Queja Trilogía La Materia Oscura (Philip Pullman)

O cómo a veces acabas siendo lo mismo que criticas

Estoy taaan decepcionada con esta trilogía. El primer volumen me gustó. OK, tenía relleno y algunas partes bastante leeentas, pero también una buena protagonista que se comportaba como lo que era: una niña (demasiades escritores confunden «niñe» con «idiota»), buenes personajes secundaries, un mundo atractivo, una historia interesante y un final ÉPICO (con mayúsculas porque es de los mejores que he leído). Así que estaba emocionadísima y me tiré encima de la segunda parte cual si fuera el último helado en el Sahara.

Sin títuloEsta era yo agarrando el segundo tomo.

Pero lo leí y fue como «mmm, bueeeno, se ha reducido bastante el nivel, pero es un libro de transición, seguro que el último ya será el mejor de todos». Pero entonces leí el último y ya fue un «¡¿pero que punta Miércoles (corrector activado) es esta?!». La trilogía empieza muy bien, pero pasa de buena a cuesta abajo, sin frenos y de culo para más inri.

Parece ser que Pullman escribió esta trilogía como una refutación de Las crónicas de Narnia y los valores que esa heptalogía transmite. Ya que ese era el plan del autor le voy a seguir la corriente para explicar por qué creo que la ha acabado cagando de la misma manera que C. S. Lewis.

Racismo

En Narnia les Calormenes, de piel morena y recuerdan a les árabes, son malvades; mientras que les narnianes, que son les buenes, son de piel clara y preferiblemente con el pelo rubio.

Bueeeno, supongo que podemos aceptar los libros de Pullman como animales de compañía antirracistas si pasamos un poco bastante la mano. Hay otras especies y etnias (mulefas, giptanes) que son interesantes y ayudan a les protagonistas, pero son secundarias y al final de protagonistas blanques (Coulter, Will y Mary) y preferiblemente rubies (Asriel y Lyra) no salimos. Si tanto quería luchar contra el racismo eurocéntrico habría sido mejor que les protagonistas fueran de alguna cultura no europea y/o pertenecieran a otra etnia que no fuera la blanca, ¿no?

4cfc688f631f1114558695cd462433ac--jurassic-world-cast-vincent-d-onofrioPongo a secundaries puntuales de otras etnias junto a mis protagonistas guays y relevantes blanques, ¿veis como soy mazo de antirracista?

Machismo

En Narnia los hombres son guerreros y valientes mientras que las mujeres son señoritas dulces y compasivas que suelen quedarse atrás a la hora de luchar.

En este punto el fracaso ha sido tan estrepitoso que duele. Decir «los hombres son fuertes, luchadores y capaces mientras que las mujeres no» es machista, pero también lo es decir «las mujeres pueden ser fuertes, luchadoras y capaces, pero NUNCA más que los hombres, no te vayas a creer». Y en La materia oscura las personajes femeninas parecen diseñadas para palidecer ante los masculinos.

En el primer tomo Lyra es una gran protagonista: inteligente, valiente y capaz de sacarse las castañas del fuego. Sin embargo, en el segundo libro aparece Will y desde entonces él es quien parte el bacalao: toma las decisiones, pelea, idea los planes y ayuda o salva a Lyra porque, repentinamente, esta se vuelve una inepta que no hace más que meter la gamba. DESTRIPE Estaba muriéndose de hambre en Cittàgazze sin saber qué hacer hasta que Will la encuentra, si persigue su propio objetivo en lugar de ayudar a Will sólo consigue que le roben y Will tiene que ayudarla, Coulter la secuestra y es Will quien tiene que salvarle el culo. FIN DESTRIPE ¡Menuda forma de cargarse a una buena protagonista!

Más ejemplos: Asriel es un hombre inteligente que con su carisma consigue lo que quiere, sin embargo, Coulter es el prototipo de femme fatale. Es lista, pero lo que emplea para logar sus objetivos son sus dotes de seducción. Porque claaarooo, los hombres con su labia y su cerebro lo pueden lograr todo, no obstante, las mujeres lo que necesitan es ser sensuales. Una (cis)mujer sólo tiene que restregarle las tetas por la cara a un hombre para tenerlo comiendo de su mano (la tía es más sutil, pero en esencia eso es lo que hace). ¡Con un par… de tetas!

Ya las brujas son el acabose. Son guerreras y capaces, pero también caprichosas, crueles, celosas y abandonan a sus amantes masculinos y/o son infieles cuando quieren; sin embargo, si se encaprichan con un hombre este las tiene que corresponder por narices o tratan de cargárselo. O sea, son como los hombres exponentes de la masculinidad tóxica, pero a ellas se las presenta como arpías y se victimiza a los pobrecitos hombres. Al revés no. ¡Qué casualidad!

Propaganda de una ideología

Los de Narnia son libros descaradamente religiosos en los que suele primar el transmitir valores sobre el argumento, que muchas veces se resuelve por la cara gracias a oportunas apariciones de deus-ex-Aslan.

Pues aquí igual, ¿quién necesita hacer libros coherentes que desarrollen satisfactoriamente la trama? Lo importante es decir que las religiones son muuu malas.

En el primer libro hay una crítica a la religión, pero en el tercero el autor le da una patada a la sutilidad y tira del recurso descarado y facilón de que tooodas las personas religiosas son una panda de manipuladoras sedientas de poder que se dedican a obstaculizar el progreso, torturar y matar. Eso cuando no son extremistas a los que no les importa inmolarse para matar infieles. Pero lo peor es que, con la excusa de vender su ideología, Pullman se pasa el argumento por el forro. ¿Cómo consigue el bando de los anti-dioses, en meses y partiendo de cero, esa mega fortaleza y ese súper ejercito que Mordor y sus huestes son a su lado una chabola y unos pringaos con palos y piedras? ¿Qué pasa con la gente que perseguía a Will? DESTRIPE ¿De dónde sacan los malos esa bomba inter-dimensional que con un mechón de pelo de una persona puede provocar una explosión donde esta se encuentre? Y ¿por qué puñetas dicha bomba no afecta a la raíz del pelo? FIN DESTRIPE Y eso sólo por mencionar algunos ejemplos.

Respuestas del autor: «el ejercito y la fortaleza las obtienen porque… estooo… ¡pueden controlar el tiempo! Y lo demás… pueees… ¿Qué más da? ¡Estoy intentando vender mi ideología, no escribir buenos libros!».

A Wizard Did It

Oda a la vida y al libre albedrío

De las obras de Narnia parece desprenderse que la vida no es tan importante como lo que viene después y que no hay que cuestionar nunca la fe.

Aquí sólo tienes una vida y hay que aprovecharla. Además, no puedes creerte todo lo que te digan, hay que tener un pensamiento crítico y rebelarse de ser necesario. Todo muy bien, así que sigo sin entender qué le dio al autor para tirar por tierra su trabajo en el final. ¿Se drogó antes de escribirlo? ¿Alguien que le odia le cambió a traición las últimas páginas? ¿Se dio cuenta de que la había cagado en lo demás y decidió rematar la historia para que no sufriera? ¡¿Por qué pasamos de «la voluntad humana lo puede todo» a la resignación, de la capacidad crítica a creernos lo primero que nos dicen y convertimos la rebelión en una pataleta propia de un trastorno de oposición desafiante?! ¡¿POR QUÉ?! Para una vez que sí estaba transmitiendo lo que quería…

DESTRIPE Que Lyra y Will terminen separades es una estupidez. Llevamos la trilogía entera diciendo que no hay nada imposible y las religiones son malosas porque imponen lo que tenemos que hacer. ¿Cómo es posible que ahora llegue una ángel y les diga «ea, cada une a su mundo y cerrando las puertas entre ellos, que vuestro destino es separaros. Hacedme caso que soy una ángel, ya sabéis, una de esos seres contra los que os acabáis de enfrentar por ser mentiroses y controladores» y le hagan caso sin más? ¿A Dios y las autoridades religiosas se las debe cuestionar, pero al destino y le primer «líder» que aparezca hay que bajarles las cabeza? Mi no entender. FIN DESTRIPE

Sin título

Y ¿no iba también la cosa de avanzar y ser personas cada vez más sabias? Entonces, ¿por qué destruir el progreso? Que síii, que usarlo podía traer horribles males, pero también enormes beneficios, así que lo suyo sería emplearlo con cabeza. Es como si decidiéramos destruir los laboratorios porque, aunque crean medicinas que salvan millones de vidas, también se pueden usar para crear drogas, así que mejor que no haya innovaciones en medicina a arriesgarnos. Puede que bastante gente tenga que fastidiarse y morir de enfermedades tratables, pero al menos nadie podrá crear éxtasis. Ajá. Una lógica impecable, qué duda cabe.

DESTRIPE Sí, me estoy refiriendo a lo de destruir la Daga Sutil porque, claramente, las ventajas de unir varios mundos y tener un material que puede cortarlo todo no merecen la pena si al hacer cada corte dimensional aparece un único espanto que además se puede destruir. Mejor ocultar el conocimiento hasta que alguien más lo descubra y empleé sin saber las consecuencias. Anda, ¡lo que ya había pasado y por eso se monta la que se monta con los espantos! FIN DESTRIPE

Sentencia

No son libros anti-Narnia, son Narnia 2.0 versión el ateísmo es chachi pistachi.

