Reseña Orgullo y Prejuicio y Zombis (Jane Austen y Seth Grahame-Smith)

O cuando en vez de escribir un libro lo plagias de mala manera

Sinceramente, he leído este libro porque esperaba que fuera una basura que me diera para una tarde riéndome (de él) y una reseña sangrienta. Mirad el título, ¿alguien en su sano juicio podía esperar una buena obra? Y, ¡sí!, ha cumplido ampliamente mis expectativas. Veamos por qué.

1

Para empezar, Grahame-Smith es un vago aprovechado y este es el mayor problema que impregna toda la obra. Me explico. No hay nada malo en reinterpretar. Ahí está El rey león, que a fin de cuentas es la versión Disney de Hamlet y se considera una obra de arte. (es más, casi todas las películas de Disney son reinterpretaciones de obras ya existentes).  Si Grahame-Smith hubiera hecho algo similar le podría haber salido algo bueno y, me gustara o no, lo encontraría respetable. Pero no. En vez de escribir algo por sí mismo ha cogido tal cual Orgullo y prejuicio (aprovechando que los derechos de autoría ya habían caducado), le ha hecho cuatro cambios (sigue siendo como un 80% la obra original tal cual) y lo ha VENDIDO añadiendo su nombre (con todo el descaro). Cambios que tienen que ver con añadir zombis y gore dignos de películas domingueras de serie B. ¿Qué podía salir mal? Respuesta:

– No hay sentido ni coherencia interna. Mantener las mismas costumbres y mentalidad de la época georgiana, presentadas de modo realista e intimista, añadiendo sin justificación ni conjugación que la gente mata zombis a lo Kill Bill no queda gracioso ni interesante, sino falso y MUY mal hecho. Fracasa estrepitosamente en ambos ámbitos: la historia ya no tiene valor histórico por los añadidos absurdos, y como gore es aburrida debido a que está ceñida a un guión que reduce al mínimo la acción.

– La trama es ridícula y está llena de incongruencias. En una línea se habla de gente que muere desmembrada y a la siguiente a nadie le importa ni ha pasado nada, o alguien suelta una amenaza de mutilación y le responden con toda tranquilidad y alegría con una opinión sobre bordados. Obviamente es porque los agregados se han puesto sin ningún cuidado y no pegan ni con cola con el material original.

– Les personajes parecen tener un trastorno grave de la personalidad. De nuevo, culpa de los pegotes puestos sin preocuparse de que tuvieran sentido, que provocan que sus personalidades queden erráticas e inestables. Por ejemplo, Elizabeth tan pronto arranca corazones de cuajo o suelta amenazas de muerte como se sonroja y baja la mirada azorada porque alguien ha dicho algo grosero, pasando de un estado a otro en una linea.

Mmm, voy a hacer algo parecido. Alabadme por «actualizar» tan bien una obra cumbre de la literatura universal, de modo que ahora sí es interesante. La voy a llamar La vida es sueño y alienígenas:

¿Qué es la vida? Un frenesí.

¿Qué es la vida? Una ilusión,

una sombra, una ficción,

y el mayor bien es pequeño;

que toda la vida es sueño,

y los sueños, sueños son.

Y los alien están aquí,

ocultos entre el montón.

Firmado: Calderón de la Barca y Selenita.

Y no, no me vale que me digan que es una parodia tanto del libro original como del género zombi. Las parodias hay que tomárselas en serio (por mucho que parezca un contrasentido) y deben estar trabajadas, empleando la ironía para criticar algo y/o transmitir un mensaje. No vale poner cualquier estupidez mal hecha y tratar de justificarse diciendo que es una parodia.

Para seguir, holi racismo. El libro es culturalmente ofensivo con las civilizaciones asiáticas. Mezcla varias sin ningún respeto ni conocimiento, refiriéndose únicamente a la china y japonesa (que supongo que serán las únicas que conoce el autor) y basándose en tópicos. Total, ¿para qué documentarse? Eso llevaría tiempo y sería intentar hacer un buen libro. Resulta que las Bennet presumen de ser fieles discípulas entrenadas en el Monasterio Shaolin, en China, que se pinta como un sitio de artes marciales cuando es un templo fundamental de la religión budista zen y donde se instruye en un modo de vida. Peeeero luego usan katanas como armas, amén de entrenar en dojos, que son de Japón. Y las posturas de batalla de las que hablan en realidad están sacadas mayoritariamente del yoga, originario de la India, y algunas del muay tailandés. Para que entendáis cómo queda en cuanto tienes una mínima idea, es igual que hablar de Europa tal que así:

Estuvieron en… eeeh, Albania. La religión era el cristianismo protestante, que es la única que conozco. Se comunicaban en… mmm…, sí, lituano y valenciano, suenan parecidos porque terminan en «-ano». ¡Oh!, y usaban el alfabeto cirílico, que creo que por esa zona hay un alfabeto que se llama así y queda mazo exótico. ¿Deporte nacional?: el criquet. ¿Comida tradicional?: la pizza de paella con salmorejo. Me suenan todos esos nombres. ¡kHè viEn Lho Eh Hecho¡ Thotal, zHon coZHas dHe HeuRRopA, küE eZ toDHo loh MiZmo.

Ah, y también hay gordofobia. Mientras en la historia original se metían con Collins porque no tenía criterio y era un pelota, sin aludir en ningún momento a su físico, aquí lo han hecho gordo y se lo ridiculiza y menosprecia por ello, metiéndose con su aspecto o lanzando pullas referentes a que le gusta zampar y no hace deporte como si fueran comentarios muy graciosos. Porque claro, la gente gorda es que es una tragona y una floja y por eso está así, ¿verdad? Jejeje, qué asco dan. Riámonos.

Para terminar, Grahame-Smith es un machista que considera los sentimientos, la coquetería, el gusto por las fiestas, la ropa y, básicamente, todo lo que tradicionalmente se asocia a la feminidad como aburrido y propio de gente débil y/o idiota. Lo guay es ser una guerrera impasible copiando la masculinidad tóxica. Peeero bien que aclara que las Bennet están buenorras y son bonitas y femeninas a pesar de ser guerreras. Porque, o sea, vale que sepan arrancar cabezas, pero sólo mientras sigan cumpliendo los cánones de belleza (que, por cierto, eran distintos en esa época) para que me gusten. Ya mujeres muy musculosas, con cicatrices o que no se arreglen no; eso no me pone. Y, por supuesto, también aclara que si a Elizabeth le gusta Darcy es porque es fuerte y diestro en batalla, que ella no quiere estar con un hombre al que pueda superar porque entonces no lo respetaría (hay gente que se retrata sola y no se da cuenta). Supongo que el autor piensa que muy bien que las mujeres sepan luchar y sean fuertes físicamente, eso es mucho que mejor que las estúpidas «cosas de chicas», pero nunca más que los hombres, tampoco nos flipemos. A ver si ahora van a querer ser nuestras iguales o algo.

9e15b70eb0f171dd7a92a96b29e48c6cGrahame-Smith está a favor de las chicas guerreras mientras sean así (y lo más triste es que si buscas en Google todas las imágenes que te salen son parecidas).

Además, resulta que cuando las mujeres se casan dejan de ser cazadoras de zombis para servir mejor como buenas esposas. Porque eso era lo más realista, claro. Si es que, entendedlo, en ese tiempo había mucho machismo. Una cosa es poner una época georgiana llena de zombis, ninjas, patadas voladoras que hacen que gente rebote contra el techo y luchas de espadas con los ojos cerrados; no obstante, la igualdad ya iba a ser muy inverosímil e históricamente incorrecta.

Sentencia

Si eres muy fan de las películas de zombis de serie B puede servirte para echarte unas risas, pero es un vulgar sacacuartos mal hecho.

PS: Estoy por publicar mi fanfic gender-bender de Orgullo y prejuicio con todo el morro. Total, hasta resulta más coherente y mejor escrito que esta obra y al menos es interesante como experimento para subvertir roles de género. Igual cuela y me saco unas pelas.

Anuncios

Reseña tetralogía Porta Coeli (Susana Vallejo)

Camarera escritora, aquí falta un poco de sal

Las expectativas las carga el Diablo. Estos libros no son malos, el problema es que me los habían vendido como la hostia (sagrada), así que al leerlos ha sido mi entusiasmo el que se ha llevado una hostia (con la mano abierta y carrerilla). ¡Son terriblemente anodinos! A meses de terminarlos los olvidas por completo porque no tienen nada que los diferencie de los otros pochocientos que hay del estilo. Y lo más triste es que tenían potencial.

