Reseña La Caída de los Gigantes (Ken Follett)

El escritor de culebrones baratos que se creía escritor de novela histórica

AVISO: la siguiente reseña es especialmente sangrienta (aunque si estáis aquí supongo que será por la sangre, ya que por mi belleza o las galletas no va a ser), pese a que el libro en cuestión no es realmente malísimo como otros aquí reseñados (le he dado 2 estrellas en Goodreads). ¿Por qué el ensañamiento entonces? Porque resulta que aquí Follett comete exactamente los mismos fallos que en Los pilares de la Tierra, su primera novela «histórica» (notense las comillas, son intencionales) y en la que podía asumirse que eran fallos debidos a su inexperiencia; no obstante, esa primera novela la escribió en 1989 (antes de que yo naciera) y está salió por 2010. Si en un tiempo que es literalmente casi tan largo como mi vida NO ha sido capaz de mejorar NADA ya no son fallos de principiante, es que no sabe escribir (o es extremadamente vago y se niega a mejorar, quién sabe, en cualquier caso ninguna de las opciones es buena). Y dado que he tenido que aguantarlo ahora me pienso desahogar. Jojojo, allá voy.

V37UGyz - Imgur

1. A mi no me engañas, tienes de escritor de novela histórica lo que yo de física nuclear.

Las cosas claras y el chocolate espeso: considero que Follett es un escritor súper sobrevalorado que escribe folletines, de historicidad bien poca más allá de estar ambientados en otra época. Si fuera una mujer me apuesto algo a que sería considerado un escritor de novelas rosas de mero entretenimiento y nadie lo vería como a un «autor serio». He dicho.

giphy.gifNo retiro ni una coma del párrafo anterior, pero me voy a justificar.

Eso sí, reconozco que Follet es un genio poniendo títulos. Tu ves cómo se llaman sus obras y te evoca algo profundo, te hace creer que el libro tratará temas serios de forma respetuosa. En este caso, ¿no os hace pensar que el libro va a tratar sobre cómo cayeron los grandes imperios en el periodo de la IGM (el ruso, el otomano, el astro-húngaro)? ¿Queréis saber más sobre el tema? ¿Sí? Pues Follet no y eso no se trata más que de pasada como trasfondo para los líos amorosos de sus personajes. Las situaciones históricas fundamentales que sería tan interesante ver retratadas desde una novelización histórica (ya sabéis, a través de los ojos de una persona ficticia que vivió el periodo para que se pudiera apreciar cómo le afectaron) la mayoría no salen, sólo las mencionan así como de pasada mientras les personajes siguen a lo suyo, tal que:

Minero aleatorio 1: Oye, ¿sabes que un terrorista ha asesinado al archiduque Francisco Fernando? Ya sabes, el heredero del trono Astro-húngaro.

Minero aleatorio 2: Sí, algo he oído, ¿qué loco está el mundo, verdad?

Minero aleatorio 1: Y que lo digas. ¿Más café?

*Siguen desayunando tranquilamente y charlando de otras cosas.*

De lo que realmente va el libro es de que Maud y Walter son una pareja que no puede estar junta por la guerra al ser ella inglesa y él alemán y les victimizan mucho. Esa es la pareja principal, pero luego también tenemos a 2 hermanos rusos (Grigori y Lev) que se montan un triángulo amoroso con una chica llamada Katerina; a Ethel, una doncella galesa que se debate entre el amor y la lujuria que siente por el conde Fitzherbert, que sólo puede hacerla su querida, o tener un buen trabajo que le garantice la vida y casarse; y, por último, hay un estadounidense llamado Gus que siempre se enamora de la mujer equivocada y, al darle calabazas, se desahoga con su amiga/conocida Rosa, que obviamente está colada por él, pero él no se entera.

Reconozco que sí hay momentos de brillantez puntuales en que de verdad se muestra el horror de la guerra o los entramados de las políticas territoriales y los juegos de poder, pero son momentos puntuales perdidos entre un maremágnum de relleno (hablaré de esto en otro punto) dedicado casi enteramente a contar los sentimientos de personajes (y con esto me refiero a los líos amorosos, no a sus sentimientos sobre la guerra o la situación que están viviendo, que sí sería muy interesante). Y luego Follett va y desecha literalmente en una línea el pie de trinchera, que ilustra perfectamente las miserias que supuso la guerra de trincheras, donde se refleja toda la crudeza de la IGM. ¿Pa qué centrarse en el drama humano de que te manden al frente sin saber muy bien por qué sólo porque el zar ha querido meterse en una guerra que el pobre campesino al que mandan no entiende? Mejor contar que al campesino en cuestión le mola una chica y esta ha sido tan mala como para tener voluntad y no querer estar con él pese a que ha sido muy bueno. ¿Pa qué hablar del hambre y la miseria para demostrar la truculencia de la guerra en contraste sobre cómo quedan los planes sobre el papel? Mejor enfocarnos en que la guerra estorba que Maud y Walter puedan follar ser pareja oficialmente y van lloriqueando por las esquinas.

Cuando se dedican más páginas a contar cómo tiene sexo la gente que la guerra de trincheras no tienes dudas de la historicidad de la novela.

giphy1

Que esa es otra: en serio, les personajes parece que sólo se muevan por el sexo. Me resulta molesto. Casi todo el rato están pensando en las ganas que tienen de follar. Cuando me hablan de sus supuestos amores más bien parece que sólo es lujuria (también hablaré de esto en otro punto). Por ejemplo, te relatan que Grigori echan mucho de menos a Katerina en el frente porque la quiere un montón. ¿Cómo se muestra eso? ¿Piensa en su sonrisa, en su personalidad decidida y su valor, en buenos momentos que han compartido, en conversaciones profundas que han tenido? Nope, piensa en lo buenorra que está, en que le encantaría tocarle los muslos y estrujarle las tetazas y en lo mucho que desearía haber tenido sexo con ella antes de ir al frente. Amor profundo, damos y caballeras.

No es una novela histórica, es una historia de una grupo de personas que tiene como fondo la IMG, pero se centra en dichas personas, y a su vez dichas personas se centran en relaciones movidas por el sexo. O sea, lo que viene a ser un folletín en el que no importa realmente el entorno más allá de cómo afecta a si las parejas van a poder quedar juntas o no.

2. Follett el escribidor, que no escritor.

Porfa, Follett, aprende a escribir. Que escribas folletines no es malo mientras dejes la publicidad engañosa diciendo que son libros históricos, los folletines para evadirse son muy respetables… si al menos están bien escritos. ¿No he dicho que se supone que Maud y Walter se aman muchísimo y por eso sufren por no poder casarse? Bueno, pues su amor básicamente nace de hablar un rato en una cena tras años sin verse. Luego de eso me quieren colar que lo suyo es amor verdadero y no podrían vivir sin estar juntes… pero la narración no muestra eso en ningún momento. Nos quieren convencer de que tienen conversaciones muy profundas y se entienden muy bien, no obstante, es algo que nos dicen de pasada y esperan que nos lo creamos. Lo único que se muestra es que cada vez que se ven se lían y, si es por más de 5 minutos, tienen sexo (¿entendéis ahora mis quejas de los párrafos anteriores? Porque si al menos me mostraran amores profundos y bien llevados que se truncan por las circunstancias podría empatizar, pero tal como está contado sólo veo gente que no consigue triscar; a mi eso no me da ninguna pena, más bien me da la impresión de que con unos amigos a pilas se les pasaba todo). Así que Follet es de esos autores que no saben mostrar en lugar de contar, y, para colmo, lo que cuentan se contradice con lo que muestran. ¡No cuentes, muestra! Y mucho menos cuentes mentiras, eso se llama no saber narrar y contradecirte entre lo que quieres transmitir y lo que realmente transmites. Y es un error de gente que NO sabe escribir.