Anuncios

Reseña el Diablo Viste de Prada (Lauren Weisberger)

Las anécdotas se visten de novela

Erase una vez una chica (Lauren Weisberger) que empezó a trabajar como ayudante de la editora de la revista de moda Vogue (Anna Wintour), que resultó ser exigente, fría y antipática, pero como era la que mandaba la tenía que aguantar. Así que la chica salía de su trabajo protestando y con un montón de anécdotas sobre lo malosa que era su jefa. Un día se le encendió la bombilla y pensó ¿por qué no escribo sobre mi situación en lugar de limitarme a quejarme? Así nació el libro objeto de esta reseña. ¿El problema? Una novela necesita de algo llamado argumento. Las anécdotas por si mismas, por entretenidas o graciosas que sean, son como las intenciones: sólo con ellas no vas a ningún sitio. No pongáis esa cara, lo de que la intención es lo que cuenta es una excusa y todo el mundo lo sabe, si no me creéis probad a decirle a vuestre jefe «le juro que tenía toda la intención del mundo de hacer mi trabajo, pero en lugar de ponerme a ello me fui de fiesta o me quedé en la cama haciendo la croqueta». Luego me decís si os han felicitado por vuestras buenísimas intenciones o estáis llorando en la cola del paro.

Este libro cuenta cómo una chica recién salida de la universidad (Andrea Sachs) piensa que conseguirá su trabajo soñado en ese maravilloso y agradable mundo que es el laboral (ah, inocente criatura). Empieza a trabajar como ayudante de la editora de la revista de moda Runway (Miranda Priestly), que resulta ser exigente, fría y antipática, pero, como después de un año trabajando para ella puedes acceder al puesto que quieras gracias a sus contactos, la tiene que aguantar. A partir de ahí nos cuentan un montón de anécdotas sobre lo malísima que es la jefa. Fin. Bueno, miento, también nos dan datos aleatorios sobre la vida de la protagonista que no interesan a nadie por su nula relevancia. Por ejemplo, ¿para qué se molestan en contar que Andrea es judía o que no le cae bien el marido de su hermana? Su religión no afecta a nada de lo que pasa, la hermana dice tres frases en todo el libro y el marido una. Son apuntes que sólo están para rellenar páginas y que parezca que hay algo parecido a una historia más allá de que a la autora le apeteciera poner a parir a su antigua jefa. No cuela.

Sin títuloUn dato tan interesante y necesario para esta reseña como los de la vida de Andrea para el libro.

El libro no es más que una larga queja sobre lo abyecta, hasta el extremo que ríete tú de Cruela de Vil, que es Miranda. Ejemplos (no literales pero sacados del libro):

Miranda: Oye tú (ni me molesto en aprenderme cómo te llamas, ni que fueras humana), ya sé que tengo criada y cocinero, que estamos fuera de tu horario laboral y que es Sábado por la noche e igual tienes planes, pero quiero que vayas a comprarme orégano para la cena.

O bien:

Miranda: No tienes derecho a descanso para comer ni ir al baño (¿no te he dicho ya que no te considero humana?) porque ahora que te he contratado tienes que estar disponible veinticuatro horas al día, siete días a la semana.

Respuesta en ambos casos:

Andrea: Por supuesto Miranda, como tu digas (toleraré este comportamiento como perfectamente normal).

En serio, yo se que en EEUU tienen menos derechos laborales que en Europa, pero eso es más propio de una fábrica de Inditex en Bangladésh. Una de dos, o el comportamiento de Miranda está «un pelín» exagerado con respeto a los hechos reales o en realidad la trama sucede en Haití y Andrea es una restavek. Si fuera real le habría salido más a cuento denunciar porque no es una trabajadora precaria ni en negro: tiene contrato, testigues y una situación desahogada en la que puede permitirse estar sin trabajar si la despiden.

Sobre les personajes: Andrea es rubia y no le interesa la moda, pero se viste de marca por su trabajo; Miranda es desagradable, exigente y sádica; Emily es la otra ayudante de Miranda; Lily es la mejor amiga de Andrea y una borracha; Alex es el encantador novio de Andrea; y Cristian es un escritor rico, guapo y creído con el que Andrea coquetea y se lía de vez en cuando, porque en esos momentos no se acuerda de lo maravilloso que es su novio (luego Andrea se siente dolida cuando Alex la deja, ¿no es un encanto de criatura?). No, no es un resumen simplista, eso es todo lo que te dicen de elles. Y porque son les más importantes, que de otres no se menciona ni el nombre. Entre que con la información que te dan no puedes ni visualizarles y que Miranda es inhumana bien podrían ser pepinillos en lugar de personas y nunca lo sabríamos por el libro.

PepinillaAndrea, ¿eres tú?

Y la presentación que se hace del mundo de la moda no es estereotipada, es lo siguiente. Todas las chicas son altísimas (¿de dónde las sacan? la estatura media la cismujer en Estados Unidos es 1’61) y anoréxicas (si no usas menos de la talla 38 y tienes un trastorno alimenticio no estas capacitada para trabajar en algo relacionado con la moda, todo el mundo sabe eso), todos los hombres son homosexuales promiscuos y con mucha pluma (¿un machote heterosexual interesándose por la moda o, aún peor, entendiendo sobre ella? ¡Inconcebible!), etcétera. Igual lo anterior sería aceptable si el libro fuera una crítica o una parodia, pero no es el caso. Apenas hay reproches, ironías o sentido del humor; lo que sí hay es muuucha moda. Se dedican páginas enteras a hablar del maquillaje, los peinados y la ropa que usan les personajes (algo mucho más importante que caracterizarles, dónde va a parar). Y lo peor es que no se aprende sobre elegancia ni glamour. Sólo te dicen marcas, colores y materiales, como si te estuvieran describiendo el contenido de un armario.

Creo que la propia autora se dio cuenta de que no había transmitido nada, así que al final intentó meter una moraleja buenrollista que hace aguas porque, ni pega con el resto del libro, ni está bien planteada. DESTRIPE Lily está en coma tras un accidente por conducir borracha. Andrea está en París con Miranda y si se va la despedirán. Decide quedarse, sin embargo, luego piensa que lo correcto es volver porque está dejando de lado a su familia y amigos y blablablá. Peeero, sólo lo piensa cuando Miranda le pide una cosa que no puede hacer y, por tanto, prefiere darse el gusto de renunciar antes de que la despida de todas formas. Mmm, sí, me has convencido de que Andrea es moralmente muy superior a Miranda y de que las amistades son lo primero, sí, sí. FIN DESTRIPE

Sentencia

Para aprender un montón de marcas que nunca podrás pagarte. Es uno de esos raros casos en que la película es mejor (y más corta).

PS: ¿A nadie más le parece raro que no se cargaran al vigilante sádico de Runway? Andrea dice que lo aguanta porque es su amigo. Chica, replantéate tu concepto de amistad. Si alguien se dedica a estresarte y humillarte públicamente no es tu amigo. Teniendo en cuenta que hay que hacer cualquier cosa (legal o no) por complacer a Miranda y que, aparentemente, no existen los derechos, no creo que nadie vea con malos ojos que se le partan las piernas por obstaculizar los recados.

Reseña el Ocho (Katherine Neville)

O el arte de rellenar cientos de páginas con conspiranoias y sin decir nada

Hace tiempo que este libro me producía curiosidad. Es el precursor de las obras tipo El código da Vinci y un montón de gente lo adora. Es decir, ha sido algo así como ir a los orígenes del thriller pseudo esotérico con una obra de culto y… ¡santa madona de la pilila enhiesta, menuda fumada de monguis con anfetas turcas de las buenas o malas, no sé!

El libro cuenta dos historias: una sucede durante la Revolución Francesa y su protagonista es Mireille de Remy, una novicia; y la otra ocurre durante la Guerra Fría y la protagonista es Catherine Velis (mirad el nombre de la escritora y decidme que no suena a cuando a los 12 años te auto insertas de modo idealizado en tu historia), una informática que es la primera mujer en lograr su puesto… detalle que sólo sirve para fardar (mirad el paréntesis anterior), ya que en realidad daría igual que fuera dentista o pescadera: su trabajo no afecta lo mas mínimo a la trama. Ambas tramas están relacionadas por un ajedrez mazo misterioso que esconde un gran secreto que nadie sabe qué es, pero todo el mundo quiere porque hay así como leyendas secretas (que luego no lo son tanto dado que las conoce medio mundo) que dicen que da un poder chachi piruli. Así que nuestras intrépidas protas deberán adelantarse a la malvada organización de turno que quiere usarlo «para el maaal» (léase con voz ominosa). Ya sabéis, típico argumento de películas domingueras de sobremesa.

OK, no es lo que se cuenta sino cómo se cuenta. El problema es que el libro es un GRAN «quiero y no puedo». Quiere ser de misterio y contar una historia mazo trascendente y llena de acción e intrigas, pero le sale un churro y no con chocolate rico:

1. Neville intenta convencer de que el secreto del ajedrez es muy importante y arcaico y para ello intenta relacionarlo con un montón de situaciones históricas y temas aleatorios, rollo conspiranoia. No obstante, la forma en que lo hace es tan ridícula que no llega ni a patética. Ejemplos: resulta que la Revolución Francesa fue un engaño orquestado para registrar la abadía de Monglane en que se encuentra al principio el ajedrez. ¿Simplemente asaltar una abadía dejada de la mano de Dios? Nope, mejor instar una revolución que cambie el país como excusa. ¡Claro que sí! O, como hay versos que tienen 8 sílabas y las cadenas de ADN también tienen forma de 8 si las miras desde cierto ángulo… ¡¡Todo está relacionado!! Eso prueba de que este secreto milenario se encuentra oculto en todas las artes y ciencias y es parte de la esencia del ser humano.

its-a-conspiracySíii, todo tiene sentido. Ajústate el sobrero de papel de aluminio, anda, que el grupo reptiliano illuminati seguro que está intentando leerte la mente desde su nave espacial.

