Reseña y Crítica Feminista a la Trilogía Corazón Salvaje (Caridad Bravo Adams)

Mucho talento, horrible argumento.

Esta reseña va dedicada a Nea Poulain y participa en su reto Tour Latinoamericano, consistente en leer libros escritos por autoras y autores de cualquier lugar de latinoamérica y compartir las lecturas por el blog; idea que me parece interesantísima porque, echando cuentas, a menos que se busquen a propósito otras obras al final casi todo lo que se lee es de Europa (especialmente del oeste), Canadá o EEUU.

(El reto lo propuso el 1 de Enero de 2018, sólo me ha tomado un año empezar. Todo correcto. Menos mal que Andrea es sabia y concedió tiempo infinito para cumplir).

Concretamente esta es la reseña de México 🇲🇽, país de Nea. He escogido esta trilogía porque Caridad Bravo Adams es muy famosa por escribir historias dramáticas (básicamente culebrones) que han sido en su mayoría llevados a la gran pantalla con mucho éxito; por lo que es importante en la cultura popular no sólo mexicana, sino de toda latinoamérica y hasta España. A eso sumandle que, irónicamente, pese a lo anterior es minusvalorada como escritora, siendo relegada a «escritora de segunda» por no hacer «literatura auténtica» sino de mero entretenimiento; hasta el punto que ella misma pensaba que no tenía derecho a llamarse escritora, llegando a decir en una entrevista: «Me niegan el pan y la sal porque escribo para la radio y televisión… En realidad yo no escribo para que me den el Premio Nobel –pobre de mí– escribo para llegar al pueblo, a la gran masa humana, a tanta gente que necesita una hora de distracción …». Pese al hecho de que literalmente toda su vida la dedicó a escribir libros, poemas, artículos y hasta teatro (sí, se que tiene un par de premios, pero nunca se la menciona ni reivindica entre las literatas mexicanas).

Visto todo lo anterior obviamente tenía que leer algo de ella, sonaba demasiado a una de estas autoras prolíficas que si hubiera sido un hombre habría sido un grande de las letras, pero por ser mujer se la minusvalora. ¿Era correcta mi impresión y es una buena autora? Sí, sin duda. ¿Me ha gustado y la recomendaría?

tenor

Empecemos por lo bueno. (づ ᴖ ɜ ᴖ)づ

La historia sucede en Martinica, un departamento de ultramar francés, y narra los líos amorosos y desencuentros entre 2 hermanas (Mónica y Aimé Molnar, señoritas bien de una familia colona francesa, pero empobrecidas) y 2 hermanos (Renato D’Autremont, terrateniente colono heredero de una gran fortuna, y Juan del Diablo, ilegítimo resultado de una aventura del padre del anterior y que por eso se ve abocado a la pobreza y ni siquiera tiene apellido). Y sí, es un culebrón con todas las letras, no obstante, Bravo Adams escribe bien y, pese a que se muestran emociones muy intensas y desbordadas, su presentación se maneja con maestría y logra que no quede como una burda parodia exagerada (bueno, la mayor parte del tiempo), algo que muy poca gente consigue. Y lo anterior se ve apoyado porque estas son lo que se llama novelas de paisaje, es decir, que el entorno juega un papel muy importante en la obra. Se hacen muchas comparaciones entre estar en una isla volcánica surgida del océano fruto de la fuerza incontrolable de la tierra con las pasiones incontrolables de les personajes, que también se desbordan como una erupción sin que lo puedan evitar. De algún modo no resultaba ridículo que les personajes sintieran de un modo tan intenso y cedieran todo el tiempo a sus impulsos en lugar de usar la razón, porque parecían un reflejo de la tierra que habitaban, que también se presentaba regida por fuerzas naturales incontrolables.

Además, Chéjov estaría orgulloso. Todas las escenas están construidas. Nada de que te den explicaciones y resúmenes exprés sobre que X e Y están teniendo una conversación, de verdad se escribe como X e Y tienen la conversación. Y si alguna escena se cuenta en lugar de mostrarse es porque lo hace alguien que estuvo allí y relata lo que ha sucedido, también a través de una escena bien construida. La única parte en que sí se pone Bravo Adams explicativa es para contar los sentimientos, pese a que se sobrentienden bien la mayoría de las veces; eso sí se lo critico, ya que siento que me toma por idiota creyendo que no voy a ser capaz de entender lo que expresa y por eso me lo tiene que deletrear qué está sintiendo cada personaje en todo momento. Pero en general, ¡por fin alguien que ha comprendido lo de mostrar y no contar!

gif-emocion-10.gifYa se que este no es Chéjov, pero no he encontrado un gif de él e igualmente esta sería su reacción.

Para seguir, les personajes, sobre todo les principales, tienen una construcción sorprendentemente buena dentro de ser puros estereotipos. Sus voces son reconocibles y hacen metáforas y comparaciones que tienen que ver con su personalidad y sus vivencias: Juan, que es marino, se explica hablando de tormentas, islas y demás; Mónica, que es muy religiosa y ha vivido sobreprotegida, hace alusión a la Biblia, se compara con mártires y muestra desconocimiento sobre lo que pasa en el mundo; etcétera. Incluso a quienes tienen un rol secundario se les dan leves pinceladas de caracterización, tales como la criada mestiza que cree en la magia y los ritos africanos. Son detalles muy de agradecer porque te crees que les personajes sean quienes dicen ser. Nada de aberraciones tales como iletrados obreros rusos que luego por alguna razón hablan, además de ruso, inglés, alemán, polaco, ucraniano y finés nivel nativo y chapurrean galés y neerlándes (¿eh, Follett?). La única parte que sí queda forzada es que a veces a les personajes les da por marcarse monólogos que ya quisiera Calderón de la Barca. Esos momentos sí que resultan muy artificiales, ya que no suenan para nada como algo que de verdad se diría en voz alta; y especialmente suenan falsos porque siempre usan un registro tirando a culto, incluso cuando la persona en cuestión no ha recibido una educación.

Para terminar, el ambiente está bien construido. Se nota que hay documentación y/o la autora sabe de qué esta hablando. Aunque es algo que está de fondo y lo importante en la historia son los amoríos, se refleja y critica con crudeza la situación de explotación de la metrópoli, siendo que la población esclava (negra sobre todo y también indígena y mestiza) no tenía derechos y trabajaba hasta morir para enriquecer a hacendados y mandar productos a Francia, cuyos gobernadores hacían la vista gorda incluso ante prácticas prohibidas con tal de que la producción siguiera. Y se aprecia el choque cultural entre las fiestas de tradición africana de la mayoría de la población esclava y la cultura europea de las clases altas que venían de la metrópoli. En suma, que te crees que estás donde te dicen que estás. No como novelas rosas cuya ambientación en Escocia, por ejemplo, se basa en que la gente vista kilts. La ambientación en las novelas rosas suele ser paupérrima alegando que la novela no es histórica y se centra en el romance, Bravo Adams es la prueba de que eso es una excusa para no documentarse.

Pero ahora llega lo malo y quiero decir MALO. ლ(ಠ益ಠლ)

Todo el talento demostrado por la autora está al servicio de un argumento horriasqueroso. La historia es tan pero tan machista que dan ganas de vomitar. Tanto Juan como Renato son basura machista a un nivel que harían parecer a Christian Grey un buen tipo:

– Juan es un salvaje con las mujeres, dedicándose a insultarlas, arrastrarlas de un lado para otro y exigir. Él dice cuándo y dónde quedar y si no cumples amenaza con violencia física, pero a él no se le puede en ningún momento pedir nada. Y también deja claro que tiene a una mujer en cada puerto y se puede acostar con quien le da la gana, pero si decide que una mujer es suya esta tiene que darle fidelidad absoluta y hacer todo lo que diga o se cree con derecho a insultarla, humillarla y hasta violarla y matarla. Encima se justifica en que las mujeres en general dan asco y no merecen otro trato, que si quieren que las respete mínimamente primero que demuestren ser unas mártires, porque el de partida las va a tratar mal y luego ya si eso se disculpará al ver que se ha equivocado en un caso concreto. Lo único que se le puede conceder es que no es racista, no como el siguiente, que es esclavista y disfruta maltratando a  la gente no blanca en su poder para demostrar su superioridad.

– Renato al principio parece mejor, pero luego te das cuenta de que es la misma escoria y hasta peor. Es un psicópata que se «enamora» (léase obsesiona de modo enfermizo) con mujeres según la visión idealizada unilateral que se hace de ellas. Una vez «enamorado», por mucho que ella le diga claramente que la deje tranquila, en su paranoia sigue empeñado en que en realidad lo ama y se está haciendo la difícil. Incluso llega a amenazarla y chantajearla para que le diga lo que quiere oír o trata de matar al esposo para casarse con ella porque, aunque lo hayan mandado a pastar repetidamente, según él lo dice para darle celos con el esposo, pero en realidad seguro que quiere verse libre para casarse con él. Para colmo, cuando la mujer demuestra no ser como la imagen que se había creado en su cabeza, se cree legitimado para humillarla, maltratarla y hasta matarla por «engañarlo».

Ojalá se hubieran matado como varias veces intentan y el rey de Dinamarca gobernador de Francia hubiera aparecido para quedárselo todo. Eso sí sería un final feliz. Se supone que esto es un culebrón y el interés radica en averiguar cómo quedarán las parejas, pero cualquier final con uno de los 2 es como elegir entre la silla eléctrica y la cámara de gas. Te deja con miedo de que por cualquier ofensa real o imaginaria la pobre mujer en cuestión acabe cualquier día en el hospital por una paliza o directamente muerta, máxime teniendo en cuenta que ambos justifican maltratar y matar mujeres y tratan de patadas a las protagonistas más de una vez, maltratándolas, amenazándolas y hasta intentando matarlas. DESTRIPE De hecho, Aimé acaba muerta por culpa de Renato. Y no me vale la excusa de que fue un accidente y se lo merecía tal como dice el libro, porque él había intentado matarla y la había estado tratando muy mal; y en el momento actúa de un modo muy peligroso persiguiéndola, pese a que sabe y le dicen que es peor, haciendo que su caballo se dirija a un desfiladero. Sabía que la podía matar y le da igual. Eso se llama homicidio indirecto. FIN DESTRIPE

original

Las dos hermanas son muy diferentes y hubiera sido maravilloso que la historia tratara de cómo aceptaban sus diferencias y se querían pese a todo. Pero no, porque son los tropos machistas de la santa y la prostituta. Se presenta a Aimée como el epítome del mal, cuando los hombres son mil veces peores. Ellos también son egoístas y buscan su propio beneficio. La diferencia es que encima son violentos y van amenazando de muerte. Pero se les da redención y a ella se le niega. Ellos merecen todo el perdón, igual que por dejarse llevar por sus pasiones, pero si es una mujer ya es el origen del mal y no merece nada. Al final Aimée me daba pena y merecía su oportunidad. ¿Por qué los hombres pueden ser egoístas, mentirosos, manipuladores y rencorosos (por cierto, hay una denuncia falsa en el libro… y la pone un hombre por despecho) y luego arrepentirse y aquí no ha pasado nada, pero ella ya era un súcubo del infierno por lo mismo (sin contar que ellos, como he dicho, son bastante peores)? Además, yo también mentiría diciendo a un tío lo que quiere oír si este me ha agarrado del cuello y me amenaza con estrangularme y si sufriera constantes amenazas. Y también estaría enfadada si me trataran a patadas e insultos y no me dejaran hacer nada. Igual es que yo soy muy malvada. ¿Está muy feo lo que hace? Sí, pero básicamente a Aimé se la odia y vilipendia por atreverse a salirse del camino y ser como los hombres siendo mujer.

