Reseña Love Hina (Ken Akamatsu)

¿Qué love ni qué niño muerto? Fanservice Hina

Sí, voy a meterme con esta obra que tantos adoran y consideran el rey de los harem. Y sí, me ha parecido estúpida, aburrida, repetitiva y un largo etcétera; pero, como dijo Jack el Destripador, vayamos por partes y ensañémo…, quiero decir, reseñemos objetivamente.

El argumento puede resumirse en que un chaval quiere entrar en la Universidad de Tokyo porque de pequeño le prometió a una niña que estudiarían juntos ahí y luego se casarían. Al ser la única que lo ha mirado en su vida, se aferra a eso aunque no pueda recordar su cara ni su nombre (lo que hace la desesperación). Como es un inútil no consigue entrar, así que sus padres se hartan, le dan la patada y se tiene que ir a la posada Hinata, que se ha transformado en una residencia femenina. O sea, típica historia de un perdedor que, por razones más ilógicas que un talibán suicida con casco, termina rodeado de mujeres hermosas que se acabarán enamorando de él.

Sin título

 —peRRo EhZ Ke kUAhndO ZaLiò sHì HerA oRRiJinAL
— No, es de los primeros de esta temática que se han dado a conocer fuera de Japón, pero los harem existían desde muuucho antes.

Siempre digo que no es lo que se cuenta sino cómo se cuenta, aquí el problema es ese cómo. Alguien debería revisar el diccionario de Akamatsu por si han cambiado la definición de «gracioso» por «situaciones tópicas contadas de la manera más estúpida posible», y la de «interesante» por «repetitivo hasta la nausea», eso explicaría muchas cosas. Hay una delgada linea que separa el humor absurdo de lo absurdo a secas; Love Hina la supera por treinta pueblos hasta el punto de ser una sucesión de momentos ridículos, o comprometidos, o ridículamente comprometidos. ¿Ejemplos? el protagonista está paseando y, como que no quiere la cosa, le cae una furgoneta encima; o está hablando con una chica se tropieza y, casualmente, le baja las bragas. Cada vez que la historia amenazaba con ponerse mínimamente seria o emocionante el autor contraatacaba, y aunque algunas de las situaciones son divertidas las primeras cinco o seis veces, a las veinte o treinta como que habían perdido interés, ya a la cuatrocientos mejor me callo lo que pensé porque este blog es para todos los públicos.

El aliciente se supone es averiguar con quién se queda el protagonista, y digo se supone porque es tan predecible que hasta Sandro Rey lo adivinaría en el primer tomo. Y no, no después de leerlo, después de ver la portada.

Pasemos a fustiga… ejem, analizar a los personajes. Hoy tengo un montón de lapsus.

Keitarou Urashima, el mentado protagonista. Inútil para los deportes, más tonto que Abundio, con el atractivo de una nevera por detrás, tan torpe que parece que entrena y fracasado en todo lo que intenta. Nobita de Doraemon con diez años más para haceros una idea. Ve a las chicas desnudas o les mete mano constantemente. Pero ojo, no es que sea un pervertido sino que tiene la peor suerte del universo y, sin querer, acaba en situaciones eróticas. ¡Que desgraciado! Aunque tampoco es de extrañar que no quiera, la mayoría de dichas chicas son tan bestias que Rocky Balboa les duraba medio asalto. ¿Por suerte? Keitarou es inmortal. Da igual que le peguen, lo lancen por los aires o le ataquen con todas las armas existentes, siempre sobrevive y tenemos que seguir aguantándolo.

Sí, este manga parte de que es graciosísimo ver a chicas maltratando a chicos, asunto que se toma a cachondeo porque, ya sabéis, las mujeres son débiles. ¡Ni que estuvieran al mismo nivel que los hombres y también pudiera considerarse una agresión seria y despreciable!

Sin título

Naru Narusegawa. DESTRIPE La que acabará llevándose a Keitarou. Lo he puesto como destripe, pero si no os lo oléis desde el principio… espero que vuestro sueño no fuera ser detectives. FIN DESTRIPE Ostenta el título de «Hostiadora Principal» y su papel se resume en: pegar a Keitarou, pegar a Keitarou por hacer algo pervertido, pegar a Keitarou porque no lo quiere, pegar a Keitarou por mirar a otra chica en lugar de a ella, pegar a Keitarou sin ninguna razón y… ¿he mencionado pegar a Keitarou? Lo anterior me ha hecho desarrollar la teoría de que este en realidad es masoquista, la que más le gusta es la que más lo maltrata.

Sin título¡Oh, síii! ¡¡¡Dame más fuerte Naru!!!

