Reseña el Ocho (Katherine Neville)

O el arte de rellenar cientos de páginas con conspiranoias y sin decir nada

Hace tiempo que este libro me producía curiosidad. Es el precursor de las obras tipo El código da Vinci y un montón de gente lo adora. Es decir, ha sido algo así como ir a los orígenes del thriller pseudo esotérico con una obra de culto y… ¡santa madona de la pilila enhiesta, menuda fumada de monguis con anfetas turcas de las buenas o malas, no sé!

El libro cuenta dos historias: una sucede durante la Revolución Francesa y su protagonista es Mireille de Remy, una novicia; y la otra ocurre durante la Guerra Fría y la protagonista es Catherine Velis (mirad el nombre de la escritora y decidme que no suena a cuando a los 12 años te auto insertas de modo idealizado en tu historia), una informática que es la primera mujer en lograr su puesto… detalle que sólo sirve para fardar (mirad el paréntesis anterior), ya que en realidad daría igual que fuera dentista o pescadera: su trabajo no afecta lo mas mínimo a la trama. Ambas tramas están relacionadas por un ajedrez mazo misterioso que esconde un gran secreto que nadie sabe qué es, pero todo el mundo quiere porque hay así como leyendas secretas (que luego no lo son tanto dado que las conoce medio mundo) que dicen que da un poder chachi piruli. Así que nuestras intrépidas protas deberán adelantarse a la malvada organización de turno que quiere usarlo «para el maaal» (léase con voz ominosa). Ya sabéis, típico argumento de películas domingueras de sobremesa.

OK, no es lo que se cuenta sino cómo se cuenta. El problema es que el libro es un GRAN «quiero y no puedo». Quiere ser de misterio y contar una historia mazo trascendente y llena de acción e intrigas, pero le sale un churro y no con chocolate rico:

1. Neville intenta convencer de que el secreto del ajedrez es muy importante y arcaico y para ello intenta relacionarlo con un montón de situaciones históricas y temas aleatorios, rollo conspiranoia. No obstante, la forma en que lo hace es tan ridícula que no llega ni a patética. Ejemplos: resulta que la Revolución Francesa fue un engaño orquestado para registrar la abadía de Monglane en que se encuentra al principio el ajedrez. ¿Simplemente asaltar una abadía dejada de la mano de Dios? Nope, mejor instar una revolución que cambie el país como excusa. ¡Claro que sí! O, como hay versos que tienen 8 sílabas y las cadenas de ADN también tienen forma de 8 si las miras desde cierto ángulo… ¡¡Todo está relacionado!! Eso prueba de que este secreto milenario se encuentra oculto en todas las artes y ciencias y es parte de la esencia del ser humano.

its-a-conspiracySíii, todo tiene sentido. Ajústate el sobrero de papel de aluminio, anda, que el grupo reptiliano illuminati seguro que está intentando leerte la mente desde su nave espacial.

2. Por la misma razón también salen un montón de personas reales como Gadafi, Catalina la Grande, Robespierre o Letizia Bonaparte. En realidad no pintan nada. Aparecen de forma aleatoria en algún capítulo, cuentan por la cara algo remotamente relacionado con el número 8 y, por tanto, con el famoso secreto del ajedrez, y se van. En plan: «Hola persona desconocida, ¿cabes que la leyenda de la reina Dido de Cartago en realidad tiene que ver con el secreto milenario que estás buscando porque resulta que ella era pelirroja? Pues sí. Sólo quería que lo supieras. Ala, adiós.»

Sin título

Lo anterior provoca que ¾ del libro sean puro relleno. Si los eliminas en realidad no afecta nada a la trama. Respeto al ¼ que resta… No es mejor:

1. Las investigaciones que hacen Cath, Mireille y Cía consisten en deambular aleatoriamente esperando toparse con el siguiente indicio que les diga qué hacer o dónde ir a continuación; plan que, increíblemente, funciona: siempre encuentran un beduino majo dispuesto enseñar los lugares sagrados de su pueblo, un zarevich enrollado que deja acceder a su cámara del tesoro, o van a la tumba del cardenal Richelieu y hacen una pregunta ¡y aparece el fantasma y contesta! (no es broma). Y así va tirando la trama a fuerza de nuevas pistas y viajes de un sitio a otro.

2. Ejemplo real de uno de los complicadísimos enigmas a los que hacen frente las protas, concretamente un mensaje cifrado que ni la KGB logra desvelar, para que os hagáis una idea del nivel de sesudo misterio:

Sin título

3. La mentalidad de Cath y Mireille es tal que así: «Ese hombre que está leyendo ha pasado la página justo antes de que ese otro estornudara, ¡y al hacer eso la mujer que estaba a su lado le ha dicho un significativo “salud”! ¡¡Son espías y se están comunicando en un código secreto!!» Por ejemplo, el cerebro tras todo lo que le ha pasado a Mireille y una chunga chunguísima… no parece ser consciente de la existencia de Mireille. En las pocas escenas en que sale simplemente se dedica a vivir su vida. Y la mayoría de las veces que les sucede algo malo a las protas es más bien por estar en el lugar y momento equivocados. DESTRIPE Cuando la prima de Mireille muere ella dice que el horrible secreto le ha costado la vida y para nada, es que casualmente la pilla la turba enfurecida de las Masacres de Septiembre. FIN DESTRIPE

4. OK. Sí que hay gente malosa que persigue y acosa a las protas y Cía y sirve para crear un par de escenas de acción, pero sus planes son tan patéticos que no me extraña que pierdan. Son del calibre de: me caso contigo y te aguanto 20 años porque tengo la leve sospecha de que trabajas para el otro bando.

5. El interés amoroso de Cath da asco. Se dedica a seguirla, colarse en su habitación y arrastrarla y vapulearla para que haga lo que él dice. Pero atención al momentazo en que comienza su relación: él confiesa a Cath que la ha deseado desde la primera vez que la vio y que la única razón por la que no la tiró al suelo y VIOLÓ (sip) ahí mismo es porque había testigues. Ante esta dulce y sentida declaración, Cath, en lugar de pegarle una patada en la cara y tirarlo por la borda (en ese momento están en un barco), queda impresionada y se besan. Al suceder esto él decide que «ya se ha contenido lo suficiente», se la echa al hombro cual saco de patatas y se la lleva para tener sexo (UNGA, UNGA); pese a que no pregunta ni deja ninguna opción ella encantada, tomándose la situación como si fuera muy divertida y romántica (sip de nuevo). Después de una genialosa sesión se sexo quedan como pareja y se juran amor eterno (y yo vomito).

6. ¿Os he dicho que las protas luchan contra una organización malosa que quiere hacerse con el secreto, verdad? ¡Ja! Os he mentido. Eso es lo que el libro quiere que pienses al leer, pero lo cierto es que no se sustenta en nada. Se supone que son el bando blanco contra el negro y cada personaje representa una pieza (de modo muy forzado y estúpido, pero eso es otra historia), siendo el bando blanco el malísimo y el negro el bueno… porque el negro lo dice. Por lo que sabemos, el bando blanco bien podría buscar acabar con el hambre en el mundo, ya que nunca se conocen sus motivaciones, simplemente son mala gente porque se oponen al negro y san Seacabó. Ambos se dedican ha hacer más o menos lo mismo: matar, robar, traicionar y demás mientras les convenga. Así que a mi estas simplezas morales de que si la contraparte mata es vil, pero si mato yo no pasa nada porque, ¿no acabo de decir que son viles?, como que no me convence.

7. La sorpresa final… de sorpresa tiene poca. Te hueles mucho antes lo que está pasando porque canta como el pescado de 4 semanas, la verdad. Y, a ver, ¿por qué siempre la disyuntiva es destruir el secreto o difundirlo arriesgándose a que lo tenga gente que «no esté preparada»? Igual es que yo soy un monstruo egoísta pero ¿sólo a mi se me ocurre quedármelo para uso personal en lugar de las dos opciones anteriores? Así como idea loca.

Sentencia

Si te encantan los libros de misterio pseudo esotéricos puedes pasar un buen rato, si no mejor ver una de esa películas de sobremesa domingueras, tienen la misma calidad y tardarás menos.

Anuncios

Parejas erróneamente idolatradas y/o malinterpretadas

Ya que es el Día de les Enamorades tenía ganas de hacer este especial aprovechando que hoy voy a estar libre excepto por la tarta. Como el título indica, voy a hablar de algunas parejas que la cultura popular ha idealizado al máximo, hasta el punto de que no dejan de ponerse como ejemplos de amor verdadero y reproducirse sistemáticamente, pero que en realidad son tóxicas y están haciendo más daño que otra cosa con el mensaje que transmiten.

cupido
Por cierto, para hablar de estar parejas tengo que rebelar detalles importantes de las obras a las que pertenecen. Son clásicos y bastante conocidos, pero igual aviso por si alguien no quiere comerse DESTRIPES.

Romeo y Julieta

Empiezo fuerte. ¿Quién no ha oído hablar de esta pareja? Es algo así como el paradigma del amor verdadero, tiene literalmente miles de reinterpretaciones (hasta existe la versión con necrofilia, sí ha eso hemos llegado) y otras historias que la toman como referencia para construir su romance. Es la reina y diosa de las parejas. La representante del amor verdadero, puro e incondicional. La capitana de la ñoñería. Y… Shakespeare debe estar retorciéndose en su tumba, dado que todo es una malinterpretación: el libro original NO es una historia de amor.

Cuando os recuperéis de la impresión podéis seguir leyendo.

Lo que Shakespeare quería transmitir, entre otros temas que toca el libro, es una crítica a la impulsividad de la juventud y la falta de raciocinio en pro de los sentimientos. Romeo y Julieta no están enamorades porque se han visto un par de veces, lo que son es dos adolescentes idiotas (Julieta tiene 13 años y Romeo creo que 16, aunque ahí dudo) y mimades que sienten una atracción mutua basada únicamente en lo que les entra por los ojos. Y, como sus familias están enfrentadas, eso hace que se obcequen aún más y se monten el drama de que el suyo es un «amor prohibido» y una forma de rebelarse contra el mundo. En el fondo son una parodia de les típiques adolescentes victimistas que se ponen en plan «nadie me comprende y el mundo está en mi contra porque soy muy especial», pero llevado hasta las últimas consecuencias; y así les va: no sólo estiran la pata por idiotas, sino que de paso causan otras varias muertes y la desgracia de sus familias. Y sí, eso es justo lo que quería transmitir Shakespeare: no te dejes llevar por tus sentimientos, especialmente en la juventud cuando aún no sabes de la vida, que mira lo que pasa, mejor usa la cabeza. Algo que se nota bastante a lo largo de la obra no sólo por el enfoque que se le da, sino también directamente por boca de personajes que critican a la pareja diciendo cosas como (esto no sin citas, pero es la idea):

«¿Pero cómo va a ser lo vuestro amor si os conocéis de días?»

