Reseña Trilogía el Ciclo de la Luna Roja (José Antonio Cotrina)

El ciclo de errores típicos de nóveles

*Selenita se encuentra echada dramáticamente sobre un sofá, mirando una copa de algo que parece vino, pero en realidad es zumo de piña; suspira con melancolía y no deja de negar con la cabeza.*

Que decepción taaan grande. ¡Esta trilogía tenía mucho potencial! Os pongo en antecedentes: doce jóvenes entre 13 y 16 años reciben la visita un extraño personaje que les dice que son especiales y les ofrece ir a una ciudad fantástica llena de magia: Rocavarancolia. No obstante, retorciendo el tópico, una vez allí se dan cuenta de que ha sido un engaño: el lugar está en ruinas y es mortífero, por lo que ahora deberán emplear todos sus medios para sobrevivir. Dicha situación extrema sacará lo mejor y lo peor de sus personalidades, marcándoles para siempre. Al mismo tiempo, en lo que queda del decadente consejo de la ciudad se fragua una conspiración.

¿A que suena genial?… Y por eso es una verdadera lástima que Cotrina no sepa aprovechar esos elementos. Los libros no son malos, pero se quedan en del montón cuando podrían haber sido muy buenos. ¿Cómo es posible? Iré desgranando los desaciertos y poniendo ejemplos. Atención porque son errores comunes que pueden ayudar a mejorar a quien le guste escribir.

Sin título

1. Pensar que a más cantidad de páginas mejor será la historia, o escribir con mentalidad de saga.

Se que para quien la escribe su historia es como una hija y, por tanto, no se cansa nunca de ella y todo lo que añade le parece importantísimo y muy interesante… pero para quien lee no es así. Lo sé, es duro, pero así es la vida y alguien tiene que decirlo.

Este es uno de esos casos en que estamos ante una trilogía porque el autor se ha empeñado, si hubiera quitado todo lo que no aporta podría haber sido un único libro, que habría sido mucho más fluido e interesante. El relleno es ingente nivel: «aquí hacen falta dos podadoras y tres psicópatas con moto-sierras». Mucho pin pan pun bocata de atún personajes corriendo de un lado para otro y, cuando te das cuenta, ha acabo el libro y la información que manejas sigue siendo casi la misma que hace 400 páginas. No se ha avanzado nada. Ejemplo: una chica del grupo es arrastrada a unos subterráneos chungos por un bicho aleatorio y a partir de ahí tienes a les protas explorando unas grutas llenas de monstruosidades. ¿Importancia de esta aventura para la trama? La misma que esas misiones secundarias en los juegos de rol en los que NPGs te piden que les busques X objeto: vale para dar un paseo por el mapa y subir un par de niveles con suerte.

¿Por qué tantísimo relleno? Porque la trilogía está escrita claramente con mentalidad que saga. ¿Qué es eso? Dícese en realidad lo digo yo de la mentalidad consistente en creer que no se puede escribir un único libro porque eso es para débiles, que tu historia por obligación tiene que ser una saga para ser guay y buena; generalmente se da en literatura fantástica y provoca que se busque desesperadamente engendrar una trilogía porque El señor de los anillos es una trilogía y se considera la crème de la crème, ¿no?. Tiene como consecuencia que se escriban libros que en realidad sólo marean la perdiz, dado que su propósito es generar interés para que te leas los posteriores. Y en este caso se cumple a la perfección: el primer libro es una mera introducción, sólo plantea preguntas y cuando parece que, ¡por fin!, va a comenzar a pasar algo se termina; y el segundo avanza un poco más, pero, de nuevo, no es más que un preámbulo del tercero. Ambos se guardan todos los cartuchos para las últimas páginas, terminando en un cliffhanger y la promesa de contarte de verdad qué está pasando.

2. Liarte a disparar explicaciones a casco porro sobre el mundo que has creado en lugar de usarlo como apoyo para construir tu historia.