Sin título

Muy lamentablemente, ese no es el único error de escritura de Follett. También resulta que no tiene ni idea de cómo construir escenas. Y antes de que me lo echen en cara: le reconozco que se ha documentado mucho, pero el problema es que no sabe novelizar usando dicha documentación. Las batallas y sus bajas, excepto algunas excepciones muy puntuales, se relatan como quien hace la lista de la compra. Cero implicación y nulos sentimientos generados. Que si los alemanes avanzaron 20 kilómetros en un día y se acercaron a Château-Thierry. Que si un grupo de bolcheviques entró en el Palacio de Invierno y lo tomó sin mucha resistencia con ayuda de refuerzos finlandeses. Que si la ametralladora Hotchkiss disparaba cuatrocientos cincuenta cartuchos por minuto, con un alcance de cuatro mil metros… Yo también se consultar enciclopedias, Follett; de hecho, si quisiera explicaciones asépticas estaría leyendo dicha enciclopedia o un libro de historia en lugar de una novela, que se supone que tiene la gracia de mostrar el componente humano a través de los ojos de personajes que están viviendo el momento.

Aunque cuando Follett, ¡por fin!, logra realmente construir una escena en vez de limitarse a soltar datos el resultado también suele ser tirando a risible (quitando un par de excepciones como el soldado adolescente que es ametrallado en vano minutos antes de que se declara el alto el fuego). Me mondo cuando Follett pretende crear momentos dramáticos matando a personajes que literalmente han aparecido hace una página. Es tal que así:

Protagonista: ¡Hijos de Prusia, mataron a Chuck! ¡Noooo! ¡¡¡Chuuuuuck!!!

*Clama al cielo de rodillas en un intento de momento tope dramático y con gran carga emocional.*

Yo: ¿Ein? ¿Quién es Chuck? ¡Ah, sí! Ese tío que apareció una vez hace 400 páginas y ha dicho 3 frases contadas. Uy, sí, te echaré mucho de menos personaje de relleno número tres (en realidad la muerte de mi tamagochi tuvo mayor impacto emocional).

Y eso cuando las escenas son creíbles, porque hay veces que me hacían alzar la ceja ya no hasta la frente, sino hasta la mitad del cráneo. Como por ejemplo el hecho de que un alemán se acerque tranquilamente a hablar con los soldados rusos y ¡se entiendan! A ver, los rusos (y algunos ucranianos) son pobres campesinos que en su mayoría no saben ni leer ni escribir ni nunca habían salido de su pueblo hasta que los obligan a ir al frente, pero de algún modo aparentemente hablan alemán, polaco e inglés nivel nativo para mantener conversaciones fluidas con el soldado. O eso o es el alemán que se está haciendo pasar por un pobre campesino polaco iletrado habla de pronto ruso y ucraniano nivel nativo y con un registro elevado, situación nada sospechosa que no delataría en absoluto que no es quien dice ser, no señora. Bueno, pues el caso es que se comunican (quizá Doraemon les dio gelatina traductora), e ¡intercambian información reciente sobre acontecimientos que no deberían conocer si son quienes dicen ser y no tienen acceso a comunicaciones con Moscú y Berlín! Tras esta amigable charla y tomarse unos chupitos de vodka cada quien se va por su lado sin la menor sospecha. Todo OK.

Confused-ron.gif

Además, el paso del tiempo es demasiado errático y mal logrado. Dejas a une personaje, vuelves a recibir noticias al cabo de 1 año y sigue exactamente igual. Más que fluir, el discurrir del tiempo en esta novela me recuerda a The Sims 2: al dejar de jugar con una familia esta no avanzaba, aunque con otra hicieras pasar tres generaciones. Aquí igual, parece que hasta que vuelves a ver a alguien todo esta como lo dejaste, aunque se supone que hayan sucedido eventos importantes en todo ese tiempo.

Quizá de verdad les personajes son sims. Así se explicaría que su evolución sea prácticamente nula y los pocos cambios que tengan sea enamorarse (les subió la barrita de relación y usaron la opción de coqueteo y ñiqui, ñiqui). Son las mismas personas, DESTRIPE quizá con la excepción de Ethel pero no se hasta que punto porque su cambio es superar un desengaño amoroso con el conde, FIN DESTRIPE al principio que al final, algo que me parece altamente inverosímil teniendo en cuenta que ¡viven una guerra!. No he estudiado psicología, pero dudo que haga falta un máster para saber que ver morir a una persona con la que compartes camaradería y que sus sesos te salpiquen tiene que marcarte. No puede ser que después de ver algo semejante vuelvas del frente siendo la misma persona y eso te afecte igual que pisar un chicle. Entre eso y que sus voces narrativas son iguales… Que esa es otra, también pretenden que te creas que el pobre niño minero analfabeto habla igual que el noble cultivado treintañero. Obviamente sus voces narrativas son todas la de Follett, que es incapaz de caracterizar personajes más allá de hacer que mencionen detalles sueltos sobre su vida o piensen algo tópico, como por ejemplo que el noble conservador Fitzherbert se queje en un largo monólogo para si mismo del Partido Laborista para intentar demostrar que es conservador.

3. Este libro lo pagaban al kilo.

Aclaremos una vez más este punto: no, no porque un libro sea muy largo y tenga muches personajes va a ser épico y una obra de arte. Cantidad no es calidad… pero me temo que eso es lo que piensa Follett: que crear epicidad consiste en que su historia abarque a un montón de gente y el libro no baje de las 800 páginas. Lo cierto es que le iría mucho mejor si se sacara esa falacia de la cabeza, porque con menos de 500 páginas este libro habría sido mucho más tragable. Con tantísimo relleno lo único que consigue es que te canses y supone más espacio para errores y defectos. No merece la pena leerse un libro de 1.000 páginas por 70-80 buenas, las otras 930-920 siguen siendo un truño constituido de relleno, explicaciones y folleteos. Al final las pocas partes que realmente merecen la pena son incapaces de remontar la obra porque están enterradas entre la mediocridad.

Además, Follet es tan explicativo y redundante que no es que de la información máscada, es que directamente la da regurgitada. La mitad del libro, y eso siendo generosa, es puro relleno y no aporta nada porque son explicaciones de este estilo: «—La señora Jevons ha sugerido qué otras dependencias deberíamos acondicionar y las he anotado en aquí.

La expresión “en aquí” era un localismo, una forma de hablar que resultaba redundante, pues significaba exactamente lo mismo que “aquí”.»

Gracias por la aclaración, Follet. Obviamente era imposible darse cuenta. No, ahora en serio, como lectora me siento ofendida, es como si estuvieran dudando de mi inteligencia. Me imagino a Follet pensando: ¿podrá la gente que me lee entenderme? Nope, seguro son imbéciles, así que lo explicaré por si acaso.

Otro ejemplo de relleno cansino es cuando el autor intenta crear tensión con les personajes preguntándose qué va a suceder. En una novela pretendidamente histórica eso es del todo absurdo porque ya se sabe. ¿Qué sentido tiene que pase el primer tercio del libro intentando crear tensión sobre su va a estallar o no la IGM? Ya todo el mundo sabe que estallará, deja de perder páginas. Es una tensión falsa e impostada que no lleva a ninguna parte.

Y eso cuando al menos había un mínimo intento de tensión porque la información que te estebaban dando era relevante. La mayoría es relleno estúpido e innecesario como el del ejemplo. He tenido que recurrir en varias partes a la lectura diagonal para poder aguantar, porque ya no soportaba más que Follett rellenara páginas recitándome el menú de la cena que alguien ha organizado en su casa, liándose a explicaciones técnicas sobre cómo se producía en las fábricas en lugar de efectivamente construir escenas sobre cómo era la producción en una fábrica, o relatándome como alguien iba a la letrina y cuántos pelos en los huevos tenía un chico (no, esos 2 últimos ejemplos NO son una exageración, son reales).

4. Follett el feministo.

Follet va de feminista porque le parece bien que las mujeres voten, puedan estudiar y accedan a cargos políticos. Me lo creería si no fuera porque luego hace cosas como negar que las mujeres trabajaran en las minas, perpetuando el mito machista de que eran los hombres los pobrecitos que se partían el espinazo mientras ellas se quedaban en casita aparentemente rascándose la barriga. Porque claro, es que las tareas del hogar se limitan a hacer la comida en media hora y lavar la ropa no más. No es que fueran muy duras o esté demostradísimo el hecho de la doble jornada y que las mujeres, junto con la infancia, eran precisamente las más perjudicadas por los trabajos en fábricas y minas, ya que trabajaban hasta más porque les pagaban menos sólo por mujeres. Y no me creo que Follett no supiera de las mujeres mineras a poco que se haya documentado sobre la época porque las pruebas están literalmente hasta en los museos a la vista de todo el mundo.