Motoko Aoyama, la practicante de kendo calmada y seria (¡ja!). Como buena tsundere, se dedica a darle espadazos a Keitarou hasta en el carnet de conducir. Al principio porque lo odia o, en defecto de la anterior, por hacer algo pervertido. Luego, al percatarse de que le gusta ¡le da aún más espadazos para disimularlo!

Shinobu Maehara, la lolita llorona, tímida e inocente hasta lo exagerado. Es de las primeras en enamorarse de Keitarou, pero no es capaz de decírselo y se conforma con mirarlo y hacerse ilusiones mientras suena la música de una mala película adolescente. Se la pasa gimoteando por todo u escandalizándose cuando la gente habla de algo tan subido de tono como los besos. Debería meterse a monja de clausura de todas formas no notaríamos su ausencia.

DESTRIPE Kanako Urashima, la hermanastra de Keitarou e hija secreta de Mortadelo, tiene una habilidad para disfrazarse que ya quisiera Johnny Depp. Esta enamoradísima de Keitarou desde siempre, pero jamás se plantea decírselo cuando este está más solo que la una, sólo se declara cuando ya tiene a otra que le gusta para estar segura de que no la corresponda. FIN DESTRIPE

Kaolla Su, la extranjera del grupo y tan hiperactiva que parece que se inyecta cafeína en vena. Por supuesto, lo anterior es una excusa para que haga cosas indecentes «sin querer». Es que claro, ¿cómo va a saber la pobre muchacha que ponerle a alguien las bragas en la cara (sin quitárselas, por si os lo preguntabais) se puede malinterpretar? Si eso se hace en todas partes. ¡La culpa es de los japoneses por ser tan puritanos!

Mitsune Konno, apodada «Kitsune», que significa zorra (en el sentido de que es muy astuta y no en el que todos habéis pensado, ¡cochinos!). Es la tetona liberal, interesada y despreocupada a la que sólo le importa emborracharse y sacar tajada de cualquier situación. Lo mejor que se puede decir de ella es que tontea con Keitarou a propósito y no trata de hacerse la inocente y pudorosa, al contrario que las otras, que son una panda de falsas.

Mutsumi Otohime, torpe y tan enfermiza que no deberían dejarla salir de la UVI, por su bien y el de los que están a su alrededor. Es más gafe que Conan Edogawa y allá donde va provoca accidentes, naufragios y, lo que es peor, fanservice a mansalva. Keitarou pasa de ella aunque también sea de las pocas con las que no tiene que preocuparse por que le partan la cara cada treinta segundos. No obstante, casi que mejor, tanta incompetencia junta podría implosionar el universo.

Sentencia

Patético intento de comedia picante para menores con un anti héroe gafe e imbécil de protagonista.

Anuncios

Reseña Kannazuki no Miko (Tetsuya Yanagisawa)

Buen intento, pero lo que importa es el resultado

¿Los que parecen adolescentes normales resultan ser los elegidos de una profecía y tener poderes especies? ¿Sólo ellos pueden manejar unas máquinas que son la última esperanza de la humanidad? ¿Se ven obligados a afrontar un destino que los hace desgraciados? ¡O Dios mío, esto es el culmen de la originalidad! Bueno, igual nos suena de algo. Vale, ya lo hemos visto mil veces, ¡pero oye! Hay amor, batallas épicas y mitología, ¿qué más se puede pedir? La respuesta es muuuchas cosas, como coherencia y buen manejo argumental, por ejemplo. La idea tiene potencial, pero no cuaja porque esta tratada con una maestría digna de Mortadelo y Filemón. Los elementos mencionados, más que combinarse, se suceden «a cachos», como si estuviéramos ante un collage en el que se fueran poniendo al azar partes (algunas que no pegan ni con cola y hay que echarles súper glue) de romance, peleas o mitos.

La mitología merece un párrafo aparte para decir que he visto creepypastes de Pokémon con más sentido. Parece que a la hora de escribir el guión dijeron: «Necesitamos una excusa para sacar mechas y hacer los amores imposibles, ¿decimos que lo hizo un mago o buscamos un par de leyendas antiguas y las nombramos al azar? Venga, lo segundo mismamente». Y por favor o por dinero, que alguien me explique que tienen que ver los dioses de antaño con robots gigantes.

Sin títuloVoy a echar la típica escenita de celos entre colegiales y un duelo entre mechas, a ver que sale.

