Evento de No Cumpleaños del blog: fustiga a Selenita

Parece que fue ayer cuando abrimos y resulta que ya hace más de una año que estamos repartiendo maldad por la blogosfera. Ains, como pasa el tiempo.

Sin título

Pero bueno, a lo que iba. Como el nombre indica este es un evento para celebrar el no cumpleaños de nuestro blog. ¿Por qué no cumpleaños? Pues porque en Marzo no teníamos tiempo, somos mujeres ocupadas mentira, en realidad se nos olvidó. Y además hemos llegado a la increíble cantidad de ¡30 (70 en twitter)! seguidores oficiales (sabemos que tenemos bastantes en la sombra y también les estamos muy agradecidas). Así que queríamos hacer algo para conmemorar que ya llevamos más de un año por aquí y que nos hemos convertido en unas blogstar con repercusión mediática y tal. Como no tenemos presupuesto para contratar a bailarines y osos en monociclo hemos pensado celebrarlo como mejor se nos da: con sangre. Lo que me lleva a la parte de fustigarme (no literalmente, guardad esos látigos, no me obliguéis a sacar la escopeta).

¿Sufristeis en el colegio con las lecturas obligatorias?

¿Os encantaría ver destrozado un libro, pero no queréis tener que leerlo?

¡Ésta es la vuestra!

Podréis recomendarme leer los libros más basura que se os ocurran y regodearos al ver como me retuerzo mientras me los tengo que leer sí o sí.

Sin título

En efecto, este evento va de que podréis elegir lo que reseñaré, pero será una reseña muy especial que compartiré capítulo a capítulo para que podáis apreciar bien como me desespero y caigo en la locura. Luego ya, si eso no os parece suficiente diversión, Kodama bailará para vosotros con un sostén de cocos y una falda de palmera.

Reglas:

– Durante 10 días a partir de hoy podréis proponer en los comentarios los libros que queráis. Me comprometo a colgar una reseña de todos. Aquél que obtenga más votos será el que destroce con saña capítulo a capítulo. En caso de que hubiera empate se elegirá a sorteo.

– Para participar no hace falta seguir el blog, tener cuenta, promocionarnos en las redes ni nada de nada (aunque si insistís no os diré que no). Puede participar quien quiera. Es más, por si alguien no lo sabe aclaro que los comentarios siempre están totalmente abiertos para que pueda comentar cualquier persona.

– Tenéis 3 votos por barba. Y para listillos/as que quieran trampear: aviso de que puedo comprobar la IP de quien comenta, así que si aparecen casualmente tropecientos anónimos recomendando todos igual sospecharé y, si veo que son el mismo, sus votos sólo computarán una vez.

– Vale cualquier libro mientras sea de narrativa. Nada de recomendar libros de cocina pastelosa para morir de diabetes, guías de viajes, tratados de filosofía, ni cosas tipo Bonitos ataúdes para hacer tu misma o Kama-sutra.

Mangas, cómic y animes también valen, pero con un límite de 30 capítulos o 15 tomos. No pienso ver ni leer obras infinitas tipo One Piece, Fairy Tale o similares.

– De 50 Sombras de Grey o After ya se ha dicho todo lo que podía decirse y estoy segura de que hay otros libros malos que destrozar, así que esos no valen. Un poco de originalidad nunca viene mal.

– No valen obras que ya estén reseñadas, sufrí bastante una vez y no me da la gana volver a pasar por ello.

– No valen contra votos.

– Tened maldad (que sé que lo estáis deseando).

Sin título

Anuncios

Reseña Ayashi no Ceres (Yuu Watase)

Hoy os traigo la reseña de este manga de Yuu Watase, autora del también conocidísimo manga Fushigi Yuugi entre otros. Ya había oído de Ayashi no Ceres antes pero hasta ahora no me había decidido a leerlo. Gracias por la recomendación, Rika (os ordeno echarle un vistazo a su blog Libros y mazmorras, que está genial).

fiche-manga_20071016_103609ToDo ZuPeR eTeRoZeZuaL

Fans de este manga: es posible que os cabreéis con esta reseña. Os aviso. Si aun así decidís leerla, os aseguro que soy hasta buena persona ❤

⚠ Atención: CONTIENE SPOILERS ⚠

ARGUMENTO

Érase una vez una doncella celestial llamada Ceres que bajó de los cielos. Un pescador que pasaba por allí la vio y le robó el hagoromo, su manto sagrado. Esta doncella buscó desesperadamente su hagoromo pues sin él no podría volver al cielo. Al final, se ve obligada a quedarse en la Tierra, casarse con ese hombre y cuidar de los hijos de ambos.

Esta es la leyenda en la que se basa Ayashi No Ceres. La protagonista, Aya Mikage, es una chica normal. Sin embargo, justo el día que cumple 16 años su vida cambia. Ella y su hermano gemelo Aki son llevados a casa de su abuelo a lo que se suponía que era una fiesta de celebración de cumpleaños donde extrañamente está reunida toda la familia. Le dan regalo cuyo contenido es… ¡una mano humana! Al verla, su hermano parece volverse loco y ella descubre para su horror que toda su familia está intentando matarla. El motivo es que la doncella celestial Ceres, que está muy cabreada (lógico), se encuentra en el interior de Aya y tiene la intención de vengarse, en especial de su marido Shizo, que se ha reencarnado a su vez en Aki. Qué movida.

Finalmente es rescatada por Tooya, del que se enamora inmediatamente (y ya tenemos el pasteleo), y es acogida por la familia Aogiri.

PERSONAJES

Voy a empezar a meter caña a los personajes *saca el bate de béisbol envuelto en alambre de púas*

2

Aya Mikage. La prota pretendidamente guay. Muy enérgica y todo lo que queráis pero, nada, al final lo más importante es el novio y se comporta de manera tan estereotipada que la aborreces.

Ceres. Es un personaje interesante. Que no es que lo sea muchísimo, pero es que el listón estaba muy bajo. Y lo que la hace interesante es ese cabreo que tiene y esa sed de venganza. Entiendo sus sentimientos y siento empatía con ella. Mátalos, Ceres, MÁTALOS A TODOS.