También se presenta a Mónica como la mártir encarnación de la virtud, obviamente asociada con pureza sexual, que cambia a los hombres por ser capaz de aguantar todos sus maltratos. Ojalá se hubiera explorado su personalidad porque, al igual que Aimé daba señales de no ser mala sino más bien tener aspiraciones de libertad e ideales que podrían haberse explorado para hacer de ella una personaje gris interesantísima, Mónica tiene oscuros que también daban para mucho: es muy clasista, moralista y metomentodo. Aunque no lo diga, demuestra que tiene interiorizado ser superior a otra gente de estratos más bajos y sin educación, además de tener una idea de qué es el bien y qué el mal y cómo comportarse, creyendo que tiene el derecho a meterse en la vida de todo el mundo para decirles cómo deben ser, mirando por encima del hombro y tratando mal a quien no cumpla.

Pero no, se las presenta en un plano de blanco y negro y se las hace odiarse y competir entre ellas. O sea, tópicos machistas, enseñanza de que las mujeres deben soportar el maltrato y nula sororidad.

4

Horror. Por esto, aunque la obra esté bien escrita, dudo que sea recomendable a menos que la leas como ejemplo de lo que NO deben ser hombres ni mujeres y como NO llevar relaciones.

También mencionar que hay demasiado relleno. Los 3 libros podrían haber sido 1, ya que sobran la mitad de las páginas. Esto de debe a que la historia se alarga hasta la nausea de forma artificial: que si les personajes se niegan a decir lo que sienten, que si justo cuando todo va bien alguien decide estropearlo aunque su actuación no tenga ningún sentido, que si coincidencias muy convenientes, que si malentendidos… Resultaba muy, muy cansino. Y había momentos que eran tan obviamente diabolus ex machina que se perdía toda credibilidad.

No se hasta que punto lo anterior es consecuencia de las exigencias para alargar y plegarse a los gustos de la época, pero especialmente el machismo me ha impedido disfrutar de los libros y recomendarlos, reivindicando a la autora. Y es una pena porque había maestría al escribir y capacidad para haber creado una obra compleja con personajes grises de gran humanidad… y al final se desperdicia en favor de tropos machistas y una historia tan alargada que llega a resultar rocambolesca.

Sentencia

La autora escribe bien y resulta interesante conocerla por eso y por su importancia en la cultura popular, pero teniendo en cuenta que sus obras son MUY tóxicas y sus argumentos sólo deben mirarse con ojo crítico.

Anuncios

Contradicciones machistas I

Cruz, las mujeres pierden; cara, no ganan

La sociedad machista en la que vivimos está diseñada muchas veces para que las mujeres no podamos ganar porque las reglas están en su contra. Es un mecanismo más de discriminación. ¿Cómo hace esto? Muy fácil, nos bombardea con mensajes sobre cómo debemos ser y actuar y nos juzga muy duramente si no cumplimos el estándar, pero luego esa forma de ser que nos enseñan está vilipendiada. Ya sabéis: nos imponen una idea de feminidad que se han inventado (muchas veces a la medida de lo que quieran los hombres de nosotras) y si no seguimos nos miran mal por no cumplir las reglas sociales, y antes de que me saltéis con lo de «pero a los hombres también las pasa eso y les imponen una idea de masculinidad, mi, mi, mí»: cierto, pero recordad la segunda parte. Lo que a los hombres les enseñan que es ser masculino son característica premiadas por la sociedad y que dan poder: ser fuerte, tener carácter, etcétera; en el caso de las mujeres ocurre que «casualmente» todo lo considerado femenino es de segunda respecto a lo considerado masculino. Así que quiero dedicar varias entradas a mencionar las contradicciones a las que las mujeres nos vemos sometidas en el día a día. Ya sabéis, esas cosas que nos machacan para que hagamos, pero una vez que las hacemos somos criticadas y juzgadas por ello y nos sueltan eso de «es que las mujeres sois luego las primeras a las que les gusta X, si es que no hay quién os entienda, la culpa es vuestra», que es un argumento estándar muy usado para desacreditar a las mujeres.

En esta voy a hablar de la importancia que se otorga a nuestro aspecto físico. Y es que prácticamente TODO a nuestro alrededor está orientado a transmitirnos el mensaje de que si eres mujer la belleza es fundamental. Ya en los cuentos que nos contaban en nuestra tierna infancia la belleza era la característica principal de esas princesas que nos enseñaban a querer ser.

1Princesas = Guapas = Buenas = Triunfadoras                                                Brujas = Feas = Malas = Perdedoras

Películas, series, libros, etcétera, nos recuerdan la importancia primordial de nuestro aspecto. Sólo hay que ver como incluso ahora que (por suerte) se da más protagonismo a las chicas y se hacen personajes femeninas que no son «la novia de» ni objetos sexuales, aún así no se deja de incidir en su aspecto. Porque vale, sí, son fuertes, capaces y/o inteligentes, pero TAMBIÉN tienen que ser guapas.

2Muy bien eso de que sepas matar zombis, Jill, pero no te olvides de tu escote, ropa ajustada y/o minifalda y de que parezca que estás recién maquillada, ¡vaya a ser que no estés guapa y sensual!

3En la novela rosa, considerada por y para mujeres, las protas son siempre guapas y esa es la condición impepinable para alcanzar la felicidad, porque se enamoran de ellas por eso.

Descripción de Clary Fray de Cazadores de Sombras tomada de Wikia: «Clary es una chica valiente, […] le gusta estar rodeada por la gente que la quiere y a la que ella […] quiere, y sería capaz de hacer cualquier cosa para defenderla. Es baja y delgada, lo que le da aspecto de niña pequeña. […] Dice que siendo tan bajita solo la podrían considerar mona. Clary dice sobre ella que es una chica normal, ni guapa ni fea. Sin embargo, Jace dice que es hermosa». Es valiente y puede hacer cosas por su cuenta, pero no olvidemos mencionar que también es mona y los chicos la consideran hermosa, que eso es muy importante.

4Serie para niñas pequeñas en la que, por supuesto, todas las chicas son monas y van arregladísimas. Incluso cuando se supone que son monstruas.

Fijaos y veréis como en el caso de las mujeres siempre se suele incidir más en el aspecto, incluso aunque el objetivo fuera hacer una mujer fuerte y con personalidad y el físico no afecte a la trama.

Es más, la que se puede liar como te atrevas a crear mujeres que se salgan mínimamente de los estándares establecidos. Véase la que se armó con Horizon Zero Dawn por atreverse a presentar a una protagonista, ya no fea porque Aloy no lo es, sino simplemente se sale un poquito del canon siendo poco arreglada y pasando de su aspecto (que encima es lo lógico por el entorno en el que vive, y si queréis saber más jugad Horizon Zero Dawn porque lo vale).

Y con toda la cultura que nos bombardea con cánones estéticos, ahora pensad en la propia gente de nuestro alrededor. ¿Qué chica no se ha sentido presionada para maquillarse y arreglarse?: «Eres mona, si te sacaras partido…» «Lo que daría yo por tener un pelo tan bonito, ¿por qué no te lo dejas más largo?» «Es que vas muy dejada, ¿por qué no pruebas a ponerte tacones o falda de vez en cuando?» «¡Mira, esa no se ha depilado! ¡Que asco! (bonus si lo dice un tío que en la playa no necesita protector de lo peludo que es)», «Entiendo que quieras ir cómoda, pero unos pitillos entallados no son una tortura y te harían mejor culo», «¡Estás preciosa con esa ropa/maquillaje! ¿Por qué no vas así siempre?» «Pero si lo digo por tu bien, arreglándote te verías mejor y gustarías más a los chicos», «¿No has pensado en perder unos kilitos? Es por tu salud y estarías más guapa y a gusto contigo misma», «Siempre con gafas, ¿por qué no te compras unas lentillas?», «¿Es que quieres ser una marimacha? Tendrías que ir más femenina», «Tienes un cuerpo bonito, ¿por qué no lo enseñas más?» «Sólo con que te depilaras las cejas te cambiaba la cara», «Hay otras que valen mucho menos que tú y se creen más guapas porque se arreglan (fomentado a tope la competición entre mujeres)» Y así podría seguir toda la entrada. Seguro que os suenan todas y conocéis más.

¿A qué chica no le han dicho alguna de estas cosas personas bienintencionadas que sólo querían «lo mejor» para ella (o sea, que estuviera más guapa)? ¿A qué mujeres no se tiende a juzgarlas por su físico? Y eso sin contar que la industria de la moda y la belleza están prácticamente centradas en nosotras. Que si cremas antiarrugas porque envejecer es lo peor, que si no tengas celulitis (aunque es natural), que si maquillaje y complementos, que si eres gorda si usas más de X talla. Nos han bombardeado con imágenes inalcanzables de caras y cuerpos de tal manera que la inmensa mayoría de las mujeres está descontenta con su físico o tiene algún complejo.

5Como si esta necesitara crema antiarrugas. Sin contar que va maquillada cuando se supone que está desarreglada.

Todo eso como mujeres nos marca y moldea, muchas veces sin que nos demos cuenta siquiera. Se nos ha inculcado y se nos demuestra que la belleza es fundamental. Se nos ha machacado para que pensemos que las mujeres es que somos coquetas por naturaleza. Y además hay una presión tremebunda sobre nosotras porque se nos juzga y sanciona socialmente si no seguimos los cánones de belleza. Por tanto, es lógico que las mujeres le demos mucha importancia a nuestro aspecto y queramos ser guapas.

Sin embargo, ¿qué pasa si le das mucha importancia a tu físico e inviertes mucho tiempo y dinero en estar guapa? Que eres una presumida y una superficial, ya podías preocuparte de cosas más importantes como la inteligencia o la cultura, por ejemplo.

¿No os llama la atención la ligereza con que se critica y hasta ridiculiza a las mujeres que se preocupan excesivamente por su aspecto? ¿Cómo se las acusa de obsesionadas y se les echa en cara que los hombres aprovechan mejor el tiempo o se preocupan de cosas más útiles y serias? ¿Cómo se suele tender a presuponer que las guapas son inútiles o ignorantes?

6Eso, eso, ya están echadas a perder por ser superficiales. Ni que sólo estuvieran imitando lo que están viendo en su entorno como hace toda la infancia.

7Típica bromita sobre lo superficiales que somos las chicas.

8Porque no deberías dedicar tanto tiempo a tu físico ¡presumida! ¿Cómo se te ocurre dar tanta importancia a una de las únicas cosas, si no la única, que muchos valoran de ti.

¿Qué hombre no quiere ver mujeres guapas? Muchos son los primeros que juzgan a las mujeres por su aspecto. Pero anda que no se meten con lo lentas que somos las mujeres para arreglarnos. Ellos con vestirse, lavarse la cara y a veces afeitarse ya se considera que están arreglados y guapos, si tienen el pelo corto no tienen ni que peinarse. Las mujeres para que se considere que estamos guapas y arregladas tenemos que estar, además de aseadas y vestidas (con ropa que suele ser más difícil ponerse, por cierto), depiladas, maquilladas y con un peinado elaborado. Pero claro, es que somos muy lentas porque nos preocupamos demasiado por nuestro aspecto. No como ellos, que son listos y pasan de complicarse la vida.

9¿Por qué tardas tanto? ¡¿Tan difícil es hacer el cuádruple que yo en menos tiempo?!

Los hombres también suelen soltar esto de «si es que lo hacéis por que queréis, que a nosotros nos gustáis naturales». ¡Ja! Mis tetas sobre la mesa. Con el tiempo he aprendido que esta frase en realidad quiere decir «nos gustáis guapas, pero que parezca que sois así de forma natural (o sea, que no les gustan los labios borgoña y la sombra de ojos de colores vistosos)». Porque las mujeres con la cara llena de imperfecciones tales como granos, con arrugas o las cejas sin retocar ya no les parecen tan atractivas. Y ¿hay algo más antinatural que fingir que no tenemos vello corporal?, pues prueba a no depilarte y verás lo que dicen esos amantes de las chicas naturales.