La forma de contar la historia provoca que sucedan cosas a las que les falta sentido, sobre todo común por parte de los personajes. Llamadme rara, pero si me encontrara en una situación comparable al inicio de La guerra de los mundos echaría a correr, cogería el primer vuelo que saliera del país y al bajar del avión seguiría corriendo; sin embargo, aquí parece que lo llevan bien. ¿Ataques de histeria?, ¿problemas derivados de los destrozos?, ¿¡preguntarse qué diablos está pasando!? Naaa, sigamos con nuestra vida, aquí no ha pasado nada. He oído que los japoneses son gente muy tranquila, pero de ahí a ver algo así y al día siguiente salir a la calle tan pancho hay un trecho. Y si después de vivir lo anterior alguien me dijera que está preocupado por cómo organizar una cita dudaría seriamente de su salud mental. DESTRIPE Aquí después de que el pueblo termine medio destruido, al aparecer máquinas humanoides gigantes, todo el mundo vuelve a la escuela o trabajo y se comporta con normalidad. Y, al poco tiempo, Souma y Himeko quedan. ¡Sí que se han tomado bien lo de que se acerca el fin del mundo! FIN DESTRIPE

Además, a ratos sospechaba que estaba ante una forma secreta del Gobierno Japonés de detectar a detectives y videntes. Así se explicaría que la trama tenga más agujeros que un queso gruyer. El objetivo era que el espectador hiciera un ejercicio de deducción y adivinación, porque esa es la única manera de entender cómo y por qué suceden la mayoría de las cosas basándose en el par de datos que te dan (cuando se sienten lo bastante generosos como para dártelos en lugar de dejarlo todo en el aire). DESTRIPE El hermano adoptivo de Souma tiene relación con la profecía de las sacerdotisas, pero no dicen cuál ni por qué. Se supone que todo está destinado y luego Souma y Chikane pueden cambiarse de bando como el que se cambia de ropa, esta última sin consecuencias. Y el final es una fumada que no aclara cómo salvan el mundo ni por qué Chikane es capaz de reencarnarse cuando le da la gana. FIN DESTRIPE A lo mejor es que yo no he superado. Sí, será eso y no que el anime pretende abarcar mucho y lo deja todo a medias.

Ya nos hemos ensañado bastante, digooo… ya hemos analizado de forma seria y objetiva la historia. Ahora hablemos de los personajes.

Chikane Himemiya es guapa, inteligente, hipócrita simpática, con un cuerpazo y la mejor en estudios y deportes. Sin contar que tiene una fortuna que no se consigue ni trabajando dos vidas (en un negocio legal, claro) y vive en un pueblo lleno de gente sin vida propia que se dedica a adorarla. Sí, su marysueismo golpea cual patada voladora de Chuck Norris. Lo único que le da puntos y la hace tolerable es ser el personaje más complejo (aunque con la competencia que tiene se podría decir que es la única con algo de complejidad), pero cuando le da por hacerse violadora te dan ganas de coger esos puntos y tirarlos por un barranco, y a ella detrás.

Sin títuloEsto le hacía yo a quienes justifican agresiones sexuales en el nombre del amor.

Himeko Kurusugawa es la típica chica mongola ingenua, dulce y patosa que no se valora, pero luego resulta (¡o casualidad!) que tiene detrás a los más deseados del lugar. Al menos no es todo el rato una idiota sin personalidad, ni una inútil total (aunque unas collejas para espabilarla no le habrían venido mal). Pero también pierde el poco encanto que tenía cuando le da por actuar como si las agresiones sexuales no tuvieran importancia.

Y Souma Oogami es el héroe abnegado dispuesto a hacer lo correcto aunque no consiga nada a cambio, o sea, todo un caballero andante, sólo que en vez de tener un caballo blanco tiene un robot gigante, que es más moderno. Su apología del deber por el deber sin plantearse siquiera otra opción emocionaría al mismísimo Kant. Una pena que no se profundice más en su historia, tenía potencial, pero termina siendo un típico bueno más plano que una chancla.

Los villanos son de traca. Su deseo de destruir el mundo tiene sentido y podrían haber sido profundos e interesantes de estar trabajados. Sin embargo, excepto la hermana Miyako y Tsubasa (que pedían ya no a gritos sino con focos y cohetes que los trataran en mayor profundidad), están mal planteados, peor logrados y no te los puedes tomar en serio. DESTRIME Especial mención a la mangaka, que se la pasa currando porque tiene que entregar un capítulo (¡¿?!), pero vamos a ver, que vas a destruir el mundo, ¿recuerdas? Y de la chica-gato mejor ni hablar. FIN DESTRIPE Son los típicos enemigos «carne de cañón» que solo están ahí para que los buenos les pateen el trasero (de la manera más estúpida posible) y así demuestren lo buenos buenísimos que son. Su nivel de patetismo es tal que rozan la parodia y no sabes si reírte o sentir pena por ellos.

Sin títuloEsos enemigos cuya única posibilidad de matarte es de un ataque de risa.

A los secundarios no los nombro porque a muchos no se han molestado ni en ponerles nombre, así que ya os podéis hacer una idea de lo importantes que son.

