Reseña Sekaiichi Hatsukoi (Shungiku Nakamura)

¿Quieres yaoi ultra tópico? Pues toma ocho tazas

Este manga es tan requetetópico que casi roza la parodia despiadada. Parece hecho por y para regodearse en clichés: tenemos reencuentros, amigos enamorados en secreto, prometida estorbo que sólo está para dar asco/pena, parejas popular-pringado y superior/guay-admirador/subordinado, familia que se opone a la relación de los protagonistas, pasados traumáticos, etcétera, etcétera.

—ZolO Lha kRiticAZ xKe heRez OmHoFovA
—No, porque tengo criterio. Demuestra que sabes leer y mira la reseña antes de hablar.

Esta es la historia de un amargado (no lo digo yo, él mismo lo deja bien claro) que trabaja en la editorial de su familia. Un día oye que sus compañeros lo critican diciendo que es un enchufado y, demostrando gran madurez (y también que eso no es España y no hay problemas para salir del paro), en lugar de ignorarlos coge una rabieta y se va a otra editorial para sacar un gran éxito y restregárselo por la cara. Por desgracia, en su nuevo curro lo no destinan donde él quería, lo explotan y su jefe es un tirano (esto ya suena más realista). Pero lo peor es que dicho jefe resulta ser su primer amor, al que dejó por el malentendido más estúpido del universo, que le dice que lo sigue queriendo y lo acosará hasta que vuelvan a salir juntos (¡y él escucha eso y no hace nada al respecto!).

Sin títuloNada preocupante ni aterrador al respecto, no señor.

A partir de ese momento nos cuentan, incluyendo todos los tópicos habidos y por haber, la relación de esos dos y la de algunos de sus compañeros de trabajo. No diré más, no vaya a ser que me emocione y desvele algo que podríais adivinar vosotros mismos en menos de 10 minutos, porque esta obra no es predecible, es lo siguiente.

Pasemos a los personajes. Su historia se cuenta por parejas. Entre el manga y las novelas cortas hay cuatro. Obviando el vil timo hecho de que te vendan una sola cosa por partes, eso está bien porque no habría podido aguantar siempre a los mismos hace el relato más variado.

Pareja número uno y protagonista: Onodera y Takano.

Ritsu Onodera es el amargado, pero no por gusto, ojo: el trauma por romper con Takano lo hizo desengañarse de la vida, no creer en el amor y volverse frío. Sensible el chaval. Además está tan confuso que no se cómo no se hiere a sí mismo. Le dice a Takano que no lo quiere y luego se deprime en cuanto lo ve hablando con otra persona, o llama su atención para, cinco minutos después, enfadarse porque este le hace caso. Aclárate, que no hay quien te tenga contento.

Masamune Takano tenía problemas familiares y cuando Onodera lo dejó se deprimió y su vida se hundió y drama, draaamaaa. Su afición es acosar sexualmente a Onodera, aunque no importa porque este es la definición andante de decir «No» cuando quiere decir «Sí y bien fuerte» para luego, mientras se abrocha los pantalones, decir que no lo quiere y eso no ha significado nada. En el fondo están hechos el uno para el otro. Que bonito, retorcido y enfermizo es el amor.

Pareja número dos: Kisa y Yukina.

Shouta Kisa es el mayor del grupo, pero parece el menor (y en Japón se denomina shoutacon a la pedoflia masculina el gusto por hombres aniñados, ¿guiño?). Es más negativo que un termómetro en Alaska y siempre está deprimido y/o quejándose por tooodo (no mejora en su trabajo, no confía en sí mismo, el día amanece nublado…). Ha tenido tantos amantes que ya quisiera Mata Hari, pero no puede darle un beso a su novio porque le da mucha vergüenza y se ruboriza cual cura de clausura (¿?).

Kou Yukina, la contrapartida del anterior: es optimista y vive en el país multicolor con la abeja Maya, aunque tiene un lado siniestro en plan mister Hyde. Es guapísimo y toooda mujer que lo ve empieza a babear por él. Será por eso que acaba saturado y, por ninguna razón que se molesten en darnos (mi teoría es que es shoutacon), acaba con Kisa; ya que con verlo dos veces sabe que es su amor predestinado (¡¿?!). Bueno, aquí nada es muy coherente ni lógico.