«Tú, Romeo, ¿no decías hace nada que estabas enamorado de otra y ya ves lo que te ha durado (sí, resulta que Romeo al inicio de la obra estaba “enamorado” de otra chica, y en realidad era lo mismo: una mezcla de atracción física y sexual)?»

«Aún sois muy jóvenes. No os dejéis llevar por la irracionalidad que son los sentimientos y pasiones, que son sólo es una percepción pasajera de la juventud y de las hormonas revolucionadas».

Bzq8ncIIcAAnMta

Lo que significa que, irónicamente, todos esos libros, sobre todo juveniles pero no son los únicos, que la toman como referencia para construir su romance en realidad son, inconscientemente, una parodia de una parodia del amor. Quieren presentar amor verdadero y sólo presentan a niñates que hacen idioteces por poner un supuesto amor verdadero, que en realidad es poco más que tensión sexual, como la meta sin la cual no se puede ser feliz. Claro cambiando el final porque los finales felices venden más, lo que hace que a su vez destruyan el verdadero mensaje. Y que la obra que sale sea muy tóxica por la noción de amor que vende. Así que dejad de idolatrar a esta pareja y ponerla como paradigma del amor. No, el amor no es cosa de segundos porque sea el destino ni demás chorradas. Y no merece la pena dejarlo todo por él ni hacer sacrificios titánicos porque al final valdrá la pena. STOP idealizar el amor, especialmente ese falso amor que en realidad es atracción porque nace en segundos o no tiene sentido por no haber construcción de relación. Esto sólo crea malos ejemplos que perpetúan el mito tóxico de que todo vale por amor ya que no se puede ser feliz sin él. En la vida real el resultado es parecido al de la obra original aunque no llegue a muertes: un drama.

Bella y Bestia

OK. Realmente esta pareja no es tóxica. En realidad es muy sana si se reinterpreta bien y acorde a la historia original de Villeneuve… ¡el problema es que nadie lo hace!

Me explico, el cuento original NO es una historia sobre que el amor lo puede todo, al contrario. Deja claro que el amor no es lo más importante en una relación: estas funcionan si hay igualdad, comunicación y las circunstancias son propicias; faltando estas condiciones el amor es inútil y mejor superarlo porque no te merecerá la pena. Sin embargo, por desgracia esta pareja se ha convertido en la representante de uno de los mensajes más tóxicos que hay, en buena parte por culpa del enfoque que le dio Beaumont en su plagio (aunque en justicia es un tropo que ya existía, ella simplemente destruyo el verdadero mensaje de la obra de Villeneuve haciendo a esta pareja la exponente del mismo): que una mujer puede convertir a un monstruo en un príncipe con amor. Ese es uno de los peores mitos románticos. Si es que se inventó, literalmente, para que las mujeres tragaran con el maltrato y justificar a los maltratadores porque «los hombres es que son así, no te quejes y aguanta lo que te echen, si eres lo bastante virtuosa y mártir tu amor lo cambiará». Eso no pasa. Personalmente creo que los maltratadores pueden cambiar, pero para ello deben darse cuenta de que lo hacen mal, arrepentirse y deconstruirse activamente; es decir, que tienen que querer cambiar por ellos mismos, no lo hacen por otra persona. Un maltratador no cambia por mucho que lo quieras, más bien tenderá a usar sobre su pareja las tácticas de control y maltrato que tan bien le funcionan porque no verá nada malo en ellas, está acostumbrado a llevar así sus relaciones. Tienes que huir si no quieres acabar muerta o en el hospital en los peores casos, o con la autoestima rota y la personalidad anulada en los «mejores».

Así que ¡basta de usar reinterpretaciones o historias inspiradas en esta como excusa para justificar a maltratadores y decir a las víctimas que aguanten todo «por amor»! No sólo es una falta de respeto a la obra original, es que hace mucho daño. Normaliza el maltrato y la masculinidad tóxica. Luego bien que se culpa a las mujeres que aguantan en una relación de maltrato y se las pone en duda porque «si fuera verdad, ¿cómo es que no lo dejó a la primera?», pues por culpa de este tópico, entre otras cosas. Nadie tiene la obligación de redimir a su pareja y por amor no se debe aguantar nada. Al revés, aunque haya amor, si te hace sufrir hasta nunca. Aunque duela es lo mejor a largo plazo.

img_2538
Miss Bennet y mister Darcy

Esta es algo así como una mezcla de la primera y la segunda, al menos en lo que respecta a la parte que la hace problemática. No es tóxica per se, pero tiene miles de reinterpretaciones y generalmente estas no captan bien el mensaje que quería transmitir la obra. Me explico. En la obra de Austen hay amor, pero este no se entiende para nada como el actual. Austen lo que quería transmitir es que eligieras bien a tu pareja de forma que fuera alguien con quien compartieras afinidad y respeto, porque ibais a tener que aguantar toda la vida juntes y eso es muy duro con alguien con quien no congenias. El problema es que la gente no se suele quedar con dicho mensaje, ni tampoco con la parte de que el amor (entendido como acabo de mencionar) sólo se da cuando les personajes superan sus iniciales prejuicios y conocen mejor a la otra persona, que podría servir para construir una buena historia de amor sano. Por desgracia, la gente ha convertido esta pareja en la representante del tópico del chico que si trata mal a una chica es porque esta en realidad le gusta y no sabe expresarlo de otra manera (lo cual es falso porque el problema de Darcy es que es socialmente torpe y por eso hace comentarios desafortunados, no que pretenda ofender ni tratar mal); unido al de que hacer cosas buenas por una persona compensa las malas que hayas hecho, como si las relaciones fueran un juego de suma cero.

O sea, una representación del tópico «quienes se pelean se desean». Idea muy tóxica porque sirve para justificar relaciones basadas en el maltrato y excusar a quien lo ejercer porque «es que no sabe expresarse de otra forma, es su manera de demostrar que le importas»; además de para perdonar malos comportamientos si luego la persona tiene detalles bonitos. Algo que por desgracia se ve mucho en el tipo de libros que emulan a esta pareja y la comparan con la suya. Las típicas de chico malote que insulta a la chica para llamar su atención, pero luego tiene una escena en que, por ejemplo, la salva de un problema, y eso se usa para hacer ver que tiene un lado bueno. Este tropo es peligrosísimo porque los maltratadores se suelen comportar así: no son malos todo el tiempo sino que te hacen algo malo y luego tratan de compensar y pueden ser un encanto. Pues no, si quieres a una persona la tratas bien siempre y si no sabes comportarte aprendes. Punto. Dejad de comparar parejas que se la pasan tirándose los platos a la cabeza y seguramente reconciliándose con sexo con esta.

giphy

Por cierto, que Austen defendía los matrimonios bien y siempre dentro de tu clase social, así que cuando reinterpretan esta pareja como el típico noble/rico antipático que se enamora de la chica pobre pero orgullosa y se dedican a lanzarse pullas no se si reír o llorar. Seguramente Austen haría lo segundo.

El fantasma de la ópera (Eric) y Christine Daaé

Esta es una pareja que realmente nunca se da en la obra original, sin embargo, tiene una ingente cantidad de personas que la shippea y reinterpreta la obra para que queden juntes, siendo mucho más querida que la verdadera de la obra, que era Christine con Raoul (que tampoco era muy buena, pero eso es otra historia). Algo que me toca mucho las narices porque la relación que tienen es horrible. En la obra original Christine es casi una niña y muy inocente. Al principio es engañada por el fantasma y, posteriormente, chantajeada y amenazada por él y le tiene genuino miedo. Por lo que respecta a Eric, el fantasma, es digno de lástima, pero ello no justifica ni redime sus malas obras. Sí, es un genio que por estar desfigurado de nacimiento ha sufrido que el mundo lo rechace, pero no se puede olvidar que es un asesino, chantajista y manipulador. Su relación con Christine se basa en encapricharse de ella porque cree que tiene derecho a ser feliz y para ello se merece una mujer que lo quiera (sí, como si las mujeres fueran un premio o un objeto que estuvieran ahí para él), para lo que no le importa hacer a Christine infeliz con tal de tenerla a su lado. Por eso, al final, si se redime es justamente porque comprende que debe a dejar ir a Christine y que lo que ha hecho está mal. Y eso es genial porque se puede interpretar la historia como un maltratador arrepentido.

No obstante, mucha gente reinterpreta esa relación como el tópico del hombre torturado que por ello merece amor. Pobre, ha sufrido mucho, toma de premio la justificación a tus acciones y una mujer, que te lo has ganado. Pues no. Ni las mujeres son una recompensa ni el haber sufrido te da carta blanca para ser mala persona. Si la vida te ha tratado mal o has sufrido lo siento mucho, pero la vida es injusta y eso no da derecho a una compensación ni licencia para ser un capullo y que se te tenga que perdonar. Y, obviamente, no te mereces amor romántico; nadie se lo merece porque el amor romántico implica a otra persona y estas no son objetos que se puedan ganar ni merecer. STOP historias donde el hombre es una persona horrible, pero como tiene un oscuro pasado y lo ha pasado mal la mujer tiene que entenderlo en lugar de juzgarlo y al final quedarse con él. Quedaos con el mensaje original: quien tenga demonios internos que se deconstruya, asuma sus culpas y trate de redimirse.

Catherine Earnshaw y Heathcliff

La suya es una historia tóxica que está hecha a propósito para ser tóxica y mostrar que el tipo de relaciones como la que se da entre la pareja protagonista sólo lleva a la infelicidad y al desastre. Sí, tienen amor, pero este es enfermizo y obsesivo porque se basa en hacerse daño cuando interaccionan y no ser capaces de dejarse ir. Son la representación del famoso dicho «El perro del hortelano ni come ni deja comer». Lo que está perfecto porque sirve para mandar el mensaje de que si el amor te hace más daño que otra cosa debes superarlo en lugar de dejarte llevar por los sentimientos, que si no mira a lo que lleva: al sufrimiento y al lado oscuro. Pero, de nuevo, ese no es el enfoque que se da a la relación por la gente (y me refiero a MUCHA gente) que suspira por la pareja y la entiende como la anterior: hombre atormentado que, pobrete, sólo necesita amor. Y que sigue cual mantra la falacia de que el amor es lo mejor del mundo, justifiquemos en su nombre las malas acciones y el sufrimiento y sigamos luchando por una relación que sólo hace daño, porque el amor lo puede todo. Así que hacen parejas que actúan parecido, aunque cambian el final triste y melancólico por uno en el que, pese al amor insano de dos personas cuya relación se basa en herirse mutuamente cuando se juntan y boicotearse cuando están con otras personas, al final todo se perdona y terminan felices juntes.

giphy.gifYo cada vea que veo parejas así que se comparan con o están inspiradas en la de Cumbres Borrascosas.