¿Qué es lo que la autora hace bien? (¡Wiii!)

1. No se tienen que leer los libros en orden ni seguir con la saga si no se quiere. Si bien tienen relación, son historias auto conclusivas con su propio argumento y personajes.

2. Sabe caracterizar, unas veces mejor que otras, a les personajes a través de sus acciones y pensamientos en lugar de describirles cual pokedex. Y también sabe dar a entender información sin tener que deletrearla.

3. Ha creado un mundo interesante con criaturas asombrosas y que da muchísimo juego.

4. Hay dibujos, lo que permite visualizar mejor a las criaturas y da un toque personal a los libros. Sí, me gustan los libros con dibujos, ¿qué pasa?

¿Qué es lo que la autora no hace tan bien? (¡Buuu!)

1. Que los libros sean independientes sólo es una ventaja si pretender leer uno. Quienes quieran seguir la serie durante las páginas de introducción se aburren cual percebes  (que es más que las ostras, estas por lo menos pueden hacer perlas) porque les repiten lo que ya saben una y otra y oootraaa vez. Zzzz.

2. Después de haber transmitido algo, a la autora le da por explicase con pelos y señales. ¡Arrg! ¡Me daban ganas de amordazarla (¿o se dice confiscarle la pluma?) por sabotear así su propio trabajo! Ejemplo: una mujer recuerda su embarazo y la ves triste y melancólica con su sobrina, a quien adora y se pasa el día cuidando. Con eso se entiende que perdió al bebé y sufre porque le gustaría tener descendencia. No obstante, a continuación se deletrea que perdió al bebé y quiere descendencia, por si no lo habías pillado.

por-que-no-te-callas-1

3. ¿Desarrolla ese mundo tan fascinante que ha creado? Pos va a ser que no. Te da información con cuentagotas y lo usa como mero decorado o de comodín para resolver problemas. En plan: «¡Oh no!, hay una puerta blindada en mi camino. Menos mal que casualmente el mundo me ha otorgado un súper poder que me permite derretirla.»

4. Los dibujos sólo salen en los dos primeros libros. Lástima. Como se describe poco a las criaturas después del tomo uno a muchas cuesta visualizarlas.

5. Las novelas avanzan a trompicones. ¡Pasa una cosa interesante!… y la historia se estanca en reflexiones cliché y/o escenas irrelevantes. Zzzz. Si vas a hacer una novela reflexiva o que cuente el día a día haz reflexiones profundas o magnifica lo cotidiano, y si vas a hacer una novela de aventuras hazla ágil y entretenida. Pero NO hagas una novela de aventuras continuamente interrumpidas por fumadas mentales introspecciones o situaciones comunes (ejemplo: contar el día de instituto o las aficiones de alguien) que no aportan nada. Es un climax interruptus.

Y hasta aquí las apreciaciones generales, ahora, aprovechando que los libros son independientes, voy a meterme con ellos reseñarlos de forma independiente.

La orden de santa Ceclina

Bernardo es un monje guerrero que, aunque es un hombre de fe, trata de explicarlo todo mediante la razón, y su amigo Nuño es un proyecto de juglar y el típico amigo graciosete que sirve de alivio cómico. Ambos estudiaron juntos en santa Ceclina, una orden adelantada a su tiempo que propugna la importancia del conocimiento y la razón y no le importa tratar con herejes. Un día los protas descubren que existen unas criaturas extrañas que nadie más puede ver e investigando conocen a Yebra, acusada de bruja y la clásica chica con ideas avanzadas que es independiente. Y… pues eso, una orden y personajes que caen claramente en el anacronismo para que a les lectores les sea fácil simpatizar. (¡Alerta por clichés! ¡Alerta por clichés!) Muy en la onda del teocentrismo, dejan el asunto de la evolución para cuando nazca Darwin y no cambian nada lo largo del libro.

El caso es que, intentando desentrañar el misterio de las criaturas, descubren que hay otro mundo (esto no es un destripe, lo pone en la portada con letra GRANDE) y que su orden oculta secretos. Y también hay unos malos malosos que le tienen tirria a la orden porque, al ser unos atrasados, los consideran brujos por saber algo de ciencia. Además, son muy malvados para que se les coja asco, de esos que van por ahí saqueando, matando y violando sin más propósito que demostrar lo malos e intolerantes que son.

3

Lo único interesante es el mensaje final: no importa tu nacimiento sino tu inteligencia, que debe cultivarse con enseñanza. Sigue siendo elitista porque a la gente tonta que le den, pero mola esa reivindicación de la educación como base de un futuro mejor.

Cosecha negra

Si has leído el primero no es sólo que no aporte nada, es que ¿ese mensaje tan chulo que se dio en el libro anterior?, aquí se coge, se tira a la basura y se le escupe. Mucha educación, mucho lo importante son las capacidades y no el origen, peeero hay personas que son mejores sólo por la sangre que llevan. Así que la mejor forma de gobierno es una monarquía de nobles a quienes se considera superiores por su ascendencia. DESTRIPE Encima le dan el trono a un inquisidor que los traicionó, se ha dedicado a torturar y matar inocentes, no tiene reparos en usar sus poderes para lograr sus objetivos o matar si le conviene y se les ha unido por interés. ¡Seguro que junto con la otra noble soberbia que tampoco tiene problemas con matar creará un reino maravillupendo! FIN DESTRIPE Que inteligentes en santa Ceclina, tanto que defendían la razón. Pero bueno, cuando reclutan gente en secreto lo hacen diciendo quienes son y paseándose con los hábitos que les identifican, así que no sé que esperaba.

tumblr_lkir03R6rO1qi62qb

Imagino que esa apología no era la intención de la autora, pero el mensaje está perfectamente encarnado por les protagonistas: Veridiana y Enrique son nobles que pecan de soberbisa y ambición y se consideran superiores al resto. Esto no es malo per se, es una caracterización apropiada para la época. El problema es que la historia les da la razón: tienen más poder, inteligencia y belleza que nadie. Luego está Víctor, un monje que prefiere servirles porque lo importante es lo espiritual y para lo material mejor dejar a la nobleza, que están más capacitada. Y no es sólo que no evolucionen. DESTRIPE Volverse maloso por un berrinche cuando la chica que te mola no te hace caso y luego, en cuanto esta te pone ojitos, hacerse bueno otra vez no es una evolución; más bien parece un trastorno esquizoide de la personalidad. FIN DESTRIPE Es que sus sentimientos y sus acciones son erráticas. No sé si Víctor es asexual y ama a Veridiana platónicamente o se reprime porque considera más importante su vocación. Y tampoco sé si Veridiana quiere a Enrique o lo que siente es una conexión porque entrenaron en equipo y sólo le gusta Víctor. Hay señales que apuntan en ambos sentidos y no tengo claro cuál es el que quería transmitir la autora.

Y atención a la siguiente situación:

Alguien te ha humillado, torturado y encerrado en una cueva inmunda para que contraigas la peste y mueras sin volver a ver el Sol. ¿Cuáles tus sentimientos hacia esa persona meses después?:

A) Quiero matarla con mis propias manos.

B) No la mato por no ser como ella, pero la odio y me alegraría su muerte.

C) Sólo quiero olvidar, no deseo verla nunca jamás.

D) ¡Ya está perdonado todo! Vamos a ser amiguis y voy a jurarle lealtad eterna.

Igual es que soy un monstruo rencoroso, pero ¿en serio soy la única que NO elegiría la D?

El principio del fin

Trata (¡por fin!) cómo es la vida en el otro mundo. Lo malo es que deja eso en segundo plano para centrarse en Raquel, una chica que conoce a David, un claval misterioso (gracias porque no sea guapísimo ni haya amor a primera vista). A partir de ahí ella descubre que es muy especial y tiene habilidades chachis pistachis que nadie más posee. También hay una reina malosa que odia a la prota porque está celosa de que David le haga tanto caso, y Raquel también le tiene tirria porque es una reina tirana que mantiene un sistema social medieval (¿veis lo que pasa por poner una monarquía absolutista, giliflautas?) y ella es defensora de la igualdad, la justicia y tal.

1

Nada interesante o que no hayamos leído mil veces. Sólo me resta añadir una duda, un par de incongruencias y un elogio.

Duda: ¿Por qué tiene todo el mundo una criatura acompañante tipo daimonions? Ni su presencia está justificada ni sirven más que para poner una mascota kawaii.