Cotrina abusa de las explicaciones hasta extremos ridículos. ¡Por el amor de dos madres, a quien le mole dar explicaciones que se ponga a actualizar la Larousse, no a escribir novelas! Llega al extremo de cortar conversaciones para meter explicaciones que no vienen a cuento ni le importan a nadie. Por ejemplo, alguien menciona un tipo de manzanas y… ¡toma párrafo dedicado íntegramente a dar un informativo exprés sobre dichas manzanas!, pese a que su relevancia es NULA más allá de ser la merienda de les protagonistas; o, hay una enorme grieta de kilómetros y alguien se dedica a contarse en su cabeza (lo que no tiene sentido porque, bueno, ¡ya lo sabe!; en serio, antes de dar información de esa manera en un libro intentad representar en la realidad cómo queda para daros cuenta de lo ridículo que resulta) la batalla en que fue hecha. Y así con casi cualquier personaje, acontecimiento o elemento que se tenga a bien mencionar de pasada. Zzz.

Sin título

Yo entiendo que se ha currado mucho su construcción del mundo, de verdad que sí, hasta lo felicito al respecto; ¡pero esta sirve como marco para el argumento! Si cree que esas batallas y/o personajes del pasado son más interesantes de lo que cuenta que escriba sobre eso, pero que NO esté todo el rato trayendo a colación información que en realidad no afecta en nada a la historia actual.

3. Subestimar la inteligencia de quien te lee.

También conocida como la regla de oro: «muestra, no cuentes». Y, en este caso íntimamente relacionada con la anterior. Es una lástima, porque Cotrina sabe dar a entender, pero aún así se asegura de mascarte y remascarte todo. Por ejemplo, ¿no he dicho que les personajes se dedican a auto explicarse lo que ya saben? Pues además resulta que la voz narradora tiene complejo de piojo: se dedica a ir por ahí saltando a la cabeza de quien ose acercase demasiado. Es decir, normalmente es en primera persona desde el punto de vista de Hector, pero en cuanto te descuidas estás en la cabeza de otra persona o se va a tercera persona omnisciente que se dedica a ir por ahí dando explicaciones generales que, lógicamente, Hector no podría conocer.

Y también tenemos diálogos inútiles, ya que su único objetivo era aclarar lo que ya todo el mundo había entendido. Ejemplo: te hablan de una batalla en la que sólo participo lo peor de lo peor, y aparece un personaje que tiene pinta de tener alguna intención oculta y da indicios claros de que no es precisamente un encanto de persona, mencionando que estuvo en esa batalla. ¿Oh, no has conseguido pillar que es malo y en realidad está intentando engañar a les protas? No importa, hago que un prota llegue a esa conclusión y lo explique claramente, no vaya a ser que aún no te hayas coscado.

18xt77

4. Que las reglas de tu mundo se adapten convenientemente a la historia en lugar de construir la historia según estas.

Varias veces suceden cosas que contradicen lo planteado anteriormente, o personajes actúan de modo opuesto a la personalidad que se les ha construido… todo porque el autor necesita que eso suceda o se queda sin historia. Vamos, que son la manera de salir de atolladeros en los que él solito se ha metido.

Ejemplo con respecto al mundo. La mentalidad de la gente de Rocavarancolia va tal que así:

Persona namber guán: Somos horribles, ¿cómo podemos hacerle eso a criaturas inocentes? Buá, buá.

Persona namber chú: A mí realmente me da igual lo que les pase, sólo me importan porque necesitamos de su supervivencia para que Rocavarancolia no esté abocada a la destrucción.

Persona namber zrí: Entonces, ¿qué tal sí cambiamos la norma de no intervenir para que no mueran? Como que la tenemos porque queremos, nada nos obliga a mantenerla. Podíamos tenerles a salvo y cuidarles y todo el mundo contento, ¿no?

El resto: ¡¡¡Nooo!!! ¡¿Cómo planteas eso, pedazo de hereje?! ¡Vuelve a sugerir algo parecido y te ejecutamos!