No quiero repetirme, pero dejemos palmarias las siguientes ideas (y quien vea bonita la pareja anterior y crea que debe acabar en final feliz que las escriba mil veces):

El amor no siempre merece la pena.

El amor no lo justifica ni redime todo.

Aunque haya amor, si te hace daño lo mejor es superarlo.

Don Juan Tenorio y doña Inés

En este caso no es malinterpretación, sino que Zorrilla tiene la culpa. La figura de Juan Tenorio ya existía y la interpretación que se le daba era perfecta… pero tuvo que venir él a cargársela con un nuevo enfoque romántico. Me explico. Juan Tenorio es un violador, manipulador y asesino sin escrúpulos que disfruta arruinando vidas por diversión. Le gusta engañar a mujeres para tener sexo con ellas (y sí, eso es violación porque no se puede consentir si crees que es a una cosa y en realidad es a otra a la que no consentirías, y la otra persona lo sabe y por eso te miente para lograr lo que quiere de ti) y no tiene problemas para matar sin más a quien se interpone en su camino. Es decir, que es un tipo repugnante y, en todas las obras antes de la de Zorrilla, se le muestra como tal y trata en consecuencia, de tal manera que recibe su castigo. Y entonces llegó Zorrilla y tuvo que redimirlo a través de doña Inés.

Lo siento Zorrilla, como poeta eras bueno, pero las relaciones las construías como el culo. Porque resulta que en la versión de Zorrilla don Juan se enamora de verdad de doña Inés al ver lo buena y pura que es (y a pesar de que todo empezó como una apuesta sobre que podía seducirla) y al final gracias a ella merece el perdón en lugar de la condenación pese a todas las mujeres a las que ha violado y la gente a la que ha asesinado (y ojo cuidao que ni siquiera se arrepiente, pero como doña Inés se sacrifica y reza mucho por él pues va al Cielo en lugar de al Infierno como en las demás versiones).

giphy (1)

Como ya he hablado de sobra del tópico de la mujer que redime voy a centrarme en la otra idea tóxica que encarna esta pareja: el hombre que se folla a muchas porque es un machote, pero conoce el amor verdadero y sienta la cabeza sólo con una, porque ella es especial y no como las demás (seguramente porque es casta y pura en contraposición con las otras que son furcias). O sea, misoginia a muerte: al parecer las mujeres dan asco por defecto y sólo alguna honrosa excepción se salva… si demuestra ser lo bastante virtuosa, y todo el mundo sabe que la virtud de una mujer se mide en función de su vida sexual, ¿no?

A parte de la idea de que la pareja es el fin último y la única forma de ser feliz. No, el único final feliz no es encontrar el amor romántico ni este es lo más importante. La gente arromántica o que simplemente no da importancia a las relaciones de pareja existe, ¡basta ya esta idealización extrema del amor y las relaciones! No son lo mejor que pueden pasarte, ni tu felicidad depende de ellas, ni todo lo que hagas antes de tener pareja debe ser un preludio hasta que la tengas porque ese momento mágico cambiará tu vida y forma de ser. Y, obviamente, un hombre al que lo que le guste es vivir la vida acostándose con cuantas pueda sin preocuparse de dar cuidados no va a volverse una pareja fiel e ideal por conocer a una mujer en concreto, más bien tiene todas las papeletas para seguir igual. La creencia en ese cambio es lo que lleva a muchas mujeres a acabar en pseudorelaciones en la que deben ellas cargar con todos los cuidados mientras las utilizan sólo para el sexo.

En definitiva, que si quieres reinterpretar la idea de Juan Tenorio asegúrate de quedarte mejor con la versión de Tirso de Molina: plantea a Juan como la escoria violadora que es y al final dale un castigo si quieres hacer una historia con moraleja.

Tess, Angel y Alec

La historia de este trío es muy buena como tal: critica las injusticias y doble moral que sufrían las mujeres a través de Tess, que es violada y este hecho le destroza la vida porque se la juzga a ella. Sí, triste que aún no hemos avanzado mucho en esto (véase el caso de La Manada). ¿El problema? Que mucha gente interpreta la relación entre les tres como el típico triángulo en el que una chica debe elegir entre el chico malote apasionado que la tienta (Alec) y el bueno y dulce que le convendría (Angel), especialmente desde que cierta autora de cuyo nombre no quiero acordarme pero que se llama E. L. James hizo esa comparación en su infame obra. Y, obviamente, a mi esto me da ganas de gritar y arrancar cabezas. Las cosas claras y el chocolate espeso: Tess es una pobre chiquilla, casi una niña ya que tiene 15-16 años al principio de la obra, que se ve obligada a trabajar para una familia de la nobleza rural para que así sus hermanas no se queden sin sustento. Estando en esa casa el hijo de dicha familia, Alec, la acosa sexualmente de forma continua hasta que al final la viola. Para que no la culpen a ella se va de su pueblo y trata de rehacer si vida. Se enamora de Angel y quieren casarse, pero ella se culpa por no ser virgen, sabiendo que Angel espera que lo sea y aunque no es culpa suya. Cuando Angel se entera de los sucedido la abandona y la pobre tiene que seguir luchando por abrirse paso en la vida con el nuevo estigma de que la hayan repudiado. Y, como Alec sigue obsesionado con ella, se ve obligada a hacerse su amante para que su familia no se muera de hambre al faltar su padre. Finalmente, Tess no lo puede soportar más y asesina a Alec por arruinarle la vida.

¿Me puede decir alguien dónde ve aquí el romanticismo o que Tess «ceda a la tentación» como, por desgracia, he oído varias veces? Alec es hez humana: un acosador, violador  y manipulador que se aprovecha de la necesidad de una mujer. Y Angel es algo mejor, pero igual condena a Tess por algo que no es su culpa, ya que la quiere por la idea de pureza que tiene de la misma. ¡No idealicéis las relaciones de este trío! Quien quiera basarse en esta historia que hable de que los violadores y maltratadores destruyen vidas, o que mantenga el final donde se los cargan. Lo cierto es que Cincuenta Sombras de Grey y similares mejorarían mucho con ese enfoque y el mundo literario sería un lugar mejor.

maltrato-vuela copia.jpg

Lolita y Humbert

Otro caso de novela que está muy bien, pero ha sido malinterpretada hasta el punto de destruir por completo su mensaje. Humbert es un pedófilo que está obsesionado con las niñas prepúberes y viola repetidamente a su hijastra, considerando que ella lo provoca por existir. Y así se muestra en la novela, que presenta a Humbert como el depravado psicópata que es: no le importa manipular (se casa con la madre de Lolita para acercarse a esta última), ni drogar a Lolita para meterle mano sin permiso; ni, por supuesto, siente ningún remordimiento por aprovecharse de una niña de 12-14 años de la que es padrastro y a la que sabe que está destrozando la vida. Lamentablemente, la cultura popular ha dado la razón a Humbert y suele presentar la historia como una de amor en la que una menor seduce a un hombre maduro (la película de 1962 tiene buena parte de culpa). Incluso se ha popularizado el término «lolita» como sinónimo de menores de edad seductoras (y en japonés el género lolicon, contracción de la expresión «lolita complex», sirve para referirse al que muestra sexo con, o atracción por, mujeres menores de edad).

Sip. Os dejo un minuto para que vomitéis.

tumblr_lfndzp5tYS1qbbig9

Cultura de la pedofilia en toooda su extensión. Y encima hay gente que tiene la poca vergüenza de decir que Lolita lo deseaba o consiente porque no se resiste (entendido como luchar con todas sus fuerzas), porque claro, una niña de 12-14 años sabe perfectamente lo que está haciendo en materia sexual, tiene muchas opciones ante un hombre de 40 que, para colmo, es una figura de autoridad de la que depende (su padrastro) y seguro no está entre confundida y aterrada. Si conocéis a alguien que justifique y/o victimice a Humbert o defienda que Lolita es una novela romántica no dejéis que se acerque a nadie menor de edad y empezad a tomar distancias, porque yo no me fiaría ni medio pelo. Así de claro.

Las princesas y príncipes de los cuentos

Esto no es una pareja como tal, pero igual quería criticar el modelo de relaciones que establecen los cuentos. No por nada siguen ahí y aún se cuentan en la más tierna infancia como parte de la socialización.

Si bien la mujer paciente y fiel que ha de esperar al hombre a toda costa cada vez se destierra más, la representación de la mujer casera, buena y abnegada que depende del hombre y vive para él se resiste a morir. Por mucho que ahora se la reinterprete como más fuerte e independiente, la idea de que esto es una fase previa hasta que encuentre pareja persiste y se sigue viendo en muchas obras, donde el protagonismo e independencia de las mujeres llega hasta que alcanzan un final con un hombre y se dedican a tener descendencia. En el fondo es el mismo destino que las princesas de los cuentos, por mucho que el camino para llegar hasta dicho destino haya incluido tener más protagonismo. La idea es la misma: al final necesitas un hombre para estar completa y tu misión es dedicarte a ser madre.

Estaría bien que cada vez que se quieren hacer personajes femeninas se rompiera de verdad esta dinámica y se dejara de incluir siempre el romance como si fuera obligatorio en la vida de las mujeres. ¿Por qué no puede una mujer acabar sin pareja sin que esto sea una tragedia y se de a entender que le falta algo? Y sí, se que también pasa con los hombres, pero con ellos no es un imperativo que su historia tenga que contener romance y pueden ser triunfadores que se centren en su éxito sin que se les eche en cara que no son padres.