O si no fuera porque mucho sufragismo, pero dice que para una mujer es preferible encontrar el amor antes que tener derechos porque eso las hace más felices (entendiendo, por supuesto, que el único amor es aquel en el que se mantienen relaciones sexuales). Ya sabéis, es que entre tener una buena posición social, oportunidades e igualdad y abandonarlo todo y dedicarte a criar descendencia para tu jombre lo preferible es lo segundo, eso es lo realmente importante para nosotras, que sin un jombre no podemos ser felices ni sentirnos plenas.

8059c648e55083c8d210f467c8c5ee4a.jpgEs para tirarle a Follett estas frases escritas en un trozo de carbón que haya extraído una minera.

Además, y esto es una sensación mía: en las relaciones eran los hombres los que siempre acababan consiguiendo lo que querían (si eran pobres, claro, la gente rica es malvada). A los tíos pacientes y Buenos Chicos™ al final se llevaban a las mujeres con las que llevaban años obsesionados porque ellas se acababan dando cuenta de lo tontísimas que habían sido rechazándolos y cambiaban sus sentimientos para quererlos. DESTRIPE Sí, me estoy refiriendo especialmente al caso de Grigori con Katerina y también a Ethel con Bernie. FIN DESTRIPE

5. Ideología a presión y tufo a racismo.

Hay un gran sesgo de clase en la novela que me molesta. Es una falacia presentar que sólo las clases altas querían ir a la guerra y obligaron a la pobre gente del pueblo llano a entrar en combate, que era toda pacifista. Había gente pacifista y belicista en todas las clases sociales. Santificar a la clase pobre sólo por serlo también es manipulación. Que alguien sea pobre no implica que seguro sea buena persona en contraposición a la gente rica. No puedo con las divisiones facilonas que reducen el mundo a blanco y negro, de verdad. Y menos en una novela presuntamente histórica, porque si algo está claro es que en las guerras nunca hay gente completamente buena contra otra malísima. Menos maniqueísmo, especialmente si es para sustentar una ideología.

Y también me irrita mucho el tufo a racismo. Vamos a ver, ¿sabéis qué otro imperio participó en la IGM de parte de Alemania y el Imperio Astro-húngaro y por eso se disolvió, con enormes implicaciones? Exacto: el Imperio Otomano. Y en toda la zona de oriente próximo se realizaron operaciones militares e intervenciones muy importantes (no ocurrió todo en Francia, Alemania y Polonia/frontera de Rusia como parece mostrar el libro), siendo que la desmembración de dicho imperio, y particularmente los Acuerdos Sykes-Picot en los que Francia e Inglaterra se repartieron oriente próximo, determinaron las fronteras actuales de todos los países de la zona, con los consecuentes conflictos que existen ahora tales como la terrible Guerra de Siria, la opresión de la población kurda y la existencia del estado islámico oficial Arabia Saudí, que está violando sistemáticamente derechos humanos. ¿¡Me puede explicar alguien cómo es posible que una novela que dice tratar sobre la IGM NO DEDIQUE NI UNA PALABRA AL IMPERIO OTOMANO?! A la creación de Yugoslavia, que explica en buena medida el conflicto posterior de los Balcanes también le dedica una página, pero es que ni mencionar al Imperio Otomano es un canteo y me da vergüenza ajena porque, repito: fue un actor importante en la IGM y un imperio que cayó, cuando literalmente la novela se llama La caída de los gigantes porque se supone que cuenta el inicio del fin de la época imperial.

¿Qué pasa, Follett, que la gente que no es blanquita y cristiana no merece ni que se la mencione? Parece que este hombre es de esa gente que cuando habla de historia universal en realidad quiere decir de Europa y países relacionados. Y por Europa entiende mayoritariamente Francia, Inglaterra, Alemania y un poco Rusia; y por países relacionados únicamente EEUU. El resto no existe y se le hace el vacío.

12240101_919276718153061_8482587701656995707_n

Sentencia

Si te encantan los folletines puede servir para evadirte unos días, si te encantan las novelas históricas y valoras tu tiempo no lo pierdas con esta novela.

PS: Esta es la última novela de Follett que leo. Ya le he dado muchas oportunidades y está claro que no es para mi. Todo el mundo sabe que los nombres rimbombantes y el adorable acento latino son lo que da vida a los culebrones, así que me quedo con los de sobremesa, que al menos no me engañan diciendo que enseñan historia.

Anuncios

Reseña Trilogía Fairy Oak (Elisabetta Gnone)

O cuando te saboteas tu propia obra

Dedico esta reseña a Celia Añó, que parece ser de las pocas personas de acuerdo conmigo. Además, así de paso la recomiendo, que su blog merece la pena y deberíais conocerla como escritora y dibujante.

Esta trilogía ha resultado una decepción terrible. Y, por favor, que nadie me entienda mal: no lo digo porque sea infantil, tengo ningún problema con los libros orientados a la infancia, me suelen encantar y tenía esperanzas en que estos libros se añadieran a mis favoritos. ¿Por qué Gnone? ¿¡Cómo vas y lo estropeas con una ejecución TAN horrible?! Tu eres buena escritora. Ahí está W.I.T.C.H. Es que parece que la autora se hubiera saboteado a propósito para hacer una historia tediosa a base de ponerte material muy interesante delante… sólo para luego centrarse en lo aburrido, dejándote con las ganas y una decepción tremenda.

tenorElisabetta Gnone durante toda la trilogía.

La historia está ambientada en un pueblo donde la magia es cotidiana y convive gente no mágica con brujas y magos, tanto de la luz como de la oscuridad, y donde cada niñe al nacer recibe un hada que se encarga de hacer de niñera. Además, resulta que tener magia de la luz o de la oscuridad no se presenta como bueno ni malo a priori, simplemente significa tener poderes distintos: la magia de la luz permite crear, pero no pueden hacer desaparecer, mientras que la magia de la oscuridad permite hacer desaparecer cosas, pero nunca van a poder crear. En ambos casos los poderes pueden usarse para el bien o el mal. ¿Se explora y desarrolla ese contexto tan interesante? Pues va a ser que no. A tomar por saco la información sobre la convivencia pacífica entre la distinta gente mágica y no mágica, con lo que eso daba para hacer analogías sobre prejuicios; ni un párrafo que desarrolle el sistema de magia o deje ver costumbres e idiosincrasia, como por ejemplo el consejo mixto que rige el pueblo; y ni media explicación sobre el trabajo de las hadas o su mundo. No te van a contar nada de eso. Tristísimo porque podría haber dado una vuelta de tuerca y crear algo original.

OK. ¿Entonces QUÉ sale en los libros? Pues, para recochineo máximo, los 3 libros son mayoritariamente relleno. Siguen una estructura consistente en que durante todo el rato no sucede nada interesante y al final terminan de forma confusa y abrupta. ¡Por el amor de 2 madres, es que gastan páginas en contarnos que cuando hace viendo se pueden volar cometas o hay que cerrar las contraventanas! Sí, eso no es una exageración, de verdad que se dedican páginas a eso. Pero ya desarrollar bien los enfrentamientos finales y su resolución durante más de 3 páginas para que hubiera algo de sentido o explicar las motivaciones del antagonista era pedir mucho, parece ser. En serio, sería bueno saber por qué en su plan para dominar el mundo (por supuesto, SIEMPRE que no quieren destruir el mundo es que lo quieren dominar) el malo malísimo tópico (es tan genérico que ni nombre se han molestado en ponerle: lo llaman el Terrible 21. Sip, ni un nombre en condiciones pudo conseguirse, ya hay que ser patético) necesita a toda costa conquistar un pueblucho que no llega a 500 habitantes.