2. Por la misma razón también salen un montón de personas reales como Gadafi, Catalina la Grande, Robespierre o Letizia Bonaparte. En realidad no pintan nada. Aparecen de forma aleatoria en algún capítulo, cuentan por la cara algo remotamente relacionado con el número 8 y, por tanto, con el famoso secreto del ajedrez, y se van. En plan: «Hola persona desconocida, ¿cabes que la leyenda de la reina Dido de Cartago en realidad tiene que ver con el secreto milenario que estás buscando porque resulta que ella era pelirroja? Pues sí. Sólo quería que lo supieras. Ala, adiós.»

Sin título

Lo anterior provoca que ¾ del libro sean puro relleno. Si los eliminas en realidad no afecta nada a la trama. Respeto al ¼ que resta… No es mejor:

1. Las investigaciones que hacen Cath, Mireille y Cía consisten en deambular aleatoriamente esperando toparse con el siguiente indicio que les diga qué hacer o dónde ir a continuación; plan que, increíblemente, funciona: siempre encuentran un beduino majo dispuesto enseñar los lugares sagrados de su pueblo, un zarevich enrollado que deja acceder a su cámara del tesoro, o van a la tumba del cardenal Richelieu y hacen una pregunta ¡y aparece el fantasma y contesta! (no es broma). Y así va tirando la trama a fuerza de nuevas pistas y viajes de un sitio a otro.

2. Ejemplo real de uno de los complicadísimos enigmas a los que hacen frente las protas, concretamente un mensaje cifrado que ni la KGB logra desvelar, para que os hagáis una idea del nivel de sesudo misterio:

Sin título

3. La mentalidad de Cath y Mireille es tal que así: «Ese hombre que está leyendo ha pasado la página justo antes de que ese otro estornudara, ¡y al hacer eso la mujer que estaba a su lado le ha dicho un significativo “salud”! ¡¡Son espías y se están comunicando en un código secreto!!» Por ejemplo, el cerebro tras todo lo que le ha pasado a Mireille y una chunga chunguísima… no parece ser consciente de la existencia de Mireille. En las pocas escenas en que sale simplemente se dedica a vivir su vida. Y la mayoría de las veces que les sucede algo malo a las protas es más bien por estar en el lugar y momento equivocados. DESTRIPE Cuando la prima de Mireille muere ella dice que el horrible secreto le ha costado la vida y para nada, es que casualmente la pilla la turba enfurecida de las Masacres de Septiembre. FIN DESTRIPE

4. OK. Sí que hay gente malosa que persigue y acosa a las protas y Cía y sirve para crear un par de escenas de acción, pero sus planes son tan patéticos que no me extraña que pierdan. Son del calibre de: me caso contigo y te aguanto 20 años porque tengo la leve sospecha de que trabajas para el otro bando.

5. El interés amoroso de Cath da asco. Se dedica a seguirla, colarse en su habitación y arrastrarla y vapulearla para que haga lo que él dice. Pero atención al momentazo en que comienza su relación: él confiesa a Cath que la ha deseado desde la primera vez que la vio y que la única razón por la que no la tiró al suelo y VIOLÓ (sip) ahí mismo es porque había testigues. Ante esta dulce y sentida declaración, Cath, en lugar de pegarle una patada en la cara y tirarlo por la borda (en ese momento están en un barco), queda impresionada y se besan. Al suceder esto él decide que «ya se ha contenido lo suficiente», se la echa al hombro cual saco de patatas y se la lleva para tener sexo (UNGA, UNGA); pese a que no pregunta ni deja ninguna opción ella encantada, tomándose la situación como si fuera muy divertida y romántica (sip de nuevo). Después de una genialosa sesión se sexo quedan como pareja y se juran amor eterno (y yo vomito).

6. ¿Os he dicho que las protas luchan contra una organización malosa que quiere hacerse con el secreto, verdad? ¡Ja! Os he mentido. Eso es lo que el libro quiere que pienses al leer, pero lo cierto es que no se sustenta en nada. Se supone que son el bando blanco contra el negro y cada personaje representa una pieza (de modo muy forzado y estúpido, pero eso es otra historia), siendo el bando blanco el malísimo y el negro el bueno… porque el negro lo dice. Por lo que sabemos, el bando blanco bien podría buscar acabar con el hambre en el mundo, ya que nunca se conocen sus motivaciones, simplemente son mala gente porque se oponen al negro y san Seacabó. Ambos se dedican ha hacer más o menos lo mismo: matar, robar, traicionar y demás mientras les convenga. Así que a mi estas simplezas morales de que si la contraparte mata es vil, pero si mato yo no pasa nada porque, ¿no acabo de decir que son viles?, como que no me convence.

7. La sorpresa final… de sorpresa tiene poca. Te hueles mucho antes lo que está pasando porque canta como el pescado de 4 semanas, la verdad. Y, a ver, ¿por qué siempre la disyuntiva es destruir el secreto o difundirlo arriesgándose a que lo tenga gente que «no esté preparada»? Igual es que yo soy un monstruo egoísta pero ¿sólo a mi se me ocurre quedármelo para uso personal en lugar de las dos opciones anteriores? Así como idea loca.

Sentencia

Si te encantan los libros de misterio pseudo esotéricos puedes pasar un buen rato, si no mejor ver una de esa películas de sobremesa domingueras, tienen la misma calidad y tardarás menos.

Reseña Ai Yori Aoshi (Kou Fumizuki)

O la exaltación de la Yamato Nadeshiko

Yamato Nadeshiko es un término japonés que se emplea para referirse a la mujer ideal. Esta debe ser bella, delicada, joven (menos de veinticinco años), sumisa, callada, dulce, fiel y complaciente. Además de saber llevar la casa, ser buena madre y ensalzar los valores tradicionales japoneses. Vamos, lo que viene siendo un florero sin personalidad cuyo propósito en la vida es tener descendencia y ser el reposo de su dueño marido. Y sí, este anime está dedicado a decir que ese es el tipo de mujer ideal, porque claro ¿qué hombre no querría tener una bonita esclava doméstica y sexual? Y ¿qué mujer no quiere ser un objeto por y para hombres? ¿Estudios?, ¿trabajo?, ¿realización personal? ¡Pamplinas! Ni que las mujeres fueran seres humanos.

Sin título
Pero, como dijo Jack el destripador, vayamos por partes. A ver… mmm. ¡Urg! Pfff. Estoooo…*Selenita respira hondo, se retuerce y le salen sarpullidos.* El anime podría haber sido bueno. Hala, ya lo he dicho.

Parte de una base interesante: el matrimonio arreglado entre les herederes de prestigiosas familias dueñas de empresas. Este tipo de matrimonios siguen dándose en Japón y habría sido interesante ver como, bajo la apariencia de modernidad, perviven costumbres arcaicas tales como usar a les hijes para sellar alianzas. O como la noción de respetabilidad puede ser de de una hipocresía vomitiva, ya que Kaoru es hijo de una amante y lo desprecian por ello, pero lo separan de su madre a la fuerza para utilizarlo cuando no hay heredero legítimo. Sin embargo, el autor se marcó un Jack Sparrow y saludo a la oportunidad mientras pasaba. Lo anterior es una excusa para contar la típica historia de novela rosa de 1€ de prometides a la fuerza que se acaban enamorando.

Además, se intenta convertir el anime en una comedia harem, lo que se carga toda la seriedad. Resulta que Kaoru Hanabishi, el prota y típico chico torturado y más soso que un zapato asado, rompe el compromiso arreglado y las relaciones con los Hanabishi. Pero Aoi Sakuraba, a la que intentaban hacer dulce e ingenua, pero queda retramonger, está enamorada de él tras haber hablado dos veces de peques y va a buscarlo. Por excusa estúpida de harem número 32 terminan viviendo juntes, aunque fingiendo que ella es la casera de la residencia de Kaoru. Así ya hay excusa para que se puedan ir mudando más y más chicas, a saber:

Miyabi Kagurazaki, el prototipo de señorita Rottenmeier. Es la única que en lugar de perder el culo por Kaoru tiene el objetivo de ser una trabajadora eficiente, razón por la cual la pintan como una amargada desagradable.

Tina Foster, la extranjera liberal (léase como excusa para que sea una sobona con gusto por la ropa sepsi), rubia y de ojos azules (visión fetichizada que tienen en Japón de las extranjeras) cuya afición es manosearle las tetas a toda chica que se le ponga por delante para crear fanservice gratuito (¿veis lo que os decía?).

Taeko Minazuki, la voluptuosa retrasada que no se da cuenta de que está buena y por eso los tíos la usan para exhibirse mientras babean como mandriles en celo (en serio hombres del mundo, ¿no os da asco que os representen así?). Es taaan idiota que le dicen que es normal ir en cosplays sacados de Play Boy y se lo cree.

Mayu Miyuki, la tsundere.

Chika Minazuki, la lolita despreocupada e hiperactiva.

Por supuestísimo, aunque Kaoru no había tenido novia en su vida es aparecer Aoi y que haya que coger número para enamorarse de él: justo en ese momento aparecen tías que siempre habían estado enamoradas en secreto y, por razones a cual más estúpida, empiezan a colgarse de él todas las chicas que conoce. La palma se la lleva Chika, que después de que Kaoru la vea desnuda empieza a fantasear con casarse con él (¡¿?!).

Encima, la serie se hace muuuuy repetitiva y tópica. Los episodios se vuelven una sucesión de chistes manidos y excusas para poner fanservice: Tina tocando tetas, el capítulo de playa para poner a las chicas en biquini, el viaje a los baños termales en el que Kaoru acaba en el baño de mujeres por error, el momento de tensión sexual porque Kaoru pasa una noche en la misma habitación que otra, la fiesta de disfraces para ver a las chicas en disfraces sensuales (a los hombres no, claro), etcétera, etcétera.