051b00ec64e0955373010ef152cc1fe3421192-wm

Reseña Diez (Gretchen McNeil)

Claro ejemplo de que hasta para plagiar hay que saber hacer bien las cosas

Este libro es la millonésima pseudocopia descarada versión actualizada de Diez negritos, de Agatha Christie, y se las arregla para potenciar al máximo todos los defectos que tenía la obra original, eliminar sistemáticamente sus virtudes y, asimismo, alcanzar tales cotas de ridículo que roza la parodia. Y si fuera una parodia todavía, lo triste es que la novela va en serio, así que no sabes si reíste de todas formas o llorar. Mucho.

Ya que la propia autora de esta novela se empeña en compararla con la de Christie yo no voy a ser menos. Así de paso os demuestro por qué compararse con otras obras y/o intentar emularlas, sobre todo si son muy conocidas, suele ser una pésima idea.

the-girl-who-did-nothingLas comparaciones son odiosas, sobre todo para quien pierde.

¡Chan, chan, chaaan!

McNeil VS Christie

Round one: argumento. Three, two, one… ¡Fight!

El argumento es igual: diez personas llegan a una isla, son acusadas de unos crímenes, se dan cuenta de que están aisladas y empiezan a morir una a una. Pero McNeil pensó que lo que necesitaba la historia eran adolescentes con las hormonas revolucionadas, corazones desbocados, sonrojos y suspiros cada pocas páginas. Porque esta es una historia de asesinatos, horror y tal, pero ¿cómo vamos a no incluir algo tan importante como la tensión sexual el amorrr? ¡Seguro que los dos temas se completan genial! Pista: NO.

Round two: personajes. Three, two, one… ¡Fight!

¿Qué en la novela de Christie les personajes son acartonades y típiques? Pues aquí igual, pero en lugar de darle una mínima personalidad a todes mejor limitarnos a tres, no nos vayamos a herniar.

Meg, la protagonista, va de tímida y buena, pero es una hipócrita prima de Bella Swan que juzga y desprecia a todo el mundo para sus adentros (ese es imbécil, esa una estirada) y está más salida que el pico de una plancha (oooh, el chico que me gusta me ha sonreído, hay un cadáver en la casa, pero está guapísimo con esos hoyuelos *babas*. ¡Que horror, otro cadáver! ¡¡Él está buenísimo y yo con estos pelos!! *babas*). Además, al final resulta ser casi más psicópata que la persona tras los asesinatos. DESTRIPE Pese a las muertes y ver a su amiga morir de forma sangrienta acaba feliz porque ha conseguido hacerse novia del chico que le mola. Ni Hannibal Lecter. FIN DESTRIPE

Minnie es amiga de Meg y, con la excusa de ser bipolar, se dedica a tratar a esta como a un felpudo mientras Meg lo aguanta todo por no quedarse sola, pero en realidad está deseando perderla de vista. Da gusto ver amistad verdadera y sana entre mujeres.

Y T.J. es el chico guapo, atlético y popular por el que medio instituto suspira, pero que (¡oh casualidad!) se fija en la chica tímida e impopular porque ella es espacial, no como las otras cien mil con las que se ha liado.

El resto son un grupo indefinido (lo máximo que se dice de elles es el color de su pelo o un rasgo físico aleatorio) al que yo llamo carnaza, ya que sólo están ahí para llenar el cupo de fiambres.

Round three: desarrollo de la historia. Three, two, one… ¡Fight!

Tanto Christie como McNeil dependen de la casualidad hasta lo inverosímil (que suerte que justo la persona que la mente criminal tenía planeado electrocutar es la que tiene un ataque de histeria y corre hacia la puerta electrificada). Pero si Christie es capaz de crear angustia e intriga aquí es imposible tomarse la historia en serio cuando a la prota le da por hacer cosas como preguntarse si de verdad le gusta a T.J. frente a un cadáver empalado aún caliente.

Round four: forma de contar la historia. Three, two, one… ¡Fight!

Si Christie va rotando el punto de vista de les personajes aquí Meg es la única narradora en primera persona. Eso es muy irritante, no sólo porque es una niñata hormonada y repelente (insisto, Bella Swan), sino que encima es imbécil perdida. No os imagináis la desesperación cuando las pistas son evidentes como una patada en la cara y la prota sigue sin sumar dos más dos durante un montón de páginas. Ejemplo: Meg encuentra un diario y una foto de una chica de su instituto a la que marginaban, además, quienes están en la casa han dicho cosas que coinciden con las del diario. Pues la muy mamerta sigue preguntándose si todo es casualidad y cuando (¡aleluya!) llega a la conclusión de que los asesinatos son una venganza se cree una genia.

ll51ee8031¡Menos mal que me lo has dicho! ¡¡Nunca lo hubiera adivinado!!

Round five: desenlace. Three, two, one… ¡Fight!

Christie presenta un final duro y cruel en el que todo queda explicado de forma algo razonable. McNeil tira del topicazo de asesine que, si toda la obra ha sido calculadore y metódique, ahora le da por descubrirse y soltar un monólogo más largo que un día sin Internet (porque de alguna manera tenía la autora que explicar lo que no se ha sabido transmitir de otra forma). Y, para colmo, lo remata todo con un final inverosímil y cliché que contradice la lógica de la historia, se ríe del sentido común de quien lea y hace más aguas que el Titanic. DESTRIPE Meg sobrevive (¿alguien lo dudaba?), ella y T.J. consiguen derrotar al asesino (que muere de forma horrible y estúpida), se juran amor eterno y empiezan a darse el lote mientras llega la policía. FIN DESTRIPE

Bonus round: traducción. Three, two, one… ¡Fight!

Para acabar de rematarlo todo la traducción es una chapuza. Han traducido muchas palabras tal cual en lugar de atender al significado que debería tener la oración en español. Ejemplos:

«Nathan se apoyó contra la isla de la cocina.» Es evidente que han traducido literalmente «isla» de «island» y la frase queda muy rara.

«Unas palabras entraron en fundido en la pantalla.» «Fundido» no significa exactamente lo mismo que «molten» ni se usa en los mismos contextos ¿sabéis?

En serio editoriales, ya sé que estamos en crisis y queréis ahorrar, pero, por favor, no uséis el traductor de Google, que quedáis muy mal.

Sin título

Christie win McNeil K.O.

Sentencia

Lee la obra original o ve cualquier película estilo Sé lo que hicisteis el último Verano, en el primer caso te encontrarás una novela mejor y en el segundo no perderás tanto tiempo.

Reseña y Crítica Feminista a Grey (E. L. James)

La masculinidad tóxica y la romantización del maltrato en toda su gloria

La verdad es que no sabía muy bien cómo reseñar este libro. Como ya han corrido ríos de tinta diciendo todo lo que se podía decir de él, bien podría afirmar que es una porquería que sólo te calentará si lo usas para encender la chimenea, remitirme a lo que he dicho en twitter y quedarme tan pancha. Pero siento en mi cogote el aliento de todas esas profesoras que me amargan la carrera con el dichoso «justifica tu respuesta». Así que sí, el ¡arg! libro (si es que duele llamarlo así) es más malo que mascar piedras pero ¿cómo hace eso exactamente? Atención, que puede servir para quien quiera mejorar su escritura porque esta cosa es una maravillosa ejemplificación de…

Cómo NO escribir una novela

184795_no-soy-un-completo-inutil

1. ¿Trama inexistente que se basa en una sucesión de situaciones absurdas y/o cliché en función de lo que le apetezca poner a la autora? ✓

Parece que se hubieran cogido las escenas más típicas de las películas de sobremesa y los libros de porno barato de 1€ (¿que cómo se lo que sale en el porno barato? Me lo ha dicho una amiga. *Sele silba inocentemente.*), se hubieran tirado al aire y unido sobre la marcha en el orden de caída. Tenemos la escena de desvirgamiento es la que ella mágicamente tiene la tira de orgasmos, los múltiples encuentros «casuales» para forzar la pareja, el momento en que ella se tropieza y él tiene que sujetarla como excusa para que se abracen, etcétera. Todo para llegar a un final absurdo e inverosímil que sólo existe para mantener la intriga (¡ja!) y así sacar más libros.

2. ¿Personajes encarnación de tópicos, sin atisbo de construcción y que cambian según le convenga a la autora? ✓

Christian es el cliché de malote celoso y controlador y Anastasia el de ratón de biblioteca inocente con poca autoestima. No tienen ninguna personalidad más allá y sus actuaciones y reacciones son erráticas e incoherentes, ya que no obedecen a una forma de ser sino a lo que la autora quiere que pase. Ejemplo: Cristian jamás ha mezclado a una sumisa con su familia, pero de pronto decide hacerlo porque, duh, a James le apetecía escribir esa escena.

Sin contar que tanto ella como él parecen autómatas que sólo saben repetir unas pocas acciones ad nauseam. Christian debería estar ya calvo de la cantidad de veces que se pasa las manos por el pelo, y Ana tendría que tener los labios destrozados de las veces que se los muerde.

3. ¿Nula documentación? ✓

James no tiene ni idea de lo que está hablando. Punto. Pero es que ni se ha molestado en saberlo. Se guía por tópicos o directamente se inventa las cosas esperando que nadie se cosque. Y eso vale tanto para el BDSM como para, bueno, TODO. Ejemplo: resulta que para comerciar en un país extranjero no necesitas pedir permisos ni de . Coges la mercancía y personal, los tiras en paracaídas al sitio y ¡voilá! ¡A abrir el chiringuito! ¡Ni aduanas ni leches! Oh, ¿he mencionado que eso Christian decide hacerlo, diciendo que es lo más seguro y fácil, después de que el país le ponga trabas para entrar? Mmm, sí, nada puede salir mal.

Sin título

4. ¿Ni un triste atisbo de literatura? ✓

El vocabulario que se maneja es paupérrimo como si James sufriera alergia a los diccionarios de sinónimos. Y el texto está escrito íntegramente a base de oraciones simples o diálogos de besugos, sin ánimo de ofender a los besugos, seguro que ellos son capaces de diálogos mucho más interesantes y coherentes.

Sin contar que la autora NO sabe expresarse. Es incapaz de transmitir literariamente lo que está pasando o cómo son sus personajes, así que va a lo bruto. ¿Construir escenas? ¿Pa qué pudiendo deletrear lo que pasa? ¿Caracterizar personajes con sus acciones y pensamientos? Naaa, mejor decimos tal cual cómo son. Es decir, cómo la autora quiere que sean percibidos porque, para dejar aún más claro su incompetencia, luego esto no tiene por qué coincidir con lo que se aprecia al leer. Por ejemplo, no deja de repetirse que Christian es un hombre de negocios frío y calculador, pero luego cuando piensa y actúa yo sólo veo a un niñato impulsivo con problemas para controlar su genio.