Tooya. Diríamos que es el hombre diez aunque para mí no es más que un muermo. Y digo muermo porque no puede ser más prototípico: perfectísimo, guapo, bueno. Para colmo, cuenta con una historia trágica detrás para que todo el mundo llore.

Yuuhi Aogiri. Con este me voy a explayar bien porque se lleva la palma del odio y con mucha diferencia. A lo largo de mi vida he leído mucho manga, pero de verdad que pocas veces he visto personaje más pesado e imbécil. Es el graciosín que no hace gracia. Es el niñato inmaduro que no hace más que dar pataletas cuando se le mete algo entre ceja y ceja. Responde al estereotipo de “nice guy”: un chico BUENÍSIMO y enamorado pero que la chica, en este caso Aya, no le puede corresponder. Qué injusticia.  Ohhh, pobrecito, es que la quiere y encima la otra prefiere a otro tío, ohhhh.

3Lloremos todas, por favor

Este chico también tiene una historia trágica detrás, algo que al parecer justifica su actitud. Es posible que alguien para disculparlo y ponerlo todo precioso me diga: “pero kodAmAzzz zi ez un chiko zinzero i perziztente k no renunzia a zuz zentimientozzzz, ezta henamorao zzzz”. Yo prefiero describirlo de una manera más realista: acosador, celoso, posesivo, incapaz de entender un “no” por respuesta.

Aki Mikage. El hermano de Aya. Un tostón de personaje. A este chiquillo lo sustituyes por una pared y no notas la diferencia.

Shizo. El malo malísimo. El marido de Ceres, ahora reencarnado en Aki. Un histérico perdido, posesivo y celoso. No hay por dónde cogerlo. Le roba el hagoromo a Ceres, la obliga a casarse con él y la familia Mikage lo considera un héroe por retenerla en la tierra, pues será el líder de la nueva raza, el elegido. Precioso todo.

Kagami. El otro malo. Quiere crear una raza humana superior y para ello hace experimentos chungos y movidas raras con las doncellas celestiales. También daba juego porque era capaz de borrar los recuerdos de la gente y ponerle otros a su antojo. Esto, lejos de resultarme interesante, me causó mucha pereza.

Suzumi Aogiri. Acoge a Aya en su casa y hace el papel de hermana mayor. Es otra doncella celestial y también tiene una historia muy dramática detrás. Me cae bien la muchacha.

Kyu. Esta señora es el ama de llaves de los Aogiri. Su papel es poner el tono cómico en cualquier situación. Y, vale, reconozco que en alguna ocasión me hizo hasta gracia.

Shuuro. Es un cantante que resultó ser una cantante pero se hacía pasar por tío porque patatas. Creo que es un personaje que cae bien con toda justicia. Ahora bien, me molesta el tan recurrente mensaje que lleva implícito este tipo de personajes, porque es en plan: “¡que noooo, que es bromaaa, no soy trans de esos, yo soy normal! Es más, ¡soy más cishetero que nadie y todo lo he hecho por un tío! ¿Por quién si no? NO HOMO, NO HOMO, NO HOMO.”

Howell. Trabaja para Kagami aunque éste sí es buena gente y ayuda a los protas. Mu grasioso él.

Chidori. Creo que si diera un premio a la irrelevancia se lo lleva. También es una doncella celestial.

 

OTROS ASPECTOS

El argumento en sí no está nada mal. Es original. Se sale de lo común. Aunque a mí personalmente no es un manga que en algún momento me haya enganchado de verdad. Dicho esto, voy a centrarme en aspectos que me han molestado especialmente.

Tiene unos altísimos niveles de cursilería. No es que no me guste el romanticismo bien llevado, pero es que en este manga empalaga y me resultó muy pesado. Está llena de teorías sobre el amor heterocentristas y absurdas, en plan:  “ayyyyyyy es que cuando un hombre y una mujer se aman [inserte chorrada heterosexual]… Ayyyy qué bonito”. Ya me imagino a la autora diciendo: “ohhh, esto me ha quedado de puta madre, qué cosas más bonitas digo“. Y la gente: “ohhhh, es verdad, tiene toda la razón, ohhhh“.

Woo+rainbow+puke+found+_3d0e6c2441716226c360df65b0fc1d1a

Por otra parte, el día que se deje de romantizar la violación se acaba el mundo o algo. En este manga hay morreos no deseados constantemente. Por ejemplo, la forma tan “divertida” que tiene Yuuhi de hacer que Aya vuelva a ser ella misma cuando Ceres hace aparición es dándole un morreo. Y ella cuando se da cuenta se cabrea de una manera muy graciosa. UF, TÍAS, ES QUE ES TAN GRACIOSO, ME PARTO.

También hay (intentos de) violaciones a porrillo. Describiría cómo se ve la violación en este manga así: normalización, cachondeo, romantización y sentimiento culpable de la víctima. Me explico. TODOS los personajes hombres intentan sobrepasarse con la protagonista, sin apreciar ningún tipo de crítica por parte de la autora, sólo que deja entrever que los hombres no pueden controlarse. Así encontramos frases del tipo ¡es que soy un hombre! como justificación. Es una situación que se banaliza. Y lo digo porque después de cada una de las muchísimas escenas de este tipo, no se menciona más el tema. Es decir, es como si fuera lo más normal del mundo e incluso se toma a risa.

Es que qué chorrada, ¿eh? “¿Qué te ha pasado, Aya?” “Nah, lo típico, una violacioncilla de nada LALALALALA”.

Como dije antes, el adorable Yuuhi se lleva la palma en este tema. Tiene en este sentido frases y escenas dignas de mención. Por ejemplo, le dice a Tooya que él “no se va a rendir con Aya incluso si tiene que forzarla” OHHHH, POR FAVOR, QUÉ ROMÁNTICO. También salva a Aya en una ocasión, pero no es porque sea buena gente: él le dice a la chica que quiere su recompensa, que no es otra cosa que ella. Tampoco duda en reprocharle a la chica cosas como “¡Es que no tienes en cuenta lo que los hombres sienten!”.  Encima ella es la que se siente culpable por no corresponderle. Es de destacar una escena en la que, después de haber sido forzada por Yuuhi, ella se queda pensando que qué romántico, que mientras la intentaba violar demostraba su amor pudo sentir el latido de su corazón. ME DERRITO TODA, PERO QUÉ BONITO.