10Hombre considerado guapo y arreglado: sin maquillaje, con barba, con ojeras y arrugas y peinado fácil.

11Mujer al natural y la misma mujer arreglada. ¿Cuántos la consideráis más guapa y os gusta más en la primera foto?

12En ambos casos esto es lo más natural que hay. ¿Os encanta la chica o habéis pensado que da asco?

Así es el machismo. Nos inculca la importancia de la belleza y sobre nosotras pesan unas exigencias sobre la apariencia que nos hacen perder mucho tiempo y dinero y nos mantienen siempre insatisfechas (ya que son inalcanzables). Además, se nos juzga y critica muchísimo por nuestro aspecto. Sin embargo, como sigamos esas imposiciones es que somos unas superficiales y unas presumidas, porque como nadie nos obliga poniéndonos una pistola en la cabeza es que somos así porque queremos. Lo dicho: no podemos ganar porque hagamos lo que hagamos va a estar mal y nos juzgarán por ello.

Reseña y Crítica Feminista a Seducción (Jodi Ellen Malpas)

La justificación de la misoginia más rancia

Este libro entra en la categoría de vomitivo y pernicioso. No es simplemente que sea malo por estar mal escrito, que lo está; o porque la historia sea aburrida y ridícula, que también. Transmite unos valores horribles que hacen daño en la vida real.

Es la típica pseudo historia (porque es muy discutible que exista argumento) en que una mujer conoce a un hombre, empiezan una relación que se basa sólo en el sexo aunque te intenten vender que es algo más, se suceden un montón de escenas absurdas para rellenar y al final rompen para dejar abierta una continuación. O sea, una copia de Cincuenta sombras de Grey para intentar subirse a la ola del éxito. Y si creíais que la novela de James ya era tóxica esperad a conocer esta. Es que no falla, abras por donde abras el libro te vas a encontrar indefectiblemente con algo de lo siguiente:

1. Justificación de la masculinidad tóxica en su máximo exponente.

Este el tema principal sobre el que gira el libro. Se presenta a un hombre que es el epítome de la masculinidad tóxica: violento, homófobo, maltratador, violador, obsesivo, controlador, putero, con problemas de alcoholismo, una grave psicopatía que le impide preocuparse por nada ni nadie que no sea él y una tremenda megalomanía que hace que jamás asuma responsabilidad por nada. No obstante, las escenas se dedican a justificar absolutamente todos sus comportamientos con mensajes tan chulos como:

– Los hombres son violentos, controladores y muy sexuales por naturaleza y las mujeres deben plegarse a sus deseos. Toda la relación entre Ava y el engendro este se basa en que él se encapricha y decide unilateralmente que ella será suya. A partir de ahí la espía, la acosa sexualmente y la persigue cada vez que intenta alejarse; sudando ampliamente de la voluntad de ella. Lo único que importa es él y sus ganas de follar sentimientos. Y así con todo y especialmente con el sexo: cuando él quiere sexo asume que ella también y no para hasta lograr su objetivo, como los de la Manada, encima jactándose de que ella lo deseaba porque él es muy guapo. Todo este espeluznante proceso de acoso, maltrato y violaciones es ampliamente defendido y romantizado por todo el mundo, que se dedica a presionar a Ava diciendo que tiene suerte de que un tío así le haga caso y que no se haga la difícil.

– Los hombres JAMÁS tienen la culpa de nada. NUNCA. ¿Que se emborrachan y/o se ponen violentos? Culpa de la mujer por dejarlos/no hacerles caso. ¿Que acosan y violan? No se pueden controlar, se ve que no tienen cerebro y no pueden razonar, los pobres; son las mujeres, que provocan con su existencia. ¿Que mienten y manipulan? Es que las pobres mujeres son demasiado idiotas para entender nada, mejor no contarles las cosas. ¿Que un tío se encierra sin permiso con una mujer en una habitación mientras ella está trabajando, se empieza a quitar la ropa y a manosearla a ella y, finalmente, la viola (acto que, por cierto, sucede con la supuesta novia del hombre bajo el mismo techo)? Culpa de la mujer por ser tan guarra de provocarlo respirando el mismo aire que él. ¡Mira lo que has hecho, arpía, has provocado que un pobre e inocente hombre ponga cuernos! ¡¡Mala pécora!! ¡¡¡Tentadora!!! Sí, así es como se trata el tema y no diciendo que ha sido una puñetera violación. Ese es el nivel.

217888_447219978654953_2081413610_n

2. Mentiras que quieren que nos creamos.

Son milongas machistas que el machismo necesita que te tragues para autojustificarse, porque si dudas de ellas querrás desmontarlo y empezarás a exigir el mejor trato que mereces:

– Este libro se supone que es erótico, pero sólo te calentará si lo usas para encender la chimenea, porque las escenas sensuales son aburridas, repetitivas y sosas. Intentan convencer de que el hombre es un dios del sexo para justificar a los hombres que son unos egoístas e inútiles en la cama, porque en realidad folla de pena el tío este. Lo que pasa es que aquí mágicamente con meter los dedos en la vagina (sí, sólo meter los dedos, ¿clítoris? ¿qué es eso, un pokémon?) o apretar un pezón las mujeres ya tienen 3 orgasmos. Con eso y con chupar penes, ya que son caramelos y el semen sabe a gloria divina; vamos, que en el fondo los hombres te hacen un favor al dejar que se la chupes. El sexo se limita a eso y a la penetración, algo que también produce supuestamente múltiples orgasmos porque sí.

Novelas eróticas del mundo: me creeré que un tío es bueno en la cama cuando sepa hacer cunnilingus en condiciones. Si no nada.

– Justo cuando piensas que el hombre ya no puede dar más asco se descubre su trabajo: es proxeneta. Sí, habéis leído bien, es rico a base de vender y explotar mujeres. Pero claro, pintan que la prostitución es fantabulosa y maravillupenda. Ahora resulta que las prostitutas están encantadas y se lo pasan súper bien, es más, casi que los puteros les hacen un favor por tener sexo con ellas, que hacen que disfruten y encima les dan dinero. ¡Viva la prostitución y larga vida a los puteros, que son tipos encantadores y solidarios que ayudan a mujeres!

Os dejo un minuto para que vomitéis o rompáis algo.

¿Habéis vuelto? Bien, sigamos. Pero yo no me alejaría de la bolsa para vomitar.

– Un hombre de 40 años es sensual y maduro sin dejar de ser joven, una mujer de más de 30 es una vieja y si a esa edad no ha encontrado pareja acabará como la loca de los gatos, por lo que debemos agradecer toda la atención masculina siempre no vaya a ser que nos pase eso. ¿Doble moral y posible justificación de la pedofília? ¿Dónde?

3. Situaciones supuestamente (notad la cursiva, es intencional) graciosísimas.

Son escenas de alivio cómico que se supone que están para que te mondes, algo que se recalca por les personajes intervinientes, que se parten cada vez que sucede algo de esto e insisten en lo divertido que ha sido, como cuando en las series te ponen risas enlatadas. Bueno, pues esas escenas son básicamente:

– Agredir y humillar mujeres, a ser posible de forma pública. Ejemplo: una mujer acaba de compararse un teléfono y aún no sabe manejarlo bien, por lo que se equivoca al hacer una llamada. Su marido se lo quita de las manos, le mete un empujón y grita que es una imbécil; luego se disculpa ante les testigues con aire de resignación, en actitud de «perdonad a mi esposa por ser tan retrasada, pobre yo, que la tengo que aguantar y me hace pasar vergüenza públicamente». La audiencia le da la razón y se ríe, compadeciéndolo. Todo correcto.

not-funny¡Le ha gritado a su mujer y le ha metido un empujón que casi la tira al suelo! Jajaja, ¡qué chispa!

– Insultar y ridiculizar a gays. Sí, a gays y no a homosexuales en general porque las lesbianas no existen en este libro. ¿Cómo iba a haber gente cuya vida no girara alrededor de los hombres? ¡Inconcebible Ejemplo: hay un hombre gay, compañero de trabajo de la protagonista, que es presentado del modo más tópico posible y cada vez que aparece se burlan de que es amanerado y femenino. En plan: maricón de mierda tenías que ser, qué asco, no como los machotes.

EXTRA: Por favor, no caigáis en el machismo del libro.

Quiero defender a Ava porque en muchas reseñas negativas la culpan a ella por ser idiota y aguantar el maltrato. STOP. Nunca hay que culpar a una víctima, la culpa es siempre del maltratador. Hacer esto es caer en el mensaje machista de que una mujer merece ser maltratada si soporta la situación por lo que sea. Ava no tiene la culpa de ser una marioneta sin personalidad al servicio de la ¿trama? Si queréis odiar a Ava existen 2 buenas razones para ello, una con mucho más peso que la otra:

– La de peso es ser una pedazo de racista que haría llorar de emoción a Hitler. Cada vez que aparece el único hombre negro de la trama la protagonista no deja de denominarlo mentalmente por apelativos deshumanizantes como «mastodonte», «mole» o «montaña». Además de que lo flipa porque hable y actúe con tranquilidad y sepa hacer cosas como llamar a una puñetera puerta A PESAR de ser negro. Claro, Ava, es que la gente negra es salvaje y debería estar en la selva o en el zoo gruñendo con un taparrabos, ¿verdad? Es alucinante que un negro sepa comportarse como una persona, porque no es que lo sea o algo.

– La personal es que no me gusta la gente que se cree superior por tener estudios, pero tampoco el caso contrario de despreciar el conocimiento, la preparación y el esfuerzo. La protagonista se la pasa diciendo que ella es muy buena decoradora, mejor que gente con doctorados, sin haber estudiado nada porque el estilo y buen gusto son cuestión de talento natural e intuición. Mira, vete a pastar. Hay mucha gente que estudia y se prepara muy duro para hacer tu trabajo para que ahora tú vengas de guay a quitarles el mérito diciendo que es un talento natural. Ah, por cierto, se siente gente que estudie decoración: os están tomando el pelo porque, aparentemente, eso no se puede aprender.

Os dejo un ejemplo del gran talento de Ava, porque en realidad es una desgracia en su trabajo, pese a que la autora intenta convencer de lo contrario a base de decirlo en lugar de mostrar. Y también es un ejemplo del nivel de conocimiento del que hace gala el libro en general. Situación: Un danés le dice a Ava que le gustaría que le decorara la casa con un estilo escandinavo tradicional. Bien, Escandinavia en sentido estricto son 3 países (Noruega, Suecia y Dinamarca), en sentido amplio 6 (a los anteriores se añadirían Islandia, Las Islas Feroe y Finlandia) y 7 si hacemos caso a las reivindicaciones de Estonia. Dichos 7 países se parecen interna y externamente como un huevo a un tornillo. ¿Qué hace Ava? ¿Se informa más? Nooo, ella va a usar su intuición, con la que llega a la famtabulosa conclusión de que le va a decorar toda la casa con muebles del Ikea. Tócate un pie.

tumblr_lkir03R6rO1qi62qb.gifEspero impaciente que alguien le diga que quiere que le decore la casa con un estilo estadounidense, ¿qué os apostáis a que se la decora como el McDonald?

EXTRA 2: Carcajadas varias a costa del libro y no con el libro.

Para que no digáis que critico el libro por mal escrito sin razón os dejo también unos pocos ejemplos para que veáis la calidad literaria, para al menos sacar algo de humor de esta… cosa. Son del principio, cuando aún no había caído en la garras del odio y la desesperación:

«Tendrían que anestesiarme para que yo me atreviese con esos pasatiempos que bombean sangre en las venas.»

¡Sangre bombeando para mantenerte con vida! ¡¿Dónde se ha visto semejante cosa?! Y, se ve que la gente que no tiene pasatiempos tampoco sangre, ¿no? A ver si les personajes son zombis y no me he enterado.

«Esboza una gran sonrisa recta […].»