Pareja número tres: Yoshino y Hatori.

Chiaki Yoshino, un idiota. Intentaban hacerlo ingenuo, pero es taaan inútil que no sabe ni alimentarse por su cuenta. Además, hay cosas que no se hacen porque están muy feas, caca. Como salir con alguien al que no estás seguro de querer para seguir teniéndolo pendiente de ti, o quejarte de tu novio a un amigo al que le gustas y tontear con él para luego rechazarlo. Nos intentan convencer de que lo hace sin querer para que no pensemos que es rastrero. No cuela.

Yoshiyuki Hatori es más seco que la mojama y sólo sabe hablar de tres cosas: trabajo, trabajo y trabajo. No es capaz de expresar sus sentimientos ni aunque su vida dependa de ello. Se lo calla todo y luego se enfada porque su novio no es capaz de leerle la mente. ¡Claro que sí, campeón, sigue así! Si tuviera que puntuarlo como pareja del uno al diez le daría un… menos siete, y sólo porque soy magnánima y tengo en cuenta lo inaguantable que es Yoshino.

DESTRIPE Pareja número cuatro: Yokozawa y Kirishima.

Takafumi Yokozawa es un amigo de Takano que está enamorado de él, para así poner a la relación de este con Onodera una pseudodificultad más falsa que una moneda de corcho. Evidentemente, lo rechazan y luego le buscan a alguien para así alargar la historia. Tiene un aspecto intimidante y parece un gruñón, pero en realidad es un típico tsundere al que los animales y los niños adoran.

Zen Kirishima es un editor de mucho éxito, pero incapaz de hacer absolutamente nada más, por lo que es su hija quien tiene que cuidarlo y llevar la casa. Se ve que en Japón son más permisivos con lo que consideran explotación infantil. ¡Ah! Y no acosa a su interés romántico para ganárselo, lo chantajea. Pfff, aún no se que pareja es más ejemplar aquí. FIN DESTRIPE

El desarrollo de la historia es circular y sigue el siguiente esquema en todos los casos: ambos están felices, tienen un problema y/o malentendido, se pelean y/o dudan de si mismos y/o del otro, se reconcilian. Y así hasta el infinito y más allá. Es muy cansino porque en lugar de avanzar con la trama nos relatan lo mismo de distinta manera una y otra y oootraaa vez. Entre eso y que la reconciliación implica una sesión de sexo detallada, sin importar dónde o qué estuvieran haciendo los personajes, al final parece que toda la historia es en realidad una excusa para ver pornografía.

Sin títuloTodos sabemos a lo que venimos cuando nos ponemos a leer este manga.

Sin contar que aquí se da el famoso y homófobo traspaso de roles. Porque claaaro, como lo único natural son las relaciones hombre-mujer, para que exista una pareja de dos hombres uno tiene que ser afeminado y otro machote, lo que, por supuestísimo, está directamente relacionado con la posición que ocupan en la cama. ¡Viva la perpetuación de estereotipos!

—aH my Mhe gUZta, OzEa ke Hez vUeNa
—¿Otra vez tú? *le dispara con una escopeta*

Y un último apunte. No se si la parte del trabajo de las editoriales está basada en hechos reales, pero me imagino perfectamente a la mangaka dibujando cada página en diez minutos mientras su editor le grita que no llegan a la imprenta. El manga entero está lleno de deformaciones esporádicas, errores en la proporción y viñetas colocadas de forma rara que me hicieron bendecir la piratería por no haber tenido que pagar para leerlo.

Sentencia

Si te gustan los shoujos yaoi muuuy tópicos y las fantasías de violación puedes pasar un rato entretenido, en caso contrario huye como si de la peste se tratara.

La homosexualidad en el mundo otaku: ¿tan aceptada como parece?

En este mundo del anime/manga se suele dar por sentada una aceptación de la homosexualidad generalizada. Los géneros yaoi o shounen-ai (para los no frikis: relación sexual/amorosa entre dos chicos) y yuri o shoujo-ai (relación sexual/amorosa entre dos chicas) son muy demandados y consumidos. Sin embargo, si bien es cierto que esta tolerancia es mucho mayor que en otros ámbitos, también lo es que la lacra de la homofobia sigue estando presente y aún queda mucho por pulir.