Otro detalle que me molestó es cuando al final Aya vive con Tooya. Aya se ha convertido en la perfecta ama de casa… ¡y con bombo! Que qué risa porque no cocina bien y el pobrecito del novio se come lo que le prepara. Sí, encima de que la tiene cual esclava en casa el chico tiene la bondad de no quejarse. Me fastidia mucho porque todas acaban igual. De nuevo, éste es el final “ideal” para una chica.

4

CONCLUSIÓN

No me ha parecido un manga malo. Tiene un argumento que se sale de lo común. Ahora bien, algunas veces la trama no parecía sostenerse de manera holgada, digamos. Por otro lado, me ha resultado más bien pesado y cansino en muchas partes. Es cursi a rabiar y en ese aspecto me ha dejado totalmente empachada. Sobre todo, ha habido cosas concretas que me han molestado mucho y eso me ha dejado un muy mal sabor de boca en general.

Reseña Moe Kare (Go Ikeyamada)

De nuevo hago una reseña de un manga shoujo con la sensación de que me repito más que el ajo. Y, sinceramente, estoy cansada de lo mismo. Siempre veo los mismos, o casi los mismos defectos en este tipo de manga: romantización de situaciones odiosas. En esta ocasión en especial se produce una romantización del acoso, la agresión sexual, los celos, la posesión de la pareja y la idea de que el sueño de cualquier chica es tener novio. Lo más grave del asunto es que estos mangas van dirigidos, de nuevo, a gente adolescente. Menudas enseñanzas.

Antes que nada, aviso que es una reseña llena de SPOILERS y mala leche. Si eres fan de esta mangaka o quieres leer el manga dale ahora a esa X roja tan mona del lado superior derecho de tu pantalla o luego no te quejes.

1

Voy con el argumento. Una chica llamada Hikaru Wakamiya tiene un sueño: encontrar a un chico como los galanes de los mangas shoujo que tanto lee y tanto le gustan. Sueña con un chico que cuide de ella y la proteja, porque parece que es tan inútil que eso no lo puede hacer por sí misma.

La primera “gracieta” llegará pronto cuando un chico, Arata Ichikawa, la defiende de unos matones que intentaban abusar de ella y él toma la recompensa por su cuenta: darle un morreo (con lengua, babas y todo) a la chica sin su consentimiento. La escena está planteada de manera que parece una situación divertidísima.

Luego aparece otro chico, Takara Honda, que es clavadito a Arata (y que luego se descubre que es su hermano) pero que en principio tiene una personalidad diferente: éste se asemeja más al típico chico perfecto de un manga shoujo y, claro, nuestra protagonista cae profundamente enamorada.

La historia es ese triángulo amoroso entre estos tres imbéciles y nos deja el típico: uyyy, qué emocionante. ¿Con quién se quedará? ¡Ay, no puedo ni dormir nada más que de pensarlo!

Voy a hacer algún repaso del comportamiento de estos dos caballeros andantes para que os hagáis una idea de su atractivo, ilustrándolo con escenas concretas DIVERTIDÍSIMAS:

Arata Ichikawa, cuando comentaba antes que besa a la chica sin su consentimiento, dice algo para que la escena quede aún más graciosa: “Quería liarme contigo pero no tienes un buen culo ni tetas grandes” JAJAJAJAJAJA qué gracioso, me parto. Y entonces es cuando Hikaru se “indigna” y lo llama “el príncipe pervertido” JAJAJAJA. A partir de ahí, el chico la besa sin su consentimiento continuamente, la estampa contra el suelo, se la lleva a rastras donde quiere, levanta la falda a todas las chicas… JAJAJAJAJA Ay, qué pillín JAJAJAJA. Qué gracia, qué chispa JAJAJAJA. Pues eso, que esta joyita de muchacho, prepotente y violento, trata a las tías como si fueran una mierda. Pero, oye, que eso queda sumamente adorable JAJAJAJA.

2

¡Khe gRasiOSosos y RomÀnticHoZ sHOn el HacohSo y lAs haGresioNes SepsuaLEs! XDDD ¡MhE paRtHo!

La cosa no se queda ahí. Una de las escenas que más nauseas me dio fue cuando, en una de las ocasiones que besa a Hikaru, se la lleva a la fuerza diciéndole que no dejará que se vaya y que no permitirá que le hable a otros chicos (y qué graciosa queda la viñeta con la chica gritando como una histérica porque se la lleva a rastras de la camiseta JAJAJAJAJA) Ayyy, qué mono, todo celosillo JAJAJAJA.

Y es que en esa ocasión el chaval estaba aprovechando que ella está borracha para llevársela a su casa con la intención de violarla. Dice, literalmente: “no dejaré que Takara se quede contigo y me da igual si te hiero haciendo esto”. TELA ROMÁNTICO. Cuando la tiene desnuda en la cama y se cansa de manosearla piensa: “¿Qué me pasa? ¿Por qué que no puedo seguir?”, para y la deja por fin tranquila. Ohhhhhhhh. QUÉ DETALLAZO. QUÉ TÍO MÁS MAJO. Por la mañana Hikaru se sorprende y se siente feliz porque LA HA CUIDADO CUANDO ESTABA BORRACHA y le está muy agradecida.

Por otra parte, a Hikaru le da miedo contarle a Arata que está saliendo con Takara. Cuando se entera, el chico se cabrea y le dice que debería haberla violado aquella noche. O en sus dulces palabras: “si lo hubiera sabido, habría tenido sexo contigo aquella noche aunque no quisieras y hubieras gritado”, dice mientras la tiene estampada contra el suelo y le da un morreo forzándola. Pero la escena queda preciosa cuando el chico le dice que lo ha hecho porque la quiere. OHHHHHHHHH, POR FAVOR, QUÉ TIERNO TODO.

Cuando Arata se declara a Hikaru, ésta lo rechaza y él le dice que “me da igual que me hayas rechazado, dame un mes y voy a hacer que te enamores de mí”. Traducción machirulo acosador-español: “Me paso por la punta del cipote tu voluntad y sentimientos. He decidido unilateralmente que quiero que seas mía y voy a seguir acosándote hasta que te consiga.”

