía pública sin ser objeto de acoso, de menosprecio y de humillación. En definitiva, es un menoscabo del derecho a ser tratada como persona: con dignidad y respeto.

Es un problema directamente relacionado con la propiedad del espacio público: las mujeres somos vistas como un objeto más de la vía pública y, por tanto, podemos ser blanco de “opiniones”, miradas, gestos o incluso tocamientos cuándo, cómo y dónde quieran los hombres, que son los dueños de la calle.

Haciendo uso de su posición de poder y privilegio, ellos circulan tranquilamente por la calle y pueden hacer o decir lo que les venga en gana. Al acosar a una mujer se creen en su derecho. En ningún momento piensan que estén haciendo algo malo. No les importa cómo se pueda sentir la mujer acosada. No tienen en cuenta que es una persona con inteligencia y sentimientos, con sus preocupaciones y alegrías, porque son incapaces de verla como un igual.

Necesitan reafirmar así su frágil masculinidad, recordándonos constantemente quién manda aquí, y nosotras sólo tenemos derecho a callar y, encima, debemos sentirnos halagadas.

Si vas acompañada de otro hombre, misteriosamente, se vuelven civilizados y puedes ir tranquila por la calle. No es que te respeten a ti, están respetando a tu acompañante varón. Ya no hace falta esa violencia verbal como modo de control y reprimenda por haberte atrevido a salir sola a la calle. Estamos ya bajo la tutela, protección y posesión de un hombre, ya no hace falta.

B81zYiNIUAA2gyK

Nosotras sentimos miedo, pánico, estrés, ansiedad, humillación, rabia. Tenemos que soportar la injusticia de esta falta total de respeto. Nos sentimos degradadas a un mero objeto. Se nos bombardea con consejos como “no vuelvas a casa sola”, “que alguien te acompañe” o “ten cuidado”. Para colmo, si nos pasa algo, siempre habrá quien nos eche la culpa a nosotras por no haber sido lo suficientemente precavidas.

Consecuencia de todo ello es que, especialmente de noche, vamos totalmente alerta cuando vamos solas por la calle, mirando a quien se nos cruza, oyendo las pisadas de los que van detrás, acelerando el paso, cambiando de acera si vemos a alguien sospechoso y con las llaves entre los dedos por si acaso.

La ropa no es el problema. Si un hombre no se sabe controlar por ver varios centímetros de carne, el problema lo tiene él que es quien sexualiza a la chica. Sin embargo, sorpresa, quien suele llevarse el reproche social es ella, quien debido a la presión puede acabar pensando que quizás deba “moderarse” y termine no usando la ropa que le venga en gana.

Esta excusa de que los hombres no se pueden controlar ante unos centímetros de carne les viene genial. Parece, y no me extraña, que el que sean reducidos a una especie de monstruos incapaces de controlar sus instintos sexuales les compensa demasiado. Esto es especialmente “gracioso” porque luego son los mismos que lloriquean con que eso de considerar a todos los hombres violadores en potencia es cosa del feminismo.

– Nho puEdhEZ VeztiR coMOh KierraZ pOrkUe zHi Vhaz SepSip nO podeMhoZ ContRolArnoz y The PoDHemoz HacoZar oH BioLar. LA tezTHoszteRROna noz DomiNa.

– Entonces, ¿ me estás diciendo que los hombres sois unos violadores en potencia que al ver X centímetros de piel perdéis el control de vuestros impulsos y os comportáis como animales en celo en lugar de seres racionales?

– ¡MarDHita feMinacI oHiaPenEZ, KiERRez CrimHInaliZarNoz Ha Thodoz! ¡AJHUYGHLKHL!

Pero es que, incluso, pasa cuando no llevamos algo que pueda considerarse “provocativo”. Por ejemplo, veces en la que voy tapada hasta el cuello, incluso con capucha, en las que no me he librado de mi dosis de machiruleo.

¿Qué hacer ante esto? Sólo hay dos opciones: callar o contestarles de alguna manera.

Al agachar la cabeza y no decir nada, su creencia en su derecho a acosarte se reafirma. Se sienten ridículamente felices porque han reafirmado su patética virilidad. Pueden pensar que incluso te ha gustado que te lo digan. Ahora bien, no se nos puede culpar nunca a las mujeres por tener esta reacción. Lo más normal del mundo en esta situación es sentir sorpresa o miedo y no saber qué contestar o cómo reaccionar en un margen tan reducido de tiempo, mezclado con el deseo de no querer meterte en problemas.

Cuando decides actuar, bien verbalmente o bien mediante gestos, estás siendo muy valiente porque te arriesgas a que se pongan aún más “machos” y la violencia hacia ti se incremente. En mi experiencia, la mayoría de las veces se han quedado callados, como sorprendidos y hasta descolocados porque una dócil mujer se haya atrevido a plantarles cara con una palabra malsonante o un gesto “poco femenino”. Así que igual la próxima vez que se les ocurra acosar a una mujer al menos se lo piensan dos veces porque ya contarán con la posibilidad de que ésta responda. Si bien es cierto que también puede ser que se pongan gallitos y se líen a insultar o amenazar ya sin tapujos, lo que prueba que es mentira esa típica excusa machirula de “pero si lo hago para agradar y ser un caballero, lo que pasa es que tu eres una histérica feminazi que te tomas mal una tontería y no puedes ni aceptar un cumplido”. Si lo hicieran por eso al decirles que te han molestado, lógicamente, se disculparían y estarían dispuestos a escuchar por qué te has sentido mal y ha replantearse su actitud. Ahí se quitan la careta y se ve que en realidad lo hacen como una manera de reafirmar su privilegio y objetivizarte: eres una cosa que está ahí para ellos y como te atrevas a cuestionarlo intentarán enseñarte cual es tu lugar recurriendo a la violencia verbal y hasta a la física en los peores casos. Vaya a ser que las mujeres nos creamos personas con derechos e iguales a ellos.

anime-risa-imagenes-2

Aunque esta opción de plantarles cara me ha resultado más satisfactoria, en esta sociedad patriarcal los mecanismos que tenemos interiorizados hacen que inconscientemente te culpes a ti misma hagas lo que hagas. Si no has reaccionado, te sientes mal y muerta de rabia por no haberlo hecho. Pero es que si reaccionas, puedes llegar a pensar cosas como “igual me he pasado”, “igual no ha sido para tanto”, “igual soy una exagerada” o “qué histérica me he puesto”.