Sentencia

Esto tenía madera para ser un buen anime que mezclara leyendas, guerras y sentimientos, pero se ha quedado en uno típico y cutre.

Reseña Highschool of the Dead (Daisuke y Shouji Sato)

La basura hecha anime

Dead es como deseas estar después de haber visto esta bazofia. Si decides verla y eres normal, te recomiendo tener a mano varias bolsas para vomitar por lo que pudiera pasar.

highschool No puedo hacer un análisis del argumento de este anime (no lo quiero ni llamar anime, así que a partir de ahora lo llamaré por un nombre que se ajuste más a la realidad: mierda), salvo que es lo más simple y poco original del mundo (apocalipsis zombi y adolescentes que van de listos, guao, ¡no me lo esperaba!). Comento la razón: todo queda eclipsado por un ecchi exagerado y nauseabundo que provoca que no te tomes en serio nada de lo que estás viendo. Es el típico “ponemos la trama como excusa para poner tetas”.

Describiría esta mierda como una colección de insultos hacia el buen gusto en general y hacia las mujeres en particular. Un homenaje más a la misoginia. Las chicas no son tratadas como seres humanos. Son tetas de formas imposibles, culos y poco más. Cosas. Objetos pensados para pajilleros de esos que no tocarías ni con un palo.

Les enfocan las tetas, el culo y las bragas en los momentos más inverosímiles: cuando están luchando contra los zombis, cuando están siendo devoradas por los zombis, cuando huyen por los pasillos… Por no decir que hasta durmiendo parece que están teniendo orgasmos.

Psicológicamente, las chicas de esta mierda son unas inútiles con inteligencia casi nula y con dependencia emocional total de los tíos.

hsotdEl público objetivo al que va dirigido esta mierda

Cuando ves el tipo de personaje femenino que ha creado Daisuke Sato, el autor, te das cuenta de que es un machista de mierda que lo ha hecho a medida de machistas de mierda. Las chicas sirven como objeto sexual para que se les alegre la polla y a la vez las pueden llamar zorras a gusto. Dos pájaros de un tiro. La hipocresía de siempre.

Personajes masculinos

  • Takashi. El guay. El macho dominante. Maltratador y celoso. Por supuesto, se convierte en el líder del grupo. ¿Cómo no iba a estar un pene al mando? Además, como en todo harem que pretenda cubrir las fantasías de su público pajillero, te lo pintan como a un nice guy poseedor del “efecto Axe” y todas las chicas del grupo están enamoradísimas y todo el día en celo a su alrededor.
  • Hirano. Un friki pringao, que parece ser que la intención era que fuera gracioso. Y sí, me parto, ¿no me véis? Tiene por la cara la capacidad de disparar cualquier arma mejor que los profesionales del ejército, para que os hagáis una idea del nivel de coherencia y realismo de esta mierda.
  • Shido-sensei. Clásico personaje manipulador y cabrón al que se nota que lo han hecho muy asqueroso a propósito, supongo que para que nos olvidemos de lo asquerosos que son los demás personajes, sin conseguirlo porque están a la par. Es malo porque sí y no tiene ningún tipo de motivación ni parece que quiera lograr nada con ello.
  • Zeke. Un perro que sólo está para poner una mascota mona en el grupo. Aunque para mí es el mejor personaje porque no habla y es el mejor construido del grupo en comparación.

Estereotipos sexuales Personajes femeninos

  • Rei. La niña mona y “perfecta” destinada a ser la novia del prota, nada más que decir.
  • Takagi. La típica tsundere. Se supone que es una genio, pero en realidad hace poco más que decir estupideces con cara de estreñida e intentar llamar la atención de Takashi.
  • Shizuka-sensei. La profesora cachonda y voluptuosa hasta la deformidad (tiene más tetas que cabeza). Directamente es gilipollas, inútil y tonta del culo. Sólo sirve para añadir el estereotipo de rubia tonta buenorra y para pasearse en bolas creando fanservice.
  • Saeko. La samurái. Parecía un personaje interesante porque no es tan dependiente como las otras tres inútiles. Aunque no nos flipemos: cuando la ponen a luchar con un atuendo consistente en un delantal y un tanga, comprendes que en realidad la función del personaje es la de las otras tres. En el fondo es el clásico estereotipo de chica peligrosa con tintes de dominatrix que te imaginas con su fusta katana diciendo “chico malo”.
  • Alice. La loli. Cuando creías que no se podía ser más repulsivo, y que al menos aquí iban a tener un poco de decencia y dignidad, te das cuenta de que no se olvidan de su público pedófilo. Por cierto, no parece afectada por el hecho de que su padre haya sido asesinado cruelmente delante de sus narices. Ella es una loli, debe dar felicidad a su público.

