Reseña Orgullo y Prejuicio y Zombis (Jane Austen y Seth Grahame-Smith)

O cuando en vez de escribir un libro lo plagias de mala manera

Sinceramente, he leído este libro porque esperaba que fuera una basura que me diera para una tarde riéndome (de él) y una reseña sangrienta. Mirad el título, ¿alguien en su sano juicio podía esperar una buena obra? Y, ¡sí!, ha cumplido ampliamente mis expectativas. Veamos por qué.

1

Para empezar, Grahame-Smith es un vago aprovechado y este es el mayor problema que impregna toda la obra. Me explico. No hay nada malo en reinterpretar. Ahí está El rey león, que a fin de cuentas es la versión Disney de Hamlet y se considera una obra de arte. (es más, casi todas las películas de Disney son reinterpretaciones de obras ya existentes).  Si Grahame-Smith hubiera hecho algo similar le podría haber salido algo bueno y, me gustara o no, lo encontraría respetable. Pero no. En vez de escribir algo por sí mismo ha cogido tal cual Orgullo y prejuicio (aprovechando que los derechos de autoría ya habían caducado), le ha hecho cuatro cambios (sigue siendo como un 80% la obra original tal cual) y lo ha VENDIDO añadiendo su nombre (con todo el descaro). Cambios que tienen que ver con añadir zombis y gore dignos de películas domingueras de serie B. ¿Qué podía salir mal? Respuesta:

– No hay sentido ni coherencia interna. Mantener las mismas costumbres y mentalidad de la época georgiana, presentadas de modo realista e intimista, añadiendo sin justificación ni conjugación que la gente mata zombis a lo Kill Bill no queda gracioso ni interesante, sino falso y MUY mal hecho. Fracasa estrepitosamente en ambos ámbitos: la historia ya no tiene valor histórico por los añadidos absurdos, y como gore es aburrida debido a que está ceñida a un guión que reduce al mínimo la acción.

– La trama es ridícula y está llena de incongruencias. En una línea se habla de gente que muere desmembrada y a la siguiente a nadie le importa ni ha pasado nada, o alguien suelta una amenaza de mutilación y le responden con toda tranquilidad y alegría con una opinión sobre bordados. Obviamente es porque los agregados se han puesto sin ningún cuidado y no pegan ni con cola con el material original.

– Les personajes parecen tener un trastorno grave de la personalidad. De nuevo, culpa de los pegotes puestos sin preocuparse de que tuvieran sentido, que provocan que sus personalidades queden erráticas e inestables. Por ejemplo, Elizabeth tan pronto arranca corazones de cuajo o suelta amenazas de muerte como se sonroja y baja la mirada azorada porque alguien ha dicho algo grosero, pasando de un estado a otro en una linea.

Mmm, voy a hacer algo parecido. Alabadme por «actualizar» tan bien una obra cumbre de la literatura universal, de modo que ahora sí es interesante. La voy a llamar La vida es sueño y alienígenas:

¿Qué es la vida? Un frenesí.

¿Qué es la vida? Una ilusión,

una sombra, una ficción,

y el mayor bien es pequeño;

que toda la vida es sueño,

y los sueños, sueños son.

Y los alien están aquí,

ocultos entre el montón.

Firmado: Calderón de la Barca y Selenita.

Y no, no me vale que me digan que es una parodia tanto del libro original como del género zombi. Las parodias hay que tomárselas en serio (por mucho que parezca un contrasentido) y deben estar trabajadas, empleando la ironía para criticar algo y/o transmitir un mensaje. No vale poner cualquier estupidez mal hecha y tratar de justificarse diciendo que es una parodia.

Para seguir, holi racismo. El libro es culturalmente ofensivo con las civilizaciones asiáticas. Mezcla varias sin ningún respeto ni conocimiento, refiriéndose únicamente a la china y japonesa (que supongo que serán las únicas que conoce el autor) y basándose en tópicos. Total, ¿para qué documentarse? Eso llevaría tiempo y sería intentar hacer un buen libro. Resulta que las Bennet presumen de ser fieles discípulas entrenadas en el Monasterio Shaolin, en China, que se pinta como un sitio de artes marciales cuando es un templo fundamental de la religión budista zen y donde se instruye en un modo de vida. Peeeero luego usan katanas como armas, amén de entrenar en dojos, que son de Japón. Y las posturas de batalla de las que hablan en realidad están sacadas mayoritariamente del yoga, originario de la India, y algunas del muay tailandés. Para que entendáis cómo queda en cuanto tienes una mínima idea, es igual que hablar de Europa tal que así:

Estuvieron en… eeeh, Albania. La religión era el cristianismo protestante, que es la única que conozco. Se comunicaban en… mmm…, sí, lituano y valenciano, suenan parecidos porque terminan en «-ano». ¡Oh!, y usaban el alfabeto cirílico, que creo que por esa zona hay un alfabeto que se llama así y queda mazo exótico. ¿Deporte nacional?: el criquet. ¿Comida tradicional?: la pizza de paella con salmorejo. Me suenan todos esos nombres. ¡kHè viEn Lho Eh Hecho¡ Thotal, zHon coZHas dHe HeuRRopA, küE eZ toDHo loh MiZmo.