Normal que lo acabes pensando si ves que la gente que lo ha presenciado no tiene ninguna empatía contigo, mira para otro lado o calla, o incluso se te quedan mirando como si la loca fueras tú y no él. Y es que en el imaginario colectivo lo normal y natural sería que los hombres te “halagasen” y tú agacharas la cabeza, y no esa reacción tan inesperada y fuera de la norma que has tenido.

Ese silencio general es el que consigue que estos comportamientos queden impunes, se perpetúen y sigan considerándose parte de la expectativa, de lo normal, de lo natural. Para que todo se mantenga como está sólo hace falta el silencio.

OCAC-Minimización-Acoso

Guía básica para no ser un acosador

Primero, déjame que te deje claro que sé que eres un buen chico que respetas (o al menos estás convencido de que respetas) a las mujeres y sólo quieres ligar, encontrar el amor verdadero o lo que sea. OK. Lo entiendo. Pero verás, la sociedad machista en la que vivimos enseña desde pequeñas a las mujeres a temer la violación y desconfiar de los hombres. Se nos dice que sólo van a lo que van, que son violentos por naturaleza y que debemos ser nosotras las responsables de cuidarnos porque nos pueden agredir y violar por la ropa que llevemos o por haber interactuado con ellos; y, encima, será culpa nuestra.

Ya puedo oírte gritando desde el otro lado de la pantalla: «¡Pero yo no soy así y jamás haría eso!». Tranquilo, no te ofusques. Tú no serás así, pero tampoco sabes lo que es vivir con miedo. No sabes lo que es tener que caminar por la noche con las llaves entre los dedos para usarlas como arma en caso de necesidad, ni que te griten guarradas y tener que andar rápido por si intentan hacerte algo en lugar de quedarse sólo en palabras, ni cambiarte de acera o tener que entrar en un bar porque se te acerca (¡o hasta te sigue!) alguien por la calle y no sabes si tiene malas intenciones, ni que entre alguien al mismo ascensor o transporte público que tú y te de un escalofrío porque si resulta ser un violador no tienes vías de escape. Entre otras cosas.

Así que haz un ejercicio de empatía. Sí, tú sabes que eres un encanto, pero yo no estoy en tú cabeza y no lo sé. Cuando un desconocido se me acerca sé que seguramente es un buen tipo… pero no puedo evitar preguntarme «¿y si va a violarme o agredirme de alguna forma?» Nunca puedo estar segura de primeras de que no eres una amenaza, por lo tanto, no puedes esperar que confíe en ti y me sienta segura de entrada.

También sé que eso no es culpa tuya. Sin embargo, ten en cuanta que no eres la parte peor parada y por ello debes respetar y escuchar a la otra. Es posible que lo que consideras normal, galante o una broma inocente para una mujer suponga un mal rato y hasta un trauma.

Que una mujer esté sola no significa que quiera compañía

¿Has visto a una chica en la calle, un café o un medio de transporte y te ha gustado? Pues lo siento, pero abordarla suele ser muy mala idea. Las mujeres no somos cosas que estamos ahí a tu disposición para que nos entres. Lo más probable es que esa chica vaya a la facultad, al trabajo, esté dando un paseo o disfrutando de unos minutos de relajación, no esperando ningún tipo de acercamiento. Sobre todo si está andando con prisa, escuchando música con cascos, leyendo, mirando el móvil o el portátil. Creeme, eso es que no quiere compañía. No importa lo amable, gracioso, simpático ni guapo que seas, ella no tiene obligación de prestar atención a un intento de ligue que no ha buscado ni, probablemente, le interesa.

maxresdefaultAunque creas que estás ligando o siendo amable ella seguramente te ve así.

Todo lo que no sea una aceptación entusiasta debe considerarse un rechazo

Le has entrado a una chica, OK, pues necesitas estar MUY atento a cómo reacciona. A menos que te mire a los ojos e interactúe activa y animadamente contigo o también esté tonteando lo más probable es que quiera ser dejada en paz.

Si te dice de entrada que no está interesada, que está ocupada, que está con otra gente, que no quiere hablar o cualquier otro tipo de rechazo frontal a tu iniciativa está clarísimo. Despídete y aléjate de ella en ese mismo momento. Sin excusas ni excepciones. Desde el segundo en que insistes no sólo la estas acosando sino también minusvalorando como persona, porque desprecias su voluntad poniendo por encima tus ganas de seguir interactuado. Ella no está ahí para ti ni tiene obligación de hacerte caso, así que no te sientas ofendido ni herido. Un rechazo no es un insulto a tu persona ni una humillación, es ni más ni menos que el derecho de esa chica a expresar su voluntad. Respétala.

Si no te ha rechazado de pleno, pero está claramente incómoda, no te mira a la cara, contesta con monosílabos o sólo cuando le preguntas, no inicia nunca la interacción, se echa hacia atrás, se encoje, intenta alejarse a la mínima, te dice que tiene novio o similares déjala en paz. Sí, sí, ya sé que no te ha dicho un «NO» rotundo, pero vuelve a leer el título del apartado. Muchas mujeres por timidez, miedo, vergüenza o educación no son capaces de dar una negativa clara. Eso no significa que estén aceptando y es rastrero considerarlo como tal. Y te hace un acosador.