Una sonrisa RECTA. ¡Claro que sí! ¿Alguien puede sonreír manteniendo la boca recta y que eso no quede como una mueca rara y espeluznante? Que mande una foto, que no me lo creo.

«El pelo rojo y largo de Kate tiene tanta personalidad como ella.»

Eso no dice mucho de su personalidad. Me encantan los insultos disfrazados de cumplidos.

«Las cejas de Patrick asienten junto con su cabeza.»

Lo tiene que especificar porque, ya sabéis, hay veces que la gente asiente y sus cejas se quedan tal cual en el aire en lugar de permanecer en su cabeza.

Sentencia

Quemadlo.

Sin título

PS: Os dejo este fantabuloso destripe cortesía de El Club Escarlata para ilustrar bien el nivel de horror al que llega este libro, entiendo que sea difícil de creer.

Parejas erróneamente idolatradas y/o malinterpretadas

Ya que es el Día de les Enamorades tenía ganas de hacer este especial aprovechando que hoy voy a estar libre excepto por la tarta. Como el título indica, voy a hablar de algunas parejas que la cultura popular ha idealizado al máximo, hasta el punto de que no dejan de ponerse como ejemplos de amor verdadero y reproducirse sistemáticamente, pero que en realidad son tóxicas y están haciendo más daño que otra cosa con el mensaje que transmiten.

cupido
Por cierto, para hablar de estar parejas tengo que rebelar detalles importantes de las obras a las que pertenecen. Son clásicos y bastante conocidos, pero igual aviso por si alguien no quiere comerse DESTRIPES.

Romeo y Julieta

Empiezo fuerte. ¿Quién no ha oído hablar de esta pareja? Es algo así como el paradigma del amor verdadero, tiene literalmente miles de reinterpretaciones (hasta existe la versión con necrofilia, sí ha eso hemos llegado) y otras historias que la toman como referencia para construir su romance. Es la reina y diosa de las parejas. La representante del amor verdadero, puro e incondicional. La capitana de la ñoñería. Y… Shakespeare debe estar retorciéndose en su tumba, dado que todo es una malinterpretación: el libro original NO es una historia de amor.

Cuando os recuperéis de la impresión podéis seguir leyendo.

Lo que Shakespeare quería transmitir, entre otros temas que toca el libro, es una crítica a la impulsividad de la juventud y la falta de raciocinio en pro de los sentimientos. Romeo y Julieta no están enamorades porque se han visto un par de veces, lo que son es dos adolescentes idiotas (Julieta tiene 13 años y Romeo creo que 16, aunque ahí dudo) y mimades que sienten una atracción mutua basada únicamente en lo que les entra por los ojos. Y, como sus familias están enfrentadas, eso hace que se obcequen aún más y se monten el drama de que el suyo es un «amor prohibido» y una forma de rebelarse contra el mundo. En el fondo son una parodia de les típiques adolescentes victimistas que se ponen en plan «nadie me comprende y el mundo está en mi contra porque soy muy especial», pero llevado hasta las últimas consecuencias; y así les va: no sólo estiran la pata por idiotas, sino que de paso causan otras varias muertes y la desgracia de sus familias. Y sí, eso es justo lo que quería transmitir Shakespeare: no te dejes llevar por tus sentimientos, especialmente en la juventud cuando aún no sabes de la vida, que mira lo que pasa, mejor usa la cabeza. Algo que se nota bastante a lo largo de la obra no sólo por el enfoque que se le da, sino también directamente por boca de personajes que critican a la pareja diciendo cosas como (esto no sin citas, pero es la idea):

«¿Pero cómo va a ser lo vuestro amor si os conocéis de días?»

«Tú, Romeo, ¿no decías hace nada que estabas enamorado de otra y ya ves lo que te ha durado (sí, resulta que Romeo al inicio de la obra estaba “enamorado” de otra chica, y en realidad era lo mismo: una mezcla de atracción física y sexual)?»

«Aún sois muy jóvenes. No os dejéis llevar por la irracionalidad que son los sentimientos y pasiones, que son sólo es una percepción pasajera de la juventud y de las hormonas revolucionadas».

Bzq8ncIIcAAnMta

Lo que significa que, irónicamente, todos esos libros, sobre todo juveniles pero no son los únicos, que la toman como referencia para construir su romance en realidad son, inconscientemente, una parodia de una parodia del amor. Quieren presentar amor verdadero y sólo presentan a niñates que hacen idioteces por poner un supuesto amor verdadero, que en realidad es poco más que tensión sexual, como la meta sin la cual no se puede ser feliz. Claro cambiando el final porque los finales felices venden más, lo que hace que a su vez destruyan el verdadero mensaje. Y que la obra que sale sea muy tóxica por la noción de amor que vende. Así que dejad de idolatrar a esta pareja y ponerla como paradigma del amor. No, el amor no es cosa de segundos porque sea el destino ni demás chorradas. Y no merece la pena dejarlo todo por él ni hacer sacrificios titánicos porque al final valdrá la pena. STOP idealizar el amor, especialmente ese falso amor que en realidad es atracción porque nace en segundos o no tiene sentido por no haber construcción de relación. Esto sólo crea malos ejemplos que perpetúan el mito tóxico de que todo vale por amor ya que no se puede ser feliz sin él. En la vida real el resultado es parecido al de la obra original aunque no llegue a muertes: un drama.

Bella y Bestia

OK. Realmente esta pareja no es tóxica. En realidad es muy sana si se reinterpreta bien y acorde a la historia original de Villeneuve… ¡el problema es que nadie lo hace!

Me explico, el cuento original NO es una historia sobre que el amor lo puede todo, al contrario. Deja claro que el amor no es lo más importante en una relación: estas funcionan si hay igualdad, comunicación y las circunstancias son propicias; faltando estas condiciones el amor es inútil y mejor superarlo porque no te merecerá la pena. Sin embargo, por desgracia esta pareja se ha convertido en la representante de uno de los mensajes más tóxicos que hay, en buena parte por culpa del enfoque que le dio Beaumont en su plagio (aunque en justicia es un tropo que ya existía, ella simplemente destruyo el verdadero mensaje de la obra de Villeneuve haciendo a esta pareja la exponente del mismo): que una mujer puede convertir a un monstruo en un príncipe con amor. Ese es uno de los peores mitos románticos. Si es que se inventó, literalmente, para que las mujeres tragaran con el maltrato y justificar a los maltratadores porque «los hombres es que son así, no te quejes y aguanta lo que te echen, si eres lo bastante virtuosa y mártir tu amor lo cambiará». Eso no pasa. Personalmente creo que los maltratadores pueden cambiar, pero para ello deben darse cuenta de que lo hacen mal, arrepentirse y deconstruirse activamente; es decir, que tienen que querer cambiar por ellos mismos, no lo hacen por otra persona. Un maltratador no cambia por mucho que lo quieras, más bien tenderá a usar sobre su pareja las tácticas de control y maltrato que tan bien le funcionan porque no verá nada malo en ellas, está acostumbrado a llevar así sus relaciones. Tienes que huir si no quieres acabar muerta o en el hospital en los peores casos, o con la autoestima rota y la personalidad anulada en los «mejores».

Así que ¡basta de usar reinterpretaciones o historias inspiradas en esta como excusa para justificar a maltratadores y decir a las víctimas que aguanten todo «por amor»! No sólo es una falta de respeto a la obra original, es que hace mucho daño. Normaliza el maltrato y la masculinidad tóxica. Luego bien que se culpa a las mujeres que aguantan en una relación de maltrato y se las pone en duda porque «si fuera verdad, ¿cómo es que no lo dejó a la primera?», pues por culpa de este tópico, entre otras cosas. Nadie tiene la obligación de redimir a su pareja y por amor no se debe aguantar nada. Al revés, aunque haya amor, si te hace sufrir hasta nunca. Aunque duela es lo mejor a largo plazo.

img_2538
Miss Bennet y mister Darcy

Esta es algo así como una mezcla de la primera y la segunda, al menos en lo que respecta a la parte que la hace problemática. No es tóxica per se, pero tiene miles de reinterpretaciones y generalmente estas no captan bien el mensaje que quería transmitir la obra. Me explico. En la obra de Austen hay amor, pero este no se entiende para nada como el actual. Austen lo que quería transmitir es que eligieras bien a tu pareja de forma que fuera alguien con quien compartieras afinidad y respeto, porque ibais a tener que aguantar toda la vida juntes y eso es muy duro con alguien con quien no congenias. El problema es que la gente no se suele quedar con dicho mensaje, ni tampoco con la parte de que el amor (entendido como acabo de mencionar) sólo se da cuando les personajes superan sus iniciales prejuicios y conocen mejor a la otra persona, que podría servir para construir una buena historia de amor sano. Por desgracia, la gente ha convertido esta pareja en la representante del tópico del chico que si trata mal a una chica es porque esta en realidad le gusta y no sabe expresarlo de otra manera (lo cual es falso porque el problema de Darcy es que es socialmente torpe y por eso hace comentarios desafortunados, no que pretenda ofender ni tratar mal); unido al de que hacer cosas buenas por una persona compensa las malas que hayas hecho, como si las relaciones fueran un juego de suma cero.

O sea, una representación del tópico «quienes se pelean se desean». Idea muy tóxica porque sirve para justificar relaciones basadas en el maltrato y excusar a quien lo ejercer porque «es que no sabe expresarse de otra forma, es su manera de demostrar que le importas»; además de para perdonar malos comportamientos si luego la persona tiene detalles bonitos. Algo que por desgracia se ve mucho en el tipo de libros que emulan a esta pareja y la comparan con la suya. Las típicas de chico malote que insulta a la chica para llamar su atención, pero luego tiene una escena en que, por ejemplo, la salva de un problema, y eso se usa para hacer ver que tiene un lado bueno. Este tropo es peligrosísimo porque los maltratadores se suelen comportar así: no son malos todo el tiempo sino que te hacen algo malo y luego tratan de compensar y pueden ser un encanto. Pues no, si quieres a una persona la tratas bien siempre y si no sabes comportarte aprendes. Punto. Dejad de comparar parejas que se la pasan tirándose los platos a la cabeza y seguramente reconciliándose con sexo con esta.

giphy

Por cierto, que Austen defendía los matrimonios bien y siempre dentro de tu clase social, así que cuando reinterpretan esta pareja como el típico noble/rico antipático que se enamora de la chica pobre pero orgullosa y se dedican a lanzarse pullas no se si reír o llorar. Seguramente Austen haría lo segundo.

El fantasma de la ópera (Eric) y Christine Daaé

Esta es una pareja que realmente nunca se da en la obra original, sin embargo, tiene una ingente cantidad de personas que la shippea y reinterpreta la obra para que queden juntes, siendo mucho más querida que la verdadera de la obra, que era Christine con Raoul (que tampoco era muy buena, pero eso es otra historia). Algo que me toca mucho las narices porque la relación que tienen es horrible. En la obra original Christine es casi una niña y muy inocente. Al principio es engañada por el fantasma y, posteriormente, chantajeada y amenazada por él y le tiene genuino miedo. Por lo que respecta a Eric, el fantasma, es digno de lástima, pero ello no justifica ni redime sus malas obras. Sí, es un genio que por estar desfigurado de nacimiento ha sufrido que el mundo lo rechace, pero no se puede olvidar que es un asesino, chantajista y manipulador. Su relación con Christine se basa en encapricharse de ella porque cree que tiene derecho a ser feliz y para ello se merece una mujer que lo quiera (sí, como si las mujeres fueran un premio o un objeto que estuvieran ahí para él), para lo que no le importa hacer a Christine infeliz con tal de tenerla a su lado. Por eso, al final, si se redime es justamente porque comprende que debe a dejar ir a Christine y que lo que ha hecho está mal. Y eso es genial porque se puede interpretar la historia como un maltratador arrepentido.