Relación Takashi-Rei

En el primer capítulo tenemos a nuestro caballeresco protagonista Takashi propinándole una buena hostia a la chica que “ama”, Rei, porque le ordena abandonar la clase y ésta se niega. Para colmo, Rei ha tenido la poca vergüenza de creerse libre y rechazar en un principio al galán protagonista, cosa que éste le recrimina constantemente. Él está celosísimo pero a la vez tontea con todas las chicas del grupo. Luego la chica se dará cuenta de lo equivocadísima que estaba y ahora no puede vivir sin él. O más bien sin un macho porque, muy convenientemente, el novio de Rei es el primero y único que muere y en cuanto eso pasa, sin mostrar ningún sentimiento ni reflexión al respecto, Rei se empieza a tirar encima de Takashi.

high school of the deadEl protagonista usando a su novia, y en concreto a las tetas de ella, a modo de barricada para disparar a los zombis, en un desprecio absoluto por su integridad física. Y sí, la chica parece que está teniendo un orgasmo

Otros aspectos

Atuendos. Los chicos, con ropa hasta el cuello. Las chicas, cuando van más recatadas, usan el uniforme escolar consistente en una falda-cinturón y una camisa ajustada para que apreciemos bien la forma de sus pechos. Después varias variantes: en bragas y sujetador (que al parecer no sirve de nada, porque las tetas le botan cada vez que dan un paso), tanga, camisas que con dos gotas se transparentan o directamente en bolas.

hsotd2Chicas listas para luchar y chicos listos para luchar, respectivamente. ¿Machismo y cosificación de la mujer? ¿Dónde?

Tetas. Las tetas de esta mierda tienen el caso más claro de “complejo de súper Mario” que he visto nunca. No sólo se la pasan botando de forma inverosímil, es que además cambian de tamaño en cada fotograma.

Intento de violación. En esta escena cuya víctima es Rei sacan hasta el más mínimo detalle de cómo el violador le toca las tetas y se las estruja en un ejercicio descarado de morbo para que el espectador disfrute.

Escenita en el baño. Se resume, de nuevo, ¡oh, sorpresa!, en tetas y caras como si estuvieran teniendo orgasmos sucesivos y simultáneos (sí, ambas cosas). Escena que combinan con otra de los dos chicos, insisto, tapaditos hasta el cuello, hablando de cosas serias e importantes como la supervivencia y la causa del virus que las chicas no podemos entender, mientras de fondo se oyen los gemidos y las risas de las chicas en el baño (sí, en mitad de un apocalipsis zombi y con sus familias en paradero desconocido parece que no son conscientes de la situación. Al parecer las tías somos gilipollas).

Frases célebres. Esta mierda está plagada de frases célebres, eso sí, de la época medieval: “hazle caso: el hombre ha hablado”, “nosotras cuidaremos de la casa”, “los hombres nos encargaremos de ir para ver si es seguro”, “Protejamos a las mujeres y a los niños”, “Te confío a mi hija para que la protejas”. Uhhh, todo es tan progre que me emociono.

Conclusión

Comprenderéis que después de ver esta mierda, mi salud mental y física (que se lo digan a mi estómago) se ha resentido bastante. Y es que un zombi putrefacto y pestilente es todo un primor en comparación a los repugnantes “valores” que derrocha esta mierda. Que sea tan famoso entre la chavalada me deja perpleja y asustada.

Mi calificación es un 0,1 sobre 10, siendo generosa (el decimal es por los zombis, que me parecen majos). Por lo demás, repito, es una mierda de anime.

Reseña Tengen Toppa Gurren-Lagann (Hiroyuki Imaishi)

Esto es tan malo que es genial

Después de ver este anime no sabía si reír o llorar, lo que sí tenía claro es que los creadores deberían dedicarse a los juegos de azar (sin habérmelo pensado me ha salido un pareado); es la primera vez que veo semejante capacidad para invertir la Ley de Murphy. Para realizar esto parece que los guionistas hubieran asistido a un cursillo sobre «cómo destruir el género shounen desde dentro» y escrito sobre la marcha un guión tratando de incluir todos los estereotipos habidos y por haber. ¿Resultado? La mejor parodia involuntaria que he visto.

¿De qué va la cosa? Estamos en un futuro muy lejano en el que los humanos viven refugiados en poblados subterráneos. En uno de esos poblados vive un pringado niño normal y corriente llamado Simón, que es excavador. Un día, mientras hace su trabajo, desentierra por casualidad un robot que resulta ser especial y mejor que todos los demás (jamás lo hubiera adivinado). Entonces aparece otro robot (que aquí se llaman ganmen) que empieza a atacar el pueblo, pero Simón, un amigo suyo y una chica en bikini (no, no es broma) que viene del exterior consiguen derrotarlo. En la superficie se enteran de que unos hombres-bestia controlan los ganmen, deciden enfrentarse a ellos y los vencen gracias a los poderes especiales del suyo (que giro argumental tan inesperado). Luego otros, impresionados por su estupi… ejem, espíritu, por su gran espíritu de lucha, se van uniendo a su cruzada y al final de sus batallas acaba dependiendo el destino del mundo (pero que increíble sorpresa).