El caso es que me encontraba viendo un anime en el que, de manera inesperada, me sorprendió ver tanto contenido yaoi como yuri. Prueba de fuego para ver si realmente son tan tolerantes como dicen ser, pensé. ¡La que se lió en los comentarios! Guerra abierta entre yaoistas, por un lado, y yuristas, por otro. Quedé decepcionada, aunque en el fondo ya me lo esperaba: chicos encantados con el yuri, pero que decían darles asco el yaoi, y chicas encantadas con el yaoi, pero que decían darles asco el yuri. Soltaban lindezas que iban desde el tradicional “qué asco” o “cómo es posible que no tengan gustos normales” a otros más extremos como “cogería una pistola y me los cargaría a todos”. Sólo tres o cuatro usuarios parecían ser tolerantes de verdad en un mar de casi cien comentarios. Un par de capítulos más tarde las referencias a la homosexualidad se atenuaron y apareció una romántica historia heterosexual. Todo volvió a ser “normal” y todos tan amigos.

Y es que no hay muchos animes en los que se pueda ver escenas yaoi y yuri a la vez y de forma explícita. Creo que esto es así porque principalmente el yaoi busca la atención de un público femenino heterosexual y el yuri de un público masculino heterosexual más que buscar la atención de los/as homosexuales (aunque queda fuera de toda duda que la consiguen igualmente, como es lógico). Estas dos categorías están bien delimitadas para que no se produzca una “indeseable” mezcla que pudiera llevar a los fans de uno y otro género a “pelearse” o a sentirse timados por no cumplir con sus expectativas. De esta manera, cada uno de estos dos grupos, sin salir de sus respectivos “guetos”, tolera sólo la homosexualidad masculina o sólo la femenina, según toque.

La actitud de estos chicos y chicas no puede ser más hipócrita. Ni tolerancia ni leches: lo que les interesa es alegrarse la vista. Ni el uno ni la otra acepta la homosexualidad si no es para su propio deleite. Es por eso que llego a la conclusión de que este tipo de producto, en multitud de casos, no se hace de manera desinteresada para lograr la visibilización y normalización del colectivo LGTB, o para que chicos y chicas homosexuales nos sintamos reflejados en algún personaje, sino pensando en los propios heterosexuales que, al ser aplastante mayoría, son a los que interesa vender.

Situación

Descripción gráfica de la situación

Pero volvamos al tema de la homofobia. ¿Por qué se produce? ¿Por qué, por ejemplo, un chico heterosexual no puede ver yaoi con toda la naturalidad del mundo o viceversa, una chica heterosexual viendo yuri? No soy psicóloga, pero algo puedo intuir. Supongo que los motivos son del tipo “vaya a ser que la gente piense que soy gay/lesbiana…” “vaya a ser que me convierta en gay/lesbiana…” ¿Tanto te importa lo que piensen los demás? ¿Es malo que crean que eres homosexual? ¿Tanto duda esta gente de su sexualidad que parece que si eres un chico y ves yaoi te vas a convertir en gay y si eres una chica y ves yuri te vas a convertir en lesbiana?

Creo que toda esta hostilidad nace de la propia inseguridad. Al final no es que se tenga asco, sino miedo a uno/a mismo/a ante la posibilidad de que, al ver estos animes, emerjan en él o ella sentimientos homosexuales no aceptados y reprimidos. Alguien que tenga bien clara su sexualidad no tiene ese miedo.

Quizás es que yo sea muy rara pero en un anime, serie o en la vida real, si una relación de amor es bonita y sana, ¿qué más me da que sean dos chicos, dos chicas o un chico y una chica? No me cuadra mucho esa frase de “no me gusta el yuri” o “no me gusta el yaoi”, con esa incomprensible cara de cabreo que suele acompañarla, como si se hubieran ofendido, porque se está teniendo prejuicios antes de ver un anime que puede ser bueno, pero que al saber que tiene relaciones homosexuales ya no se quiere ver. Y por supuesto que comprendo que se pueda tener mayor preferencia por un género que por otro. Lo que no entiendo es ese odio y ese enfado.