No obstante, lo peor de lejos son las continuas repeticiones. James esta obsesionada con dar la misma información una y otra y otra y oootraaa vez. No vaya a ser que quede alguna pobre alma despistada que aún no se haya enterado de lo que he dicho ya 3892 veces, lo volveré a repetir por si acaso. Pfff, ni una lechuga en los cuatro estómagos de una cabra quedaría más mascada y remascada. Personalmente esto me resulta molestísimo, siento que James toma a su público por un atajo de imbéciles incapaces de la mínima comprensión. Perdona pero yo no soy tonta, que dirían en Media Markt, y no es agradable que una novela te insulte a la cara.

sin-tituloPara muestra de lo que acabo de decir una captura al azar. Da igual por dónde abras que todo el libro es así.

5. ¿Relleno a casco porro? ✓

Obviamente. Entre la continua reiteración que acabo de mencionar y que la ¿historia? (porque es muy discutible su existencia) no va a ninguna parte, el resultado son cientos de páginas para contar NADA. Chico conoce chica, se suceden escenas tópicas de esas que ves en las pelis estadounidenses de serie B y, de vez en cuando, hay monótonas escenas de sexo por aquí y por allá (no es por sonar cruel, pero la única manera de que esto se parezca sexo fuerte y sin cortapisas es sea la primera novela con sexo que pillas). Terminas de leer y, excepto por la pérdida neuronal, te has quedado igual que al abrir el libro.

Debería estar penado malgastar papel de esta manera. La de lecturas interesantes y con muchísima más calidad que se podrían haber imprimido, como por ejemplo prospectos de medicamentos o etiquetas de champú.

Por qué el mensaje da más asco que el «Club de un baño al año y sólo si es bisiesto»

Podría haber pasado por alto los defectos si no fuera por esto. No en el sentido de que hubiera sido un buen libro, pero al menos me podría haber reído de él por ser tan malo y eso hubiera supuesto que la lectura fuera amena por el cachondeo.

⚠️ ⚠️ ⚠️

Atención, a partir de aquí viene una crítica de feminista talibana, que diría el pacífico y caballeroso Reverte. Si crees que no vas a poder soportarlo sin que tu cerebro entre en combustión y se te llene la boca de insultos y #NotAllMen pasa directamente a la sentencia, por favor y gracias. 😘

(Ala, para que luego digáis que las feministas no pedimos las cosas con educación.)

El libro se marca un combo de mensajes y tópicos machistas, misóginos y tóxicos. Parece que James se hubiera propuesto meterlos todos. A continuación paso a mencionarlos y explicar por qué dan tanto asco.

1. Masculinidad tóxica

Christian Grey es el epítome de la masculinidad tóxica. Con esto me refiero a que su construcción como hombre está hecha a base de tópicos nocivos que buscan auto justificarse con la excusa «es que los hombres son así».

¿Que trata a las mujeres como trozos de carne a los que follarse? Pues no es porque sea un capullo misógino sino porque, duh, es hombre, los hombres es que están salidos. Para que os hagáis una idea del nivel, se presenta como si fuera natural que una mujer le empiece a hablar y él en lugar de escucharla se dedique a repasarla con la mirada y pensar que lo mejor que podría hacer con la boca es hacerle una felación. Hay que agradecerle de rodillas a los hombres que no violen porque, pobretes, la testosterona los domina y no se controlan. Es responsabilidad de las mujeres no provocar con su ropa o comportamiento o existiendo porque de lo contrario si las quieren follar es culpa de ellas.

A esto nos referimos exactamente las feministas cuando hablamos de que los hombres son violadores en potencia. A que hay toda una cultura de la violación, de la que este libro forma parte, que exculpa a los hombres y culpabiliza las víctimas. Su socialización como hombres les facilita y hasta anima a violar porque incluye bombardearlos de forma más o menos sutil con mensajes de este estilo: «es que los hombres necesitan sexo» o «cuando se calientan no controlan», que a la vez sirve para justificarlos.

1-b2d6bzdqm24bcfspnaqpza

¿Que es agresivo? Pues no es porque tenga problemas para controlar la ira sino porque, duh, es hombre, los hombres es que son violentos. Christian usa abiertamente la intimidación y la fuerza para logar sus objetivos y esto le parece perfectamente legítimo. Se presenta como el típico comportamiento de un tío, que debe demostrar quién manda e imponerse por las buenas o por las malas. Ten cuidadito de no provocar que entonces igual le dan ganas de hostiarte por tu culpa. Es aterrador la de veces que Christian piensa que se gustaría azotar a Ana, muchas veces mientras la viola (ver el punto anterior), cada vez que esta hace o dice algo que no le gusta. Y encima te tratan de vender que es encantador por dignarse a no hacerlo. Claro, claro, que buena gente es por comportarse medianamente como un ser humano civilizado. Hacedme la ola, que yo soy tan buena que no atizo a mi vecino cada vez que me despierta con canciones de Carmen de Mairena a las siete de la mañana, y creo que eso sería una razón de mucho más peso que el hecho de que Ana no tenga hambre cuando él decide unilateralmente que es hora de comer.

¿Que es controlador y celoso? Pues no es porque tenga problemas de autoestima y nulo respeto por sus parejas sino porque, duh, es hombre, los hombres es que son territoriales. Eso significa que les importas y tratan de protegerte frente a otros hombres. Porque como Christian es hombre se justifica en que sabe que todos los demás piensan como él, así que cada hombre que aparece quiere follar a Ana y él debe proteger su propiedad.

¿Que es homófobo? Pues no es porque sea un repugnate fascista lleno de prejuicios sino porque, duh, es hombre, los hombres es que tienen que ser muy machotes en el sentido tradicional y estar demostrando su virilidad todo el rato. Lo gay es sinónimo de femenino, no son «hombres de verdad» porque, ¡horror!, ¡les gustan otros hombres! ¡¡¡Como a las mujeres!!! Entonces seguro que son medio tías y eso es repugnante. No hay peor insulto para un hombre que parecerse o ser comparado con uno de esos inferiores seres que son las mujeres.

evitar-la-desigualdad-sexual

Digo yo, ¿dónde están las protestas de las asociaciones de derechos de hombres? El mensaje de este libro es que los hombres cis son violentos maltratadores y violadores en potencia que, mujer que ven, mujer que quieren hostiar, o violar, u hostiar mientras violan. Y perpetúa esos tópicos sobre cómo ha de ser un hombre que hace que se quejen de estar también muuuy discriminados por no poder llorar para no parecer débiles. ¿Dónde están los varonistas/masculinistas haciendo manifestaciones y criticando masivamente este libro con reseñas, artículos, videos, etcétera, para dejar claro que Grey no es un modelo de hombre? ¿Como esto no cuestiona sus privilegios ya no dicen nada? Baia, baia; que casualidad.

2. Romantización del maltrato

Ya se ha incidido mucho en este punto, así que me detendré poco.

Con la excusa del BDSM se justifica y normaliza el maltrato y se establece como ideal una relación desigual consistente en que la mujer se someta al hombre. Él es experimentado y manda, ella ignorante y se limita a obedecer y callar. Esto se plantea no sólo como el orden natural de las cosas, sino también como terriblemente romántico, lo que tiene dos consecuencias muy graves.

La primera es que deja a la mujer como un mero complemento del hombre. Él es una persona completa por sí mismo, pero ella necesita una figura masculina para realizarse como ser humano. Lo que justifica que el hombre sea el centro de la existencia de la mujer. Ni amistades, ni familia, ni trabajo. Todo lo que Ana hace está condicionado a Christian porque depende de su aprobación para validarse como persona, así que acepta lo que sea con tal de lograr la atención del macho alfalfa. ¿Que no me gusta el BDSM? Bueno, se esforzaré porque es el único sexo que él quiere. ¿Que me gusta hacer algo? Venga, lo dejaré porque a él le molesta. Y así. Pese a que intentan vender que hay consenso y negociación es ella la que cede en todo. Él si acaso se digna a concederle algo de vez en cuando como si hiciera un esfuerzo titánico al dejarla vestir como a ella le da la gana, por ejemplo. Ana no consiente porque el consentimiento debe ser libre de coacciones y Christian no acepta un «no» por respuesta, la presiona o manipula continuamente para que actué en función de lo que a él le gusta. Eso no es consentir, es resignarse a regañadientes porque no puedes aspirar a otra cosa y hay que hacer lo que sea para intentar arreglar al hombre.

Este tópico de la mujer mártir que puede arreglar a un hombre con su amor merece un párrafo aclaratorio a parte. Se supone que Christian es un capullo por taras emocionales, pero eso ni justifica su comportamiento ni hace que su pareja sea la responsable de aguantarlo. La mentira de que se puede cambiar a una persona amándola sólo sirve para justificar el maltrato. Personalmente creo que se puede dejar de ser maltratador, pero para eso hace falta darse cuenta, querer solucionarlo y pasar años deconstruyéndose. En la realidad por mucho que quieras a un capullo maltratador y manipulador lo va a seguir siendo, es más, harto probable que usará esto contra ti porque hasta ahora le ha ido bien haciendo eso.

img_2538

La segunda es que al romantizar y normalizar conductas abusivas se perpetúa el maltrato. La literatura forma parte de la cultura popular y si esta muestra que algo es aceptable y común la gente tiende a asumirlo. Es como cuando en el tiempo de nuestras abuelas se decía «mi marido me pega lo normal». Realmente lo veían como algo normal y necesitaban deconstrucción para darse cuenta de que no es aceptable ninguna violencia en absoluto, porque culturalmente estaba asumido y era usual que tu marido te pudiera soltar un guantazo. Aquí lo mismo. Si se enseña que los celos y controlar a tu novia, entre otros muchos mensajes tóxicos que perpetúa el libro, es bonito y aceptable los chicos lo reproducirán y a las chicas les parecerá bien.