Persona namber zrí: Bueno, bueno, sólo era una idea.

Rocavarancolia necesita desesperadamente que alguien de la gente que han traído (la cosecha) sobreviva un año, no obstante, el sitio donde les dejan está hecho a posta para que mueran. Lo entendería si esa fuera la regla formal y luego fuera común hacer trampa, ya que se supone que nadie en Rocavarancolia tiene permitido intervenir, pero luego todo quisqui lo hace. Teniendo en cuenta lo trapacera y falsa que es la gente de la corte pega que estén haciendo lo más conveniente para sus intereses desde la sombra. El problema es que ¡nadie había hecho trampa hasta ese momento! ¿En serio? ¿Todo lo que necesitaban en 30 años es que sobreviviera al menos una persona de las que traen y nunca a nadie se le había ocurrido hacer trampa hasta la fecha? ¿O cambiar la regla de no intervención que resulta que es sagrada, pero luego no y la tienen porque quieren? (¡¿?!). Obviamente es porque si no en el primer libro no habría quedado títere con cabeza, tal como se dice que pasó en los casos anteriores, y Cotrina se habría quedado sin historia.

Y mi ejemplo preferido (por cantoso) sobre un personaje. Para poneros en situación. Tenemos a un tío que es conocido como el Señor de los Asesinos, ha matado a innumerables personas y se recrea y enorgullece de ello; es tan, pero taaan frío y despiadado que en el momento en que un amigo suyo infringe la ley lo ejecuta en el acto sin inmutarse. Bueno, pues resulta que en un momento dado este tío va a matar a alguien del grupo de adolescentes (por razones que no os puedo contar porque son un destripe gordo) y, ante la obvia imposibilidad de hacerle frente, le suplican que porfa plis no lo haga. ¿Su reacción?:

A) Pasa y mata a la persona igual.

B) Se ríe y luego mata a la persona igual.

C) Las dos anteriores son correctas.

D) Habéis enternecido mi frío corazón. Bueno, vale, la perdono y hasta os voy a ayudar y todo; hoy tengo un buen día.

Sí, elige la última porque Cotrina no quería que esa persona muriera, aunque no tenga la mas mínima lógica y sea un OoC bien gordo.

DYfxgQnXkAEQpwj.jpg largeMe dicen que ha pasado esto y hasta tiene más sentido.

5. Creer que la única manera de hacer la historia interesante es con acción.

Tras tanto hacerse de rogar, Cotrina trata de hacer el último libro impresionante para cumplir, el problema es que piensa que la única forma de hacer esto es llenarlo de batallas al más puro estilo shounen, siendo cada una más épica que la anterior. Hasta la acción se vuelve cansina tras cientos y cientos de páginas de peleas basadas en darse hostias con la lógica de: ataque, súper ataque, híper ataque, máster ataque guay y chachi pistachi plus, etcétera.

La acción y el gore porque sí son el equivalente al fanservice: intentan llamar la atención y tratar de hacer pasar el libro como mas adulto y maduro, pero no cuela. Además, el abuso de peleas chetadas me ha hecho leer todo el tercer libro con las cejas arqueadas, porque se renunciaba a la lógica con tal de conseguir una escena más exagerada y bestia que las anteriores por puro amor al morbo. Hay una pseudo justificación a que puedan aguantar eso por la magia curativa y tal, pero, primero, la magia sanadora es muy peligrosa porque es fácil que se convierta en un conveniente modo de solucionarlo todo, como aquí; y, segundo, aun con magia, que a una persona le arranquen de cuajo varios miembros, le rompan la columna, la vapulen y le aplasten la caja torácica y aún sea capaz, ya no de seguir con vida, sino de ¡ganar la pelea, pronunciar el hechizo de curación y al cuarto de hora estar otra vez luchando! como que me parece un pelín exagerado. Serán manías mías por ser una incrédula.

giphy

6. Abusar de tópicos innecesarios.

No voy a entrar en el debate de que nada es original y todo está escrito, es evidente que los tópicos se usan porque gustan, pero una cosa es usarlos bien, como justamente pasa al principio de esta trilogía cuando se retuerce el tópico de la gente elegida que va a otro mundo por ser especial, y otra ponerlos porque sí cuando no hacen ninguna falta en la historia.