Al final cierras los 3 libros y te das cuenta de que te has quedado igual. Ni se puede decir que sea cosa del primero y segundo y que el tercero mejore y explique todo. Pese al buen material de partida, sólo resta la impresión de que estamos en un entorno mágico típico con el clásico enfrentamiento del bien absoluto y el mal supremo porque sí, sin que la historia tenga interés. Y encima mal desarrollada porque no te enteras de la mitad. Pasan cosas, pero no sabes por qué y eso le resta mucho interés aunque estuviera pasando algo emocionante, ya que si no hay razón es básicamente relleno. Lo siento pero poner aventuras no hará menos evidente que no llevan a ninguna parte. Y eso cuando no pasan por una razón ridícula:

Protagonista: Quiero ir a dar un paseo.
— Pero es muy peligroso, fuera del pueblo hay gente que quiere capturarnos y/o matarnos, especialmente a ti.
Protagonista: Pero es que quiero dar un paseo AHORA. Me apetece y punto. *Sale del pueblo y por eso pasa algo.*

Si eso es lo mejor que puedes hacer para mover la trama necesitas replantearte tu trama. Puede colar que suceda una vez porque las protagonistas son niñas y no son plenamente conscientes del riesgo, no obstante, a la tercera vez es para tirar el libro por la ventana. giphy

Y como alguien me venga con la excusa de que los problemas anteriores es porque son libros infantiles le contesto que ¡y un mojón! Los libros infantiles pueden perfectamente transmitir buenos valores, hacer reflexionar y ser grandes libros. Ahí está la (¿dilogía o biología? Nunca me ha quedado claro) de Groosham Grange, que en menos páginas y siendo para 8-12 años hace una reflexión sobre qué es el bien y qué el mal. O Las crónicas de Spiderwick, que habla de forma realista, pese al argumento sobre seres fantásticos, de cómo se siente la infancia ante un divorcio y el abandono de su padre. O Memorias de una gallina, que habla de encontrar tu lugar en el mundo. O Crónicas de Prydain, que refleja perfectamente el proceso de maduración y en qué consiste asumir responsabilidades. La literatura infantil puede ser ARTE y no es excusa para un argumento y desarrollo chapuceros.

Sobre les personajes, lo cierto es que sí me gustan bastante y creo que merecen mucho la pena. Las gemelas Pervinca y Vainilla son adorables, así como sus amistades. Y se prestaban perfectamente a que su historia fuera una con un precioso mensaje contra los prejuicios y que ensalzara el amor de hermanas y la amistad. Para ser justa, creo que es lo que la autora intentaba, pero le sale regular por el pésimo desarrollo ya mencionado. Pervinca, Vainilla y Cía merecían MUCHO mejor desarrollo. Ojalá la voz narradora hubiera sido la de ellas, no sólo porque la historia habría sido mucho más sentida y habría sido genial para la inmersión sino porque Felí, el hada niñera de ambas y narradora, tiene la mala costumbre de no saber qué carajos está pasando casi todo el tiempo. Se supone que era para mantener el interés, pero el resultado es el dicho: una historia confusa donde no te enteras de qué está pasando o porqué sucede casi nada. Típico ejemplo de usar una voz narradora que trata de hacerse la misteriosa para mantener el interés, pero que lo que consigue es el efecto contrario.

Eso sí, necesito quejarme de un punto concreto. ¿Por qué les ponen novios a las gemelas? Cuando se pone a personajes no hétero hay mucha gente que se queja diciendo que no venía a cuento mostrar su sexualidad. Bueno, pues aquí claramente no venía a cuento mostrar que Pervinca y Vainilla son hétero porque, primero, la historia no va de eso y no afecta en nada, está puesto sólo porque parece que tocaba, no vayamos a creer que son unas desviadas o pueden ser felices sin pareja siendo chicas, ¿verdad?; y segundo, porque literalmente es ridículo que me quieran colar que a la edad de ¡10 puñeteros años! van a encontrar a los amores de su vida y esos van a ser los novios con los que se casen. Venga ya, que no sabrán no qué es una relación de pareja en ese momento, por favor. Lo de la heteronorma se nos va de las manos. Especialmente porque en el caso de Vainilla su novio aparece de la nada a 40 páginas del final de la trilogía y hablan una vez. Si eso no es forzar para que la chiquilla no se queda sin nadie que venga Dios y lo vea.

Oh, ¿os he comentado que el novio de Vainilla tiene ¡18 años mientras que ella sólo 10!? ¿Y que es él a quien le gusta la niña al primer vistazo e insiste para que se hagan pareja? Esto ya no es que esté de sobra, es que resulta repugnante y enfermizo. ¡Que llamen a la policía para que detenga a este degenerado asqueroso!

Sin títuloEl novio de Vainilla.

Lo mejor que tienen los libros son los dibujos, que son absolutamente preciosos. Ojalá hubiera habido más, ya que en varias ocasiones eran lo mejor de la página.

Dicho todo lo anterior lo cierto es que no he odiado la trilogía y reconozco que para la edad a la que están dirigidos pueden gustar mucho, así que en ese caso las recomendaría. Pero podrían haber entrado en la categoría de cuentos modernos inolvidables y se han quedado en libros sosos del montón.

Sentencia

Una trilogía entretenida para la infancia, pero que podría haber ofrecido mucho más y se ha quedado en casi nada por lo mal que se ha desarrollado.

Reseña el Diablo Viste de Prada (Lauren Weisberger)

Las anécdotas se visten de novela

Erase una vez una chica (Lauren Weisberger) que empezó a trabajar como ayudante de la editora de la revista de moda Vogue (Anna Wintour), que resultó ser exigente, fría y antipática, pero como era la que mandaba la tenía que aguantar. Así que la chica salía de su trabajo protestando y con un montón de anécdotas sobre lo malosa que era su jefa. Un día se le encendió la bombilla y pensó ¿por qué no escribo sobre mi situación en lugar de limitarme a quejarme? Así nació el libro objeto de esta reseña. ¿El problema? Una novela necesita de algo llamado argumento. Las anécdotas por si mismas, por entretenidas o graciosas que sean, son como las intenciones: sólo con ellas no vas a ningún sitio. No pongáis esa cara, lo de que la intención es lo que cuenta es una excusa y todo el mundo lo sabe, si no me creéis probad a decirle a vuestre jefe «le juro que tenía toda la intención del mundo de hacer mi trabajo, pero en lugar de ponerme a ello me fui de fiesta o me quedé en la cama haciendo la croqueta». Luego me decís si os han felicitado por vuestras buenísimas intenciones o estáis llorando en la cola del paro.

Este libro cuenta cómo una chica recién salida de la universidad (Andrea Sachs) piensa que conseguirá su trabajo soñado en ese maravilloso y agradable mundo que es el laboral (ah, inocente criatura). Empieza a trabajar como ayudante de la editora de la revista de moda Runway (Miranda Priestly), que resulta ser exigente, fría y antipática, pero, como después de un año trabajando para ella puedes acceder al puesto que quieras gracias a sus contactos, la tiene que aguantar. A partir de ahí nos cuentan un montón de anécdotas sobre lo malísima que es la jefa. Fin. Bueno, miento, también nos dan datos aleatorios sobre la vida de la protagonista que no interesan a nadie por su nula relevancia. Por ejemplo, ¿para qué se molestan en contar que Andrea es judía o que no le cae bien el marido de su hermana? Su religión no afecta a nada de lo que pasa, la hermana dice tres frases en todo el libro y el marido una. Son apuntes que sólo están para rellenar páginas y que parezca que hay algo parecido a una historia más allá de que a la autora le apeteciera poner a parir a su antigua jefa. No cuela.

Sin títuloUn dato tan interesante y necesario para esta reseña como los de la vida de Andrea para el libro.

El libro no es más que una larga queja sobre lo abyecta, hasta el extremo que ríete tú de Cruela de Vil, que es Miranda. Ejemplos (no literales pero sacados del libro):

Miranda: Oye tú (ni me molesto en aprenderme cómo te llamas, ni que fueras humana), ya sé que tengo criada y cocinero, que estamos fuera de tu horario laboral y que es Sábado por la noche e igual tienes planes, pero quiero que vayas a comprarme orégano para la cena.