Si bien es cierto que me consta que hay muchos chicos y chicas con un gran sentido del respeto y la igualdad, también lo es que actitudes como las que vengo describiendo son demasiado habituales. Aún queda mucho por hacer.

Inauguración oficial de las Crónicas Niponas

Si habéis hojeado al blog ya os habréis dado cuenta de que nos gustan el anime y el manga, pero la cosa no queda ahí, también estamos interesadas en Japón por su historia, su cultura, su política, etcétera; sobre todo Kodama, que lleva unos años estudiando japonés para poder viajar a dicho país y conocerlo desde dentro algún día.

¿Que qué os importa a vosotros eso? Pues a que como hablamos de un país que levanta muchas pasiones (sobre todo con la creciente afición que hay al anime y al manga), pero sobre el que no hay mucho conocimiento real (¿has llegado aquí porque te autodenominas otaku?, siento decirte que probablemente lo que sabes es poco tirando a nada, la mayoría de los animes y mangas son al país nipón lo que las películas de instituto a Estados Unidos) hemos pensado que sería útil abrir una sección para responder preguntas frecuentes, dar consejos e informar a los interesados en aprender japonés o viajar a Japón. Más que nada para que sepan dónde se están metiendo y lo que pueden esperar, bueno y malo, ya que hay un montón de flipa’os de la vida que piensan que es un sitio maravilloso cuando en realidad no conocen el idioma ni las costumbres (no, ni saber decir kawaii, itadakimasu y otras tres palabras es conocer el idioma, ni saber que se come con palillos y se dejan los zapatos en la entrada de casa es conocer las costumbres, desengañaos).

Sin títuloLo que tú piensas versus lo que de verdad te puedes encontrar.

Si aún no os habéis ido indignados o desanimados, esperamos que esta sección os sirva o, como mínimo, os resulte interesante para acercaros a otra cultura infinitamente diferente y mucho más desconocida de lo que se cree.

Reseña Mirai Nikki (Sakae Esuno)

Creo que se ha equivocado señor mangaka

Un juego en el que sólo puede quedar uno. Unos diarios que predicen el futuro. Un dios cruel. Un amor obsesivo e imposible. Una obra bastante regular, mal planteada y peor desarrollada. ¿Cómo es posible? Pues porque da la impresión de que el mangaka ha publicado, en lugar de la historia bien planteada y trabajada, un primer borrador. De esos que se escriben sobre la marcha para recoger todas las idéas que tienes, y que cuando luego los repasas se te cae la cara de vergüenza de la cantidad de sinsentidos y estupidesces que has puesto.

El marco es que Deus ex Machina, el dios del tiempo y el espacio, se está muriendo y tiene que nombrar un sucesor. Pero claro, no puede elegir a alguien y luego morirse sin más, ha de distraerse el tiempo que le queda. Como se ve que sus poderes le permiten alterar las leyes de la física, pero no instalarse Internet y televión por cable decide organizar un torneo de supervivencia y cederle su puesto al ganador. Para ello elige a doce personas, a cual más perturbada, hace que sus diarios muestren el futuro y les dice que se maten entre ellas.

¿A que suena genial? Lo de la competición en la que sólo puede quedar uno no es original, pero ¿quién no se mantiene en vilo al ver cómo actuan los humanos en una situación límite? El manga habría sido muy interesante… si saliera algo de eso. Porque los protagonistas se comportan como si no pasara nada. ¿Estrés, esconderse, hacer planes para descubrir a los demás dueños de diarios, desconfiar de los que ya conoces? Naaa, deja, deja, vamos al colegio y a pasear por la calle tan panchos. Si por casualidad conocemos a otro de los usuarios confiamos en él a la primera de cambio, total, no es que sea nuestro rival y tenga interés en matarnos. DESTRIPE Yukiteru confía en el policía y la sacerdotisa sin problemas, además de aliarse varias veces con la terrorista, que, para más inri, ya ha intentado asesinarlo. FIN DESTRIPE Ajá. Claro. Tiene mucho sentido. Yo digo que la lógica también participaba en el torneo y fue la primera en caer, eso explica que no haga mucho acto de presencia en ningún momento.