Sé lo que estás pensado: «Pero es que a veces las chicas sí que quieren y dicen que no por presión social para no sentirse fáciles o porque tienen interiorizado que son los hombres los que deben cortejar e insistir». Aunque pueda haber algún caso en el que eso sea cierto el consentimiento JAMÁS debe presuponerse. Ante la duda siempre hay que retirarse por respeto.

Sin título

¡Quieto! ¡Y las manos donde pueda verlas!

NUNCA invadas el espacio personal de una mujer ni la acorrales ni la toques sin su permiso, muchísimo menos de forma sexual. Si se te ocurre meterle mano o besarla sin su consentimiento ya es que estamos hablando pura y llanamente de agresión sexual.

Recuerda lo que he dicho al principio de vivir con miedo. Es MUY desagradable e incómodo que un desconocido de cuyas intenciones no estás segura invada tu espacio o te toque así por la cara. De verdad, da muy mal rollo y te sientes asqueada y objetivizada. Igual tú no tienes mala intención y lo estás haciendo para intentar parecer decidido, crear intimidad o algo así, pero lo más probable es que yo lo perciba como una amenaza, un avasallamiento o, directamente, acoso sexual. Piensa lo que sería que alguien que consideras que podría ser una amenaza te lo hiciera a ti. Además, recuerda que ella es una persona con voluntad y opiniones propias. Da igual lo caliente que estés, ella no te debe nada ni es una muñeca hinchable que está a tu disposición.

Foto01DoisneauComo crees que estás quedando versus lo que seguramente está sucediendo en realidad.

El espacio público no es tu juzgado ni tu sección de opinión

Probablemente cuando piropeas lo haces sin ninguna maldad, y sé que hay mujeres a las que sí les gusta, pero muchas entendemos el piropo como acoso callejero. Recibir comentarios de desconocidos, muchos de índole sexual, nos hace sentirnos cosificadas, humilladas y, en algunos casos, hasta asustadas, ya que hay veces que el «piropo» es directamente la verbalización de una agresión sexual. Imagínate lo que es vivir con miedo a que te violen y que extraños, cuyas intenciones desconoces, te digan que te follarían, ¿cómo te sentirías?

48982_subitem_full

«¡Pero yo digo cosas bonitas o inocentes con la mejor intención, no burradas!» Aún así es acoso. Hacerle a una mujer comentarios por cómo va vestida o lo que está haciendo es como decirle indirectamente que la consideras un objeto que está ahí para ti y que te crees con derecho a juzgarla. ¿Te parece sexy ver a una chica comiendo un plátano o un polo flash? Pues se lo come porque tiene hambre y/o calor. ¿Te parece que esa minifalda le hace las piernas preciosas? Pues se la ha puesto porque a ella le gustaba. ¿Piensas que es muy guapa? Pues a ella no le interesa tu opinión. En ningún caso busca provocarte ni llamar tu atención, ya que ni siquiera sabe que existes. No te des por aludido ni comentes nada al respecto. Somos personas y tenemos derecho a disfrutar del espacio público sin que cualquiera nos suelte lo que piensa de nosotras.

Hay cosas que NO son bromitas ni tonterías

Como ya he dicho, muchas mujeres te perciben como una potencial amenaza. No es tu culpa, pero tienes que entenderlo y tratar de no hacerlas sentir mal. Si ves a una mujer sola por la calle, un aparcamiento o donde sea actuá de manera calmada, intenta no acercarte demasiado y, por lo que más quieras, no la sigas a propósito. Perseguir a una chica no es una tontería para echarse unas risas, es aterrorizarla haciéndole creer que vas a violarla o hacerle daño.

Lo mismo si te encuentras con una chica sola en un ascensor, medio de transporte o sitio del que ella no podría huir. No te sientes o coloques muy cerca ni detrás de ella, y mantente relajado para hacerle saber que no eres una amenaza. Un acercamiento en esa situación podría hacerla pasar mucho miedo. Igualmente, tampoco te acerques a ella más de lo necesario aunque haya otras personas. Y que ni se te pase por la cabeza rozarte contra ella, acorralarla o manosearla porque eso es directamente acosar sexualmente y denigrar.

8837262661355ba7f14bfb9ac2d34fd2Esta pobre mujer recordará esto como uno de los momentos más incómodos y desagradables de su vida.

Siguiendo estos consejos tan simples y que no te cuestan nada puedes ser mejor persona y hacer que las mujeres de tu alrededor se sientan mejor, así que gracias por tu comprensión y colaboración.

Reseña y Crítica Feminista a Vida y Muerte: Crepúsculo Reimaginado (Stephenie Meyer)

Demostración de como sí se podía empeorar Crepúsculo

Esta reseña va dedicada a las dos personas que la han hecho posible: Beatriz L. M., gracias a la cual me he leído el libro; y Mery RodVar, que ha sido la inspiradora de la misma.

Considero este libro… ¡Chan, chan, chaaan! ¡Un bodrio machista! Supongo que os lo esperábais porque lo he puesto verde en twitter y tal. Fingid sorpresa y preguntad por qué. O no lo hagáis, total, yo siempre justifico mis opiniones, y pienso hacerlo de la forma que todos estáis esperando (no lo neguéis pequeños sádicos). Sangre.

Meyer, miembra honorífica del club de los «escribidores»

El libro está objetivamente escrito con el culete y si hasta yo, que no soy una experta en literatura, me doy cuenta es que la cosa es grave. No sólo es que se componga exclusivamente de frases simples, es que bastantes están mal construidas. Ejemplos: «Ahora la voz sonó más cerca, y parecía virulenta.» el término «virulenta» sólo se aplica a enfermedades, me parece que intentas decir «violenta». «[V]i entrar a chorros […] una límpida luz» no sólo es que la palabra «chorro» sea para líquidos y gases, además crea una imagen mental bastante rara. ¿Qué problema había con decir que la luz entraba por la ventana? Mejor escribir simple que dárselas de poeta y cagarla.