Sin título

Y si no es un harem, porque no hay ninguna duda razonable de que Kaoru se vaya a quedar con otra que no sea Aoi; no funciona como comedia, porque es sosa y más repetía que el ajo; y no es una crítica a las costumbres arcaicas japonesas. ¿Qué queda? Lo que dije al principio, un montón de capítulos cansinos en los que se dedican a ensalzar la figura de la Yamato Nadeshiko poniendo a Aoi como esclava mujer ideal. He aquí los valores que se ensalzan en el anime:

La mujer ideal es pasiva y abnegada: Aoi espera en un rincón aguantando que otras le tiren los trastos al chico que le gusta hasta que este se digne a hacerle caso. El que tiene que actuar es él, que para eso es el hombre. Si tomamos la iniciativa los podemos agobiar, pobretes.

La mujer ideal es dependiente y débil: Aoi necesita ser salvada y cuidada hasta extremos tan ridículos como que se pierde y no es capaz de preguntarle a alguien dónde está, se pone a lloriquear hasta que Kaoru la encuentra. Pfff. ¿Cuántos años tienes, tres?

La mujer ideal es la reina de la casa: no hay mejor mujer que la que tiene la casa perfecta y la cena preparada para complacer a su marido cuando vuelva del curro. Si el hombre compartiera esos quehaceres secundarios no se podría dedicar a triunfar en la vida y eso es cortarle las alas.

La mujer ideal vive por y para su hombre: su función en la vida es estar ahí para consolarlo y hacerlo sentir a gusto. Incluso si él no se digna a soltar prenda ella ha de arreglárselas para adivinar lo que piensa y ayudarlo. Una mujer es feliz si su marido es feliz.

Por supuesto, todo lo anterior te lo hacen ver como: «¡Fua! ¡Pero que remonísima y fantabulosa es la chica! No como las demás, que al ser decididas, activas, independientes o tener vida propia no satisfacen plenamente al pobre Kaoru. ¡Qué suerte tiene este de tener a Aoi! ¡¿Por qué no pueden ser todas las mujeres como ella?!»

Sentencia

Patético y soso intento de comedia harem con machismo del rancio de regalo.

 

Parejas erróneamente idolatradas y/o malinterpretadas

Ya que es el Día de les Enamorades tenía ganas de hacer este especial aprovechando que hoy voy a estar libre excepto por la tarta. Como el título indica, voy a hablar de algunas parejas que la cultura popular ha idealizado al máximo, hasta el punto de que no dejan de ponerse como ejemplos de amor verdadero y reproducirse sistemáticamente, pero que en realidad son tóxicas y están haciendo más daño que otra cosa con el mensaje que transmiten.

cupido
Por cierto, para hablar de estar parejas tengo que rebelar detalles importantes de las obras a las que pertenecen. Son clásicos y bastante conocidos, pero igual aviso por si alguien no quiere comerse DESTRIPES.

Romeo y Julieta

Empiezo fuerte. ¿Quién no ha oído hablar de esta pareja? Es algo así como el paradigma del amor verdadero, tiene literalmente miles de reinterpretaciones (hasta existe la versión con necrofilia, sí ha eso hemos llegado) y otras historias que la toman como referencia para construir su romance. Es la reina y diosa de las parejas. La representante del amor verdadero, puro e incondicional. La capitana de la ñoñería. Y… Shakespeare debe estar retorciéndose en su tumba, dado que todo es una malinterpretación: el libro original NO es una historia de amor.

Cuando os recuperéis de la impresión podéis seguir leyendo.

Lo que Shakespeare quería transmitir, entre otros temas que toca el libro, es una crítica a la impulsividad de la juventud y la falta de raciocinio en pro de los sentimientos. Romeo y Julieta no están enamorades porque se han visto un par de veces, lo que son es dos adolescentes idiotas (Julieta tiene 13 años y Romeo creo que 16, aunque ahí dudo) y mimades que sienten una atracción mutua basada únicamente en lo que les entra por los ojos. Y, como sus familias están enfrentadas, eso hace que se obcequen aún más y se monten el drama de que el suyo es un «amor prohibido» y una forma de rebelarse contra el mundo. En el fondo son una parodia de les típiques adolescentes victimistas que se ponen en plan «nadie me comprende y el mundo está en mi contra porque soy muy especial», pero llevado hasta las últimas consecuencias; y así les va: no sólo estiran la pata por idiotas, sino que de paso causan otras varias muertes y la desgracia de sus familias. Y sí, eso es justo lo que quería transmitir Shakespeare: no te dejes llevar por tus sentimientos, especialmente en la juventud cuando aún no sabes de la vida, que mira lo que pasa, mejor usa la cabeza. Algo que se nota bastante a lo largo de la obra no sólo por el enfoque que se le da, sino también directamente por boca de personajes que critican a la pareja diciendo cosas como (esto no sin citas, pero es la idea):

«¿Pero cómo va a ser lo vuestro amor si os conocéis de días?»

«Tú, Romeo, ¿no decías hace nada que estabas enamorado de otra y ya ves lo que te ha durado (sí, resulta que Romeo al inicio de la obra estaba “enamorado” de otra chica, y en realidad era lo mismo: una mezcla de atracción física y sexual)?»

«Aún sois muy jóvenes. No os dejéis llevar por la irracionalidad que son los sentimientos y pasiones, que son sólo es una percepción pasajera de la juventud y de las hormonas revolucionadas».

Bzq8ncIIcAAnMta

Lo que significa que, irónicamente, todos esos libros, sobre todo juveniles pero no son los únicos, que la toman como referencia para construir su romance en realidad son, inconscientemente, una parodia de una parodia del amor. Quieren presentar amor verdadero y sólo presentan a niñates que hacen idioteces por poner un supuesto amor verdadero, que en realidad es poco más que tensión sexual, como la meta sin la cual no se puede ser feliz. Claro cambiando el final porque los finales felices venden más, lo que hace que a su vez destruyan el verdadero mensaje. Y que la obra que sale sea muy tóxica por la noción de amor que vende. Así que dejad de idolatrar a esta pareja y ponerla como paradigma del amor. No, el amor no es cosa de segundos porque sea el destino ni demás chorradas. Y no merece la pena dejarlo todo por él ni hacer sacrificios titánicos porque al final valdrá la pena. STOP idealizar el amor, especialmente ese falso amor que en realidad es atracción porque nace en segundos o no tiene sentido por no haber construcción de relación. Esto sólo crea malos ejemplos que perpetúan el mito tóxico de que todo vale por amor ya que no se puede ser feliz sin él. En la vida real el resultado es parecido al de la obra original aunque no llegue a muertes: un drama.

Bella y Bestia

OK. Realmente esta pareja no es tóxica. En realidad es muy sana si se reinterpreta bien y acorde a la historia original de Villeneuve… ¡el problema es que nadie lo hace!

Me explico, el cuento original NO es una historia sobre que el amor lo puede todo, al contrario. Deja claro que el amor no es lo más importante en una relación: estas funcionan si hay igualdad, comunicación y las circunstancias son propicias; faltando estas condiciones el amor es inútil y mejor superarlo porque no te merecerá la pena. Sin embargo, por desgracia esta pareja se ha convertido en la representante de uno de los mensajes más tóxicos que hay, en buena parte por culpa del enfoque que le dio Beaumont en su plagio (aunque en justicia es un tropo que ya existía, ella simplemente destruyo el verdadero mensaje de la obra de Villeneuve haciendo a esta pareja la exponente del mismo): que una mujer puede convertir a un monstruo en un príncipe con amor. Ese es uno de los peores mitos románticos. Si es que se inventó, literalmente, para que las mujeres tragaran con el maltrato y justificar a los maltratadores porque «los hombres es que son así, no te quejes y aguanta lo que te echen, si eres lo bastante virtuosa y mártir tu amor lo cambiará». Eso no pasa. Personalmente creo que los maltratadores pueden cambiar, pero para ello deben darse cuenta de que lo hacen mal, arrepentirse y deconstruirse activamente; es decir, que tienen que querer cambiar por ellos mismos, no lo hacen por otra persona. Un maltratador no cambia por mucho que lo quieras, más bien tenderá a usar sobre su pareja las tácticas de control y maltrato que tan bien le funcionan porque no verá nada malo en ellas, está acostumbrado a llevar así sus relaciones. Tienes que huir si no quieres acabar muerta o en el hospital en los peores casos, o con la autoestima rota y la personalidad anulada en los «mejores».

Así que ¡basta de usar reinterpretaciones o historias inspiradas en esta como excusa para justificar a maltratadores y decir a las víctimas que aguanten todo «por amor»! No sólo es una falta de respeto a la obra original, es que hace mucho daño. Normaliza el maltrato y la masculinidad tóxica. Luego bien que se culpa a las mujeres que aguantan en una relación de maltrato y se las pone en duda porque «si fuera verdad, ¿cómo es que no lo dejó a la primera?», pues por culpa de este tópico, entre otras cosas. Nadie tiene la obligación de redimir a su pareja y por amor no se debe aguantar nada. Al revés, aunque haya amor, si te hace sufrir hasta nunca. Aunque duela es lo mejor a largo plazo.

img_2538
Miss Bennet y mister Darcy

Esta es algo así como una mezcla de la primera y la segunda, al menos en lo que respecta a la parte que la hace problemática. No es tóxica per se, pero tiene miles de reinterpretaciones y generalmente estas no captan bien el mensaje que quería transmitir la obra. Me explico. En la obra de Austen hay amor, pero este no se entiende para nada como el actual. Austen lo que quería transmitir es que eligieras bien a tu pareja de forma que fuera alguien con quien compartieras afinidad y respeto, porque ibais a tener que aguantar toda la vida juntes y eso es muy duro con alguien con quien no congenias. El problema es que la gente no se suele quedar con dicho mensaje, ni tampoco con la parte de que el amor (entendido como acabo de mencionar) sólo se da cuando les personajes superan sus iniciales prejuicios y conocen mejor a la otra persona, que podría servir para construir una buena historia de amor sano. Por desgracia, la gente ha convertido esta pareja en la representante del tópico del chico que si trata mal a una chica es porque esta en realidad le gusta y no sabe expresarlo de otra manera (lo cual es falso porque el problema de Darcy es que es socialmente torpe y por eso hace comentarios desafortunados, no que pretenda ofender ni tratar mal); unido al de que hacer cosas buenas por una persona compensa las malas que hayas hecho, como si las relaciones fueran un juego de suma cero.