Lo anterior que tiene la terrible consecuencia de desactivar las señales de alarma de las víctimas ante el maltrato. ¿No os habéis hartado de oír «si la maltrataba, ¿cómo no lo dejó?» o «¿y no se dio cuenta antes de que era peligroso?» cuando sale a la luz un caso de maltrato? Pues aquí tenéis la respuesta a por qué pasa. Porque la sociedad normaliza el maltrato en sus señales más leves y sólo se escandaliza ante los últimos estadios del mismo, lo que hace que la víctima muchas veces no sea consciente o justifique todo lo que sucede hasta que sea demasiado tarde.

galicia

3. Misoginia y machismo interiorizados

Resulta que la excusa de Grey para ser misógino es que su madre no lo cuidó bien y eso le da carta blanca para despreciar a TODAS las mujeres. ¿Os habéis fijado que en el imaginario colectivo esto nunca pasa al revés? Si es una mujer la maltratada por un hombre y a raíz de ello se vuelve misándrica la acusan de rencorosa, malfollada y mil cosas más. Ahí sí es culpa de ella y no una razón para su forma de actuar y que merece que los hombres sean los responsables de sacrificarse para probarle que pueden ser buenos. Porque generalizar está muy mal, pero sólo cuando se generaliza con los hombres, según parece.

Mujer: Un hombre me ha hecho X y ahora siento rencor hacia los hombres.

Sociedad: #NotAllMen

Hombre: Una mujer me ha hecho X y ahora siento rencor hacia las mujeres.

Sociedad: T_d_s p_t_s

Además, ojo al dato: Christian odia a su madre biológica y se refiere a ella como «la puta adicta al crack» de forma muy despectiva. No niego que no era buena madre porque era prostituta contra su voluntad, se drogaba para soportarlo y a veces se desahogaba con Christian. PERO resulta que quien la obligaba a prostituirse y maltrataba sistemáticamente tanto a ella como a Christian era el padre, ella siempre trataba de cuidarlo cuando no estaba en sus peores momentos. Pues casualmente contra el padre no hay ese odio exacerbado ni Christian lo culpa de todos sus problemas, todo el rencor se dirige hacia su madre. Con un par, James.

Por último, quiero mencionar el detalle de que Christian se cree victima de maltrato por parte de Ana. ¿Cómo es esto posible? Por su tremendo machismo interiorizado. Seguro que habéis oído alguna vez eso de que los hombres maltratan físicamente, pero más mujeres psicológicamente y por eso no las pillan. Bueno, es mentira porque, primero, la mayoría de los maltratadores nunca te ponen la mano encima y, segundo, el maltrato físico requiere previamente del psicológico como condición sine qua non. Para más información investigar sobre el Síndrome de la rana hervida. Sin embargo, esta mentira a calado tanto porque existen hombres a los que les pasa lo que a Christian. A saber, tiene su machismo tan interiorizado que considera natural que Ana se someta a él en todo y si no lo hace siente que lo está maltratando, porque considera que esa sumisión es un derecho legítimo que tiene. Si, por ejemplo, ella no le coge el teléfono inmediatamente porque está ocupada trabajando considera que lo está haciendo adrede para ponerlo nervioso. O si se viste con ropa que él no aprueba o habla con otros hombres considera que lo está humillando. Y lo cree genuínamente y se victimiza por ello.

011

Y ese tipo de machismo interiorizado es bastante más habitual de lo que podría parecer. Si no fijaos de ahora en adelante. ¿Cuántas veces habéis visto u oído, por ejemplo, cosas del estilo «si tu novia se fija en otros o se viste sensual para salir es una guarra»? La mentalidad que subyace es la misma: creo inconscientemente que mi novia me pertenece y todo lo que hace tiene o debe tener relación conmigo, por lo tanto ¡¿cómo se atreve a siquiera a mirar a otros o enseñarles lo que es MÍO (su cuerpo)?! ¡Me está faltando el respeto! Pobre yo, lo que tengo que aguantar por su parte. Buaaa.

Sentencia

Sí que provoca oscuras fantasías, concretamente homicidas.

Reseña A Tres Metros Sobre el Cielo (Federico Moccia) – Parte 2

¿Por qué odias tanto a las mujeres, Moccia?

⚠Contiene muchos spoilers⚠

Continuamos con esta obra cumbre de la literatura universal.

Como decía en la primera parte de la reseña, Moccia está convencido de que sus personajes masculinos son muy graciosos, muy ingeniosos, muy simpáticos y muy guays. Por contraste, tengo el firme convencimiento de que cree que las mujeres somos un conjunto de cabezas huecas que no nos enteramos de nada y que en lo único en lo que pensamos es en noviOs, en ropa y en estar guapas, pues en eso se basaban la grandísima mayoría de las conversaciones que mantienen los personajes femeninos.

Por otro lado, ellas son tratadas en función de su físico. Parece que no se puede resistir a que cada vez que describe a una mujer dice si es guapa o fea, o está gorda o no, acompañado de otros comentarios enormemente sexistas, dando igual que sea una de las chicas de la trama principal u otra que salga esporádicamente.

Este trato también lo reflejan sus simpatiquísimos personajes, que tratan a las chicas de la misma manera que el autor. Ninguno de ellos trata a las mujeres como iguales. Por lo general, las tratan con prepotencia, con un aire de superioridad asqueroso. Y, cómo no, hay una normalización brutal de todo esto. Insisto, no hay ni ápice de crítica a estos comportamientos sino todo lo contrario: lo describe como si fuera todo divertidísimo.

En esta entrada voy a poner algunos ejemplos concretos para que os hagáis una idea general del nivelazo y, para terminar, haré una breve referencia al final.

La fiesta donde surge el amor entre las dos parejas principales

Ambas parejas se conocen en una fiesta donde Step y sus amiguitos se colaron y estuvieron haciendo cosas muy divertidas: robarles a los invitados, acosar a las chicas, tirar comida a mala hostia a los invitados para hacerles daño, romper jarrones, cargarse el mobiliario, etc.

En este idílico contexto es donde Pallina y Pollo, la mejor amiga de Babi y el mejor amigo de Step, se conocen y de una manera extremadamente romántica: mientras él le robaba el dinero del bolso y se burlaba de ella. Pallina, cuando por fin consigue que se lo devuelva  ya desvalijado, en lo primero en lo que se preocupa es en esconder un tampón que aún estaba dentro del bolso porque… ¡vaya a ser que lo vea el chico! SOCORRO, UN TAMPÓN, ESCÁNDALO. Si te lo ve, no le vas a poder gustar al chico que te acaba de robar, Pallina, ¿cómo se te ocurre? ¡Qué humillación que un chico vea que tienes un tampón en el bolso! El chico se ríe y le dice que si tiene la regla no la invitará a cenar ni nada porque si no luego… k asen? ajjjaja k s ase kn una tia si no es foyar?¿?¿ xdddddd. Qué divertido. Me parto. El caso es que a pesar de la gracieta y de lo prepotente que se muestra él con ella, empiezan a salir juntos. El chico la invita a cenar con el dinero que previamente le robó a ella WAJAJA. Me parto, tío, Moccia, qué dominio de la comedia.

1

Pasemos a la pareja principal del libro, Babi y Step, y ojo porque lo que viene a continuación podría ser perfectamente la situación más asquerosa del libro.

Se conocen cuando la chica va al instituto en el coche con su madre. Él se fija en ella y empieza a perseguirla con la moto y a molestarla. Pero es la segunda vez que se ven la definitiva. En la misma fiesta, Step empieza a acosar de nuevo a Babi quien está con su novio. La chica, cansadísima, acaba lanzándole coca-cola a la cara (normal, y para mí se queda corta), cosa que al parecer justifica que Step termine cogiéndola de las piernas (y nadie de su alrededor se digna a intervenir, por cierto) y la meta en la ducha, poniéndole el agua caliente para que se queme. Aquí os dejo con un extracto y veréis lo asustada que está ella y lo gracioso y agudo que es él:

“—¡No! ¡Socorro! ¡Ayudadme!
Step retrocede, le coge las manos, abriéndoselas sin gran dificultad.
Babi decide cambiar de táctica. Trata de hacerse la simpática.
—Venga, va, perdona. Ahora bájame, por favor.
—¿Qué quiere decir por favor? ¿Me tiras la Coca—Cola a la cara y ahora me dices por favor?
—Vale, cometí un error al tirártela.
—Ya sé que cometiste un error.
Step entra en la ducha, se agacha y se coloca bajo la alcachofa.
—Pero el daño ya está hecho. Llegados a este punto no me queda otro remedio que darme una ducha, si no luego dices que estoy pringoso.
—Claro que no, qué tiene que ver. —Un chorro de agua le da de lleno en la cara, ahogándole las palabras en la boca—. ¡Imbécil! —Babi se agita tratando de evitar el agua, pero Step la sujeta dándole la vuelta para que se moje por completo—. Déjame, estúpido, déjame bajar.
—Justo lo que hacía falta, una buena ducha helada para calmarte un poco. ¿Sabes que es muy bueno alternar el agua fría con la caliente? —Coloca el termómetro en el rojo. Del agua empieza a salir humo. Babi chilla aún más fuerte.
—¡Ay, quema! ¡Ciérrala, ciérrala!
—Mira que sienta verdaderamente bien, ensancha los poros, facilita la circulación, llega más sangre al cerebro, así se razona mejor y uno entiende que hay que comportarse bien con la gente… Ser amables y puede que hasta servir una Coca—Cola en lugar de tirarla a la cara.
Schello entra en ese momento.
—Rápido, Step, vámonos. Alguien ha llamado a la policía”.

Sí, efectivamente, alguien tuvo por fin la genial idea de llamar a la policía. Es entonces cuando la amenaza con volver y “lavarle la boca con jabón”, cual niña pequeña que no se ha portado bien, porque a ella se le ha ocurrido mandarlo a tomar por culo. Uf, qué locura, con lo majo que es el chico.

Minutos más tarde la reconoce en la calle. “No se olvida fácilmente a una mujer que insiste tanto para darse una ducha con uno” comenta Moccia. WOOOJAJAJAJAJAJA. Qué tío, qué ocurrencia. No puedo parar de reír.  Pues bien, Step y sus amiguitos empiezan a perseguirlos en sus motos a ella y a su novio, destrozándole el coche y partiéndole la cara de un señor que pasaba por ahí e intentó mediar. La chica, después de que su novio saliera por patas, le ruega a Step que no la deje sola y que la lleve a casa. Él no desaprovecha la ocasión para llamarla gorda, hacerle comentarios de tipo sexual, humillarla un poco más… Pero nada de esto importa. Ella siente miedo, pero se sube a la moto con él y lo abraza, sintiéndose bien. Genial.


Paolo, el hermano de Step. Otro tío la mar de majo

Esta escena tampoco tiene desperdicio. Step va al trabajo de su hermano Paolo a pedirle dinero. En este sitio, trabaja su secretaria quien es objeto de actitudes muy degradantes y ofensivas.