Por ejemplo, meter a presión la típica lucha contra el malo maloso que es súper cruel y malvado y cuyo objetivo es, ¿qué otra cosa?: tratar de destruir el universo. Supongo que luego la maldad le dará otro sitio donde vivir. Se le intenta dar una motivación para ser tan malo, pero se queda en excusa barata. Que síii, que él y su pueblo sufrieron muuucho, pero aún así su venganza es desquiciada y absurda, más teniendo en cuenta que hace miles de años que asesinaron a su gente. Es como si ahora aparece un celtíbero que quiera arrasar Italia en la actualidad porque resulta que el Imperio Romano acabó con su pueblo… y ya que está también todos los sitios que pertenecieron al Imperio Romano, y también aquellos donde hablen idiomas romances porque vienen del latín que era el idioma romano, y ya que está también todos los territorios que ocupó el Imperio Ruso porque sus gobernantes de declaraban césares (zares) y decían que eran herederos del Imperio Romano, y ya que está el mundo porque respiran aire como en Roma, y así. Al final se queda en el típico villano aburrido que quiere matar porque está muy colgado y es muy malo.

También está el momento «mi poder contenido explota por la furia». Y la personaje de la poderosa y misteriosa que lo sabe todo, pero eso de decirlo para intentar evitarlo como que no le va, prefiere callarse todo porque «no era mi momento de actuaaar. Oh, tope misteriooo». Y, ¿en serio hacían falta triángulos amorosos? Si ya encima me intentan vender como amor verdadero el encaprichamiento de Héctor, el protagonista, con una chica con la que nunca ha hablado sólo por ser guapa apaga y vayámonos. O déjalo encendido, que yo me largo igual.

Son clichés metidos a presión que no hacían ninguna falta y estropean el conjunto. Parece que sólo aparecen porque al ser una historia de fantasía juvenil tenga que incluir X cosas.

7. Detalles DEMASIADO convenientes o que revelan falta de mentalidad para crear algo nuevo.

Son cosas puntuales que suponen una debilidad en el planteamiento del mundo de Cotrina. No se si porque le veía bien que fueran así o porque ni siquiera ha entrado a considerar que pudiera ser de otra forma y ha pasado de meterse en eso. Ejemplo: ¿Me estás diciendo que una persona es capaz de aprender y hablar como una nativa un idioma sin ninguna relación con el suyo (y hasta con otro alfabeto) en 4 meses? ¿Sin tener ni idea de la gramática y estructura del mismo? ¿Y que resulta además que en dicho idioma de un mundo fantástico y alternativo existen palabras para designar las mismas cosas que en el nuestro, como por ejemplo «televisión», pese a que en ese mundo ni siquiera existen las televisiones? ¡Já!, ¿y qué más?

Y no, no me vale la excusa de que, se hizo con magia potagia. Es simplemente que a Cotrina le venía bien que eso fuera así y no se lo ha planteado siquiera.

Y también… ¡Que casualidad que las ropas de ese otro mundo sean tan sospechosamente parecidas a las nuestras! Si es que hasta hay vestidos, maquillaje y joyas para las mujeres y esmóquines para los hombres. O sea, la moda cambia en cada lugar y momento histórico, y Rocavarancolia es un mundo totalmente distinto, pero curiosamente tienen los mismos cánones de la Tierra en la actualidad (concretamente los occidentales). No se si es que Cotrina ni ha considerado que puede haber otros o ha pasado, pero es un detalle que me ha hecho alzar la ceja y rebela falta de cuidado al planificar los detalles de su mundo.