O sea, una representación del tópico «quienes se pelean se desean». Idea muy tóxica porque sirve para justificar relaciones basadas en el maltrato y excusar a quien lo ejercer porque «es que no sabe expresarse de otra forma, es su manera de demostrar que le importas»; además de para perdonar malos comportamientos si luego la persona tiene detalles bonitos. Algo que por desgracia se ve mucho en el tipo de libros que emulan a esta pareja y la comparan con la suya. Las típicas de chico malote que insulta a la chica para llamar su atención, pero luego tiene una escena en que, por ejemplo, la salva de un problema, y eso se usa para hacer ver que tiene un lado bueno. Este tropo es peligrosísimo porque los maltratadores se suelen comportar así: no son malos todo el tiempo sino que te hacen algo malo y luego tratan de compensar y pueden ser un encanto. Pues no, si quieres a una persona la tratas bien siempre y si no sabes comportarte aprendes. Punto. Dejad de comparar parejas que se la pasan tirándose los platos a la cabeza y seguramente reconciliándose con sexo con esta.

giphy

Por cierto, que Austen defendía los matrimonios bien y siempre dentro de tu clase social, así que cuando reinterpretan esta pareja como el típico noble/rico antipático que se enamora de la chica pobre pero orgullosa y se dedican a lanzarse pullas no se si reír o llorar. Seguramente Austen haría lo segundo.

El fantasma de la ópera (Eric) y Christine Daaé

Esta es una pareja que realmente nunca se da en la obra original, sin embargo, tiene una ingente cantidad de personas que la shippea y reinterpreta la obra para que queden juntes, siendo mucho más querida que la verdadera de la obra, que era Christine con Raoul (que tampoco era muy buena, pero eso es otra historia). Algo que me toca mucho las narices porque la relación que tienen es horrible. En la obra original Christine es casi una niña y muy inocente. Al principio es engañada por el fantasma y, posteriormente, chantajeada y amenazada por él y le tiene genuino miedo. Por lo que respecta a Eric, el fantasma, es digno de lástima, pero ello no justifica ni redime sus malas obras. Sí, es un genio que por estar desfigurado de nacimiento ha sufrido que el mundo lo rechace, pero no se puede olvidar que es un asesino, chantajista y manipulador. Su relación con Christine se basa en encapricharse de ella porque cree que tiene derecho a ser feliz y para ello se merece una mujer que lo quiera (sí, como si las mujeres fueran un premio o un objeto que estuvieran ahí para él), para lo que no le importa hacer a Christine infeliz con tal de tenerla a su lado. Por eso, al final, si se redime es justamente porque comprende que debe a dejar ir a Christine y que lo que ha hecho está mal. Y eso es genial porque se puede interpretar la historia como un maltratador arrepentido.

No obstante, mucha gente reinterpreta esa relación como el tópico del hombre torturado que por ello merece amor. Pobre, ha sufrido mucho, toma de premio la justificación a tus acciones y una mujer, que te lo has ganado. Pues no. Ni las mujeres son una recompensa ni el haber sufrido te da carta blanca para ser mala persona. Si la vida te ha tratado mal o has sufrido lo siento mucho, pero la vida es injusta y eso no da derecho a una compensación ni licencia para ser un capullo y que se te tenga que perdonar. Y, obviamente, no te mereces amor romántico; nadie se lo merece porque el amor romántico implica a otra persona y estas no son objetos que se puedan ganar ni merecer. STOP historias donde el hombre es una persona horrible, pero como tiene un oscuro pasado y lo ha pasado mal la mujer tiene que entenderlo en lugar de juzgarlo y al final quedarse con él. Quedaos con el mensaje original: quien tenga demonios internos que se deconstruya, asuma sus culpas y trate de redimirse.

Catherine Earnshaw y Heathcliff

La suya es una historia tóxica que está hecha a propósito para ser tóxica y mostrar que el tipo de relaciones como la que se da entre la pareja protagonista sólo lleva a la infelicidad y al desastre. Sí, tienen amor, pero este es enfermizo y obsesivo porque se basa en hacerse daño cuando interaccionan y no ser capaces de dejarse ir. Son la representación del famoso dicho «El perro del hortelano ni come ni deja comer». Lo que está perfecto porque sirve para mandar el mensaje de que si el amor te hace más daño que otra cosa debes superarlo en lugar de dejarte llevar por los sentimientos, que si no mira a lo que lleva: al sufrimiento y al lado oscuro. Pero, de nuevo, ese no es el enfoque que se da a la relación por la gente (y me refiero a MUCHA gente) que suspira por la pareja y la entiende como la anterior: hombre atormentado que, pobrete, sólo necesita amor. Y que sigue cual mantra la falacia de que el amor es lo mejor del mundo, justifiquemos en su nombre las malas acciones y el sufrimiento y sigamos luchando por una relación que sólo hace daño, porque el amor lo puede todo. Así que hacen parejas que actúan parecido, aunque cambian el final triste y melancólico por uno en el que, pese al amor insano de dos personas cuya relación se basa en herirse mutuamente cuando se juntan y boicotearse cuando están con otras personas, al final todo se perdona y terminan felices juntes.

giphy.gifYo cada vea que veo parejas así que se comparan con o están inspiradas en la de Cumbres Borrascosas.

No quiero repetirme, pero dejemos palmarias las siguientes ideas (y quien vea bonita la pareja anterior y crea que debe acabar en final feliz que las escriba mil veces):

El amor no siempre merece la pena.

El amor no lo justifica ni redime todo.

Aunque haya amor, si te hace daño lo mejor es superarlo.

Don Juan Tenorio y doña Inés

En este caso no es malinterpretación, sino que Zorrilla tiene la culpa. La figura de Juan Tenorio ya existía y la interpretación que se le daba era perfecta… pero tuvo que venir él a cargársela con un nuevo enfoque romántico. Me explico. Juan Tenorio es un violador, manipulador y asesino sin escrúpulos que disfruta arruinando vidas por diversión. Le gusta engañar a mujeres para tener sexo con ellas (y sí, eso es violación porque no se puede consentir si crees que es a una cosa y en realidad es a otra a la que no consentirías, y la otra persona lo sabe y por eso te miente para lograr lo que quiere de ti) y no tiene problemas para matar sin más a quien se interpone en su camino. Es decir, que es un tipo repugnante y, en todas las obras antes de la de Zorrilla, se le muestra como tal y trata en consecuencia, de tal manera que recibe su castigo. Y entonces llegó Zorrilla y tuvo que redimirlo a través de doña Inés.

Lo siento Zorrilla, como poeta eras bueno, pero las relaciones las construías como el culo. Porque resulta que en la versión de Zorrilla don Juan se enamora de verdad de doña Inés al ver lo buena y pura que es (y a pesar de que todo empezó como una apuesta sobre que podía seducirla) y al final gracias a ella merece el perdón en lugar de la condenación pese a todas las mujeres a las que ha violado y la gente a la que ha asesinado (y ojo cuidao que ni siquiera se arrepiente, pero como doña Inés se sacrifica y reza mucho por él pues va al Cielo en lugar de al Infierno como en las demás versiones).

giphy (1)

Como ya he hablado de sobra del tópico de la mujer que redime voy a centrarme en la otra idea tóxica que encarna esta pareja: el hombre que se folla a muchas porque es un machote, pero conoce el amor verdadero y sienta la cabeza sólo con una, porque ella es especial y no como las demás (seguramente porque es casta y pura en contraposición con las otras que son furcias). O sea, misoginia a muerte: al parecer las mujeres dan asco por defecto y sólo alguna honrosa excepción se salva… si demuestra ser lo bastante virtuosa, y todo el mundo sabe que la virtud de una mujer se mide en función de su vida sexual, ¿no?

A parte de la idea de que la pareja es el fin último y la única forma de ser feliz. No, el único final feliz no es encontrar el amor romántico ni este es lo más importante. La gente arromántica o que simplemente no da importancia a las relaciones de pareja existe, ¡basta ya esta idealización extrema del amor y las relaciones! No son lo mejor que pueden pasarte, ni tu felicidad depende de ellas, ni todo lo que hagas antes de tener pareja debe ser un preludio hasta que la tengas porque ese momento mágico cambiará tu vida y forma de ser. Y, obviamente, un hombre al que lo que le guste es vivir la vida acostándose con cuantas pueda sin preocuparse de dar cuidados no va a volverse una pareja fiel e ideal por conocer a una mujer en concreto, más bien tiene todas las papeletas para seguir igual. La creencia en ese cambio es lo que lleva a muchas mujeres a acabar en pseudorelaciones en la que deben ellas cargar con todos los cuidados mientras las utilizan sólo para el sexo.

En definitiva, que si quieres reinterpretar la idea de Juan Tenorio asegúrate de quedarte mejor con la versión de Tirso de Molina: plantea a Juan como la escoria violadora que es y al final dale un castigo si quieres hacer una historia con moraleja.