Empieza a relatarnos, por ejemplo, cómo Paolo le mira el sujetador:

“—Sí, dígame. —Paolo deja de revisar las cartas para dedicarse por completo al sostén de la secretaría y, acto seguido, a aquello que le tiene que decir”.

 Ai k piyin xddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddd

Step, al ver a la secretaria, le comenta:

“—Caramba, eliges bien a tus secretarias. —Step da una vuelta completa y se vuelve a colocar frente a su hermano—. Di la verdad, te la has tirado, ¿verdad? O te la has tirado o lo has intentado y ella no ha querido. En este caso, despídela, qué más te da”.

WAJAJAJA si no kiere foyar kntigo pa k la kieres xddddd cmo s a podido atrever a desirt k no tio despidela, k grasioso ajjjajajajaaa

 Step amenaza a Paolo con que, si no le da el dinero, “le arranca las bragas a la secretaria”:

 “Entonces, querido hermanito, si no me das enseguida doscientos euros cuando entre tu secretaria le arranco las bragas”.

WOOOJAJAJA k diablin k ocurrencia m parto xdddddddddd

Al final, cuando le da el dinero, Paolo se arrepiente porque habría estado muy bien ver a la secretaria desnuda y su hermano arrancándole las bragas.

“Paolo mira a la secretaria. Su bonito cuerpo. La falda perfecta e impecable que cubre sus piernas torneadas. Tal vez su hermano tenga razón. Imagina a la secretaria medio desnuda y a Step arrancándole las bragas. Se excita”.

Y añade:

“¡Qué gilipollas! Debería haberle obligado a hacerlo. Si Step no le devolvía el dinero, aquel iba a ser su peor negocio de los últimos años. No, no el peor”.

WOOOOOOJOJOJOJO povre ermano lo k abria molao ber cmo estep biolava a la secretaria xddddddddddddddddddd

not-funny

Marco, el exnovio de Babi

Esto también es digno de comentar. Para su aniversario, le hace un juego a Babi súper cursi. Él le dejó notas en distintos puntos de la ciudad y ella debía ir buscándolas y acertando dónde estaba la siguiente. Con cada una de ellas le iba regalando la ropa que a él se le antoja, incluida ropa interior. Esto que parece tan romántico, a mí me recordó más bien a alguien que pide, por ejemplo, una pizza  a domicilio y manda que le pongan los ingredientes que le da la gana a su gusto y que se la traigan a casa calentita. Cuando ya están en su casa, la chica no quiere mantener relaciones con él y se cabrea con ella. ¿Para eso se he gastado el dinero? Vaya timo:

“Marco es dulce y tierno e insiste un buen rato para obtener algo más. En vano. Solo tiene el placer y la suerte de ver cómo está sin la parte de arriba, eso es todo. Más tarde la lleva a casa. La acompaña hasta la puerta y la besa tiernamente disimulando aquella extraña rabia.
Piensa en toda la caza al tesoro, en lo que se ha gastado. El tiempo que ha empleado para componer aquellas frases en rima. Los sitios que ha elegido y todo lo demás”.

Claudio, el padre de Babi

Este hombre también tiene detalles graciosísimos. Vamos con uno de ellos, en el que está viendo la tele:

“Da una bocanada a la pipa mientras hace un recorrido por los canales de televisión. Sabe de antemano dónde detenerse. Unas muchachas descienden por una escalera lateral canturreando una estúpida canción y mostrando sus senos turgentes”.

Su mujer le habla, y enseguida que se vuelve a ir vuelve a poner rápidamente la tele:

“Pero, en lugar de las bellezas de antes, se tiene que conformar con un ama de casa que, enmarcada por un alfabeto, trata de hacerse rica”.

Ajajajajjjja povre ombre una ama d casa k poco secsi xddddddddddddddd

En otra ocasión se va con su yerno Step y liga con una joven brasileña. Sí, lo normal, que un señor mayor ligue con una chica que podría ser su hija. Con este respeto la describía Step:

“—Bonito culo, ¿eh? Es brasileña. Las brasileñas tienen un culo maravilloso. Al menos eso dicen. Yo no lo sé porque todavía no he estado en Brasil, pero si son todas como Francesca… —Step se bebe divertido de un solo trago media cerveza”.

 

La mujeres que no le gustan a Moccia

Observad cómo cambia la descripción si se trata de una mujer que no le gusta. Con este rechazo describía Step a la novia de su hermano:

“Lo de Manuela no se le pasará nunca. Hace seis años que están juntos y no da muestras de ir a ceder. Todo un cardo y, por lo que le ha parecido entender, hasta debe de haber tenido alguna historia por su propia cuenta. Sin contar a su hermano, no alcanza a imaginarse qué otro loco podría tener una historia con Manuela. Fea, antipática y hasta pedante. Una sabelotodo. No hay nada peor. Pobre Paolo. En el fondo, es asunto suyo. Yo me tiraría a la secretaria”.

“No hay nada peor que una sabelotodo”. Ahí me lo ha dicho todo. Si es que para qué hablaran las mujeres. Cn k estén wenas k mas da xdddddd

La Giaci y el estereotipo de la “solterona”

La Giaci es una profesora severa y amargada que les hace la vida imposible a sus alumnas, entre ellas a Babi. Moccia alimenta el más que trillado estereotipo de “la típica solterona amargada que como no tiene ni marido ni hijos tiene que joder al personal y sólo la quiere el perro”. Es que, claro, sin un machote al lado no hay felicidad.

Otra moraleja: las mujeres somos muy malas

La culpa de que Step se comporta así la tiene… ¡una mujer! Normalmente, en libros, animes o pelis, cuando el galán de turno se comporta de manera “extraña” es porque tiene una historia muy trágica detrás para que sintamos pena y entendamos y excusemos su comportamiento. En el caso de Step, también se nos quiere hacer ver que tiene una justificación, pero yo llego a la conclusión de que se comporta así porque simplemente es idiota. Se nos explica que antes era un chico muy responsable y estudioso pero que por culpa de su madre cambió. ¿Qué es eso tan horrible que le ha hecho su madre? Serle infiel a su padre. Imperdonable. No sé cómo es el padre, pero si es igual de encantador que el hijo podemos intuir por dónde van los tiros.  O sea, nos pasamos medio libro viendo como los tíos hacen lo que les da la gana con las tías, infidelidades incluidas, pero eso de que lo haga una mujer es gravísimo.

Pues bien, esto ya es suficiente excusa para que el niño dé la pataleta de su vida y se comporte como un crío de 5 años (cuando esto ocurre está en el último año de instituto, por lo que ya se le presupone un mínimo de madurez). Por eso se echa a perder y pasa a ser de una joya de niño a una mala persona, un gamberro y un imbécil, todo por culpa de su madre, de una mujer, ¿quién si no?

El final

Vamos al final. *Saca violín*. Tenemos a nuestro héroe Step destrozado en la víspera de Navidad… ¡Y es que Babi le ha dejado! Echemos un vistazo a la desolación de nuestro héroe con este fragmento:

🎻Luego se apodera de él un extraño sufrimiento. No lo necesita. Está solo. Aquella idea le hace sentirse aún peor. No tiene hambre, ni sueño, no siente nada. Permanece así boca abajo. Sin saber por cuánto tiempo. Paulatinamente, vuelve a ver aquella habitación en días más felices. Cuántas veces, por la mañana, al despertarse, ha encontrado los pendientes de Babi sobre su mesita; cuántas veces su reloj; cuántas veces han estado juntos en aquella cama, abrazados, enamorados, deseándose. Sonríe.
Recuerda sus pies fríos, aquellos diminutos dedos helados que ella apoyaba sobre sus piernas, más calientes. Después de haber hecho el amor, cuando se quedaban allí, charlando, mirando la luna por la ventana, la lluvia o las estrellas, igualmente felices, ya hiciera frío o calor. Acariciándole el pelo sin importarle lo que sucediese fuera, a pesar de las guerras, los problemas del mundo, las calles nuevas, la gente. 🎻

crying

Deambulando por las calles navideñas sin rumbo…

🎻Más tarde, mientras camina entre la gente, ve los coches con parejas felices en su interior, sumergidos en el tráfico festivo, con los asientos llenos de regalos. Sonríe. Es difícil conducir cuando ella se abraza a ti, cuando quiere meter por fuerza las marchas y no es capaz, cuando tienes una mano sola para llevar el volante y, a la vez, amar. Sigue caminando entre falsos Papá Noel y olor de castañas cocidas, entre guardias con el silbato y gente cargada de paquetes, buscando su pelo, su perfume, la confunde con otra que camina apresuradamente y se ve obligado a frenar a su corazón decepcionado. 🎻

😭Después de esto te quedas pensando QUE-TE-JODAN, NIÑATO  por qué tanta crueldad en el mundo. Un chaval que siempre fue un cielo y la vida lo golpea con esa brutalidad. Es tan hermoso que esté tan hecho polvo, se podría morir, joder este sentimiento agridulce llamado amor. 😭

Con este aflicción y desasosiego te deja el libro, y pensé “por fin he acabado esta mierda” dejándote un vacío en tu interior imposible de llenar.

Venga, a pastar.

Reseña A Tres Metros Sobre el Cielo (Federico Moccia) – Parte 1

Sigo preguntándome dónde está la gracia

⚠ Contiene spoilers a diestro y siniestro. Si vais a leer esta maravilla de libro no sigáis leyendo, aunque os hago una recomendación: NO PERDÁIS VUESTRO TIEMPO EN ESTA NOVELUCHA ⚠

Ya os he dado la tabarra con varias reseñas de libros cuyo mensaje machista era digno de denunciar, pero os aseguro que ninguno de ellos llega al nivel de éste. En esos otros libros la misoginia podía ser más o menos visible, pero en esta ocasión estaría (casi) convencida de que cualquier persona se daría cuenta sin necesidad de darle mucho al coco. No obstante, estamos hablando de un autor conocidísimo y de una novela de la que se ha hecho hasta una película, así que la gente o no se ha dado cuenta (mal) o se ha dado cuenta pero le ha dado igual (peor).

Debido a lo mucho que quiero comentar, he dividido la reseña en dos. En la primera parte haré un análisis más general y en la segunda me centraré más en la maltrecha imagen de la mujer que se desprende del libro y el maltrato que recibe ésta por parte del autor y sus personajes.

Argumento y personajes

Roma. Un chico macarra muy guay y una chica inteligente y disciplinada se conocen y, como no podría ser de otra forma, surge el amor. Tan simple y estereotipado como eso.