8. Machismo, racismo y LGBAfobia.

Son detalles concretos que no es que estén mal y que creo que el autor simplemente no ha considerado, pero que me irritan por la mentalidad que reflejan, aunque Cotrina no sea consciente. No os sorprendáis, sabéis que siempre menciono esto. Porque está claro que es necesario en general, esta trilogía lo demuestra.

Racismo: Resulta que para cosechar a les adolescentes que se llevan a Rocavarancolia se recorren todo el mundo. Bueno, pues aparentemente el mundo es Europa, Estados Unidos, Canadá y Australia, porque toda la gente es de etnia blanca y viene de esos sitios. Ya es casualidad, ¿no? O sea, Asia tiene a más de la mitad de la población global, por pura estadística lo lógico sería que tuviera que haber alguien de China, India o Bangladesh, que son los países más poblados. Además, África es el continente poblacionalmente más joven y a Rocavarancolia sólo se puede llevar a gente una determinada franja de edad, ¿no tendría sentido que hubiera varias personas de África? Pues parece que no. La única excepción es un chaval que viene de Brasil y se dice que es moreno, insinuando que es mulato, pero ni siquiera se confirma.

2CS_U01_p56a_PoblacIgual Rocavarancolia está a punto de hundirse porque es racista o no sabe de estadística, y en cualquiera de los dos casos se lo merecerían por imbéciles.

Y me diréis que hay un personaje negro. Y os contestaré que cierto, pero que realmente no cuenta como personaje siquiera. DESTRIPE Parece un personaje bueno y luego resulta que se lo cargan el primero para sustituirlo haciendo trampa, así que no, no llega a contar como personaje porque es que ni llega siquiera a tener diálogo. Se lo cargan ANTES de que empiece la historia, por favor. Y encima con la excusa de que eligen matarlo a él «porque tenía un color de piel bonito». Si es que suena hasta a recochineo. FIN DESTRIPE Yo creía que se había superado el tópico de que ser el negro es lo peor que te puede pasar (junto con ser la rubia), veo que me equivocaba.

LGBAfobia: ¿Recordáis que he dicho que hay un triángulo amoroso innecesario? Bueno, obvio no se plantea en ningún momento la posibilidad de atracción hacia alguien del mismo sexo. Todos los romances o relaciones bien hétero. Incluso las de Rocavarancolia, pese a que se supone que es otro mundo con costumbres muy distintas y en el que no hay una religión que les haya impuesto prejuicios, por lo que no habría ninguna razón para que no consideraran todas las relaciones naturales.

Sí, no considerar siquiera la existencia de otras sexualidad que no sean la hétero es LGBAfobia, aunque sea inconsciente; igual que el no considerar otras etnias y costumbres que no sean occidentales y blancas es racismo, porque pones algo como el único estándar aceptable. Pero por si no queda claro resulta que hay una escena en que uno de los chicos está sufriendo una transformación física (le han salido alas) y una chica y un chico le piden tocarlas por curiosidad. Pues con la chica le gusta el contacto y «oooh, me estoy poniendo, ¡tengo que besarla!»; pero con el chico se siente incómodo y se pone de malas maneras porque «¡cercanía con otro tío, urg!». Gracias, Cotrina, por aclarar que a los hombres sólo les puede gustar el contacto con mujeres, mientras que si son dos hombres es incómodo y desagradable.

1909

Machismo: ¡Qué asco ya de que se ponga la típica escena en la que el protagonista descubre a una o varias chicas bañándose y se queda ahí babeando un rato como un pervertido! Y si la escena estuviera para trasmitir al lector que el tío es efectivamente un pervertido todavía, pero te lo intentan pintar como un cielo y la escena está por amor al fanservice. Pfff, creía que esta mierda ya estaba supera fuera de los harem malos. Y para colmo cuando le confiesa a su interés amoroso que la ha espiado ¡esta se lo toma como muy gracioso y se siente halagada! Sí, que gracia y que bonito que no respete tu intimidad y te mire como a un pedazo de carne. Pista: NO. ¡Dejad de defender esa basura machista!