Incongruencia 1: Un año en el otro mundo son diez en este. Si el mundo se colonizó en la Baja Edad Media deberían llevar una o dos generaciones ¿no? Pues de alguna manera ha habido ya tantes gobernantes del mundo que hay un salón entero decorado con sus retratos.

Incongruencia 2: Todo ese tiempo y siguen viviendo como en el medievo. ¿Cómo es posible que un mundo más evolucionado, con muchos recursos y que se nutre de las mejores mentes del nuestro no haya progresado? ¿Les pilló un periodo de vagancia?

Elogio: Mola que Raquel al descubrir sus poderes no quiera ser una súper heroína sino que los utilice para cosas como aprobar exámenes o interferir en la vida de les demás. Eso es lo que haríamos todes (sí, no miréis para otro lado).

La llave del secreto

La historia va sobre como en nuestro mundo se discrimina o directamente se trata de exterminar a la gente del otro por ser diferentes, rollo apartheid con tintes nazis. Nada que no hayamos visto un millón de veces, pero les personajes tienen mejor desarrollo que en los anteriores libros y quejarse de la discrimienación siempre está bien y hace mucha falta. Diría que el problema es que se intenta colar que la gente mala no es totalmente negra sino que tiene matices, pero no veo eso reflejado y no porque digas algo va a ser verdad (si no mirad al Partido Comunista Chino, que ni es comunista ni es partido… ni es chino dependiendo de cómo lo mires). Tenemos a Francisco, que es tímido y quiere hacer lo correcto, pero también es cobarde, egoísta y prejuicioso. A Santiago, que es chulo, acosador y prepotente, pero valiente y solidario cuando se lo propone. Y a Raquel, que aquí es más madura y tiene sus propios demonios internos, lástima que salga tan poco. Elisa debería desaparecer. Sólo existe para encarnar el tópico machista de la mujer manipuladora a la que le gustan los malotes y tener a pagafantas babeando por ella. DESTRIPE Sabe que le gusta a Fran y es mutuo así que ¿se hacen pareja? Nooo, se dedica a liarse con Santiago y luego darle esperanzas a Fran. Al final se declara a Fran como segundo plato cuando Santiago la deja y, encima, tiene la jeta de ponerle la excusa de que se lió con Santiago por culpa del propio Fran porque no se declaró antes. FIN DESTRIPE

Eso sí, el final está pillado por los pelos, no veo sentido a muchas de las cosas que plantean y suenan a excusa. DESTRIPE Ese rollo de tener que devolver el libro al pasado no sólo crea una paradoja sobre quién escribió el Porta Coeli, sino que no tiene sentido porque han admitido que hay cientos de universos según las posibilidades, así que no entiendo que ahora actúen como si sólo existiera el suyo y fueran a desaparecer si no colonizan el mundo nuevo en el pasado. FIN DESTRIPE

Sentencia

Libros del montón para pasar un rato entretenido y luego a otra cosa mariposa.

Reseña y Crítica Feminista a la Trilogía Corazón Salvaje (Caridad Bravo Adams)

Mucho talento, horrible argumento.

Esta reseña va dedicada a Nea Poulain y participa en su reto Tour Latinoamericano, consistente en leer libros escritos por autoras y autores de cualquier lugar de latinoamérica y compartir las lecturas por el blog; idea que me parece interesantísima porque, echando cuentas, a menos que se busquen a propósito otras obras al final casi todo lo que se lee es de Europa (especialmente del oeste), Canadá o EEUU.

(El reto lo propuso el 1 de Enero de 2018, sólo me ha tomado un año empezar. Todo correcto. Menos mal que Andrea es sabia y concedió tiempo infinito para cumplir).

Concretamente esta es la reseña de México 🇲🇽, país de Nea. He escogido esta trilogía porque Caridad Bravo Adams es muy famosa por escribir historias dramáticas (básicamente culebrones) que han sido en su mayoría llevados a la gran pantalla con mucho éxito; por lo que es importante en la cultura popular no sólo mexicana, sino de toda latinoamérica y hasta España. A eso sumandle que, irónicamente, pese a lo anterior es minusvalorada como escritora, siendo relegada a «escritora de segunda» por no hacer «literatura auténtica» sino de mero entretenimiento; hasta el punto que ella misma pensaba que no tenía derecho a llamarse escritora, llegando a decir en una entrevista: «Me niegan el pan y la sal porque escribo para la radio y televisión… En realidad yo no escribo para que me den el Premio Nobel –pobre de mí– escribo para llegar al pueblo, a la gran masa humana, a tanta gente que necesita una hora de distracción …». Pese al hecho de que literalmente toda su vida la dedicó a escribir libros, poemas, artículos y hasta teatro (sí, se que tiene un par de premios, pero nunca se la menciona ni reivindica entre las literatas mexicanas).

Visto todo lo anterior obviamente tenía que leer algo de ella, sonaba demasiado a una de estas autoras prolíficas que si hubiera sido un hombre habría sido un grande de las letras, pero por ser mujer se la minusvalora. ¿Era correcta mi impresión y es una buena autora? Sí, sin duda. ¿Me ha gustado y la recomendaría?

tenor

Empecemos por lo bueno. (づ ᴖ ɜ ᴖ)づ

La historia sucede en Martinica, un departamento de ultramar francés, y narra los líos amorosos y desencuentros entre 2 hermanas (Mónica y Aimé Molnar, señoritas bien de una familia colona francesa, pero empobrecidas) y 2 hermanos (Renato D’Autremont, terrateniente colono heredero de una gran fortuna, y Juan del Diablo, ilegítimo resultado de una aventura del padre del anterior y que por eso se ve abocado a la pobreza y ni siquiera tiene apellido). Y sí, es un culebrón con todas las letras, no obstante, Bravo Adams escribe bien y, pese a que se muestran emociones muy intensas y desbordadas, su presentación se maneja con maestría y logra que no quede como una burda parodia exagerada (bueno, la mayor parte del tiempo), algo que muy poca gente consigue. Y lo anterior se ve apoyado porque estas son lo que se llama novelas de paisaje, es decir, que el entorno juega un papel muy importante en la obra. Se hacen muchas comparaciones entre estar en una isla volcánica surgida del océano fruto de la fuerza incontrolable de la tierra con las pasiones incontrolables de les personajes, que también se desbordan como una erupción sin que lo puedan evitar. De algún modo no resultaba ridículo que les personajes sintieran de un modo tan intenso y cedieran todo el tiempo a sus impulsos en lugar de usar la razón, porque parecían un reflejo de la tierra que habitaban, que también se presentaba regida por fuerzas naturales incontrolables.

Además, Chéjov estaría orgulloso. Todas las escenas están construidas. Nada de que te den explicaciones y resúmenes exprés sobre que X e Y están teniendo una conversación, de verdad se escribe como X e Y tienen la conversación. Y si alguna escena se cuenta en lugar de mostrarse es porque lo hace alguien que estuvo allí y relata lo que ha sucedido, también a través de una escena bien construida. La única parte en que sí se pone Bravo Adams explicativa es para contar los sentimientos, pese a que se sobrentienden bien la mayoría de las veces; eso sí se lo critico, ya que siento que me toma por idiota creyendo que no voy a ser capaz de entender lo que expresa y por eso me lo tiene que deletrear qué está sintiendo cada personaje en todo momento. Pero en general, ¡por fin alguien que ha comprendido lo de mostrar y no contar!

gif-emocion-10.gifYa se que este no es Chéjov, pero no he encontrado un gif de él e igualmente esta sería su reacción.

Para seguir, les personajes, sobre todo les principales, tienen una construcción sorprendentemente buena dentro de ser puros estereotipos. Sus voces son reconocibles y hacen metáforas y comparaciones que tienen que ver con su personalidad y sus vivencias: Juan, que es marino, se explica hablando de tormentas, islas y demás; Mónica, que es muy religiosa y ha vivido sobreprotegida, hace alusión a la Biblia, se compara con mártires y muestra desconocimiento sobre lo que pasa en el mundo; etcétera. Incluso a quienes tienen un rol secundario se les dan leves pinceladas de caracterización, tales como la criada mestiza que cree en la magia y los ritos africanos. Son detalles muy de agradecer porque te crees que les personajes sean quienes dicen ser. Nada de aberraciones tales como iletrados obreros rusos que luego por alguna razón hablan, además de ruso, inglés, alemán, polaco, ucraniano y finés nivel nativo y chapurrean galés y neerlándes (¿eh, Follett?). La única parte que sí queda forzada es que a veces a les personajes les da por marcarse monólogos que ya quisiera Calderón de la Barca. Esos momentos sí que resultan muy artificiales, ya que no suenan para nada como algo que de verdad se diría en voz alta; y especialmente suenan falsos porque siempre usan un registro tirando a culto, incluso cuando la persona en cuestión no ha recibido una educación.