El pobre chaval está confuso porque no entiende cómo le puede gustar una chica “estúpida y plana”. Y le da igual que esté saliendo con el otro chico, él va a seguir molestándoles porque está “enamorado”.

tumblr_mn9ntqvXFt1spi4duo1_500

Dios, dame un arma y dinero para la fianza que esto con paciencia no se arregla.

Vamos con el otro chico, Takara Honda, que es también un imbécil pero al lado de Arata parece un ángel celestial.

Como decía al principio, Hikaru se enamora de este apuesto muchacho, el típico “chico shoujo” perfecto. Tanto es así que la chica se esfuerza por entrar en el mismo instituto que él y gracias a que él le ayuda lo consigue. Aquí vemos otro estereotipo machista que se repite: él es muy inteligente y ella es una lerda. Ahora bien, cuando empieza a salir con Hikaru demuestra que es celoso y posesivo (como Arata pero sin llegar al acoso sexual, lo que es un DETALLAZO y eso por lo visto le hace ser un nice guy).

Protagoniza escenas y situaciones llenas de sinsentidos patéticos que te sacan de quicio. Por ejemplo, Takara y Hikaru quedan para pasar la noche de navidad juntos, pero en ese mismo día Ami, una chica que está enamorada de Takara y cuya función en la serie es echar mierdas sobre la pareja, es atropellada por un coche al salvarlo y sale muy mal herida. ¿Qué se hace esta mente privilegiada en esta situación? Romper con Hikaru para estar con la otra muchacha porque se siente culpable. Claro que sí, chaval. Seguro que al estar con Ami por pena la hará sentir mucho mejor. Y deja a la pobre Hikaru hecha polvo. Supongo que la autora quería hacer que rompieran pero sin estropear la “perfección” del chico, y le ha quedado una situación bastante ridícula y absurda.

giphy

Pasa el tiempo, Ami se recupera, y Takara quiere volver con Hikaru a pesar de que fue él el que la dejó de mala manera. Pues mira, porque sí, porque lo importante son sus sentimientos. Le da igual que Hikaru ya lo esté superando. Y para ello nada mejor que aprovechar que está dormida en la enfermería para besarla sin su consentimiento. Sí, otro igual. Después de conseguir que ella vuelva a su lado, deja a la otra chica.

Como vemos, es un enfrentamiento entre estos dos machotes, que se podría resumir en uno diciendo “Te la voy a quitar”, y el otro: “No te permitiré que me la quites” (frases que dicen en innumerables ocasiones durante todo el manga). Como quien le quita la cartera a alguien. Ella parece que no tiene nada que decir. Al final acuerdan que quien gane un combate de karate se la queda. Dos machos luchando por su trofeo: la chica. Ella, la muy idiota, encantadísima y feliz.

En conclusión, y yendo exclusivamente a lo más grave, las violaciones y acoso sexual se banalizan. Y no sólo eso, sino que todo está planteado de manera que esas escenas pretenden hacer gracia. Es decir, no trata de un drama en el que la chica sufre por todos estos atropellos. No, no. Ella responde a esos abusos de manera “graciosa” y el mensaje que se da es que el chico lo hace porque la quiere.

5

Al final me quedé pensando, ¿con cuál de estos dos merluzos es mejor que se quede? Y la respuesta es que no hay escapatoria, el único final posible feliz sería que los mandara a los dos a la mierda. Pero, desgraciadamente, sí se queda con uno. Con el peor. Toma ya.

Reseña You’re my Loveprize in Viewfinder (Yamane Ayano)

El sueño húmedo de los carceleros de Abu Ghraib

Esta reseña va dedicada a Min, cuya recomendación ha conseguido que quede tan traumatizada como para pasar horas murmurando en posición fetal. ¡Muy bien Min, ese es el espíritu!

No tengo palabras para describir lo maravilloso que es este manga… si eres un psiquiatra que quiere estudiar la tortura sexual, la psicopatía y el Síndrome de Estocolmo. En caso contrario…

Sin título

Esta… cosa es de lo más repugnante y enfermizo que he visto en años. Si me lo hubieran puesto delante sin decirme lo que era habría pensado que se trataba de un manual sobre métodos de deshumanización que se empleaban en la cárcel de Abu Ghraib.

Debería empezar hablado sobre de qué va la historia, pero ¿qué historia? No hay absolutamente nada relevante. Se intenta colar que la cosa va de mafia, pero, sinceramente, he visto parodias del Padrino que representan mejor el mundo del crimen organizado. Aquí sólo se mencionan de vez en cuando palabras como «droga», «familia», «rutas de comercio» o «casino» para que nos acordemos de que son mafiosos, lo que en realidad no es más que una excusa para que el psicópata de turno sea muy poderoso y pueda hacer lo que le de la gana impunemente.

Resulta que hay un mafioso muy chungo llamado Ryouichi Asami al que un día un periodista independiente, Akihito Takaba, hace una foto en medio de un negocio sucio. Así que Asami secuestra al pobre Takaba y lo somete a diversas torturas y situaciones inhumanas y degradantes tales como: burlas y humillaciones, desnudez forzosa, exposición a drogas, golpes, tocamientos indeseados, sodomización con diversos objetos y violación.

Y eso es sólo el primer capítulo, pero es que independientemente de por dónde abras el manga que te vas a encontrar:

1. A Takaba siendo intimidado, menospreciado o violado por Asami.

2 a. A Takaba siendo amenazado o secuestrado por todo mafioso que pase casualmente cerca de él.

2 b. A Takaba demostrando su retraso mental al ir el solito y desarmado a encontrarse con todo mafioso que tenga a bien pasar cerca de él, para asegurarse de que lo amenace o secuestre en el caso de que no pensara hacerlo.

3. A Takaba siendo golpeado por alguno de los secuaces del mafioso de turno.

4. A Takaba siendo torturado por el mafioso de turno, que se dedica ha hacerle cosas como tenerlo encadenado en una jaula en la que no puede ponerse de pie, tatuarlo como al ganado, humillarlo, amenazarlo, someterlo a desnudez y tocamientos forzosos y reducirlo a un esclavo sexual.

5 a. Algún diálogo o situación aleatoria en la que se mencionan de pasada cosas relacionadas con la mafia para intentar aparentar que el manga no es todo porno y torturas.