Y el ejemplo que MÁS detesto: resulta que una chica se declara a un chico y este la rechaza porque no es mutuo. La chica, después del disgusto y decepción, lo supera, se disculpa y nunca vuelve a tocar el tema. Fantástico y muy sano, pero ¿¡por qué cuando es un chico el que se declara a una chica y esta lo rechaza le recomiendan que lo siga intentando!? Y además el tío la vigila con la excusa de protegerla cuando ella ya le ha dicho claro que la incomoda y que la deje en paz. ¡¿Qué es esta mierda Cotrina?! ¿Los chicos y sus sentimientos merecen respeto, pero las chicas no y en ese caso se aplica lo de «el que la sigue la consigue» y hay que seguir insistiendo por encima de la voluntad de la mujer? No hay ninguna excusa para poner algo así a menos que sea para demostrar que el tío es un capullo acosador y su comportamiento es tóxico (cosa que aquí no sucede).

Sentencia

Podría haber sido una trilogía muy buena, pero tiene detalles y errores que en su conjunto hacen que se queden en libros del montón. Para leer y olvidar al poco tiempo.

Anuncios

Contradicciones machistas I

Cruz, las mujeres pierden; cara, no ganan

La sociedad machista en la que vivimos está diseñada muchas veces para que las mujeres no podamos ganar porque las reglas están en su contra. Es un mecanismo más de discriminación. ¿Cómo hace esto? Muy fácil, nos bombardea con mensajes sobre cómo debemos ser y actuar y nos juzga muy duramente si no cumplimos el estándar, pero luego esa forma de ser que nos enseñan está vilipendiada. Ya sabéis: nos imponen una idea de feminidad que se han inventado (muchas veces a la medida de lo que quieran los hombres de nosotras) y si no seguimos nos miran mal por no cumplir las reglas sociales, y antes de que me saltéis con lo de «pero a los hombres también las pasa eso y les imponen una idea de masculinidad, mi, mi, mí»: cierto, pero recordad la segunda parte. Lo que a los hombres les enseñan que es ser masculino son característica premiadas por la sociedad y que dan poder: ser fuerte, tener carácter, etcétera; en el caso de las mujeres ocurre que «casualmente» todo lo considerado femenino es de segunda respecto a lo considerado masculino. Así que quiero dedicar varias entradas a mencionar las contradicciones a las que las mujeres nos vemos sometidas en el día a día. Ya sabéis, esas cosas que nos machacan para que hagamos, pero una vez que las hacemos somos criticadas y juzgadas por ello y nos sueltan eso de «es que las mujeres sois luego las primeras a las que les gusta X, si es que no hay quién os entienda, la culpa es vuestra», que es un argumento estándar muy usado para desacreditar a las mujeres.

En esta voy a hablar de la importancia que se otorga a nuestro aspecto físico. Y es que prácticamente TODO a nuestro alrededor está orientado a transmitirnos el mensaje de que si eres mujer la belleza es fundamental. Ya en los cuentos que nos contaban en nuestra tierna infancia la belleza era la característica principal de esas princesas que nos enseñaban a querer ser.

1Princesas = Guapas = Buenas = Triunfadoras                                                Brujas = Feas = Malas = Perdedoras

Películas, series, libros, etcétera, nos recuerdan la importancia primordial de nuestro aspecto. Sólo hay que ver como incluso ahora que (por suerte) se da más protagonismo a las chicas y se hacen personajes femeninas que no son «la novia de» ni objetos sexuales, aún así no se deja de incidir en su aspecto. Porque vale, sí, son fuertes, capaces y/o inteligentes, pero TAMBIÉN tienen que ser guapas.

2Muy bien eso de que sepas matar zombis, Jill, pero no te olvides de tu escote, ropa ajustada y/o minifalda y de que parezca que estás recién maquillada, ¡vaya a ser que no estés guapa y sensual!

3En la novela rosa, considerada por y para mujeres, las protas son siempre guapas y esa es la condición impepinable para alcanzar la felicidad, porque se enamoran de ellas por eso.