Para terminar, el ambiente está bien construido. Se nota que hay documentación y/o la autora sabe de qué esta hablando. Aunque es algo que está de fondo y lo importante en la historia son los amoríos, se refleja y critica con crudeza la situación de explotación de la metrópoli, siendo que la población esclava (negra sobre todo y también indígena y mestiza) no tenía derechos y trabajaba hasta morir para enriquecer a hacendados y mandar productos a Francia, cuyos gobernadores hacían la vista gorda incluso ante prácticas prohibidas con tal de que la producción siguiera. Y se aprecia el choque cultural entre las fiestas de tradición africana de la mayoría de la población esclava y la cultura europea de las clases altas que venían de la metrópoli. En suma, que te crees que estás donde te dicen que estás. No como novelas rosas cuya ambientación en Escocia, por ejemplo, se basa en que la gente vista kilts. La ambientación en las novelas rosas suele ser paupérrima alegando que la novela no es histórica y se centra en el romance, Bravo Adams es la prueba de que eso es una excusa para no documentarse.

Pero ahora llega lo malo y quiero decir MALO. ლ(ಠ益ಠლ)

Todo el talento demostrado por la autora está al servicio de un argumento horriasqueroso. La historia es tan pero tan machista que dan ganas de vomitar. Tanto Juan como Renato son basura machista a un nivel que harían parecer a Christian Grey un buen tipo:

– Juan es un salvaje con las mujeres, dedicándose a insultarlas, arrastrarlas de un lado para otro y exigir. Él dice cuándo y dónde quedar y si no cumples amenaza con violencia física, pero a él no se le puede en ningún momento pedir nada. Y también deja claro que tiene a una mujer en cada puerto y se puede acostar con quien le da la gana, pero si decide que una mujer es suya esta tiene que darle fidelidad absoluta y hacer todo lo que diga o se cree con derecho a insultarla, humillarla y hasta violarla y matarla. Encima se justifica en que las mujeres en general dan asco y no merecen otro trato, que si quieren que las respete mínimamente primero que demuestren ser unas mártires, porque el de partida las va a tratar mal y luego ya si eso se disculpará al ver que se ha equivocado en un caso concreto. Lo único que se le puede conceder es que no es racista, no como el siguiente, que es esclavista y disfruta maltratando a  la gente no blanca en su poder para demostrar su superioridad.

– Renato al principio parece mejor, pero luego te das cuenta de que es la misma escoria y hasta peor. Es un psicópata que se «enamora» (léase obsesiona de modo enfermizo) con mujeres según la visión idealizada unilateral que se hace de ellas. Una vez «enamorado», por mucho que ella le diga claramente que la deje tranquila, en su paranoia sigue empeñado en que en realidad lo ama y se está haciendo la difícil. Incluso llega a amenazarla y chantajearla para que le diga lo que quiere oír o trata de matar al esposo para casarse con ella porque, aunque lo hayan mandado a pastar repetidamente, según él lo dice para darle celos con el esposo, pero en realidad seguro que quiere verse libre para casarse con él. Para colmo, cuando la mujer demuestra no ser como la imagen que se había creado en su cabeza, se cree legitimado para humillarla, maltratarla y hasta matarla por «engañarlo».

Ojalá se hubieran matado como varias veces intentan y el rey de Dinamarca gobernador de Francia hubiera aparecido para quedárselo todo. Eso sí sería un final feliz. Se supone que esto es un culebrón y el interés radica en averiguar cómo quedarán las parejas, pero cualquier final con uno de los 2 es como elegir entre la silla eléctrica y la cámara de gas. Te deja con miedo de que por cualquier ofensa real o imaginaria la pobre mujer en cuestión acabe cualquier día en el hospital por una paliza o directamente muerta, máxime teniendo en cuenta que ambos justifican maltratar y matar mujeres y tratan de patadas a las protagonistas más de una vez, maltratándolas, amenazándolas y hasta intentando matarlas. DESTRIPE De hecho, Aimé acaba muerta por culpa de Renato. Y no me vale la excusa de que fue un accidente y se lo merecía tal como dice el libro, porque él había intentado matarla y la había estado tratando muy mal; y en el momento actúa de un modo muy peligroso persiguiéndola, pese a que sabe y le dicen que es peor, haciendo que su caballo se dirija a un desfiladero. Sabía que la podía matar y le da igual. Eso se llama homicidio indirecto. FIN DESTRIPE

original

Las dos hermanas son muy diferentes y hubiera sido maravilloso que la historia tratara de cómo aceptaban sus diferencias y se querían pese a todo. Pero no, porque son los tropos machistas de la santa y la prostituta. Se presenta a Aimée como el epítome del mal, cuando los hombres son mil veces peores. Ellos también son egoístas y buscan su propio beneficio. La diferencia es que encima son violentos y van amenazando de muerte. Pero se les da redención y a ella se le niega. Ellos merecen todo el perdón, igual que por dejarse llevar por sus pasiones, pero si es una mujer ya es el origen del mal y no merece nada. Al final Aimée me daba pena y merecía su oportunidad. ¿Por qué los hombres pueden ser egoístas, mentirosos, manipuladores y rencorosos (por cierto, hay una denuncia falsa en el libro… y la pone un hombre por despecho) y luego arrepentirse y aquí no ha pasado nada, pero ella ya era un súcubo del infierno por lo mismo (sin contar que ellos, como he dicho, son bastante peores)? Además, yo también mentiría diciendo a un tío lo que quiere oír si este me ha agarrado del cuello y me amenaza con estrangularme y si sufriera constantes amenazas. Y también estaría enfadada si me trataran a patadas e insultos y no me dejaran hacer nada. Igual es que yo soy muy malvada. ¿Está muy feo lo que hace? Sí, pero básicamente a Aimé se la odia y vilipendia por atreverse a salirse del camino y ser como los hombres siendo mujer.

También se presenta a Mónica como la mártir encarnación de la virtud, obviamente asociada con pureza sexual, que cambia a los hombres por ser capaz de aguantar todos sus maltratos. Ojalá se hubiera explorado su personalidad porque, al igual que Aimé daba señales de no ser mala sino más bien tener aspiraciones de libertad e ideales que podrían haberse explorado para hacer de ella una personaje gris interesantísima, Mónica tiene oscuros que también daban para mucho: es muy clasista, moralista y metomentodo. Aunque no lo diga, demuestra que tiene interiorizado ser superior a otra gente de estratos más bajos y sin educación, además de tener una idea de qué es el bien y qué el mal y cómo comportarse, creyendo que tiene el derecho a meterse en la vida de todo el mundo para decirles cómo deben ser, mirando por encima del hombro y tratando mal a quien no cumpla.

Pero no, se las presenta en un plano de blanco y negro y se las hace odiarse y competir entre ellas. O sea, tópicos machistas, enseñanza de que las mujeres deben soportar el maltrato y nula sororidad.

4

Horror. Por esto, aunque la obra esté bien escrita, dudo que sea recomendable a menos que la leas como ejemplo de lo que NO deben ser hombres ni mujeres y como NO llevar relaciones.

También mencionar que hay demasiado relleno. Los 3 libros podrían haber sido 1, ya que sobran la mitad de las páginas. Esto de debe a que la historia se alarga hasta la nausea de forma artificial: que si les personajes se niegan a decir lo que sienten, que si justo cuando todo va bien alguien decide estropearlo aunque su actuación no tenga ningún sentido, que si coincidencias muy convenientes, que si malentendidos… Resultaba muy, muy cansino. Y había momentos que eran tan obviamente diabolus ex machina que se perdía toda credibilidad.

No se hasta que punto lo anterior es consecuencia de las exigencias para alargar y plegarse a los gustos de la época, pero especialmente el machismo me ha impedido disfrutar de los libros y recomendarlos, reivindicando a la autora. Y es una pena porque había maestría al escribir y capacidad para haber creado una obra compleja con personajes grises de gran humanidad… y al final se desperdicia en favor de tropos machistas y una historia tan alargada que llega a resultar rocambolesca.