Ah, y también hay gordofobia. Mientras en la historia original se metían con Collins porque no tenía criterio y era un pelota, sin aludir en ningún momento a su físico, aquí lo han hecho gordo y se lo ridiculiza y menosprecia por ello, metiéndose con su aspecto o lanzando pullas referentes a que le gusta zampar y no hace deporte como si fueran comentarios muy graciosos. Porque claro, la gente gorda es que es una tragona y una floja y por eso está así, ¿verdad? Jejeje, qué asco dan. Riámonos.

Para terminar, Grahame-Smith es un machista que considera los sentimientos, la coquetería, el gusto por las fiestas, la ropa y, básicamente, todo lo que tradicionalmente se asocia a la feminidad como aburrido y propio de gente débil y/o idiota. Lo guay es ser una guerrera impasible copiando la masculinidad tóxica. Peeero bien que aclara que las Bennet están buenorras y son bonitas y femeninas a pesar de ser guerreras. Porque, o sea, vale que sepan arrancar cabezas, pero sólo mientras sigan cumpliendo los cánones de belleza (que, por cierto, eran distintos en esa época) para que me gusten. Ya mujeres muy musculosas, con cicatrices o que no se arreglen no; eso no me pone. Y, por supuesto, también aclara que si a Elizabeth le gusta Darcy es porque es fuerte y diestro en batalla, que ella no quiere estar con un hombre al que pueda superar porque entonces no lo respetaría (hay gente que se retrata sola y no se da cuenta). Supongo que el autor piensa que muy bien que las mujeres sepan luchar y sean fuertes físicamente, eso es mucho que mejor que las estúpidas «cosas de chicas», pero nunca más que los hombres, tampoco nos flipemos. A ver si ahora van a querer ser nuestras iguales o algo.

9e15b70eb0f171dd7a92a96b29e48c6cGrahame-Smith está a favor de las chicas guerreras mientras sean así (y lo más triste es que si buscas en Google todas las imágenes que te salen son parecidas).

Además, resulta que cuando las mujeres se casan dejan de ser cazadoras de zombis para servir mejor como buenas esposas. Porque eso era lo más realista, claro. Si es que, entendedlo, en ese tiempo había mucho machismo. Una cosa es poner una época georgiana llena de zombis, ninjas, patadas voladoras que hacen que gente rebote contra el techo y luchas de espadas con los ojos cerrados; no obstante, la igualdad ya iba a ser muy inverosímil e históricamente incorrecta.

Sentencia

Si eres muy fan de las películas de zombis de serie B puede servirte para echarte unas risas, pero es un vulgar sacacuartos mal hecho.

PS: Estoy por publicar mi fanfic gender-bender de Orgullo y prejuicio con todo el morro. Total, hasta resulta más coherente y mejor escrito que esta obra y al menos es interesante como experimento para subvertir roles de género. Igual cuela y me saco unas pelas.

Anuncios

Reseña Abrázame Fuerte (Lof Yu)

Ni chicha ni limoná ni ná de ná

Juro que iba a escribir una reseña, pero entonces recordé la maravilla que adjunto a continuación. Yo podría explicar con más palabras, pero no mejor, por qué este libro es un pestiño insustancial. Y como tampoco merece que pierda más tiempo de mi vida con él es la solución perfecta. Aquí tenéis: Juvenil, fantástica o la que se tercie blog.

Ahora si me disculpáis voy ha dedicarme a actividades más interesantes que esta obra, como por ejemplo mirar una pared.

daniela-uhligO mejor: observar moscas. ¿Habéis visto la de cabriolas que hacen al volar y cómo se atusan las patas? Fascinantes.

PS: Lo siento si la entrada os ha sabido a poco. Aquí os dejo este video para que matéis el rato si os sobra tiempo. No va de calcetines porque nunca podré ser tan interesante como la blogstar de esta novela, pero así es la vida.

Reseña Los Hombres que no Amaban a las Mujeres (Stieg Larsson)

Los autores que escriben libros demasido laaargos

Varias amistades me han preguntado qué opino de los libros de Millenium así que, en principio, tenía pensado hacer una reseña del primero, que es el único que he leído. Pero lo leí hace ya años y me da una peeereeezaaa mooortaaal releerlo. No sólo es tan gordo que podría servir de arma blanca, sino que, encima, en su momento se me hizo pesadísimo por la saturación de relleno (¡direcciones web copiadas tal cual en medio del texto!, ¿dónde más he visto eso?) y el ritmo de desfile de caracoles al que avanzaba la historia. Además, buceando por Internet he encontrado una reseña maravillupenda que define muy bien lo que pienso del libro y he pensado: «¿para qué me voy a molestar en releerlo y reseñarlo si ya ha hecho alguien ese trabajo por mí?». No pongáis esa cara. ¡Ni que la pereza fuera un delito!

Sin título

¿Lo veis? Todo son ventajas.

Así que aquí os enlazo la reseña para que la disfrutéis. Atreveos a decirme que no es genial y digna de nuestro blog: Críticas Literarias Regina Irae.

PS: Por cierto, ¿soy la única que por el título habría creído que estaba ante un libro sobre la homosexualidad? A mí eso de Los hombres que no amaban a las mujeres no me hace pensar en una novela negra precisamente.

Sin título

Esto es lo que entiendo yo por hombres que no aman a las mujeres.