Descripción de Clary Fray de Cazadores de Sombras tomada de Wikia: «Clary es una chica valiente, […] le gusta estar rodeada por la gente que la quiere y a la que ella […] quiere, y sería capaz de hacer cualquier cosa para defenderla. Es baja y delgada, lo que le da aspecto de niña pequeña. […] Dice que siendo tan bajita solo la podrían considerar mona. Clary dice sobre ella que es una chica normal, ni guapa ni fea. Sin embargo, Jace dice que es hermosa». Es valiente y puede hacer cosas por su cuenta, pero no olvidemos mencionar que también es mona y los chicos la consideran hermosa, que eso es muy importante.

4Serie para niñas pequeñas en la que, por supuesto, todas las chicas son monas y van arregladísimas. Incluso cuando se supone que son monstruas.

Fijaos y veréis como en el caso de las mujeres siempre se suele incidir más en el aspecto, incluso aunque el objetivo fuera hacer una mujer fuerte y con personalidad y el físico no afecte a la trama.

Es más, la que se puede liar como te atrevas a crear mujeres que se salgan mínimamente de los estándares establecidos. Véase la que se armó con Horizon Zero Dawn por atreverse a presentar a una protagonista, ya no fea porque Aloy no lo es, sino simplemente se sale un poquito del canon siendo poco arreglada y pasando de su aspecto (que encima es lo lógico por el entorno en el que vive, y si queréis saber más jugad Horizon Zero Dawn porque lo vale).

Y con toda la cultura que nos bombardea con cánones estéticos, ahora pensad en la propia gente de nuestro alrededor. ¿Qué chica no se ha sentido presionada para maquillarse y arreglarse?: «Eres mona, si te sacaras partido…» «Lo que daría yo por tener un pelo tan bonito, ¿por qué no te lo dejas más largo?» «Es que vas muy dejada, ¿por qué no pruebas a ponerte tacones o falda de vez en cuando?» «¡Mira, esa no se ha depilado! ¡Que asco! (bonus si lo dice un tío que en la playa no necesita protector de lo peludo que es)», «Entiendo que quieras ir cómoda, pero unos pitillos entallados no son una tortura y te harían mejor culo», «¡Estás preciosa con esa ropa/maquillaje! ¿Por qué no vas así siempre?» «Pero si lo digo por tu bien, arreglándote te verías mejor y gustarías más a los chicos», «¿No has pensado en perder unos kilitos? Es por tu salud y estarías más guapa y a gusto contigo misma», «Siempre con gafas, ¿por qué no te compras unas lentillas?», «¿Es que quieres ser una marimacha? Tendrías que ir más femenina», «Tienes un cuerpo bonito, ¿por qué no lo enseñas más?» «Sólo con que te depilaras las cejas te cambiaba la cara», «Hay otras que valen mucho menos que tú y se creen más guapas porque se arreglan (fomentado a tope la competición entre mujeres)» Y así podría seguir toda la entrada. Seguro que os suenan todas y conocéis más.

¿A qué chica no le han dicho alguna de estas cosas personas bienintencionadas que sólo querían «lo mejor» para ella (o sea, que estuviera más guapa)? ¿A qué mujeres no se tiende a juzgarlas por su físico? Y eso sin contar que la industria de la moda y la belleza están prácticamente centradas en nosotras. Que si cremas antiarrugas porque envejecer es lo peor, que si no tengas celulitis (aunque es natural), que si maquillaje y complementos, que si eres gorda si usas más de X talla. Nos han bombardeado con imágenes inalcanzables de caras y cuerpos de tal manera que la inmensa mayoría de las mujeres está descontenta con su físico o tiene algún complejo.

5Como si esta necesitara crema antiarrugas. Sin contar que va maquillada cuando se supone que está desarreglada.