Sentencia

La autora escribe bien y resulta interesante conocerla por eso y por su importancia en la cultura popular, pero teniendo en cuenta que sus obras son MUY tóxicas y sus argumentos sólo deben mirarse con ojo crítico.

Queja Trilogía La Materia Oscura (Philip Pullman)

O cómo a veces acabas siendo lo mismo que criticas

Estoy taaan decepcionada con esta trilogía. El primer volumen me gustó. OK, tenía relleno y algunas partes bastante leeentas, pero también una buena protagonista que se comportaba como lo que era: una niña (demasiades escritores confunden «niñe» con «idiota»), buenes personajes secundaries, un mundo atractivo, una historia interesante y un final ÉPICO (con mayúsculas porque es de los mejores que he leído). Así que estaba emocionadísima y me tiré encima de la segunda parte cual si fuera el último helado en el Sahara.

Sin títuloEsta era yo agarrando el segundo tomo.

Pero lo leí y fue como «mmm, bueeeno, se ha reducido bastante el nivel, pero es un libro de transición, seguro que el último ya será el mejor de todos». Pero entonces leí el último y ya fue un «¡¿pero que punta Miércoles (corrector activado) es esta?!». La trilogía empieza muy bien, pero pasa de buena a cuesta abajo, sin frenos y de culo para más inri.

Parece ser que Pullman escribió esta trilogía como una refutación de Las crónicas de Narnia y los valores que esa heptalogía transmite. Ya que ese era el plan del autor le voy a seguir la corriente para explicar por qué creo que la ha acabado cagando de la misma manera que C. S. Lewis.

Racismo

En Narnia les Calormenes, de piel morena y recuerdan a les árabes, son malvades; mientras que les narnianes, que son les buenes, son de piel clara y preferiblemente con el pelo rubio.

Bueeeno, supongo que podemos aceptar los libros de Pullman como animales de compañía antirracistas si pasamos un poco bastante la mano. Hay otras especies y etnias (mulefas, giptanes) que son interesantes y ayudan a les protagonistas, pero son secundarias y al final de protagonistas blanques (Coulter, Will y Mary) y preferiblemente rubies (Asriel y Lyra) no salimos. Si tanto quería luchar contra el racismo eurocéntrico habría sido mejor que les protagonistas fueran de alguna cultura no europea y/o pertenecieran a otra etnia que no fuera la blanca, ¿no?

4cfc688f631f1114558695cd462433ac--jurassic-world-cast-vincent-d-onofrioPongo a secundaries puntuales de otras etnias junto a mis protagonistas guays y relevantes blanques, ¿veis como soy mazo de antirracista?

Machismo

En Narnia los hombres son guerreros y valientes mientras que las mujeres son señoritas dulces y compasivas que suelen quedarse atrás a la hora de luchar.

En este punto el fracaso ha sido tan estrepitoso que duele. Decir «los hombres son fuertes, luchadores y capaces mientras que las mujeres no» es machista, pero también lo es decir «las mujeres pueden ser fuertes, luchadoras y capaces, pero NUNCA más que los hombres, no te vayas a creer». Y en La materia oscura las personajes femeninas parecen diseñadas para palidecer ante los masculinos.

En el primer tomo Lyra es una gran protagonista: inteligente, valiente y capaz de sacarse las castañas del fuego. Sin embargo, en el segundo libro aparece Will y desde entonces él es quien parte el bacalao: toma las decisiones, pelea, idea los planes y ayuda o salva a Lyra porque, repentinamente, esta se vuelve una inepta que no hace más que meter la gamba. DESTRIPE Estaba muriéndose de hambre en Cittàgazze sin saber qué hacer hasta que Will la encuentra, si persigue su propio objetivo en lugar de ayudar a Will sólo consigue que le roben y Will tiene que ayudarla, Coulter la secuestra y es Will quien tiene que salvarle el culo. FIN DESTRIPE ¡Menuda forma de cargarse a una buena protagonista!

Más ejemplos: Asriel es un hombre inteligente que con su carisma consigue lo que quiere, sin embargo, Coulter es el prototipo de femme fatale. Es lista, pero lo que emplea para logar sus objetivos son sus dotes de seducción. Porque claaarooo, los hombres con su labia y su cerebro lo pueden lograr todo, no obstante, las mujeres lo que necesitan es ser sensuales. Una (cis)mujer sólo tiene que restregarle las tetas por la cara a un hombre para tenerlo comiendo de su mano (la tía es más sutil, pero en esencia eso es lo que hace). ¡Con un par… de tetas!

Ya las brujas son el acabose. Son guerreras y capaces, pero también caprichosas, crueles, celosas y abandonan a sus amantes masculinos y/o son infieles cuando quieren; sin embargo, si se encaprichan con un hombre este las tiene que corresponder por narices o tratan de cargárselo. O sea, son como los hombres exponentes de la masculinidad tóxica, pero a ellas se las presenta como arpías y se victimiza a los pobrecitos hombres. Al revés no. ¡Qué casualidad!

Propaganda de una ideología

Los de Narnia son libros descaradamente religiosos en los que suele primar el transmitir valores sobre el argumento, que muchas veces se resuelve por la cara gracias a oportunas apariciones de deus-ex-Aslan.

Pues aquí igual, ¿quién necesita hacer libros coherentes que desarrollen satisfactoriamente la trama? Lo importante es decir que las religiones son muuu malas.

En el primer libro hay una crítica a la religión, pero en el tercero el autor le da una patada a la sutilidad y tira del recurso descarado y facilón de que tooodas las personas religiosas son una panda de manipuladoras sedientas de poder que se dedican a obstaculizar el progreso, torturar y matar. Eso cuando no son extremistas a los que no les importa inmolarse para matar infieles. Pero lo peor es que, con la excusa de vender su ideología, Pullman se pasa el argumento por el forro. ¿Cómo consigue el bando de los anti-dioses, en meses y partiendo de cero, esa mega fortaleza y ese súper ejercito que Mordor y sus huestes son a su lado una chabola y unos pringaos con palos y piedras? ¿Qué pasa con la gente que perseguía a Will? DESTRIPE ¿De dónde sacan los malos esa bomba inter-dimensional que con un mechón de pelo de una persona puede provocar una explosión donde esta se encuentre? Y ¿por qué puñetas dicha bomba no afecta a la raíz del pelo? FIN DESTRIPE Y eso sólo por mencionar algunos ejemplos.

Respuestas del autor: «el ejercito y la fortaleza las obtienen porque… estooo… ¡pueden controlar el tiempo! Y lo demás… pueees… ¿Qué más da? ¡Estoy intentando vender mi ideología, no escribir buenos libros!».

A Wizard Did It

Oda a la vida y al libre albedrío

De las obras de Narnia parece desprenderse que la vida no es tan importante como lo que viene después y que no hay que cuestionar nunca la fe.

Aquí sólo tienes una vida y hay que aprovecharla. Además, no puedes creerte todo lo que te digan, hay que tener un pensamiento crítico y rebelarse de ser necesario. Todo muy bien, así que sigo sin entender qué le dio al autor para tirar por tierra su trabajo en el final. ¿Se drogó antes de escribirlo? ¿Alguien que le odia le cambió a traición las últimas páginas? ¿Se dio cuenta de que la había cagado en lo demás y decidió rematar la historia para que no sufriera? ¡¿Por qué pasamos de «la voluntad humana lo puede todo» a la resignación, de la capacidad crítica a creernos lo primero que nos dicen y convertimos la rebelión en una pataleta propia de un trastorno de oposición desafiante?! ¡¿POR QUÉ?! Para una vez que sí estaba transmitiendo lo que quería…

DESTRIPE Que Lyra y Will terminen separades es una estupidez. Llevamos la trilogía entera diciendo que no hay nada imposible y las religiones son malosas porque imponen lo que tenemos que hacer. ¿Cómo es posible que ahora llegue una ángel y les diga «ea, cada une a su mundo y cerrando las puertas entre ellos, que vuestro destino es separaros. Hacedme caso que soy una ángel, ya sabéis, una de esos seres contra los que os acabáis de enfrentar por ser mentiroses y controladores» y le hagan caso sin más? ¿A Dios y las autoridades religiosas se las debe cuestionar, pero al destino y le primer «líder» que aparezca hay que bajarles las cabeza? Mi no entender. FIN DESTRIPE

Sin título

Y ¿no iba también la cosa de avanzar y ser personas cada vez más sabias? Entonces, ¿por qué destruir el progreso? Que síii, que usarlo podía traer horribles males, pero también enormes beneficios, así que lo suyo sería emplearlo con cabeza. Es como si decidiéramos destruir los laboratorios porque, aunque crean medicinas que salvan millones de vidas, también se pueden usar para crear drogas, así que mejor que no haya innovaciones en medicina a arriesgarnos. Puede que bastante gente tenga que fastidiarse y morir de enfermedades tratables, pero al menos nadie podrá crear éxtasis. Ajá. Una lógica impecable, qué duda cabe.