5 b. Peleas de mafias y tiroteos que están para que te hagas falsas ilusiones, porque sólo mueren secundarios sin importancia. A Asami y los demás mafiosos vomitivos nadie les mete un tiro en cada rodilla, ni les parten las piernas, ni les hacen una corbata colombiana. ¡Ver a personajes que odio en situaciones así y que siempre salgan bien parados es más frustrarte que estar a dieta y que te inviten a una pastelería!

Sin título

Sé lo que estáis pensando. Que se represente lo anterior es bastante desagradable, pero al menos podría servir para denunciar todo eso, ¿verdad? Así me seguís sin entender por qué este manga hace que me entren ganas de sacar el lanzallamas hasta que el Gran Incendio de Londres se quede en una barbacoa venida a más. Seré breve, cuanto antes terminé esta reseña antes podré acudir a terapia.

¡El problema es que se le quita hierro al asunto y hasta se romantiza el tema! El pobre Takaba no sólo no queda traumatizado de por vida y con lesiones como para necesitar meses de hospital, ¡es que intentan venderte que él y Asami terminan enamorados con un romance súper épico! ¡Y el chaval acaba empatizando no sólo con Asami sino también con otros que lo han torturado, vejado y abusado sexualmente! ¡Y se preocupa por ellos y está dispuesto a ayudarlos!

¡El secuestro, las humillaciones y la violación son una gran base para el amor! ¡¡Las torturas y los tratos inhumanos y degradantes no son tan graves, a fin de cuentas, no es que dejen secuelas de por vida ni nada; todo se supera en un rato y algunas veces a las víctimas hasta les gusta y se ponen mazo cachondas con ello!!

¡¡¡Claro que sí!!!

tumblr_lfndzp5tYS1qbbig9Rompo mi costumbre de no usar gif porque creo que este describe perfectamente cómo ha sido mi lectura.

Si esto tiene éxito y hay gente capaz de considerarlo bonito y hasta romántico un minuto de silencio por mi fe en la humanidad.

—Èlh fHin ezTHa ZeRRca.
—¿Y se puede hacer algo para que venga más rápido? Total, la humanidad no merece ser salvada.

Sentencia:

Ideal si quieres hacer dieta. Vas a potar hasta la primera papilla y se te quitará el apetito una buena temporada.

PS: Kodama, no olvidaré que este manga te tocaba a ti y me lo has encasquetado. Mi venganza será más terrible que la factura de mi psicólogo, que lo sepas.

Reseña Love Hina (Ken Akamatsu)

¿Qué love ni qué niño muerto? Fanservice Hina

Sí, voy a meterme con esta obra que tantos adoran y consideran el rey de los harem. Y sí, me ha parecido estúpida, aburrida, repetitiva y un largo etcétera; pero, como dijo Jack el Destripador, vayamos por partes y ensañémo…, quiero decir, reseñemos objetivamente.

El argumento puede resumirse en que un chaval quiere entrar en la Universidad de Tokyo porque de pequeño le prometió a una niña que estudiarían juntos ahí y luego se casarían. Al ser la única que lo ha mirado en su vida, se aferra a eso aunque no pueda recordar su cara ni su nombre (lo que hace la desesperación). Como es un inútil no consigue entrar, así que sus padres se hartan, le dan la patada y se tiene que ir a la posada Hinata, que se ha transformado en una residencia femenina. O sea, típica historia de un perdedor que, por razones más ilógicas que un talibán suicida con casco, termina rodeado de mujeres hermosas que se acabarán enamorando de él.

Sin título

 —peRRo EhZ Ke kUAhndO ZaLiò sHì HerA oRRiJinAL
— No, es de los primeros de esta temática que se han dado a conocer fuera de Japón, pero los harem existían desde muuucho antes.

Siempre digo que no es lo que se cuenta sino cómo se cuenta, aquí el problema es ese cómo. Alguien debería revisar el diccionario de Akamatsu por si han cambiado la definición de «gracioso» por «situaciones tópicas contadas de la manera más estúpida posible», y la de «interesante» por «repetitivo hasta la nausea», eso explicaría muchas cosas. Hay una delgada linea que separa el humor absurdo de lo absurdo a secas; Love Hina la supera por treinta pueblos hasta el punto de ser una sucesión de momentos ridículos, o comprometidos, o ridículamente comprometidos. ¿Ejemplos? el protagonista está paseando y, como que no quiere la cosa, le cae una furgoneta encima; o está hablando con una chica se tropieza y, casualmente, le baja las bragas. Cada vez que la historia amenazaba con ponerse mínimamente seria o emocionante el autor contraatacaba, y aunque algunas de las situaciones son divertidas las primeras cinco o seis veces, a las veinte o treinta como que habían perdido interés, ya a la cuatrocientos mejor me callo lo que pensé porque este blog es para todos los públicos.

El aliciente se supone es averiguar con quién se queda el protagonista, y digo se supone porque es tan predecible que hasta Sandro Rey lo adivinaría en el primer tomo. Y no, no después de leerlo, después de ver la portada.

Pasemos a fustiga… ejem, analizar a los personajes. Hoy tengo un montón de lapsus.

Keitarou Urashima, el mentado protagonista. Inútil para los deportes, más tonto que Abundio, con el atractivo de una nevera por detrás, tan torpe que parece que entrena y fracasado en todo lo que intenta. Nobita de Doraemon con diez años más para haceros una idea. Ve a las chicas desnudas o les mete mano constantemente. Pero ojo, no es que sea un pervertido sino que tiene la peor suerte del universo y, sin querer, acaba en situaciones eróticas. ¡Que desgraciado! Aunque tampoco es de extrañar que no quiera, la mayoría de dichas chicas son tan bestias que Rocky Balboa les duraba medio asalto. ¿Por suerte? Keitarou es inmortal. Da igual que le peguen, lo lancen por los aires o le ataquen con todas las armas existentes, siempre sobrevive y tenemos que seguir aguantándolo.

Sí, este manga parte de que es graciosísimo ver a chicas maltratando a chicos, asunto que se toma a cachondeo porque, ya sabéis, las mujeres son débiles. ¡Ni que estuvieran al mismo nivel que los hombres y también pudiera considerarse una agresión seria y despreciable!