Stefano Mancini, “Step”, es el protagonista masculino. El señor Moccia nos lo quiere vender como un chico gamberro, muy guay y muy gracioso por el que suspiran todas las chicas del barrio. En realidad, es un niñato prepotente, hipermachista y violento al que no logro encontrarle la gracia en ningún momento.  En resumen, es un personaje que reúne todos los requisitos para odiarlo.

1

Babi Gervasi es la protagonista femenina. Estudiosa, inteligente y con fuerte sentido del deber. Sin embargo, no se da cuenta de lo tóxica que es su relación con Step y, aunque éste la trate mal y ella se enfade, acaba pasándole por alto todo.

Pallina Lombardi. La mejor amiga de Babi. Mucho más despreocupada tanto en estudios como en la manera de vivir que su amiga. De destacar, por ser de lo poquísimo positivo del libro, es la amistad que ambas mantienen.

En cuanto a los simpáticos amiguitos de Step me pregunto: ¿cuál de ellos es más imbécil? Otra vez Moccia parece querer hacernos ver que son un grupo de chicos enormemente cool que se divierten y nos hacen reír. Al parecer, ser una pandilla de delincuentes que roban, pegan palizas y acosan a las chicas es algo graciosísimo.

Por ejemplo, el mejor amigo de Step, Pollo, se supone que es un chico muy “simpático y alocado”, según palabras textuales de Wikipedia. A mí me pareció más bien, como el resto de sus amiguitos, un estúpido sin dos dedos de frente y un delincuente sin puñetera gracia. A pesar de ello, y de que cuando se conocen Pollo trata fatal a Gallina Pallina, ésta se enamora de él.

Impresión general del libro

Es un libro que entremezcla la misoginia a nivel extremo, violencia gratuita y pasteleo barato.

Es difícil encontrar alguna escena que fuera simplemente neutral, donde los personajes no hicieran ningún tipo de comentario sexista o no actuaran de manera machista, violenta (contada con todo lujo de detalles) o simplemente odiosa. Ante ello, el autor hace ver que no tiene importancia. Los personajes se olvidan rápido de las barbaridades que hacen o dicen y se queda en que esas cosas son lo más natural del mundo. En muchísimas ocasiones se lo toma como algo jocoso con comentarios que, estoy segura, a él se le antojaran ingeniosos y divertidos, pero que son de muy mal gusto.

Y es que todo es extremadamente gracioso. Estos chicos tan guays delinquen, roban, pegan palizas, hacen carreras ilegales, tratan a las chicas como ganado… pero Moccia le imprime a todo esto un carácter pretendidamente cómico. Que entran a una fiesta ajena y se ponen a robarles a los invitados WAAJAJAJA. Que si le pegan una paliza a alguien WWWWWWWWAAAJAJAJAJAJA. Que si dicen todo tipo de comentarios sexistas y acosan a las mujeres WOOOOJAAAAAJAJAJAJA. Es un humor fino, sutil y sobre todo elegante. Curradísimo para que cualquier individuo con cero empatía con el resto de la humanidad pueda troncharse.

2

En otras palabras, las situaciones que plantea Moccia como divertidas y graciosas, para mí son odiosas. Sin embargo, las situaciones pretendidamente trágicas que nos presenta para mí son bastante placenteras y hasta cómicas. Curioso.

La historia de amor me parece tan estereotipada, tan “una de tantas”, sin ningún elemento novedoso, que en ningún momento me inspiró nada. Como decía al principio, chico macarra y chica estupenda se enamoran, teniendo sus más y sus menos. Entre sus menos, situaciones que bien podrían considerarse de violencia de género. Entre sus más, situaciones de un nivel de cursilería no aptas para diabéticos.

3

Luego tenemos a Pollo y Gallina Pallina. Otra vez lo mismo pero en su versión “segunda división”. Pollo, aunque igual de gamberro que Step, no es tan guay, y Gallina Pallina, aunque igual de chica pija que Babi, no es tan inteligente. De nuevo, a pesar de lo imbécil que es el chico, a ella parece no importarle.

Para concluir esta primera parte, diría que es un libro más de historias románticas para adolescentes, con sus valores de mierda que, en esta ocasión, están a un nivel aún más vomitivo. Desde luego, si os gusta la literatura de calidad y las historias de amor sanas y bien llevadas, NO LEÁIS ESTA COSA.

En la segunda parte os daré más motivos para convenceros de que hay cosas infinitamente mejores en los que invertir vuestro tiempo.

Reseña iBoy (Kevin Brooks)

He vuelto, ¿me echabais de menos? ❤

Hoy es el turno de este libro de Kevin Brooks, iBoy. Cuando Selenita me lo “recomendó” para hacerle una reseña, pensé: “madre mía, esto me suena a libro de adolescentes tostonazo” y, efectivamente, era un libro de adolescentes tostonazo. Pero ahí estaba yo, aprovechando mis escasos ratos libres por tierras niponas para enfrentarme a lo que viniera (sí, gasté tiempo de mi estancia en Japón para leer esto, realmente entregada a la causa).

1

⚠Como siempre, antes de empezar, os aviso de que puede contener spoilers, así que en caso de que queráis leeros esta sublime obra y maravillaros con sus impredecibles giros argumentales no leáis esta reseña (nótese el sarcasmo).

Igualmente, como es sana costumbre en este blog, comento que es una reseña que trae crítica desde el punto de vista 🌸feminazi🌸 así que, por favor, POR FAVOR, no me vengáis con que “qué pesada eres con el feminismo, soy un machote y me siento oprimido con tu hembrismo buabuabua” ⚠

Vamos al lío.

Tom Harvey es un chaval que vive en un barrio marginal londinense. Su vida cambia en el momento en que un teléfono móvil impacta contra su cabeza, al parecer lanzado desde una de las ventanas de una vivienda. ¿Qué pasa después del castañazo? Pues lo normal: se le quedan incrustados microchips del móvil en el cerebro y ahora, con tan sólo usar su mente, puede conectarse a Internet, hacer llamadas, hackear, electrocutar a gente, reventar móviles ajenos o (atención porque es tremendamente útil) borrar grafitis de las paredes mágicamente.

Estos superpoderes le vienen de perlas para llevar a cabo su venganza. Su amiga Lucy acaba de sufrir una brutal violación en su propia casa, perpetrada por una serie de individuos de una banda callejera.

A partir de ahí se desarrolla una trama en la que se nos va explicando la vida nada fácil de Tom, que vive en un barrio en el que el clima de violencia y conflicto entre bandas callejeras está a la orden del día. En este ambiente, y mientras va descubriendo poco a poco sus nuevas habilidades, irá llevando a cabo su tarea de averiguación de quiénes son los culpables de la violación de Lucy para poder llevar a cabo su venganza.

A lo largo del libro se suceden innumerables escenas a todas luces absurdas. Es Ciencia Ficción, de acuerdo, pero eso no justifica el reguero de situaciones grotescas que se van dando con ausencia de explicaciones. Eso sí, cuando las hay, son tan inverosímiles que rozan la parodia y te da la sensación de que el señor Brooks te está tomando el pelo. (SPOILER TOCHÍSIMO, selecciona el texto para leer) No me puedo resistir a comentar, a modo de ejemplo, esa escena final donde a los malos les peta el móvil porque PATATAS y les estalla dejándolos muertos o desmembrados. CATAPLUM. Una delicia de escena (FIN DEL SPOILER TOCHÍSIMO).

Sin título

No falta el romance entre Tom y Lucy. Ella, cuyo papel en la trama se limita a ser la víctima y que se pasa todo el libro sin salir de su casa, ve al chico como el héroe que restablecerá la justicia. Y eso es justamente lo que más me ha sacado de mis casillas: el papel de Lucy.

Quiero remarcar que no es ni mucho menos algo exclusivo de este libro, sino que desgraciadamente se repite hasta la saciedad en otros libros, videojuegos, películas, etc. Argumentos en los que se ve (¿en los que veo?) clarísimamente el estereotipo de género y la dicotomía que se desprende del papel hombre-mujer, es decir, sujeto-objeto respectivamente.

Me explico. Lucy no aporta nada a la trama salvo el de ser la víctima, cumpliendo a la perfección con el estereotipo de “damisela en apuros” o “mujer en el frigorífico”. Ella es violada en su propia casa por varios chicos y por motivos de los que ni ella tiene la culpa, sino su hermano. Es decir, estos chicos tratan de vengarse del hermano violando a la chica. Situación que se traduciría en que el titular del “honor” de ella es su hermano o, lo que es lo mismo, que el sujeto es él y ella “su” objeto.

Cuando se entera Tom, como no podría ser de otro modo, busca vengar a su chica. Ella se convierte en la excusa para que Tom tenga su trama y sus motivaciones. Ella es el objeto, tanto de venganza como de ser vengada en una trama en la que sólo personajes masculinos muestran una actitud activa.

Especialmente asqueroso me pareció la manera en que se regodean en la desgracia de Lucy y los matones la toman con ella, cuando ella no hace nada en todo el libro, insultándola o amenazándola. Sospecho que este recurso del autor no responde a otro motivo que el de propiciar que el protagonista siga ahondando en su ira y pueda llevar su venganza aún más justificada. Es decir, como si el sufrimiento de Lucy fuera una especie de estímulo para que la trama continuara.

Ella se limita a eso, a sufrir. Se encuentra destrozada, débil, desvalida e incapaz de hacer algo. De manera que el papel de Lucy es pasivo, irrelevante, plano, no aporta nada, no tiene personalidad propia: su personalidad se basa en ser una pobre y desgraciada chiquilla que sueña con que su príncipe azul la rescate y haga justicia. Ella es el objeto a rescatar. Es él el encargado de hacer justicia, y ella sólo espera a que se haga dicha justicia. Sin él todo habría quedado igual, en una injusticia.

Y para colmo de los clichés, cómo no, el héroe, una vez que ha finalizado todo con éxito, consigue el amor de la chica. Lo has hecho bien, pues toma, aquí tienes tu trofeo: la chica.

3Esto resume el papel y la importancia de Lucy. Muy triste y asquerosamente machista.

Para concluir, y hablando de nuevo en general sobre el libro, hay que destacar que es de muy fácil lectura, muy simple, enormemente predecible y, como vengo comentando, lleno de clichés. En pocas palabras, lo resumiría del siguiente modo: ameno pero simplón, estereotipado y absurdo.