Podéis tomaros un minuto para recuperaros, soy consciente de que tanta originalidad junta impresiona. Y eso sólo es el argumento, ahora paso a los personajes. Estos acaban siendo tantos que podrían organizar su propio mundial de fútbol, pero como soy una persona muy vaga ocupada me limitaré a los más importantes.

Simón el excavador. El personaje principal que pasa de ser un marginado cobarde a un héroe, por supuesto, en cuestión de meses y sin apenas esfuerzo, entrenamiento y esas cosas sin importancia. Como todo protagonista que se precie, tiene traumas y le suceden un montón de desgracias para que nos de penita; aunque parece que lo lleva bien, tan pero taaan bien que yo propongo canonizarlo. ¿Juan Pablo II? ¡Bah! Este tío sí que tiene una capacidad de recuperarse y perdonar que ni Jesucristo. DESTRIPE ¿Muere mi «hermano»? Me deprimo unas semanas y lo supero. ¿Me abandona mi gente? Entiendo que estaban pasando por un mal momento. ¿Mi mejor amigo me traiciona y manda matar? Un instante de debilidad lo tiene cualquiera. ¿Muere mi mujer el día de la boda? Mala suerte, al menos ha sido una ceremonia preciosa. FIN DESTRIPE Por lo menos evoluciona algo a lo largo de la historia. Eso le da puntos. Hay demasiados como él que tras cuatrocientos capítulos y tres mil batallas siguen siendo los mismos imbéciles que conocimos en su momento.

Kamina, el líder del grupo y alguien cuya personalidad y acciones son tan increíbles, en el sentido literal de la palabra, que siempre deja a los otros con la boca abierta; y dentro de esta serie eso es decir mucho. Es el rey de la tontería, el presidente del club de los pervertidos, el santo patrón de las exageraciones y una de las razones principales de que esto sólo pueda considerarse como una parodia (aunque hay muuuchas más). Si hubiera tomado un chupito cada vez que hace o dice alguna estupidez me habría dado un coma etílico en el primer capítulo. DESTRIME Y cuando murió no sabía si lamentarme por no poder reírme más de él o pensar que lo único raro era que no se lo hubieran cargado antes. FIN DESTRIPE

Yoko, francotiradora de profesión y exhibicionista por devoción. Su ropa para la guerra consiste en la parte superior de un bikini y unos pantalones-bragas, que para más inri lleva desabrochados. Creo que en algún momento se dio cuenta de que iba demasiado ligera de ropa, así que decidió arreglarlo poniéndose ¡una bufanda! Si es que ya se sabe, el cuello es una zona muy erótica y no es cuestión de ir provocando, además, así se protege de resfriados en un clima claramente desértico, todo son ventajas. Al menos no es una damisela en apuros, ni una chica de relleno para dar fanservice y luego forrarse vendiendo figuras y hentais de ella; que también, pero al menos no es sólo eso aunque su «pechugonismo» aumenta conforme avanza la serie.

Sin títuloTodos los que encontraron esta imagen decidieron ver el anime por su gran argumento.

Nia, la antítesis de la anterior: dulce, inocente y no enseña las tetas. Pero sobre todo es inmutable porque. Ella. No. Cambia. Nunca. Da igual que sea abandonada, secuestrada, amenazada, maltratada y viva una guerra, seguirá siendo cariñosa, confiada e inclinada a pensar bien de la gente. Aunque esto quizá se deba a que sufre uno de los casos más graves de atontamiento que he visto nunca. DESTRIPE Si solo fuera así al principio todavía, pero años después sigue estando demasiado en Babia como para entender la propuesta de matrimonio de Simón. Aunque el anillo con su buen pedrusco sí se lo queda, así que tan tonta no es. FIN DESTRIPE Entre su incapacidad para enterarse de lo que pasa a su alrededor, los efectos de sus comidas y los ojos que tiene para mí que le hecha alguna droga a las ollas con la excusa de que es aliño.