No obstante, mucha gente reinterpreta esa relación como el tópico del hombre torturado que por ello merece amor. Pobre, ha sufrido mucho, toma de premio la justificación a tus acciones y una mujer, que te lo has ganado. Pues no. Ni las mujeres son una recompensa ni el haber sufrido te da carta blanca para ser mala persona. Si la vida te ha tratado mal o has sufrido lo siento mucho, pero la vida es injusta y eso no da derecho a una compensación ni licencia para ser un capullo y que se te tenga que perdonar. Y, obviamente, no te mereces amor romántico; nadie se lo merece porque el amor romántico implica a otra persona y estas no son objetos que se puedan ganar ni merecer. STOP historias donde el hombre es una persona horrible, pero como tiene un oscuro pasado y lo ha pasado mal la mujer tiene que entenderlo en lugar de juzgarlo y al final quedarse con él. Quedaos con el mensaje original: quien tenga demonios internos que se deconstruya, asuma sus culpas y trate de redimirse.

Catherine Earnshaw y Heathcliff

La suya es una historia tóxica que está hecha a propósito para ser tóxica y mostrar que el tipo de relaciones como la que se da entre la pareja protagonista sólo lleva a la infelicidad y al desastre. Sí, tienen amor, pero este es enfermizo y obsesivo porque se basa en hacerse daño cuando interaccionan y no ser capaces de dejarse ir. Son la representación del famoso dicho «El perro del hortelano ni come ni deja comer». Lo que está perfecto porque sirve para mandar el mensaje de que si el amor te hace más daño que otra cosa debes superarlo en lugar de dejarte llevar por los sentimientos, que si no mira a lo que lleva: al sufrimiento y al lado oscuro. Pero, de nuevo, ese no es el enfoque que se da a la relación por la gente (y me refiero a MUCHA gente) que suspira por la pareja y la entiende como la anterior: hombre atormentado que, pobrete, sólo necesita amor. Y que sigue cual mantra la falacia de que el amor es lo mejor del mundo, justifiquemos en su nombre las malas acciones y el sufrimiento y sigamos luchando por una relación que sólo hace daño, porque el amor lo puede todo. Así que hacen parejas que actúan parecido, aunque cambian el final triste y melancólico por uno en el que, pese al amor insano de dos personas cuya relación se basa en herirse mutuamente cuando se juntan y boicotearse cuando están con otras personas, al final todo se perdona y terminan felices juntes.

giphy.gifYo cada vea que veo parejas así que se comparan con o están inspiradas en la de Cumbres Borrascosas.

No quiero repetirme, pero dejemos palmarias las siguientes ideas (y quien vea bonita la pareja anterior y crea que debe acabar en final feliz que las escriba mil veces):

El amor no siempre merece la pena.

El amor no lo justifica ni redime todo.

Aunque haya amor, si te hace daño lo mejor es superarlo.

Don Juan Tenorio y doña Inés

En este caso no es malinterpretación, sino que Zorrilla tiene la culpa. La figura de Juan Tenorio ya existía y la interpretación que se le daba era perfecta… pero tuvo que venir él a cargársela con un nuevo enfoque romántico. Me explico. Juan Tenorio es un violador, manipulador y asesino sin escrúpulos que disfruta arruinando vidas por diversión. Le gusta engañar a mujeres para tener sexo con ellas (y sí, eso es violación porque no se puede consentir si crees que es a una cosa y en realidad es a otra a la que no consentirías, y la otra persona lo sabe y por eso te miente para lograr lo que quiere de ti) y no tiene problemas para matar sin más a quien se interpone en su camino. Es decir, que es un tipo repugnante y, en todas las obras antes de la de Zorrilla, se le muestra como tal y trata en consecuencia, de tal manera que recibe su castigo. Y entonces llegó Zorrilla y tuvo que redimirlo a través de doña Inés.

Lo siento Zorrilla, como poeta eras bueno, pero las relaciones las construías como el culo. Porque resulta que en la versión de Zorrilla don Juan se enamora de verdad de doña Inés al ver lo buena y pura que es (y a pesar de que todo empezó como una apuesta sobre que podía seducirla) y al final gracias a ella merece el perdón en lugar de la condenación pese a todas las mujeres a las que ha violado y la gente a la que ha asesinado (y ojo cuidao que ni siquiera se arrepiente, pero como doña Inés se sacrifica y reza mucho por él pues va al Cielo en lugar de al Infierno como en las demás versiones).

giphy (1)

Como ya he hablado de sobra del tópico de la mujer que redime voy a centrarme en la otra idea tóxica que encarna esta pareja: el hombre que se folla a muchas porque es un machote, pero conoce el amor verdadero y sienta la cabeza sólo con una, porque ella es especial y no como las demás (seguramente porque es casta y pura en contraposición con las otras que son furcias). O sea, misoginia a muerte: al parecer las mujeres dan asco por defecto y sólo alguna honrosa excepción se salva… si demuestra ser lo bastante virtuosa, y todo el mundo sabe que la virtud de una mujer se mide en función de su vida sexual, ¿no?

A parte de la idea de que la pareja es el fin último y la única forma de ser feliz. No, el único final feliz no es encontrar el amor romántico ni este es lo más importante. La gente arromántica o que simplemente no da importancia a las relaciones de pareja existe, ¡basta ya esta idealización extrema del amor y las relaciones! No son lo mejor que pueden pasarte, ni tu felicidad depende de ellas, ni todo lo que hagas antes de tener pareja debe ser un preludio hasta que la tengas porque ese momento mágico cambiará tu vida y forma de ser. Y, obviamente, un hombre al que lo que le guste es vivir la vida acostándose con cuantas pueda sin preocuparse de dar cuidados no va a volverse una pareja fiel e ideal por conocer a una mujer en concreto, más bien tiene todas las papeletas para seguir igual. La creencia en ese cambio es lo que lleva a muchas mujeres a acabar en pseudorelaciones en la que deben ellas cargar con todos los cuidados mientras las utilizan sólo para el sexo.

En definitiva, que si quieres reinterpretar la idea de Juan Tenorio asegúrate de quedarte mejor con la versión de Tirso de Molina: plantea a Juan como la escoria violadora que es y al final dale un castigo si quieres hacer una historia con moraleja.

Tess, Angel y Alec

La historia de este trío es muy buena como tal: critica las injusticias y doble moral que sufrían las mujeres a través de Tess, que es violada y este hecho le destroza la vida porque se la juzga a ella. Sí, triste que aún no hemos avanzado mucho en esto (véase el caso de La Manada). ¿El problema? Que mucha gente interpreta la relación entre les tres como el típico triángulo en el que una chica debe elegir entre el chico malote apasionado que la tienta (Alec) y el bueno y dulce que le convendría (Angel), especialmente desde que cierta autora de cuyo nombre no quiero acordarme pero que se llama E. L. James hizo esa comparación en su infame obra. Y, obviamente, a mi esto me da ganas de gritar y arrancar cabezas. Las cosas claras y el chocolate espeso: Tess es una pobre chiquilla, casi una niña ya que tiene 15-16 años al principio de la obra, que se ve obligada a trabajar para una familia de la nobleza rural para que así sus hermanas no se queden sin sustento. Estando en esa casa el hijo de dicha familia, Alec, la acosa sexualmente de forma continua hasta que al final la viola. Para que no la culpen a ella se va de su pueblo y trata de rehacer si vida. Se enamora de Angel y quieren casarse, pero ella se culpa por no ser virgen, sabiendo que Angel espera que lo sea y aunque no es culpa suya. Cuando Angel se entera de los sucedido la abandona y la pobre tiene que seguir luchando por abrirse paso en la vida con el nuevo estigma de que la hayan repudiado. Y, como Alec sigue obsesionado con ella, se ve obligada a hacerse su amante para que su familia no se muera de hambre al faltar su padre. Finalmente, Tess no lo puede soportar más y asesina a Alec por arruinarle la vida.

¿Me puede decir alguien dónde ve aquí el romanticismo o que Tess «ceda a la tentación» como, por desgracia, he oído varias veces? Alec es hez humana: un acosador, violador  y manipulador que se aprovecha de la necesidad de una mujer. Y Angel es algo mejor, pero igual condena a Tess por algo que no es su culpa, ya que la quiere por la idea de pureza que tiene de la misma. ¡No idealicéis las relaciones de este trío! Quien quiera basarse en esta historia que hable de que los violadores y maltratadores destruyen vidas, o que mantenga el final donde se los cargan. Lo cierto es que Cincuenta Sombras de Grey y similares mejorarían mucho con ese enfoque y el mundo literario sería un lugar mejor.

maltrato-vuela copia.jpg

Lolita y Humbert

Otro caso de novela que está muy bien, pero ha sido malinterpretada hasta el punto de destruir por completo su mensaje. Humbert es un pedófilo que está obsesionado con las niñas prepúberes y viola repetidamente a su hijastra, considerando que ella lo provoca por existir. Y así se muestra en la novela, que presenta a Humbert como el depravado psicópata que es: no le importa manipular (se casa con la madre de Lolita para acercarse a esta última), ni drogar a Lolita para meterle mano sin permiso; ni, por supuesto, siente ningún remordimiento por aprovecharse de una niña de 12-14 años de la que es padrastro y a la que sabe que está destrozando la vida. Lamentablemente, la cultura popular ha dado la razón a Humbert y suele presentar la historia como una de amor en la que una menor seduce a un hombre maduro (la película de 1962 tiene buena parte de culpa). Incluso se ha popularizado el término «lolita» como sinónimo de menores de edad seductoras (y en japonés el género lolicon, contracción de la expresión «lolita complex», sirve para referirse al que muestra sexo con, o atracción por, mujeres menores de edad).

Sip. Os dejo un minuto para que vomitéis.

tumblr_lfndzp5tYS1qbbig9

Cultura de la pedofilia en toooda su extensión. Y encima hay gente que tiene la poca vergüenza de decir que Lolita lo deseaba o consiente porque no se resiste (entendido como luchar con todas sus fuerzas), porque claro, una niña de 12-14 años sabe perfectamente lo que está haciendo en materia sexual, tiene muchas opciones ante un hombre de 40 que, para colmo, es una figura de autoridad de la que depende (su padrastro) y seguro no está entre confundida y aterrada. Si conocéis a alguien que justifique y/o victimice a Humbert o defienda que Lolita es una novela romántica no dejéis que se acerque a nadie menor de edad y empezad a tomar distancias, porque yo no me fiaría ni medio pelo. Así de claro.

Las princesas y príncipes de los cuentos

Esto no es una pareja como tal, pero igual quería criticar el modelo de relaciones que establecen los cuentos. No por nada siguen ahí y aún se cuentan en la más tierna infancia como parte de la socialización.

Si bien la mujer paciente y fiel que ha de esperar al hombre a toda costa cada vez se destierra más, la representación de la mujer casera, buena y abnegada que depende del hombre y vive para él se resiste a morir. Por mucho que ahora se la reinterprete como más fuerte e independiente, la idea de que esto es una fase previa hasta que encuentre pareja persiste y se sigue viendo en muchas obras, donde el protagonismo e independencia de las mujeres llega hasta que alcanzan un final con un hombre y se dedican a tener descendencia. En el fondo es el mismo destino que las princesas de los cuentos, por mucho que el camino para llegar hasta dicho destino haya incluido tener más protagonismo. La idea es la misma: al final necesitas un hombre para estar completa y tu misión es dedicarte a ser madre.

Estaría bien que cada vez que se quieren hacer personajes femeninas se rompiera de verdad esta dinámica y se dejara de incluir siempre el romance como si fuera obligatorio en la vida de las mujeres. ¿Por qué no puede una mujer acabar sin pareja sin que esto sea una tragedia y se de a entender que le falta algo? Y sí, se que también pasa con los hombres, pero con ellos no es un imperativo que su historia tenga que contener romance y pueden ser triunfadores que se centren en su éxito sin que se les eche en cara que no son padres.