DESTRIPE Sí, me estoy refiriendo a lo de destruir la Daga Sutil porque, claramente, las ventajas de unir varios mundos y tener un material que puede cortarlo todo no merecen la pena si al hacer cada corte dimensional aparece un único espanto que además se puede destruir. Mejor ocultar el conocimiento hasta que alguien más lo descubra y empleé sin saber las consecuencias. Anda, ¡lo que ya había pasado y por eso se monta la que se monta con los espantos! FIN DESTRIPE

Sentencia

No son libros anti-Narnia, son Narnia 2.0 versión el ateísmo es chachi pistachi.

Reseña el Diablo Viste de Prada (Lauren Weisberger)

Las anécdotas se visten de novela

Erase una vez una chica (Lauren Weisberger) que empezó a trabajar como ayudante de la editora de la revista de moda Vogue (Anna Wintour), que resultó ser exigente, fría y antipática, pero como era la que mandaba la tenía que aguantar. Así que la chica salía de su trabajo protestando y con un montón de anécdotas sobre lo malosa que era su jefa. Un día se le encendió la bombilla y pensó ¿por qué no escribo sobre mi situación en lugar de limitarme a quejarme? Así nació el libro objeto de esta reseña. ¿El problema? Una novela necesita de algo llamado argumento. Las anécdotas por si mismas, por entretenidas o graciosas que sean, son como las intenciones: sólo con ellas no vas a ningún sitio. No pongáis esa cara, lo de que la intención es lo que cuenta es una excusa y todo el mundo lo sabe, si no me creéis probad a decirle a vuestre jefe «le juro que tenía toda la intención del mundo de hacer mi trabajo, pero en lugar de ponerme a ello me fui de fiesta o me quedé en la cama haciendo la croqueta». Luego me decís si os han felicitado por vuestras buenísimas intenciones o estáis llorando en la cola del paro.

Este libro cuenta cómo una chica recién salida de la universidad (Andrea Sachs) piensa que conseguirá su trabajo soñado en ese maravilloso y agradable mundo que es el laboral (ah, inocente criatura). Empieza a trabajar como ayudante de la editora de la revista de moda Runway (Miranda Priestly), que resulta ser exigente, fría y antipática, pero, como después de un año trabajando para ella puedes acceder al puesto que quieras gracias a sus contactos, la tiene que aguantar. A partir de ahí nos cuentan un montón de anécdotas sobre lo malísima que es la jefa. Fin. Bueno, miento, también nos dan datos aleatorios sobre la vida de la protagonista que no interesan a nadie por su nula relevancia. Por ejemplo, ¿para qué se molestan en contar que Andrea es judía o que no le cae bien el marido de su hermana? Su religión no afecta a nada de lo que pasa, la hermana dice tres frases en todo el libro y el marido una. Son apuntes que sólo están para rellenar páginas y que parezca que hay algo parecido a una historia más allá de que a la autora le apeteciera poner a parir a su antigua jefa. No cuela.

Sin títuloUn dato tan interesante y necesario para esta reseña como los de la vida de Andrea para el libro.

El libro no es más que una larga queja sobre lo abyecta, hasta el extremo que ríete tú de Cruela de Vil, que es Miranda. Ejemplos (no literales pero sacados del libro):

Miranda: Oye tú (ni me molesto en aprenderme cómo te llamas, ni que fueras humana), ya sé que tengo criada y cocinero, que estamos fuera de tu horario laboral y que es Sábado por la noche e igual tienes planes, pero quiero que vayas a comprarme orégano para la cena.

O bien:

Miranda: No tienes derecho a descanso para comer ni ir al baño (¿no te he dicho ya que no te considero humana?) porque ahora que te he contratado tienes que estar disponible veinticuatro horas al día, siete días a la semana.

Respuesta en ambos casos:

Andrea: Por supuesto Miranda, como tu digas (toleraré este comportamiento como perfectamente normal).

En serio, yo se que en EEUU tienen menos derechos laborales que en Europa, pero eso es más propio de una fábrica de Inditex en Bangladésh. Una de dos, o el comportamiento de Miranda está «un pelín» exagerado con respeto a los hechos reales o en realidad la trama sucede en Haití y Andrea es una restavek. Si fuera real le habría salido más a cuento denunciar porque no es una trabajadora precaria ni en negro: tiene contrato, testigues y una situación desahogada en la que puede permitirse estar sin trabajar si la despiden.

Sobre les personajes: Andrea es rubia y no le interesa la moda, pero se viste de marca por su trabajo; Miranda es desagradable, exigente y sádica; Emily es la otra ayudante de Miranda; Lily es la mejor amiga de Andrea y una borracha; Alex es el encantador novio de Andrea; y Cristian es un escritor rico, guapo y creído con el que Andrea coquetea y se lía de vez en cuando, porque en esos momentos no se acuerda de lo maravilloso que es su novio (luego Andrea se siente dolida cuando Alex la deja, ¿no es un encanto de criatura?). No, no es un resumen simplista, eso es todo lo que te dicen de elles. Y porque son les más importantes, que de otres no se menciona ni el nombre. Entre que con la información que te dan no puedes ni visualizarles y que Miranda es inhumana bien podrían ser pepinillos en lugar de personas y nunca lo sabríamos por el libro.

PepinillaAndrea, ¿eres tú?

Y la presentación que se hace del mundo de la moda no es estereotipada, es lo siguiente. Todas las chicas son altísimas (¿de dónde las sacan? la estatura media la cismujer en Estados Unidos es 1’61) y anoréxicas (si no usas menos de la talla 38 y tienes un trastorno alimenticio no estas capacitada para trabajar en algo relacionado con la moda, todo el mundo sabe eso), todos los hombres son homosexuales promiscuos y con mucha pluma (¿un machote heterosexual interesándose por la moda o, aún peor, entendiendo sobre ella? ¡Inconcebible!), etcétera. Igual lo anterior sería aceptable si el libro fuera una crítica o una parodia, pero no es el caso. Apenas hay reproches, ironías o sentido del humor; lo que sí hay es muuucha moda. Se dedican páginas enteras a hablar del maquillaje, los peinados y la ropa que usan les personajes (algo mucho más importante que caracterizarles, dónde va a parar). Y lo peor es que no se aprende sobre elegancia ni glamour. Sólo te dicen marcas, colores y materiales, como si te estuvieran describiendo el contenido de un armario.

Creo que la propia autora se dio cuenta de que no había transmitido nada, así que al final intentó meter una moraleja buenrollista que hace aguas porque, ni pega con el resto del libro, ni está bien planteada. DESTRIPE Lily está en coma tras un accidente por conducir borracha. Andrea está en París con Miranda y si se va la despedirán. Decide quedarse, sin embargo, luego piensa que lo correcto es volver porque está dejando de lado a su familia y amigos y blablablá. Peeero, sólo lo piensa cuando Miranda le pide una cosa que no puede hacer y, por tanto, prefiere darse el gusto de renunciar antes de que la despida de todas formas. Mmm, sí, me has convencido de que Andrea es moralmente muy superior a Miranda y de que las amistades son lo primero, sí, sí. FIN DESTRIPE

Sentencia

Para aprender un montón de marcas que nunca podrás pagarte. Es uno de esos raros casos en que la película es mejor (y más corta).

PS: ¿A nadie más le parece raro que no se cargaran al vigilante sádico de Runway? Andrea dice que lo aguanta porque es su amigo. Chica, replantéate tu concepto de amistad. Si alguien se dedica a estresarte y humillarte públicamente no es tu amigo. Teniendo en cuenta que hay que hacer cualquier cosa (legal o no) por complacer a Miranda y que, aparentemente, no existen los derechos, no creo que nadie vea con malos ojos que se le partan las piernas por obstaculizar los recados.