O bien:

Miranda: No tienes derecho a descanso para comer ni ir al baño (¿no te he dicho ya que no te considero humana?) porque ahora que te he contratado tienes que estar disponible veinticuatro horas al día, siete días a la semana.

Respuesta en ambos casos:

Andrea: Por supuesto Miranda, como tu digas (toleraré este comportamiento como perfectamente normal).

En serio, yo se que en EEUU tienen menos derechos laborales que en Europa, pero eso es más propio de una fábrica de Inditex en Bangladésh. Una de dos, o el comportamiento de Miranda está «un pelín» exagerado con respeto a los hechos reales o en realidad la trama sucede en Haití y Andrea es una restavek. Si fuera real le habría salido más a cuento denunciar porque no es una trabajadora precaria ni en negro: tiene contrato, testigues y una situación desahogada en la que puede permitirse estar sin trabajar si la despiden.

Sobre les personajes: Andrea es rubia y no le interesa la moda, pero se viste de marca por su trabajo; Miranda es desagradable, exigente y sádica; Emily es la otra ayudante de Miranda; Lily es la mejor amiga de Andrea y una borracha; Alex es el encantador novio de Andrea; y Cristian es un escritor rico, guapo y creído con el que Andrea coquetea y se lía de vez en cuando, porque en esos momentos no se acuerda de lo maravilloso que es su novio (luego Andrea se siente dolida cuando Alex la deja, ¿no es un encanto de criatura?). No, no es un resumen simplista, eso es todo lo que te dicen de elles. Y porque son les más importantes, que de otres no se menciona ni el nombre. Entre que con la información que te dan no puedes ni visualizarles y que Miranda es inhumana bien podrían ser pepinillos en lugar de personas y nunca lo sabríamos por el libro.

PepinillaAndrea, ¿eres tú?

Y la presentación que se hace del mundo de la moda no es estereotipada, es lo siguiente. Todas las chicas son altísimas (¿de dónde las sacan? la estatura media la cismujer en Estados Unidos es 1’61) y anoréxicas (si no usas menos de la talla 38 y tienes un trastorno alimenticio no estas capacitada para trabajar en algo relacionado con la moda, todo el mundo sabe eso), todos los hombres son homosexuales promiscuos y con mucha pluma (¿un machote heterosexual interesándose por la moda o, aún peor, entendiendo sobre ella? ¡Inconcebible!), etcétera. Igual lo anterior sería aceptable si el libro fuera una crítica o una parodia, pero no es el caso. Apenas hay reproches, ironías o sentido del humor; lo que sí hay es muuucha moda. Se dedican páginas enteras a hablar del maquillaje, los peinados y la ropa que usan les personajes (algo mucho más importante que caracterizarles, dónde va a parar). Y lo peor es que no se aprende sobre elegancia ni glamour. Sólo te dicen marcas, colores y materiales, como si te estuvieran describiendo el contenido de un armario.

Creo que la propia autora se dio cuenta de que no había transmitido nada, así que al final intentó meter una moraleja buenrollista que hace aguas porque, ni pega con el resto del libro, ni está bien planteada. DESTRIPE Lily está en coma tras un accidente por conducir borracha. Andrea está en París con Miranda y si se va la despedirán. Decide quedarse, sin embargo, luego piensa que lo correcto es volver porque está dejando de lado a su familia y amigos y blablablá. Peeero, sólo lo piensa cuando Miranda le pide una cosa que no puede hacer y, por tanto, prefiere darse el gusto de renunciar antes de que la despida de todas formas. Mmm, sí, me has convencido de que Andrea es moralmente muy superior a Miranda y de que las amistades son lo primero, sí, sí. FIN DESTRIPE

Sentencia

Para aprender un montón de marcas que nunca podrás pagarte. Es uno de esos raros casos en que la película es mejor (y más corta).

PS: ¿A nadie más le parece raro que no se cargaran al vigilante sádico de Runway? Andrea dice que lo aguanta porque es su amigo. Chica, replantéate tu concepto de amistad. Si alguien se dedica a estresarte y humillarte públicamente no es tu amigo. Teniendo en cuenta que hay que hacer cualquier cosa (legal o no) por complacer a Miranda y que, aparentemente, no existen los derechos, no creo que nadie vea con malos ojos que se le partan las piernas por obstaculizar los recados.

Reseña el Ocho (Katherine Neville)

O el arte de rellenar cientos de páginas con conspiranoias y sin decir nada

Hace tiempo que este libro me producía curiosidad. Es el precursor de las obras tipo El código da Vinci y un montón de gente lo adora. Es decir, ha sido algo así como ir a los orígenes del thriller pseudo esotérico con una obra de culto y… ¡santa madona de la pilila enhiesta, menuda fumada de monguis con anfetas turcas de las buenas o malas, no sé!

El libro cuenta dos historias: una sucede durante la Revolución Francesa y su protagonista es Mireille de Remy, una novicia; y la otra ocurre durante la Guerra Fría y la protagonista es Catherine Velis (mirad el nombre de la escritora y decidme que no suena a cuando a los 12 años te auto insertas de modo idealizado en tu historia), una informática que es la primera mujer en lograr su puesto… detalle que sólo sirve para fardar (mirad el paréntesis anterior), ya que en realidad daría igual que fuera dentista o pescadera: su trabajo no afecta lo mas mínimo a la trama. Ambas tramas están relacionadas por un ajedrez mazo misterioso que esconde un gran secreto que nadie sabe qué es, pero todo el mundo quiere porque hay así como leyendas secretas (que luego no lo son tanto dado que las conoce medio mundo) que dicen que da un poder chachi piruli. Así que nuestras intrépidas protas deberán adelantarse a la malvada organización de turno que quiere usarlo «para el maaal» (léase con voz ominosa). Ya sabéis, típico argumento de películas domingueras de sobremesa.

OK, no es lo que se cuenta sino cómo se cuenta. El problema es que el libro es un GRAN «quiero y no puedo». Quiere ser de misterio y contar una historia mazo trascendente y llena de acción e intrigas, pero le sale un churro y no con chocolate rico:

1. Neville intenta convencer de que el secreto del ajedrez es muy importante y arcaico y para ello intenta relacionarlo con un montón de situaciones históricas y temas aleatorios, rollo conspiranoia. No obstante, la forma en que lo hace es tan ridícula que no llega ni a patética. Ejemplos: resulta que la Revolución Francesa fue un engaño orquestado para registrar la abadía de Monglane en que se encuentra al principio el ajedrez. ¿Simplemente asaltar una abadía dejada de la mano de Dios? Nope, mejor instar una revolución que cambie el país como excusa. ¡Claro que sí! O, como hay versos que tienen 8 sílabas y las cadenas de ADN también tienen forma de 8 si las miras desde cierto ángulo… ¡¡Todo está relacionado!! Eso prueba de que este secreto milenario se encuentra oculto en todas las artes y ciencias y es parte de la esencia del ser humano.

its-a-conspiracySíii, todo tiene sentido. Ajústate el sobrero de papel de aluminio, anda, que el grupo reptiliano illuminati seguro que está intentando leerte la mente desde su nave espacial.

2. Por la misma razón también salen un montón de personas reales como Gadafi, Catalina la Grande, Robespierre o Letizia Bonaparte. En realidad no pintan nada. Aparecen de forma aleatoria en algún capítulo, cuentan por la cara algo remotamente relacionado con el número 8 y, por tanto, con el famoso secreto del ajedrez, y se van. En plan: «Hola persona desconocida, ¿cabes que la leyenda de la reina Dido de Cartago en realidad tiene que ver con el secreto milenario que estás buscando porque resulta que ella era pelirroja? Pues sí. Sólo quería que lo supieras. Ala, adiós.»

Sin título

Lo anterior provoca que ¾ del libro sean puro relleno. Si los eliminas en realidad no afecta nada a la trama. Respeto al ¼ que resta… No es mejor:

1. Las investigaciones que hacen Cath, Mireille y Cía consisten en deambular aleatoriamente esperando toparse con el siguiente indicio que les diga qué hacer o dónde ir a continuación; plan que, increíblemente, funciona: siempre encuentran un beduino majo dispuesto enseñar los lugares sagrados de su pueblo, un zarevich enrollado que deja acceder a su cámara del tesoro, o van a la tumba del cardenal Richelieu y hacen una pregunta ¡y aparece el fantasma y contesta! (no es broma). Y así va tirando la trama a fuerza de nuevas pistas y viajes de un sitio a otro.