Sin contar que Esuno parece olvidar lo que ha presentado anteriormente y va contando las cosas según se le ocurren, sin tener en cuenta la coherencia del argumento, así que este hace aguas hasta el punto de formar un tsunami que se lleva por delante cualquier tipo de credibilidad. Por ejemplo, un día los protagonistas son criminales buscados por la policía y al siguiente esta se olvida de ellos y los deja seguir haciendo su vida. Para mí que hacen esto:

Yukiteru: Hemos robado un arma, herido a un agente, tomado rehenes y participado en actos de terrorismo. Esto nos va a traer muchas consecuencias.

Yuno: ¡Qué va! Mira, pongo el truco del GTA para reducir el nivel de búsqueda y nos bajan las estrellas.

Pasemos a los personajes. La Virgen. Son más cambiantes e incoherentes que el desarrollo.

El protagonista masculino, Yukiteru Amano, es un marginado a un paso de ser un hikikomori, cuya vida consiste en escribir en su diario y llorar por lo solo que está. Pero que no os de pena, si no tiene amigos es porque es un asco de persona: espera que estos le ayuden y se arriesguen por él, pero luego bien que los deja tirados y rodeados de enemigos cuando no los necesita. DESTRIPE O directamente los asesina cuando se meten en su camino. FIN DESTRIPE Y eso le parece perfecto y ni se siente culpable ni vuelve a pensar en ellos para nada. No hay más que decir de él porque es un pusilánime que casi no pincha ni corta nada en una historia que se supone que es la suya.

La protagonista femenina es Yuno Gasai, o cómo intentar hacer un personaje complejo e interesante y fracasar miserablemente. Su definición en dos palabras sería: yandere inestable; es cariñosa, metódica, asesina a sangre fría o histérica, según convenga. Supuestamente nos lo tenemos que creer porque tiene enfermedades mentales. Buen intento, pero los transtornos han de tener una justificación y estar trabajados. Limitarse a decir «tiene problemas psiquiatricos» para explicar la volubilidad de un personaje tiene la misma credibilidad que decir «lo hizo un mago». Lo único que se mantiene estable en la personalidad de Yuno es ser una acosadora obsesionada con Yukiteru después de que este le hablara una vez y no volviera ni a saludarla; verídico.

Sin títuloYuno en estado puro.

Por cierto, el truco de reducir el nivel de busqueda no es el único que sabe. Yuno está ultra chetada y adquiere habilidades de la nada cuando las necesita: puede ganar a adultos en una pelea cuerpo a cuerpo, hacer deducciones que ya quisiera Light Yagami, conseguir y usar armas (sean blancas o de fuego) como una profesional y levantarse después de recibir una puñalada (que se cura ella sola, sin ir al hospital ni medicinas, en dos días; sí, verídico). Jo… pelines con la tía.

El resto de personajes son igual de increíbles, en el sentido literal de la palabra. Entre los demás usuarios de diarios tenemos a mujer de Oriente Medio que, curiosamente, tiene nombre japonés y no es musulmana, además se hizo terrorísta (¡en solitario!) porque le molaba llenar sitios de bombas por control remoto; un niño de párvulos que entiende de venenos y electricidad, además de ser capaz de montar pruebas tipo Saw; un ciego con superoído y complejo de superhéroe que, pese a ser invidente, puede usar la hipnosis; un criador de perros asesinos y antropófagos, etcétera. Eso sí, todos tienen en común que se comportan de forma estúpida para que los protagonistas puedan sobrevivir cuando a Yuno no le da tiempo a teclerar el truco. Por ejemplo:

He matado antes y no tengo problemas en volver a hacerlo si eso sirve a mis intereses, además, me encuentro en un juego de supervivencia donde tengo que eliminar a los otros. Resulta que tengo a dos de mis rivales indefensos, ¿qué hago?:

A) Los mato.

B) Los mato.

C) Los mato, leñe.

D) Voy a perdonarlos/salvarlos, hoy me siento buena persona.

Por si alguien lo dudaba, eligen la D). Luego, cuando son ellos los rerrotados y se los cargan, se preguntan cómo han podido perder y qué es lo que han hecho mal.