051b00ec64e0955373010ef152cc1fe3421192-wm

Me uno a la Iniciativa Bloggers Feministas (IBF)

Hace ya tiempo que Hydre Lana propuso esta iniciativa, pero como me parece muy importante y nunca es tarde si la dicha es buena aquí estoy.

Iniciativa Bloggers Feministas 3

La iniciativa consiste en que en las reseñas se debe señalar el machismo de las obras para ayudar a visibilizar y combatir este, así como las situaciones tóxicas y los estereotipos de género. Y sí, se que suena un poco a trampa, porque yo ya suelo hacer esto, pero nunca está de más recalcarlo y dar la difusión que merecen a este tipo de iniciativas. Porque hay obras que aún siendo buenos tienen detalles puntuales machistas que se suelen pasar por alto a menos que te los señalen; y, bueno, hay otras que directamente son un horror machista, pero mucha gente no es capaz de notarlo. Y esto último no es su culpa, son gente que ha sido educada en la sociedad machista y tiene el machismo normalizado, de ahí una vez más la importancia de este tipo de iniciativas para ayudar a la gente a deconstruirse.

PS: Perdóname por no haber dejado el comentario de rigor en tu blog, Hydre, por alguna razón no me deja comentar.

PS2: Sé lo que estáis pensando: ¿y esto va a ser la entrada del mes? Que no cunda el pánico, resulta que para este mes voy a hacer un especial de san Valentín y, obviamente, va a salir el día de san Valentín. Si no no tendría gracia.

tenor

Además que me viene como anillo al dedo, porque será una entrada en la que hablaré de feminismo.

Reivindicación de la versión original de La Bella y la Bestia

¿Conoces el cuento de La Bella y la Bestia? Pues lo cierto es que la respuesta es que seguramente no, al menos por lo que respecta a la verdadera historia. Sé lo que estás pensando: «¡¿Qué me estás containeeer?! ¡Pero si habré visto como 3.892 veces la película de Disney y me he leído casi todas las re-interpretaciones que han salido!» Sí, pero resulta que tanto la película de Disney como todas las re-interpretaciones posteriores parten de la historia de Jeanne-Marie le Prince de Beaumont, sin embargo, la versión original es la de Gabrielle-Suzanne Barbot de Villeneuve. Beaumont se apropió de la historia y la adulteró. Y ya que Disney ha sacado una nueva versión que se jacta de ser más feminista, inclusiva y tal, ¿qué mejor momento para reivindicar la obra original? Porque, damos y caballeras: resulta que el cuento original es una crítica social al clasismo y al sistema matrimonial de su época; además, tiene unos mensajes que, con alguna actualización, pueden ser muy sanos y hasta feministas.

A continuación procederé a comparar las versiones de Villeneuve y Beaumont, reivindicando los detalles de la primera que fueron vilmente modificados o eliminados para que se vea cómo cambia la historia. Obviamente, desde aquí va a haber SPOILER.

1

La Bella (apodo por el que la conocen, su nombre real nunca se menciona) es la gran perjudicada por los cambios de Beaumont. En la obra de Villeneuve es hermosa y virtuosa porque así señalaban los estándares de la época que debían ser las mujeres, no obstante, no es una mártir abnegada y unidimensional que soporta todo, y se puede apreciar su sensatez, orgullo, fortaleza y, sobre todo, practicidad.

Al principio, cuando su familia es rica, la Bella de Beaumont se muestra humilde y no quiere casarse por no dejar solo a su padre; la de Villeneuve no se queda al margen mientras sus hermanas disfrutan y es la primera que se dedica a ir a fiestas, darse aires de grandeza y valorar a posibles maridos. Cuando pierden su fortuna la Bella de Beaumont se resigna fácilmente a ser pobre y ser la esclava de sus hermanas; la de Villeneuve se entristece y lamenta, pero hace de tripas corazón para sobreponerse porque no sirve de nada amargarse por algo que no se puede cambiar, y ni de broma acepta currar para sus hermanas, que también trabajan. Si la Bella de Villeneuve pide una rosa no es por humildad frente a la avaricia de sus hermanas, sino por sensatez y realismo: no quiere ilusionarse antes de tiempo con que van a recuperar su fortuna y prefiere hacer un pedido fácil en lugar de uno que no pueda cumplirse. Mientras que la Bella de Beaumont se entrega a la Bestia como una mártir, la de Villeneuve queda muy afectada y si decide entregarse es por considerar que lo ocurrido es culpa suya, y para callarles la boca a sus hermanas. Una vez tomada la decisión trata de animarse y animar a su familia. Y, cuando se da cuenta de que la Bestia no va a matarla, se pone a disfrutar del lujo sin reparos.

Este tipo de detalles me encantan y demuestran que la Bella es muy fuerte. Al contrario de lo que quieren vendernos ahora, ser una mujer fuerte no significa necesariamente ser una borde enfadada con el mundo y saber pelear. Se requiere mucha fortaleza para mantener la cabeza fría y, pese a estar afectada, tener la entereza para sobreponerse a los reveses. Lo único que falla en la obra de Villeneuve es la sororidad, ya que las hermanas de la Bella le tienen tirria sólo por ser más guapa y virtuosa y, por tanto, ser competencia a la hora de gustar a los hombres.

542662_10200865604669356_1796614231_nLas relaciones entre mujeres deberían presentarse así y no con arpías malvadas que odian a la santa de la protagonista por existir.

El detalle de querer volver a casa porque su padre está enfermo y tiene que cuidarlo para demostrar lo buenísima que es también es un inveto. En la obra de Villeneuve la Bella quiere visitar su casa simplemente porque echa de menos a su familia y porque, pese a los lujos, la soledad del castillo la agobia. Porque sí, la Bella se pasa todo el día sola, lo que me lleva al punto clave para entender el cambio en el mensaje (y por qué este queda tan absurdo en el caso de la historia de Beaumont): la interacción de la Bella y la Bestia. Resulta que la Bestia sólo aparece durante la cena, momento en que tienen una breve conversación basada en que la Bestia le haga a la Bella un par de cumplidos torpes y luego le pregunte si se quiere acostar con él. Sí, acostar en el sentido que estáis pensado. En la versión de Beaumont sucede lo mismo, pero la petición sexual se cambia por una petición de matrimonio porque la obra es mucho más mojigata. Cuando la Bella responde que no la Bestia se despide hasta el día siguiente. Obviamente, no es que pueda salir una gran relación de ahí.

Por otro lado, en la obra de Villeneuve la Bella sueña todas las noches con un chico muy guapo que dice ser prisionero de la Bestia y le gusta más conforme lo va conociendo, así que está cada vez más enamorada del desconocido y disgustada con la Bestia. Sin embargo, cuando él le propone asesinar a la Bestia la Bella se opone frontalmente porque, aunque ame al chico, la Bestia ha sido muy buena y le demuestra cariño a su tosca manera, por lo que se niega a pagar su bondad y sentimientos de forma tan cruel.

Cuando la Bella vuelve a casa su padre le recomienda que se case con la Bestia para tener el futuro asegurado, ya que ha resultado no ser mala. Pero la Bella se resiste y las razones son de los puntos más geniales del libro. Aunque está su enamoramiento con el misterioso desconocido, lo que de verdad la echa para atrás es, primero, que la Bestia es estúpida y la idea de pasar la vida con alguien incapaz de darle conversación la deprime; y segundo, el sexo. Sí, habéis leído bien. Pese a esa fantasía masculina que dice que las mujeres no saben nada de su sexualidad hasta que un machote se la descubre, las mujeres saben y sabían de sexo. Villeneuve muestra que eran perfectamente conscientes de que una de las cosas que se esperaba de ellas era que consumaran el matrimonio, y a la Bella no le mola el bestialismo (ba dum tss).

Una vez que la Bella vuelve al castillo y encuentra a la Bestia muriéndose, en la obra de Beaumont descubre que se ha enamorado porque patatas, lo que rompe la maldición por ser ella tan buena como para amar a un monstruo. En la obra de Villeneuve la Bella se da cuenta de que le tiene cariño a la Bestia y prefiere vivir ahí antes que con su familia. Sólo consiente a la propuesta de la Bestia de acostarse con ella (que no cunda el pánico, sólo duermen en la misma cama), a cambio de una promesa de matrimonio y fidelidad por parte de la Bestia, cuando su desconocido le dice que es la única forma de liberarlo. Y si acepta no es por amor romántico ni ilusionada sino porque, dado que ha decidido quedarse ahí y no hay manera de desposar al hombre que le gusta, lo racional es no obcecarse y tomar la mejor decisión para su futuro. Es a la mañana siguiente cuando la Bestia se ha transformado en el enamorado de la Bella. La necesidad de este acercamiento es un detalle imperdible porque ejemplifica que cuando una mujer descubría si su esposo era un «príncipe» o una «bestia» era en la intimidad, algo que por desgracia aún es de rabiosa actualidad: de cara a la galería todos los maltratadores y/o violadores suelen ser encantadores.

Por cierto, punto para Disney por darle a la Bestia una excusa creíble para palmarla. Eso de «me muero porque soy un rey del drama y no puedo vivir si no estás» jamás me convencerá.

France-Gifs-hetalia-france-31546515-400-226Drama king mode on.

¡Sorpresa! El cuento original NO termina con la conversión de la Bestia en príncipe. En la historia de Villeneuve a la mañana siguiente él le cuenta a la Bella cómo acabó preso de la maldición. Resulta que el padre del príncipe murió antes de que él naciera y su madre es una reina guerrera que, como pasaba años de campañas militares, dejó al príncipe a cargo de un hada para que lo cuidara. No obstante, cuando el príncipe crece el hada se enamora de él y comienza a acosarlo. Esto es muy interesante por ser de los pocos casos en que he visto que se represente el acoso de una mujer hacia un hombre sin fantasías masculinas que idealicen la situación de por medio (ya sabéis, el típico chaval de los harem al que se le tiran encima tías buenorras y no sabe a cuál escoger). El pobre príncipe está confundido y horrorizado ante el comportamiento del hada, que se aprovecha de que es su cuidadora para estar cerca de él, por lo que también estamos ante un abuso de poder. La maldición le cae como venganza cuando la rechaza, pese a que lo hace con tacto porque nunca ha sido altivo. En la versión de Beaumont no se aclara por qué acabó maldito el príncipe, pero bien pudo ser como castigo ya que, mientras que la Bestia de Villeneuve todo lo que hace está planeado cuidadosamente para romper la maldición y jamás actúa con maldad, con la de Beaumont no está tan claro. La Bestia de Villeneuve da comida y refugio al mercader padre de la Bella porque quiere ayudar, y cuando dice que va a matarlo por coger la rosa se está marcando un farol para que este le lleve a una de sus hijas. E incide mucho en que la hija tiene que saber cómo es él y que deberá quedarse en el castillo, nada de llevarla engañada. Además, ofrece riquezas a la familia de la Bella para ayudarla a salir de su mala situación y porque se siente culpable por el mal rato que les ha dado. Por otro lado, la Bestia de Beaumont dice que quien vaya a su castillo será para morir, así que perfectamente podría ser que en principio pensara matar el mercader o la hija y cambiara de opinión más tarde al ver la oportunidad de librarse de su hechizo.

Además, Villeneuve también hace mucho énfasis en que la Bestia siempre es respetuosa cuando trata con la Bella ya que, pese a que quiere librarse de la maldición, sabe que presionar y/o acosar a las personas no está bien y no quiere incomodarla ni hacerla sentir mal. Muy triste que dos siglos después todavía existan hombres que no entiendan esto. El problema que tenía el príncipe en la historia original no era un mal carácter, sino la imposibilidad de comunicarse con la Bella porque la maldición le afectaba tanto física como intelectualmente (bête en francés significa tanto «bestia» como «estúpido», lo que me hace preguntarme si no me estaré perdiendo bastantes dobles sentidos que enriquecerían la obra por no leerla en el idioma original). Por cierto, como curiosidad diré que la bestia original tenía trompa de elefante y escamas. La versión leonada se popularizó tras la película de Cocteau y se consolidó definitivamente con la de Disney.