Todo eso como mujeres nos marca y moldea, muchas veces sin que nos demos cuenta siquiera. Se nos ha inculcado y se nos demuestra que la belleza es fundamental. Se nos ha machacado para que pensemos que las mujeres es que somos coquetas por naturaleza. Y además hay una presión tremebunda sobre nosotras porque se nos juzga y sanciona socialmente si no seguimos los cánones de belleza. Por tanto, es lógico que las mujeres le demos mucha importancia a nuestro aspecto y queramos ser guapas.

Sin embargo, ¿qué pasa si le das mucha importancia a tu físico e inviertes mucho tiempo y dinero en estar guapa? Que eres una presumida y una superficial, ya podías preocuparte de cosas más importantes como la inteligencia o la cultura, por ejemplo.

¿No os llama la atención la ligereza con que se critica y hasta ridiculiza a las mujeres que se preocupan excesivamente por su aspecto? ¿Cómo se las acusa de obsesionadas y se les echa en cara que los hombres aprovechan mejor el tiempo o se preocupan de cosas más útiles y serias? ¿Cómo se suele tender a presuponer que las guapas son inútiles o ignorantes?

6Eso, eso, ya están echadas a perder por ser superficiales. Ni que sólo estuvieran imitando lo que están viendo en su entorno como hace toda la infancia.

7Típica bromita sobre lo superficiales que somos las chicas.

8Porque no deberías dedicar tanto tiempo a tu físico ¡presumida! ¿Cómo se te ocurre dar tanta importancia a una de las únicas cosas, si no la única, que muchos valoran de ti.

¿Qué hombre no quiere ver mujeres guapas? Muchos son los primeros que juzgan a las mujeres por su aspecto. Pero anda que no se meten con lo lentas que somos las mujeres para arreglarnos. Ellos con vestirse, lavarse la cara y a veces afeitarse ya se considera que están arreglados y guapos, si tienen el pelo corto no tienen ni que peinarse. Las mujeres para que se considere que estamos guapas y arregladas tenemos que estar, además de aseadas y vestidas (con ropa que suele ser más difícil ponerse, por cierto), depiladas, maquilladas y con un peinado elaborado. Pero claro, es que somos muy lentas porque nos preocupamos demasiado por nuestro aspecto. No como ellos, que son listos y pasan de complicarse la vida.

9¿Por qué tardas tanto? ¡¿Tan difícil es hacer el cuádruple que yo en menos tiempo?!

Los hombres también suelen soltar esto de «si es que lo hacéis por que queréis, que a nosotros nos gustáis naturales». ¡Ja! Mis tetas sobre la mesa. Con el tiempo he aprendido que esta frase en realidad quiere decir «nos gustáis guapas, pero que parezca que sois así de forma natural (o sea, que no les gustan los labios borgoña y la sombra de ojos de colores vistosos)». Porque las mujeres con la cara llena de imperfecciones tales como granos, con arrugas o las cejas sin retocar ya no les parecen tan atractivas. Y ¿hay algo más antinatural que fingir que no tenemos vello corporal?, pues prueba a no depilarte y verás lo que dicen esos amantes de las chicas naturales.

10Hombre considerado guapo y arreglado: sin maquillaje, con barba, con ojeras y arrugas y peinado fácil.

11Mujer al natural y la misma mujer arreglada. ¿Cuántos la consideráis más guapa y os gusta más en la primera foto?

12En ambos casos esto es lo más natural que hay. ¿Os encanta la chica o habéis pensado que da asco?

Así es el machismo. Nos inculca la importancia de la belleza y sobre nosotras pesan unas exigencias sobre la apariencia que nos hacen perder mucho tiempo y dinero y nos mantienen siempre insatisfechas (ya que son inalcanzables). Además, se nos juzga y critica muchísimo por nuestro aspecto. Sin embargo, como sigamos esas imposiciones es que somos unas superficiales y unas presumidas, porque como nadie nos obliga poniéndonos una pistola en la cabeza es que somos así porque queremos. Lo dicho: no podemos ganar porque hagamos lo que hagamos va a estar mal y nos juzgarán por ello.