2. Ejemplo real de uno de los complicadísimos enigmas a los que hacen frente las protas, concretamente un mensaje cifrado que ni la KGB logra desvelar, para que os hagáis una idea del nivel de sesudo misterio:

Sin título

3. La mentalidad de Cath y Mireille es tal que así: «Ese hombre que está leyendo ha pasado la página justo antes de que ese otro estornudara, ¡y al hacer eso la mujer que estaba a su lado le ha dicho un significativo “salud”! ¡¡Son espías y se están comunicando en un código secreto!!» Por ejemplo, el cerebro tras todo lo que le ha pasado a Mireille y una chunga chunguísima… no parece ser consciente de la existencia de Mireille. En las pocas escenas en que sale simplemente se dedica a vivir su vida. Y la mayoría de las veces que les sucede algo malo a las protas es más bien por estar en el lugar y momento equivocados. DESTRIPE Cuando la prima de Mireille muere ella dice que el horrible secreto le ha costado la vida y para nada, es que casualmente la pilla la turba enfurecida de las Masacres de Septiembre. FIN DESTRIPE

4. OK. Sí que hay gente malosa que persigue y acosa a las protas y Cía y sirve para crear un par de escenas de acción, pero sus planes son tan patéticos que no me extraña que pierdan. Son del calibre de: me caso contigo y te aguanto 20 años porque tengo la leve sospecha de que trabajas para el otro bando.

5. El interés amoroso de Cath da asco. Se dedica a seguirla, colarse en su habitación y arrastrarla y vapulearla para que haga lo que él dice. Pero atención al momentazo en que comienza su relación: él confiesa a Cath que la ha deseado desde la primera vez que la vio y que la única razón por la que no la tiró al suelo y VIOLÓ (sip) ahí mismo es porque había testigues. Ante esta dulce y sentida declaración, Cath, en lugar de pegarle una patada en la cara y tirarlo por la borda (en ese momento están en un barco), queda impresionada y se besan. Al suceder esto él decide que «ya se ha contenido lo suficiente», se la echa al hombro cual saco de patatas y se la lleva para tener sexo (UNGA, UNGA); pese a que no pregunta ni deja ninguna opción ella encantada, tomándose la situación como si fuera muy divertida y romántica (sip de nuevo). Después de una genialosa sesión se sexo quedan como pareja y se juran amor eterno (y yo vomito).

6. ¿Os he dicho que las protas luchan contra una organización malosa que quiere hacerse con el secreto, verdad? ¡Ja! Os he mentido. Eso es lo que el libro quiere que pienses al leer, pero lo cierto es que no se sustenta en nada. Se supone que son el bando blanco contra el negro y cada personaje representa una pieza (de modo muy forzado y estúpido, pero eso es otra historia), siendo el bando blanco el malísimo y el negro el bueno… porque el negro lo dice. Por lo que sabemos, el bando blanco bien podría buscar acabar con el hambre en el mundo, ya que nunca se conocen sus motivaciones, simplemente son mala gente porque se oponen al negro y san Seacabó. Ambos se dedican ha hacer más o menos lo mismo: matar, robar, traicionar y demás mientras les convenga. Así que a mi estas simplezas morales de que si la contraparte mata es vil, pero si mato yo no pasa nada porque, ¿no acabo de decir que son viles?, como que no me convence.

7. La sorpresa final… de sorpresa tiene poca. Te hueles mucho antes lo que está pasando porque canta como el pescado de 4 semanas, la verdad. Y, a ver, ¿por qué siempre la disyuntiva es destruir el secreto o difundirlo arriesgándose a que lo tenga gente que «no esté preparada»? Igual es que yo soy un monstruo egoísta pero ¿sólo a mi se me ocurre quedármelo para uso personal en lugar de las dos opciones anteriores? Así como idea loca.

Sentencia

Si te encantan los libros de misterio pseudo esotéricos puedes pasar un buen rato, si no mejor ver una de esa películas de sobremesa domingueras, tienen la misma calidad y tardarás menos.

Reseña Hetalia (Hidekaz Himaruya)

O la diferencia entre hacer las cosas bien y buscar vender

Esta reseña va dedicada a Emil, Olivier y Paula, aunque igual me odian y bloquean cuando la lean, pero ahí queda el detalle (¿?).

Me describieron este anime como una mezcla entre revisionismo y fanservice yaoi (combinación extraña donde las haya), por lo que esperaba lo peor, sin embargo, no me ha parecido ni de lejos para tanto. De hecho me ha resultado entretenido (a ratos). No obstante, no será para tirarlo a un tanque de pirañas radiactivas, pero sí hay bastante que criticar.

No tiene argumento como tal, se supone (nótese la cursiva, es intencionada) que son historietas político-históricas centradas en el Eje y los Aliados durante la IIGM (aunque luego el autor va poniendo todo lo que se le ocurre), plasmadas a partir de representaciones antropomórficas de los países. Con esa base, si eres una genialidad que sabe un montón de historia, política y cultura puedes hacer una obra maestra con capas y capas de significado. Si conoces de dichos temas lo mismo que yo de astronomía puedes hacer… Hetalia.

Kodama: ¿Y qué sabes tú de astronomía?

Selenita: Que las estrellas no son los grandes reyes del pasado sino bolas de fuego que vemos sólo por la noche porque están muuuy lejos. También se que hay algo llamado constelaciones, más que nada porque lo oí en Saint Seiya; y que la Estrella Polar y la Cruz del Sur sirven para orientarse en los hemisferios, aunque no se dónde están ni cómo hacer eso.

Entiendo que estando la obra basada en la IIGM puede percibirse como irrespetuoso hacer cachondeo barato y cliché de una de las grandes tragedias de la humanidad, pero para que pudiera ser revisionista debería adjudicársele valor cultural e histórico y eso sería sobrevalorarla MUCHO. Ni el anime es histórica y culturalmente correcto ni creo que lo pretenda (espero sinceramente que no, porque si Himaruya lo pretendía y eso es lo mejor que ha sabido hacer…). De vez en cuando tiene momentos brillantes, pero son tan esporádicos y poco aprovechados que me hacen plantearme si ha sido intencionado o al creador le ha «sonado la flauta» de chiripa. Como soy mala persona apuesto por la segunda opción. Por lo que como alguien me diga que Hetalia le ha enseñado historia y/o política, y lo he oído más de una vez y de dos, me río en su cara y le aporreo la cabeza con uno de los libros de mi carrera. Y tengo varios de tapa dura y MUY gordos. Es una amenaza.

23954_58b35c9468150Gráfica que plasma perfectamente el valor político, cultural e histórico de Hetalia.

Las situaciones están pensadas para hacer chistes facilones y las representaciones de los países son estereotipos con patas al servicio de la comedia… y de las descaradas insinuaciones yaoi. El autor se daría cuenta de que el filón estaba en insinuar y forrarse vendiendo doujinshi porque VAYA si explota el tema (cuando es la primera sugerencia que da el buscador entiendes por dónde van los tiros). En general me parece un anime simplón para matar el rato y hacerte cosplays. Diría que sus mayores defectos son: primero, que cuando le da por un chiste se repite como el ajo hasta lograr que ruegues que no siga con él. Pfff, no hay forma más efectiva de estropear una chanza. Y eso suponiendo que fuera graciosa, porque como desde el principio no tuviera gracia apaga y vámonos. Lo que me lleva al segundo defecto: varias bufonadas no resultan divertidas porque hacen referencia a algo tan sacado de contexto o específico que hace falta una nota explicativa para entender a qué se refiere el autor. Pista: si necesitas explicar un chiste es un mal chiste. Ejemplo: Ucrania en el siglo XI haciendo una gracieta sobre enseñar las tetas en televisión (¡¿?!).