Sin título

Y otro detalle que Beaumont excluyó por completo fue el verdadero pasado de la Bella. Resulta que la madre del príncipe no aprueba que este haya prometido su mano a la Bella porque, pese a que haya roto la maldición y demostrado ser muy virtuosa, no es más que la hija de un comerciante. Aunque el príncipe suplica, la Bella hace gala una vez más de su realismo y fortaleza diciendo que no le importa quitarse de en medio. Y lo hace porque, pese a que quiere al príncipe, es consciente de que el amor no lo puede todo y nunca será aceptada en el mundo de él siendo una plebeya. Aquí entra en escena un hada bondadosa que ha estado ayudando al príncipe a romper la maldición y rebela que la Bella es su propia sobrina y una princesa. La madre de la Bella era un hada que se casó con un rey humano, pero esto está prohibido por las leyes del mundo feérico, por lo que su madre fue castigada y la Bella maldecida y debió ser ocultada por su tía como la hija de un mercader para evitar que la asesinaran. Concretamente, la maldición que pesaba sobre la Bella era que si vivía sería para casarse con un monstruo. Así que el encuentro de la Bella y la Bestia no fue ninguna casualidad, estaba todo orquestado por el hada buena para que tanto el príncipe como su sobrina se beneficiaran si su plan salía bien. Es ante esta circunstancia cuando la madre del príncipe se disculpa y cede de buena gana al matrimonio.

Implicaciones del auténtico mensaje de la obra

Cómo cambia la historia, ¿verdad? Y es que la original NO va de amor ni el supuesto poder redentor de este. Se recalca mucho que la Bella no ama románticamente a la Bestia porque lo que quería denunciar Villeneuve era el injusto sistema matrimonial de la época, donde las familias concertaban las uniones y entregaban a mujeres como mercancía, siendo que estas no sabían nada de su futuro marido la mayoría de las veces y lo percibían con temor. Sin embargo, Villeneuve también quiere dejar muy claro que no hay que dejarse llevar por los sentimientos y son preferibles el deber y el agradecimiento al amor. Es un aviso contra la pasión desmesurada porque el amor no lo puede todo. Por lo tanto, aunque a lo largo de la obra la autora deja caer varias veces que lo ideal sería poder escoger con quién casarse y que no hay ningún mérito en haber tenido la suerte de nacer en una buena familia, Villeneuve era tan realista como su protagonista y sabía que el matrimonio era la única salida que tenían las mujeres y que los prejuicios sociales son una carga muy pesada contra la que se tienen todas las de perder. Si al final la relación de la Bella y el príncipe funciona e involucra amor no es gracias al poder chupiguay del amor. Es porque se han conocido profundamente y sus carácteres y edades son compatibles; y también porque están en pie de igualdad, de ahí la importancia de que fueran de la misma clase social y que ella también tuviera una maldición. En cierto modo la historia da una de cal y otra de arena. Critica lo que había, pero a la vez mantiene los pies en la Tierra.

Personalmente, conocer la obra original no sólo me ha reconciliado con ella sino que considero el mensaje muchísimo más coherente que el supuesto «la belleza está en el interior», que siempre me ha parecido forzadísimo ya que luego tanto ella como él podrían ser portada en Vogue. Y es genial porque rompe definitivamente la idea tóxica que dio Beaumont de que una mujer puede transformar a un monstruo en un príncipe con amor. La Bella no tenía que redimir a nadie porque el príncipe siempre había sido encantador. Tenía que romper la maldición, y esta no se rompía con amor sino conociendo a una persona que, pese a la fachada poco halagüeña, en realidad nunca ha demostrado ser mala. Como persona introvertida me ha encantado ese mensaje porque lo noto muy real y empatizo totalmente, tanto con ella como con él.

hqdefaultComo percibo a una persona a priori versus cómo la percibo tras lograr conectar con ella y desarrollar confianza.

Y demás está el curioso y fantabuloso detalle de que las mujeres del libro son, de forma sutil y cada una a su manera, mucho más fuertes y racionales que los hombres. El comerciante padre adoptivo de la Bella es bastante pusilánime, el príncipe se deprime ante lo que le ha pasado o se deja llevar por sus sentimientos, y el verdadero padre de la Bella muestra algunos problemas para llevar su reino; por otro lado, la Bella mantiene la cabeza fría y se sobrepone en los malos momentos, la reina madre del príncipe es una guerrera capaz de proteger su reino de enemigos más poderosos que ella, y las hadas madre y tía de la Bella no se rinden y emplean todos los medios a su alcance para luchar por lo que quieren.

Si es que hace dos siglos Villeneuve escribió un libro que, siendo un cuento de hadas, está lleno de verdaderas mujeres fuertes y contiene mensajes sanos sobre cómo debe construirse una relación de pareja (con igualdad, respeto y comunicación; sin estos elementos el amor por sí solo no vale nada). Repito, DOS SIGLOS e hizo algo mucho mejor y más realista que bastantes ñoñerías tóxicas que venden ahora sobre que el amor lo puede todo o cómo tienen que ser las mujeres fuertes. Así que, ya que están tan de moda las re-interpretaciones y adaptaciones de cuentos, a ver si reivindicamos la verdadera historia de La Bella y la Bestia y rescatamos sus geniales y aún plenamente vigentes mensajes. Hora de darle a Villeneuve el crédito que se merece y dejar de lado el estropicio de Beaumont.

read-the-book

Reseña y Crítica Feminista a Grey (E. L. James)

La masculinidad tóxica y la romantización del maltrato en toda su gloria

La verdad es que no sabía muy bien cómo reseñar este libro. Como ya han corrido ríos de tinta diciendo todo lo que se podía decir de él, bien podría afirmar que es una porquería que sólo te calentará si lo usas para encender la chimenea, remitirme a lo que he dicho en twitter y quedarme tan pancha. Pero siento en mi cogote el aliento de todas esas profesoras que me amargan la carrera con el dichoso «justifica tu respuesta». Así que sí, el ¡arg! libro (si es que duele llamarlo así) es más malo que mascar piedras pero ¿cómo hace eso exactamente? Atención, que puede servir para quien quiera mejorar su escritura porque esta cosa es una maravillosa ejemplificación de…

Cómo NO escribir una novela

184795_no-soy-un-completo-inutil

1. ¿Trama inexistente que se basa en una sucesión de situaciones absurdas y/o cliché en función de lo que le apetezca poner a la autora? ✓

Parece que se hubieran cogido las escenas más típicas de las películas de sobremesa y los libros de porno barato de 1€ (¿que cómo se lo que sale en el porno barato? Me lo ha dicho una amiga. *Sele silba inocentemente.*), se hubieran tirado al aire y unido sobre la marcha en el orden de caída. Tenemos la escena de desvirgamiento es la que ella mágicamente tiene la tira de orgasmos, los múltiples encuentros «casuales» para forzar la pareja, el momento en que ella se tropieza y él tiene que sujetarla como excusa para que se abracen, etcétera. Todo para llegar a un final absurdo e inverosímil que sólo existe para mantener la intriga (¡ja!) y así sacar más libros.

2. ¿Personajes encarnación de tópicos, sin atisbo de construcción y que cambian según le convenga a la autora? ✓

Christian es el cliché de malote celoso y controlador y Anastasia el de ratón de biblioteca inocente con poca autoestima. No tienen ninguna personalidad más allá y sus actuaciones y reacciones son erráticas e incoherentes, ya que no obedecen a una forma de ser sino a lo que la autora quiere que pase. Ejemplo: Cristian jamás ha mezclado a una sumisa con su familia, pero de pronto decide hacerlo porque, duh, a James le apetecía escribir esa escena.

Sin contar que tanto ella como él parecen autómatas que sólo saben repetir unas pocas acciones ad nauseam. Christian debería estar ya calvo de la cantidad de veces que se pasa las manos por el pelo, y Ana tendría que tener los labios destrozados de las veces que se los muerde.

3. ¿Nula documentación? ✓

James no tiene ni idea de lo que está hablando. Punto. Pero es que ni se ha molestado en saberlo. Se guía por tópicos o directamente se inventa las cosas esperando que nadie se cosque. Y eso vale tanto para el BDSM como para, bueno, TODO. Ejemplo: resulta que para comerciar en un país extranjero no necesitas pedir permisos ni de . Coges la mercancía y personal, los tiras en paracaídas al sitio y ¡voilá! ¡A abrir el chiringuito! ¡Ni aduanas ni leches! Oh, ¿he mencionado que eso Christian decide hacerlo, diciendo que es lo más seguro y fácil, después de que el país le ponga trabas para entrar? Mmm, sí, nada puede salir mal.

Sin título

4. ¿Ni un triste atisbo de literatura? ✓

El vocabulario que se maneja es paupérrimo como si James sufriera alergia a los diccionarios de sinónimos. Y el texto está escrito íntegramente a base de oraciones simples o diálogos de besugos, sin ánimo de ofender a los besugos, seguro que ellos son capaces de diálogos mucho más interesantes y coherentes.

Sin contar que la autora NO sabe expresarse. Es incapaz de transmitir literariamente lo que está pasando o cómo son sus personajes, así que va a lo bruto. ¿Construir escenas? ¿Pa qué pudiendo deletrear lo que pasa? ¿Caracterizar personajes con sus acciones y pensamientos? Naaa, mejor decimos tal cual cómo son. Es decir, cómo la autora quiere que sean percibidos porque, para dejar aún más claro su incompetencia, luego esto no tiene por qué coincidir con lo que se aprecia al leer. Por ejemplo, no deja de repetirse que Christian es un hombre de negocios frío y calculador, pero luego cuando piensa y actúa yo sólo veo a un niñato impulsivo con problemas para controlar su genio.

No obstante, lo peor de lejos son las continuas repeticiones. James esta obsesionada con dar la misma información una y otra y otra y oootraaa vez. No vaya a ser que quede alguna pobre alma despistada que aún no se haya enterado de lo que he dicho ya 3892 veces, lo volveré a repetir por si acaso. Pfff, ni una lechuga en los cuatro estómagos de una cabra quedaría más mascada y remascada. Personalmente esto me resulta molestísimo, siento que James toma a su público por un atajo de imbéciles incapaces de la mínima comprensión. Perdona pero yo no soy tonta, que dirían en Media Markt, y no es agradable que una novela te insulte a la cara.

sin-tituloPara muestra de lo que acabo de decir una captura al azar. Da igual por dónde abras que todo el libro es así.

5. ¿Relleno a casco porro? ✓

Obviamente. Entre la continua reiteración que acabo de mencionar y que la ¿historia? (porque es muy discutible su existencia) no va a ninguna parte, el resultado son cientos de páginas para contar NADA. Chico conoce chica, se suceden escenas tópicas de esas que ves en las pelis estadounidenses de serie B y, de vez en cuando, hay monótonas escenas de sexo por aquí y por allá (no es por sonar cruel, pero la única manera de que esto se parezca sexo fuerte y sin cortapisas es sea la primera novela con sexo que pillas). Terminas de leer y, excepto por la pérdida neuronal, te has quedado igual que al abrir el libro.

Debería estar penado malgastar papel de esta manera. La de lecturas interesantes y con muchísima más calidad que se podrían haber imprimido, como por ejemplo prospectos de medicamentos o etiquetas de champú.

Por qué el mensaje da más asco que el «Club de un baño al año y sólo si es bisiesto»

Podría haber pasado por alto los defectos si no fuera por esto. No en el sentido de que hubiera sido un buen libro, pero al menos me podría haber reído de él por ser tan malo y eso hubiera supuesto que la lectura fuera amena por el cachondeo.