Tess, Angel y Alec

La historia de este trío es muy buena como tal: critica las injusticias y doble moral que sufrían las mujeres a través de Tess, que es violada y este hecho le destroza la vida porque se la juzga a ella. Sí, triste que aún no hemos avanzado mucho en esto (véase el caso de La Manada). ¿El problema? Que mucha gente interpreta la relación entre les tres como el típico triángulo en el que una chica debe elegir entre el chico malote apasionado que la tienta (Alec) y el bueno y dulce que le convendría (Angel), especialmente desde que cierta autora de cuyo nombre no quiero acordarme pero que se llama E. L. James hizo esa comparación en su infame obra. Y, obviamente, a mi esto me da ganas de gritar y arrancar cabezas. Las cosas claras y el chocolate espeso: Tess es una pobre chiquilla, casi una niña ya que tiene 15-16 años al principio de la obra, que se ve obligada a trabajar para una familia de la nobleza rural para que así sus hermanas no se queden sin sustento. Estando en esa casa el hijo de dicha familia, Alec, la acosa sexualmente de forma continua hasta que al final la viola. Para que no la culpen a ella se va de su pueblo y trata de rehacer si vida. Se enamora de Angel y quieren casarse, pero ella se culpa por no ser virgen, sabiendo que Angel espera que lo sea y aunque no es culpa suya. Cuando Angel se entera de los sucedido la abandona y la pobre tiene que seguir luchando por abrirse paso en la vida con el nuevo estigma de que la hayan repudiado. Y, como Alec sigue obsesionado con ella, se ve obligada a hacerse su amante para que su familia no se muera de hambre al faltar su padre. Finalmente, Tess no lo puede soportar más y asesina a Alec por arruinarle la vida.

¿Me puede decir alguien dónde ve aquí el romanticismo o que Tess «ceda a la tentación» como, por desgracia, he oído varias veces? Alec es hez humana: un acosador, violador  y manipulador que se aprovecha de la necesidad de una mujer. Y Angel es algo mejor, pero igual condena a Tess por algo que no es su culpa, ya que la quiere por la idea de pureza que tiene de la misma. ¡No idealicéis las relaciones de este trío! Quien quiera basarse en esta historia que hable de que los violadores y maltratadores destruyen vidas, o que mantenga el final donde se los cargan. Lo cierto es que Cincuenta Sombras de Grey y similares mejorarían mucho con ese enfoque y el mundo literario sería un lugar mejor.

maltrato-vuela copia.jpg

Lolita y Humbert

Otro caso de novela que está muy bien, pero ha sido malinterpretada hasta el punto de destruir por completo su mensaje. Humbert es un pedófilo que está obsesionado con las niñas prepúberes y viola repetidamente a su hijastra, considerando que ella lo provoca por existir. Y así se muestra en la novela, que presenta a Humbert como el depravado psicópata que es: no le importa manipular (se casa con la madre de Lolita para acercarse a esta última), ni drogar a Lolita para meterle mano sin permiso; ni, por supuesto, siente ningún remordimiento por aprovecharse de una niña de 12-14 años de la que es padrastro y a la que sabe que está destrozando la vida. Lamentablemente, la cultura popular ha dado la razón a Humbert y suele presentar la historia como una de amor en la que una menor seduce a un hombre maduro (la película de 1962 tiene buena parte de culpa). Incluso se ha popularizado el término «lolita» como sinónimo de menores de edad seductoras (y en japonés el género lolicon, contracción de la expresión «lolita complex», sirve para referirse al que muestra sexo con, o atracción por, mujeres menores de edad).

Sip. Os dejo un minuto para que vomitéis.

tumblr_lfndzp5tYS1qbbig9

Cultura de la pedofilia en toooda su extensión. Y encima hay gente que tiene la poca vergüenza de decir que Lolita lo deseaba o consiente porque no se resiste (entendido como luchar con todas sus fuerzas), porque claro, una niña de 12-14 años sabe perfectamente lo que está haciendo en materia sexual, tiene muchas opciones ante un hombre de 40 que, para colmo, es una figura de autoridad de la que depende (su padrastro) y seguro no está entre confundida y aterrada. Si conocéis a alguien que justifique y/o victimice a Humbert o defienda que Lolita es una novela romántica no dejéis que se acerque a nadie menor de edad y empezad a tomar distancias, porque yo no me fiaría ni medio pelo. Así de claro.

Las princesas y príncipes de los cuentos

Esto no es una pareja como tal, pero igual quería criticar el modelo de relaciones que establecen los cuentos. No por nada siguen ahí y aún se cuentan en la más tierna infancia como parte de la socialización.

Si bien la mujer paciente y fiel que ha de esperar al hombre a toda costa cada vez se destierra más, la representación de la mujer casera, buena y abnegada que depende del hombre y vive para él se resiste a morir. Por mucho que ahora se la reinterprete como más fuerte e independiente, la idea de que esto es una fase previa hasta que encuentre pareja persiste y se sigue viendo en muchas obras, donde el protagonismo e independencia de las mujeres llega hasta que alcanzan un final con un hombre y se dedican a tener descendencia. En el fondo es el mismo destino que las princesas de los cuentos, por mucho que el camino para llegar hasta dicho destino haya incluido tener más protagonismo. La idea es la misma: al final necesitas un hombre para estar completa y tu misión es dedicarte a ser madre.

Estaría bien que cada vez que se quieren hacer personajes femeninas se rompiera de verdad esta dinámica y se dejara de incluir siempre el romance como si fuera obligatorio en la vida de las mujeres. ¿Por qué no puede una mujer acabar sin pareja sin que esto sea una tragedia y se de a entender que le falta algo? Y sí, se que también pasa con los hombres, pero con ellos no es un imperativo que su historia tenga que contener romance y pueden ser triunfadores que se centren en su éxito sin que se les eche en cara que no son padres.

051b00ec64e0955373010ef152cc1fe3421192-wm

Reseña Diez (Gretchen McNeil)

Claro ejemplo de que hasta para plagiar hay que saber hacer bien las cosas

Este libro es la millonésima pseudocopia descarada versión actualizada de Diez negritos, de Agatha Christie, y se las arregla para potenciar al máximo todos los defectos que tenía la obra original, eliminar sistemáticamente sus virtudes y, asimismo, alcanzar tales cotas de ridículo que roza la parodia. Y si fuera una parodia todavía, lo triste es que la novela va en serio, así que no sabes si reíste de todas formas o llorar. Mucho.

Ya que la propia autora de esta novela se empeña en compararla con la de Christie yo no voy a ser menos. Así de paso os demuestro por qué compararse con otras obras y/o intentar emularlas, sobre todo si son muy conocidas, suele ser una pésima idea.

the-girl-who-did-nothingLas comparaciones son odiosas, sobre todo para quien pierde.

¡Chan, chan, chaaan!

McNeil VS Christie

Round one: argumento. Three, two, one… ¡Fight!

El argumento es igual: diez personas llegan a una isla, son acusadas de unos crímenes, se dan cuenta de que están aisladas y empiezan a morir una a una. Pero McNeil pensó que lo que necesitaba la historia eran adolescentes con las hormonas revolucionadas, corazones desbocados, sonrojos y suspiros cada pocas páginas. Porque esta es una historia de asesinatos, horror y tal, pero ¿cómo vamos a no incluir algo tan importante como la tensión sexual el amorrr? ¡Seguro que los dos temas se completan genial! Pista: NO.

Round two: personajes. Three, two, one… ¡Fight!

¿Qué en la novela de Christie les personajes son acartonades y típiques? Pues aquí igual, pero en lugar de darle una mínima personalidad a todes mejor limitarnos a tres, no nos vayamos a herniar.

Meg, la protagonista, va de tímida y buena, pero es una hipócrita prima de Bella Swan que juzga y desprecia a todo el mundo para sus adentros (ese es imbécil, esa una estirada) y está más salida que el pico de una plancha (oooh, el chico que me gusta me ha sonreído, hay un cadáver en la casa, pero está guapísimo con esos hoyuelos *babas*. ¡Que horror, otro cadáver! ¡¡Él está buenísimo y yo con estos pelos!! *babas*). Además, al final resulta ser casi más psicópata que la persona tras los asesinatos. DESTRIPE Pese a las muertes y ver a su amiga morir de forma sangrienta acaba feliz porque ha conseguido hacerse novia del chico que le mola. Ni Hannibal Lecter. FIN DESTRIPE

Minnie es amiga de Meg y, con la excusa de ser bipolar, se dedica a tratar a esta como a un felpudo mientras Meg lo aguanta todo por no quedarse sola, pero en realidad está deseando perderla de vista. Da gusto ver amistad verdadera y sana entre mujeres.

Y T.J. es el chico guapo, atlético y popular por el que medio instituto suspira, pero que (¡oh casualidad!) se fija en la chica tímida e impopular porque ella es espacial, no como las otras cien mil con las que se ha liado.

El resto son un grupo indefinido (lo máximo que se dice de elles es el color de su pelo o un rasgo físico aleatorio) al que yo llamo carnaza, ya que sólo están ahí para llenar el cupo de fiambres.

Round three: desarrollo de la historia. Three, two, one… ¡Fight!

Tanto Christie como McNeil dependen de la casualidad hasta lo inverosímil (que suerte que justo la persona que la mente criminal tenía planeado electrocutar es la que tiene un ataque de histeria y corre hacia la puerta electrificada). Pero si Christie es capaz de crear angustia e intriga aquí es imposible tomarse la historia en serio cuando a la prota le da por hacer cosas como preguntarse si de verdad le gusta a T.J. frente a un cadáver empalado aún caliente.

Round four: forma de contar la historia. Three, two, one… ¡Fight!