Eso sí, necesito rajar del machismo. El anime tiene insinuaciones yaoi porque los protas y prácticamente todo el elenco son (cis)hombres. Esto me toca las narices por la mentalidad que tiene detrás. Vamos a ver, son representaciones antropomórficas de países, no tiene sentido que tengan género ni sexo. El género y el sexo son una realidad aplicable a personas. Deberían ser de género neutro o fluido y/o sin sexo. Ponerlos como hombres cis manda y refuerza el típico mensaje machista de que son estos los que representan a la humanidad y lo demás es subsidiario. No obstante, lo peor es que cuando aparecen las pocas (cis)mujeres que hay desearías que no lo hubieran hecho. Me explico, pese a las inexactitudes, prejuicios, invenciones y que sigo preguntándome de dónde ha salido la representación de algunos países (cofcofPoloniacofcof), al menos con los hombres se ha intentado que hagan referencia al país que encarnan. Las mujeres no hacen alusión de ninguna manera a sus países, son puros estereotipos de género:

– Bielorrusia: muy guapa, pero en realidad es una yandere aterradora que quiere a toda costa follarse a casarse con su hermano Rusia porque le da morbo el incesto.

– Ucrania: voluptuosa torpe con senos tamaño melones que botan cual súper Mario en cuanto se mueve medio milímetro. Para más inri, cuando eso pasa suena «boing».

– Liechtenstein: cría moe que va todo el rato detrás de su hermano Suiza diciendo «onii-sama» y busca su aprobación.

– Hungría: marimacha violenta a la que no le gustan demasiado las «cosas de chicas» como vestidos y está más a gusto haciendo actividades «de hombres» como pelear.

– Bélgica: mujer dulce y tranquila a la que le gustan cosas «femeninas» como cocinar postres, rollo esposa ideal.

– Seychelles: chica inocente y despreocupada que muchas veces no pilla qué está pasando y tiende a ser hiperactiva.

– Principado de Wy: niña pequeña que quiere ir de madura y con carácter, pero se nota a leguas que es bastante infantil.

También quiero mencionar el tufo a racismo. En las primeras temporadas el blanqueamiento es cosa de la animación, pero Himaruya hace cosas que te ponen la mosca tras la oreja:

– Hablar de la URSS y sólo molestarse en diseñar a los países blancos y europeos: Rusia, los bálticos y los europeos orientales; ignorando a los del Cáucaso y Asia (Moldavia no sale en el anime, pero existe en el manga, el resto no).

– Poner que EEUU y Canadá (los latinos, menos Cuba, ni existen) aparecieron espontáneamente en un territorio donde no había nadie. Por poca idea que tengas de historia tienes que saber que América se CONQUISTÓ. Hay cosas que están muy feas e ignorar deliberadamente uno de los mayores genocidios de la historia es una.

serhumano2

Sentencia

Un anime para matar el rato que va a lo que va, no hay más. Conocerlo te servirá para saber que esa gente con banderas en los salones del manga no son manifestantes.

PS: Acabaré leyendo fanfic porque me han dicho que es ahí donde está la chicha y porque, lo confieso, me dan curiosidad varias parejas y todo lo no heteronormativo es bien.

Queja Heptalogía las Crónicas de Narnia (C. S. Lewis)

O cómo adoctrinar a la infancia en el cristianismo, el machismo y el racismo

Sí, sí, ya se que estos libros fueron escritos hace bastante tiempo y son hijos de su época. Y también se que todos los libros reflejan la ideología de quien los ha escrito. Pero es que esta heptalogía está hecha para adoctrinar. Me explico: no es que sean libros cuyas historias contengan machismo, racismo y una apología cristiana por el momento en que fueron escritos, es que han sido escritos específicamente para transmitir esos mensajes. Puede parecerse, pero hay una gran diferencia. Y a mi hacer libros para la infancia, que es especialmente manipulable, con el expreso propósito de adoctrinar subrepticiamente me resulta repugnante.

1467301869-tumblr-inline-nnb0o5fcpm1t7oi6g-500

Y lo peor es que estos libros se consideran clásicos de la literatura infantil y siguen leyéndose y/o recomendándose a la infancia. No digo que haya que prohibirlos, ojo, pero es necesario tener en cuenta que no son un entretenimiento inocente y tomarse el tiempo de explicarle a los peques que no todo lo que sale es bueno y deben cuestionárselo.

Apología descarada del cristianismo

Los libros están hechos para ser alegorías cristianas y enseñar a creer. Aslan es claramente una representación de Cristo y las historias, o son reinterpretaciones de partes de la Biblia (El león, la bruja y el armario es la pasión y resurrección de Jesús y La última batalla es el apocalipsis y el juicio final), o están destinadas a decir que hay que tener fe y no cuestionar los designios de Dios Aslan (El príncipe Caspian y La silla de plata).

El problema de esto, en el ámbito de la calidad literaria, es que transmitir valores pesa más que construir un buen argumento, por lo que las tramas suelen solucionarse con deus-ex-machina como porta-aviones que se resumen en que Aslan aparece y lo resuelve todo a base de agitar su melena Pantene. Pero lo más grave es que el mensaje de los libros es horriespantoso: tienes que creer en Aslan y hacer todo lo que te diga sin cuestionar nada. ¿Que Aslan desaparece durante largos periodos en los que deja a los narnianos siendo esclavizados o aniquilados? Él sabrá y sus motivos tendrá, los caminos del señor son misteriosos no es un león domesticado, igual tienes que creer en él y su infinita bondad. ¿Que Aslan da órdenes cuestionables y cero explicaciones? Pues a obedecer y punto, que lo dice Aslan y no se le puede llevar la contraria por mucho que no te parezca una buena decisión, el razonamiento propio está sobrevalorado. ¿Que Aslan mata, deja morir u ordena matar? Pues OK. Seguro que las personas afectadas son mala gente y está justificado porque Aslan siempre es el bueno. Siempre. Aunque a veces haga casi lo mismo que la gente a la que se enfrenta o haya permitido que se creara el problema en primer lugar. O sea, nada de animar a la infancia para que piense por sí misma, reflexione sobre sus acciones y las consecuencias de estas o desarrolle un sistema de valores. Obediencia y fe ciegas sin cuestionar nada ni permitirse siquiera dudas o atisbos de pensamientos y opiniones propias. ¡Qué buen mensaje!… Para lograr una sociedad fácilmente manipulable, aborregada y llena de fanatismo.

Sin título

Machismo

Los libros están saturados de machismo rancio. La mayor parte de los habitantes de Narnia son animales parlantes y ¡aún así las hembras son amas de casa que cocinan y hacen las labores domésticas mientras los machos sí hacen las cosas que es lógico que hagan como animales! Ejemplo: una castora no puede construir diques, por el hecho de ser hembra su papel tiene que ser cocinar y limpiar para el macho mientras él ya sí construye diques. Además, en las muy escasas ocasiones en que salen animales hembras queda claro que estas son pasivas en contraposición con los machos, que sí mandan y toman la iniciativa. Véase el caso de el caballo Bree y la yegua Hwin.

En el caso de humanas no es mejor. Tienen tres papeles:

– Floreros y premios para los hombres sin más importancia que dar descendencia. Por ejemplo, la esposa de Caspian, que está ahí para que el chaval saque una recompensa de su viaje en La travesía del Viajero del Alba, darle un hijo y luego cascarla para que empiece la trama de La silla de plata. Jamás se la vuelve a mencionar.

– Brujas malas que quieren esclavizar Narnia. Lo triste es que son las únicas mujeres realmente empoderadas porque claro: mujer poderosa = maldad. ¿¡Cómo van las mujeres a gobernar en lugar de estar subordinadas a los hombres!? ¡Vade retro satanas! ¡¡¡El poder es masculino!!!

– Apoyo a protas masculinos y ejemplo de «cómo ha de ser la mujer ideal». Sí, hay mujeres con papeles protagónicos importantes (Lucy y Jill) pero se establece una clara dicotomía: mientras los hombres son valientes, decididos y guerreros ellas deben ser protegidas y son dulces, compasivas y encargadas de tareas como la curación de los heridos. Aún en el caso de que alguna peleé se quedan en la retaguardia o se ponen a llorar por el horror de la batalla, no como los machotes, que se dan tortas con decisión en primera línea. El papel de las mujeres es, ante todo, ser señoritas y dejar la esfera pública a los hombres.