OK. Haré como que me creo que eso es culpa exclusiva del traductor (dudo que hubiera podido inventarse tantas cosas sin un buen material previo pero bueno). Aún así el vocabulario es paupérrimo. Los mismos términos y expresiones se repiten como si Meyer no conociera más palabras (ni la existencia de los diccionarios de sinónimos). Si me hubieran dado un euro cada vez que leía «hoyuelos», «belleza sobrecogedora», «piel fría» o «segundo eterno» habría escrito esto en un yate en las Fiyi.

Atención al siguiente párrafo: «Eran blancos como la cal […]. Todos tenían ojos muy oscuros […] y ojeras malvas, como si fueran moratones. […] [E]ran de una belleza inhumana y devastadora. [R]ostros como nunca esperas ver, excepto tal vez en las páginas retocadas de una revista de moda o en una valla publicitaria. O en un museo, pintadas por un artista antiguo, como el semblante de un ángel.» ¿Notáis algo raro? Sí, es Meyer pasándose por el forro una de las reglas de oro de los escritores: no digas, muestra. El trabajo de una escritora es escribir para que los lectores puedan crearse impresiones y una imagen de lo que describes, no puedes decirles lo que tienen que pensar y quedarte tan pancha. Y menos sin ser convincente siquiera, porque a mí me hablan de un grupo de gente pálida y ojerosa y lo que pienso es que son yonkis, no tengo que creerme que sean guapísimos sólo porque tu lo dices. Yo puedo decir que soy la Emperatriz de Europa y próxima Zarina de Rusia y no por eso va a ser cierto.

Sin contar que tampoco parece haberse informado para tener una mínima idea sobre lo que está diciendo. Los cánones de belleza han cambiado mucho y es imposible que los Cullen sean como pinturas antiguas o actores publicitarios a la vez porque ambos se parecen tanto como una castaña y un tornillo. Quien quiera dedicarse a escribir tiene que documentarse, que no duele.

Sin título¿Como dioses griegos o ángeles de pinturas antiguas, pero con ojeras? Segurísimo que los vampiros son los sex simbol del instituto, sí, sí.

La historia inempeorable

Hace tiempo que no leía una historia tan mal hecha.

Para empezar, es predecible y típica a muerte. Chico pardillo que por alguna razón tiene a toda la población femenina detrás y se liga a la más deseada, pese a que tiene el carisma de una ameba y la conversación de un plátano. Claro que es mongolo y aún así sigue pensando que es más feo que Cuasimodo. Todo el primer tercio de la novela recuerda a un harem malo.

Para seguir, ¿credibilidad? ¿Qué es eso, se come? NADA se sostiene ni tiene el más mínimo sentido. La historia va de un humano y una vampiresa que se enamoran porque él es un superficial arribista al que le gusta que ella sea guapa y rica, y a ella le pone que él huela bien. Es la única explicación, ya que antes de decir que se gustan han hablado cuatro veces y tres ha sido para insultarse y/o tratarse mal. Meyer es incapaz de construir una relación creíble. Además, el pueblo de Forks donde se desarrolla todo también es increíble en el sentido literal de la palabra. Los vampiros dejan de ir a clase siempre que hay sol, nunca comen, tienen la piel fría y pálida, ojeras y ojos que les cambian de color de manera muy notoria, sin contar que llaman la atención por su belleza y dinero y que en el poblado indio se cuentan historias ancestrales sobre ellos. Nadie se cosca siquiera de que pasa algo raro con ellos. OK.

Para terminar, la historia avanza a base de deus ex machina, incongruencias y clichés. Como por ejemplo poderes que dejan de funcionar justo (mira tú que casualidad) cuando la autora necesita que pase algo que dichos poderes evitarían. DESTRIPE Como que el poder de adivinar el futuro en cuanto alguien toma la decisión que llevará a un acontecimiento se desconecte cuando Beau decide entregarse a la vampiresa que tiene a su madre. FIN DESTRIPE También está la mala que dice «te voy a matar, pero antes te meteré un rollo sobre mis motivos, mi vida, la lista entera de los reyes godos y lo que he desayunado esta mañana para que veas lo mala que soy. ¡Muajajaja!» Todo para dar información que no se ha sabido dar de otra forma y hacer tiempo para que el prota se pueda salvar. DESTRIPE O que los vampiros neófitos sean incontrolables, pero luego en el caso de Beau da la casualidad de que eso no se aplica porque él es especialmente retrasado. FIN DESTRIPE

Sin títuloMi cara durante toda la lectura.

Matadlos, matadlos a todos

Los personajes parecen hechos expresamente para justificar el homicidio fungicidio. ¡¿Cómo pueden ser TAN horribles?!

Edythe Cullen es una acosadora enfermiza y una maltratadora de manual. Celosa y controladora, emplea el silencio hostil y la manipulación para salirse con la suya (besa a Beau o se pone triste para convencerlo de que haga cosas). También se dedica a acechar a Beau metiéndose en su habitación para espiarlo o siguiéndolo por la calle; sin contar que no lo deja hacer cosas (no conduzcas que lo haces mal, mejor te llevo yo a todas partes) y lo aísla de sus amistades, especialmente las femeninas (porque se pone celosa, que la amistad entre hombres y mujeres no existe y toda mujer que le habla se lo quiere ligar). Todo ello con la excusa de que es por su bien y lo hace porque lo quiere.

Beau debería llamar a «Blade, Van Helsing & Cia, Exterminadores profesionales de vampiros» y al psicólogo, pero realmente el elemento vampírico está de adorno. Por mucho que Edythe repita que es peligrosa porque se lo quiere comer y no por lo anterior ese es justo el único peligro que NO se percibe en ningún momento. Como lectores sabemos que a Beau no le pasará nada porque la historia está contada en primera persona y porque es una historia ñoña de que el amor lo puede todo, así que también logrará que la vampiresa no se lo meriende.