Sin título

Visto lo anterior, mi sentido arácnido, desarrollado sobre la marcha para la ocasión (como las habilidades de Yuno), me advierte de que Esuno se limitaba a crear situaciones emocionantes para mantener la tensión y, como luego no tenía ni puñetera idea de cómo salir de la camisa de once varas en la que se había metido, optaba por tomar el camino fácil (e inverosímil) y ponía lo primero que se le ocurría.

La conclusión es la guinda del pastel. Porque, total, siendo que la lógica y la coherencia llevaban agonizando desde el principio, era casi de piedad darles el tiro de gracia y poner un final que contradice todo lo presentado hasta el momento y no pega ni con cola. DESTRIPE Se fuerza un desenlace feliz en el que Yukiteru se enamora del esperpento de Yuno, y esta, a su vez, se cura de su locura gracias al amor y recupera los recuerdos de su segundo yo. Así ambos pueden ser felices en un tercer mundo, en el que también están vivos y contentos todos los que habían muerto. FIN DESTRIPE

Una pena. Mirai Nikki tenía unas ideas interesante que, manejadas con maestría, podrían haber dado un resultado estupendo, pero están tan mal trabajadas que la historia se hunde por su propio peso.

Sentencia

Como primer borrador resulta prometedor, como historia ya concluida es un fiasco en prácticamente todos los sentidos.

Carta de Presentación

Vivimos tiempos rosas en la blogosfera. El terreno de las críticas y reseñas es como una vasta extensión donde corren ríos de corazones y crecen árboles de algodón de azúcar que vomitan arcoíris. La corrección política lo ha invadido casi todo y la adulación campa a sus anchas.

osos-amorosos_007Definición gráfica del panorama actual.

Parece que imperan una suerte de mandamientos no escritos sobre cómo ser bloguero, a saber:

1. Todo lo popular es bueno y tienes que adorarlo porque ¿cómo podría estar equivocada tanta gente? La única excepción es que haya también un grupo importante que diga que es malo, en ese caso puedes elegir dónde situarte.

2. Tu gusto es sublime y ti criterio impepinable, ergo, si algo te gusta es bueno y si no te gusta malo (bonus si ese gusto y ese criterio, en vez de ser propios, se basan en la opinión de la mayoría). Los que te digan lo contrario no son más que una panda de amargados que buscan molestar y/o llamar la atención.

3. Jamás digas nada malo de ninguna obra, ni aunque sea un hecho objetivo, porque toda opinión que no sea una alabanza hará que el autor se frustre y coja un trauma muy gordo. Además, aquellos a los que les gusta se sentirán personalmente insultados. Tienes que limar los defectos y decir que todo es fantabuloso y maravillupendo.

4. En el caso de que algo no te guste o te parezca malo, sobre todo si es algo popular, tienes que expresar tu opinión con mucho tacto, casi pidiendo perdón y reconociendo que a lo mejor es que no has sabido apreciar sus virtudes. El sentido del humor y la libertad de expresión sólo sirven para decir cosas bonitas.

Y estamos muy cansadas de ese panorama, mucho. Primero, porque es bastante desesperante ver como la gente comparte opiniones con las que estamos en desacuerdo; y segundo, pero no menos importante, porque hemos desperdiciado bastante tiempo y/o dinero en obras que todas las reseñas nos pintaron como fantásticas. Así que hemos decidido aportar nuestra opinión a la blogosfera. ¿Te sientes incomprendido porque crees que algo es malo, pero nadie te da la razón?, ¿harto de no poder decir tu opinión por ir en contra de la mayoría?, ¿estas leyendo esto con voz de teletienda? ¡Este es tu blog! Aquí nos vamos a dedicar expresamente a hacer reseñas negativas de todas las obras que nos parecen malas y/o sobrevaloradas.

A aquellos que hayáis llegado buscando una obra que no os gusta u os parece un bodrio: ¡bienvenidos! Y a los que hayáis entrado por casualidad buscando una obra que os encanta o consideráis una maravilla: ¡bienvenidos también!, porque es muy agradable que te den la razón, pero cuando no te la dan te hacen pensar y te obligan a razonar, y ambas cosas son imprescindibles para desarrollar el criterio. ¡Disfrutad!