Sin título

Naru Narusegawa. DESTRIPE La que acabará llevándose a Keitarou. Lo he puesto como destripe, pero si no os lo oléis desde el principio… espero que vuestro sueño no fuera ser detectives. FIN DESTRIPE Ostenta el título de «Hostiadora Principal» y su papel se resume en: pegar a Keitarou, pegar a Keitarou por hacer algo pervertido, pegar a Keitarou porque no lo quiere, pegar a Keitarou por mirar a otra chica en lugar de a ella, pegar a Keitarou sin ninguna razón y… ¿he mencionado pegar a Keitarou? Lo anterior me ha hecho desarrollar la teoría de que este en realidad es masoquista, la que más le gusta es la que más lo maltrata.

Sin título¡Oh, síii! ¡¡¡Dame más fuerte Naru!!!

Motoko Aoyama, la practicante de kendo calmada y seria (¡ja!). Como buena tsundere, se dedica a darle espadazos a Keitarou hasta en el carnet de conducir. Al principio porque lo odia o, en defecto de la anterior, por hacer algo pervertido. Luego, al percatarse de que le gusta ¡le da aún más espadazos para disimularlo!

Shinobu Maehara, la lolita llorona, tímida e inocente hasta lo exagerado. Es de las primeras en enamorarse de Keitarou, pero no es capaz de decírselo y se conforma con mirarlo y hacerse ilusiones mientras suena la música de una mala película adolescente. Se la pasa gimoteando por todo u escandalizándose cuando la gente habla de algo tan subido de tono como los besos. Debería meterse a monja de clausura de todas formas no notaríamos su ausencia.

DESTRIPE Kanako Urashima, la hermanastra de Keitarou e hija secreta de Mortadelo, tiene una habilidad para disfrazarse que ya quisiera Johnny Depp. Esta enamoradísima de Keitarou desde siempre, pero jamás se plantea decírselo cuando este está más solo que la una, sólo se declara cuando ya tiene a otra que le gusta para estar segura de que no la corresponda. FIN DESTRIPE

Kaolla Su, la extranjera del grupo y tan hiperactiva que parece que se inyecta cafeína en vena. Por supuesto, lo anterior es una excusa para que haga cosas indecentes «sin querer». Es que claro, ¿cómo va a saber la pobre muchacha que ponerle a alguien las bragas en la cara (sin quitárselas, por si os lo preguntabais) se puede malinterpretar? Si eso se hace en todas partes. ¡La culpa es de los japoneses por ser tan puritanos!

Mitsune Konno, apodada «Kitsune», que significa zorra (en el sentido de que es muy astuta y no en el que todos habéis pensado, ¡cochinos!). Es la tetona liberal, interesada y despreocupada a la que sólo le importa emborracharse y sacar tajada de cualquier situación. Lo mejor que se puede decir de ella es que tontea con Keitarou a propósito y no trata de hacerse la inocente y pudorosa, al contrario que las otras, que son una panda de falsas.

Mutsumi Otohime, torpe y tan enfermiza que no deberían dejarla salir de la UVI, por su bien y el de los que están a su alrededor. Es más gafe que Conan Edogawa y allá donde va provoca accidentes, naufragios y, lo que es peor, fanservice a mansalva. Keitarou pasa de ella aunque también sea de las pocas con las que no tiene que preocuparse por que le partan la cara cada treinta segundos. No obstante, casi que mejor, tanta incompetencia junta podría implosionar el universo.

Sentencia

Patético intento de comedia picante para menores con un anti héroe gafe e imbécil de protagonista.

Reseña Junjou Romántica (Shungiku Nakamura)

No sé si Shinjuku Nakamura es una ingenua o una genio

Esta reseña va dedicada a Sara, a la que le hacía ilusión que me metiera con esta obra. Espero cumplir sus expectativas.

Si mis conocimientos de japonés no me fallan, el título significa «inocencia romántica». Una de dos: o la mangaka es un alma cándida que de verdad cree estar contando una historia romántica, o es una genio de la manipulación que presenta una historia abominable tratando de que el público se trague que es romántica (y lo aterrador es que ha colado).

Este manga cuenta la vida de tres parejas, cada una con un nombre raro que no tiene nada que ver con su relación, pero se los puede llamar a todos de la misma forma: los acosadores. El mensaje de la historia es claramente que para conseguir que alguien te ame debes acosarlo (sobre todo sexualmente), cuando te empiece a acosar él también a ti sabrás que has logrado tu objetivo y podréis ser felices en vuestra enfermiza relación de celos, inseguridades y falta de comunicación. Y que conste que no lo digo yo, se deja claro a lo largo de la obra hasta tal punto que deberían haberle puesto el cartel de «nunca imitar en la vida real», porque cualquiera de los comportamientos presentados puede tener serias consecuencias legales y doy fe de que levantarse ante un juez y decir «señoría, si amar es delito me declaro culpable» no es una defensa aceptable. Pasemos a hablar de las parejas en cuestión.

Sin títuloAsí se crean y definen las relaciones en este manga.

Junjou romántica (romántica dice, ¡ja!), la pareja protagonista: Takahashi y Usami.

Akihiko Usami es muy rico porque él y su familia saben usar el klapaucius (no hacen nada aparecido a trabajar), atractivo, un genio que se graduó como el primero de su clase y un súper escritor adorado por los lectores y reconocido por la crítica. Además, tiene un pasado trágico porque de niño sus padres pasaban de él (hola, Gary Stu). Estaba enamorado del hermano de Takahashi, pero este siempre pasó de él (¿será porque lo respetaba?). Luego se enamora de Takahashi, con el que saca su faceta de violador y empieza a agredirlo sexualmente, consiguiendo que a los pocos meses este lo corresponda (¿veis lo que os decía?). Como buen acosador, Usami tiene celos patológicos e intenta aislar a Takahashi para que no tenga amigos ni nadie se le acerque (es el novio ideal, ¿eh?).

Misaki Takahashi es un pelele con la personalidad de un rábano con problemas de timidez. Aparentemente, le mola que lo sometan y violen, porque al principio odia a Usami, pero su aprecio aumenta de forma proporcional a las veces que este se pasa su consentimiento por el forro. De vez en cuando tiene atisbos de reflexiones o arranques de genio que lo diferencian de un felpudo, sin embargo, se limita a quejarse un poco y luego seguir haciéndole de esclavo sexual chacha a Usami y aguantándoselo todo.