Ahora, Beau (Beaufort) Swan es otro que qué tal baila. Es tan insufrible que te hace desear que Edythe sí se lo cargue para no tener que aguantarlo. El típico adolescente llorica que se la pasa quejándose de todos y todo hasta extremos ridículos: ñiñiñí esta nublado y todo es demasiado verde, bububú una chica que ni conozco me ignora y no ha venido a clase, buabua, soy un incompredido, ñoñoñó la gente respira a mi alrededor. ¡Arg! No es más que un criajo repelente con complejo de mártir al que le mola regodearse en su propio sufrimiento. Va de víctima incomprendida, pero en el fondo se sabe y siente diferente y desprecia a todos para sus adentros (esa es fea y tiene el pelo graso, ese es un borde, esa una cotilla y una pelma). Incluso critica a su padre, al que no considera como tal y anima a que lo deje solo porque le molesta… para así poder ponerlo verde por ser un mal padre que no se queda con él.

Cuando empieza a salir con Edythe se le pasa todo, está encantadísimo de mandar a sus supuestas amistades a tomar por saco y se dedica exclusivamente a fanboyear con ella. Quiere que estén juntos y si para eso tiene que ponerse en peligro a sí mismo, mentir y destrozar su vida y la de su familia lo hace: «Nunca me habría imaginado una vida como aquella. Había que pagar un precio muy alto, pero habría elegido hacerlo aunque hubiera tenido todo el tiempo del mundo para pensármelo.» DESTRIPE Eso lo dice en su propio funeral, que contempla ya siendo vampiro y en el que acaba de ver a sus padres tan destrozados por su supuesta muerte que su madre no podía ni tenerse en pie. Pero aún así está encantado de la vida planeando casarse con Edythe, para que os hagáis una idea de lo despreciable y egoísta que puede llegar a ser. Bella al menos le dijo a su familia que estaba bien. FIN DESTRIPE Y yo que creía que peor personaje que Bella no podía haber.

Sin título

Con menos se puede montar una fábrica de almohadas

En el libro hay tal nivel de relleno que se podría decir que se ha colado un poco de historia en medio de este. Para lo que cuenta con la mitad de la mitad de las páginas sobraba.

El primer tercio de la novela es una inmensa rajada de Beau quejándose por todo y todos que llega hasta que este descubre que Edythe es vampiresa… lo que supone que NO sirve para nada porque eso ya se sabía desde el principio. En el resto menos las últimas cien páginas Edythe y Beau ya son pareja y están dedicadas casi íntegramente a que Beau siga rajando, solo que esta vez en lugar lloriquear se dedica a repetir incansable lo guapa que es, lo bonitos que tiene los ojos, lo buena que está y lo bien que le huele el aliento a Edythe (de verdad, ¿cómo pudo pensar Meyer que eso quedaba romántico?).

4-1Esto resume muy bien 3/4 partes del libro.

Ya al final aparece la mala y todo termina deprisa y corriendo con un resumen exprés. O sea, más de la mitad del libro no aporta. ¿Sabes cuantos árboles han tenido que morir para que no cuentes nada Meyer? ¡Debería darte vergüenza maltratar así al Amazonas!

Mensajes horriasquerosos

Teniendo en cuenta que en España te detienen si pones un pancarta con la palabra ETA en una obra de teatro no entiendo cómo dejan que se venda esto, que sí es una apología, concretamente de unos valores vomitivos y perjudiciales para cualquier adolescente lo suficientemente influenciable para tomarlos de ejemplo. Presenta como preciosa una relación tóxica basada en la codependencia y el aislamiento, además de que con la excusa de que el chico es torpe pinta como bonito que la novia lo controle y le dirija la vida, supuestamente para protegerlo. En nuestra cultura una situación de dependencia y sumisión romantizada no tiene el mismo impacto y significado social si lo sufre un hombre que si lo sufre una mujer, ya que el segundo caso está más normalizado y el maltrato hacia la mujer es una la lacra; pero está muy mal en todos los casos y NO es aceptable bajo ningún concepto que se le diga a la juventud que es algo deseable.

Sin embargo, eso es sólo la punta del iceberg. Es el mensaje más evidente, pero no el único que aguarda agazapado entre las páginas de esta cosa. También tenemos el hecho de que Beau se siente especial e incomprendido (típico pensamiento adolescente), pero en lugar de tratar esto de un modo sano Meyer ha decidido echar gasolina al fuego. Es un adolescente de 17 años que quiere tomar sin pensar una decisión trascendental que le dicen que puede destrozar su vida (convertirse en vampiro) ¡y el libro te dice que eso está chachi pistachi! ¡Claro que sí! ¿No teníais siempre razón a esa edad? ¿No os alegráis de haber tomado en ese tiempo decisiones irreversibles? ¡Digámosles a los adolescentes que si se sienten diferentes e incomprendidos es que lo son y lo mejor es que sigan sus corazonadas, aunque estas tengan consecuencias y supongan grandes cambios! ¿Qué puede salir mal?

Eso sin contar que Beau y Edythe son unos egoístas a los que no les importa lo que tengan que hacer para estar juntos. Beau deja de lado a sus amistades, miente, abandona a sus padres y les destroza la vida, todo para estar con una chica que es peligrosa para él ¡y también eso está perfecto! El libro tiene la jeta de venderte que lo suyo son amor y felicidad verdaderas, por lo que merece la pena todo lo que hacen. ¿Cómo no iba a estar bien dejarlo todo por un enamoramiento de meses a los 17 años? ¿Cuándo ha pasado que el amor a esa edad no sea maduro y para toda la vida? Bueno, quizá en este caso sí sería para toda la vida, porque otro preciosísimo mensaje es que no se puede ser feliz sin pareja y que si esta te deja o le pasa algo lo mejor es suicidarte. Tienes un único amor predestinado y por eso no sólo tienes que aguantárselo todo sino que sin él no se puede vivir.