Reseña Diez (Gretchen McNeil)

Claro ejemplo de que hasta para plagiar hay que saber hacer bien las cosas

Este libro es la millonésima pseudocopia descarada versión actualizada de Diez negritos, de Agatha Christie, y se las arregla para potenciar al máximo todos los defectos que tenía la obra original, eliminar sistemáticamente sus virtudes y, asimismo, alcanzar tales cotas de ridículo que roza la parodia. Y si fuera una parodia todavía, lo triste es que la novela va en serio, así que no sabes si reíste de todas formas o llorar. Mucho.

Ya que la propia autora de esta novela se empeña en compararla con la de Christie yo no voy a ser menos. Así de paso os demuestro por qué compararse con otras obras y/o intentar emularlas, sobre todo si son muy conocidas, suele ser una pésima idea.

the-girl-who-did-nothingLas comparaciones son odiosas, sobre todo para quien pierde.

¡Chan, chan, chaaan!

McNeil VS Christie

Round one: argumento. Three, two, one… ¡Fight!

El argumento es igual: diez personas llegan a una isla, son acusadas de unos crímenes, se dan cuenta de que están aisladas y empiezan a morir una a una. Pero McNeil pensó que lo que necesitaba la historia eran adolescentes con las hormonas revolucionadas, corazones desbocados, sonrojos y suspiros cada pocas páginas. Porque esta es una historia de asesinatos, horror y tal, pero ¿cómo vamos a no incluir algo tan importante como la tensión sexual el amorrr? ¡Seguro que los dos temas se completan genial! Pista: NO.

Round two: personajes. Three, two, one… ¡Fight!

¿Qué en la novela de Christie les personajes son acartonades y típiques? Pues aquí igual, pero en lugar de darle una mínima personalidad a todes mejor limitarnos a tres, no nos vayamos a herniar.

Meg, la protagonista, va de tímida y buena, pero es una hipócrita prima de Bella Swan que juzga y desprecia a todo el mundo para sus adentros (ese es imbécil, esa una estirada) y está más salida que el pico de una plancha (oooh, el chico que me gusta me ha sonreído, hay un cadáver en la casa, pero está guapísimo con esos hoyuelos *babas*. ¡Que horror, otro cadáver! ¡¡Él está buenísimo y yo con estos pelos!! *babas*). Además, al final resulta ser casi más psicópata que la persona tras los asesinatos. DESTRIPE Pese a las muertes y ver a su amiga morir de forma sangrienta acaba feliz porque ha conseguido hacerse novia del chico que le mola. Ni Hannibal Lecter. FIN DESTRIPE

Minnie es amiga de Meg y, con la excusa de ser bipolar, se dedica a tratar a esta como a un felpudo mientras Meg lo aguanta todo por no quedarse sola, pero en realidad está deseando perderla de vista. Da gusto ver amistad verdadera y sana entre mujeres.

Y T.J. es el chico guapo, atlético y popular por el que medio instituto suspira, pero que (¡oh casualidad!) se fija en la chica tímida e impopular porque ella es espacial, no como las otras cien mil con las que se ha liado.

El resto son un grupo indefinido (lo máximo que se dice de elles es el color de su pelo o un rasgo físico aleatorio) al que yo llamo carnaza, ya que sólo están ahí para llenar el cupo de fiambres.

Round three: desarrollo de la historia. Three, two, one… ¡Fight!

Tanto Christie como McNeil dependen de la casualidad hasta lo inverosímil (que suerte que justo la persona que la mente criminal tenía planeado electrocutar es la que tiene un ataque de histeria y corre hacia la puerta electrificada). Pero si Christie es capaz de crear angustia e intriga aquí es imposible tomarse la historia en serio cuando a la prota le da por hacer cosas como preguntarse si de verdad le gusta a T.J. frente a un cadáver empalado aún caliente.

Round four: forma de contar la historia. Three, two, one… ¡Fight!

Si Christie va rotando el punto de vista de les personajes aquí Meg es la única narradora en primera persona. Eso es muy irritante, no sólo porque es una niñata hormonada y repelente (insisto, Bella Swan), sino que encima es imbécil perdida. No os imagináis la desesperación cuando las pistas son evidentes como una patada en la cara y la prota sigue sin sumar dos más dos durante un montón de páginas. Ejemplo: Meg encuentra un diario y una foto de una chica de su instituto a la que marginaban, además, quienes están en la casa han dicho cosas que coinciden con las del diario. Pues la muy mamerta sigue preguntándose si todo es casualidad y cuando (¡aleluya!) llega a la conclusión de que los asesinatos son una venganza se cree una genia.

ll51ee8031¡Menos mal que me lo has dicho! ¡¡Nunca lo hubiera adivinado!!

Round five: desenlace. Three, two, one… ¡Fight!

Christie presenta un final duro y cruel en el que todo queda explicado de forma algo razonable. McNeil tira del topicazo de asesine que, si toda la obra ha sido calculadore y metódique, ahora le da por descubrirse y soltar un monólogo más largo que un día sin Internet (porque de alguna manera tenía la autora que explicar lo que no se ha sabido transmitir de otra forma). Y, para colmo, lo remata todo con un final inverosímil y cliché que contradice la lógica de la historia, se ríe del sentido común de quien lea y hace más aguas que el Titanic. DESTRIPE Meg sobrevive (¿alguien lo dudaba?), ella y T.J. consiguen derrotar al asesino (que muere de forma horrible y estúpida), se juran amor eterno y empiezan a darse el lote mientras llega la policía. FIN DESTRIPE

Bonus round: traducción. Three, two, one… ¡Fight!

Para acabar de rematarlo todo la traducción es una chapuza. Han traducido muchas palabras tal cual en lugar de atender al significado que debería tener la oración en español. Ejemplos:

«Nathan se apoyó contra la isla de la cocina.» Es evidente que han traducido literalmente «isla» de «island» y la frase queda muy rara.

«Unas palabras entraron en fundido en la pantalla.» «Fundido» no significa exactamente lo mismo que «molten» ni se usa en los mismos contextos ¿sabéis?

En serio editoriales, ya sé que estamos en crisis y queréis ahorrar, pero, por favor, no uséis el traductor de Google, que quedáis muy mal.

Sin título

Christie win McNeil K.O.

Sentencia

Lee la obra original o ve cualquier película estilo Sé lo que hicisteis el último Verano, en el primer caso te encontrarás una novela mejor y en el segundo no perderás tanto tiempo.

Reseña Trilogía el Amor más allá del Tiempo (Kerstin Geir)

La historia de siempre contada con más gracia

Tengo muchos sentimientos contrapuestos con estos libros. Basculo entre una lectura ágil y una saturación de relleno, unos personajes divertidos y los topicazos más odiosos, una historia entretenida y una previsibilidad absoluta, la parodia y el humor y la caída de lleno en lo que se quiere parodiar.

Sin título.pngYo leyendo los libros.

La historia va de Gwendolyn Shepherd, cuya familia no es normal (por supuesto): su tía abuela tiene visiones, ella ve fantasmas (Thor nos libre de una protagonista que no sea especial) y descienden de una estirpe de viajeras en el tiempo de la que su prima es la última. Sin embargo, la trama da un giro súper inesperado y se descubre que en realidad la última viajera es Gwen (me niego a poder eso como destripe, es más evidente que una patada en la cara.) A partir de ese momento se nos relata la típica historia de chica normal que, sin comerlo ni beberlo, se encuentra con que tiene un poder que pone su vida patas arriba e implicada en los planes de una logia secreta mazo de misteriooosaaa. También hay un chico muy guapo (¿una historia juvenil sin hormonas amorrr? ¡Inconcebible!), pero que tiene una buena hostia es irritante y borde, y, y… bueno, todos los típicos, tópicos, túpicos que ya hemos visto mil veces en literatura juvenil.

Sin embargo, siempre digo que no es lo que se cuenta sino cómo se cuenta y en este caso los libros se salvan por ese como. Son lo de siempre, pero contado de forma divertida y desenfadada, como riéndose se sí mismos, así que resultan amenos. El problema es que arrastran unos defectos que lastran el resultado final.