Si Christie va rotando el punto de vista de les personajes aquí Meg es la única narradora en primera persona. Eso es muy irritante, no sólo porque es una niñata hormonada y repelente (insisto, Bella Swan), sino que encima es imbécil perdida. No os imagináis la desesperación cuando las pistas son evidentes como una patada en la cara y la prota sigue sin sumar dos más dos durante un montón de páginas. Ejemplo: Meg encuentra un diario y una foto de una chica de su instituto a la que marginaban, además, quienes están en la casa han dicho cosas que coinciden con las del diario. Pues la muy mamerta sigue preguntándose si todo es casualidad y cuando (¡aleluya!) llega a la conclusión de que los asesinatos son una venganza se cree una genia.

ll51ee8031¡Menos mal que me lo has dicho! ¡¡Nunca lo hubiera adivinado!!

Round five: desenlace. Three, two, one… ¡Fight!

Christie presenta un final duro y cruel en el que todo queda explicado de forma algo razonable. McNeil tira del topicazo de asesine que, si toda la obra ha sido calculadore y metódique, ahora le da por descubrirse y soltar un monólogo más largo que un día sin Internet (porque de alguna manera tenía la autora que explicar lo que no se ha sabido transmitir de otra forma). Y, para colmo, lo remata todo con un final inverosímil y cliché que contradice la lógica de la historia, se ríe del sentido común de quien lea y hace más aguas que el Titanic. DESTRIPE Meg sobrevive (¿alguien lo dudaba?), ella y T.J. consiguen derrotar al asesino (que muere de forma horrible y estúpida), se juran amor eterno y empiezan a darse el lote mientras llega la policía. FIN DESTRIPE

Bonus round: traducción. Three, two, one… ¡Fight!

Para acabar de rematarlo todo la traducción es una chapuza. Han traducido muchas palabras tal cual en lugar de atender al significado que debería tener la oración en español. Ejemplos:

«Nathan se apoyó contra la isla de la cocina.» Es evidente que han traducido literalmente «isla» de «island» y la frase queda muy rara.

«Unas palabras entraron en fundido en la pantalla.» «Fundido» no significa exactamente lo mismo que «molten» ni se usa en los mismos contextos ¿sabéis?

En serio editoriales, ya sé que estamos en crisis y queréis ahorrar, pero, por favor, no uséis el traductor de Google, que quedáis muy mal.

Sin título

Christie win McNeil K.O.

Sentencia

Lee la obra original o ve cualquier película estilo Sé lo que hicisteis el último Verano, en el primer caso te encontrarás una novela mejor y en el segundo no perderás tanto tiempo.

Juzgando libros por su portada 2: el ataque de las novelas rosas

¿Qué queréis que os diga? No dudo que hay novelas rosas fantásticas, pero algunas tienen portadas más feas que pegarle a une niñe. Como la otra vez, aclaro que no he leído ninguno de estos libros, así que bien podrían ser dignos del Nobel de Literatura, pero con las portadas y sinopsis que les han puesto yo no los tocaría ni con un palo.

El hombre de mis sueños

La mujer más bella y deseable de la tierra, (Sólo es la primera frase y ya nos han plantado a una Mary Sue de protagonista, empezamos bien. Por cierto, es muy triste que las cualidades más valoradas de la chica sean atributos físicos para agradar a los hombres, ¿para cuando, no sé, la matemática más valiente de la tierra?) la impredecible Megan Penworthy, (Acabas de decirme que es una Mary Sue y si estas se caracterizan por algo es por ser predecibles, ahora no me intentes vender la moto.) ha puesto su mirada en Ambrose St. James, duque de Wrothston, un hombre al que no conoce (No soy experta en gramática, pero juraría que aquí tendría que ir una coma.) pero con el que tiene intención de casarse. (Pues menuda interesada oportunista que es la tía, no es por nada.) Ningún otro pretendiente la conseguirá, ni siquiera el apuesto criador de caballos Devlin Jefferys, por el que ella realmente se siente atraída… (Típica historia inverosímil de amor entre clases sociales. Me abuuurooo.)

Ambrose, encubierto tras la apariencia de Jefferys (No soy experta en gramática, pero juraría que quien quiera que haya redactado esta sinopsis les tiene manía a las comas. O eso, o tenía mucha hambre y se las ha ido comiendo, porque creo que aquí tendría que ir otra.) se divierte con la descarada búsqueda del duque que Megan realiza. (Toma Geroma pastillas de goma mega destripe de buenas a primeras. Así ya puedo saber que van a tirar por el topicazo de que ella se enamora y cree que no debe, todo porque no sabe que en realidad es el hombre con el que buscaba casarse.) Sin revelar en ningún momento su verdadera identidad, (A la chica, a les lectores no han tenido ningún problema en destaparnos todo el argumento.) el atrevido y extravagante Ambrose promete frustrar los planes de Megan sin siquiera imaginar que ella se convertirá para él en la única mujer con la que siempre había soñado casarse. (Lo que yo decía, ella se enamorará de él creyendo que no debe y cuando él se de cuenta también estará enamorado. ¿Nos apostamos algo a que luego él no se atreve a decírselo y cuando ella se entera se cabrea y por eso tienen una pseudo ruptura tope dramática?)

Sin título 1

¡Arggg! ¡¡Mis ojooos!! Esta portada es tan espantosa que no sé ni por donde empezar a comentarla. ¿Qué demonios se supone que está pasando? ¿Por qué hay un tío chutado de esteroides y en pelota picada en medio del campo? ¿Y por qué hay una chica en paños menores? Parece el rodaje de una mala película porno malísima. Fijaos, si hasta ella está sacando el culo en un intento de postura sexy y tiene pinta de estar fingiendo un orgasmo… mientras él tiene cara de confuso porque no encuentra el agujero. Será de esos que no saben dónde está el clítoris, así que, desde luego, no es el hombre de mis sueños ni de los de ninguna cismujer.

De hecho, esto ni siquiera representa ningún sueño, parece más bien una pesadilla febril inducida por estupefacientes, sólo mirad ese cielo violeta. Y sí, ya sé que lo de las drogas ya lo mencioné en la entrada pasada, pero es que realmente me gustaría saber qué se toman muches portadistas a la hora de hacer su trabajo; nadie que esté en el pleno uso de sus facultades mentales (o al menos eso quiero creer) puede diseñar algo así y decir «mmm, sí, lo he hecho genial».

 

Una dulce enemistad

Entre los clanes Fergusson y MacKinnion existe un enferntamiento (Que no un enfrentamiento.) desde hace tanto tiempo que se ha olvidado la causa. Un día James (Primera aparición estelar. ¿Quién es James? Tal como lo han puesto podría ser cualquiera: James Potter, James Bond, hay muchos James.) es capturado en las tierras de los Fergusson y encerrado en las mazmorras con la condición de ser liberado cuando consienta en casarse con una de las hijas del jefe del clan para acabar con el enfrentamiento. (Dejando de lado que la oración es asfixiante, capturan a un enemigo y ¿lo matan? ¿lo torturan? ¿piden un rescate? Nooo, le dicen que quieren firmar la paz a través de un matrimonio y, como muestra de buena voluntad, le dejan hasta elegir a la chica que más le guste. No sé por qué siguen enfrentados, si en el fondo son la leche de majos los unos con los otros. Y de machistas, porque no parece que las chicas tengan voz ni voto, pero eso ya es otro tema.)

James decide elegir a la Joya de Tower Esk, la hija mayor comprometida con su mejor amigo, (¿El mejor amigo de quién? ¿De la hija mayor o de James? Porque si es el de James menudo mejor amigo está hecho este, que intenta destrozarle el compromiso a sabiendas.) pero Niall, (Segunda aparición estelar.) el hermano de Sheena (Tercera aparición estelar, ¿qué problema hay con decir a que personaje están presentando?) cree que para salvarla la mejor forma es dejar escapar al MacKinnion. (O sea, a James, ¿no? Llevan todo el tiempo llamándole por su nombre, ¿a qué viene este cambio ahora?) Cuando se descubre la fuga, todos creen que la culpable ha sido Sheena, (Y aparentemente su hermano Niall no dice esta boca es mía y la deja cargar con las culpas. Tanto no la quería.) quién es desterrada a un convento con su tía (Con los enemigos somos simpáticos y les ofrecemos la paz, pero ¿con nuestra propia familia? En cuanto creamos que han cometido el mínimo error destierro y encierro. ¿Soy la única que ve incoherente el comportamiento de esta gente?) y rechazada por su prometido. (Creo que me decanto porque era el mejor amigo de James, los dos son igual de capullos y le dan la misma importancia a los compromisos.)

El hermano de James (¿No tenéis la impresión de que quien ha escrito la sinopsis no sabe poner más un dato a la vez? Dice el nombre de une personaje, su apellido o quién es, pero todo a la vez nunca, no se vaya a herniar.) secuestra a Sheena al quedar enamorado de ella a primera vista (Topicazo.) y la lleva a su casa, (¡Que manía tienen los clanes estos con secuestrar gente! Además, el hermano de James es un machista asqueroso lumbrera, ¿qué mejor manera de demostrar tu amor que llevarte a esa persona a la fuerza a tu casa? Menudo complejo de Bowser.) pero esa noche ella tiene una pesadilla y al despertar es James MacKinnion quién está consolándola. (Hala, ya tenemos montado el romance cliché y el triángulo amoroso. Todo a la vez en plan combo.)

Su peor pesadilla se ha hecho realidad, ¿Cómo podrá salir Sheena del Castillo MacKinnion sin rebelar su identidad? (Todo culebrón que se precie necesita secretos que pongan trabas estúpidas a la historia de amor para poder alargar la historia.)