71191-arya-stark-burn-in-hell-gif-nuIz¿Necesitáis más pruebas de que lo mejor que se puede hacer con este libro es una barbacoa?

Machismo, machismo por doquier

Sí, además de todo lo anterior el libro es asquerosamente machista porque la autora lo es y no ha podido deshacerse de sus ideas machistas al escribir. Para demostrarlo voy a analizar los cambios que ha hecho Meyer respecto al original.

— Pero Sele, claro que el género cambiaría el modo de ser de los personajes y algunas situaciones. Habrían recibido otra educación y la sociedad los trataría de distinta manera. No sería realista si todo fuera exactamente igual.

Eso es cierto… o lo sería si el libro estuviera bien hecho y pretendiera presentar una historia creíble dentro de la ficción, pero en este caso tengo dos objeciones importantes. Primero, este libro es un experimento que pretendía ver si se podía hacer como con los juegos de Pokémon y vender lo mismo cambiando los nombres subvertir roles y demostrar que la historia original no era sexista sino que iba de «un ser humano normal rodeado por […] superhéroes y supervillanos», por lo que «no hubiera habido ninguna diferencia si el humano hubiera sido un chico y el vampiro una chica: la historia sigue siendo la misma.» Ergo, si luego cambia cosas autodestruye su teoría: resulta que el género sí determinaba a sus personajes y si se daban ciertas situaciones era por ser Bella mujer. Segundo, Meyer se pasa por el arco del triunfo la credibilidad y la congruencia cada vez que le conviene, así no compro la excusa de que justo cuando se trataba de cuestionar un dogma machista había que hacer un cambio porque «uy, no, que eso no iba a quedar creíble ni realista».

A partir de este punto voy a revelar muchas partes de la trama, así que si alguien quiere leer el libro manteniendo la sorpresa (ajajajaja, mmm, perdón, se me ha escapado) que se marche ahora. Aviso por… pues no sé por qué, ya que si no conoces estos libros probablemente vives debajo de una piedra que está en una cueva en lo alto de una montaña. Pero te diré algo: no la cambies por nada, es una piedra bajo la que merece la pena vivir.

Sin título

1. Ya en el preámbulo me encuentro con que Charlie sigue siendo un hombre y Renée una mujer con la excusa de que en esa época no era realista que le dieran la custodia a un hombre desempleado y no ligado a un sitio a menos que la mujer fuera una inepta. Sin repetir lo que acabo de decir… ¡Claaarooo! Eso explica que le dieran la custodia a Renée, que era la que no tenía trabajo, la que se largó de la casa y es tan inútil que tiene que ser el hijo el que cuida de ella. ¡Todo es taaan realista! No. Mi sentido arácnido me avisa de que esto puede tener más que ver con que Meyer no es capaz de ver que un padre soltero y amo de casa cuide a su hijo, ni que una mujer sea policía y se la pase bebiendo cerveza y viendo la tele. Subvertir así los roles de género debía producirle urticaria.

2. También en el preámbulo intentan colar que Beau no tiene el mismo complejo de inferioridad que Bella ni pensamientos tan «poéticos», además de ser menos iracundo. A parte de que es mentira y sí está más acomplejado que el patito feo, ¿es que Meyer creé que los problemas de autoestima, lo poético y perder los nervios con facilidad son cosa de chicas? Supongo que considera que lo relacionado con las emociones y la poesía es muy femenino y no resulta propio de hombres, mejor dejarlo para frágiles damiselas.

Y eso ha sido sin empezar la historia siquiera; la cosa pinta fatal.Sin título

3. Al ver su nueva furgoneta a Bella le gusta sin más, Beau tiene que especificar que no es un chico típico porque no sabe de coches. Si es que claro, como los gustos están determinados biológicamente por el género que a un hombre no le molen las cosas consideradas típicamente masculinas como los coches es una rareza de la naturaleza.

4. Bella menciona simplemente que la casa tiene un solo baño. Beau especifica que le va a costar menos compartir baño con su padre que con su madre porque esta tenía muchas más cosas que él. ¡Toma topicazo de que las mujeres tenemos por obligación un montón de potingues mientras que los hombres no porque lo de arreglarse es cosa nuestra!

5. Bella llora por tener que quedarse en Forks, Beau no. Meyer debe creer que llorar es cosa de nenas y los hombres de verdad no lo hacen.

6. Beau, de nuevo para demostrar lo especial que es, dice que no sabe nada de videojuegos, coches ni béisbol. Es decir, que Meyer considera que eso son cosas de hombres y es rarísimo que no le puedan interesar. Seguro que para ella las chicas gamer son un mito.

anigif_enhanced-buzz-6045-1371237592-14¡Qué es hombre y no le gustan los deportes, los videojuegos ni los coches! ¡¡¡Qué es hombre y no le gustan los deportes, los videojuegos ni los coches!!!

7. Dicho de Royal, la versión masculina de Rosalie: «Llevaba el cabello […] recogido en un moño en la nuca, pero el peinado no tenía nada de femenino.» Tiene que especificarlo porque que un hombre sea mínimamente femenino es un gran insulto.

8. Dice Beau: «[N]oté cómo me subía la sangre a la cara, sin duda formando poco atractivas manchas en mis mejillas y mi cuello.», «Balbuceé, se me llenó la cara de manchas rojas y tropecé con mis propias botas […].», «Notaba las manchas rojas empezando a florecer en mi rostro.» Bella se sonrojaba, pero parece que incluso ese simple verbo era demasiado femenino para que lo usara un machote, así que Beau no se sonroja sino que le salen manchas rojas en la cara y el cuello. Repetid conmigo: riddikulus.

9. El día siguiente a que Edward y Edythe traten a Bella y Beau como si apestaran ambos quieren explicaciones, pero no se atreven a pedirlas. Sin embargo, en al caso de Bella es porque es una cobarde, mientras que en el de Beau es porque Edythe es demasiado guapa para cuestionarla. ¿Mande? ¡Combo de tópicos! No bastaba dejar claro que las chicas son más cobardes, también había que decir que los tíos no pueden nada contra una mujer hermosa. Si es que la belleza es una súper arma de manipulación mejor que la imperius, con ella puedes hacer lo que te de la gana con los hombres. Claro, claro.