Viral, el rival (sin habérmelo pensado me ha salido otro pareado). Es el típico enemigo noble con el que los protagonistas mantienen una relación de odio-competición y que aparece para retarlos de vez en cuando, llevándose siempre su paliza de rigor, lo que sólo le anima a seguir intentándolo. DESTRIPE Al final decide aplicar el dicho «si no puedes con el enemigo únete a él» y se cambia de bando. Y, por supuesto, los otros no sólo confían en él sin reservas sino que le dan un puesto clave en su ejército, pese a que lleva años intentando matarlos. FIN DESTRIPE

El argumento y los personajes mencionados se unen para crear multitud de situaciones a cual más surrealista y/o cliché, como si los creadores compitieran consigo mismos y no pudiesen dormir por la noche de no superarse. Además no hay sorpresas, sabes que los buenos ganarán por ser buenos y los malos perderán por ser malos. Porque sí, esta es una de esas series donde es irrelevante que los protas desconozcan la palabra estrategia y se lancen de frente contra alguien más fuerte y con muchísimos más recursos (aunque tampoco es que los enemigos sean muy listos ni capaces, viéndolos me preguntaba cómo no habían perdido antes, luego volvía a mirar a los buenos y lo entendía); también da igual que los muelan a palos, haciendo todas las burradas que se les ocurran y por desfavorable que sea la situación, con gritar «¿quién coño te crees que soy/somos?» o «aunque sea imposible hay que echarle huevos» surgen los poderes especiales de su ganmen y ganan con un ataque o transformación nueva. Pero hay que admitir que dan ganas de seguir viendo capítulos sólo por descubrir cómo se desarrollarán y exagerarán hasta lo esperpéntico situaciones ya vistas miles de veces.

Lo único que le reconozco al anime es que tiene una gran banda sonora que acompaña perfectamente a lo que pasa y que, muy importante, no tortura al espectador con relleno.

Sentencia

Genial; como sátira. Lo triste es que va en serio. Cuando te das cuenta de eso descubres cuán bajo ha caído el género.

Reseña Mirai Nikki (Sakae Esuno)

Creo que se ha equivocado señor mangaka

Un juego en el que sólo puede quedar uno. Unos diarios que predicen el futuro. Un dios cruel. Un amor obsesivo e imposible. Una obra bastante regular, mal planteada y peor desarrollada. ¿Cómo es posible? Pues porque da la impresión de que el mangaka ha publicado, en lugar de la historia bien planteada y trabajada, un primer borrador. De esos que se escriben sobre la marcha para recoger todas las idéas que tienes, y que cuando luego los repasas se te cae la cara de vergüenza de la cantidad de sinsentidos y estupidesces que has puesto.

El marco es que Deus ex Machina, el dios del tiempo y el espacio, se está muriendo y tiene que nombrar un sucesor. Pero claro, no puede elegir a alguien y luego morirse sin más, ha de distraerse el tiempo que le queda. Como se ve que sus poderes le permiten alterar las leyes de la física, pero no instalarse Internet y televión por cable decide organizar un torneo de supervivencia y cederle su puesto al ganador. Para ello elige a doce personas, a cual más perturbada, hace que sus diarios muestren el futuro y les dice que se maten entre ellas.

¿A que suena genial? Lo de la competición en la que sólo puede quedar uno no es original, pero ¿quién no se mantiene en vilo al ver cómo actuan los humanos en una situación límite? El manga habría sido muy interesante… si saliera algo de eso. Porque los protagonistas se comportan como si no pasara nada. ¿Estrés, esconderse, hacer planes para descubrir a los demás dueños de diarios, desconfiar de los que ya conoces? Naaa, deja, deja, vamos al colegio y a pasear por la calle tan panchos. Si por casualidad conocemos a otro de los usuarios confiamos en él a la primera de cambio, total, no es que sea nuestro rival y tenga interés en matarnos. DESTRIPE Yukiteru confía en el policía y la sacerdotisa sin problemas, además de aliarse varias veces con la terrorista, que, para más inri, ya ha intentado asesinarlo. FIN DESTRIPE Ajá. Claro. Tiene mucho sentido. Yo digo que la lógica también participaba en el torneo y fue la primera en caer, eso explica que no haga mucho acto de presencia en ningún momento.

Sin contar que Esuno parece olvidar lo que ha presentado anteriormente y va contando las cosas según se le ocurren, sin tener en cuenta la coherencia del argumento, así que este hace aguas hasta el punto de formar un tsunami que se lleva por delante cualquier tipo de credibilidad. Por ejemplo, un día los protagonistas son criminales buscados por la policía y al siguiente esta se olvida de ellos y los deja seguir haciendo su vida. Para mí que hacen esto:

Yukiteru: Hemos robado un arma, herido a un agente, tomado rehenes y participado en actos de terrorismo. Esto nos va a traer muchas consecuencias.

Yuno: ¡Qué va! Mira, pongo el truco del GTA para reducir el nivel de búsqueda y nos bajan las estrellas.