⚠️ ⚠️ ⚠️

Atención, a partir de aquí viene una crítica de feminista talibana, que diría el pacífico y caballeroso Reverte. Si crees que no vas a poder soportarlo sin que tu cerebro entre en combustión y se te llene la boca de insultos y #NotAllMen pasa directamente a la sentencia, por favor y gracias. 😘

(Ala, para que luego digáis que las feministas no pedimos las cosas con educación.)

El libro se marca un combo de mensajes y tópicos machistas, misóginos y tóxicos. Parece que James se hubiera propuesto meterlos todos. A continuación paso a mencionarlos y explicar por qué dan tanto asco.

1. Masculinidad tóxica

Christian Grey es el epítome de la masculinidad tóxica. Con esto me refiero a que su construcción como hombre está hecha a base de tópicos nocivos que buscan auto justificarse con la excusa «es que los hombres son así».

¿Que trata a las mujeres como trozos de carne a los que follarse? Pues no es porque sea un capullo misógino sino porque, duh, es hombre, los hombres es que están salidos. Para que os hagáis una idea del nivel, se presenta como si fuera natural que una mujer le empiece a hablar y él en lugar de escucharla se dedique a repasarla con la mirada y pensar que lo mejor que podría hacer con la boca es hacerle una felación. Hay que agradecerle de rodillas a los hombres que no violen porque, pobretes, la testosterona los domina y no se controlan. Es responsabilidad de las mujeres no provocar con su ropa o comportamiento o existiendo porque de lo contrario si las quieren follar es culpa de ellas.

A esto nos referimos exactamente las feministas cuando hablamos de que los hombres son violadores en potencia. A que hay toda una cultura de la violación, de la que este libro forma parte, que exculpa a los hombres y culpabiliza las víctimas. Su socialización como hombres les facilita y hasta anima a violar porque incluye bombardearlos de forma más o menos sutil con mensajes de este estilo: «es que los hombres necesitan sexo» o «cuando se calientan no controlan», que a la vez sirve para justificarlos.

1-b2d6bzdqm24bcfspnaqpza

¿Que es agresivo? Pues no es porque tenga problemas para controlar la ira sino porque, duh, es hombre, los hombres es que son violentos. Christian usa abiertamente la intimidación y la fuerza para logar sus objetivos y esto le parece perfectamente legítimo. Se presenta como el típico comportamiento de un tío, que debe demostrar quién manda e imponerse por las buenas o por las malas. Ten cuidadito de no provocar que entonces igual le dan ganas de hostiarte por tu culpa. Es aterrador la de veces que Christian piensa que se gustaría azotar a Ana, muchas veces mientras la viola (ver el punto anterior), cada vez que esta hace o dice algo que no le gusta. Y encima te tratan de vender que es encantador por dignarse a no hacerlo. Claro, claro, que buena gente es por comportarse medianamente como un ser humano civilizado. Hacedme la ola, que yo soy tan buena que no atizo a mi vecino cada vez que me despierta con canciones de Carmen de Mairena a las siete de la mañana, y creo que eso sería una razón de mucho más peso que el hecho de que Ana no tenga hambre cuando él decide unilateralmente que es hora de comer.

¿Que es controlador y celoso? Pues no es porque tenga problemas de autoestima y nulo respeto por sus parejas sino porque, duh, es hombre, los hombres es que son territoriales. Eso significa que les importas y tratan de protegerte frente a otros hombres. Porque como Christian es hombre se justifica en que sabe que todos los demás piensan como él, así que cada hombre que aparece quiere follar a Ana y él debe proteger su propiedad.

¿Que es homófobo? Pues no es porque sea un repugnate fascista lleno de prejuicios sino porque, duh, es hombre, los hombres es que tienen que ser muy machotes en el sentido tradicional y estar demostrando su virilidad todo el rato. Lo gay es sinónimo de femenino, no son «hombres de verdad» porque, ¡horror!, ¡les gustan otros hombres! ¡¡¡Como a las mujeres!!! Entonces seguro que son medio tías y eso es repugnante. No hay peor insulto para un hombre que parecerse o ser comparado con uno de esos inferiores seres que son las mujeres.

evitar-la-desigualdad-sexual

Digo yo, ¿dónde están las protestas de las asociaciones de derechos de hombres? El mensaje de este libro es que los hombres cis son violentos maltratadores y violadores en potencia que, mujer que ven, mujer que quieren hostiar, o violar, u hostiar mientras violan. Y perpetúa esos tópicos sobre cómo ha de ser un hombre que hace que se quejen de estar también muuuy discriminados por no poder llorar para no parecer débiles. ¿Dónde están los varonistas/masculinistas haciendo manifestaciones y criticando masivamente este libro con reseñas, artículos, videos, etcétera, para dejar claro que Grey no es un modelo de hombre? ¿Como esto no cuestiona sus privilegios ya no dicen nada? Baia, baia; que casualidad.

2. Romantización del maltrato

Ya se ha incidido mucho en este punto, así que me detendré poco.

Con la excusa del BDSM se justifica y normaliza el maltrato y se establece como ideal una relación desigual consistente en que la mujer se someta al hombre. Él es experimentado y manda, ella ignorante y se limita a obedecer y callar. Esto se plantea no sólo como el orden natural de las cosas, sino también como terriblemente romántico, lo que tiene dos consecuencias muy graves.

La primera es que deja a la mujer como un mero complemento del hombre. Él es una persona completa por sí mismo, pero ella necesita una figura masculina para realizarse como ser humano. Lo que justifica que el hombre sea el centro de la existencia de la mujer. Ni amistades, ni familia, ni trabajo. Todo lo que Ana hace está condicionado a Christian porque depende de su aprobación para validarse como persona, así que acepta lo que sea con tal de lograr la atención del macho alfalfa. ¿Que no me gusta el BDSM? Bueno, se esforzaré porque es el único sexo que él quiere. ¿Que me gusta hacer algo? Venga, lo dejaré porque a él le molesta. Y así. Pese a que intentan vender que hay consenso y negociación es ella la que cede en todo. Él si acaso se digna a concederle algo de vez en cuando como si hiciera un esfuerzo titánico al dejarla vestir como a ella le da la gana, por ejemplo. Ana no consiente porque el consentimiento debe ser libre de coacciones y Christian no acepta un «no» por respuesta, la presiona o manipula continuamente para que actué en función de lo que a él le gusta. Eso no es consentir, es resignarse a regañadientes porque no puedes aspirar a otra cosa y hay que hacer lo que sea para intentar arreglar al hombre.

Este tópico de la mujer mártir que puede arreglar a un hombre con su amor merece un párrafo aclaratorio a parte. Se supone que Christian es un capullo por taras emocionales, pero eso ni justifica su comportamiento ni hace que su pareja sea la responsable de aguantarlo. La mentira de que se puede cambiar a una persona amándola sólo sirve para justificar el maltrato. Personalmente creo que se puede dejar de ser maltratador, pero para eso hace falta darse cuenta, querer solucionarlo y pasar años deconstruyéndose. En la realidad por mucho que quieras a un capullo maltratador y manipulador lo va a seguir siendo, es más, harto probable que usará esto contra ti porque hasta ahora le ha ido bien haciendo eso.

img_2538

La segunda es que al romantizar y normalizar conductas abusivas se perpetúa el maltrato. La literatura forma parte de la cultura popular y si esta muestra que algo es aceptable y común la gente tiende a asumirlo. Es como cuando en el tiempo de nuestras abuelas se decía «mi marido me pega lo normal». Realmente lo veían como algo normal y necesitaban deconstrucción para darse cuenta de que no es aceptable ninguna violencia en absoluto, porque culturalmente estaba asumido y era usual que tu marido te pudiera soltar un guantazo. Aquí lo mismo. Si se enseña que los celos y controlar a tu novia, entre otros muchos mensajes tóxicos que perpetúa el libro, es bonito y aceptable los chicos lo reproducirán y a las chicas les parecerá bien.

Lo anterior que tiene la terrible consecuencia de desactivar las señales de alarma de las víctimas ante el maltrato. ¿No os habéis hartado de oír «si la maltrataba, ¿cómo no lo dejó?» o «¿y no se dio cuenta antes de que era peligroso?» cuando sale a la luz un caso de maltrato? Pues aquí tenéis la respuesta a por qué pasa. Porque la sociedad normaliza el maltrato en sus señales más leves y sólo se escandaliza ante los últimos estadios del mismo, lo que hace que la víctima muchas veces no sea consciente o justifique todo lo que sucede hasta que sea demasiado tarde.

galicia

3. Misoginia y machismo interiorizados

Resulta que la excusa de Grey para ser misógino es que su madre no lo cuidó bien y eso le da carta blanca para despreciar a TODAS las mujeres. ¿Os habéis fijado que en el imaginario colectivo esto nunca pasa al revés? Si es una mujer la maltratada por un hombre y a raíz de ello se vuelve misándrica la acusan de rencorosa, malfollada y mil cosas más. Ahí sí es culpa de ella y no una razón para su forma de actuar y que merece que los hombres sean los responsables de sacrificarse para probarle que pueden ser buenos. Porque generalizar está muy mal, pero sólo cuando se generaliza con los hombres, según parece.

Mujer: Un hombre me ha hecho X y ahora siento rencor hacia los hombres.

Sociedad: #NotAllMen

Hombre: Una mujer me ha hecho X y ahora siento rencor hacia las mujeres.

Sociedad: T_d_s p_t_s

Además, ojo al dato: Christian odia a su madre biológica y se refiere a ella como «la puta adicta al crack» de forma muy despectiva. No niego que no era buena madre porque era prostituta contra su voluntad, se drogaba para soportarlo y a veces se desahogaba con Christian. PERO resulta que quien la obligaba a prostituirse y maltrataba sistemáticamente tanto a ella como a Christian era el padre, ella siempre trataba de cuidarlo cuando no estaba en sus peores momentos. Pues casualmente contra el padre no hay ese odio exacerbado ni Christian lo culpa de todos sus problemas, todo el rencor se dirige hacia su madre. Con un par, James.

Por último, quiero mencionar el detalle de que Christian se cree victima de maltrato por parte de Ana. ¿Cómo es esto posible? Por su tremendo machismo interiorizado. Seguro que habéis oído alguna vez eso de que los hombres maltratan físicamente, pero más mujeres psicológicamente y por eso no las pillan. Bueno, es mentira porque, primero, la mayoría de los maltratadores nunca te ponen la mano encima y, segundo, el maltrato físico requiere previamente del psicológico como condición sine qua non. Para más información investigar sobre el Síndrome de la rana hervida. Sin embargo, esta mentira a calado tanto porque existen hombres a los que les pasa lo que a Christian. A saber, tiene su machismo tan interiorizado que considera natural que Ana se someta a él en todo y si no lo hace siente que lo está maltratando, porque considera que esa sumisión es un derecho legítimo que tiene. Si, por ejemplo, ella no le coge el teléfono inmediatamente porque está ocupada trabajando considera que lo está haciendo adrede para ponerlo nervioso. O si se viste con ropa que él no aprueba o habla con otros hombres considera que lo está humillando. Y lo cree genuínamente y se victimiza por ello.

011

Y ese tipo de machismo interiorizado es bastante más habitual de lo que podría parecer. Si no fijaos de ahora en adelante. ¿Cuántas veces habéis visto u oído, por ejemplo, cosas del estilo «si tu novia se fija en otros o se viste sensual para salir es una guarra»? La mentalidad que subyace es la misma: creo inconscientemente que mi novia me pertenece y todo lo que hace tiene o debe tener relación conmigo, por lo tanto ¡¿cómo se atreve a siquiera a mirar a otros o enseñarles lo que es MÍO (su cuerpo)?! ¡Me está faltando el respeto! Pobre yo, lo que tengo que aguantar por su parte. Buaaa.

Sentencia

Sí que provoca oscuras fantasías, concretamente homicidas.