10. Cuando Beau se levanta una mañana y ve que ha helado piensa que eso puede ser peligroso porque él es muy patoso. Bella piensa lo mismo, pero además se asusta hasta el punto de gemir de pavor. Sin contar que se victimiza mucho más pensando que el día va a ser un infierno. Pfff. Que sí Meyer, que ya has dejado claro que las mujeres son más miedicas y quejicas que los machotes, no hace falta que lo repitas cada tres páginas.

por-que-no-te-callas-1Que cada vez que haces una aclaración te cubres de gloria.

11. Cuando Edward salva a Bella de la furgoneta él le dice que estaba a su lado y ella lo niega, enfadándose cuando él pone en duda su palabra. Beau se queda idiotizado ante la belleza de Edythe y no sólo es incapaz de enfadarse sino que empieza a dudar de si mismo. Meyer no se cansa de repetir el tópico que en las mujeres la belleza es una especie de arma de control masivo. ¡Qué pesada!

images_1770Fijo que Meyer repite esto todas las mañanas antes de desayunar.

12. Bella se enfada porque Edward se chive de que se ha dado un golpe y por eso le pongan un collarín y lleven en camilla mientras él entra y sale del hospital andando, pero Beau se siente humillado por la situación. Se ve que para los hombres estar heridos y parecer débiles es una humillación tremenda, sobre todo si quedan como más débiles que una mujer.

13. Cuando Edward dice que es peligroso Bella comprende de inmediato que es así, pero cuando lo dice Edythe Beau duda, pensando que ella parece muy delicada y que si no hubiera sido porque la vio parar la camioneta le parecería un chiste que insinuara algo así. Parece que en un hombre es «normal» ser peligroso, así que es fácil creerlo, pero ¿en una mujer? naaa, cómo va a ser eso si las chicas son monas y frágiles por naturaleza, porque ha demostrado que es especial, que si no sería imposible planteárselo siquiera.

14. Cuando Bella se encuentra por primera vez con Jacob coquetea con él para sacarle información sobre los Cullen. Beau no sólo no coquetea con Jules sino que remarca que es Edythe la que puede conseguir lo que quiera de él poniéndole ojitos. Está claro que Meyer cree que la seducción es un arma exclusivamente femenina.

el-poder-de-la-seduccion-de-una-mujer-1-638

15. Cuando Beau se pone a leer para distraerse elige Veinte mil leguas de viaje submarino. En el libro original Bella se pone a leer a Jane Austen. No entiendo este cambio a cuento de nada a menos que Meyer considere que Austen es literatura para chicas y no pueda concebir que a un hombre le puedan gustar los libros «para chicas».

16. Bella va con sus compañeras de clase a Port Angeles a comprar vestidos para el baile. Por lógica, Beau debería ir con sus compañeros a comprar trajes. Sin embargo, se ve que Meyer considera que comprar ropa es muy femenino y ellos van a comprar ramilletes para las chicas. Eso no sólo es un cambio machista, es que no tiene sentido. ¿Acaso van a ir al baile en chándal a lo Barney Stinson en funerales? ¿O desnudos? ¿O son chicos mágicos y se transformarán para arreglarse? Hombres del mundo ¡exijo que me expliquéis cómo conseguís ropa si ir de compras es exclusivo de las mujeres!

¿Ir de compras? ¡No! Nosotros nos arreglamos… ¡Con el poder del Prisma Lunar!

17. Cuando Bella se pierde en Port Angeles la intentan violar unos hombres, por lo que a Beau deberían intentar violarlo unas mujeres. Eso era una buena oportunidad para visibilizar el tema de la violación masculina. Sin embargo, Meyer, como buena machista, piensa que los hombres no pueden ser violados y mucho menos por mujeres, así que cambia la escena porque unos hombres intentan darle una paliza de muerte a Beau. Además, el machismo es doble porque, aunque hay una mujer en el grupo, son hombres los que amenazan a Beau mientras ella se queda atrás. Se ve que Meyer también considera imposible que unas mujeres le puedan dar una paliza a un hombre. Para ella la única manera de que un hombre pueda ser maltratado es por otro hombre, porque claro, ¿cómo iban a poder esos débiles seres contra un machote?

18. Cuando están cenando y a Bella le da frío Edward le da sin más su chaqueta, pero cuando Edythe le ofrece su bufanda a Beau este la rechaza y Edythe tiene que decirle lo siguiente para que se la ponga: «No es una bufanda de mujer, si es eso lo que te preocupa. Se la he quitado a Archie.» Era muy importante especificarlo porque, ya sabéis, usar una prenda femenina es de las peores cosas que le pueden pasar a un hombre. ¡Qué frágil es la masculinidad, que hasta una bufanda la puede destruir!

vampiresa-emocional1La lógica de Meyer.

19. Cuando terminan de cenar Edward invita y Bella se lo toma como lo más natural del mundo, pero Beau protesta y quiere pagar él. Se ve que lo de que invite una mujer no es normal. Sin embargo, ya veo a Meyer regodeándose pensando: «¿veís? no soy machista. He puesto a la mujer a pagar la cuenta y decir: “intenta no quedarte enganchado en roles de género tan anticuados.”». En realidad, lo ideal es que hubiera invitado ella sin más. Incidir en que una mujer también puede pagar es como reconocer que estamos ante un caso especial. No obstante, podría haberlo dejado pasar si no fuera porque eso produce la siguiente situación machista.