—PeRRHo eHn éL Fhondo elh HotrO Lo ehst DezehanDo, hezHo no EZ bIOlaziÒn

—Emm, siii, claaaro *se aleja lentamente y empieza a marcar el 112*

Junjou egoísta: Kamijou y Kusama.

Hiroki Kamijou, un tsundere al que le gustaba Usami, pero este pasa de él. Mientras se lamenta por su corazón roto aparece un tío aleatorio que empieza a colarse en su casa cual psicópata obsesivo y al final le confiesa que es porque se ha enamorado de él a primera vista (nunca entenderé por qué, Kamijou tiene una malafollá que dan ganas de tirarle cajas de All-Bran). Al principio Kamijou lo manda a paseo, pero luego hecha de menos su acoso y empieza a ser él el perseguidor hasta que se hacen novios.

Nowaki Kusama tiene complejo de inferioridad e intenta ponerse al nivel de Kamijou para ser digno de él. Lo malo es que ambos sufren de incomunicación patológica y después de siete años juntos son incapaces e decirse las cosas a la cara, así que cada vez que Kusama oye una frase aleatoria de su novio actúa según lo que interpreta que Kamijou espera de él y crea un estúpido malentendido que Kamijou tampoco es capaz de aclarar. Al final ambos viven en un buche de inseguridad, incomprensión y falta de confianza que haría las delicias de cualquier psiquiatra.

Junjou terrorista: Miyagi y Takatsuki.

Shinobu Takatsuki es un chaval que, por coincidencias ridículas a las que llama destino, se enamora de su hermano político, Miyagi. Cuando se entera de que este se ha divorciado se le declara, a lo que Miyagi le contesta que está de la olla y que ni le gustan los hombres ni piensa relacionarse con un menor hijo de su jefe. Para que Miyagi se replanté su sexualidad y olvide los «insignificantes» problemas que podría traerle tener algo con él, Takatsuki se dedica a perseguirlo y hacerle proposiciones indecentes.

You Miyagi es un recién divorciado al que de pronto su ex cuñado le declara su amor. Pero como es, además de un docente que sabe tratar con adolescentes, un hombre responsable decide encarar el problema con madurez… que nooo. Lo que hace es agredir sexualmente a Takatsuki para que así este lo denuncie se traumatice y lo deje en paz. Sin embargo, su plan hace que se de cuenta de que siente algo por Takatsuki, así que piensa why not? que tampoco es mala idea abrirse a experiencias nuevas y le pide al otro salir.

Por supuesto, se da el traspaso de roles y en las parejas hay uno más afeminado y otro más machote. Y, por supuestísimo, el que sufre violaciones es el afeminado porque los hombres de verdad no pueden ser violados. ¡Larga vida al machismo, la perpetuación de estereotipos y la justificación de la violencia sexual!

Sin títuloSin contar que la trama es absurda hasta el surrealismo y se resume en una espiral infinita en la que las parejas se pelean, ya sea por un malentendido que habrían resuelto hablando un minuto como personas no retrasadas civilizadas, ya porque a un personaje aleatorio le da por malmeter sin ninguna razón; y luego se reconcilian. Así que la historia es infinitamente aburrida predecible.

Por cierto, la reconciliación implica SIEMPRE una sesión de sexo (¿solucionar los problemas hablando seriamente? ¿qué es eso?) que sólo está por amor al porno para añadir páginas. Me imagino a la mangaka pensando: «Mmm, tengo que entregar cuarenta páginas y sólo tengo argumento para treinta y cuatro. ¡Ya sé! Dibujaré seis de sexo, así no sólo llenaré el cupo sino que, además, lograré que los lectores estén tan ocupados babeando que no se den cuenta de que mi argumento se repite como el ajo.» Y también me la imagino dibujando cada página sobre la marcha y que se quede como salga, porque el manga está lleno de deformaciones, a ratos parece desconocer el término proporción y varias viñetas están colocadas de forma aleatoria como si las hubieran puesto de cualquier manera con tal de encajarlas en la hoja.

Sentencia

Si te molan los shoujos yaoi saturados de clichés y las fantasías de violación puede entretenerte un rato, en caso contrario ¡quémalo! ¡Rápido, antes de que esto se siga extendiendo!

PS: Si habéis leído también mi reseña de Sekaiichi hatsukoi pensaréis que he hecho un par de copia-pega. Pues… ¡Bingo! Es exactamente lo que he hecho, y no por pereza que también, sino porque prácticamente todo lo que dije en dicha reseña es aplicable a esta y tampoco merece la obra que me rompa la cabeza.

Reseña Sekaiichi Hatsukoi (Shungiku Nakamura)

¿Quieres yaoi ultra tópico? Pues toma ocho tazas

Este manga es tan requetetópico que casi roza la parodia despiadada. Parece hecho por y para regodearse en clichés: tenemos reencuentros, amigos enamorados en secreto, prometida estorbo que sólo está para dar asco/pena, parejas popular-pringado y superior/guay-admirador/subordinado, familia que se opone a la relación de los protagonistas, pasados traumáticos, etcétera, etcétera.

—ZolO Lha kRiticAZ xKe heRez OmHoFovA
—No, porque tengo criterio. Demuestra que sabes leer y mira la reseña antes de hablar.

Esta es la historia de un amargado (no lo digo yo, él mismo lo deja bien claro) que trabaja en la editorial de su familia. Un día oye que sus compañeros lo critican diciendo que es un enchufado y, demostrando gran madurez (y también que eso no es España y no hay problemas para salir del paro), en lugar de ignorarlos coge una rabieta y se va a otra editorial para sacar un gran éxito y restregárselo por la cara. Por desgracia, en su nuevo curro lo no destinan donde él quería, lo explotan y su jefe es un tirano (esto ya suena más realista). Pero lo peor es que dicho jefe resulta ser su primer amor, al que dejó por el malentendido más estúpido del universo, que le dice que lo sigue queriendo y lo acosará hasta que vuelvan a salir juntos (¡y él escucha eso y no hace nada al respecto!).

Sin títuloNada preocupante ni aterrador al respecto, no señor.