Sin título 2

Justo cuando me había recuperado del sangrado ocular de la portada anterior me encuentro con esto. Por lo menos aquí el cielo tiene un color más natural, lastima que sea lo único natural de la portada. Por favor, fijaos en esas posturas. Tienen pinta de ser la leche de incómodas. Él está en pelotas en medio de un paisaje montañoso y, al contrario de lo que nos dijo Heidi, esos sitios tienden a estar llenos de piedras y plantas que arañan y se clavan. Además, ella está entre contorsionándose y tirándose sobre él, como siga mucho tiempo con el cuello en esa posición le va a dar una tortícolis de aúpa.

Sin contar el sitio hacia el que seguro que se le han desviado los ojos a todos automáticamente: los pelos. ¡Por todas las peluquerías del mundo, mirad esos pelos! El de ella no es pelirrojo, es rojo tomate; y el de él no es rubio, es amarillo pollo. Aunque si bien no quiero que me presenten a sus peluqueres, sí que quiero saber dónde toma él los rayos UVA, ese bronceado no es natural y menos de Escocia. Y, sobre todo, ¡que diga a qué centro de belleza a acudido para terminar tan bien depilado!

 

Tierna fue la tormenta

Él es Lucas Holt: musculoso, arrogante, de aspecto salvaje pero también peligrosamente atractivo, (Vamos, lo que viene siendo un típico Gary Stu.) que solicita una esposa por correo. (¡Como quien solicita una colección de fascículos! ¿En serio se puede ser así de machista o es que el tipo se está esforzando?)

Ella es Sharisse Hammond: una hermosa y excitante mujer (¿Es que en las novelas de esta autora las mujeres sólo son valoradas por su aspecto y su capacidad de ponérsela dura a los (cis)hombres o qué?) que intenta escapar del matrimonio por conveniencia que su padre le ha impuesto. (Matrimonios impuestos, que innovador.)

Sharisse Hammond no tenía la menor intención de entregarse a ese ranchero que había encargado una esposa por correo. Ella había llegado al Oeste desde Nueva York sólo para escapar del casamiento por conveniencia que su padre le imponía. (Me parece muy bien que se piense en las personas con alzheimer a la hora de redactar las sinopsis, pero, en serio, creo que hasta ellas son capaces de recordar lo que han leído hace medio puñetero segundo. No hace falta que repitan así la información.)

Lucas Holt, el ranchero al que había engañado con su plan, parecía salvaje y arrogante, (¿Sólo lo parecía? ¿Entonces no lo era y lo suyo era mero postureo? ¡Qué falso!) pero también peligrosamente atractivo. (Y toma más repeticiones, toma, tooomaaa.)

Sharisse no sabía que las intenciones de Lucas Holt, como las de ella, no eran honestas. (Pues al final van a hacer buena pareja y todo: les dos son unos mentiroses y falses.) Los planes de ambos para utilizarse mutuamente se vieron complicados de pronto por el silencioso deseo. (Supongo que podría ser peor, podría ser un deseo ruidoso, de este en el que se gritan obscenidades en plan peli porno.) Mientras Lucas obligaba a Sharisse a intervenir en un peligroso juego de venganza, ella lo obligaba a vibrar con una pasión que él no podía controlar. (Hombre que controla a la mujer obligándola a hacer lo que él quiere y mujer cuya única facultad es hacer que el tío se caliente hasta perder le control. Pfff. En serio, ¿a qué publico objetivo pensaban atraer a la hora de redactar esto? ¿A los violadores en potencia que van fomentado el mito de que los hombres al ver media teta dejan de ser seres racionales y no pueden controlarse? ¿O a las mujeres que visten y actúan como les da la gana para que se echen la culpa si las agreden sexualmente porque, como los hombres no pueden controlarse, son ellas las que tienen que no provocar? Tanto machismo rancio empieza a darme mucho asco.)

La distancia, el tiempo y los errores podrían separarlos, (Es lo que tiene la distancia, que separa.) pero ellos deberían encontrar el modo de estar juntos otra vez. (Deberían, en condicional. ¿Eso significa que no lo hacen? Naaa, no creo que caiga esa breva.)

Sin título 3

Porfa plis, que lo que tenga el tío pegado al culo sea un matorral de ortigas. Merece un castigo por reventarme así las retinas. ¡Qué hartura ya de tíos dopados y en pelotas restregándole la verga a tías que están entre el orgasmo y el desmayo! No me malinterpretéis. No tengo nada contra los desnudos ni las escenas sensuales, pero es que hay desnudos y escenas elegantes, artísticas o eróticas por una parte, y luego por otra están estas cosas pseudo pornos que hacen que quieras arrancarte los ojos con cucharas de té.

¿Sabéis que? He cambiado de idea. No creo que le portadista de Johana Lindsey se drogue a la hora de diseñar las portadas. Ni siquiera creo que tenga una obsesión fetichista con los hombres desnudos, chutados de esteroides y depilados; y las mujeres medio inconscientes. Bueno, a lo mejor sí hay algo de lo último, pero decididamente el problema es que odia a la autora y está tratando de sabotearla (y no me extraña). No hay otra explicación. Llamadme ingenua, pero me niego a creer que alguien que haga su trabajo de buena voluntad acabe creando estas cosas. Algo tan mal hecho sólo puede estar hecho a posta. Y si no me creéis echadle un ojo a otras portadas de esta mujer. No me enrollaré con ellas porque se comentan solas.

Sin título 4

A este parece que lo de ir desnudo por la vida le ha acabado dando frio, así que ha decidido arreglarlo poniéndose ¡las botas de Papa Noél!

Sin título 5

Otra tía con principio de tortícolis, ¿es que le portadista está aliade con les fisioterapeutas o algo? ¿Quiere de les lectores imiten las posturas, les de un tirón y tengan que ir corriendo a pedir un masaje o qué? Porque hay posturas poco naturales, hay posturas forzadas y luego está esto.

Sin título 6

Más posturas raras y escenas semipornos. Y eso de que él no sería suave y ella no deseaba impedirle nada, asociado a semejante imagen, me suena a un intento de justificar una violación diciendo que ella en el fondo lo deseaba.

Sin título 7

Un barco en medio de un oleaje brutal no me parece el mejor lugar para montárselo, pero mejor: así puedo mantener la esperanza de que se ahogarán.

 

No somos los únicos que llevamos este estúpido apellido

Ella (¿Quién es ella?) es una pija engreída; Él, (¿Quién es él? Están escritos con mayúscula así que, ¿son sus nombres o es que esto es una novela para videntes?) un caradura molón, y son medio hermanos. (Cuanto tópico en tan pocas palabras.) Acaban de enterarse de que tienen otros tres medio hermanos, dos feúchos y una rubita adorable, que necesitan un hogar… (¿Hasta que se enteraron de que existían estaban tirades en la calle?) La guerra está servida porque Ella se pirra por tener a esa encantadora criatura que inventa tórridas historias de amor a sus barbies, (¿Qué criatura? ¡¿Una criatura, por ese apelativo intuyo que es pequeña, que ya cuenta historias tórridas?! Esto cada vez me da más repelús.) pero comete dos errores: pasar por alto que los tres están firmemente unidos (Están unidos con pegamento, no te fastidia.) e ignorarle a Él, el irresponsable. (Definitivamente, o esta es un novela para videntes o le sinopsista tiene un trauma chungo que le impide decir nombres y explicarse con propiedad, porque me he quedado más perdida de lo que estaba.)

Sin título 8

Y pasamos de las portadas saca ojos a las simplemente hilarantes. Por si la sinopsis no había sido suficiente para confundirnos, ¡toma título y portada que tampoco tienen ninguna relación! ¿Es que esta editorial se ha tomado como reto personal confundir a los lectores o qué? ¿Y qué se supone que es esa… cosa de la portada? ¿La barbi donuts, la barbi diabetes, la barbi comestible? Sólo espero que eso no sea obra de la misteriosa criatura que tiene filias raras con las barbis porque cada vez estoy más entre asqueada y perturbada.

 

Tenías que ser tú

La ciudad de Chicago no está preparada para Phoebe Somerville, el bombón más escandaloso y curvilíneo de Nueva York, (De nuevo, el único atributo resaltable de las mujeres parece ser su físico, empiezo a estar muy cansada.) que acaba de heredar el equipo de fútbol de los Chicago Stars, y Phoebe no está en absoluto preparada para el entrenador estrella de los Stars, Dan Calebow, dorada y salvaje leyenda viva de Alabama. (Pasando por alto que, aparentemente, el tío está bañado en oro y el tópico de que sea salvaje, ¿por qué se molestan en aclararnos que está vivo? ¿Tenían miedo de que creyéramos que está muerto y la novela va de necrofilia?) Calebow es todo lo que Phoebe aborrece: un machista intransigente con una sola idea en la cabeza. (Con esas características he cambiado de idea: me habría gustado más que no estuviera vivo.) Y la nueva y bella jefa es todo lo que Dan desprecia: una niña bien sin dos dedos de frente. (Por si no nos había quedado claro que lo que se valora en la mujer no es su inteligencia también nos aclaran que es pija y tonta.) ¿Por qué, entonces, se siente tan atraído por ella? (Pasando de nuevo por alto el topicazo de el odio sazonado con atracción incontrolable, si acaban de dejar bien claro que la chica está buenorra y el chico tiene «una sola idea en la cabeza», yo creo que la respuesta a esta pregunta está más que clara, ¿no?)

Sin título 9

Tetas. ¿Qué más queréis que os diga? Tetas. A lo mejor le diseñador quería ilustrar eso de que la prota es el bombón más escandaloso y curvilíneo de Nueva York, por si no nos lo habíamos creído. O eso o le dio un ataque de vagancia y simplemente recortó un cacho de la revista de lencería que estaba leyendo para pegarlo como portada. ¡Ah! Y esa especie de colgante con forma de trompetilla/silbato que tiene colgada al cuello tiene pinta de ser bisutería de la mala.