20. Cuando Beau ve que lo ha invitado una mujer siente peligrar su masculinidad y su cerebro entra en combustión, por lo que hace lo siguiente: «Dejé a Edythe atrás […] para abrirle la puerta ignorando lo que había mencionado acerca de los roles de género anticuados. […] Me miró con extrañeza mientras le sostenía la puerta, como si fuera de ese tipo de chicas a las que les conmueve el gesto pero […] les incomoda. Decidí pasar por alto el factor incomodidad y volví a […] hacer lo mismo con la puerta del coche.» A Beau se la suda ampliamente que ella no lo necesite y encima se sienta incómoda. Él es el hombre de la relación y no va a dejar que ninguna mujer cuestione su papel.

Sin título

21. Cuando se describe a Edward se dice que es musculoso, pero cuando se describe a Edythe se hace hincapié en lo delgada y delicada que es. ¡Qué asco ya de tópicos de género!

22. Cuando Bella y Edward van al instituto juntos después de su cita Jessica le pregunta a Bella lo que siente por Edward. En el caso de Beau y Edythe lo que le pregunta Jeremy a Beau es si se ha tirado a Edythe o, al menos, ha logrado liarse con ella. Porque lo importante para las mujeres son los sentimientos, pero para los hombres es el sexo porque ellos están más salidos. ¡Claro que sí!

23. Por si no había quedado claro que Meyer en realidad está muy de acuerdo con los roles de género, Beau le lleva la mochila y le abre las puertas a Edythe. En el original era Edward el que hacía esas cosas. Podría haber aceptado que era por ser un vampiro súper fuerte y rápido mientras que Bella era una humana torpe, pero se ve que en realidad lo hacía porque era hombre, ya que ahora es Beau el que se dedica a tratar a Edythe como si fuera manca y débil para dejar claro que es quien lleva los pantalones en la relación, aunque ella pueda levantar su mochila con el meñique mientras que Beau va resoplando cuando la carga.

24. Cuando Edward le dice a Bella de llevarla a caballito por el bosque ella no ve ningún problema, pero en la misma situación Beau duda, incidiendo en lo pequeña y delicada que es Edythe y hasta preocupado por hacerle daño. Parece que por mucho que la haya visto arrancar árboles y levantar camionetas a pulso el tío es incapaz de asumir que la mujer pueda ser la fuerte de una pareja.

Sin título

25. Charlie habla con Beau para decirle que debería intentar ligar más, a Bella lo que le decía es que era muy joven y que mejor esperara a la universidad. Porque claro, en el caso de los chicos ligar es fundamental para reafirmar su virilidad, pero en el de las chicas mejor que liguen poco y no empiecen desde demasiado jóvenes, no vayan a ser consideradas «fáciles».

26. Edythe a Beau: «Beau, no sabes lo…, bueno, lo frágil que eres. No pretendo con ello insultar tu virilidad.» ¡Qué pesadez ya con que Edythe tenga que justificar su fuerza tooodooo el puñetero rato! Edward no lo hacía, pero claro, él era un hombre y se consideraba natural que fuera el más fuerte. Se ve que en el caso de una mujer no es normal y debe disculparse constantemente para que Beau no se sienta insultado ni herido en su masculinidad.

27. Después de que Edythe aclare a Beau que es virgen él piensa lo siguiente: «“Tendemos a formar vínculos muy fuertes, tanto físicos como emocionales”, no había podido evitar preguntarme si hablaría por experiencia. Descubrí que me aliviaba enormemente saber que aquel no era el caso.» Dejando de lado que Beau tiene una mentalidad que ni mi abuelo, en el caso de Edward no se incidía en que fuera virgen. Parece que en el caso de una mujer sí es muy importante dejarlo clarísimo porque, ya sabéis, si un hombre tiene sexo no pasa nada, pero si una mujer hace lo mismo es una furcia.

6822VSegurísimo que Meyer cree esto y le parece muy gracioso el «chiste».

28. Después de que hablen de sexo Bella le pregunta a Edward si la desea y él dice que sí porque es un hombre después de todo. Beau no pregunta y lo que hace Edythe es decirle que lo encuentra guapo. Lo dicho, para Meyer es natural que un hombre piense en sexo, pero una mujer no puede o sería una guarra.

29. Cuando Bella le dice a Charlie que Edward es su novio y se lo presenta este se pone en plan padre sobreprotector. Sin embargo, cuando Beau le dice a Charlie que Edythe es su novia y se la presenta este se sorprende y queda encantado de que su hijo esté saliendo con una chica tan guapa. Será por eso de que las mujeres son objetos a cargo primero del padre y luego del novio, así que los padres han de velar porque sus hijas pasen a un buen dueño nuevo; pero los hombres miden su virilidad por la cantidad y calidad de las mujeres que obtienen, por lo que es un gran logro ligarse a una muy hermosa y deseada.

30. Bella daba clases de ballet de pequeña, pero si Meyer no puede asumir que un hombre vaya de compras ya que pudiera hacer algo considerado tan femenino como bailar ballet debía parecerle una aberración, así que en el caso de Beau era su madre la que enseñaba ballet y él nunca lo practicó.

tumblr_moclrjwmaL1rf2e74o1_500Lo siento claval, tendrás que resignarte porque el ballet es cosa de nenas. Aspira a algo más realista, como por ejemplo salir con una vampiresa.

31. A Rosalie la vejaron y violaron su prometido y unos amigos, pero el cerebro de Meyer implosionaría antes que aceptar que un hombre pueda ser violado y maltratado por mujeres, así que a Royal le pegó una paliza de muerte el amante de su prometida.

Y esos son sólo los cambios más cantosos. Alguno se me habrá pasado. Con otros he hecho la vista gorda por dos motivos: primero, porque eran detalles más ambiguos y quería creer que no eran diferentes por el cambio de géneros sino porque al reescribir Meyer pensó que así quedaban mejor; segundo, porque llevo ya quince páginas y esto no podía ser infinito.

Sentencia

Un bodrio machista. No lo dejéis al alcance de los niños que contiene valores muy perniciosos no aptos para menores de edad y/o personas influenciables.