Para empezar, no es que sean predecibles, es que son una orgía de carteles de neón y señales luminosas. Las pistas que dan tienen la sutilidad de la martillazo en la frente, y eso cuando no te deletrean las cosas directamente, no vaya a quedar alguna pobre alma despistada que no se haya coscado de tooodo lo que va a pasar y se lleve una mínima sorpresa. Era todo taaan requeteobvio que yo pensaba que la autora lo estaba haciendo adrede para despistar, pero no. Todo era exactamente como había imaginado. DESTRIPE Incluso lo de que Gwen era en realidad hija de Lucy y Paul se veía de lejos: la conocen y quieren aunque nació justo cuando desaparecieron *guiño, guiño* y su supuesta madre, Grace, fue la última que vio a Lucy y Paul *guiño, guiño*. Hasta aclaran, por si acaso aún no lo pillas, que Grace se negó a que la examinaran aunque, en teoría, acababa de dar a luz *guiño, guiño*. FIN DESTRIPE

Encima te revelan lo que te venías oliendo desde el principio como si fuera una gran sorpresa. Si es que parecía que fuera recochineo. Por ejemplo, Gwen ve fantasmas y se supone que la última viajera debería tener un don relacionado con la muerte. Pues NADIE suma dos más dos hasta que (¡por fin!) en el último libro alguien dice que ha llegado a la sorprendente deducción de que, oye, igual eso de ver fantasmas es el don. ¡Noooo! ¿Me lo juras? Se que la literatura juvenil no se caracteriza precisamente por ser sorprendente, pero Geir, tía, cortate un poco.

Sin títuloHe aquí el nivel de sutileza de la autora durante toda la trilogía.

Para seguir quiero hablar de los personajes, porque tienen tela.

Gwendolyn Shepherd me gusta porque es una adolescente de verdad con gustos y formas de pensar propios de su edad. Además, su familia es pintoresca pero no disfuncional; y tiene una amiga, Leslie, con la que comparte una amistad sincera y bien llevada. ¡Aleluya! No soporto a esas protagonistas «especiales» que se dedican a despreciar al resto del mundo y luego victimizarse alegando que si nadie las quiere no es porque sean insoportables, sino porque les gustan los libros de Jane Austen y las Brontë y, claro, al ser taaan originales nadie las comprende.

El problema es que también es la típica chica de literatura juvenil que aparece el chico y se le desboca el corazón, se olvida de respirar y se le desconecta el cerebro. Pfff. Juro que cada vez que veo escenas del estilo pienso que a ver si es verdad que la prota en cuestión no se acuerda de respirar. Y muere. ¿Qué? Eso no es crueldad, se llama selección natural.

Grace Shepherd es la típica madre que no le cuenta nada a su hija «para protegerla». Ajá. Es muchísimo mas seguro arriesgarse a que la muchacha acabe saltando en el tiempo sin previo aviso y tenga que meterse en la logia sin preparación y paranoica perdida porque no sabe en quién confiar ni qué hacer, todo porque su madre se ha negado a abrir el pico. Había que protegerla del gravísimo peligro de que su cerebro cortocircuitara al darle la mínima explicación.

Charlotte Montrose es prima de Gwen y encarnación de la chica guapa pero perraca que se dedica a molestar por deporte. Sólo le falta ser rubia (es pelirroja) y líder de las animadoras. Lo triste es que tiene atisbos de intentos de romper el tópico (es la empollona marginada y no la popular del instituto) y viendo cómo es su madre y cómo ha sido si vida se podría entender su actitud. De haberla desarrollado y humanizado habría sido un personaje muy interesante.

Sin título

Gideon de Villiers es el odioso cliché de borde que se dedica a ser paternalista y tratar a Gwen como un trapo, pero como es guapo hay que perdonárselo todo e intentan vender que Gwen y él se enamoran, a pesar de cómo la ha tratado y que se conozcan de semanas. Pfff. ¡Que hartazgo ya de que el chico sea siempre un chaval increíble que supere en todo a la chica y esta tenga que sentirse muy honrada porque él se haya dignado a elegirla! ¿Por qué no mejor una idea loca que se me acaba de ocurrir? Segurísimo que nunca nadie ha oído nada parecido. *¡Chan, chan, chaaaan! Redoble de tambor* ¡Una relación igualitaria donde ambes integrantes estén al mismo nivel y se traten con respeto! Lo se, soy demasiado original para el mundo.

También está el malo psicópata que sólo piensa en si mismo y al que no le importa engañar, torturar y matar con tal de lograr sus objetivos. ¿Pa qué esforzarse en innovar? No digo quien es porque sería un destripe tremendo, pero, sinceramente, es aparecer y que no puedas evitar visualizar un enorme letrero que lo señala como malo e intuir TODO su plan.

Eso sí, soy muuu fan de la la gárgola Xemerius. El mejor personaje de lejos. No sólo es gracioso sino que parece dar voz a mis pensamientos diciendo cosas como que una situación de peligro no es la adecuada para dejarse llevar por las hormonas. Gracias a él que no morí de aburrimiento o diabetes en varias partes. Además, cualquiera capaz de soltar un «¡Oh, Dios mío, cuánta sangre!» en una novela romántica juvenil tiene mi amor (platónico) incondicional.

También necesito quejarme enérgicamente sobre cómo buenos momentos de parodia se mandan a la porra al caer la historia de lleno en lo que se parodiaba. Es un tema que me ha decepcionado taaanto. Por ejemplo, hay una escena SUBLIME en la que a Gwen se le han roto los esquemas porque Gideon no se ha comportado como ella esperaba según las películas románticas, por lo que se lamenta de su corazón roto de forma exagerada y sobreactuada comparándose con la sirenita, la dama de las camelias y similares. Sin embargo, llega un momento en que tiene que dejar de victimizarse dramáticamente porque: 1) es consciente de que tiene cosas mucho más importantes que hacer, 2) necesita orinar, que las necesidades biológicas ahí siguen. Esa es, sin duda, de las mejores sátiras que he leído sobre los melodramas adolescentes típicos de la literatura juvenil. Lo malo es que luego sí resulta ser todo como una peli romántica y la supuesta parodia se queda en una gracieta puntual y una forma de alargar la trama con el típico malentendido entre la pareja principal. Mi gozo en un pozo.

fi2laUn minuto de silencio por todo ese potencial paródico tan cruelmente asesinado. Nunca te olvidaremos.

Otro problema importante son las incongruencias. Cuando se trata de hacer una buena historia sobre viajes en el tiempo hay que tener MUCHO cuidado para cuadrar bien las cosas. Geir no lo tiene. De hecho, más bien se inclina por poner lo que le conviene y no dar explicaciones esperando que cuele. Por ejemplo, si Gwen evita la muerte de James en el pasado entonces ya no podría haber conocido a su fantasma en el presente. Pero total, ¿a quién le importa cuadrar la trama? ¡Lo importante son las hormonas! ¡La gente estará demasiado ocupada babeando suspirando para darse cuanta de menudencias como que la historia a ratos no tiene sentido!

Sin contar la excesiva dependencia de las casualidades para que avance la historia. Y me refiero a situaciones de la magnitud de «resulta que esta llave que se me ocurrió coger por pura chiripa cuando pasé así como de refilón por una habitación es justo la necesaria para abrir esta arca fundamental para la trama», o «vuelvo una esquina y me encuentro con alguien que me proporciona unos papeles ultra secretos que lo explican todo». Mira, no. Poner eso y esperar que quien lee lo asuma sin más es una tomadura de pelo.

Por último tenemos el abuso del relleno. ¡La virgen cuanto relleno! Aquí no bastaría con unas tijeras, hay que meter una podadora automática y tres psicópatas con motosierras. Las divisiones entre los libros están como hechas a cuchillo, en plan «ya llevamos suficientes paginas, vamos a cortar y dejamos el siguiente capitulo para otro libro». Mas que ante una trilogía tenia la sensación de estar ante un único libro muuuy largo. Y, lo que es peor, alargado metiéndole relleno a casco porro. Y no ayuda que mucho del relleno sean situaciones cliché que no despiertan el mínimo interés. Por ejemplo, la clásica escena del baile donde la prota aparece monísima de la muerte en su flamante vestido y farda de ir con el chico guapo. Me aburrooo. ¡Si es que se llega a caer en la redundancia con tal de llenar páginas! ¿Por qué se repite tanto que son doce los viajeros del tiempo? ¿La autora tenía miedo de que no pudiéramos quedarnos con el numero? Normal, siendo un dato taaan complicado.

Si en lugar de tres se hubiera escrito un único libro habría sido muchísimo mejor. Pero claro, la pela es la pela y ¿por qué conformarse con vender un libro pudiendo vender tres?

Sin título

Sentencia

Es la historia de siempre, pero contada con arte. Si te gusta el género juvenil-romántico la recomiendo para pasar un rato ameno.