Además, mucho ojo con dejar de ser modestas y virtuosas. Una mujer que se sepa guapa y piense en divertirse es lo peor. Sólo hay que ver lo duramente que se juzga a Susan por el imperdonable pecado de aprovechar su hermosura y dedicarse a vivir su vida como le daba la gana en lugar de permanecer casta y pura hasta la sepultura fiel a Narnia, aunque fuera Aslan el que le dijera que ya no podía volver nunca.

Racismo

Mientras que los narnianos son de raza blanca y cultura occidental Calormen, el reino vecino, está habitado por personas que claramente son una alegoría de la raza y cultura árabes. Por supuesto, los calormenos son salvajes, crueles, nada honorables y adoran a Tash, un dios sanguinario que es el anti-Aslan, en una clara referencia al anti-Cristo.

Sí, hay dos personajes de Calormen que son buenos: Aramis y Emeth, pero, a parte de que el segundo no llega ni a terciario, sólo son buenos porque dan la espalda a su cultura para abrazar la narniana y hacerse adoradores de Aslan. El mensaje no puede estar más claro: la raza y cultura blancas son superiores y las demás lo peor, pero si aceptas que tenemos la razón y asumes nuestro modo de pensar haremos una excepción contigo y sí merecerás respeto, no como el resto de quienes son como tú. ¿A que somos buena gente? Pista: NO.

r

Sentencia

Si quieres darles estos libros a peques recuerda enseñarles también a cuestionarlos, no son un entretenimiento inocente.

Reseña El Niño con el Pijama de Rayas (John Boyne)

El niño más tonto del mundo

Llego muy tarde, lo sé. En su momento este libro no me llamó la atención, pensé que era «otro libro más sobre el Holocausto» que mostraba los horrores de la Segunda Guerra Mundial desde los ojos de un niño. Estaba muy equivocada. No es otro libro más, es un insulto a la inteligencia; y tampoco es una visión infantil, es una visión con un retraso mental profundo que raya la estupidez. Parece ser que el autor escribió esta novela en una semana ¡y vaya si se nota!

Estamos ante un libro que explota un tema facilón con el expreso propósito de vender. La gente se enternece con la visión inocente de los niños y está prácticamente programada para echarse a llorar en cuento escucha las palabras «campo de concentración», así que el autor pensó que esa era la suya y que si metía ambos en un libro vendería como rosquillas.

sin-titulo

No lo juzgo por eso, ojo. Es muy legítimo querer ganar pasta con el mínimo esfuerzo, todo el mundo sueña con jubilarse antes de tiempo. Lo que sí voy a juzgar es la porquería de libro que ha escrito, porque tela.

Everything is wrong with this book:

1. Otra obra más que se basa en decir que los nazis eran muy malos sin profundizar más en el asunto. ¡Qué original! ¡Como sólo habrá un billón más que han explotado este tema!

2. El prota es Bruno, un niño de 9 años que vive en la Alemania nazi y es hijo de un general nazi… pero NO sabe qué es el nazismo, ni el símbolo nazi, ni entiende el saludo nazi. De hecho, ni siquiera sabe en qué trabaja el padre porque es incapaz de reconocer un uniforme militar. ¿Pero quién es el padre, Josef Fritzl?

3. Por si alguien lo dudaba, tampoco sabe lo que es un campo de concentración ni un judío. Vive al lado de Auschwitz (y pronuncia el nombre mal porque ni hasta ahí llega), del que su padre es el responsable, y se la pasa preguntándose dónde está y quién es esa gente tan rara que «viste pijamas de rayas».

4. ¡Ni siquiera sabe quién es Hitler! ¡No sabe ni pronunciar (ni lo que significa, por descontado) el título führer y llama a Hitler «el Furias»! ¡Por todas las valquirias del Vingólf! Si no fuera porque Boyne es irlandés creería que se ha basado en este chiste (esta novela sí que es un chiste):

Está Franco visitando una fábrica y se para a charlar con un tornero para que lo saquen los del NO-DO.

-¿Está usted contento con su trabajo? -le pregunta.

-Sí, don Claudio -responde el hombre.

-Y con su salario, ¿está usted contento?

-Sí, don Claudio.

-¿Tiene usted vivienda propia?.

-No, don Claudio -responde el tornero.

Se vuelve Franco al Ministro de la Vivienda y le dice:

-Apúntame a este hombre para las próximas casas baratas que se hagan. Que le den una.

-¡Gracias, don Claudio, que Dios lo bendiga!

-Oiga -le pregunta Franco- ¿Y por qué me llama usted don Claudio?

-Hombre, es que, como todavía no tenemos confianza, me da corte llamarlo Claudillo.

5. Tampoco es capaz de darse cuenta de NADA de lo que ocurre a su alrededor. Ve a los nazis maltratar a los judíos (y estoy hablando de cosas como partirles la cara, hacerlos llorar e incluso llegar a dispararles) y piensa que es bromichi y están jugando o ensayando una obra de teatro.

really_snl_aigflv¿De verdad eres tan tonto o es que te estás esforzando?

Ni inocencia infantil ni leches, que los niños se dan perfecta cuenta de lo que pasa a su alrededor aunque no puedan comprender bien su significado. Esta historia lo que está es contada desde el punto de vista de alguien que ha sido lobotomizado en 5 minutos con una cuchara sucia.

6. ¿He mencionado que, para más inri, todos los demás personajes sí saben perfectamente lo que pasa, como obviamente haría cualquier persona en su sano juicio? Confirmado: el crío esta lobotomizado.

7. ¡Ja! ¡Os he mentido! Sí que hay otro lobotomizado en la historia. Resulta que Bruno se hace amigo de un niño judío que, toma geroma pastillas de goma, ¡tampoco sabe qué es el nazimo ni qué de demonios está pasando! Como que ni siquiera se da cuenta de que la gente, su propia familia incluida, está siendo exterminada a su alrededor.

Desde luego, si algo tiene esta novela es que siempre supera tus expectativas. Cada vez que crees que ya es imposible que se ponga más inverosímil te vuelve a sorprender.

8. Bruno tiene el encefalograma TAN plano que NO nota diferencias entre su situación y la de su amigo judío y hasta se queja porque él está peor (¡¿?!). ¡Maldito capullo retrasado e insensible!

9. Obviamente, para alguien del exterior relacionarse con un prisionero durante MESES sin que nadie se entere es facilísimo. Ni que estuvieran controlados y hubiera vigilancia constante.

10. Pero eso no es todo, resulta que ¡colarse en o salir de un campo de concentración también está chupado! Ya sabéis, no es que fueran prisiones con altísimas alambradas muy bien aseguradas, inmensos muros, vallas electrificadas y en las que se hacían guardias constantes. No, si al final va a resultar que si los prisioneros no escapaban es porque no le ponían ganas.

11. ¿Podría no ser tan evidente que el libro trata de venderte sensiblería barata para que así pases por alto lo malo que es? Si es que es una orgía de letreros de neón que señalan escenas traumáticas que demuestren que los nazis son muuu malos.

12. ¿Podría no ser tan evidente que la única documentación de este libro es, si acaso, haber visto La vida es bella?

13. ¿A qué publico se supone que se dirige este libro? Si es infantil mal, porque no tendrán los conocimientos para pillar muchas cosas; si es adulto mal, porque es demasiado simploide y remascado como para no sentir que te están llamando imbécil a la cara.

14. El final es lo más predecible del universo. DESTRIPE Por favor, con el estilo lacrimógeno que se gasta era obvio que iban a palmarla. ¿Qué otra cosa iba a pasarles en un puñetero campo de concentración? Además, si es que en este caso era también cuestión de selección natural pura y dura. La evolución no podía dejar tanta estupidez en la piscina genética. FIN DESTRIPE

Sentencia

Esto es prostitución sentimentaloide con el expreso objetivo de ser comercial. Quien quiera un buen libro sobre el nazismo desde el punto de vista de un niño que se lea Cuando Hitler me robó el conejo rosa y no semejante bodrio.