Pasemos a los personajes. La Virgen. Son más cambiantes e incoherentes que el desarrollo.

El protagonista masculino, Yukiteru Amano, es un marginado a un paso de ser un hikikomori, cuya vida consiste en escribir en su diario y llorar por lo solo que está. Pero que no os de pena, si no tiene amigos es porque es un asco de persona: espera que estos le ayuden y se arriesguen por él, pero luego bien que los deja tirados y rodeados de enemigos cuando no los necesita. DESTRIPE O directamente los asesina cuando se meten en su camino. FIN DESTRIPE Y eso le parece perfecto y ni se siente culpable ni vuelve a pensar en ellos para nada. No hay más que decir de él porque es un pusilánime que casi no pincha ni corta nada en una historia que se supone que es la suya.

La protagonista femenina es Yuno Gasai, o cómo intentar hacer un personaje complejo e interesante y fracasar miserablemente. Su definición en dos palabras sería: yandere inestable; es cariñosa, metódica, asesina a sangre fría o histérica, según convenga. Supuestamente nos lo tenemos que creer porque tiene enfermedades mentales. Buen intento, pero los transtornos han de tener una justificación y estar trabajados. Limitarse a decir «tiene problemas psiquiatricos» para explicar la volubilidad de un personaje tiene la misma credibilidad que decir «lo hizo un mago». Lo único que se mantiene estable en la personalidad de Yuno es ser una acosadora obsesionada con Yukiteru después de que este le hablara una vez y no volviera ni a saludarla; verídico.

Sin títuloYuno en estado puro.

Por cierto, el truco de reducir el nivel de busqueda no es el único que sabe. Yuno está ultra chetada y adquiere habilidades de la nada cuando las necesita: puede ganar a adultos en una pelea cuerpo a cuerpo, hacer deducciones que ya quisiera Light Yagami, conseguir y usar armas (sean blancas o de fuego) como una profesional y levantarse después de recibir una puñalada (que se cura ella sola, sin ir al hospital ni medicinas, en dos días; sí, verídico). Jo… pelines con la tía.

El resto de personajes son igual de increíbles, en el sentido literal de la palabra. Entre los demás usuarios de diarios tenemos a mujer de Oriente Medio que, curiosamente, tiene nombre japonés y no es musulmana, además se hizo terrorísta (¡en solitario!) porque le molaba llenar sitios de bombas por control remoto; un niño de párvulos que entiende de venenos y electricidad, además de ser capaz de montar pruebas tipo Saw; un ciego con superoído y complejo de superhéroe que, pese a ser invidente, puede usar la hipnosis; un criador de perros asesinos y antropófagos, etcétera. Eso sí, todos tienen en común que se comportan de forma estúpida para que los protagonistas puedan sobrevivir cuando a Yuno no le da tiempo a teclerar el truco. Por ejemplo:

He matado antes y no tengo problemas en volver a hacerlo si eso sirve a mis intereses, además, me encuentro en un juego de supervivencia donde tengo que eliminar a los otros. Resulta que tengo a dos de mis rivales indefensos, ¿qué hago?:

A) Los mato.

B) Los mato.

C) Los mato, leñe.

D) Voy a perdonarlos/salvarlos, hoy me siento buena persona.

Por si alguien lo dudaba, eligen la D). Luego, cuando son ellos los rerrotados y se los cargan, se preguntan cómo han podido perder y qué es lo que han hecho mal.

Sin título

Visto lo anterior, mi sentido arácnido, desarrollado sobre la marcha para la ocasión (como las habilidades de Yuno), me advierte de que Esuno se limitaba a crear situaciones emocionantes para mantener la tensión y, como luego no tenía ni puñetera idea de cómo salir de la camisa de once varas en la que se había metido, optaba por tomar el camino fácil (e inverosímil) y ponía lo primero que se le ocurría.

La conclusión es la guinda del pastel. Porque, total, siendo que la lógica y la coherencia llevaban agonizando desde el principio, era casi de piedad darles el tiro de gracia y poner un final que contradice todo lo presentado hasta el momento y no pega ni con cola. DESTRIPE Se fuerza un desenlace feliz en el que Yukiteru se enamora del esperpento de Yuno, y esta, a su vez, se cura de su locura gracias al amor y recupera los recuerdos de su segundo yo. Así ambos pueden ser felices en un tercer mundo, en el que también están vivos y contentos todos los que habían muerto. FIN DESTRIPE

Una pena. Mirai Nikki tenía unas ideas interesante que, manejadas con maestría, podrían haber dado un resultado estupendo, pero están tan mal trabajadas que la historia se hunde por su propio peso.

Sentencia

Como primer borrador resulta prometedor, como historia ya concluida es un fiasco en prácticamente todos los sentidos.