A partir de ese momento nos cuentan, incluyendo todos los tópicos habidos y por haber, la relación de esos dos y la de algunos de sus compañeros de trabajo. No diré más, no vaya a ser que me emocione y desvele algo que podríais adivinar vosotros mismos en menos de 10 minutos, porque esta obra no es predecible, es lo siguiente.

Pasemos a los personajes. Su historia se cuenta por parejas. Entre el manga y las novelas cortas hay cuatro. Obviando el vil timo hecho de que te vendan una sola cosa por partes, eso está bien porque no habría podido aguantar siempre a los mismos hace el relato más variado.

Pareja número uno y protagonista: Onodera y Takano.

Ritsu Onodera es el amargado, pero no por gusto, ojo: el trauma por romper con Takano lo hizo desengañarse de la vida, no creer en el amor y volverse frío. Sensible el chaval. Además está tan confuso que no se cómo no se hiere a sí mismo. Le dice a Takano que no lo quiere y luego se deprime en cuanto lo ve hablando con otra persona, o llama su atención para, cinco minutos después, enfadarse porque este le hace caso. Aclárate, que no hay quien te tenga contento.

Masamune Takano tenía problemas familiares y cuando Onodera lo dejó se deprimió y su vida se hundió y drama, draaamaaa. Su afición es acosar sexualmente a Onodera, aunque no importa porque este es la definición andante de decir «No» cuando quiere decir «Sí y bien fuerte» para luego, mientras se abrocha los pantalones, decir que no lo quiere y eso no ha significado nada. En el fondo están hechos el uno para el otro. Que bonito, retorcido y enfermizo es el amor.

Pareja número dos: Kisa y Yukina.

Shouta Kisa es el mayor del grupo, pero parece el menor (y en Japón se denomina shoutacon a la pedoflia masculina el gusto por hombres aniñados, ¿guiño?). Es más negativo que un termómetro en Alaska y siempre está deprimido y/o quejándose por tooodo (no mejora en su trabajo, no confía en sí mismo, el día amanece nublado…). Ha tenido tantos amantes que ya quisiera Mata Hari, pero no puede darle un beso a su novio porque le da mucha vergüenza y se ruboriza cual cura de clausura (¿?).

Kou Yukina, la contrapartida del anterior: es optimista y vive en el país multicolor con la abeja Maya, aunque tiene un lado siniestro en plan mister Hyde. Es guapísimo y toooda mujer que lo ve empieza a babear por él. Será por eso que acaba saturado y, por ninguna razón que se molesten en darnos (mi teoría es que es shoutacon), acaba con Kisa; ya que con verlo dos veces sabe que es su amor predestinado (¡¿?!). Bueno, aquí nada es muy coherente ni lógico.

Pareja número tres: Yoshino y Hatori.

Chiaki Yoshino, un idiota. Intentaban hacerlo ingenuo, pero es taaan inútil que no sabe ni alimentarse por su cuenta. Además, hay cosas que no se hacen porque están muy feas, caca. Como salir con alguien al que no estás seguro de querer para seguir teniéndolo pendiente de ti, o quejarte de tu novio a un amigo al que le gustas y tontear con él para luego rechazarlo. Nos intentan convencer de que lo hace sin querer para que no pensemos que es rastrero. No cuela.

Yoshiyuki Hatori es más seco que la mojama y sólo sabe hablar de tres cosas: trabajo, trabajo y trabajo. No es capaz de expresar sus sentimientos ni aunque su vida dependa de ello. Se lo calla todo y luego se enfada porque su novio no es capaz de leerle la mente. ¡Claro que sí, campeón, sigue así! Si tuviera que puntuarlo como pareja del uno al diez le daría un… menos siete, y sólo porque soy magnánima y tengo en cuenta lo inaguantable que es Yoshino.

DESTRIPE Pareja número cuatro: Yokozawa y Kirishima.

Takafumi Yokozawa es un amigo de Takano que está enamorado de él, para así poner a la relación de este con Onodera una pseudodificultad más falsa que una moneda de corcho. Evidentemente, lo rechazan y luego le buscan a alguien para así alargar la historia. Tiene un aspecto intimidante y parece un gruñón, pero en realidad es un típico tsundere al que los animales y los niños adoran.

Zen Kirishima es un editor de mucho éxito, pero incapaz de hacer absolutamente nada más, por lo que es su hija quien tiene que cuidarlo y llevar la casa. Se ve que en Japón son más permisivos con lo que consideran explotación infantil. ¡Ah! Y no acosa a su interés romántico para ganárselo, lo chantajea. Pfff, aún no se que pareja es más ejemplar aquí. FIN DESTRIPE

El desarrollo de la historia es circular y sigue el siguiente esquema en todos los casos: ambos están felices, tienen un problema y/o malentendido, se pelean y/o dudan de si mismos y/o del otro, se reconcilian. Y así hasta el infinito y más allá. Es muy cansino porque en lugar de avanzar con la trama nos relatan lo mismo de distinta manera una y otra y oootraaa vez. Entre eso y que la reconciliación implica una sesión de sexo detallada, sin importar dónde o qué estuvieran haciendo los personajes, al final parece que toda la historia es en realidad una excusa para ver pornografía.

Sin títuloTodos sabemos a lo que venimos cuando nos ponemos a leer este manga.

Sin contar que aquí se da el famoso y homófobo traspaso de roles. Porque claaaro, como lo único natural son las relaciones hombre-mujer, para que exista una pareja de dos hombres uno tiene que ser afeminado y otro machote, lo que, por supuestísimo, está directamente relacionado con la posición que ocupan en la cama. ¡Viva la perpetuación de estereotipos!

—aH my Mhe gUZta, OzEa ke Hez vUeNa
—¿Otra vez tú? *le dispara con una escopeta*

Y un último apunte. No se si la parte del trabajo de las editoriales está basada en hechos reales, pero me imagino perfectamente a la mangaka dibujando cada página en diez minutos mientras su editor le grita que no llegan a la imprenta. El manga entero está lleno de deformaciones esporádicas, errores en la proporción y viñetas colocadas de forma rara que me hicieron bendecir la piratería por no haber tenido que pagar para leerlo.

Sentencia

Si te gustan los shoujos yaoi muuuy tópicos y las fantasías de violación puedes pasar un rato entretenido, en caso contrario huye como si de la peste se tratara.